jueves, 3 de julio de 2014

GRANDES EXPLORADORES: VITUS BERING Y EL CAMINO HACIA LA GRAN TIERRA (PRIMERA PARTE)

"Bolshaya Zemlia" dos palabras rusas que significan "la Gran Tierra" y este era el nombre que daban los hombres que viajaban hasta la Península de los Chukchi, en el extremo nororiental de Siberia, a las tierras que en los días más claros  se dibujaban en el horizonte al otro lado del mar.¿Qué eran aquellas tierras? ¿Tal vez el mismo continente  que Cristóbal Colon (hacia 1447-1506) descubriera en 1492, América?¿o tal vez era otro continente que se hallaba entre Asia y América y que todavía no había sido explorado?A comienzos del siglo XVIII esta era todavía una pregunta sin resolver y sería nuestro protagonista de hoy el hombre que pondría su vida en juego para averiguarlo al servicio de una nación que no era la suya y que pagaría su sacrificio con el olvido. Tal vez por eso hoy todos conocemos el Estrecho de Bering pero pocos recuerdan de donde procede ese nombre y hoy os invito a que me acompañéis para navegar junto a ese hombre, el navegante danés Vitus Jonassen Bering (1681 -1741). Y así viajamos  hasta el 12 de agosto de 1681 cuando nacía Vitus Bering  en la ciudad danesa de Horsens, en la península de Jutlandia, un pequeño puerto comercial que pronto se quedaría pequeño para el afán de aventura y descubrimiento del joven Vitus. En 1696, con sólo quince años, se enrola en su primer barco como grumete y durante los siguientes siete años navega  por las colonias neerlandesas en Asia y probablemente también por aguas de América del Norte para establecerse a continuación en Amsterdam para  completar su formación como navegante.

Mapa con la extensión del Imperio Ruso durante el gobierno del zar Pedro I el Grande que incorporaría en el oeste la costa del Mar Báltico conquistada a los suecos durante la Gran Guerra del Norte entre 1700 y 1721 de la que os hablaré un poco más adelante, y la península de Kamchatka en el extremo oriental  de Rusia, que podéis ver también en color morado. Se indica con flechas rojas el itinerario de Pedro I el Grande entre 1697 y 1698 por Europa para recoger información que le sirviera para modernizar Rusia y entre sus principales intereses estaba mejorar la flota rusa para lo que incorporaría  a marinos extranjeros que combatirían bajo bandera rusa. Marcado con un punto rojo, en el territorio que hoy pertenece a Ucrania se encuentra el lugar donde se libró la batalla de Poltava entre Suecia y Rusia donde el zar obtuvo una victoria decisiva sobre los suecos que a partir de aquel momento dejaron de ser una amenaza para Rusia y le dejaría abierto el camino al Báltico, la tan deseada salida al mar que anhelaba el zar, ya que  el puerto de Archangel que se hallaba al norte de Moscú no le era igual de útil pues durante muchos meses al año permanecía cerrado por el hielo  (Imagen procedente http://www.librosmaravillosos.com )

En esos mismos años en Rusia gobierna un hombre que estaba dispuesto a poner patas arriba el país, modernizando la nación y transformándola en una gran potencia, el zar Pedro I el Grande (1672-1725), que había asumido el poder en 1689 con apenas diecisiete años y desde el principio se había dado cuenta de la importancia que para Rusia tenía disponer de accesos marítimos y entre sus objetivos estaban el Mar Báltico, controlado por Suecia, y el Mar Negro  dominio del Imperio  Otomano , pero para ello necesitaba primero construir una gran flota. Así, el 20 de marzo de 1697 salía de Moscú una gran embajada rusa formada por sacerdotes, cirujanos, orfebres ,intérpretes y hombres que iban como voluntarios sólo para aprender nuestras técnica y oficios. Entre ellos iba un tal Pedro  Mijailov, un nombre bajo el que se escondía la verdadera identidad del zar, uno más de las doscientas cincuenta personas que formaban parte de la embajada . Visitarían Riga, Berlín , Copenhague, Venecia , Londres y , sobre todo, la ciudad que más fascinaba a Pedro , Amsterdam, la capital del imperio comercial naval más poderoso de su tiempo .Pedro contempla por primera vez el Mar Báltico y después de pasar por Berlín y Hannover su siguiente destino será la ciudad que más deseaba contemplar el zar, Amsterdam. Era la cabeza de un imperio marítimo que dominaba los mares de todo el planeta y la ciudad más rica del mundo en aquel momento.Fundada en el siglo XIII sobre unas marismas, los holandeses habían ido ganando terreno al mar drenando el suelo y construyendo diques. 

Retrato que durante mucho tiempo se ha atribuido a Vitus Bering pues había sido descrito como un hombre corpulento , aunque como veremos en la segunda parte el descubrimiento de su cuerpo en 1991 demostraría que debía responder  más a otra descripción que lo presentaba como un hombre atractivo, de pelo y ojos oscuros  y de gran fortaleza física (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

Ya en el siglo XIV se había convertido en un importante centro comercial y en los últimos siglos se transformó en una potencia mundial del comercio gracias a sus flotas comerciales, más de cuatro millares de barcos mercantes que eran más que lo que podían reunir el resto de potencias europeas juntas. Pedro estaba dispuesto a seguir los pasos de los holandeses, pero antes quería aprender sus técnicas de construcción naval. Contrataría a pilotos, marineros e ingenieros para llevárselos a Rusia, pero como ya conocemos su personalidad, el zar no iba a contentarse sólo con llevarse a los artesanos cualificados holandeses para que le ayudaran a construir una poderosa flota en Rusia, sino que él mismo quería aprender los- secretos del oficio de construir barcos y oculto bajo su identidad de Pedro Mijailov fue contratado como aprendiz en los astilleros holandeses. Tras cuatro meses de trabajo Pedro logró terminar en los astilleros holandeses y ,trabajando con sus propias manos, su barco al que puso por nombre "Pedro y Pablo". Pero además  de barcos Pedro necesitaba buenos navegantes con experiencia de los que carecía en Rusia y tenía dos opciones , o enviaba a navegantes rusos a Europa para que se formaran y adquirieran experiencia, lo que significaba un proceso de años de duración o recurría a navegantes extranjeros que se integraran en la flota rusa y , como podéis imaginar, optó por esta última alternativa aunque no fue bien visto por los oficiales rusos que no disimularían su desprecio hacia estos extranjeros a los que consideraban una especie de mercenarios.  El caso es que uno de aquellos elegidos sería nuestro joven Vitus Bering que fue seleccionado  por el almirante de origen noruego  de la armada rusa, Cornelius Ivanovitch Cruys cuando Bering se encontraba estudiando en Amsterdam.

Retrato del zar Pedro I el Grande del pintor francés Jean Marc Nattier(1685-1766)   Hace unos meses escribí un artículo sobre la vida de este zar que cambió la historia de Rusia. Entonces me preguntaba qué Rusia se había encontrado y la respuesta era desoladora   Una nación inmensa que sigue detenida en la Edad Media, aislada de los avances que se producen en Europa, dando la espalda a cualquier progreso cultural y científico. Rusia es entonces el país más atrasado de Europa, con  el 95% de la población campesina convertida en esclavos  que viven en condiciones penosas de pobreza y sumidos en la ignorancia y la superstición , vidas sin esperanza de poder cambiar su suerte, mientras que la nobleza , aunque disponía  riqueza también era ignorante. Apenas había casas construidas en piedra, incluso en las ciudades  las casas se construyen de madera y las calles y  carreteras eran de tierra convirtiéndose en lugares intransitables por la lluvia y la nieve en invierno mientras que en verano levantaban nubes de polvo. La mitad de los niños morían antes de llegar al primer año de vida  y los hombres que lograban superar los cuarenta años de edad podían considerarse muy afortunados. Era una nación que había dado la espalda al mundo, al progreso , a los cambios y vivía encerrada en sí misma. Pedro estaba decidido a ser él quién abriera las puertas y las ventanas de la casa Rusia para que entraran en ella los aires renovadores de Occidente, pero aún no sabía como hacerlo. Pedro cambiaría esta situación impulsando la modernización del inmenso Imperio Ruso  (Imagen procedente de http://www.liveinternet.ru )

De esta forma VItus Bering se incorporó a la Armada Rusa que  ya se hallaba implicada en la Gran Guerra  del Norte, un conflicto que se prolongaría desde 1700 hasta 1721 y que fundamentalmente enfrentó a Rusia y los reinos de Dinamarca y Noruega contra la gran potencia naval del Báltico, Suecia, gobernada por el joven rey Carlos XII (1682-1718)  además de su aliada, el Imperio Otomano y la República de las Dos Naciones, la confederación formada por Polonia y Lituania , que a lo largo de la guerra cambiaría de bando luchando ahora al lado de Rusia ahora junto a Suecia. Lo que estaba en juego era la supremacía en el Mar Báltico . El 9 de julio de 1709 los ejércitos de Rusia y Suecia  se encontraron en Poltava, al este de Ucrania. Carlos no pudo dirigir a sus tropas en el campo de batalla porque estaba herido en el  talón de aquiles y Pedro obtuvo una victoria aplastante. Todo el ejército sueco o murió en el campo de batalla o fue capturado , mientras que Carlos logró huir y tuvo que buscar refugio en el Imperio Otomano y no podría regresar a Suecia hasta cinco años después. Suecia dejó para siempre de ser una amenaza para Rusia. Eufórico con esta victoria el zar emprendía en 1711  una nueva campaña contra el Imperio Otomano. Ahora que ya tenía su deseado acceso al Mar Báltico estaba decidido a conseguir el dominio sobre el Mar Negro  pero no se repetirán aquí los éxitos de Poltava. La campaña fue un desastre pero no para Vitus Bering que encontraría aquí su gran oportunidad. Se encontraba Vitus en Taganrong, la base de la flota rusa  en el Mar de Azov y durante uno de los combates con la flota otomana  pudo rescatar a la nave favorita del zar, el "Munker", que estaba a punto de caer  en manos turcas. Escapando del bloqueo otomano del Mar de Azov, atravesó el Mar Negro. sorteó los cañones de Constantinopla y pudo regresar a los puertos rusos en el Mar Báltico, una hazaña que no pasaría inadvertida para el zar 

Mapa actual de Rusia que no se diferencia demasiado de la Rusia del siglo XVIII. Es la nación más grande de mundo con  sus 17.125.246 kilómetros cuadrados , unas treinta y cuatro veces el tamaño de España, el país desde el que escribo, lo que nos permite valorar todavía más el desafío que suponía la expedición que el zar le encomendó a Vitus Bering, que tenía que recorrer Rusia de un extremo a otro, desde San Petersburgo a orillas del Báltico hasta  el Mar de Okhotsk y la Península de Kamchatka. Más de diez mil kilómetros que le llevaría tres años recorrerlos, desde 1725 hasta 1728 y eso era sólo la primera parte de viaje , pues luego tendrían que construir la nave que les llevara  más al norte hasta lo que hoy conocemos como Mar y Estrecho de Bering . Toda una odisea (Imagen procedente de http://www.elmundoenargentina.com )

Vitus Bering se establece en la nueva capital de Rusia, San Petersburgo, creada de la nada por el propio zar . Se casa  con la sueca Anna Pulse  con la que tendría cuatro hijos y así pasan los siguientes años hasta que en 1725 llega su gran oportunidad. El zar decide organizar una expedición que permitiera cartografiar una ruta terrestre que uniera San Petersburgo con la Península de Kamchatka en el extremo oriental del inmenso Imperio Ruso , atravesando para ello la cordillera de los Urales y atravesando toda Siberia. Pero no terminaría aquí la expedición , sino que una vez en Kamchatka construirían  barcos para recorrer la costa  de Siberia cartografiándola  y al mismo tiempo tendría que buscar un paso terrestre que uniera Rusia con "Bolshaya Zemlia", la "Gran Tierra",  aquella de la que os hablaba en el inicio de este relato que se avistaba desde la orilla rusa de la Península de los Chukchi y también la búsqueda de una isla a la que los cartógrafos rusos llamaban  Gamalandia y que se encontraría también en esta zona. La idea del paso terrestre que uniera las dos tierras le había sido sugerido al zar por el filósofo alemán Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716). Para confirmar la existencia de este paso terrestre el zar había enviado en 1719 a dos exploradores y geodestas , Ivan Yevreinov (1694-1724) y Fiódor Fiodórovich Luzhin (fecha desconocida-1727) pero no tuvieron éxito pues n ohallaron ningún paso . Luzhin regresaría a San Petersburgo y se uniría a la expedición de Vitus Bering  que al frente de treinta y cuatro hombres abandonaba San Petersburgo en 1725 y según nos cuenta  el escritor y periodista estadounidense Joseph Cummins en su obra "Grandes episodios desconocidos de la historia" 

Dibujo del navegante y capitán ruso Alexei Chirikov(1703-1748) que fue designado por el zar como lugarteniente de VItus Bering en su primera expedición y que también le acompañaría en su segundo viaje que veremos en la segunda parte. En el almirantazgo ruso existía rechazo por los extranjeros que el zar Pedro I el Grande se había traído de Europa para modernizar la marina rusa. Veremos como Berlín no verá recompensado sus sacrificios con el reconocimiento popular ya que más bien fueron ocultados y luego casi olvidados y uno de los factores decisivos para ello es que no se trataba de un navegante ruso sino danés  (Imagen procedente de  http://es.wikipedia.org )

"En cuanto la expedición cruzó los montes  Urales  y comenzó a atravesar Siberia, el viaje se convirtió en una pesadilla. Pasaron por enormes ciénagas que succionaban a caballos y personas, vadearon sinuosos ríos  media docena de veces al día , vagaron a través de inhóspitos bosques y se enfrentaron a nubes de moscas y mosquitos". Entró en contacto con los pueblos siberianos llamándole la atención las prácticas chamánicas  que el denominaba "prácticas demoníacas" y reseñaban como adoraban  a los astros y a algunos animales.  Después de muchas vicisitudes los expedicionarios llegaron al puerto de Ojotsk en 1728, uno de los más antiguos asentamientos rusos que había sido fundado en 1647. Para entonces habían recorrido ya 10.000 kilómetros e invertido tres años de viajeAllí comenzó a construir un barco   para navegar hacia la Península de Kamchatka , al que bautizaron con el nombre de "Arcángel Gabriel" y parece que hubo también un segundo barco que fue llamado "Fortuna". Era julio de 1728 cuando después de casi tres años de viaje levaban anclas para navegar por las aguas del Mar de Ojotsk  y después de cartografiar la costa y la Península de Kamchatka, siguieron navegando hacia el norte  buscando la supuesta franja de tierra que tendría que unir Asia con la Gran Tierra El 10 de agosto descubre una isla a la que da el nombre de San Lorenzo , una isla de 4640 kilómetros cuadrados de superficie que hoy pertenece a Alaska , por lo que se podría decir que Vitus Bering se convertía en el primer occidental en poner su pie en tierras de la actual Alaska Seis días después  descubre en medio del estrecho dos pequeñas islas rocosas a las que da el nombre de Islas Diomedes, ya que fueron avistadas precisamente el 16 de agosto, día de San Diomedes. Curiosamente hoy están separadas por una línea fronteriza imaginaria que hace que una de ellas pertenezca a Rusia y la otra a Estados Unidos. 

En este mapa del Estrecho de Bering podéis ver la situación de la isla de San Lorenzo (St Lawrec Island en el mapa) que descubrió Bering el 10 de agosto de 1728  y seis días más tarde, el 16 de agosto descubriría las islas Diomedes que se encuentran aproximadamente en el mismo punto que marca la flecha negra. En ese momento estaban cruzando el estrecho que cincuenta años más tarde el capitán inglés James Cook bautizaría con el nombre de Estrecho de Bering en honor del navegante danés que lo había descubierto y cruzado por primera vez.  (Imagen procedente de http://maiteperonahistoriadelturismo.wordpress.com )  

En un cierto momento la costa dejó de seguir en dirección norte y dobló al oeste, es decir, regresaba hacia la costa siberiana del Ártico. Habían logrado recorrer el estrecho que separaba Asia de aquella tierra al otro lado del estrecho, constatando que no existía ninguna lengua de tierra que uniera un lado con el otro.  La expedición de Bering se había convertido en la primera en atravesar un estrecho que medio siglo después el navegante inglés James Cook (1728-1779) bautizaría con el nombre del navegante danés, el Estrecho de Bering. que en su punto más estrecho separa por apenas ochenta y cuatro kilómetros y medio  Asía de América. Vitus Bering decide no seguir hacia el oeste ya que se echaba encima el invierno y corría el riesgo de quedar atrapado por el hielo del Ártico o verse forzado a pasar el invierno en la costa septentrional de Siberia , así que giran y vuelven sobre sus pasos entrando de nuevo en el Estrecho de Bering  y en este viaje de vuelta  , a pesar de estar a medio camino de aquella tierra a a que llamaban la Gran Tierra, la espesa niebla les impedirá que puedan observarla  y una violenta tormenta les separó definitivamente de ella y tuvieron que poner rumbo a Kamchatka . Después  de desembarcar en septiembre de  reemprendieron la marcha por tierra atravesando toda Siberia, los Urales  para llegar por fin  a San Petersburgo en el verano de 1730 después de cinco años de viaje, pero si esperaba tener el recibimiento que merecía por su extraordinario viaje quedaría defraudado. El zar Pedro I el Grande había fallecido el 8 de febrero de 1725 y apenas dos años más tarde lo había hecho su esposa, la zarina Catalina I (1684-1727) pasando el trono al nieto de Pedro I, Pedro II(1715-1730)  que muere el 29 de enero de 1730 probablemente por el abuso de alcohol según algunos o de viruela según otros,  sin dejar descendencia por lo que se extingue la rama masculina de la familia Romanov, siendo ahora Anna Ivanovna (1693-1740). sobrina de Pedro I el Grande, la que ocupa el trono  en el momento en que Vitus Bering llega a San Petersburgo. 

Este mapa traza la ruta de los dos viajes que realizaría Vitus Bering a Kamchatka, el primero en 1725 y el segundo diez años después, en 1735. En este caso nos interesa el primero que es el que va más pegado a la costa rusa . Fijaos hasta donde llegó y como a partir de ahí giro y regreso sobre sus pasos para evitar quedar atrapado por el hielo cuando llegara el invierno  y también lo cerca que estuvo de la costa de Alaska pero la niebla le impidió observarla, algo que luego le criticarían a su regreso a San Petersburgo acusándolo de haber sido negligente en la exploración (Imagen procedente de http://www.futuropasado.com )  

Nada menos que tres zares habían desaparecido en aquel tiempo y entre estos vaivenes políticos el regreso de la expedición de Bering casi pasaría desapercibido o incluso peor, sería criticado por no haber descubierto el puente de tierra que uniera  las dos tierras , ya que lo atribuían a que se había retirado  demasiado pronto y no había explorado con la minuciosidad necesaria. Para reivindicar su reputación Vitus Bering se empeñó en organizar una segunda expedición pero no sería  una tarea fácil ya que entre el almirantazgo ruso se había extendido un sentimiento xenófobo  que miraba con recelo a los navegantes daneses, holandeses, noruegos o ingleses que habían sido traídos por Pedro I el Grande para ayudarle a desarrollar la marina rusa.  Cuando por fin fue recibido por la zarina  Ana Ivanovna le expuso un ambicioso plan de exploración que nos detalla  Joseph Cummins en su obra "navegar hasta Norteamérica, dibujar el mapa de su costa  y , si era posible, establecer relaciones  comerciales  con los nativos, enviar un grupo a Japón  y establecer también relaciones comerciales con ese país relativamente desconocido y , por último, enviar un contingente  al norte, siguiendo el curso del río Lena , para dibujar el mapa de la costa ártica de Siberia  y encontrar un paso hacia el Pacífico." Pero aunque este plan ya era muy ambicioso no parece que fuera suficiente para el almirantazgo que añadió nuevas exigencias como que procurase el desarrollo de Siberia  impulsando la construcción de astilleros  y fundiciones de  hierro, que estableciera un servicio postal que uniera Kamchatka con San Petersburgo  o que introdujera la ganadería , algo que excedía con mucho  los límites de un viaje de exploración y lo convertían en una misión de colonización.  Finalmente, el 17 de abril de 1732 la zarina Ana Ivanovna decretaba la organización de la segunda expedición a Kamchatka, una expedición en la que participarían más de seiscientas personas y que se prolongaría durante seis años, pero la auténtica aventura que vivirán los expedicionarios  la conoceremos mañana en la segunda parte de este relato que nos llevará hasta Alaska. 
Famosos