martes, 9 de diciembre de 2014

HISTORIA DE LAS REINAS DE ESPAÑA: MARGARITA DE AUSTRIA, LA REINA OLVIDADA (PRIMERA PARTE)

A lo largo de esta serie de artículos dedicados a las reinas de España ya hemos conocido las vidas de Juana I de Castilla (1479-1555), hija de los Reyes Católicos , esposa de Felipe de Habsburgo, llamado el Hermoso (1478-1506) y madre del rey Carlos I de España(1500-1558). Después nos adentramos  en la vida de la esposa de Carlos, la reina Isabel de Portugal (1503-1539), madre del futuro monarca Felipe II (1527-1598) y a continuación fuimos visitando una a una las biografías de las cuatro esposas de Felipe, desde su primer matrimonio con María Manuela de Portugal (1527-1545) , pasando por la reina María I de Inglaterra (1516-1558), la hija del rey de Francia Isabel de Valois (1545-1568) y la última de ellas, Ana de Austria (1549-1580) , hija del emperador del Sacro Imperio , Maximiliano II (1527-1576) , que daría a luz a uno de los protagonistas de nuestra historia de hoy, un niño que nacería en Madrid el 14 de abril de 1578 y al que bautizaron con el nombre de Felipe, que aunque entonces ocupaba el segundo lugar en la línea de sucesión ya que por delante se encontraba su hermano  Diego de Austria (1575-1582), pero el pequeño Diego fallecía el 21 de noviembre de 1582 cuando sólo contaba con siete años de edad.  Ana de Austria moría en 1580 y Felipe II ya no volvió a contraer matrimonio. Aquel mismo año se había hecho con el trono de Portugal uniendo bajo su mano los dos imperios más poderosos y extensos de su época. Cuando Felipe II conoció la muerte de su hijo Diego se encontraba precisamente en Portugal y tuvo que regresar a España de forma inmediata para organizar la jura de su hijo de sólo cuatro años de edad como el nuevo Príncipe de Asturias, el título que distinguía a los herederos de la corona de España. También convocaría a los estamentos portugueses para que juraran fidelidad al que a la muerte de Felipe II sería coronado como rey de España y Portugal


Retrato de Diego Félix de Austria realizado en 1577 , cuando el infante tenía dos años de edad, por el pintor español Alonso Sánchez Coello (1531-1588).  En ese momento todavía vivía su hermano mayor Fernando de Austria, que fallecería en 1578, el mismo año en que nacía  Felipe de Austria.  En 1580 Diego se convertiría también en heredero del trono de Portugal pero dos años más tarde fallecía con sólo siete años de edad , dejando a su hermano pequeño Felipe como el único heredero varón de la corona (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

La salud del pequeño heredero era frágil, lo que tenía en vilo a  su padre que ya había perdido al resto de sus herederos varones, desde Carlos de Austria (1545-1568) , fruto de su matrimonio con María Manuela de Portugal, hasta tres de los cuatro hijos varones que había tenido con Ana de Austria, Fernando de Austria (1571-1578), Carlos Lorenzo de Austria (1573-1575) y el ya mencionado Diego de Austria. Además de Felipe sólo quedaban con vida las dos hijas que tuvo con su segunda esposa,Isabel de Valois, las infantas Isabel Clara Eugenia (1566-1633) y Catalina Micaela (1567-1597). Así que cualquier dolencia del joven príncipe alarmaba a su padre . En su obra "Enfermedades de los reyes de España: los Austrias" el doctor y escritor español Pedro Gargantilla (1972)  relata como en 1585 el príncipe sufrió  algún tipo de infección alimentaria que le causó vómitos y diarreas pero de la que se recuperó sin más complicaciones, aunque más seria sería la enfermedad que contrajo  en 1587, cuando durante la Semana Santa se manifestó una enfermedad que los médicos que atendían al príncipe diagnosticaron como sarampión y que debido a la débil constitución del príncipe  hizo presagiar lo peor aunque por fortuna se recuperó  Escribe Gargantilla que ya en estos años "el príncipe demostró una extrema religiosidad, más propia de un santo que de un monarca del siglo XVI" y añade que "se cuenta que a los seis años rezaba nueve veces el rosario de la Virgen todos los días , un fervor religioso que se incrementará con el paso de los años"  Años más tarde Felipe III se ganaría el sobrenombre de "el Piadoso" por su profunda religiosidad. 

En 1585  Felipe II nombró como tutor del príncipe  al erudito y eclesiástico García Loaysa y Girón (1534-1598) para que se encargara de su formación aunque Felipe no se mostraría como un buen alumno "Era tal el desinterés y la desgana que demostraba  el infante - escribe Gargantilla - que a menudo García de Loaysa  tenía que potenciar su aprendizaje prometiéndole golosinas y juguetes" En realidad , su padre, el rey Felipe II sentía preferencia por su sobrino Alberto de Austria(1559- 1621), hijo del emperador del Sacro Imperio Maximiliano II y de la esposa de éste, María de Austria (1528-1603), que a su vez era hermana de Felipe II por lo que Alberto de Austria era sobrino del monarca español y hermano de la que había sido su tercera esposa, Ana de Austria, con la que había llegado a España en 1570. Los que habéis leído otros artículos de esta serie ya sabéis que las relaciones familiares de los Habsburgos tienen muchas similitudes con las telenovelas de nuestros días.  Después de la marcha de Felipe II de Portugal en 1583 había nombrado a Alberto como virrey de Portugal, lo que demostraba lo mucho que confiaba en el buen juicio y las actitudes de su sobrino . Pero los años pasan y en 1593  Felipe II cada vez se siente más enfermo y débil a causa  de la gota que lo atormenta cada vez con más frecuencia . Escribe el historiador inglés Henry Kamen (1936) en su biografía del monarca español "Felipe de España" que en el verano de 1593 "los cirujanos tuvieron que sajarle  (a Felipe II)  dos dedos de la mano derecha  para extraerle pus" y añade que "el Rey ya no podía desempeñar las tareas  que se había reservado para sí y fue necesario buscarle un sustituto". 


Retrato del archiduque Alberto de Austria en un retrato realizado entre 1599 y 1600 por el pintor flamenco  Frans Purbus el Joven (1569-1622).  Sobrino de Felipe II , había llegado a España acompañando a su hermana Ana de Austria, cuarta esposa del monarca español y supo ganarse el afecto y la confianza del rey  que terminaría concertando el matrimonio entre Alberto y su hija favorita, Isabel Clara Eugenia , entregándoles el gobierno de los Países Bajos , aunque eso no tendría lugar hasta después de la muerte de Felipe II. A Alberto le confiaría antes el gobierno de Portugal, nombrándole virrey de la nación lusa en 1583, y a partir de 1593 lo traería a España para que ejerciera como  tutor del príncipe heredero para prepararle para sus futuras responsabilidades de gobierno (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org ) 

En 1593 el príncipe Felipe tiene quince años  y aún se le considera demasiado joven para que asuma esas responsabilidades por lo que se toma la decisión del regreso de Alberto de Austria desde Portugal para "trabajar en Madrid  y acompañar al Príncipe - escribe Kamen -  a las juntas, celebraciones y funciones religiosas oficiales" Alberto ejercería de tutor en los asuntos públicos del príncipe hasta que éste estuviera capacitado para asumir esa responsabilidad. Dos años más tarde,  en 1595, parece  llegada la hora de introducirle   en el gobierno  y el  30 de julio de 1595  Felipe II escribe de su propia mano una serie de instrucciones dirigidas a su hijo  que comienzan con estas palabras  "Pues Dios  os ha dado la salud  que deseaba y estáis en edad  para tratar de cumplir  con parte de las obligaciones  de quien sois, tiempo es que nos ayudemos" . Resume Henry Kamen  estas instrucciones en las que entre otras cosas debía "hacerse cargo de todos los deberes públicos esenciales, tales como la asistencia a audiencias  y consejos, " y en otro documento enumeraba una serie de obligaciones  que su hijo debía cumplir , una especie de agenda del día para organizar su tiempo "En días festivos  debía asistir a misa a las 9 de la mañana, comer en público y salir a montar al parque  algunas tardes. En los días de trabajo , debía levantarse alas 8, salir a montar o cazar liebres  y, después , regresar a oír misa y dar audiencias. Algunas tardes tendría que estudiar  y de seis a ocho asistir  a los consejos importantes. Siempre debía estar en la cama a las diez de la noche".  Pero Felipe II no tenía depositadas demasiadas esperanzas en su heredero debido a los informes que le llegaban de los tutores del príncipe. 


Gráfico que explica la enfermedad de la gota que tan habitual era en el siglo XVI  entre la nobleza debido principalmente a la dieta que seguían , abundante en carnes rojas y  vísceras , además del alcohol, los pescados azules como las sardinas o el atún y el marisco, que facilitan la elevación del ácido úrico , lo que en medicina se denomina hiperuricemia , que se va depositando en las articulaciones , en particular  en la zona del pie y la rodilla, pero también en las manos y otras zonas del cuerpo, provocando inflamación  y agudos dolores . No todas las personas que tienen hiperuricemia desarrollan la gota pero todos los enfermos de gota tienen hiperuricemia . Felipe II padecería esta enfermedad durante décadas al igual que ya la había padecido antes su padre Carlos I. En el caso de Felipe II en la fase final de la enfermedad  se abrían llagas  en sus pies y en sus manos y  posteriormente por todo el cuerpo . Un embajador italiano escribía  en 1597 que "la gota atacó su cuello y le causó alguna dificultad  al comer. Tenía fiebre muy alta, acompañada  de gran debilidad, pérdida de apetito y sueño "  (Imagen procedente de http://diagnostico-x.blogspot.com.es )

Uno de los  tutores del príncipe era el marques de Velada Gómez Dávila y Toledo(1535-1616),  que en 1590 escribía al Rey  que  el joven Felipe era "bien entendido y  y muy amigo de no estar ocioso" pero añadía "en muchas cosas es muy niño", es decir que tenía un carácter infantil y no destacaba por sus capacidades intelectuales. Kamen recoge las palabras  del embajador veneciano Contarini que en 1593 escribía sobre el príncipe  que era "de poca fuerza, de pequeña estatura , de ánimo pacífico" y cuando comienza a asumir responsabilidades de su padre a partir de 1596  el marqués de Velada señala que en las reuniones el príncipe apenas hablaba "es muy callado y discreto", escribe el marqués a Felipe II  mientras que el antiguo tutor del príncipe, García de Loaysa , aconsejaba al rey  que a su joven hijo  "En estos principios le debía dejar buenos consejeros por quien gobernase , por ser de condición fácil, y que no haría  sino lo que el marqués de Denia le aconsejase" El marqués de Denia al que refiere Loaysa  era  Francisco Gómez  de Sandoval y Rojas (1553-1625) y tengo que que deciros algo sobre él porque sería una figura clave durante el reinado del futuro Felipe III.  Había nacido en el castillo de Tordesillas , donde su padre, Francisco Gómez de Sandoval y Zúñiga, servía a la reina Juana I de Castilla que llevaba más de tres décadas confinada en el castillo. Gracias a la influencia de su familia con sólo trece años  Francisco entró al servicio del hijo de Felipe II, Carlos de Austria, en 1566, aunque sólo dos años más tarde el príncipe fallecía  y Francisco pasó a integrar la corte de Isabel de Valois que, ya era mala suerte para Sandoval,   moría también ese mismo año de 1568.  Aunque se barajó entonces que entrara en la Iglesia siguiendo los pasos de su abuelo,  el jesuita san Francisco de Borja (1510-1572), pero la muerte de su padre puso al joven Francisco Sandoval al frente de su familia , heredando el título de Marqués de Denia. 


Retrato de Francisco  Gómez de Sandoval y Rojas , marqués de Denia y futuro Duque de Lerma en un retrato realizado en 1600 por el pintor español  Juan Pantoja de la Cruz (1553-1608). Hombre ambicioso  supo ganarse la confianza y el afecto del príncipe Felipe lo que luego le serviría para convertirse  en el verdadero gobernante de España aprovechando el completo desinterés por los asuntos de gobierno que demostraría el futuro Felipe III. Era un hombre astuto, ambicioso y vanidoso además de corrupto. Muchos de los miembros de la corte de Felipe II advirtieron al rey  de la gran influencia que aquel hombre tenía sobre su hijo y por ello el Rey trató de alejarlo de la corte nombrándole virrey de Valencia pero  no consiguió que el ascendiente de Sandoval sobre el príncipe se diluyera (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org ) 

La familia, a pesar de los títulos de nobleza,  no disponía de muchos recursos económicos y desde el comienzo de su carrera en la corte el dinero sería una obsesión para Francisco Sandoval. En 1580 interviene en la campaña militar que pondría a Felipe II en el trono de Portugal  y se incorpora  al séquito del Rey. Durante los años siguientes Sandoval no perderá ninguna oportunidad para estar junto al pequeño heredero de la corona  ganándose poco a poco su confianza hasta que en 1592 obtiene el nombramiento de gentilhombre de la cámara del príncipe Felipe. Su influencia sobre el príncipe era cada vez mayor y llamó la atención de otros cortesanos, como García Loaysa que  ya hemos visto que advertía a Felipe II sobre esta relación entre  Sandoval y el príncipe  "por ser de condición fácil, y que no haría  sino lo que el marqués de Denia le aconsejase" , es decir , la débil voluntad del príncipe sería fácil presa para el manipulador Sandoval. . Se intentó alejar al marqués de Denia de la corte concediéndole en 1595 el nombramiento de Virrey de Valencia  pero el vínculo con Felipe no sólo no se rompió sino que incluso quedó fortalecido. La apatía y debilidad de carácter de Felipe llevaría a  su padre a manifestar  su frustración  "Dios, que me ha dado  tantos reinos , me ha negado un hijo capaz de gobernarlos"  y cuando su muerte se aproximaba confiaría al noble portugués Cristóbal de Moura y Távora, marqués de Castel- Rodrigo "¡Ay, don Cristóbal, me temo que me lo han de gobernar" y no iba desencaminado el Rey. como veremos más adelante, aunque no profundizaré en ello ya que no se trata de un relato sobre el reinado de Felipe III sino sobre su esposa. Acerca del aspecto físico del heredero Pedro Gargantilla escribe en su obra " Era más bajo que alto, de frente amplia, cabellos rubios y largas pestañas, su tez era pálida, sus facciones agradables  y en su blanco rostro  resaltaban unos bellos ojos azules" a lo que había que añadir una de las características físicas de los Habsburgo, el labio belfo , es decir cuando el labio inferior es considerablemente más grueso que el superior. 


Retrato del futuro Felipe III realizado por el pintor flamenco Frans Pourbus el Joven (1569-1622) . Pedro Gargantilla recoge en su obra "Enfermedades de los reyes de España: los Austrias" esta descripción de Felipe de la afilada pluma del escritor  español Francisco de Quevedo (1580-1645) "Fue de mediana estatura, fuerte de miembros, bien proporcionado, airoso, el rostro apacible con agrado divertido; la vista con sencillez  indeterminada , sin disposición de ceño" Pero si no era mal parecido lo que le preocupaba a su padre , el Rey, era su escaso interés por los asuntos políticos y las decisiones de gobierno que en el futuro tendría que tomar . Felipe II temía que cuando su hijo fuera rey no gobernaría sino que serían otros los que gobernarían en su nombre aprovechándose de su indolencia, y no se equivocaba (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

También subraya Gargantilla otro de los rasgos característicos del príncipe, su total obediencia a su padre y sus hermanas que también fue resaltada por los embajadores venecianos en sus cartas  "Es tan sumiso a  su padre que nunca le desobedece, no hace nada sin su permiso. El Rey lo lleva a todas partes  que va, pero nunca le informa de los Asuntos de Estado" Tal vez, visto desde la distancia, Felipe II tendría que haber tratado de darle más responsabilidades antes , involucrarlo en la política mostrando algo más de confianza en él,   pero es cierto que por lo que contaban sus tutores como García de Loaysa y el Marqués de Velada las reuniones y los asuntos políticos parecían aburrirle sobremanera. En todo caso en 1596, con la salud del monarca cada vez más delicada, era hora de buscar una esposa para su hijo  y como ya era tradicional  entre los Habsburgo la mejor candidata estaría dentro del seno familiar . Se decidió que la candidata saldría de una de las hijas del archiduque Carlos II de Estiria (1540-1590), hijo del emperador del Sacro Imperio Fernando I (1503-1564), que a su vez era hermano de de Carlos I de España y V de Alemania y , por lo tanto, tío de Felipe II , lo que hacía que Felipe II y Carlos II de Estiria fueran primos. ¿Por qué esta elección?  Los Habsburgo acostumbraban a contraer matrimonio dentro de la familia pero además también había  una razón de fecundidad ya que la esposa de Carlos II de Estiria  fue María Ana de Baviera (1551-1608)   daría a luz durante su matrimonio nada menos que a quince hijos, lo que , de acuerdo con el pensamiento de la época, significa que sus hijas probablemente igualarían en fecundidad a su madre.  Había cuatro candidatas entre las que elegir: Catalina de Habsburo (1576-1599),Gregoria de Habsburgo(1581-1597), Leonor de Habsburgo (1582-1620) y Margarita de Austria (1584-1611).


Retrato de Leonor de Habsburgo realizado por el pintor flamenco Frans Pourbus el Joven (1569-1622), que fue descartada como candidata a convertirse en esposa del príncipe Felipe  por su delicada salud ya que había sufrido la viruela. Sin embargo sería la que más viviría de las hijas de Carlos II de Estiria y María Ana de Baviera. Finalmente, ante la permanente indecisión de Felipe, sería el azar el que decidiría que fuera la hermana pequeña de Leonor, Margarita de Austria, la que se convirtiera en esposa de Felipe y, por lo tanto, en la futura reina de España . Sobre Margarita  ya os hablaré en la segunda parte de este relato (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org ) 

Como si de la selección de la protagonista de una película se tratara se descartó en primer lugar a Leonor ya que su salud parecía ser demasiado frágil  , así que se solicitó a Carlos II de Estiria que enviara los retratos de sus otras tres hijas  para poder decidir con un cierto conocimiento. Ya hemos conocido el carácter indolente y dubitativo del príncipe pero si a su padre le quedaba alguna duda quedaría disipada cuando le inquirió cual de las tres candidatas era su preferida pues ésta fue la respuesta del príncipe a una decisión que le atañía tanto para su vida futura "Yo, señor, no tengo más elección que el gusto de Vuestra Majestad, quien se ha de servir de elegir, estando cierto que la que Vuestra Majestad  eligiere, ésa me parecerá la más hermosa , y sin esta circunstancia  no me parecerá la más perfecta" Podemos imaginar la pesadumbre y los malos presagios que invadirían a Felipe II al escuchar estas palabras porque si su hijo era incapaz de decidir que esposa quería para compartir la vida con ella ¿cómo podría gobernar los destinos del Imperio más poderoso y extenso de su tiempo? Escribe Pedro Gargantilla que  en ese momento su hermana  Isabel Clara Eugenia tomó los tres cuadros con los retratos de las candidatas, los puso frente a su hermano Felipe y le pidió que eligiese uno al azar. Como hermano obediente que era, así lo hizo Felipe  y el azar quiso que la elegida fuera la más joven de las tres, Margarita de Austria. Añade Gargantilla que Felipe II intervino porque no le gustaba aquella forma frívola de elegir esposa y fue finalmente él quien escogió para su hijo a Catalina, aunque la muerte de ésta en su viaje de camino a España rompió el compromiso. No he encontrado en otras fuentes este relato , sino que Catalina fue comprometida con el duque de Parma, Ranuccio I Farnesio (1569-1622) y fue cuando se negociaba este matrimonio cuando Catalina murió de forma súbita  en 1599. Si algún lector tiene otras referencias sobre este punto no dude en compartirla.


Retrato de la infanta Catalina Micaela realizado por el pintor español Alonso Sánchez Coello (1531-1588) en 1585, justo antes de que abandonara  junto a su marido  Carlos Manuel I de Saboya con el que se había casado el 18 de marzo de 1585 en Zaragoza  para después viajar a las posesiones de Carlos Manuel en Italia. Durante los siguientes doce años el matrimonio tendría diez hijos lo que debilitaría la salud de la hija pequeña de Felipe II  muriendo después de dar a luz el 7 de diciembre de 1597 al último de sus diez, en este caso una niña .  Sólo tenía treinta años. Escribe Henry Kamen que "Cuando Felipe II recibió la noticia en San Lorenzo llamó de inmediato a su alcoba a sus hijos Isabel Clara Eugenia y la príncipe Felipe. La familia permaneció encerrada con su pena  durante tres horas. El Rey estaba totalmente abatido . Dispuso que , en señal de duelo, se cerraran todos los teatros" La muerte de la Infanta pareció avivar el avance de la enfermedad que en menos de un año acabaría con la vida del rey (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org)   . 

Mientras se cerraba el compromiso con Margarita de Austria, en 1597  se recibía en la corte española la noticia de la muerte de la hija de Felipe II, Catalina Micaela, , casada con el duque Carlos Manuel I de Saboya (1562-1630) con el que tuvo diez hijos en sus doce años de matrimonio. Como tantas otras mujeres de su tiempo, los constantes embarazos debilitaron a Catalina  hasta que  murió  al dar a luz a su última hija, Giovanna. .EL historiador Henry  Kamen recoge este comentario de un cortesano sobre la tristeza que embargó a Felipe ÍI al conocer  la noticia de la muerte de su hija  lo que contribuyó a debilitar su maltrecha salud "Nunca para siempre jamás  le vieran hacer semejante sentimiento  como ahora, ni en muerte de hijos , ni de mujer, ni perdida de Armada (se refiere a la mal llamada Armada Invencible que fracasó en 1588 en su intento de invasión de Inglaterra)  Y así le quitó muchos días de vida y de salud" Durante el siguiente año la gota torturaría a Felipe II hasta extremos que incluso leer su descripción  encoge el corazón "La agonía que sufría  el Rey era tal - escribe Henry Kamen - que los médicos no se atrevían  a moverlo.En la cama, tenía que descansar sobre su espalda.  En los últimos cincuenta y tres días de su enfermedad no se le pudo mover de esta posición. Los asistentes no podían cambiar las sábanas  ni la ropa del Rey. Cuando los médicos  abrían las llagas para controlar la purulencia, el hedor  que salía de ellas resultaba agobiante. La fiebre nunca le abandonó. Por añadidura, padecía una sed insaciable, causada por la hidropesía(retención de líquidos) y la calentura (fiebre). El dolor no cesaba" 


Fotografía de la cama y el dormitorio de Felipe II en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, el edificio que el propio monarca había ordenado construir para conmemorar la victoria que el ejército español había obtenido el 10 de agosto de 1557 sobre las tropas francesas del rey Enrique II (1519-1559) en la batalla de San Quintín. En esta habitación y sobre ese lecho pasaría el monarca sus últimos meses de vida . Escribe Henry Kamen que "Su cámara estaba llena , de pared a pared , de imágenes religiosas y crucifijos. La fortaleza de Felipe era increíble. Cuando le era posible, soportaba  la navaja del cirujano, pero no podía ahogar sus gemidos de agonía cuando le tocaban. En estos últimos días sacó fortaleza sólo de la religión. El 8 de agosto de 1598  dio instrucciones para que le llevasen varias reliquias  y estolas sagradas. Se presentaron ante el Rey  con el brazo de San Vicente Ferrer  y con la rodilla de San Sebastián. Se dijeron las plegarias de rigor, las reliquias se pusieron sobre la pierna afectada  del Rey y los clérigos se retiraron . Felipe también se sirvió  del agua bendita que se rociaba regularmente sobre su cuerpo. Su última comunión fue el 8 de septiembre  ya que los doctores se la prohibieron por temor a que no pudiese tragar la hostia" Después de meses de terrible agonía, en el que ni siquiera podían cambiarle de posición en el lecho por los agudos dolores que padecía, Felipe II fallecía el 13 de septiembre de 1598. Llegaba la hora del reinado de  su hijo, y como ya temiera Felipe II, lo iban a gobernar (Imagen procedente de http://www.flandesenhispania.org )   

El 31  de agosto de 1598 el embajador veneciano Francesco Soranzo escribe "Su Majestad ha hecho alarde de una increíble paciencia en sus agudos sufrimientos  causados por la gota y las numerosas llagas que lo cubren. Su valor no lo ha abandonado. Se ha familiarizado mucho no sólo con la idea  de la muerte, sino con los detalles de lo que habrá de hacerse  cuando él se haya ido" El 11 de septiembre llamó a sus dos hijos, Isabel Clara Eugenia y a Felipe para despedirse de ellos y dos días después, durante la madrugada del  domingo 13 de septiembre de 1598 Felipe II fallecía. El embajador Francesco Soranzo escribe de nuevo "El rey ha muerto. Su Majestad expiró en El Escorial  esta mañana, al  amanecer. Aunque generalmente el cambio es popular, los nobles y plebeyos , ricos y pobres , universalmente muestran gran pena"  Antes de su muerte Felipe II había tratado de acelerar los trámites de la boda de su hijo con Margarita de Austria enviando al archiduque Alberto de Austria, al que en tan alta estima tenía, a encontrarse con Margarita en representación de su hijo Felipe para celebrar la boda por poderes. Además había también concertado el matrimonio entre su amada hija Isabel Clara Eugenia con el propio Alberto de Austria, entregando a su hija en dote el gobierno de los Países Bajos. Isabel y Alberto se convertirían así en los gobernadores de los Países Bajos  y lo harían con éxito, sin embargo nada de esto pudo verlo ya realizado Felipe II pues la muerte se adelantó. Cuando Felipe II agonizaba  Margarita se encontraba de camino a la ciudad italiana de Ferrara donde  el 13 de noviembre de 1598 se celebraría la ceremonia de matrimonio  con Alberto representando al ya rey Felipe III,  en la catedral de la ciudad y en una ceremonia oficiada por el papa Clemente VIII (1536-1605). Pronto viajaría a España para encontrarse con un esposo al que no conocía. Diréis que hasta ahora apenas os he hablado de la verdadera protagonista de esta historia, Margarita de Austria,  pero creo que era necesario describiros primero el escenario que iba a encontrarse y el carácter de su esposo . En la segunda parte de este relato será ella la que nos lleve de la mano para conocer los años de reinado de una monarca casi olvidada , no por los historiadores, pero si por el pueblo del que fue reina.  


Artículos de la serie reinas de España


Juana de Castilla 1º Parte 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2012/04/juana-i-la-desdichada-reina-de-castilla.html
Juana de Castilla 2º Parte: 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2012/04/juana-i-la-desdichada-reina-de-castilla_19.html
Isabel de Portugal 1º Parte: 
http://chrismielost.blogspot.com/2014/05/historia-de-las-reinas-de-espana-isabel_13.html
Isabel de Portugal 2º Parte :
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/05/historia-de-las-reinas-de-espana-isabel_13.html
María Manuela  de Portugal: 
http://chrismielost.blogspot.com/2014/06/historia-de-las-reinas-de-espana-las.html
María Tudor de Inglaterra, 1º Parte
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/07/historia-de-las-reinas-de-espana-las.html
María Tudor de Inglaterra  2º Parte
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/07/historia-de-las-reinas-de-espana-las_22.html
Isabel de Valois 1º Parte
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/10/historia-de-las-reinas-de-espana-las.html
Isabel de Valois 2º Parte
Ana de Austria 



El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos