martes, 19 de mayo de 2015

PEQUEÑAS HISTORIAS DE LA HISTORIA: HELEN DUNCAN Y UN PASEO POR EL ESPIRITISMO (SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de este relato hicimos un recorrido por los orígenes del espiritismo, desde las primeras médium reconocidas, las hermanas Margaret Fox (1833-1893) y Kate Fox (1837–1892), y sus exitosas exhibiciones en los escenarios hasta que en el año 1888 , en el transcurso de una de sus actuaciones, Margaret reconoció ante todo el público allí reunido que  "Estoy aquí esta noche, como una de las fundadoras del espiritismo, para denunciarlo como un fraude de principio a fin, como la más enfermiza de las supersticiones y la blasfemia más malvada que ha conocido el mundo" Ya sabemos que aquello hizo que todos los que las habían respaldado hasta entonces las dieran ahora la espalda y aunque un año más tarde Margaret trató de retractarse nunca pudo recuperar el prestigio perdido y ,apenas cuatro años mas tarde, ambas hermanas fallecieron con un año de diferencia sumidas en la pobreza. Pero a pesar de esta denuncia pública del espiritismo hechas por dos auténticos símbolos del movimiento espirita., esta doctrina se hallaba ya tan asentada en las sociedades occidentales que apenas sufrió por ello. Las bases de esta filosofía, doctrina  ciencia o superchería, según quien escribiera o hablara sobre ella, las había establecido años antes el pedagogo francés Allan Kardec (1804-1869), autor de obras que todavía hoy son los pilares del espiritismo, entre ellas "El libro de los espíritus" o "Que es el espiritismo". Kardec fundaba y dirigía a partir de 1858 la  publicación espiritista "La Revue Spirite".  Vimos también como se ponían de moda espectáculos en los que se presentaban apariciones de fantasmas, las conocidas como Fantasmagorías, que aunque era un espectáculo de ficción, algunos desaprensivos utilizaban esa técnica para estafar a los más crédulos, o los fotógrafos psíquicos, que mostraban fotos en las que junto al retratado aparecían supuestos fantasmas.


Fotografía de una de las médium más célebres de finales de las últimas décadas del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, Leonora Piper (1857-1950)  que tenía la capacidad de proporcionar información tan llevó al psicólogo y filósofo William James(1842-1910) que estudió su caso a reconocer que  "Ella posee un poder que aún resulta inexplicable" aunque él no lo atribuía a su contacto con los espíritus sino a sus dotes como telépata.  Fue también objeto de estudio por  la Sociedad Estadounidense  para la Investigación Psíquica, en particular por el investigador psíquico Richard Hodgson (1855-1905) que siempre había sido muy escéptico con las supuestas dotes de los médium a los que acusaba de fraude, excepto a Piper, a la que profesó casi una devoción religiosa  que rayaba con la obsesión enfermiza.  Al igual que otras médium de su tiempo, Leonora alegaba que recibía la información  a través de sus espíritus guía que contactaban con ella durante sus trances. Entre sus espíritus guías decía que hablaba con un médico francés llamado Phinuit, más tarde por otro hombre que decía llamarse George Pelham y a partir de 1905, tras su muerte, con el espíritu del propio Richard Hodgson. Curiosamente, en 1901 haría unas declaraciones en 1901 , que luego más tarde negaría, al periódico New York Herald  en las que Piper decía que:
"La verdad , debo decir que no creo que los espíritus de los muertos hayan hablado a través de mi cuando he estado en estado de trance"
Y el hipnotizador Simeon Edmunds apuntaba que :
"En contraste con las afirmaciones extravagantes realizadas por la gran mayoría de medios, la propia señora Piper no estaba convencida de que la información que ella proporcionaba en los trances proviniera de fuentes desencarnadas . Uno de sus espíritus guía, el doctor Phinuit, era obviamente ficticio, pues aunque él afirmaba que era el espíritu de un médico francés que había vivido en Marsella, sabía muy poco de francés y aún menos de medicina. Por otro lado, un investigador inventó una sobrina muerta ficticia  y la dio el nombre de Bessie Beale. Pidió a la señora Piper que le pusiera en  contacto con el espíritu de Bessie y así lo hizo transmitiendo sus mensajes (de una persona que no existía)"
 (Imagen procedente de www.prairieghosts.com)

Aquellas fotografías fueron denunciadas por fraude en muchas ocasiones, como sucedió en los casos del fotógrafo estadounidense William H. Mumler (1832-1884) o el francés Édouard Isidore Buguet (1840-1901) pero nada parecía socavar el éxito del movimiento espirita más todavía cuando logró el interés e incluso el respaldo de científicos como el químico estadounidense Robert Hare (1781-1858) , que incluso inventó un aparato , el espiritoscopio, para registrar las voces  y mensajes procedentes del Más Allá, o el astrónomo francés y amigo de Allan Kardec, Camille Flammarion (1842-1925). Asistimos a la fundación en 1882 de la Sociedad de Investigación Psíquica  para el estudio de este tipo de fenómenos y cerramos este recorrido con una de las médium más celebres de la época, la estadounidense Leonora Piper (1857-1950) que logró asombrar incluso al psicólogo y filósofo William James (1842-1910) por su capacidad para dar respuestas sobre la vida de otras personas  que era imposible que ella supiera . James lo atribuyó no a su poder como médium sino a sus dotes telepáticas. En la última década del siglo XIX el espiritismo gozaba de una espléndida salud y fue entonces cuando nace nuestra protagonista. A ella la conocía a través de la obra del abogado  y escritor español José Antonio Martínez Pereda que la incluye entre otras muchas e interesantes historias,  su libro "La importancia de llamarse  Helena". A ella así como a la información que aparece en la página dedicada a su vida ,basaré esta historia ,ya que no hay demasiada información sobre ella. Y ahora si, ya es el momento de ir junto a nuestra protagonista para conocer la historia de una de las dos últimas mujeres que serían juzgadas de acuerdo con una ley contra la brujería vigente desde el siglo XVIII. Pero es ya lo veremos más adelante, ahora pongamos rumbo a Escocia a finales del siglo XIX. 


Portrait of Helen Duncan.jpg
Fotografía realizada hacia 1931 de nuestra protagonista, Helen Duncan,, Fue en ese año cuando comenzó a ser objeto de estudio de la London Spiritualis Alliance, debido al éxito que tenían sus sesiones . Tenía una salud delicada  y los rimeros años de matrimonio no fueron fáciles  debido a la escasez de recursos , los continuos embarazos y la incapacidad de su esposo para trabajar debido , probablemente, a las heridas sufridas durante la Primera Guerra Mundial , y fue ella la que sacó adelante  la  familia acompañada por el dolor por la pérdida de varios de sus hijos que morirían en pena infancia. . Sería su esposo Henry , un hombre convencido  de la existencia de espíritus , quién la animaría a utilizar sus dotes y así comenzaron sus sesiones espiritistas. en la década de los años veinte del siglo XX. <(Imagen procedente de http://upload.wikimedia.org)
Callander es una pequeña ciudad que se encuentra a orillas del río Teith ,un curso fluvial de cuya naturaleza ya nos dice mucho su nombre gaélico Uisge Theamhich que significa "aguas tranquilas y agradables" y que nace precisamente en Callander de la confluencia de otros dos ríos más pequeños, el Eas Gobhain y el Garbh Uisge.  La población es hoy un centro turístico concurrido por su estratégica posición para todos aquellos que se dirigen o regresan de las indomables Highlands, las Tierras Altas escocesas. Y fue aquí donde el 25 de noviembre de 1897 nacía la cuarta hija del matrimonio entre el ebanista o pizarrero, según la fuente que se consulte, Archibald MacFarlane(1868-1948) e Isabela Rattray (1868-1921). El matrimonio tendría después cinco hijos y una hija más para un total de diez hermanos, cinco chicos y cinco chicas. Pero a nosotros la que nos interesa para este relato es la cuarta a la que darían  el nombre de  Victoria Helen MacFarlane (1897-1956).Con tantos hijos la familia MacFarlane no nadaba en la abundancia  y pronto Helen (la llamaré así a partir de ahora) tendría que dejar sus estudios para comenzar a trabajar y ganarse la vida. Pero antes de es tuvo tiempo para escandalizar a Isabela, una devota presbiteriana, y también a sus compañeros de clase cuando anunciaba que escuchaba voces de espíritus , lo que sin duda haría que muchos la tomaran por loca y que otros la miraran al menos como un bicho raro y con temor. Podemos casi imaginar un suspiro de alivio cuando deja Callánder un poco antes del estallido de la Gran Guerra, para establecerse y trabajar en Dundee, la cuarta ciudad en tamaño de Escocia y situada casi a orillas del Mar del Norte. 


Helen Macfarlane con su esposo Henry Duncan
Esta es la única fotografía que he encontrado de Helen con su esposo Henry Duncan, obtenida al parecer  durante el juicio que tuvo que afrontar Helen en 1944  en el que se la aplicaría una antigua ley contra la brujería nada menos que de 1735. Más adelante os hablaré so bre ello. (Imagen procedente de http://www.clanmacfarlanegenealogy.info ) 

En 1914 comienza la Gran Guerra   y según cuenta  Martínez Pereda en su libro, Hellen  "se presentó voluntaria , si bien fue rechazada  por su obesidad y mala salud. Acabó trabajando como enfermera.". No he podido encontrar este dato en las otras fuentes que he consultado sobre su vida, pero en lo que todas coinciden es que conocería en esa época a un soldado que se hallaba recuperando de sus heridas llamado Henry Anderson Horn Duncan (1898-1960), que también era ebanista de profesión al igual que el padre de Helen. Surge el amor entre ambos y el 27 de mayo de 1816 contraen matrimonio en la llamada Catedral de Saint Giles de Edimburgo, la capital escocesa, y digo llamada porque parece que a pesar de su nombre   el templo no goza de esa categoría al carecer de obispo. Perdonad la digresión, volvamos con nuestra joven pareja que iba a ser un matrimonio tan fructífero como el de los padres de Helen, pues tendrían un total de ocho hijos , aunque sólo he podido encontrar las fechas de nacimiento de tres de ellos, Isabella Duncan (1919) , Lillian Lamb Duncan (1921) y Peter Duncan (1923). Según la página oficial sobre ella, en realidad tuvo doce embarazos pero sólo seis de sus hijos sobrevivieron . Escribe Martínez Pereda que las desgracias se cebaron en estos primeros años del matrimonio cuando además de la temprana muerte de algunos de sus hijos , una de las que sobrevivió, Isabella, sería atacada por un animal que la desfiguró el rostro. En cuanto a Henry tampoco estaba en condiciones de trabajar , probablemente por las heridas sufridas durante la guerra,`por lo que Helen tuvo que volver a trabajar para sacar a la familia adelante , y lo haría en una fábrica de lejía , actividad que combinaba con otra tarea más acorde con sus dotes, las sesiones espiritistas donde ponía en práctica su capacidad como médium 


Una de las fotografías tomadas por el fotógrafo aficionado Harvey Metcalfe en 1928 durante uno de los trances de Helen Duncan donde podemos ver el supuesto ente espiritual emanado en forma de ectoplasma por Duncan. Unos años más tarde , en 1931 las investigaciones del investigador de fenómenos psíquicos Harry Price(1881-1948)  le harían concluir que todo era un fraude después de analizar la composición del ectoplasma, que tenia más bien poco de sobrenatural como os explico en el artículo. Creo que la que aparece en esta fotografía junto a Helen era  uno de sus espíritus guía, "Peggy", que había sido la hija de una de las amigas de Helen,  Lena Hazeldine, que más tarde participaría como testigo a favor de Helen en el juicio que hicieron a Helen en 1933. Sobre la edad de Helen según las fuentes  o era una niña o u alrededor de los veinte años (Imagen procedente de www.paranormalstories.com)

En su página oficial dicen que el dinero que obtenía de estas sesiones espiritistas no se lo quedaba, sino que lo entregaba a un doctor como pago a cuenta para que atendiera a los indigentes que no podían permitirse pagar la atención médica en un tiempo en el que no existía la sanidad pública.Ignoro si esto era así o no , me limito a consignarlo aunque si fuera así era un acto de gran generosidad teniendo en cuenta la precaria situación de su propia familia. Estamos en la segunda mitad de la década de los años veinte, cuando en sus sesiones Helen Duncan (por su apellido de casada) comienza a emitir  por la boca una sustancia que también es producida por otros médiums, una especie de fluido que surge por los diferentes orificios del cuerpo, los oídos, las fosas nasales y la boca, en un estado semimaterial que recibe el nombre de ectoplasma y que en ocasiones, al menos así lo afirmaban los médiums y aparecían en algunas fotografías, llegaban a formarse el cuerpo entero de la entidad espiritual convocada. Sus sesiones cada vez fueron más conocidas y los que asistían a ellas afirmaban que se escuchaban golpes, se materializaban manos sobre la mesa  y extrañas formas ectoplásmicas surgían de la boca de Helen. Estas materializaciones correspondían en muchas ocasiones a sus espíritu guía, al que daba los nombre de "Peggy" y "Albert". Uno de los asistentes a estas sesiones era un fotógrafo aficionado llamado Harvey Metcalfe que en 1928 ,convencido de que lo que veía en ellas era real, realizó una serie de fotografías que parecen ser las primeras imágenes tomadas con flash  de la materialización de un espíritu,.En "La Historia de Helen Duncan", un libro publicado en 1975 obra de Alan E. Crossley, se incluyen las palabras del fotógrafo  Metcalfe que declaraba  "Yo conocí a su espíritu guía, Albert, y a la niña guía, Peggy.Tuve muchas conversaciones con ellos.En todas estas sesiones vi a Albert y Peggy  separadas de la médium. Peggy, en su forma materializada, fue vista bailando, riendo y cantando. Desde mi experiencia, creo que la Sra Duncan fue una de las más grandes y más sinceras médiums del siglo XX"


Otra de las fotografías tomadas en 1928 por Harvey Metcalfe . No he podido determinar la identidad de los dos hombres que sujetan a Helen por la mano y que a la vez están atados a ella por sus piernas. Otro de los espíritus guías que supuestamente se materializaba en sus sesiones era el de un escocés llamado Albert Stewart , un empresario del acero que había emigrado a Australia donde murió . Él y Peggy la acompañaban habitualmente en sus sesiones  y el éxito de las mismas serviría a Helen para que la contratara la London Spiritualist Alliance en 1931 para que a cambio de una retribución económica realizara algunas sesiones para ellos. Sería entonces cuando fue investigada por el prestigioso investigador  psíquico Harry Price ((Imagen procedente de forum.mind-energy.net )  


Sin duda  Helen causaba una gran impresión entre los que asistían a sus sesiones, cada vez más exitosas, hasta el punto que en 1931 llamó la atención de la London Spiritualist Alliance, una organización que había nacido en 1884 para estudiar los fenómenos relacionados con los espíritus y que todavía sigue en activo en nuestros días. La llamaron para que fuera a Londres y pudieran examinar su caso , una investigación en la que participaría el escritor y reputado investigador de fenómenos psíquicos  Harry Price (1881-1948) que era también director del Laboratorio Nacional de Investigación Psíquica. Así nos describe José Antonio Martínez-Pereda  el desarrollo de la primera sesión en el año 1931 "la médium se ocultó tras las cortinas  y se oyó la voz de Albert (el espíritu guía) La médium volvió a abrir las cortinas y apareció llena del supuesto  ectoplasma de la cabeza a los pies. A Price se le ocurrió preguntar a Albert si podía atar a Helen a la silla. La ataron con venda quirúrgica , tras de lo cual cesaron los fenómenos" En otra sesión se logró una muestra de ectoplasma  que Price recibió con entusiasmo creyendo que podría así tener una prueba científica de la existencia real de los espíritus ,pero los resultados de los exámenes no fueron los esperados. El ectoplasma estaba formado por una mezcla de clara de huevo ,sustancias químicas y gasa. Cuando intentó hacerla una prueba de Rayos X durante una de las sesiones, Helen se puso histérica y salió corriendo de la sala. Así describiría después la escena Price "A la conclusión de la cuarta sesión llevamos a la médium a un sofa y acercamos el aparato (el de rayos X). A la vista de ello, la mujer cayó en trance. Se  recuperó , pero se negó a ser radiografiada. Su marido se acerco a ella y le dijo que no causaba dolor. Ella se levantó y le dio un golpe en la cara que  le hizo tambalearse. Luego se fue en dirección al Doctor William Brown, que estaba presente . Esquivó su golpe La señora Duncan  salió corriendo a la calle, tuvo un ataque de histeria y comenzó a rasgar su ropa en pedazos. Agarrada a la barandilla, gritaba y gritaba. Su esposo trató de calmarla. Fue inútil"


Fotografía de Harry Price , el investigador que se encargó del caso de Helen Duncan, pero en este caso la imagen es del año 1922  y fue tomada por el fotógrafo psíquico William Hope (1863-1933) . En ella Price aparece junto a un presunto ente espiritual , pero el propio Price se encargaría de demostrar que el trabajo de Hope era un fraude. Lo mismo haría años después con Helen Duncan aunque la carrera de Duncan no se  resintió  de aquello ni del juicio al que fue sometida en 1933 y siguió realizando incluso más sesiones que antes (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )

Price manifestaría su sospecha de que todo aquello fuera una simulación y  que Helen lo hizo para  poder quitarse los dispositivos que llevaba encima para dárselos a su marido  y que así no fuera descubierta al hacerle la prueba de Rayos X.  En 1933 Price redactaría un informe  dedicado al caso Duncan con el título de "Los devotos del tejido de queso" (literalmente en inglés de Cheesecloth por la textura del tejido que hacía pasar por ectoplasma), llegaba a la conclusión de que todo aquello era un fraude y que el ectoplasma en cuestión no era otra cosa que un material hecho con trozos de guantes , papel y gasa. En el informe Price también recogía la confesión de la doncella de los Duncan, Mary McGinlay,  que aseguraba haberlos ayudado    en el engaño. El informe iba acompañado de fotografías que demostraban la falsedad de aquellos ectoplasmas.  A pesar de ello, de momento no se tomó ninguna acción contra  Helen y su esposo  y ella siguió celebrando sesiones  Estamos ahora en Edimburgo, en casa de  la señora Esson Maule, donde Helen está celebrando una sesión de espiritismo el 6 de enero de 1933. Durante la sesión , como era habitual, se apareció  el espíritu de una niñoa, , pero en ese momento se encendió la luz, la señora Maule agarró el ectoplasma y constaron que el supuesto espíritu no era más que un fraude elaborado, entre otros materiales, con ropa interior femenina. Se celebro un juicio el 3 de mayo de 1933 .En una entrevista previa concedida al "Daily Express" , Helen Duncan se defendía alegando "Pregunto a los que hayan estado en esa sesión conmigo ¿Piensan que puedo crear el retrato de un niño con ropa interior?" y acerca de los incidentes que tuvieron lugar allí , con el supuesto ataque de Helen contra la señora Maule después de que esta agarrara el ectoplasma, afirmaba "Lo que sucede una vez que estoy en trance yo no lo se, lo que se es que recuperé la consciencia y estaba siendo atacada durante la sesión"


Fotografía tomada por Harry Price durante las sesiones realizadas por Helen Duncan en 1931 para la London Spiritualist Alliance Es posible que sea de la última de las sesiones realizadas bajo el control de Harry Price , pues concuerda con la descripción que de ella  hace José Antonio Martínez - Pereda  que nos cuenta como :
"Price y un médico aguardaron con unas tijeras en la mano. Cuando se abrió la cortina apareció Helen con una masa de tejido de unos treinta centímetros , como una gran lengua que colgaba de su boca. Entonces se lanzaron  y cortaron un trozo, tras de lo cual el resto volvió a la garganta de Helen como por un resorte. El supuesto ectoplasma capturado se rompió en las manos del investigador como un papel mojado. Al analizarlo  vieron que aquel ectoplasma consistía en varias capas de papel barato  mezclado con clara de huevo"
(Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )

Duncan fue hallada culpable y condenada al pago de diez libras o un mes de prisión . Si queréis ver todas las noticias relativas al caso y lo que publicaban los periódicos de entonces os dejo este enlace donde viene toda la información aunque está sólo en inglés:
Pero si pensáis que aquello iba a dañar la reputación de Helen Duncan y que su carrera como médium estaba acabada tengo que deciros que, muy al contrario, regreso a su labor con mayor éxito todavía  aunque según señala  Martínez Pereda su salud, que nunca fue buena, se debilitó y se le manifestó una diabetes. Llegamos al año 1939 y en septiembre de ese año da comienzo la Segunda Guerra Mundial. Y las muertes de los soldados en el frente se traducen en familias angustiadas  que buscan alguna forma de consuelo y Helen Duncan , igual que otras médiums,  podía ofrecérselo poniéndoles en contacto, al menos eso creían las personas que acudían a ella, con esas personas a las que nunca volverían a ver con vida. Helen no deja de realizar sesiones sin parar  y gana bastante dinero mientras la guerra sigue su curso. Después de unos meses de relativa tranquilidad  en la primavera de 1940 Alemania ocupa en abril Dinamarca y Noruega y a partir del diez de mayo comienza a avanzar sobre Luxemburgo, Países Bajos, Bélgica y Francia. Los británicos tienen que evacuar a la desesperada sus tropas desde las playas de Dunkerque mientras los alemanes entran en París .En julio de 1940 comenzaba la Batalla de Inglaterra, con los continuos bombardeos de la aviación alemana sobre Inglaterra para preparar la invasión terrestre, aunque esta finalmente no se materializaría. 


Fotografía del escritor Arthur Conan Doyle (1859-1930), el famoso creador de Sherlock Holmes, y el no menos célebre ilusionista y escapista de origen húngaro Harry Houdini (1874-1926). A ambos les había unido una buena amistad que después se convirtió en un enfrentamiento público, pues Houdini se convirtió en una especie de cruzado contra el espiritismo, demostrando los fraudes que cometían y dejando a muchos de ellos en ridículo. Nunca había sentido simpatías por los médium y el espiritismo  pero el detonante que hizo que iniciara esa cruzada contra el espiritismo  tuvo su punto de partida el día en que una médium insistió en contactar con el espíritu de Houdini para transmitirle un mensaje. Para exasperación de Houdini el mensaje  lo transmitía su madre en inglés, cuando ella nunca supo hablar esa lengua y únicamente se expresaba en húngaro. Y para redondear el mensaje que había escrito la médium en un supuesto trance incluía una cruz, cuando su madre era judía. A partir de entonces Houdini decidió desenmascarar a los médium. . En cuanto a Doyle  era un ferviente creyente en el espiritismo, una creencia que había hecho pública durante la Primera Guerra Mundial , dedicando a esa creencia artículos e incluso un libro , dando conferencias  y participando en sesiones espiritas por todo el mundo También causaría revuelo su creencia en las hadas en un caso que se haría famoso , las hadas de las de Cotingley, pero ya os hablaré de ello en otra ocasión. Los atraigo aquí sólo para que veáis la pasión que despertaba entonces el fenómeno del espiritismo, tanto a favor como en contra (Imagen procedente de www.retroist.com )
El 22 de junio de 1941 Alemania inicia la Operación Barbarroja dirigida a la conquista de la Unión Soviética. Mientras, en el Mediterráneo también se lucha por el control de África del Norte  y uno de los objetivos de las tropas del Eje, era Malta, base desde la que la Royal Navy británica trataba de entorpecer el tráfico marítimo entre la Italia de Benito Mussolini (1883-1945) y las tropas italianas en Libia. parte del Imperio Colonial italiano desde 1934.  Uno de los barcos que participaba  en esta labor de interceptar el tráfico marítimo italiano se encontraba el HMS Barham (HMS son las siglas de His Majesty´s Ship, es decir, el Buque de su Majestad) Este acorazado de 196 metros de eslora (longitud del barco) y con capacidad para llevar entre 1100 y 1300 hombres, había sido botado en octubre de 1914 y participó en combate durante la Primera Guerra Mundial en la Batalla de Jutlandia entre el 31 de mayo y el 1 de junio de 1916. Durante los dos años que ya duraba la Segunda Guerra Mundial, había tenido una azarosa participación en la que había sido alcanzado por los torpedos de un submarino alemán, por las bombas  de un Junkers de la Luftwaffe y por las baterías costeras en la costa francesa. El 24 de noviembre de 1941  zarpaba del puerto egipcio de Alejandría rumbo a Malta para seguir colaborando en los ataques a los convoyes italianos, pero un día después, el 25 de noviembre el submarino alemán U-331 alcanzaba con tres torpedos al HMS Barham.  a las 16:30 hrs  El barco comenzó a hundirse cuando las llamas alcanzaron la Santa Bárbara y  la explosión desintegró la nave y con ella  862 de sus tripulantes, mientras que 395 lograron sobrevivir y fueron rescatados por otros buques ingleses. Y ahora os preguntaréis¿ésto que tiene que ver con la historia de Helen Duncan?

IMÁGENES DEL HUNDIMIENTO DEL HMS BARHAM

Es una filmación de  poco más de un minuto pero que incluyo porque es todo un testimonio histórico. Fue grabado por un cámara que se hallaba a bordo de uno de los barcos que navegaban junto al HMS Barham aquel 25 de noviembre de 1941 y que recogió el hundimiento y la explosión final del barco. Pocas veces encuentro algo tan ilustrativo para acompañar al texto. En el hundimiento murieron 862 tripulantes y fue éste hundimiento el que luego revelaría Helen Duncan en una sesión mientras el Almirantazago continuaba manteniendo el secreto de dicho hundimiento , aunque en realidad ya lo sabían todas las familias a las que se había mandado una carta de condolencia 






El gobierno británico decidió mantener  en secreto el hundimiento del HMS Barham por un tiempo cuando supieron que el U-331 había tenido una avería y no había podido comunicar el hundimiento del acorazado a Alemania. Por un lado ayudaba a no desmoralizar a las tropas inglesas y creaba cierta confusión en el bando enemigos. Sin embargo, si se enviaron las cartas de condolencia a las familias comunicando la muerte de cada uno de los 862 tripulantes muertos en el hundimiento, lo que supone que al menos todas estas familias si supieron del hundimiento , es decir,  miles de personas enteradas de ello y como decía el político, científico y diplomático estadounidense Benjamin Franklin (1706-1790) "Tres podrían guardar un secreto si dos de ellos hubieran muerto" así que un secreto guardad entre miles de personas en realidad ya no es un secreto. El Almirantazgo había decidido no dar a conocer la noticia del hundimiento del HMS Barham hasta finales de enero de 1942 y lo haría finalmente el 27 de enero . Ahora nos vamos  a la ciudad portuaria de Porstmouth porque unos días después del hundimiento del acorazado Helen Duncan estaba realizando una de sus sesiones y en el transcurso de la misma se apareció el espíritu de un marinero  que a través de ella comunicó que el barco había sido hundido. Por si faltaba algún detalle el marinero en cuestión llevaba una gorra reglamentaria con una cinta en la que figuraba el nombre del acorazado. Maurice Barbanell (1902-1981), fundador en 1932 y director de la revista especializada en temas relacionados con el espiritismo "Psychic News", se puso en contacto  con la Royal Navy para confirmar si lo que había dicho Duncan en su sesión era verdad. No se lo confirmaron , ya hemos visto que no declararían oficialmente el hundimiento hasta el 27 de enero de 1942, pero despertó el interés  del Almirantazgo por Duncan ¿cómo se había enterado de aquello? Durante los siguientes dos años la mantendrían bajo vigilancia y  a algunas de sus sesiones se enviaban militares para saber lo que decía Helen Duncan o, mejor dicho, lo que se supone que decían los espíritus. 


"Encarcelada  como una bruja y cataloga de espía" reza este titular de un periódico que no he podido determinar ni el nombre ni la fecha, en el que además aparece la fotografía del HMS Barham en el momento de la explosión y una imagen de Helen Duncan En la obra "101 cosas que nunca te dijeron  sobre la historia militar" del autor  Graeme Donald en 2009, éste expone un argumento para explicar como Helen supo del hundimiento  del acorazad que creo que es bastante lógico y probable:
"La pérdida del HMS Barham , torpedeado frente a las costas de Egipto el 25 de noviembre de 1941, se mantuvo en silencio por un tiempo, pero las cartas de condolencia fueron enviadas a las familias de los 862 muertos, pidiéndoles mantener el secreto hasta el anuncio final del hundimiento. Así, teniendo en cuenta que cada familia tenía de media 10 personas, había al menos 9000 personas que conocían el hundimiento. Si cada  uno de ellos se lo hubiera dicho a una sola persona , estaríamos hablando ya de cerca de 20.000 personas , y así sucesivamente. En resumen, la noticia del hundimiento se propagó como un reguero de pólvora . Duncan simplemente recogió el rumor y decidió convertirlo en ganancias"
¿Sucedió así? Creo que es una posibilidad al menos muy factible  (Imagen procedente de www.prestoungrange.org )  



Rebelar un secreto militar siempre es grave, si se hace en tiempo de guerra es peligroso . Sin embargo, pasarían dos años de aquello hasta que  en una sesión que volvía a celebrar en Porstmouth el 19 de enero de 1944  cuando creyeron descubrirla cometiendo un fraude en el escenario. , aunque tal vez podría estar detrás el temor de las autoridades a que de alguna forma Helen pudiera revelar que se estaba preparando un desembarco en el continente. Recordad que menos de seis meses después, el 6 de junio de 1944, se iniciaba el Desembarco de Normandía. Fuera por esto o no , lo cierto es que Helen fue arrestada  y acusada , pero extrañamente no por cometer fraude, sino en base a una norma contenida en la Vagrancy Ac de 184 o Ley de Vagos y Maleantes, una ley según la cual  cualquier persona que careciera de hogar o mendigara dinero podía ser arrestada. Ya lo se, extraña ley para detener a Helen que no era una mendiga ni tampoco carecía de techo , pero es que en 1838 se había ampliado incluyendo en ella todos aquellos actos que pudieran causar una indignación moral, lo que a la postre era convertirla en un cajón de sastre donde tenía cabida todo tipo de actos que incluían la prostitución y la homosexualidad y que decidieron aplicar también a Helen. En todo caso , su delito no tenía gravedad como para negarle el pago de una fianza para salir de prisión, pero fue rechazada esa opción  y , entre tanto encontraron otra ley para acusarla que tal vez les pareció más apropiada, la Witchcraft Act o Ley de Brujería de 1735 que consideraba culpables a todos aquellos que afirmaran tener poderes mágicos y la pena máxima que contemplaba era de un año de prisión. El juicio comenzó el 23 de marzo de 1944 en Londres . 


Retrato del abogado, político y juez escoces James Erskine (1679-1754) que fue el único en votar contra la Ley de Brujería de 1735 que doscientos nueve años más tarde sería utilizada para encarcelar a Helen Duncan.  Erskine votó en contra porque él si creía en la brujería y los espíritus y además afirmaba que esas creencias estaban fuertemente enraizadas en el pueblo escocés por lo que consideraba que no debería criminalizarse. Todos los demás miembros del parlamento dieron su voto favorable a aquella ley dirigida contra todas aquellas personas que dijeran practicar la brujería o tener algún tipo de poder mágico y el espíritu de la ley era acabar con la superstición y la ignorancia del pueblo  (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

La defensa de Helen llamaría a diecinueve testigos a declarar en favor dé la médium . Martínez-Pereira relata algunos de ellos como  el de Vincent Woodcock que afirmaba "haber presenciado el espíritu materializado de su esposa en diecinueve ocasiones" o el de Kathleen McNeill  que contó que "había asistido a una sesión en la que apareció su hermana, que había fallecido apenas unas horas antes , algo que Helen era imposible que supiera". El fiscal hizo uso del informe que años antes había escrito Harry Price indicando que lo que hacía Helen era un fraude. En un intento de despejar todas las sospechas de fraude la defensa planteó algo que parece bastante lógico, que permitieran a Helen realizar una de aquellas sesiones allí mismo y así podrían determinar si era un fraude o no, pero finalmente el juez rechazó esta posibilidad.Se dictó sentencia y  Helen fue considerada culpable y sentenciada a nueve meses de prisión, que tendría que cumplir en la prisión de mujeres de Holloway en Londres. Curiosamente,  no se entró a juzgar sobre si los espíritus que convocaba Helen ,que dejó la sala de juicios llorando , y el juez señaló que "Este tribunal no tiene  anda que decir acerca de cuestiones tan abstractas" y el motivo por el fue encarcelada era que había estado implicada en actos deshonestos. La verdad es que no se entiende muy bien ni los motivos del juicio ni el interés en condenar a Helen Duncan en medio de la guerra y que además se desempolvara una antigua ley sobre la brujería de más de dos siglos de antigüedad, y no solo yo o vosotros no lo entendemos, sino que el propio Primer Ministro Winston Churchill (1874-1965) tampoco lo entendió  y el 3 de abril de 1944 envió esta nota pidiendo explicaciones al secretario de Interior Herbert Morrison: 


Holloway Prison.png
Fotografía de finales del siglo XIX,  de la prisión femenina de Holloway, a las afueras de Londres, donde Helen Ducan  fue encarcelada, convirtiéndose en la última persona en ingresar en prisión  en virtud de la Ley de Brujería de 1735
(Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )

"Hágame llegar un informe sobre cómo es que la Ley de Brujería de 1735 se ha usado en un moderno Tribunal de Justicia.Cuál fue el coste de este juicio para el Estado, considerando que hubo que traer a los testigos de Porsmouth y mantenerlos aquí en este abarrotado Londres por una quincena y el Magistrado hubo de mantenerse ocupado con toda esta obsoleta estupidez , con el consiguiente detrimento del necesario trabajo en los Tribunales" Casi podemos sentir la impaciencia de Churchill en sus palabras por aquel juicio absurdo en medio de una guerra  pero en todo caso Helen tuvo que cumplir parte de su pena y permaneció en prisión hasta el 22 de septiembre de 1944. Prometió no volver a realizar ninguna sesión más, pero incumplió su promesa y volvió a celebrarlas según ella misma declaraba para aliviar el dolor de las familias que habían perdido a un ser querido  en la guerra. Todavía habría una mujer más que fue juzgada y condenada por la Wichcraft Act, Jane Rebecca Yorke (1872-fecha desconocida) , detenida en julio de 1944 acusada de fraude y engaño en sus sesiones de espiritismo, pero debido a su avanzada edad, tenía setenta y dos años en aquel momento no llegó a entrar en prisión y todo se solucionó con una multa de cinco libras y la promesa de no volver a realizar nuevas sesiones espiritistas. Ninguna persona más fue juzgada por esta ley que , sin embargo, no fue derogada y sustituida  por la Fraudulent Mediums Act  o Ley de los Medíums Fraudulentos, que prohibía a los médiums y espiritistas declararse como tales y hacer uso de ello para engañar y ganar dinero a costa de los demás, a no ser que lo convirtieran no en una sesión de espiritismo sino en un espectáculo lúdico, una ley que permanecería en vigor hasta el año 2008 cuando fue reemplazada por la norma comunitaria de la Ley de Protección del Consumidor. 


Con esta fotografía de una Helen Duncan en una edad más madura me despido de esta mujer de la que se suele decir que fue la última bruja, aunque eso no es del todo exacto, ya que es verdad que fue condenada por la Ley de Brujería pero el cargo fue de ejercer como falsa médium . Si fue la última en entrar en prisión por ello aunque no la última en ser considerada culpable pues Jane Rebecca Yorke también fue condenada meses más tarde, aunque no ingresó en prisión por su avanzada edad. Aunque Helen prometió que no volvería a ejercer como médium no pudo cumplir su promesa y siguió realizando sesiones casi hasta el momento de su muerte en 1956  (Imagen procedente de http://annamariacom.blogspot.com.es )

Helen volverían a arrestarla en noviembre de 1956  en una redada en la ciudad de Nottingham  utilizando la nueva ley para justificar su arresto. En todo caso, Helen , que nunca había tenido buena salud, repentinamente empeoró a pesar de lo cual prosiguieron las diligencias para llevarla a juicio , pero nunca llegaría a celebrarse. Helen Duncan fallecía el 6 de diciembre de 1956 y con ella fallecía la última persona en haber ido a prisión por la Ley de Brujería de 1735 y de no haber muerto es probable que la hubieran encarcelado  de nuevo por la nueva ley de 1951. Hoy, sus descendientes están tratando de reivindicar su inocencia y que sea exonerada de toda culpa. ¿Helen Duncan tenía la capacidad de hablar con los espíritus o es una más de los muchos médium fraudulentos que proliferaron en aquel tiempo? En el juicio hubo muchos testimonios que así lo afirmaban y hoy sigue habiendo grupos espiritistas y personas que creen en ellos. Por otro lado Henry Price encontró indicios suficientes  para demostrar que aquellos ectoplasmas eran un fraude, como ya vimos. Ya dejo al lector que saque sus propias conclusiones, porque no es mi intención , al igual que hizo el juez, inmiscuirme en cuestiones tan abstractas y que entran ya en el terreno de las creencias. Aquí termino este relato que nos ha permitido conocer ese fenómeno de los médiums, que si bien hoy sigue existiendo, durante la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX se convirtió casi en una nueva doctrina religiosa. Una de esas pequeñas historias de la historia que no influyen en los grandes acontecimientos pero si en las pequeñas historias de la gente como las personas que acudían a ver a Helen para despedirse de sus seres queridos. 

Enlace con la primer parte de  "Helen Duncan y un paseo por el espiritismo"
http://chrismielost.blogspot.com.es/2015/05/pequenas-historias-de-la-historia.html


El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

Famosos