jueves, 6 de febrero de 2014

ALICE HERZ-SOMMER Y EL LADO BUENO DE LA VIDA

Escribía el filósofo griego Epicuro de Samos "No ha de ser dichoso el joven, sino el viejo que ha vivido una hermosa vida". Viejo , una palabra que nuestra sociedad casi tiene desterrada de su lenguaje cotidiano, que cuando se pronuncia suele realizarse con animo peyorativo. Lo viejo es , en nuestro días, aquello que ya no sirve, lo que el tiempo y el uso ha desgastado y si alguna vez tuvo belleza ahora es feo y lo apartamos de nuestra vista. No tendría demasiada importancia si nos limitásemos a hacer eso con las cosas, pero también tendemos a hacerlo con las personas, incluso cuando convivimos con ellos en casa es muy habitual que su voz no sea escuchada, que sus opiniones no se tengan en cuenta. Vivimos en un mundo que exalta la hermosa juventud pero que no tiene ojos para la no menos hermosa vejez y no somos conscientes de lo que perdemos, de toda la experiencia y sabiduría que han ido acumulando a lo largo de su vida, de todas las lecciones de vida que nos pueden ofrecer . Nos hablan de un tiempo que no hemos vivido, de personas que jamás conoceremos pero que a través de ellos se hacen familiares, nos permiten ver con sus ojos y a través de sus palabras recrean un mundo que una vez fue habitado por personas que sufrían, amaban, reían, sentían de la misma manera que ahora lo hacemos nosotros , pero todo ello acompañado por la sabiduría que sólo el tiempo otorga al ser humano , pues como decía el gran director sueco Ingmar Bergman "Envejecer es como escalar una gran montaña, mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena"


Fotografía de Alice cuando era una niña  que creía feliz en la Praga  que formaba parte del Imperio Austro-Húngaro , una ciudad  con una intensa vida intelectual. La pequeña Alice estuvo con el gran escritor Franz Kafka que en una ocasión, se la llevó a las afueras de Praga y  sentados en un parque le relataba cuentos que ella califica como "inusuales" y dice del genio checo que "Era un hombre un poco extraño. Era un escritor excelente, con un estilo encantador, de esos que ustedes leer sin esfuerzo"  Es la única persona con vida que puede presumir de haber charlado con Kafka y también con el compositor Gustav Mahler. Ya por entonces Alice tocaba el piano, algo que su hermana mayor Irma comenzó a enseñarle cuando sólo tenía tres años de edad, ya que su familia se preocupaba por la formación intelectual y artística de todos sus hijos  (Imagen procedente de http://voiceseducation.org )

Hasta hace una semana no conocía a la pianista Alice Herz-Sommer(1903), pero después de ver una entrevista hecha hace dos años supe que tenía que compartirla con vosotros, no ya porque sea historia viva a sus ciento diez años de edad, sino porque sus palabras durante la entrevista me emocionaron, me dieron ganas de abrazarla a través de la pantalla por su extraordinaria lección de amor a la vida , más valiosa todavía viniendo de alguien que había conocido el horror de los campos de exterminio nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Creo que hoy mis palabras son más superfluas que en otras ocasiones, porque lo único importante es escuchar su voz, sus pensamientos, pero aún así quiero contaros algo de su historia antes de dejaros con esta extraordinaria mujer. Alice vino al mundo el 26 de noviembre de 1903 en la ciudad de Praga, hoy capital de la República Checa pero entonces una de las ciudades importantes del Imperio Austrohúngaro.  El imperio estaba gobernado por el emperador Francisco José I (1830-1916). Apenas unos días después de su nacimiento los hermanos Wright harían el primer vuelo de la historia el 17 de diciembre, no se habían cumplido veinte años desde la invención del automóvil y el cine había nacido tan sólo ocho años antes, cuando los hermanos Lumiére realizaban su primera proyección pública el 28 de diciembre de 1895. Un mundo nuevo estaba naciendo cuando la pequeña Alice se convirtió en la alegría de  su familia de origen judío. Su padre Friedrich Herz(1853-fecha desconocida) y su madre Sofie Sophie Herz (1868-1942) eran  una familia acomodada y amante de la cultura, y Praga era uno de los centros culturales más importantes de aquella época de optimismo que fue la Belle Époque, un tiempo que se extendería desde las últimas décadas del siglo XIX en la que las sociedades europeas tuvieron una fe ciega en el progreso tecnológico y científico de la humanidad. 


Fotografía de juventud de una bella Alice con esa sonrisa que la sigue acompañando a sus ciento diez años de edad. Alice explica que "Sólo cuando se llega a ser muy viejo te haces consciente de la belleza de la vida . Los jóvenes toman todo por sentado , mientras que nosotros, los mayores, entendemos la naturaleza. Lo que he aprendido, a mi edad avanzada, es a estar agradecidos de tener una buena vida . Hay electricidad, autos, telégrafos, Internet. También contamos con agua caliente todo el día, vivimos como reyes." y haciendo gala de ese sentido del  humor que siempre la ha caracterizado en su vida añade "¡Hasta me he acostumbrado al mal tiempo de Londres!"  En cada palabra de su discurso Alice transmite un profundo e inagotable amor por la vida , valorando todo lo que la rodea  y cada minuto que está sobre este planeta (Imagen procedente http://mirosanadelosvientos.blogspot.com.es )

Esta época, que concluiría con el estallido de la I Guerra Mundial y que sería recordada después como algo parecido a un paraíso perdido por la tendencia del ser humano a idealizar el pasado, se caracterizó también por una efervescencia cultural y artística . Pintores, escritores, compositores surgían sin cesar creando grandes obras. La casa de Alice era lugar de visita de muchos intelectuales y artistas judíos , entre ellos nombres hoy inmortales como los del escritor Franz Kafka (1883-1924),  y el compositor Gustav Mahler(1860-1911) y Alice tuvo la fortuna de conocer a ambos. Casi parece  increíble cuando hoy la escuchas hablar con su mente lúcida y su voz aun firme sobre estos nombres que para nosotros forman parte de los libros de historia. Alice tenía también dos hermanos mayores, Georg Herz(1888- desconocida) y Paul Herz(1901-1945) , una hermana gemela , Mariana(1903-desconocida) y su hermana mayor, Irma Herz (1892-1969), que sería quien la daría sus primeras lecciones de piano cuando Alice tenía sólo tres años de edad. Su hermana Irma se casaría con el escritor judío Felix Weltsch(1884-1964) que era a su vez uno de los mejores amigos de Franz Kafka. En una entrevista Alice recordaba al gran escritor checo del que nos cuenta que "Era un hombre un poco extraño. Solía venir a nuestra casa, sentarse y hablar con mi madre, sobre todo acerca de su escritura. Él no hablaba mucho, amaba la tranquilidad y la naturaleza. Con frecuencia - recuerda Alice - salíamos de viaje juntos. Recuerdo que Kafka nos llevó un lugar muy bonito fuera de Praga. Nos sentamos en un banco y nos contó historias.Y ahora ciento de personas de todo el mundo investigan su obra y hacen doctorados sobre él" nos cuenta con una sonrisa de quién ha sido testigo de un mundo hace mucho tiempo extinguido, sólo ella puede presumir en todo el planeta de haber hablado a Kafka o a Mahler.


Alice con su eterna sonrisa y su inseparable piano que hoy todavía asegura tocar dos horas por la mañana y dos horas por la tarde a pesar de su edad y de la falta de dos dedos amputados. Ella  nos advierte que "Lo peor en la vida es el aburrimiento,  cuando la gente no sabe que hacer consigo misma" algo que  a ella nunca le ha sucedido porque siempre ha tenido una gran razón para seguir adelante además de  su familia, la música . Cuando la preguntan como se siente teniendo tantos años no duda en echar mano una vez más del humor, pues como ella dice "el humor es extraordinario". Sobre  el más de un  centenar de años que han contemplado sus ojos dice "Todo el mundo quiere llegar a viejo. Pero llegar a viejo es en realidad estar enfermo todo el día. El cuerpo ya no resiste la enfermedad" Pero en esto no podemos dar la razón a Alice porque a sus 110 años sigue leyendo libros , interpretando música al piano y disfrutando de la conversación (Imagen procedente de http://ecomonkey.blogspot.com.es ) 

En 1914 estalla la Primera Guerra Mundial y cuando concluye la guerra cuatro años después el mapa de Europa había cambiado . El Imperio Austro-Húngaro desapareció para siempre y ahora nacían nuevas naciones. El 18 de octubre de 1918 nacía Checoslovaquia , y su capital sería Praga, la ciudad donde vivía Alice y su familia. Un año después, cuando Alice tiene dieciséis años, se matricula en la Academia de Música Alemana en Praga , convirtiéndose en su alumna más joven. La música siempre sería importante para Alice y la acompañaría a lo largo de su dilatada existencia, y la daría fuerza en los momentos más difíciles de su vida. Ella misma nos cuenta la importancia de la música para tener una vida plena "Las personas que no tienen ninguna relación con la música son pobres, no conocen  la cosa más bella de la vida. Mejor que la pintura y la escritura. La música te lleva a otro mundo"  Pronto Alice llamaría la atención por su gran talento y comenzó  a ser conocida no sólo en Praga sino por toda Europa . Convertida ya en una reconocida intérprete de piano se casó en 1931 con el empresario y músico Leopold Sommer(1905-1945). En 1937 tuvieron a su único hijo, Raphael Stefan Sommer (1937-2001) que con el tiempo se convertiría en un reconocido intérprete de violonchelo. Vivían una vida feliz pero las sombras de una nueva guerra y de un horror hasta entonces desconocido se cernían sobre Europa. En  octubre de 1938 parte del territorio checoslovaco, los Sudetes, habitado por mayoría alemana, fue ocupado por las tropas alemanas de Adolf Hitler (1889-1945). Vientos de guerra recorrían el continente y desde Alemania llegaban noticias sobre la persecución del pueblo judío. La familia Herz optó por abandonar Checoslovaquia para buscar refugio en Palestina .


Alice junto a su marido, el también músico y además empresario Leopold Sommer con quién se casó en 1931  y juntos tendrían a su hijo Raphael. Leopold no sobreviviría a la guerra muriendo apenas un mes antes de que esta terminara en el campo de concentración de Dachau. En 1944 salvaría la vida de Alice, al hacerla jurar que cuando a él le enviaran al campo de exterminio de Auschwitz desde Theresienstadt  ella no se presentaría voluntaria para acompañarle como hacían otras esposas con sus maridos. De esta forma Alice evitó lo que habría sido casi con toda certeza una muerte segura. De todas sus experiencias, por muy duras que fueran, Alice sacó una lección de optimismo ."Cuando eres optimista, cuando no te quejas, cuando miras el lado bueno de la vida, todo el mundo te quiere" afirma Alice sonriendo a la vida , una vida que no siempre fue fácil ni feliz pero a la que ella supo ver el lado bueno incluso rodeada de la mayor oscuridad  (Imagen procedente de http://nickreedent.com/blog )

Sus hermanas Irma ,con su marido, y Mariana , tomaron el tren que salía de Praga hacia Bucarest, en Rumanía, el 14 de marzo de 1939. Un día después las tropas alemanas ocupaban Checoslovaquia . Alice se quedó en Praga con su esposo y su hijo y poco a poco fue testigo de como la vida iba empeorando para los judíos. Tuvo que dejar de dar conciertos y también perdió a la mayoría de sus alumnos cuando las autoridades nazis prohibieron a los judíos enseñar a aquellos que no eran judíos.  En realidad se les prohibió todo, desde subirse a un tranvía hasta comprar comida en una tienda y lo peor estaba por llegar. En 1942 su madre Sofie es detenida y poco después asesinada a los setenta y cuatro años de edad. Alice recuerda aquel hecho como el momento más triste de su vida pero también el momento en que tomó conciencia de la necesidad de ser fuerte, porque sólo iba a tenerse a ella misma y a la música que vivía en su mente para hacer frente al horror que les esperaba "Aquello fue el punto más bajo de mi vida -recuerda Alice casi setenta años después de aquellos hechos - Una catástrofe. El vínculo entre una madre y su hijo es algo especial. Yo la amaba tanto. Pero una voz interior me dijo "De ahora en adelante sólo tu puedes ayudarte a ti misma. Ni marido, ni el doctor, ni mi hijo" la música sería su escudo contra el terror "En ese momento supe que tenía que interpretar los veinticuatro estudios de Fredecic Chopin  que son el mayor reto para cualquier pianista . Corrí a casa y desde entonces toqué horas y horas hasta que ellos (los nazis) nos obligaron a salir".


Fotografía de los niños que actuaron delante de los delegados de la Cruz Roja  en Theresienstadt en junio de 1944 interpretando la ópera infantil "Brundibar"  dirigida por su  propio compositor Hans Krása y en la que también participó el hijo de Alice, Raphael, que entonces tenía siete años. Tanto Hans Krása como la mayoría de niños que aparecen esta imagen morirían antes del final de la guerra tras ser enviados a Auschwitz.. En Theresienstadt , sin embargo, no se mataba a los judíos ya que se trataba de mostrar al mundo que los rumores sobre el exterminio judío eran falsos y se mostraba como un campo modélico aunque las condiciones de vida eran extremadamente duras. Alice pudo soportar la pérdida de Leopold , el miedo a perder a su hijo, el propio miedo a la muerte y al hambre que les perseguía cada día gracias a la música, una música que también apreciaban los alemanes del campo. Alice cuenta como en una ocasión se le aproximó un oficial alemán y la dijo "¿Es usted la señora Sommer? Pude oír su concierto desde la ventana..Provengo de una familia de músicos y entiendo la música y le doy las gracias desde el fondo de mi corazón" La música era capaz de tender puentes que salvaban abismos (Imagen procedente de   http://negralechedelalba.blogspot.com.es )


En efecto, en julio de 1943 Alice, su marido Leopold y su hijo Rapahel fueron enviados al campo de concentración de Theresienstadt , situado a unos sesenta kilómetros de Praga . En funcionamiento desde 1940, los alemanes habían querido convertir este campo en particular en una especie de campo modelo con el que ocultar a la vista del resto del mundo el plan de exterminio del pueblo judío. En ella se llegó a rodar una película en 1941 titulada "El Führer regala una ciudad a los judíos" con la que se pretendía mostrar la bondad con la que el régimen nazi trataba a estos. Se organizaban diferentes actividades culturales e incluso en febrero de 1944 se ordenó filmar un documental propagandístico  para mostrar lo bien que vivían los judíos en el campo  que fue interpretado por actores judíos y dirigido por el actor y director judío Kurt Gerron.(1897-1944). Cuando las labores de rodaje terminaron tanto Kurt como el resto de actores que habían participado en el documental fueron enviados al Campo de exterminio de Auschwitz donde morirían meses después en las cámaras de gas.  En  junio de 1944 se permitió una visita de una delegación de la Cruz Roja  y se preparó todo para que nadie sospechara. Para evitar el hacinamiento de los barracones muchos de los internos fueron enviados a Auschwitz donde les esperaba la muerte. Aquella visita fue una pantomima , pues los alemanes eligieron a los prisioneros que se encontraban en mejores condiciones y les obligaron a caminar con aire feliz y despreocupado por las calles del campo de concentración, como si estuvieran allí por su propia voluntad, aleccionándoles para que respondieran a los miembros de la Cruz Roja negando cualquier clase de maltrato.  Alice conseguiría sobrevivir gracias a su talento musical, dando conciertos junto a otros músicos judíos del campo de concentración e incluso participaría en la ópera infantil "Brundibár" del compositor checo Hans Krása(1899-1994), que también estaba en el campo y moriría después en Auschwitz.


Alice fotografiada junto a su hijo Raphael que se convertiría en un gran intérprete de violonchelo que moriría en 2001 a los sesenta y cuatro años de edad, una muerte que para Alice  fue lo  peor que le había sucedido en su vida. Una de las cosas que más impresionan en Alice es su capacidad para no guardar rencor , ni siquiera contra aquellos que fueron responsables de la muerte de su madre, su marido y su propio cautiverio durante más de dos años. Cuando en 1962 se juzgó en Israel al teniente coronel de las SS Adolf Eichman(1906-1962) acusado de ser uno de los responsables de la Solución Final que se tradujo en el Holocausto Judío, Alice declaró que al ver a Eichmann había sentido lástima y piedad "Tengo que decir - declararía  Alice - que he tenido piedad por él - se refiere a Eichmann -, tengo compasión por todo el pueblo alemán . Son gente maravillosa, no peor que otros" Hay que tener una grandeza de espíritu y un corazón muy generoso para poder  pronunciar esas palabras  (Imagen procedente de  http://plenitudyconsciencia.blogspot.com.es ) 

Alice recuerda de aquellos días el dolor por no tener nada que dar de comer a su hijo "Durante dos años comimos sólo sopa y café. No es fácil para una madre ver a su hijo llorando y saber que ni siquiera tienes un poco de pan para darle" Y la forma que tenía de enfrentarse a aquel horror, además de la música, era la risa "Nos tumbábamos en el suelo y siempre intentaba reír por el niño" También recuerda como la música la sostenía "Siempre que sabía que tendría un concierto era feliz. .La música es mágica. Nosotros interpretábamos ante una audiencia de ciento cincuenta ancianos, enfermos, desesperados , hambrientos  y ellos vivían para y por la música. Era como comida para ellos. Si ellos no nos hubieran podido escuchar habrían muerto antes al igual que nosotros" .Como aún nos cuenta hoy "Que terrible sería la vida sin Beethoven, Schubert, sin el gran Mozart, sin toda esa gente maravillosa" Pero el terror de la guerra todavía no acababa y en septiembre de 1944 su esposo Leopold fue enviado a Auschwitz y de allí a Dachau donde moriría por enfermedad en marzo de 1945 poco antes del final de la guerra. Ella pudo haber seguido su mismo destino porque estaba dispuesta a seguirlo allá donde fuera, pero él la convenció de que no lo hiciera como nos cuenta la propia Alice ahora  "Una noche vino (se refiere a Leopold) y me dijo que un millar de hombres serían enviados en un transporte al día siguiente  , incluido él, y me hizo jurar que no me presentaría voluntaria para seguirlo. Muchas esposas lo hicieron y fueron asesinadas. Si mi marido no me hubiera advertido yo habría corrido la misma suerte" . La guerra se dirigía hacia su desenlace y Theresienstadt  fue entregado por los alemanes a la Cruz Roja el 3 de mayo de 1945 y cinco días después entraban en él las tropas de la Unión Soviética. De los 144.000 judíos que en algún momento estuvieron en Theresienstadt en el momento de la liberación quedaban apenas diecisiete mil, pues la mayoría habían sido enviados a otros campos de exterminio.

ENTREVISTA A ALICE HERZ SOMMER A LOS 108 AÑOS DE EDAD 

No me ha dejado adjuntar el vídeo con la entrevista a Alice así que os dejo el enlace .Son ocho minutos y de verdad que merece la pena escucharla. Es una llamada al optimismo , la esperanza y la alegría de vivir  

http://www.youtube.com/watch?v=HZ87qPUY_QA

Una muestra del inmenso corazón de Alice es que a pesar de haber perdido a su madre y a su esposo por culpa de los nazis no tenía palabras de rencor para los alemanes , sino de perdón y comprensión "Yo no odio a los alemanes. Lo que hicieron fue terrible pero ¿era Alejandro Magno mejor? El diablo siempre ha existido y siempre lo hará. Forma parte de nuestra vida" Cuando aún hoy la preguntan como fue capaz de perdonar a los que tanto daño la habían hecho , como podía sentir piedad por los asesinos de su pueblo , su respuesta ha sido siempre la misma "Yo no estaría viva sin piedad. Esa es la razón por la que todavía estoy viva. Pienso en el bien, en lo bueno. Y para eso se necesita mucha práctica" Ella y su hijo regresaron a Praga y de allí en 1949 viajarían hasta Jerusalén, donde apenas un año antes había nacido el nuevo estado de Israel. Durante los siguientes treinta y siete años Alice viviría allí impartiendo clases de música e interpretando conciertos. Una época que ella recuerda como la más feliz de su vida "Fue la época más feliz de mi vida. Era feliz" recuerda con una sonrisa que parece no abandonarla nunca. En 1986 su hijo , que se había convertido en un reconocido intérprete de violonchelo, se traslada junto con su esposa, sus dos hijos y Alice a Londres y desde entonces Alice ha vivido en la capital inglesa. Aun le quedaba un trago doloroso por vivir, porque en 2001, mientras daba una gira de conciertos, su hijo Raphael, aquel que en Theresienstadt preguntaba a su madre "¿Quién es Hitler?¿Qué es la guerra?¿Por qué no hay nada de comer?" , fallecía de un ataque al corazón. Alice nos cuenta lo que significó aquella muerte para ella "Su nacimiento fue el día más feliz de mi vida, y su muerte lo peor que me ha sucedido"´

INTERPRETACIÓN AL PIANO DE ALICE HERZ-SOOMER GRABADO EN 2012

Poco antes de su 108 cumpleaños aquí podemos ver a Alice tocando el piano , con las dificultades  derivadas de haber perdido dos dedos, pero con la misma pasión de su juventud 






TRAILER DE "THE LADY IN NUMER 6"


 Trailer del cortometraje documental "The lady in number 6"  sobre la vida de Alice Herz Sommer nominado a los Oscar  que se entregarán el próximo 2 de marzo de 2014. No he encontrado ninguna versión en castellano así que ignoro si será estrenada en nuestros cines, pero deberían hacerlo porque es más que un cortometraje, es una lección de vida 





Pero una vez más Alice nos da muestras de ese carácter inasequible a la tristeza, siempre dispuesta a encontrar la luz en la oscuridad, el lado bueno de la vida "Estoy muy agradecida porque no sufrió cuando murió. Y hoy todavía puedo ver a mi hijo, en la televisión. De alguna forma él vive para mi. A veces pienso que será posible,  algún día, posponer la muerte a través de la tecnología" Y así llegamos a nuestros días, convertida en la superviviente más anciana de los campos de concentración y también en la más anciana de las intérpretes de piano que es , sin duda, por lo que Alice prefiere ser reconocida. En las entrevistas sigue irradiando una luz especial, una vitalidad que derrota los años y que nos transmite una vitalidad, unas ganas de vivir, un amor a todo lo que le rodea que son un ejemplo para personas que tienen ochenta, noventa e incluso un siglo menos que ella. Cuando la preguntan  cómo ha podido conservar ese optimismo después de todo lo que le ha sucedido en la vida, Alice responde "Porque el mundo es bello. La naturaleza es algo extraordinario. La belleza es algo fenomenal. Hay que tener optimismo y mirar el lado bueno. La vida es bella, tienes que estar contenta de poder admirar todo lo que hay a tu alrededor, dar gracias,  sentirte agradecido por estar vivo" y concluye con su sonrisa y sus ojos bondadosos "En cualquier parte que mires hay belleza. Se que existe lo malo, pero miro el lado bueno .Varias veces a lo largo del día estoy feliz, agradecida"  Y cuando le piden un consejo para los jóvenes simplemente les pide que hay que sentirse contento con lo que hacen , esforzarse en hacer las cosas lo mejor posible  porque "Es una satisfacción haber hecho algo bien. El secreto es eso. Estar contento de lo que has hecho".


Casi noventa años separan la fotografía que veíamos más arriba de Alice sonriente junto al piano de esta otra . Casi un siglo pero las mismas granas de reír y vivir. Sobre su sentido del humor nos cuenta que "El sentido del humor es lo que me hace particularmente judía. Nadie tiene este tipo de humor. Y lo mismo pasa con el sentimiento familiar. Estamos mucho más orientados a la familia. No como los ingleses , que pasan el tiempo con sus perros" cuenta mientras ríe con jovialidad . Una de las cosas que más la asombran de estos tiempos es Internet y el correo electrónico "Escribir una carta en Alaska , y en el mismo momento otra persona puede leerlo. Y en Internet puedes hacer preguntas. Es fantástico" Cuando ella nació  no existía la televisión, el cine era un recién nacido y el teléfono un lujo que sólo unos pocos podían disfrutar . Tener agua caliente en las casas ya era una comodidad propia de familias bien situadas. Por eso Alice dice que somos muy afortunados de vivir en estos tiempos y que debemos dar gracias  por una vida tan hermosa   (Imagen procedente de  http://ecomonkey.blogspot.com.es )



 Como ella dice "No somos conscientes de lo desperdiciado que estamos" , muchas veces nos perdemos en pequeñas preocupaciones que no son más que un juego de niños comparado con lo que tuvieron que sufrir personas como Alice en la guerra. Si ella fue capaz de perdonar , de sonreír de nuevo a la vida, de amarla con esa pasión que nos transmite, de vivir con entusiasmo  cada nuevo día ¿cómo no vamos a ser capaces nosotros de seguir sus pasos viviendo en un mundo mucho mejor que el de la Europa en guerra? Ella nos da una lección de vivir con esperanza, con alegría y dispuesta siempre a afrontar todas las dificultades de la vida con el animo fuerte, la sonrisa en el rostro y la mano presta a extenderla a quién la necesite.  Ahora , a sus ciento diez años largos de vida, ha sido protagonista de una nueva aventura, pues ella es la protagonista de un documental de la BBC sobre su vida titulado "The Lady in number 6" que ha sido nominado al Oscar de Hollywood al mejor documental de cortometraje. El próximo 2 de marzo tal vez Alice esté allí , aquella niña que nació cuando todavía había zares y emperadores en Europa, que conoció a Kafka , a Mahler , a Freud, que se convirtió en una joven y brillante intérprete de piano, que amó, tuvo un hijo, vivió los horrores de los campos de concentración, que supo perdonar  y hasta el día de hoy sigue viviendo una vida plena, llena de alegría, de fuerza, de vitalidad, de esperanza , de entusiasmo. Escuchemos sus palabras, pero no solo las de ella, sino la de todos nuestros mayores, personas que atesoran sabiduría y que sólo esperan  que nos sentemos a su lado para compartir sus vidas llenas de experiencias  que nos harán más ricos y sabios a todos. No dejemos que sus voces se extingan sin escucharlas, ni que sus manos se queden sin las nuestras. Con decía el escritor francés André Maurois "El arte de envejecer es el arte de conservar la esperanza"  y de eso Alice sabe mucho como hemos visto en este relato de su vida  . Quiero cerrar esta historia de una mujer maravillosa que a mi personalmente me ha emocionado por la grandeza de su espíritu y la sencillez en su forma de expresarlo, con la respuesta que da cuando le preguntan si teme a la muerte "No , en absoluto. Fui una buena persona. Ayudé a la gente, fui amada y tengo buenos sentimientos" Eso es el éxito en la vida.  

NOCTURNO OPUS 9 DE FREDERIC CHOPIN

Quería terminar este artículo con uno de los nocturnos de Chopin que Alice tocaría en tantas ocasiones durante la guerra, su último refugio contra el horror que la rodeaba. ella misma diría después "Tocaba a Chopin mientras ellos mandaban a mi familia a la muerte" pero   en palabras de Alice "La música te lleva a otro mundo". Gracias a Alice y a tantas personas que ayudan a que este mundo sea mejor compartiendo su sabiduría, sus ganas de vivir y su bondad.  



El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

3 comentarios:

Proyecto Hélade dijo...

Hola, tienes un blog muy bueno.
El jueves vamos a subir en nuestro blog (www.proyectohelade.blogspot.com) un video de esta excepcional mujer y nos gustaría también enlazar tu blog para que a quien le interese pueda leer tu post sobre ella, ¿te parece bien?

Un saludo
María

christian mielost dijo...

Muchas gracias María!!Claro, por supuesto no hay ningún problema No se si necesitas que te de algún dato ,si es así no dudes en decírmelo. Gracias de nuevo y un abrazo desde Madrid!!

Proyecto Hélade dijo...

Gracias a ti :)
no necesitamos ningun dato más, terminaremos diciendo: "Esperamos que os haya gustado el vídeo tanto como a nosotros y si queréis saber más de la vida de esta excepcional mujer no podéis dejar de leer el blog de Christian Mielost" y en tu nombre enlazamos directamente la estupenda entrada que escribiste sobre Alice.

Un abrazo y de verdad, un placer conocerte.

Famosos