miércoles, 17 de agosto de 2016

BÉCQUER , EL HOMBRE DETRÁS DE LA LEYENDA (CUARTA PARTE)


Dejamos a nuestro protagonista, Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) en el verano de 1864 cuando había abandonado temporalmente su retiro en el Monasterio Real de Santa María de Veruela en Zaragoza, para retornar a Madrid y hacerse cargo de la redacción de "El Contemporáneo" durante la época estival. Pero los acontecimientos políticos iban a precipitarse al final de aquel verano cambiando los planes del poeta. El Partido Moderado, recordemos que era el partido de ideología más conservadora rival del otro gran partido, el Partido Progresista de corte liberal, y también de la Unión Liberal fundado en 1858, recupera el poder con el general Ramón María Narváez (1800-1868) como nuevo presidente a partir del 16 de  septiembre de 1864. Al formar el gobierno llama a Luis González Bravo (1811-1871), uno de los impulsores de la fundación de "El Contemporáneo" además de admirador, amigo y protector de Gustavo Adolfo,  para que ocupe el ministerio de Gobernación . Bécquer había apoyado a Luis González Bravo y al Partido Moderado  desde sus artículos en "El Contemporáneo" , y Bravo iba ahora a  conseguirle un puesto oficial que le garantizase  una posición más acomodada. Antes de eso, en noviembre de 1864  Bécquer sustituye a José Luis Albareda(1828-1897), que había estado al frente de "El Contemporáneo" desde su fundación y que ahora había sido nombrado embajador en La Haya ,  como nuevo director del periódico, puesto en el que se mantendrá hasta el 16 de febrero de 1865 . El  19 de diciembre  González Bravo propone su nombre para ocupar el puesto de Censor de Novelas , nombramiento que le será concedido comenzando a desempeñarlo a partir del 1 de enero de 1865 a pesar de que no reunía los requisitos  necesarios , ya que para desempeñar el cargo era preciso  estar en posesión de estudios universitarios lo que Gustavo Adolfo no tenía. Ante las dificultades para compatibilizar los dos cargos, Bécquer decide abandonar "El Contemporáneo" en febrero. En cuanto a su hermano Valeriano también recibe un importante encargo, recorrer España para realizar un estudio de las tradiciones y costumbres del país que deberá reflejar en sus cuadros, un encargo  bien dotado económicamente y que sólo le obliga a pintar dos obras de naturaleza costumbrista al año. Todo parece ir bien por fin para los Bécquer, pero  los acontecimientos  darán un nuevo giro en la primavera de 1865. 





Imagen ampliada
Dibujo de 1864 realizado por Valeriano Bécquer de su hermano Gustavo Adolfo leyendo en la Veruela  ,quizás una de las épocas más felices en la vida de  los hermanos Bécquer. En la segunda de las ocho "Cartas desde mi celda" que escribiría en el Real Monasterio de Santa María de Veruela  muestra esa serenidad de espíritu que alcanzaba en aquel lugar
"Ya todo pasó, Madrid, la política, las luces ardientes, las miserias humanas, las pasiones, las contrariedades, los deseos, todo se ha ahogado en aquella música divina. Mi alma está ya tan serena como el agua inmóvil y profunda" 
(Imagen procedente de http://bib.cervantesvirtual.com/ )  






"El baile. Costumbres populares de la provincia de Soria"  realizada en 1866 por Valeriano Bécquer que formaba parte del encargo que había recibido  el pintor por parte de la Corona de retratar en sus cuadros las costumbres y tradiciones de España  . Un Todo había empezado un año antes , por una Real Orden firmada el 6 de febrero de 1865 , la reina Isabel II concedía al pintor sevillano una pensión con el siguiente objetivo
"Teniendo en cuenta la conveniencia de que en el Museo Nacional haya una colección lo más completa posible de cuadros que recuerden en lo futuro los actuales trajes característicos, usos y costumbres de nuestras provincias , y en vista de las especiales circunstancias que concurren en Don Valeriano Bécquer , la Reina se ha servido concederle la pensión de diez mil reales anuales, a fin de que recogiendo en dichas localidades los datos y estudios necesarios remita al referido Museo dos cuadros cada año de las condiciones que se indican " Era una gran oportunidad para Valeriano Bécquer que , al igual que su hermano que había sido nombrado Censor de Novelas, podía adquirir cierta estabilidad profesional y económica . El proyecto se mantendría hasta  1868, cuando la Revolución  de septiembre de aquel año destronó a la reina y el proyecto quedó interrumpido al igual que la pensión que recibía Valeriano

( Imagen procedente de www.museodelprado.es )


El político, historiador, periodista  y catedrático  de Historia de España en la Universidad Central de Madrid , Emilio Castelar (1832-1899), que defendía la instauración de un régimen republicano democrático,  había escrito un artículo  titulado  "El rasgo"   publicado en febrero de 1865 en el periódico "La Democracia" donde criticaba directamente a la reina Isabel II por las dimensiones de su Patrimonio Real, un patrimonio que Castelar consideraba inconstitucional afirmando que "en los países constitucionales el Rey debe contar por única renta la lista civil, el estipendio que las Cortes le decretan para sostener su dignidad" y critica también a los periódicos que defienden sin condiciones a la reina y al Partido Moderado y al régimen que representaban "Los periódicos reaccionarios - escribía Castelar - de todos los matices nos han atronado los oídos en los últimos días con la expansión de su ruidoso entusiasmo, de sus himnos pindáricos: verdadero "delirium tremens" de la adulación cortesana"  . Este artículo tuvo como consecuencia que  el gobierno ordenara su destitución de la cátedra de historia junto con la del rector de la Universidad, Juan Manuel Montalbán (1806-1889). El 10 de abril de 1865 los estudiantes de la Universidad convocaron una manifestación tanto para apoyar a Castelar y rechazar su destitución  como para protestar por la política reaccionaria  del gobierno de Narváez, protesta a la que también se unen grupos de obreros e intelectuales. Se dirigían hacia la Puerta del Sol cuando  Luis González Bravo ordenó a la Guardia Civil que cargase contra los manifestantes . Se producirían cargas a caballo y a pie con la bayoneta calada y disparando a los manifestantes . El resultado  fue catorce muertos y ciento noventa y tres heridos en una jornada que pasaría a la historia como la Noche de San DanielAunque Luis González Bravo trataría de justificar lo sucedido  alegando que durante los enfrentamientos  se había "derramado la sangre de nuestros soldados", en realidad sólo hubo un herido entre las fuerzas de Estado. Bécquer también saldrá en defensa de la actuación de González Bravo lo que le lleva a enfrentarse a sus antiguos compañeros de "El Contemporáneo" que , como otras muchas publicaciones, habían criticado la actuación del gobierno de Narváez y de su ministro de Gobernación. Entre los que ahora critican la actuación del gobierno se encuentran amigos de Bécquer como Luis García Luna, su compañero en muchos de sus libretos de zarzuela

  




Grabado del político, escritor, historiador y periodista  Emilio Castelar aparecido en "La Ilustración de Madrid" en 1870. Cinco años antes, Castelar publicaba el 25 de febrero de 1865  en el periódico "La democracia", que había sido fundado por él mismo, un artículo titulado "El rasgo"  muy crítico con la reina Isabel II y con los periódicos que , como "El Contemporáneo" no había dejado de alabar a la reina. El origen  de la crítica estaba en la decisión de la reina  de ayudar a solventar la difícil situación económica del país entregando al Estado  los bienes del Patrimonio Real que no estuvieran vinculados directamente a la Corona. El problema radicaba en que la reina el 25% del valor de éste patrimonio, entregando el 75% restante a la Hacienda Pública . Aunque había sido bien recibido por el pueblo, Castelar lo consideraba un engaño  de la Reina que obtenía un beneficio económico con bienes que eran de todos. Y así clamaba en su artículo 
"Los bienes que se reserva el Patrimonio son inmensos : el 25% desproporcionado; la Comisión que ha de hacer las divisiones y el deslinde de las tierras, tan tarde como la que deslindan los bienes del claro. Y, en último resultado, lo que reste del botín que acapara sin derecho el Patrimonio vendrá a engordar a una docena de traficantes, de usureros, en vez  de ceder en beneficio del pueblo. Véase, pues, si tenemos razón; véase si tenemos derecho para protestar contra ese proyecto de ley, que , desde el punto de vista político es un engaño ; desde el punto de vista legal , un gran desacato a la ley; desde el punto de vista popular, una amenaza a los intereses del pueblo, y desde todos los puntos de vista , uno de esos amaños de que el Partido Moderado  se vale para sostenerse en un Poder que la voluntad de la nación  rechaza; que la conciencia de la nación maldice"
Palabras muy duras que harían que fuera expulsado de la Universidad y que sería el origen de los hechos conocidos como la trágica Noche de San Daniel el 10 de abril de 1865
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )




Grabado de los disturbios de la Noche de San Daniel del 10 de abril de 1865  cuando una manifestación de estudiantes en apoyo de Emilio Castelar, expulsado de la Universidad por su artículo crítico con la reina, a la que se habían unido obreros e intelectuales,  fue duramente reprimida en la Puerta del Sol de Madrid causando catorce muertos y ciento noventa y tres heridos. Los periódicos se harían eco los siguientes días de éste uso excesivo de la violencia como el periódico "La Iberia"  donde el 12 de abril se podía leer esta crítica dirigida contra el gobierno de Narváez: 
"Las víctimas producidas por estos alardes de fuerza, por esta situación tirante que ha podido y debido evitase  ¿sobre quién va a recaer?¿Quién será el verdadero responsable?¿Quién es aquí el perturbador? Siempre que manda Narváez suceden cosas semejantes; pero nunca hemos visto cosa igual a la que estos días está sucediendo. ¡La caballería, la infantería y la artillería en campaña, porque los estudiantes han silbado al rector! Esto en verdad es el origen de la cuestión ¿En donde estamos?¿Es esto conservar el orden o provocar el desorden?"
La monarquía se hallaba cada vez en una situación más apurada
(Imagen procedente de www.acuaformacion.es)




En las semanas posteriores lloverían las críticas sobre Narváez y González Bravo, y en el Congreso el jurista y diputado Antonio de los Ríos Rosas (1812-1873) acusaría tanto a Narváez como a su ministros  afirmando que "esa sangre pesa sobre vuestras cabezas". Finalmente, las consecuencias políticas llegarían en junio de ese año, cuando el día veintiuno de junio la reina Isabel II destituyó a Narváez y su gobierno, para llamar una vez más al líder del partido Unión Liberal ,  Leopoldo O´Donnell (1809-1867). Pero la imagen de la reina ya estaba muy deteriorada tanto entre los políticos como entre el pueblo. En cuanto a Bécquer, veía como al perder su protector el cargo de ministro también él se quedaba sin el  puesto de Censor de Novelas. Vuelven las dificultades económicas a pesar de las colaboraciones  con "El Museo Universal"  donde escribe textos que acompañan a las ilustraciones de su hermano además de  en otras publicaciones como  "Los Tiempos" y la revista satírica "Gil Blas" , fundada en noviembre de 1864, donde  también participa con ilustraciones su hermano Valeriano, aunque ambos firman sus colaboraciones en esta publicación, que son mordaces críticas políticas, bajo el seudónimo de SEM. Sin embargo, aunque ésta es la versión del documental "Bécquer  desconocido", hoy se tiende a creer que debajo de éste seudónimo se ocultaba el trabajo de diferentes artistas. Fuera como fuese, al perder los ingresos seguros que Gustavo Adolfo obtenía  de su trabajo como redactor de "El Contemporáneo", que además desaparecerá en octubre de ese mismo año al fusionarse con otra publicación, "La Política",  dando origen a un nuevo periódico, "El Español" , y  tras cesar en su cargo como Censor de Novelas, la familia Bécquer pasa por momentos de graves dificultades económicas  acrecentadas por el nacimiento del segundo hijo de Gustavo Adolfo y Casta, Jorge Luis Isidro Esteban Bécquer (1865-fecha desconocida) . En algunas biografías se indica que el 26 de septiembre de 1865  aparece un nuevo periódico, "Doña Manuela",  que estaría próximo a las ideas del Partido Liberal del actual presidente Leopoldo O´Donnell y su director sería el propio Gustavo Adolfo, pero es algo que no resulta muy lógico, ya  que Bécquer era contrario a los liberales . En todo caso la publicación no pasaría de su primer número y hoy todavía es objeto de debate si Bécquer fue o no su director. 





Gil Blas, 3 de noviembre de 1864.jpg

Portada del primer ejemplar del periódico satírico Gil Blas  del 3 de noviembre de 1864 , fundado por el periodista y poeta Manuel del Palacio (1831-1906). Contaba con cuatro páginas y en ella dibujaban destacados ilustradores entre los que se encontraba  Valeriano Bécquer y donde también escribía su hermano. Gustavo Adolfo. Se cree que algunas de sus ilustraciones satíricas aparecían firmadas con el seudónimo SEM , aunque no hay acuerdo sobre ello y hay investigadores que creen que éste seudónimo era empleado por más de un dibujante . En cuanto a Gustavo Adolfo , durante todos estos años será conocido casi exclusivamente por su faceta periodística y como escritor de relatos como las Leyendas, pues apenas publicaba poesía. Escribía sobre todo tipo de temas, incluso  sobre los rigores del calor  que sufría Madrid en verano como nos muestra este artículo que publicaba en  "El Museo Universal" el 15 de julio de 1866 y que parece que hubiera sido escrito hoy, pues hay cosas que no cambian, como el éxodo estival
"Por estas, y circunscribiéndonos a la Corte, si dejamos a un lado los asuntos políticos , sigue la escasez de novedades , hasta el punto de necesitarse la linterna con que Diógenes buscaba un hombre  para encontrar una; a no ser que coloquemos el exceso de calor en la categoría de novedad. El verano se ha pronunciado , en efecto, con todo el rigor  de que es susceptible. La inmigración de los bañistas  continúa en grande escala,  y en vano los pocos que aquí quedan tratan de buscar una compensación a las molestias del estío en los espectáculos públicos"    
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org)






Ya en 1866 , al mismo tiempo que Bécquer es contratado el 1 de enero como director literario de "El Museo Universal" y colabora con otras publicaciones como "El Español" o "El Diario de Alcoy", España se ve inmersa en una grave crisis económica derivada de las grandes dificultades que atraviesan  las compañías de ferrocarriles. El descontento contra la reina se extiende y en la primavera del aquel año  se organiza una sublevación que tiene como objetivo no ya derribar el gobierno sino destronar a la reina Isabel II,  cuyo líder sería el general Juan Prim (1814-1870) aunque se hallaba en el exilio después de fracasar un primer intento de levantamiento en enero de ese año.  El motín estalla el 22 de junio  cuando se sublevan los sargentos  del cuartel San Gil de Madrid , por lo que será conocido como Sublevación del Cuartel de San Gil. El cuartel estaba situado en lo que hoy es la céntrica Plaza de España . Aunque O´Donnell logra sofocar la rebelión , se producen más de dos centenares de muertos y medio millar de heridos y es un nuevo golpe contra el prestigio de la institución de la monarquía, que comienza  a tambalearse. Los militares sublevados habían llegado a distribuir armas entre la población civil, lo que podía haber significado el inicio de una revolución social como la habida en Francia en 1789. Así lo denunciaba alarmado O´Donnell en el Congreso "Los horrores de la Revolución Francesa no se hubieran parecido en nada a lo que habría pasado aquí. Aquí no existían más principios ni otro objeto que el saqueo , el asesinato y la desaparición de los fundamentos sociales." Y llamando a la unidad concluyó "Tenemos que olvidar nuestras disensiones para hacer frente a la revolución social" Hubo más de un millar de detenidos y la reina insistió a O´Donnell para que fusilara a todos ellos pero O´Donnell no quiso seguir los deseos de la reina y se le atribuyen estas palabras que no sabemos si son literales pero es probable que expresara el sentir general de muchos que sabían que ahogar la revolución en sangre sólo serviría para traer más desgracias "¿Pues no ve esa señora que, si se fusila a todos los soldados capturados , va a derramarse tanta sangre que llegará hasta su alcoba y se ahogará en ella?"  Fueron fusilados finalmente sesenta y seis sublevados y la reina Isabel II decidió prescindir de O´Donnell y llamó de nuevo a su lado a Narváez , que asumió el gobierno  el 10 de julio de 1866 y con él volvía González Bravo a ser ministro de Gobernación y Gustavo Adolfo Bécquer a ser Censor de  Novelas a partir del 23 de julio y  el 12 de agosto abandona  su puesto de director de "El Museo Universal" aunque no dejará de participar en su publicación. En el mes de septiembre tendría que pedir un permiso para restablecer su siempre delicada salud. 



Esta obra, cuyo autor no he podido encontrar  recrea el fusilamiento  de sesenta y seis sargentos y soldados  participantes  en la sublevación  del cuartel de San Gil de Madrid , conocida como la Sublevación de los Sargentos que tuvo lugar el 22 junio de 1866, un levantamiento contra el gobierno  del general Narváez  que había sido urdido, entre otros, por el general Juan Prim , que se hallaba en el exilio en Francia . Situado donde hoy se encuentra la Plaza de España, los sargentos del cuartel de San Gil  , redujeron a sus oficiales, dando muerte a cuatro de ellos ,   reunieron a 1200 hombres  y a varias decenas de piezas de artillería  , disponiendo barricadas en las calles de varios barrios del norte de Madrid. . O´Donnell se puso al frente de las tropas leales a la reina para sofocar la rebelión , lo que lograron  después de ´luchar por las calles de Madrid causando 200 muertos y 500 heridos. Aunque la reina quiso que se fusilara a todos los sublevados, más de mil hombres, O ´Donnell se negó ya que sabía que eso sólo ayudaría a provocar un estallido social y así se redujo el número de fusilados a sesenta y seis  . Por primera vez los sublevados se dirigían también contra la reina y no sólo contra el gobierno.
(Imagen procedente de madridafondo.blogspot.com)








Una de las decenas de explícitas  acuarelas que forman parte de la serie "Los Borbones  en pelota"  que fueron apareciendo en diferentes periódicos y revistas entre 1865 y 1872, firmadas con el seudónimo SEM, como podéis ver en esta en la esquina inferior izquierda. Eran una sátira sobre la desaforada sexualidad de la reina Isabel II a la que en esta acuarela en concreto la vemos  sobre uno de sus supuestos amantes, el I marqués de Loja Carlos Marfori (1821-1892), que era uno de sus consejeros de confianza (de mucha confianza según la acuarela). Por detrás, se acerca el rey consorte, el esposo y primo de Isabel,   Francisco de Asis y Borbón (1822-1902) del que se rumoreaba que era homosexual y a quién el pueblo había bautizado jocósamente como "Doña Paquita" . Al fondo podemos ver  a un grupo de soldados de la Guardia Real con sus miembros erectos esperando su turno para yacer con la reina. Estas acuarelas pornográficas han sido atribuidas tradicionalmente a los hermanos Bécquer, donde Valeriano haría las acuarelas y Gustavo Adolfo escribiría los textos firmando con el seudónimo SEM. Es evidente que no pudieron hacer  las de los años 1871 y 1872 pues ya habían fallecido y en cuanto a su participación en las demás hoy hay investigadores que lo ponen en duda y miran hacia otros ilustradores prestigiosos de su tiempo como el pintor y humorista Francisco  Ortego (1833-1881) , que también trabajaba para el diario satírico "Gil Blas". De momento la autoría de estas acuarelas sigue siendo objeto de debate aunque sigue atribuyéndose tradicionalmente a los hermanos Bécquer
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org/)






En 1867  los hermanos Bécquer continúan colaborando con "El Museo Universal" y  es probable que le llegara la noticia del estreno de Julia Espín en La Scala de Milán. Sobre su labor como Censor de Novelas  no sabemos apenas nada  porque no se han conservado los expedientes administrativos  de las obras censuradas por Bécquer, al menos así lo afirma el documental "Bécquer desconocido". Su salud sigue siendo frágil  y en agosto obtiene un permiso de cuarenta y cinco días para recuperar su salud y lo hace viajando a Bilbao. De regreso en Septiembre forma parte del jurado  de pintura en la Exposición Nacional de Bellas Artes . Mientras, su relación con Casta cada vez se deteriora más. Las muertes de algunos personajes claves en los acontecimientos de las últimas décadas se suceden en los meses siguientes.  Primero lo hará Leopoldo O´Donnell, líder de Unión Liberal,  y varias veces presidente del Consejo de Ministros, que   fallece  el 5 de noviembre de 1867 y  meses después, el presidente del gobierno y principal apoyo de la reina , Ramón María Narváez, lo hace  el 23 de abril de 1868.  Entre medias, el 25 de diciembre de 1867,  había muerto uno de los grandes amigos de Gustavo Adolfo, Luis García Luna , con el que había colaborado en muchas de las zarzuelas escritas por Bécquer.  En estos meses  Gustavo Adolfo habría trabajado en la reunión de sus rimas , de las que sólo unas pocas habían visto la luz  en diferentes revistas y periódicos . Una vez que las tiene recopiladas en un manuscrito al que ha dado el título de "Libro de los gorriones"  entrega el manuscrito  con todas las Rimas a González Bravo para que las lea  y escriba el prólogo que acompañará a su publicación. Entre tanto, el 17 de septiembre de 1868 nace su tercer hijo, Emilio Eusebio Bécquer (1868-fecha desconocida) , al que acompañarán los rumores de un adulterio de Casta con un antiguo novio del que ya os he hablado, el bandolero Hilarión Borodio "el Rubio". Apenas dos días después estalla la Revolución de 1868, que sería conocida  como La Gloriosa  , liderado por los generales Juan Prim, al que ya conocimos cuando lideró las sublevaciones de 1866,  Francisco Serrano(hacia 1812-1882) y el almirante Juan Bautista Topete (1821-1885) cuyo objetivo  no es otro que destronar a la reina Isabel II al mismo tiempo que evitar una revolución del pueblo,  y en esta ocasión tendrán éxito. El 28 de septiembre las tropas sublevadas derrotan al pequeño ejército que seguía leal a la reina   en la Batalla de Alcolea  y se forman las Juntas Revolucionarias. Dos días después, el 30 de septiembre,  Isabel II abandonaba España en dirección a Francia. La residencia de González Bravo sería saqueada  y el manuscrito de las Rimas desaparece. 











Ilustración de la multitud congregada en la Puerta del Sol de Madrid realizada por el dibujante e ilustrador español Vicente Urrabieta (fecha desconocida - 1879) y publicada  en "El Museo Universal" Era la víspera de la salida de la reina  Isabel II de Madrid rumbo al exilio en Francia tras la derrota de las fuerzas leales a la monarca en la batalla de Alcolea el 28 de septiembre.  Entre los que se fueron con la reina  se encontraba el protector de Gustavo Adolfo Bécquer,  González Bravo, cuya residencia fue saqueada  por los revolucionarios, perdiéndose el manuscrito  que contenía todas las Rimas y que el poeta había entregado al ministro para su lectura y que escribiera el prólogo con vistas a su publicación. Mientras, los periódicos se felicitaban porque no había habido disturbios ni muertes en Madrid a pesar de la tensión reinante y corren versos como estos
Ni un sólo crimen empaña
nuestra gran revolución
Ser libre sin un borrón
no se hace más que en España
 
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org/ )




Gustavo Adolfo  presenta su dimisión del cargo de Censor de Novelas el 10 de octubre  y junto a su hermano Valeriano deciden alejarse de la Corte hasta ver como evolucionan las cosas , y establecen su residencia en Toledo junto a sus cuatro hijos, los dos de Valeriano y los dos de Gustavo , excepto el recién nacido Emilio. Según contaría muchos años después la sobrina de Gustavo Adolfo , Julia Bécquer, para entonces ya se había roto el matrimonio entre Gustavo y Casta coincidiendo con el nacimiento de Emilio y , un viaje a Noviercas "Acompañando a Gustavo y a Casta - escribe Julia -, con sus dos hijos, fuimos a Noviercas, provincia de Soria, donde residían los padres de Casta, y allí ocurrió la tragedia entre Gustavo y su esposa. Rivalidades con su antiguo novio  (el bandolero Hilarión Borodio)  hicieron  salir a los dos desafiados a la plaza del pueblo. Al día siguiente Gustavo se separaba de su mujer , llevándose a sus dos hijos, de tres y cinco años , a un caserón, sin casi otros muebles que las camas. Allí estuvimos refugiados hasta irnos a Soria" . Aunque Julia subraya las sospechas de adulterio  como causa principal de la separación, también hay biógrafos que apuntan a la mala relación entre Casta y Valeriano como uno de los motivos de éste deterioro de la relación.   Por otra parte , como ya sabemos,  el manuscrito con las Rimas que Bécquer  había entregado a Gonzálo Bravo había desaparecido en el asalto sufrido por la residencia del ministro durante la Revolución de septiembre. En Toledo trabajó en la recuperación de aquellos textos reescribiendo sus Rimas que fue anotando en un libro de actas que le habían regalado en el mes de junio y al que puso como título "Libro de los gorriones" , un texto que será el que luego utilicen sus amigos para publicar sus obras después de su muerte a finales de 1870 . Gustavo Adolfo había perdido el sueldo del cargo de Censor de Novelas  mientras que su hermano Valeriano  también se quedó sin  la subvención que recibía por sus obras de pintura costumbrista, por lo que el año 1869 se presentó complicado para los hermanos Bécquer que malviven con su colaboraciones en  "El Museo Universal" . Parece que , después de todo, su relación con Casta no estaba rota del todo , porque se conserva una nota dirigida a su esposa donde Gustavo Adolfo escribe "Querida Cata: he recibido tu tarjeta y siento que ni tu ni el chiquitín estéis perfectamente buenos. Aquí hemos tenido un grave trastorno  con una grave enfermedad de mi hermano que ha tenido el tifus, y después de veintisiete días  aún está en la cama. Como la enfermedad nos ha causado muchos gastos y la convalecencia  parece que será muy larga , volvemos a encontrarnos  envueltos en un gran atraso del que con mil trabajos vamos saliendo"





Fotografía de 1869 donde vemos a los miembros integrantes del Gobierno provisional que se formó después de la marcha al exilio de la reina Isabel II. En primer plano, en pie, apoyando su mano en la silla  y mirando hacia la cámara  se encuentra Juan Prim, uno de los impulsores de la revolución y que ejercería como presidente del Consejo de Ministros entre  el 18 de junio de 1869 y el 27 de diciembre de 1870, fecha en la que fue asesinado. A su lado, también de pie y puesto de perfil se encuentra el general Francisco Serrano que ejercería la regencia del reino  hasta que se escogiera un nuevo rey. Finalmente el elegido sería el príncipe italiano  Amadeo de Saboya , que era el candidato de Prim que, sin embargo, murió antes de que el nuevo rey ,que gobernaría con el nombre de Amadeo I, llegara a España . Sería un reinado corto que terminó en 1873 dando paso a lo que sería la I República Española
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org/)





Fotografía de Gustavo Adolfo Bécquer realizada hacia 1869, un año antes de su muerte, por  el también pintor y fotógrafo español Pedro Martínez de Hebert (1819-1891). Fue éste un año muy difícil para los Bécquer  después de la Revolución de 1868 que había supuesto la pérdida del cargo de Censor de Novelas de Gustavo Adolfo  y también de la pensión que Valeriano cobraba por orden de la reina para realizar sus cuadros costumbristas .
(Imagen procedente de www.abc.es )




Algunos amigos que le ven en el verano de 1869 subrayan su aspecto descuidado y alguno hay que incluso lo confunde con un  mendigo. Pero las cosas dan un giro positivo a comienzos de 1870 cuando el 12 de enero aparece  el primer número de "La Ilustración de Madrid" dirigida por el periodista y político español Eduardo Gasset y Artime (1832-1884) que contará con Gustavo Adolfo Bécquer como director literario y con Valeriano Bécquer  participando en las ilustraciones, lo que supone por fin un gran alivio económico. Este nuevo periódico no tardará en ponerse a la cabeza del periodismo ilustrado Con la compañía de Valeriano,  de los hijos de éste, de los hijos del propio Gustavo Adolfo y con una cierta estabilidad económica y profesional, nuestro poeta  parece vivir por fin un tiempo de relativa felicidad y armonía en lo profesional y en lo personal. Tal vez  como una forma de mostrar este espíritu renovado que ahora le invade  publica en "La ilustración de Madrid", ésta rima, la IV, como un canto de esperanza, de vida, de futuro , su lira todavía no ha enmudecido "No digáis que agotado su tesoro/ de asuntos falta, enmudeció la lira/ podrá no haber poetas: pero siempre / habrá poesía/ Mientras las ondas de la luz al beso/palpiten encendidas,/ mientras el sol las desgarradas nubes/ de fuego y oro vista/ mientras el aire en su regazo lleve/ perfumes y armonías,/mientras haya en el mundo  primavera/ habrá poesía. Mientras la humana ciencia no descubra/ las fuentes de la vida/ y en el mar o en el cielo haya un abismo/ que al cálculo resista / mientras la humanidad siempre avanzando/no sepa a dó camina/ mientras haya un misterio para el hombre/¡habrá poesía!/Mientras  se sienta que se ríe el alma,/ sin que los labios rían;/ mientras se llore , sin que el llanto acuda/a nublar la pupila;/mientras el corazón y la cabeza/batallando prosigan, / mientras haya esperanzas y recuerdos, / ¡habrá poesía! / Mientras haya unos ojos que reflejen / los ojos que los miran, / mientras responsa el labio suspirando / al labio que suspira, / mientras sentirse puedan en un beso / dos almas confundidas, / mientras exista una mujer hermosa/ ¡habrá poesía!" La Rima fue presentada con el título de "Un libro inédito" que sin duda debía ser una alusión a la proyectada publicación de las "Rimas".






Un grabado de Valeriano  realizado en 1870  del lago del Retiro congelado y los madrileños divirtiéndose patinando sobre él .En éste año de 1870 las cosas parecen arreglarse para ambos cuando  Gustavo Adolfo es nombrado director literario del periódico "La Ilustración de Madrid" y el propio Valeriano trabaja en él como ilustrador . Pero Valeriano caerá enfermo en agosto de aquel año y fallecía el 23 de septiembre  al parecer debido a un problema en el hígado. Notable pintor e ilustrador, su obra más famosa sería el retrato de su hermano que hoy podéis ver de nuevo al final de éste artículo.    
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org)



Pero aquel año que parecía presentarse tan feliz tendría un final trágico. El 23 de septiembre de 1870 , al parecer debido a una afección del hígado, fallece Valeriano Bécquer con treinta y siete años de edad. Gustavo Adolfo queda destrozado y además con cuatro niños a su cargo, sus dos hijos y sus dos sobrinos, y su propia salud continúa siendo muy delicada. Pero volvamos por un momento al terreno de la política, pues  se había acordado que se mantendría la monarquía con el general Francisco Serrano como regente en ausencia de un monarca y con el general Juan Prim como jefe del Gobierno, cargo que ocupa desde 1869. Durante meses se han estudiado diversas candidaturas para ocupar el trono, excluyendo a los Borbones,  pero finalmente la escogida para ocupar el trono será la candidatura defendida por Prim, la del duque de Aosta, Amadeo de Saboya (1845-1890), segundo hijo del rey de Italia Vittorio Emanuele II (1820-1878). Después de que el 10 de octubre de 1870 Amadeo de Saboya aceptara la propuesta del gobierno el 31 de octubre Prim anunciaba oficialmente " Podemos decir: tenemos Rey para bien de la patria y para bien de la libertad" Pero todavía quedaba la votación en el Congreso  que se celebró el 16 de noviembre después de un tenso debate, pues muchos no estaban de acuerdo con su llegada al trono, pero finalmente saldría vencedora la candidatura de Amadeo de Aosta como nuevo rey de España con el nombre de Amadeo I. Entre tanto, la familia de Gustavo Adolfo se trasladan de vivienda para habitar una en la calle Claudio Coello de Madrid, donde pasará sus últimos meses de vida, aunque nada hacía pensar en ello todavía en el mes de octubre. En el mismo edificio vive su amigo el escritor , periodista y político  Ramón Rodríguez Correa (1835-1894) que habría contado con la ayuda del aristócrata y financiero José María de Salamanca , I Marqués de Salamanca (1811-1883) para conseguir éste piso para los Bécquer.. Gustavo Adolfo escribe un relato, "Las hojas secas",  cargado de melancolía , el estado que debía invadirle después de la muerte de su hermano y debido a su propia enfermedad. Las protagonistas del relato son dos hojas que se hacen conscientes de su destino, secarse y morir , tras escuchar esta conversación de dos amantes bajo la sombra del árbol donde ellas crecen: 





Imagen ampliada
Portada del "Libro de los gorriones" que el propio Gustavo Adolfo definía como una "Colección de proyectos, argumentos, ideas y planes".  La primera versión del "Libro de los gorriones", como ya hemos visto, desapareció cuando saquearon la casa del ministro González Bravo conteniendo en su interior la totalidad de las Rimas.  Durante su retiro en Toledo , cuando decidieron establecerse en ésta ciudad para alejarse de Madrid en espera de ver como evolucionaban las cosas después del exilio de la reina,  Gustavo Adolfo reescribió de nuevo todas las Rimas en un nuevo "Libro de los Gorriones" . Sería este esfuerzo de recuperar sus poemas y otros escritos  lo que luego permitiría a sus amigos emplear el "Libro de los gorriones" para  publicar las "Obras completas" de Bécquer que aparecerían en dos volúmenes  en 1871 .Las Rimas eran una fusión  de poesía culta con otra de origen popular  y que nos crea la sensación de que los versos brotasen de una forma sencilla y espontánea, aunque no era así como lo explicaba el propio poeta que afirmaba
"Cuando pienso no escribo, guardo mis sentimientos  y cuando los tengo elaborados me pongo a escribir"        
(Imagen procedente de http://bib.cervantesvirtual.com/ )



" Ella era joven - nos describe  a la pareja una de las hojas - casi una niña hermosa y pálida. Él le decía con ternura - ¿Por qué lloras?-  Perdona éste involuntario sentimiento de egoísmo - le respondió ella, enjugándose una lágrima - ; lloro por mí. Lloro la vida que me huye: cuando el cielo se corona de rayos de luz, y la tierra se viste de verdura y de flores, y el viento trae perfumes y cantos de pájaros y armonías distantes, y se ama y se siente una amada, ¡la vida es buena! - ¿Y por qué no has de vivir? - insistió él estrechando sus manos conmovido- Porque es imposible. Cuando caigan secas esas hojas que murmuran armoniosas sobre nuestras cabezas, yo moriré , y el viento llevará algún día su polvo y el mío. ¿quién sabe adónde?"  Es entonces cuando las hojas, que son la voz del propio Bécquer y tal vez de su hermano, conocen su destino  "Yo lo oí y tú lo oíste, y nos estremecimos y callamos. ¡Debíamos secarnos! ¡ Debíamos morir y girar arrastradas por los remolinos del viento! Mudas y llenas de terror permanecíamos aún cuando llegó la noche. ¡Oh! ¡Qué noche tan  terrible!" Aún así  Gustavo Adolfo todavía tiene fuerzas para fundar una nueva publicación , la revista teatral  "El Entreacto", que tenía su redacción en la Carrera de San Jerónimo y cuyo primer número sale a la calle el 3 de diciembre de 1870 en el que se publica la que será la última obra en vida de Bécquer, "Una tragedia y un ángel", que quedará inacabada. Pocos días después Gustavo Adolfo cae enfermo . Así nos lo hace saber este comunicado de "El Entreacto" del 10 de diciembre  donde se anuncia a los lectores que "El director de El Entreacto, don Gustavo Adolfo Bécquer, ha pasado una grave enfermedad y aunque se halla mucho mejor, todavía no ha podido abandonar el lecho; por esta razón se interrumpe hoy la preciosa novela  que el señor Bécquer  (se refiere a Una tragedia y un ángel) empezó a publicar en el folletín de nuestro periódico"  La enfermedad que causaría la muerte del poeta es todavía hoy un enigma pues no se sabe exactamente en que consistía. Si nos abstraemos de las muchas versiones que se han dado después  vamos a remitirnos tanto al certificado médico como a las palabras de algunos de sus amigos más cercanos que estuvieron presentes en´los últimos días del poeta. 






Gustavo Adolfo Bécquer en su lecho de muerte retratado por  del pintor español Vicente Palmaroli (1834-1896) que llegaría a ser director del Museo de Prado.  A finales de noviembre Bécquer había estado unos días en Toledo. El 3 de diciembre salía el primer número del periódico que dirigía "El entreacto" y luego caía enfermo.  Aunque al parecer el 10 de diciembre  Bécquer se hallaba mejorando de ésta  dolencia anterior  según daba testimonio el periódico "El Entreacto"  , unos días después daba un paseo con un amigo , el escritor y dramaturgo Julio Nombela (1836-1919), al que acompañó en un viaje en ómnibus desde la Puerta del Sol en un día particularmente frío. Nombela recordaría después que el poeta 
"No se sentía muy bien, estaba muy fatigado y le faltaban fuerzas"¿Un enfriamiento causó su recaído o descubrió otra dolencia? No lo sabemos y el certificado médico tampoco  despeja las dudas que rodean las causas de su muerte. Se le atribuyen estas últimas palabras antes de morir
"Todo mortal" Aunque tal vez sean parte de la leyenda que rodea a Bécquer como estas otras que habría dirigido a su amigo, el poeta Augusto Ferrán, pidiendo que publicasen su obra 
"Si es posible - habría dicho Bécquer - publicad mis versos. Tengo el presentimiento de que muerto seré más y mejor conocido que vivo"
Lo dijera o no,  estas palabras se cumplirían plenamente
(Imagen procedente de  https://es.wikipedia.org )






Imagen ampliada
Portada del primer volumen de las Obras Completas de Gustavo Adolfo Bécquer  que aparecieron en el verano de 1871  gracias al trabajo de sus amigos que se basaron en el "Libro de los gorriones"  Serían ellos los que dieron el orden tradicional a las Rimas para que fuera como una evolución de una pasión amorosa desde la exaltación inicial al desengaño final y que servía para dar la imagen de poeta romántico que deseaban para Bécquer. Ese orden es el que he mantenido  en las Rimas que hemos ido encontrando a lo largo de estos artículos, aunque hoy se utiliza un orden diferente
(Imagen procedente de http://bib.cervantesvirtual.com/ )

Su amigo y vecino Ramón Rodríguez Correa  nos cuenta sobre sus últimos días y la enfermedad que padecía   "¡Extraña enfermedad  y extraña manera de morir fue aquélla! Sin ningún síntoma preciso , lo que se diagnosticó pulmonía , convirtióse en hepatitis , tornándose a juicio de otros en pericarditis; y entretanto el enfermo, con su cabeza firme y con  su ingénita bondad, seguía prestándose a todas las experiencias , aceptando todos los medicamentos y muriéndose poco a poco" Y su también amigo, el poeta, periodista y dramaturgo Eusebio Blasco (1844-1903)  realiza una sombría descripción de esos momentos, contándonos que  "en los últimos días de la enfermedad  fui a ver a mi pobre amigo , y su interior me hizo desear que se muriese pronto. La casa descuidada, el cuarto en desorden, la compañera del poeta  que no sabe hablaros de nada, el enfermo solo y entregado a la desesperación sorda" Habréis notado que Blasco se refiere a  "la compañera del poeta que no sabe hablaros de nada" y es que tras la muerte de Valeriano  su esposa Casta había regresado a su lado aunque por lo que nos dice Blasco no parece que fuera de mucha ayuda. La agonía del poeta  termina el 22 de diciembre de 1870 a las diez de la mañana , cuando se certifica la muerte de Gustavo Adolfo Bécquer . Según recoge el certificado médico la causa de su fallecimiento había sido "un grande infarto de hígado complicado con una fiebre maligna o perniciosa" ¿Cuál fue la auténtica causa de su muerte? Otro de sus amigos, el escritor y dramaturgo Julio Nombela (1836-1919) escribirá muchos años más tarde, en su obra "Impresiones y recuerdos"  publicada entre 1909 y 1912  sobre un viaje en el ómnibus que pasaba por la Puerta del Sol en el que habrían subido los dos amigos en una particularmente fría noche del mes de diciembre , probablemente después del 10 de diciembre, cuando en "El Entreacto" se anunciaba que el poeta "se halla mucho mejor"  Parece que aquella salida, cuando todavía se hallaba débil  le hizo recaer en su dolencia o en otra que todavía no se había manifestado. Fuera como fuese, aquel 22 de diciembre de 1870 los periódicos se hacían eco de la muerte del escritor , como "La Correspondencia de España"  que dedicaba estas palabras a su muerte 





Imagen de la Glorieta de Gustavo Adolfo Bécquer en el parque de María Cristina de Sevilla. Fue diseñada y esculpida en 1910 por el escultor sevillano Lorenzo Coullaut Valera (1876-1932) e inaugurada en 191 con el apoyo financiero de los escritores y poetas Serafín Álvarez Quintero (1871-1938) y Joaquín Álvarez Quintero (1873-1944). El busto de Bécquer hecho en mármol como todo el monumento, está inspirado en el célebre relato del poeta hecho por su hermano Valeriano . A su lado hay tres figuras femeninas (las tenéis a la derecha) que simbolizan el amor ilusionado, el amor poseído y el amor perdido . A la izquierda podéis ver otra figura en bronce que simboliza al amor herido y junto al busto y puesto en pie un cupido también en bronce, un monumento inspirado en la Rima X de Bécquer,  cuyos versos dicen
Los invisibles átomos del aire
en derredor palpitan y se inflaman
el cielo se deshace en rayos de oro ,
la tierra  se estremece alborozada
Oigo flotando  en olas de armonía
rumor de besos y batir de alas
mis párpados se cierran...¿Qué sucede?
¿Dime?...¡Silencio! ¡Es el amor que pasa!

(Imagen procedente de http://www.elmundo.es/)


DOCUMENTAL "BÉCQUER DESCONOCIDO: LA HISTORIA DETRÁS DEL MITO" 

Este es el documental de Televisión Española  "Bécquer desconocido: la historia detrás del mito"  realizado por el  director español Manuel H. Martí (1980)  que me condujo a escribir esta historia. En ella Martín  pretende mostrar el hombre que se esconde detrás de la leyenda, liberándolo de los tópicos que han rodeado su vida lo que , lejos de restar valor a su vida y obra, creo que la realzan. 










Placa dedicada al gran poeta en la casa donde murió en Madrid el 22 de diciembre de 1870 a los treinta y cuatro años de edad
(Imagen procedente de feteju.wordpress.com)




"Hoy a las diez de la mañana  ha fallecido en esta Corte el distinguido y estimable escritor don Gustavo Adolfo Bécquer, bien conocido en la República de las Letras. Hace mañana tres meses que murió su hermano, el apreciable pintor don Valeriano. La pérdida de ambos es bien sensible. Mañana a las once,  será el entierro  saliendo el cadáver de la calle Claudio Coello, barrio de Salamanca. Sirva este aviso para sus amigos, pues no se reparten esquelas"  En sus  últimos días de vida Gustavo Adolfo había pedido a su amigo , el poeta madrileño Augusto Ferrán y Forniés(1835-1880) que destruyera su correspondencia  de la misma forma que hoy muchos pedirían que borrasen sus correos electrónicos o los mensajes privados de las redes sociales para que nuestra intimidad no quede expuesta al escrutinio público. El día 23 de diciembre Gustavo Adolfo fue enterrado en el Cementerio Sacramental de San Lorenzo y San José de Carabanchel, en Madrid. Y allí permanecieron hasta que en 1913 fueron trasladados a Sevilla junto a los de su hermano y  después de permanecer cincuenta y nueve años en la capilla de la Universidad de Sevilla en 1972 fueron trasladados a su lugar de reposo definitivo, el Panteón de Sevillanos Ilustres situado en la cripta de la sevillana iglesia de la Anunciación. Después de celebrarse su funeral  los amigos del poeta se reunen  en el estudio del pintor José María Casado del Alisal  (1832-1886) y acuerdan publicar los versos de Gustavo Adolfo reunidos en "El libro de los Gorriones" así como  los dibujos de su hermano Valeriano. Entre enero y septiembre de 1871  en "La Ilustración de Madrid" se publicarán diversos textos e ilustraciones de los hermanos Bécquer  y  las "Obras Completas" de Gustavo Adolfo Bécquer que habían preparado sus amigos Ramón García Correa, Augusto Ferrán y el poeta sevillano Narciso Campillo (1835-1900) director de "La Ilustración de Madrid" El dinero obtenido por la publicación serviría  para ayudar a la familia del poeta.  Su viuda, Casta ,se volvería a casar en 1872  y moriría en 1885 después de haber publicado también una obra "Mi primer ensayo. Colección de cuentos con pretensiones de artículos" . Sus amigos , llevados por el amor y admiración que tenían por el poeta, mitificaron su figura hasta convertirlo en un arquetipo , el ideal del poeta  romántico , una imagen que ha pervivido hasta nuestros días. A lo largo de  éste torpe intento de semblanza biográfica  he intentando mostrar no a una leyenda, sino a un hombre de carne y hueso, con sus defectos, virtudes y contradicciones , un hombre de su tiempo dotado de un talento sobresaliente y de una sensibilidad infinita que creó una obra inmortal que hoy sigue haciendo temblar de emoción a sus lectores. Quiero terminar  ésta historia del gran poeta español con unos  versos  pertenecientes a su Rima IV , versos que nos transmiten esperanza, la fe en que , mientras haya un solo ser con vida, habrá poesía y , como decía el crítico estadounidense Robert Penn Warren (1905-1989) "En el fondo, un poema no es algo que se ve, sino la luz que nos permite ver. Y lo que vemos es la vida" . Y eso es la esencia de los versos de Bécquer, vida hecha poesía, luz que nos ayuda a ver.    




                                        
Portrait of Gustavo Adolfo Bécquer, by his brother Valeriano (1862).jpg
No digáis que agotado su tesoro
de asuntos falta, enmudeció la lira
podrá no haber poetas; pero siempre
habrá poesía
Mientras las ondas de la luz al beso
palpiten encendidas
mientras el sol las desgarradas nubes
de fuego y oro vista
mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías,
mientras haya en el mundo primavera,
¡habrá poesía!
Mientras la humana ciencia no descubra
las fuentes de la vida
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista,
mientras la humanidad  siempre avanzando
no sepa a dó camina,
mientras haya un misterio para el hombre
¡habrá poesía!
Mientas se sienta que se ríe el alma,
sin que los labios rían;
mientras se llore, sin que el llanto acuda
a nublar la pupila,
mientras el corazón y la cabeza
batallando prosigan,
mientras haya esperanzas y recuerdos
¡habrá poesía!
Mientras haya unos ojos que reflejen
los ojos que los miran
mientras responda  el labio suspirando
al labio que suspira,
mientras  sentirse puedan en un beso
dos almas confundidas
mientras exista una mujer hermosa
¡habrá poesía!

(Rima IV  de la edición de 1871)
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )


 


Enlace con la primera parte de  Bécquer, el hombre detrás de la leyenda 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/08/becquer-el-hombre-detras-de-la-leyenda.html


Enlace con la segunda parte de  Bécquer, el hombre detrás de la leyenda 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/08/becquer-el-hombre-detras-de-la-leyenda_11.html

Enlace con la tercera parte de  Bécquer, el hombre detrás de la leyenda 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/08/becquer-el-hombre-detras-de-la-leyenda_55.html



El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost



                                    
Famosos