sábado, 8 de febrero de 2014

HISTORIAS DEL MAR: EL ENIGMA DE LA MARY CELESTE Y ALGUNAS LEYENDAS MARINAS

"El mar es un antiguo lenguaje que ya no alcanzo a descifrar" decía el escritor argentino Jorge Luis Borges dando forma con palabras a esa fascinación  que ejerce el mar sobre el ser humano, un territorio hermoso, inaprensible , terrible , misterioso, donde todo cambia y nada permanece ¿qué hay más frágil que un grupo de personas perdidos en la inmensidad del océano, a bordo de un barco, incluso en el mayor de ellos, golpeados por las olas rugientes en medio de la tempestad? Hay algo en él que nos atrae hacia sus aguas con la misma fuerza que nos atemorizan sus abismos infinitos, la oscuridad de las profundidades , la soledad de un barco rodeado por millas de agua , sólo ante la fuerza de la naturaleza. Escribía Joseph Conrad , él mismo navegante además de escritor, que "No hay nada más seductor y esclavizante que la vida humana en el mar", a lo largo de la historia millones de hombres han vivido gracias al fruto extraído de sus aguas pero también  han pagado a cambio un terrible tributo de muerte. Hoy, aquellos océanos que una vez nos parecieron una fuente de alimento infinita están amenazados por la contaminación, el exceso de pesca y el cambio climático pero ese es un tema que hoy nos alejaría de la historia que quiero relataros. y que nos conducirá al mundo del mito y la leyenda , donde habitan los barcos fantasmas a los que poetas y escritores han dedicado versos y cuentos nacidos de relatos que los hombres de la mar se han contado durante generaciones ¿nacidos de la imaginación de hombres que pasaban meses en la soledad del océano o tal vez había algo de cierto en ellos? Antes de contaros la historia del más celebre de los barcos fantasma, la Mary Celeste, conozcamos alguna de esas leyendas. 

Una de ellas es la que nos habla de  Davy Jones. Uno de los escritores que mejor ha relatado los misterios de las profundidades del mar, el autor inglés William H Hodgson(1877-1918), considerado uno de los precursores de la literatura moderna de terror y ciencia ficción, escribe en uno de sus mejores relatos, "La nava abandonada" sobre los tripulantes de un barco que arrastrados por una tormenta de su rumbo  se encuentran en medio del océano con una extraña nave aparentemente abandonada  que es descrita así por uno de los personajes del relato "Esa embarcación es extraña por muchos motivos . Es una nave abandonada y, por lo que se ve , lleva a la deriva bastantes años.Se podría decir que es tan vieja como las colinas" y añade "hace tiempo que debería haberse ido a hacerle compañía a Davy Jones" ¿Quién es este Davy Jones? Según las leyendas que circulan entre los hombres de la mar Davy Jones era un intrépido pirata  que un mal día se enamoró de la ninfa Calipso, hija del titán Atlas castigado por los dioses a sostener sobre sus espaldas el cielo. La bella Calipso habitaba en la isla de Ogigia, donde ya en una ocasión había retenido con hechizos al héroe troyano Ulises durante siete años en su camino de regreso a su hogar en Itaca. Como prueba de su amor, Calipso pidió a Davy Jones que asumiera la misión de guiar a las almas de los marineros muertos en el mar hacia su lugar de eterno reposo, una labor que le exigiría pasar casi todo su tiempo en el mar no pudiendo poner pie en tierra más que una vez cada diez años. Davy Jones aceptó con la promesa de que una vez cumplida su misión podría gozar para siempre del amor de Calipso. 

Davy Jones tal y como lo retrata la película "Piratas del Caribe 2: El cofre del Hombre Muerto" de 2006 , donde se recupera la leyenda de Davy Jones que aparece retratado junto a su tripulación como los tripulantes de El Holandés Errante mezclando dos de los mitos más difundidos entre los marineros a partir del siglo XVII. Todos ellos aparecen con rasgos de criaturas marinas . En inglés , para los marineros que han desaparecido en el mar, se utiliza la expresión "He has gone to Davy Jones´ Locker " que podría traducirse como "Ha ido a la cabina/bodega de Davy Jones" donde van los que desaparecen bajo las aguas del mar (Imagen procedente de http://www.photos-room.com )


Pero al igual que sucede con las aguas del mar, Calipso era bella pero también voluble traicionera y lo engañó. Cuando Davy Jones cumplió su misión ella no le entregó su amor. Desgarrado por el dolor Jones se arrancó el corazón y lo puso en un cofre que escondió en las profundidades lejos del alcance de Calipso, la causante de que aquel corazón enamorado ahora yaciera roto y desgarrado. Una vez que se arrancó el corazón todos sus sentimientos amorosos por Calipso desaparecieron  y  fueron  sustituidos por una insaciable sed de venganza. Después de reclutar a una tripulación de marineros fantasmas a los que él mismo había contribuido a guiar hasta el mundo de ultratumba, Davy Jones y sus marineros fantasmas comenzaron a navegar por las aguas de los océanos para obrar el mal. Cada vez que su barco aparecía iba acompañado de tempestades y su sólo nombre era sinónimo de alguna desgracia. Robert Louis Stevenson (1850-1894) lo menciona en una de las novelas más conocidas sobre el mundo del mar y los piratas, "La isla del tesoro", donde uno de sus protagonistas, el viejo pirata John Long Silver , recrimina a un de sus compañeros diciéndole que tiene "la insolencia de Davy Jones" y en otra de las grandes novelas del siglo XIX, la "Moby Dick" de Herman Melville (1819-1881) se utiliza la expresión "irse con Davy Jones " en un par de ocasiones para referirse a  un barco que naufraga . Entre los hombres de la mar se decía que el hombre que moría en el mar se iba al cofre de Davy Jones, un nombre que podría proceder del nombre que en el Caribe se daba a un espíritu maligno llamado Duppy, que se habría transformado en Davy al pronunciarlo, y de Jonas ,un profeta del Antiguo Testamento que fue engullido por una ballena. Así que si alguna vez navegáis por el mar estad  atentos por si  Davy Jones quiere llevaros a su cofre. 

El profeta Jonás había desobedecido a su dios, Yavé , y huía de él para evitar el castigo. Subió a una nave y Yavé les envió una tempestad para castigar a Jonás.  Los marineros que ignoraban  porque sucedía esto rezaban a sus dioses para que los salvara hasta que Jonás les dijo "Tomadme y tiradme al mar, y éste se os aplacará, porque sé bien que por culpa mía os ha sobrevenido esta borrasca"(Jonás 1,12-13) un poco más adelante nos cuenta como arrojan a Jonás al mar y se calma la tempestad  y entonces "Yavé hizo que un gran pez tragase a Jonás  y Jonás estuvo  en el vientre del pez tres días y tres noches"(Jonás 2, 1-2) Jonás oró dentro del vientre del pez hasta que este lo devolvió en la playa. Podría ser en Jonás el personaje que prestó su nombre transformado por las leyendas y supersticiones de los marinos al apellido de Davis Jones, mientras que Davis vendría de la denominación de un espíritu maligno que habitaba en las aguas del Caribe llamado Duppy (Imagen procedente de http://elhombredevitruvio.files.wordpress.com )

Pero más conocido y temido que Davy Jones es otro capitán, el holandés Willem van der Decken, que si hubiera sido real  habría vivido a mediados del siglo XVII . Su barco fue sorprendido por una terrible tempestad cuando se disponía a cruzar el Cabo de Buena Esperanza, entre el Océano Atlántico y el Indico. El primer europeo en llegar hasta allí había sido el portugués Bartolome Dias (hacia 1450 - 1500) en el año 1488 , y decidió bautizarlo con el nombre de Cabo de las Tormentas  por las furiosas tempestades que allí se desataban. Atrapados por la tormenta , la tripulación y los pasajeros que iban a bordo rogaron al capitán van der Decken que desistiera  en su empeño y retrocediera para buscar refugio en la costa, en algún puerto seguro, Pero entre maldiciones y blasfemias van der Decken se negó a abandonar, se ató al timón y comenzó a imprecar a Dios , desafiándole y asegurando que aunque tratara de impedirlo el lograría atravesar el Cabo de Buena Esperanza. En ese momento los cielos se abrieron y una extraña luz iluminó todo el barco. Una imagen de luz deslumbrante descendió del cielo y dirigiéndose al capitán le dijo que ya que había desafiado a Dios y puesto en peligro la vida de inocentes, a partir de aquel momento quedaba condenado a recorrer por la eternidad los mares  sin poner nunca los pies en tierra , rodeado allá donde fuera por la tempestad. Aquel desdichado que tuviera la mala fortuna de otear en el horizonte la silueta del barco del capitán  Willem van der Decken estaría condenado a morir en el fondo del mar.  Esta es al menos una de las versiones del más célebre barco fantasma, al que todos conocemos como El Holandés Errante, que según unas versiones estaba gobernado  exclusivamente por el capitán ya que su tripulación habría sido salvada por aquella figura luminosa, que sería el Espíritu Santo, mientras que otras versiones afirman que la tripulación también pereció y compartían el castigo del capitán. 

El Holandés Errante está condenado a vagar por los océanos de todo el mundo sin tocar nunca tierra como castigo al desafío que su capitán hizo a Dios o, según otras versiones, por un pacto firmado con el diablo. Aparece siempre en la distancia y rodeado de una luz fantasmal. (Imagen procedente de http://www.periodicocorreo.com.mx )

Se dice que la figura del capitán del Holandés Errante podría estar inspirada en la de un capitán real, el también holandés Bernard Fokke, que vivió a mediados del siglo XVII y habría trabajado al servicio de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales , fundada  en 1602  y que tenía su sede en la ciudad de Batavia, la actual Yakarta capital de Indonesia. Era célebre porque sus barcos eran más rápidos que cualquier otro a la hora de navegar y hasta tal extremo parecía extraordinaria esta velocidad que comenzaron a circular rumores de un supuesto pacto de Fokke con el diablo y esto podría haber sido uno de los orígenes de la leyenda de El Holandés Errante que al igual que la de Davy Jones sería utilizada en la literatura , como en las novelas del escritor y marino inglés Frederick Marryat(1792-1848), uno de los primeros autores en convertir el mar en el protagonista de sus relatos, y que hizo del Holandés Errante en el protagonista de su novela "El barco fantasma" publicada en 1837. También utilizó su leyenda el dramaturgo inglés Edward Fitzball(1792-1873), autor en 1826 de una obra titulada "The Flying Dutchman" , "El holandés  volador", y el escritor estadounidense Washington Irving(1783-1859), célebre por obras como "Los cuentos de la Alhambra" y "La Leyenda de Sleepy Hollow" que  en 1855 publicaba una obra titula "El holandés volador el el mar de Tappan".  Pero sin duda la obra más conocida de las basadas en la leyenda de El Holandes Errante es la ópera del mismo título del compositor alemán Richard Wagner (1813-1883) estrenada en 1843. Cuatro años antes, en 1839, Wagner trabaja como director de orquesta en el Teatro de la Corte en Riga, capital de  Letonia. Durante su estancia allí había contraído importantes deudas y se vio en la obligación de escapar de sus acreedores. 

OBERTURA DE "EL HOLANDES ERRANTE"

Esta es la obertura de la ópera de Richard Wagner "El holandés errante" inspirada en la leyenda del capitán Willem van der Decken




Como sus acreedores , en previsión de que intentara fugarse, habían logrado que las autoridades le retiraran el pasaporte, Wagner tuvo que ingeniárselas para contratar un barco que le sacase  ilegalmente de la ciudad junto a su esposa Minna Wagner (1809-1866), que estaba embarazada. Finalmente lograron embarcarse  en una nave llamada "Thetis" , aunque Minna, por la tensión vivida, sufriría un aborto antes de emprender la navegación. Su destino era Londres, un viaje que no debía de prolongarse durante más de ocho días, pero la Thetis fue atrapada en una cadena de tempestades en las que estuvo a punto de naufragar en varias ocasiones ,  triplicando la duración normal del viaje hasta las tres semanas . Fue en aquellos días , en medio de la tempestad, cuando los marineros de la Thetis contaron a Wagner las leyendas s sobre El Holandés Errante y cuando nació en la mente del compositor la idea de escribir una opera sobre el legendario marino  "El viaja a través de los acantilados - escribiría Wagner- hizo una maravillosa impresión en mi imaginación, la leyenda del Holandés Errante , que los marineros me contaron, tomó un colorido distinto y extraño que sólo mi aventura por mar podían haberle dado" En medio de las tempestades y con el miedo a naufragar es mucho más sencillo dar veracidad a los relatos sobre aquel buque fantasma cuya sola visión era el anuncio de desgracias y naufragios para quién lo contemplara. Pero la leyenda tiene un testimonio  inesperado que daba por cierta su existencia, nada menos que el entonces príncipe Jorge de Gales (1865-1936). Jorge era nieto de la reina Victoria I de Inglaterra (1819-1901) y el segundo hijo del heredero al trono, el Príncipe de Gales Alberto Eduardo(1841-1910).. Tenía un hermano mayor, Alberto Victor (1864-1892), por lo que Jorge ocupaba la tercera posición en la sucesión después de su padre y su hermano mayor, siendo pocas las posibilidades de que pudiera ocupar el trono. 

Fotografía del HMS Bacchante botado en octubre de 1876 y donde embarcaron en 1879 los dos hijos del príncipe de Gales y , por lo tanto, los siguientes en la línea de sucesión al trono de Inglaterra, Alberto Victor y Jorge de Gales . En el transcurso de aquel viaje que se prolongaría durante tres años, es cuando se produjo el avistamiento de de lo que denominaron un buque fantasma, el Holandés Errante. Al menos así lo consignó en su diario  el 11 de julio de 1881 el tutor del futuro rey Jorge V, aunque también he encontrado que lo pudo escribir el mismo príncipe. Fuera uno u otro vieron algo extraño y el caso es que la nave que participó brevemente en las costas de Sudáfrica en operaciones de la Primera Guerra Boer que tuvo lugar entre 1880 y 1881, y en el transcurso de la misma estuvo en peligro cuando su timón se bloqueó durante una fuerte tempestad aunque finalmente pudo llegar a puerto  (Imagen procedente  de http://upload.wikimedia.org )

El padre de ambos decidió que  sería bueno para su formación que iniciaran una carrera en la marina . En 1877 , junto a su hermano, y con apenas doce años de edad, Jorge embarcaría en su primer viaje  de entrenamiento como cadete. Dos años más tarde, en 1879, emprenderían los dos hermanos un largo viaje que se prolongaría durante tres años y que les llevaría por las aguas del Caribe, las costas de América del Sur, del Mediterráneo, de Asia Oriental  y Japón y también de Australia a bordo del HMS Bacchante. Con él viajaba su tutor y también capellán John Neale Dalton (1839-1931) Sería precisamente  en Australia donde el 11 de julio de 1881 o bien el que luego se convertiría en rey Jorge V tras la muerte de su hermano mayor en 1892 y de su padre en 1910, o bien su tutor John Neale Dalton, porque lo he encontrado atribuido a ambos, escribió esto en su diario "El día 11 de julio a eso de las cuatro de la mañana, El Holandés Errante pasó por delante de nuestras narices. No tengo la menor duda de ello, puesto que el oficial de guardia en el puesto de mando también fue consciente de que acabábamos de ver un buque fantasma. Una extraña luz roja se encontraba en lo alto del mástil, iluminándolo por completo, y el buque estaba tenuemente iluminado por candiles y linternas" ¿Qué fue lo que vieron los tripulantes del HMS Bacchante aquella noche del invierno austral?Sólo tenemos sus palabras para valorarlo.  Pero hora es ya de dejar  las historias sobre legendarios barcos y capitanes fantasmas para conocer ese otro tipo de barcos fantasmas que no viene envueltos entre nieblas y tempestades pero que  no por ello son menos inquietantes, porque  pocas cosas crean tanto desasosiego como encontrar una nave en medio del océano sin nadie a bordo, como si se hubieran esfumado pero  ¿a donde ? Y sin duda el caso de referencia de los barcos fantasmas  reales es el enigma de la Mary Celeste.

Estatua dedicada al Viejo Marinero en la localidad inglesa de Watchet y que está inspirada por la conocida obra del poeta del Romanticismo Samuel Taylor Coleridge (1772-1834) titulada "La Balada del Viejo Marinero" de 1799  y que guarda ciertas semejanzas con las leyendas de Davy Jones y el Holandés Errante. En este poema Coleridge nos cuenta la historia de un barco que navega por las aguas próximas a la Antártida. La tripulación está aterida de frío y pasa hambre, pero ven un albatros y lo toman como una señal de buena suerte, hasta que uno de ellos dispara al albatros con una ballesta y le da muerte (es el momento que vemos representando en esta escultura donde empuña en una mano la ballesta mientras que con la otra sujeta al albatros)  La tripulación se enfada con el marinero y le culpan de cualquier desgracia que les pueda suceder. Sin embargo el tiempo mejora, la niebla se disipa y parece que no sucederá nada pero  después la nave termina navegando a la deriva , el hambre se agrava y la tripulación castiga al marinero colgándole el albatros muerto de su cuello. Poco después tienen un encuentro sobrenatural con el espíritu de la muerte y el espíritu de la muerte en vida. Los demás marineros perecen mientras que el marinero que mató al albatros es condenado a ver la muerte de sus compañeros y a permanecer en  su nave para siempre. Entonces el marinero cambia, comienza a bendecir a todas las criaturas que encuentra en su camino  y un día el albatros que colgaba de su cuelo se desprende, la maldición que pesaba sobre él se disipa y es rescatado . Podéis leer el poema entero en este enlace http://dreamers.com/corto/vecchiomarino.html    (Imagen procedente de http://saintcarnival.com )

En 1861 era botado un bergantín, barcos que solían ser de dos mástiles, con velas cuadradas y muy veloces , en la Isla de Spencer en Nueva Escocia, territorio perteneciente a Canadá . Su nombre era Amazonas  y su propiedad era compartida por un grupo de ocho inversores . Después de ser registrado en el  cercano puerto de Parrsboro, su primer viaje no fue demasiado afortunado, lo que más tarde daría pie a una leyenda de mala suerte y desgracias que le acompañaría hasta el final . Su primer capitán, Robert McLellan, que además era hijo de uno de los ocho propietarios del Amazonas, murió apenas nueve días después de iniciar la navegación de aquel viaje inaugural. como consecuencia de una neumonia. Tras el deceso su sucesor, el capitán John Nutting Parker, tampoco tuvo mucha suerte porque nada más tomar el mando chocó contra un bote de pesca y los daños ocasionados en el casco del Amazonas  le obligaron a regresar a puerto para repararlo.. Mientras se encontraba en el astillero sufrió un incendio que casi lo destruye. Finalmente,ya reparado, emprendió un nuevo viaje que le llevaría a cruzar el Atlántico hasta Inglaterra, pero una vez más la desgracia se cruzó en el camino del Amazonas que en el Canal de La Mancha chocó con otro barco lo que supuso el despido de su nuevo capitán. Después de este funesto comienzo , durante los siguientes años el Amazonas se dedicó a transportar mercancías  desde América del Sur y Central , hasta que en 1867 el infortunio volvió a cruzarse en su camino y encalló en las costas de Nueva Escocia. Es de suponer que los inversores estaban ya cansados de tantos accidentes y desdichas y vendieron el Amazonas a un grupo de empresarios estadounidenses que pretendían utilizarlo para abrir una línea de comercio con los puertos bañados por las aguas del Adriático, en el Mar Mediterraneo. 

Pintura realizada en 1861 , cuando acababa de ser botado, del  "Amazonas", que a partir de 1869 cambiaría su nombre por el de la Mary Celeste. Un bergantín de dos mástiles, 198 toneladas, 30,3 metros de eslora (longitud del barco) y 6,9 metros de manga (ancho del barco) (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )
De esta forma, en 1868 la nave fue bautizada con un nuevo nombre , la "Mary Celeste" . Uno de los veinticuatro accionistas que en los siguientes años tendría participaciones de la "Mary Celeste" sería el capitán  , Benjamin Spooner Briggs(1835- fecha desconocida) . Benjamin procedía de una familia con amplia experiencia en el mar y él mismo gozaba de una sólida reputación  después de haber estado al mando de varias naves. En 1862 se había casado con Sarah Elizabeth Cobb (1841-fecha desconocida).  Aunque con frecuencia se hallaba fuera del hogar embarcado en sus viajes, tres años después , en 1865, tenían a su primer hijo Arthur S. Briggs(1865-1931), y cinco años más tarde nacía su hija Sophia Matilda Briggs(1870-fecha desconocida). Después del nacimiento de Sophia, Benjamin sopesa abandonar la vida del mar para pasar más tiempo junto a su familia y se plantea la posibilidad de abrir un negocio con su hermano Oliver Briggs, también navegante ,pero tal vez porque quería realizar un último viaje junto a su esposa o tal vez por otro motivo que hoy ignoramos, Briggs decidió comprar una participación del capital de la Mary Celeste y se convirtió en su nuevo capitán. En 1872 estaba previsto que , bajo el mando de Briggs, la Mary Celeste zarpara de Nueva Yor con un cargamento de mil setecientos barriles de alcohol  industrial no apto para el consumo cuyo destino era el puerto de Génova. Briggs se llevaría con él a su esposa Sarah y a su pequeña hija de dos años Sophia, mientras que su hijo mayor, Arthur, se quedaría en casa de su abuela materna para seguir con sus estudios. Aquello le salvaría la vida.  El 5 de noviembre de 1872 todo estaba listo para abandonar Nueva York . Además de Benjamin, su esposa y su pequeña hija les acompañaban otros siete tripulantes, cuatro alemanes, un danés y dos estadounidenses,  con lo que en total el Mary Celeste llevaba a diez personas . 

Fotografía del capitán de la Mary Celeste  Benjamin Spooner Briggs, un hombre de amplia experiencia marinera, que ya había tenido bajo su mando diferentes barcos y que cuando asumió el gobierno de la Mary Celeste ya había sopeado la posibilidad de abandonar la navegación para establecerse en tierra. Tenía fama de ser un buen capitán estimado por sus tripulaciones (Imagen procedente de http://www.findagrave.com )

Un mes después , el 4 de diciembre de 1872, el bergantín canadiense "Dei Gratia", bajo el mano del capitán David Reed Morehouse, se hallaba navegando en unas aguas a medio camino entre las islas Azores y las costas de la Península Ibérica . El timonel del Dei Gratia, John Johnson, avistó  una nave en el horizonte  y aunque se hallaba a una distancia considerable, unos ocho kilómetros, pudo vislumbrar con el catalejo que algo no iba bien, porque no ve veía actividad a bordo y  jarcias y velas parecían dañadas. Después de informar  a Morehouse, que conocía a Benjamin Briggs y sabía del destino del Mary Celeste, se extraño de que no estuviera ya en su puerto de destino ,Génova, ya que había zarpado antes que el Dei Gratia. Ordenó que se aproximaran a ella y después de observarla por espacio de un par de horas llegaron a la conclusión de que se hallaba a la deriva, nadie se movía sobre cubierta y la nave parecía abandonada. Decidieron abordarla y eso hizo el primer oficial del Dei Gratia, Oliver Deveau que luego informó a Morehouse que la cubierta de la Mary Celeste tenía bastante agua pues dos de las tres bombas  bombas de achicar estaban estropeadas. Por lo demás la carga de mil setecientos toneles de alcohol estaba en perfectas condiciones en la bodega  y también se encontraban allí los objetos personales de los tripulantes´y las reservas de agua dulce y alimentos estaban intactas. Tenía algunas velas rotas, el timón estaba suelto dando vueltas, la brújula y el cronómetro de navegación  rotos, el sextante y algunos otros instrumentos de navegación desaparecidos como también  había desaparecido el bote salvavidas del Mary Celeste mientras que si encontraron el cuaderno de bitácora del capitán  .Encontraron un mapa con la ruta trazada hasta las Azores, de las que le separaban allí unos quinientos kilómetros y tirado en la cubierta un sable que parecía tener manchas de sangre aunque luego se observó  que sólo era óxido.

Fotografía de Sarah Elizabeth Cobb , la esposa de Benjamin Briggs, junto a su hijo Arthur, el único de la famlia que no desaparecería en la Mary Celeste ya que se quedó en tierra para no dejar de estudiar en casa de su abuela materna (Imagen procedente de http://www.findagrave.com
,

Ninguna huella ni rastro de que hubiera habido algún tipo de lucha en cubierta. Lo que era evidente es que no había rastro alguno de las diez personas que viajaban a bordo del Mary Celeste, incluidos Benjamin, su mujer y su hija. Morehouse ordenó remolcar el Mary Celeste hasta el puerto más próximo, que era el de la colonia inglesa de Gibraltar.  El capitán del Dei Gratia esperaba recibir una recompensa equivalente a una parte del valor de la mercancía recuperada y del propio barco. Sin embargo, las autoridades desconfiaron y sospecharon que se trataba de un intento de estafar al seguro  por parte de las tripulaciones del Dei Gratia y la Mary Celeste. Se abrió una investigación de lo ocurrido que convertiría el caso de la Mary Celeste en noticia de portada de los periódicos a ambos lados del Océano. Durante tres meses se tomaron declaración a los tripulantes del Dei Gratia y se registró a fondo el Mary Celeste , examinando también su casco y toda su estructura. La comisión de investigación llegó a la conclusión de que la Mary Celeste estaba en perfectas condiciones de navegación, por lo que un posible riesgo de naufragio no era una explicación válida para  que la tripulación hubiera abandonado la nave. Tampoco había señales de  violencia, excepto dos pequeñas manchas que parecían de sangre en la cabina de Benjamin Briggs  y un corte hecho aparentemente con un hacha en una barandilla  pero todo lo demás estaba en orden.  Al mismo tiempo se envió instrucciones a los cónsules de Estados Unidos  repartidos por la costa para que informaran en caso de tener noticias de la presencia de alguien que respondiera a la descripción de rBiggs, su familia o alguno de los marineros que iba a bordo , mientras que los mil setecientos barriles de alcohol fueron transportados a su destino final, Génova, aunque inexplicablemente nueve de ellos estaban vacíos, otro de los misterios de este caso. 

La pequeña Sofia Matilda Briggs con dos años de edad que desaparecería junto a sus padres y el resto de la tripulación  Cuatro marineros alemanes , Volkert Lorenzen(29 años), Arian Martens(35 años), Boy Lorenzen (23 años) y Gottlieb Goudeschaal( 23 años), el cocinero americano Edward William Head (23 años), el segundo oficial danés Andrew Gilling(25 años) y el primer oficial americano Albert G. Richardson (28 años) (Imagen procedente de http://www.findagrave.com ) 

¿Qué había sucedido con la tripulación de la Mary Celeste? Surgieron todo tipo de teorías. Algunos afirmaban que habían sido objeto de un ataque pirata, pero contra esta teoría estaba el hecho de que no había signos de violencia en cubierta ni tampoco había desaparecido su carga, por lo que el robo quedaba descartado. Otra teoría más sugestiva apuntaba a los toneles de alcohol. Se aventuró que el  alcohol podría haberse evaporado y este vapor se habría filtrado a través de la madera de los toneles acumulándose en la bodega con riesgo de inflamarse debido a las chispas que podrían producir la parte metálica de los toneles al rozarse entre si durante la navegación. La tripulación, al darse cuenta del peligro, habrían abandonado precipitadamente la nave. Esta fue en su momento la explicación más aceptada, pero también queda desmontada porque los tripulantes de la Dei Gratia encontraron la escotilla principal de la bodega cerrada y en su interior no había vapor acumulado ni tampoco olores extraños . Otra  posibilidad que se  apuntó  entonces fue la del  motín, pero esta alternativa no se sostenía ya que Briggs tenía una bien ganada reputación  de buen capitán y su tripulación estaba formada por marineros  experimentados y sin antecedentes conflictivos y no había señales de que se hubiera producido ninguna lucha a bordo. Además , aunque por alguna razón desconocida se hubiera producido el motín ¿donde estaba la tripulación? Incluso se llegó a apuntar que la tripulación se hubiera emborrachado dando muerte durante la borrachera a Briggs y a su familia .Después se habrían deshecho de los cuerpos lanzándolos al mar  y ellos abandonaron el barco para fingir su desaparición y que nadie los persiguiera. Pero una vez más nos encontraríamos con el problema de la ausencia de signos de lucha y porque sería muy improbable que el capitán Biggs permitiera beber a bordo y contratara a marineros aficionados al alcohol cuando él mismo era abstemio.

DOCUMENTAL SOBRE EL MARY CELESTE 

Como no he podido adjuntar el vídeo os dejo el enlace de este breve reportaje de diez minutos que es el único que he encontrado en castellano sobre la Mary Celeste aunque tiene ciertas imprecisiones como cuando menciona la sangre del sable que en realidad era óxido.

Barcos Fantasmas, el Mary Celeste http://www.youtube.com/watch?v=_ftCmjdyeYs

Una última hipótesis más reciente se centra en el hecho de que dos de las bombas de achicar agua del barco no funcionaban cuando subió a bordo el primer oficial del Dei Gratia, Oliver Deveau. Podría haber sucedido que Briggs creyera que en esas condiciones el Mary Celeste no llegaría a Italia ni tampoco a la costa más cercana por lo que habría ordenado preparar el bote salvavidas , abandonando el barco a la deriva . Más tarde el bote se habría hundido sorprendido por alguna tempestad con sus diez tripulantes a bordo. Es extraño que un marino como Briggs considerara que en las condiciones que estaba la nave no pudiera  llegar hasta la costa porque su casco no estaba en tan malas condiciones y podía navegar  aunque se encontrara a quinientos kilómetros de las Azores y de la Península Ibérica, pero siempre tendría más posibilidades que en el bote  y además hay otro dato que iría en contra de este abandono voluntario del bergantín, y es que el timón estaba suelto y lo lógico es que si hubieran decidido abandonar la nave lo sujetasen para mantener un rumbo fijo y evitar los vaivenes de la nave. Mientras, la Mary Celeste siguió su vida activa y no demasiado afortunada. En los siguientes años cambiaría de dueño  hasta en diecisiete ocasiones . Uno de sus muchos propietarios en aquellos años, David Cartwright diría "De todos los barcos con mala suerte que conozco, .la Mary Celeste era el más desafortunado de todos". Por fin, en 1887  su último capitán G.C.Parker, viendo el mal estado de la nave después de tantas peripecias , decidió ganar dinero engañando al seguro , para lo cual hundió deliberadamente la Mary Celeste en la costa de Haití el 3 de enero de 1885. Parker reclamó al seguro una gran indemnización por un cargamento que luego se comprobó que no llevaba a bordo y todo había sido un intento de fraude. 

Página del Cornhill Magazine de enero de 1884 donde se publicó esta "Declaración de J.Habaluk Jephson" que sería la supuesta declaración de uno de los hombres que iba a bordo del Mary Celeste que relataba lo que había sucedido. Sin embargo, en realidad era un relato de ficción que había nacido de la imaginación de Arthur Conan Doyle, el creador del detective Sherlock Holmes., que utilizó elementos sacados de la historia del Mary Celeste mezclados con otros de ficción pero que sin embargo fue tomado en serio por muchos e incluso hubo periódicos que se refirieron a Habaluk como si fuera  una persona de carne y hueso. Hasta nuestros días la historia de la Mary Celeste sigue llevando algunos elementos incorporados del relato imaginado por Doyle, entre ellos su mismo nombre que se sigue repitiendo por error como Marie Celeste (Imagen procedente de http://www.sshf.com/encyclopedia/images/f/f5/The-cornhill-magazine-1884-jan-habakuk.jpg

Parece que un destino tan sombrío era el final apropiado para la vida llena de hechos desafortunados de la Mary Celeste. En el año 2001 una expedición liderada por el novelista y arqueólogo marino Clive Cussler(1931) anunció que habían encontrado los restos de lo que podría ser la Mary Celeste  un análisis de la madera  demostró que esta era catorce años posterior al hundimiento de la Mary Celeste, por lo que sus restos, al igual que sucedió con su tripulación en 1872, siguen desaparecidos. En enero 1884 el escritor inglés Arthur Conan Doyle (1859-1930)  contribuiría a la confusión de los hechos que rodeaban a la Mary Celeste con la publicación  de forma anónima en una revista literaria de Londres, el  "Cornhill Magazine" , de un relato titulado "Declaración de J.Habaluk Jephson" que sería la historia de un supuesto tripulante de la Mary Celeste que narraba lo que había sucedido a bordo de la nave. Doyle utilizó parte de lo que habían publicado los periódicos sobre el caso y luego añadió muchos elementos de ficción. Sin embargo, aunque Doyle dejaría claro que aquello era una ficción,   muchos creyeron que aquel relato era verídico y los elementos que narraba fueron luego incorporados y mezclados con la historia real de la nave, cambiándole incluso el nombre, ya que Doyle la bautizó con su nombre en francés Marie Celeste, y todavía hoy muchos de estos elementos siguen repitiéndose en las narraciones sobre su caso.  Y aquí concluyo la historia de la Mary Celeste, un genuino barco fantasma del que a punto de cumplir los ciento cuarenta y dos años de su desaparición sigue despertando la curiosidad y las fascinación de todos los que se acercan a su historia. ¿Que sucedió entre el 5 de noviembre de 1872, cuando la Mary Celeste zarpó de Nueva York, y el 4 de diciembre de ese mismo año cuando fue encontrada abandonada a quinientos kilómetros de la costa más cercana con su cargamento en las bodegas, los objetos personales en su sitio pero sin rastro de sus tripulantes? Tal vez tendríamos que preguntar a Davy Jones o al capitán Willem van der Decken . ¿Cuantos secretos se esconden en las profundidades del océano?
Famosos