miércoles, 10 de diciembre de 2014

HISTORIA DE LAS REINAS DE ESPAÑA: MARGARITA DE AUSTRIA, LA REINA OLVIDADA (SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de esta historia me detuve en los últimos años del reinado de Felipe II (1527-1598) , el prolongado declive de su salud causado por la gota que fue minando sus fuerzas al mismo tiempo que incrementaba su inquietud por el sucesor en el trono, su hijo  el príncipe Felipe (1758-1621) del que sus tutores no presentaban informes demasiado halagüeños debido a una personalidad tímida, indolente, con tendencia a dejarse dominar y con dificultades para tomar decisiones, incluso aquellas más sencillas o que le afectaban personalmente ,como la elección de la mujer con la que iba a casarse,decisión que vimos que dejaba en manos de su padre "Yo, señor, no tengo más elección que el gusto de Vuestra Majestad, quien se ha de servir de elegir, estando cierto que la que Vuestra Majestad  eligiere, ésa me parecerá la más hermosa , y sin esta circunstancia  no me parecerá la más perfecta"  y que empujado por su hermana Isabel Clara Eugenia (1566-1633) finalmente dejó en manos del azar que quiso que la elegida fuera la más joven de las candidatas, todas ellas hijas del matrimonio entre Carlos II de Estiria (1540-1590) , primo del rey Felipe II, y su esposa , María Ana de Baviera (1551-1608) . Se llamaba Margarita de Austria (1584-1611) y en el momento de conocer la noticia Margarita es apenas una niña de trece años que vive en la localidad austriaca de Gratz, su ciudad natal, donde asistía a enfermos en el hospital, una muestra de su espíritu piadoso  Después de llegar a un acuerdo  en 1598 Margarita de Austria se ponía en camino  en primer lugar hacia la ciudad italiana de Ferrara donde estaba previsto que se celebrar la boda por poderes. 

Mientras, en su habitación de El Escorial , el domingo 13 de septiembre de 1598 fallecía el monarca del Imperio más extenso y poderoso de su tiempo, Felipe II. No habían pasado ni cuatro horas desde su fallecimiento cuando su hijo y ya rey Felipe III se reunía con su favorito, el marqués de Denia , Francisco Gómez de Sandoval (1553-1625), al que conocimos en la primera parte de este relato como un noble de escasos medios económicos pero ambicioso, astuto y obsesionado con la idea de enriquecerse  que había sabido ganarse poco a poco la confianza del joven príncipe , una peligrosa relación sobre la que los tutores del príncipe ya habían advertido a su padre y que éste intentó contrarrestar concediendo al marqués el nombramiento de Virrey de Valencia para alejarlo de la Corte y de su hijo Felipe, pero todo ello fue en vano. En la reunión que aquel 13 de septiembre, inmediatamente después de la muerte de Felipe II,  mantiene el nuevo rey con el marqués de Denia  el monarca pone en manos del marqués  el control del gobierno y ,como escribe el doctor y escritor español Pedro Gargantilla(1972) en su obra  "Enfermedades de los reyes de España: los Austria" , de esta forma Felipe III "se veía liberado  de las espinosas y poco gratificantes tareas de gobierno, pudiendo dedicar mayor parte de su tiempo  a otros menesteres más placenteros" Era todo un contraste con su padre, que había tratado de ser él quien tuviera el control de todas las decisiones, a veces hasta el exceso ya que al no delegar funciones en nadie ralentizaba la toma de cualquier decisión en ocasiones hasta límites exasperantes. Tal vez por ello se explican estas palabras del embajador veneciano en España, Francesco Soranzo, que en una carta escrita apenas dos semanas después de la muerte de Felipe II cuenta como "Con mis propios oídos escuché al Adelantado de Castilla declarar que ahora se sabría lo que valían los españoles, ya que tenían las manos libres  y no estaban más sujetos a una sola cabeza, que creía saber todo lo que se podía saber y que trataba a todos los demás como  estúpidos"


Retrato de Margarita de Austria realizado en 1609 por el pintor barroco español Bartolomé González y Serrano (1564-1627) El coste de la ceremonia nupcial conjunta de Felipe III y Margarita de Austria y de Alberto de Austria con Isabel Clara Eugenia ascendió a novecientos mil ducados .Nunca se había gastado tanto en una ceremonia de este tipo en la monarquía española lo que no era lo más oportuno en una situación económica delicada para la corte. Para celebrar el enlace, el dramaturgo español Lope de Vega (1562-1635) escribió estos versos citados por Pedro Gargantilla en su libro  "Enfermedades de los Reyes de España" Los versos dedicados a Felipe III y Margarita de Austria decían así "Para uno son los dos/vivan y guárdelos Dios/Pues consiste el bien de España/ en que se junten los dos/Vivan y guárdeles Dios " (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org ) 

Aunque  en realidad lo que cambiaba era la cabeza que tomaba las decisiones, que a partir de ahora pasaría de ser el monarca a su  valido o favorito, el marqués de Denia, que un año más tarde recibiría el título por el que es más conocido , el ducado de Lerma.  El duque de Lerma controlaría el gobierno de España durante casi veinte años, hasta 1618. , con lo que se abría un nuevo periodo en la historia de España donde los gobiernos estarían controlados por la figura de un hombre de confianza, el valido, una situación que se repetiría durante los reinos de los dos siguientes miembros  de la dinastía de los Austria en España, Felipe IV (1606-1665) y Carlos II (1661-1700).  Pero dejemos ahora al duque de Lerma  para regresar junto a Margarita de Austria que el 13 de noviembre de 1598, una fecha emblemática para la casa de los Habsburgo ya que era San Leopoldo , patrón de la dinastía, contrae matrimonio con Felipe III por poderes, estando representando el monarca español por su tío  el archiduque Alberto de Austria(15591-1621) .Como vimos ayer la ceremonia se celebró en la catedral de la  ciudad italiana de Ferrara y fue oficiada por el papa Clemente VIII (1536-1605). Curiosamente en esa misma ceremonia el archiduque Alberto de Austria también contraía matrimonio con la hija de Felipe II, Isabel Clara Eugenia, e igualmente  por poderes ya que la infanta española estaba representada por el duque de Sessa, Antonio Fernández de Córdoba y Cardona (1550-1606). No deja de ser llamativo que aunque el duque de Sessa representara a la infanta , en el plano físico  el papa estaba celebrando la boda de dos hombres, aunque, evidentemente, todo formaba parte del intrincado protocolo de aquel tiempo. Alberto de Austria e Isabel Clara Eugenia se convertirían después de su matrimonio en los nuevos gobernadores de los Países Bajos, un territorio que Felipe II entregó a su hija en dote. 

La joven  futura reina, recordemos que en estos momentos sólo tiene catorce años, da muestras de su espíritu devoto rechazando participar en la fiesta que se celebro la noche del matrimonio por poderes alegando que no era su costumbre hacerlo los días en que había comulgado , como había hecho ese mismo día, aunque finalmente lograron convencerla para que no rompiera de esa forma el protocolo, interviniendo el mismo papa que, según nos cuenta Gargantilla "la aseguró que su asistencia a la fiesta no era objeto de pecado".  Terminados los fastos la comitiva se dirigió , ahora sí, a España, embarcando en Génova en una flota dirigida por Giovanni Andrea Doria (1539-1606), miembro de la poderosa familia noble genovesa que durante el siglo XVI fue una tradicional aliada de los intereses españoles. La flota atracó en el puerto de la población castellonense de Vinaróz, en la costa mediterránea,  el 21 de marzo de 1599 .La comitiva que acompañaba a la futura reina , donde también iba su madre María Ana de Baviera,  se detuvo a descansar  en el convento de San Francisco de Murviedro, junto a la ciudad de Sagunto, antes de emprender el camino a Valencia donde se encontraba Felipe III. Pero éste, impaciente por conocer a la que iba a ser su esposa , no quiso esperar más y se adelantó hasta el convento acompañado por su inseparable duque de Lerma  y fue allí donde por primera vez  se encontraron los dos jóvenes esposos, él con veinte años de edad y ella aún con catorce. La entrevista entre ambos tuvo que ser en francés ya que Margarita no sabía todavía español y no sabemos como se desarrolló aunque si conocemos, gracias a una carta dirigida a su hermano donde Margarita, la primera impresión de Margarita, que a  la pregunta sobre qué le había parecido el aspecto físico  su esposo se limitó a responder que "Me ha  dado vergüenza, y por eso no lo he contemplado" No olvidemos que , en realidad, era todavía casi una niña. 


Retratos del Archiduque Alberto de Austria y su esposa e hija de Felipe II, Isabel Clara Eugenia, realizado por el pintor flamenco Frans Pourbus (1569-1622). Su boda se celebró primero por poderes en Ferrara , cuando Alberto viajó allí también para representar a Felipe III en la boda por poderes con Margarita de Austria, y después en la catedral de Valencia en 1599 junto a Felipe II y Margarita de Austria. En la primera parte de este relato veíamos el profundo afecto que Felipe II tenía por su sobrino Alberto y por eso quiso organizar el matrimonio entre él y su hija más querida, Isabel Clara Eugenia a la que entregaría en dote los Países Bajos que gobernarían con acierto . Felipe II comunicó en una carta a Alberto su decisión  con estas palabras que mostraban su afecto por ambos aunque hoy el lenguaje protocolario  empleado en estas cartas nos pueda parecer muy frío para referirse a personas tan cercanas al corazón del monarca  "Habiendo deseado mucho casar a la Infanta Doña Isabel , según ella merece y no habiendo permitido la calidad de los tiempos y acercamiento del negocio  que esto se hiciera más presto, he determinado elegir como ya tengo elegido , para su marido, al Archiduque Alberto, mi sobrino" (Imagen procedente de  http://es.wikipedia.org )

Más tiempo tendría de observarlo al día siguiente cuando  visitaron juntos el Santuario  de Nuestra Señora del Puig ,cerca de Valencia, donde como recoge el doctor y escritor Enrique Junceda Avello (1926) en su obra "Ginecología de las reinas de España" que estoy utilizando  junto a la ya citada obra del doctor Pedro Gargantilla como fuente para escribir este relato, la joven Margarita escribiría "Lo he contemplado mejor que la primera vez  y me sigue gustando más y más", un comentario que auguraba un futuro feliz para el matrimonio ¿La impresión que causó la novia en el rey? Dado su carácter reservado no es extraño que no haya llegado hasta nosotros pero  voy a recoger la descripción que de la novia nos hace el doctor Gargantilla en su obra "Presumía de estatura elevada,  tez blanca, cabellos rubios y facciones alargadas, en las que destacaba un marcado prognatismo" Recordemos que el prognatismo , que es una deformación  de la mandíbula que hace que ésta sobresalga  sobre el plano vertical del rostro , era una las señas de identidad características de los miembros de la familia de los Habsburgo. Entre los hombres era habitual dejarse la barba para disimular este rasgo facial, remedio al que por razones obvias no podían acudir las mujeres, aunque tanto unos como otras sufrían los problemas derivados  del prognatismo, como era una mala masticación de los alimentos ya que los dientes del maxilar superior y del inferior no coinciden derivando en problemas digestivos. En lo que se refiere a la educación  de la joven reina no había sido demasiado esmerada "no sabía español - escribe Gargantilla- y hablaba con dificultad latín y alemán" aunque no tardó en dar muestras de una viva inteligencia aprendiendo la lengua de su propio país en muy poco tiempo , de lo que se maravillaba el embajador veneciano Francesco Soranzo en una carta "Habla español como si hubiese nacido en Castilla; sorprende más  porque a su llegada simuló  no comprender una palabra , linda astucia" por lo que podríamos deducir que su ignorancia del español a su llegada a España no era tan absoluta como quiso mostrar. 

Sea como fuere, el 18 de abril de 1599 se celebraba en la catedral de Valencia una doble ceremonia, la misa de velaciones, que era la que se oficiaba después de la misa de bodas que ya había tenido lugar por poderes en Italia, en la que participaban las dos parejas, la de Felipe III y Margarita de Austria y la del archiduque Alberto de Austria y la hermana de Felipe III, Isabel Clara Eugenia, ceremonia presidida por el arzobispo de Valencia  y futuro virrey de Valencia, Juan de Ribera (1532-1611) que tiempo después sería canonizado. Como Margarita ya  era núbil, es decir, que ya estaba en edad para contraer matrimonio, los jóvenes esposos pudieron consumar su recién nacido matrimonio de forma inmediata  y parece que ya en aquellos primeros meses  hubo sospechas de un embarazo de Margarita , al menos así lo insinúa el historiador del siglo XVIII, el padre Enrique Flórez (1702-1773) que escribe " Tuvo otro nuevo placer (se refiere a Margarita)  de sentir algunos efecto de fecunda, aunque no se lograron por entonces"  Después del matrimonio las dos parejas se dirigieron a Barcelona  y allí separaron sus caminos pues Isabel Clara Eugenia y Alberto de Austria tenían que viajar hacia los Países Bajos sobre los que iban a gobernar mientras que Felipe III y Margarita de Austria emprendían camino hacia la corte en Madrid aunque antes se detendrían en Zaragoza  donde la joven Margarita rezó  para dar pronto un heredero a la corona española. Esa era la obsesión de toda reina o princesa en aquel tiempo, pues la principal función de una esposa era , por encima de todo, dar herederos a  su esposo  y hasta que llegara ese momento no se sentiría legitimada como esposa tal y como lo demuestra en una contestación a su hermano Fernando de Habsburgo (1578-1637) sobre unas peticiones que este había hecho al rey a través de Margarita "Me ha parecido que no puedo pedirle nada al rey - contestaba Margarita a su hermano  - hasta que no tenga un niño" 

DOCUMENTAL DE TELEVISIÓN ESPAÑOLA SOBRE EL REINADO DE FELIPE III 

Aunque el objetivo de este artículo no es describir el reinado de Felipe III excepto en su relación con el tiempo que compartieron  el monarca con su esposa Margarita de Austria, he creído que os podía interesar este documental sobre el monarca y su tiempo , el único que he podido encontrar ya que no hay ninguno dedicado en particular a la reina Margarita de Austria 







Unos meses después Felipe III caía enfermo  y Margarita  mostraba su enfadado porque el rígido protocolo de la corte española no la permitía cuidar personalmente de su esposo . Pero después de una rápida recuperación el matrimonio pudo hacer por fin su entrada en Madrid  el 24 de octubre de 1599.  Unos meses más tarde  María Ana de Bavira, madre de Margarita, escribe sobre su hija "Deseo de todo corazón que mi hija sea una gran reina. Para esto pido yo ayuda a Dios  y que le agrade tener  muchos hijos, lo que de Dios espero. Me escriben que ya está en esperanza pero como ni ella ni él me dicen nada, no lo creo , quiera Dios que esto acontezca pronto, que sus niños Nuestro Señor me los conceda y el Señor  me dé escritos que me digan que mi hija se encuentra en esperanza" Como veis lo de dar descendencia lo antes posible era una auténtica obsesión que sometía a las mujeres a una gran presión, incluso cuando todavía estaban saliendo de la adolescencia como era el  caso de Margarita que, al menos, estaba muy feliz con el marido que le había tocado en suerte  y en una carta cuenta a su madre que "El Rey se comporta muy bien y es muy bueno, a menudo me dice que me quiere mucho". Mientras, Felipe III ha entregado todo el poder al duque de Lerma . En la obra "Crónica de Madrid" el periodista español Rufo Gamazo(1923-2014) escribe que "se han confirmado los temores de Felipe II, su hijo es incapaz de gobernar  sus Estados. El verdadero sucesor de Felipe II es Francisco Gómez de Sandoval. Ambiciona todo el poder, todos los honores, todos los dineros y fundamenta su gobierno en la corrupción, la adulación , el nepotismo y la compra y venta de influencias. Por su parte, el rey , ya no sabe que dar a su privado  en pago de sus servicios y devoción. Nunca en estos reinos hubo tal nepotismo como el del duque  de Lerma"


Retrato de la hija mayor de Felipe III y Margarita de Austria, Ana María Mauricia de Austria , realizado por el pintor  Pedro Pablo Rubens (1577-1640) en el año 1622 siete años después de su matrimonio con el rey francés Luis XIII. Ana sería primero reina consorte de Francia y tras la muerte de su esposo en 1643 , la regente  durante la minoría de edad de su hijo Luis XIV . Fallecería en 1666 víctima de un  cáncer de pecho (Imagen procedente de  http://es.wikipedia.org )

Una muestra de esta corrupción fue la noticia del traslado de la capitalidad del reino de Madrid a Valladolid en el año 1601. Oportunamente , el duque de Lerma se había hecho con numerosos terrenos y edificios en Valladolid antes de que fuera conocida la noticia, por lo que cuando se supo el precio de estos terrenos e inmuebles subió  con rapidez enriqueciendo al duque, lo que bien podríamos denominar con un término actual , un auténtico "pelotazo inmobiliario". También tenía el taimado duque otra intención, y era alejar a Felipe III de la influencia de la emperatriz María de Austria (1528-1603), la hermana de Felipe II, que vivía en el madrileño convento de las Descalzas Reales.  Al mismo tiempo que se planeaba el traslado de la corte Margarita comunicó la buena nueva de su embarazo  que se desarrollaría sin problemas y llegaría a un feliz final el 22 de septiembre  de 1601 , cuando en el palacio de los condes de Benavente en Valladolid, donde ya se encontraba la Corte, Margarita de Austria daba a luz a su primera hija , a la que bautizaron con el nombre de Ana María Mauricia de Austria (1601-1666) que en el futuro se convertiría en reina de Francia por su matrimonio con el rey francés Luis XIII(1601-1643) y sería madre del más poderoso de los monarcas   franceses , Luis XIV (1638-1715), el célebre Rey Sol.  Enrique Junceda recoge estas palabras de un cronista sobre el momento del parto , en el que como si de un matrimonio moderno se tratara, el rey no se apartó en ningún momento de su esposa, demostrando la ternura y afecto que existía entre ellos "Limpiando el sudor que la causaban los dolores y arrimándole el rostro al suyo y haciéndole muchas caricias en señal  de lo que mucho que la ama, las cuales serían  harta parte para  el buen suceso  que tuvo. Nació la Infanta tan crecida  como si fuese de un año  y muy hermosa, como hija de  tales padres".


Báculo de Santo Domingo de Silos  que a partir del primer parto de  Margarita de Austria  que pidió que lo trajeran ya que el santo era considerado el  protector de los buenos  partos,  sería empleado por las reinas de España como una reliquia que protegía la buena resolución de sus partos. La tradición popular  lo consideraba el báculo en el que se apoyaba el santo del siglo XI cuando era anciano. Como podéis ver  esta recubierto con una funda de plata , que fue incluida en el siglo XVIII, abierta en parte para dejar ver la madera original que así podía ser tocada por los fieles. La tradición se mantendría también durante  el reinado de la Casa de Borbón a partir del siglo XVIII  aunque ignoro si se sigue manteniendo la tradición ya que no he encontrado referencias a ella en la actualidad  (Imagen procedente de http://liturgia.mforos.com )

A partir de este parto Margarita de Austria estableció una costumbre que se mantendría entre las reinas que la sucedieron en el trono de España y que consistía en que a la hora del parto le fuera envida una reliquia religiosa , el báculo de Santo Domingo  de Silos (1000-1073), que tenía la consideración de ser el patrón de los buenos partos . A partir de entonces este báculo con forma de T  que se hallaba protegido por una funda de plata y que la fe popular quería creer que había sido empleado por el santo cuando sus fuerzas ya le abandonaban por la avanzada edad, sería utilizado por las demás reinas de la dinastía de Habsburgo en España y también por la casa de Borbón a partir del siglo XVIII. Unos meses después del parto  Margarita cayó enferma como nos cuenta el cronista citado por Junceda " Una fiebre intensísima  puso en peligro su vida ; acudió presuroso el Rey con el médico de jornada que lo era el doctor Pedro de Sarabia, quien conoció que el mal requería diferente  cura de lo que se había hecho , porque el mar era de madre, y así se aplicó el remedio conveniente  para él , y a las veinticuatro horas la Reina apareció con mucha mejoría"  Pero a partir de ahora a Margarita no le quedaría demasiado tiempo libre porque los embarazos se iban a suceder uno detrás de otro hasta la extenuación.  De nuevo en el Palacio del Conde de Benavente, el 1 de enero de 1603 nacía una segunda niña a la que bautizaron con el nombre de María de Austria  que moriría en  marzo de aquel mismo año. Todavía faltaba el heredero varón, pero no se haría mucho de rogar y el 8 de abril de 1605 nacía , también en Valladolid, el ansiado heredero varón que sería bautizado con el nombre de su padre y su abuelo, Felipe , que en el futuro se convertiría en el rey Felipe IV (1605-1665) .Felipe III expresaba su alegría por este esperado nacimiento que aseguraba la sucesión "Fue Nuestro Señor servido de alumbrar con bien  y brevemente a la Serenísima Reina , mi muy cara y muy amada mujer, un hijo".


Retrato de un joven Felipe IV realizado hacia 1627 por el pintor flamenco Gaspar de Crayer (1589-1666)  Era el hijo más esperado por Felipe III y Margarita de Austria porque ahora ya tenían heredero varón. El padrino en su bautismo en  la iglesia de San Pablo de Valladolid no podía ser otro que el omnipresente duque de Lerma, el auténtico gobernante del reino  (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )


La alegría además fue acompañada por otra buena noticia, la llegada a Valladolid de una embajada  inglesa enviada por el rey Jacobo I de Inglaterra (1566-1625)  con el objetivo de ratificar un tratado de paz entre ambas naciones Entre parto y parto Margarita  se dedicaba con devoción a sus obligaciones religiosas , y así escribe  Pedro Gargantilla que "Oía misa diariamente, confesando y comulgando cada ocho días, con una regularidad superior a la de su piadoso esposo", encargándose además de la fundación de  conventos , como el Monasterio de la Encarnación en Madrid o el convento de las Franciscas Reales en Valladolid. Por lo demás, , Margarita "a pesar de tener un carácter más firme y decidido que su esposo - escribe Gargantilla - nunca se inmiscuyó en las labores de gobierno " si bien señala que " en varias ocasiones manifestó su desaprobación y hostilidad  hacia el duque de Lerma" que por su parte había maniobrado para situar a su esposa  como camarera mayor en la corte para que pudiera estar al tanto de las conversaciones entre los reyes.  Por lo demás , era patente a todos el afecto mutuo que se profesaban los monarcas , como lo demuestra esta carta del embajador veneciano Francesco Soranzo  "El rey trata a su esposa  con una gran ternura , sin ese despego  tan habitual en los grandes príncipes, cenan juntos y duermen  en el mismo lecho; es verdaderamente extraordinario el cariño que les une" Además les unía su común devoción religiosa  y, como podemos observar por los constantes embarazos de la reina, los placeres de la carne. 


Real Monasterio de la Encarnación de Madrid , convento de la orden de las monjas agustinas recoletas que sería fundado por Margarita de Austria aunque ella no pudo verlo ya que fue terminado en 1616 por el arquitecto  fray Alberto de la Madre de Dios (1575-1635) que comenzó a erigirlo el mismo año de la muerte de la reina. Escribe Pedro Gargantilla  que Margarita "Una vez instalada en Madrid  oía misa diariamente, confesando y comulgando cada ocho días. La fervorosa religiosidad  de la corte española agradó a Margarita  que se sentía en ella como pez en el agua"  Cuando ordenó la fundación de este convento de la Encarnación explicó que lo hacía con la intención  de que "Su contemplación excitase a entrar en religión a sus damas y camaristas" (Imagen procedente de   http://es.wikipedia.org )

En el año 1606 la capitalidad vuelve a desplazarse de Valladolid a Madrid, mientras el duque de Lerma repite su jugada como  especulador comprando terrenos e inmuebles en Madrid meses antes de que fuera conocida la noticia, obteniendo una vez más pingües beneficios de su venta  cuando Madrid recupera la capitalidad además de haber ampliado antes sus posesiones a precios muy bajos. Las razones para el traslado eran varias, pero sin duda la más importante era la precaria situación económica de la corte que hizo que el monarca aceptara el generoso ofrecimiento  del Ayuntamiento de Madrid de pagarle 250.000 ducados a cambio de su regreso a Madrid . Y será ya después del traslado cuando el 18 de agosto de 1606 de nuevo Margarita de a luz  en El Escorial a su cuarto vástago, en este caso una niña que será bautizada con el nombre de María Ana de Austria (1606-1646) , que en el futuro se convertiría en emperatriz del Sacro Imperio a raíz de su matrimonio con el emperador Fernando III (1608-1657). Pero la fecundidad de Margarita no da descanso y el 15 de septiembre de 1607 nace un nuevo niño , Carlos de Austria (1607-1632)  que llegó a tener serias posibilidades de convertirse en heredero del tronó de España cuando su hermano mayor sufrió una grave dolencia de la que finalmente se recuperó. No había transcurrido ni un año de este nacimiento cuando Margarita daba a luz el 16 de mayo de 1609 a otro niño, Fernando de Austria (1609-1641), que en el futuro llegaría a ser cardenal, gobernador de los Países Bajos, virrey de Cataluña y uno de los más destacados comandantes del ejército español durante el sangriento conflicto que asoló Europa entre 1618 y 1648 conocido como la Guerra de los Treinta Años

El mismo año del nacimiento de Fernando de Austria, 1609,  tenía lugar un acontecimiento clave del reinado de Felipe III, la expulsión de los moriscos , nombre que se daba a la población musulmana que fue bautizada en la religión católica  bien de forma voluntaria o por obligación y que  todavía se hallaba en gran número residiendo en la Península, sobre todo en los territorios de la Corona de Aragón . De los ocho millones y medio de habitantes de la España de entonces, unos 325.000 eran moriscos constituyendo el 20% de la población del Reino de Aragón, más de un 30% del Reino de Valencia  y un número muy inferior en Castilla . Todavía hoy los historiadores no se ponen de acuerdo  sobre las razones que llevaron a esta expulsión  que abarcan desde el temor  de la colaboración de la población morisca con el Imperio Otomano, la gran potencia musulmana rival de España  en el Mediterráneo durante todo el siglo XVI,  el empobrecimiento de la sociedad por la crisis económica que afectaba a España desde el comienzo del siglo XVII que podría haber alimentado el resentimiento de los cristianos contra  los moriscos que seguían siendo vistos como un elemento extraño dentro de la sociedad cristiana  o el temor a levantamientos armados como la llamada Rebelión de las Alpujarras que había tenido lugar durante el reinado de Felipe II entre  1568 y 1571 protagonizada por moriscos del Reino de Granada. Fueran cuales fuesen estas razones  la expulsión fue ordenada por Felipe III en 1609, muy posiblemente  por sugerencia del Duque de Lerma, ya que resulta difícil de creer que teniendo en cuenta que el monarca había delegado todas las tareas de gobierno en su valido tomara él solo una decisión tan grave. . La decisión tendría graves consecuencias económicas  en muchos lugares que se quedaron  casi despoblados tras la marcha de los moriscos que se produjo de forma gradual entre 1609 y 1613. 


Retrato de Fernando de Austria , sexto hjo de Felipe III y Margarita de Austria, realizado por el pintor español Diego Velázquez (1599-1660), que tendría una destacada participación al frente de los ejércitos españoles durante la Guerra de los Treinta Años . Moriría en 1641 en plena campaña militar en buena parte debido al agotamiento  aunque hubo rumores de que pudo ser envenenado por sus enemigos (Imagen procedente de  http://es.wikipedia.org )

También hay una mención a la posible participación de Margarita de Austria  en esta decisión  pues durante la celebración del funeral de la reina dos años después, el prior del convento de San Agustín de Granada hablaría sobre "el odio santo" que la reina profesaba a los moriscos  y señalaba que "la ejecución de la mayor empresa que ha visto España, donde el interés que rendían estos malditos a los potentados, cuyos vasallos eran, luchaba con su ida y expulsión, y de que no prevaleciese la  mayor parte se lo debemos a nuestra serenísima Reina".  También en este año importante en el reinado de Felipe III se firmaba la llamada Tregua de los Doce años entre España y las Provincias Unidas, los actuales Países Bajos,  que suponía un respiro de la guerra que de forma continuada habían mantenido los holandeses con España para lograr su independencia.  Todos estos acontecimientos no impidieron que Felipe y Margarita siguieran haciendo uso del lecho conyugal y el  24 de mayo de 1610 Margarita daba a luz a un nuevo retoño, una niña a la que pusieron por nombre Margarita de Austria (1610-1617) que moriría a la edad de siete años.  Pero los continuos partos comenzaban a pasar factura a la salud de la reina , que se sentía débil lo que no impidió que de nuevo estuviera embarazada en 1611. Ella , como todas las mujeres de su tiempo que sabían que había muchas posibilidades de morir durante el parto, siempre había presentido que moriría durante un parto y según Junceda habría llegado a afirmar , o casi profetizar "Yo he de morir de parto , así que en todos mis alumbramientos me preparo  para la muerte" Y tal vez en esta ocasión la sentía más cerca que en anteriores alumbramientos porque  durante una visita a los sepulcros reales de El Escorial en septiembre de 1611  dijo a su esposo "Suplico a  Vuestra Majestad, que cuando Dios quiera llevarme de esta vida, me haga colocar en este lugar".

Unos días más tarde, el 22 de septiembre de 1611  Margarita daba a luz a su octavo hijo , al que pusieron el nombre de Alfonso Mauricio de Austria (1611-1612) que moriría  el 16 de septiembre de 1612 seis días antes de cumplir su primer año de edad.  Después del parto todo parecía ir bien y así lo manifestaba el confesor de la reina, el padre Guzmán, citado por Enrique Junceda " El viernes, el día siguiente del parto, Su Majestad estuvo muy bien   oyó misa  desde la cama" Sin embargo el domingo las cosas habían cambiado " El domingo descansó mal porque  desde las tres de la mañana  se vio atacada de escalofríos  y fiebre que le duraron  hasta las once de la noche , hora en que se envió a buscarme para que le pusiese reliquias sobre su cabeza. Hecho así le dije la misa, que oyó, viéndose nuevamente atacada de frío y fiebre, sin haber dormido en toda la noche, redobló la fiebre y fue sangrada . El jueves comenzó  la muerte a darnos la primera carga alarmándonos con sus precursores y paroxismos" En un descanso de los delirios causados por la fiebre Margarita dijo a los que se encontraban junto a ella "No viviré ni ocho días" Los médicos debatían sobre la conveniencia de sangrarla , el remedio más habitual de la época, mientras que otro médico, Luis de Mercado (1526-1611), autor del considerado primer tratado de ginecología de la historia, el "De muilleriium affectionibus" publicado en 1579, se oponía a la sangría ya que consideraba que eso la debilitaría todavía más y provocaría su muerte . Sin embargo, ante el empeoramiento de su estado se decidió sangrarla y , como había advertido Mercado, esto no hizo más que deteriorar el estado de salud de Margarita mientras los otros médicos acusaban a Mercado de ser el responsable  de ese empeoramiento por haberla dado una medicina desconocida a escondidas .


Fotografía del Panteón Real en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial  donde están enterrados todos los reyes de España desde Carlos V a excepción de Felipe V (1683-1746) que está enterrado en el Real Sitio de la Granja de San Ildefonso en Segovia y  Fernando VI (1713-1759) que  sería enterrado en el Real Monasterio de la Visitación de Madrid. También se encuentran aquí los cuerpos de las reinas consortes que fueron madres de reyes como Margarita de Austria , una mujer que amó  a su esposo, algo que no era frecuente  en los matrimonios reales y que incluso llamó la atención de los embajadores. En una carta dirigida a Felipe III  Margarita mostraba ese tierno afecto por su esposo " Amigo de mi alma , muchas y mil veces le beso  las manos por el contento que me da , mi vida , con sus cartas " Escribe Pedro Gargantilla que la reina siempre intentó en todo momento  contentar a Felipe III y para ello incluso se privó de una de las bebidas que más le gustaba, el vino, no tanto por la bebida en si sino porque ayudaba a disimular un problema con el mal aliento que tenía la soberana (Imagen procedente de http://www.abc.es )

 En realidad, Mercado era el único que se había negado a usar el remedio de la sangría que ,sin duda , contribuyó a la muerte de Margarita pero la idea de que era el causante de la muerte de la reina prendió en el pueblo que llegó a apedrearle. Luis de Mercado moriría poco después, antes de que terminara el año 1611, pasando sus últimos días apesadumbrado por estas injustas acusaciones además de por la muerte de su esposa. Margarita de Austria fallecía el 3 de octubre de 1611 dejando desconsolado a su esposo  Felipe III , que no volvería a contraer matrimonio hasta su muerte diez años más tarde , y de la misma forma dejó entristecido el pueblo que sospechaba de un asesinato . El escritor español Francisco de Quevedo (1580-1645) recogería en su obra "Grandes anales de quince días"  el sentimiento del pueblo por la muerte de su reina "Enfurecióse el sentimiento que fue grande, con la falta de reina tan soberana, y decían todos que la vida de Su Majestad fue muerta de abreviada  y no de enfermedad , y que de su fin tenían más culpa los malos que los males" En realidad lo más probable es que Margarita de Austria muriera de lo que era la verdadera epidemia entre las mujeres que daban a luz, las llamadas fiebres puerperales, que no era otra cosa que las infecciones que se producían después de los partos debido a la falta de higiene. Habría que esperar hasta el siglo XIX  para que se pudiera combatir estas infecciones mediante el lavado de las manos de los médicos antes de atender a sus pacientes y el uso de guantes. El mal que acabó con la vida de Margarita era el mismo mal que a lo largo de la historia llevaría a la tumba a millones de mujeres. Y aquí termina la historia de Margarita de Austria, a la que he llamado la reina olvidada porque tal vez de las diferentes reinas que hubo durante la dinastía de los Austrias sea una de las menos conocidas , al menos esa es mi impresión, tal vez debido también a la débil personalidad de su esposo Felipe III.  Sus hijos reinarían en España, en el Sacro Imperio  y en Francia, pero eso es ya otra historia que veremos en otra ocasión.

Artículos de la serie reinas de España



Juana de Castilla 1º Parte 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2012/04/juana-i-la-desdichada-reina-de-castilla.html
Juana de Castilla 2º Parte: 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2012/04/juana-i-la-desdichada-reina-de-castilla_19.html
Isabel de Portugal 1º Parte: 
http://chrismielost.blogspot.com/2014/05/historia-de-las-reinas-de-espana-isabel_13.html
Isabel de Portugal 2º Parte :
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/05/historia-de-las-reinas-de-espana-isabel_13.html
María Manuela  de Portugal: 
http://chrismielost.blogspot.com/2014/06/historia-de-las-reinas-de-espana-las.html
María Tudor de Inglaterra, 1º Parte
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/07/historia-de-las-reinas-de-espana-las.html
María Tudor de Inglaterra  2º Parte
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/07/historia-de-las-reinas-de-espana-las_22.html
Isabel de Valois 1º Parte
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/10/historia-de-las-reinas-de-espana-las.html
Isabel de Valois 2º Parte
Ana de Austria 
Margarita de Austria 1º Parte




El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos