jueves, 21 de junio de 2012

LA CARGA DE LA BRIGADA LIGERA O EL HEROÍSMO INÚTIL (PRIMERA PARTE)

El filósofo, matemático, físico y escritor francés Blaise Pascal (1623-1662) nació y vivió gran parte de su juventud en una Europa desangrada por la Guerra de los Treinta Años que tuvo lugar entre 1618 y 1648, que causó la muerte de forma directa o indirecta a entre tres millones y cuatro millones y medio de europeos , de los que sólo entre trescientos mil y seiscientos mil eran soldados y el resto población civil víctima de los saqueos, incendios y matanzas provocados por uno u otro bando, de la hambruna causada por la destrucción de los campos de cultivo arrasados por los soldados y el robo de las provisiones que los campesinos guardaban para los duros inviernos o víctimas de las enfermedades epidémicas que terminaban lo que las armas no habían completado. Fue una época de horror en el territorio europeo, una más en la sangrienta historia del continente europeo, y no sería ni mucho menos la última, pues los campos de Europa fueron escenario de nuevas matanzas en los siglos siguientes hasta desembocar en los años infames de la Primera y Segunda Guerra Mundial. Pascal aborrecía las guerras y cuando le reprochaban que no mostrará más entusiasmo por las victorias francesas e incluso le acusaban de poco patriota respondía  "¿Puede haber algo más ridículo que la pretensión de que un hombre tenga derecho a matarme porque habita al otro lado del río y porque su príncipe tenga una querella contra el mío, aunque yo no la tenga contra él?"

Si, los príncipes , los reyes, los dictadores, los primeros ministros, los presidentes, los intereses económicos, religiosos o ideológicos de unos pocos conducen a sus pueblos a enfrentamientos donde miles, cientos de miles o millones de personas combaten y mueren para defender no sus vidas, sino los intereses de los mismos que causaron la guerra. Unos dan las órdenes desde los despachos o desde la altura de una colina, mientras los que combaten deben confiar en que quién les dirige sepa lo que hace y no les conduzca a una muerte absurda, aunque en ocasiones se disfrace con la palabra heroísmo lo que no es más que la perdida irreparable, innecesaria y estúpida de una vida humana o de cientos y miles de ellas. Está claro que hay guerras que no hay más remedio que hacerlas porque la nación es atacada y hay que defenderse o para detener las agresiones de un país a un tercero o defender la libertad de un pueblo, pero también es cierto que todas las guerras son evitables y que hay algunas que simplemente jamás tuvieron que haber empezado. Quizás uno de los  ejemplos más evidentes de como la estupidez y falta de pericia de personas con autoridad sobre la vida de otros  puede conducir a ese final que luego la historia , la literatura y el cine visten de heroísmo cuando no es más que una horrible matanza sin ningún sentido  en el marco de una guerra inútil  , fue la Batalla de Balaclava y su hecho más celebre, la conocida como "Carga de la Brigada Ligera" fuente de inspiración de poemas, libros y películas, símbolo para algunos de heroísmo, pero, sobre todo, de la inoperancia , mediocridad e irresponsabilidad de los mandos que allí intervinieron.

Vamos a trasladarnos a la Europa de 1853, fecha en la que iba a comenzar la Guerra de Crimea. Las principales potencias del continente son en estos momentos el Imperio Británico, bajo el reinado de Victoria I (1819-1901), Francia , gobernada por Napoleón III(1808-1873) que había sido el único presidente de la II República Francesa y en el año 1852 se convertía en el nuevo emperador de Francia, el vasto Imperio Ruso, gobernado por el zar Nicolás I (1796-1855) y el Imperio Otomano gobernado en aquel momento por el sultán  Abdülmecit I(1823-1861). Podríamos decir que estos eran los jugadores de una colosal partida de ajedrez que se disputaba en los mapas de Europa y donde los ejércitos se convertían en las fichas que los jugadores desplazaban de una casilla a otra, con la diferencia de que en el ajedrez el peón comido termina en una caja hasta la siguiente partida y en la realidad el soldado muerto también termina en una caja, pero esta queda enterrada en el suelo y no puede utilizarse de nuevo, aunque no es algo que parezca preocupar demasiado a los jugadores. Ahora que ya conocemos a los protagonistas de la guerra veamos que les indujo a iniciar la conocida como Guerra de Crimea.

Mapa de la Europa surgida después del Congreso de Viena de 1815 que establecía el nuevo reparto de territorios dentro del continente después del final de las guerras napoleónicas y la derrota de Napoleón Bonaparte, aunque una vez finalizado el Congreso el 9 de junio de 1815 aún tendría lugar la decisiva batalla de Waterloo el 18 de junio de ese mismo año donde , ahora si, Napoleón fue derrotado de forma definitiva. Las fronteras dibujadas en el Congreso de Viena se mantendrían en sus aspectos más importantes hasta la Primera Guerra Mundial en 1914, aunque con modificaciones como el nacimiento de Italia como nación y la progresiva perdida de territorios del Imperio Otomano que en el mapa vemos que aún ocupaba toda Grecia,que iniciaría su Guerra de Independencia en 1821,  Rumania, Bulgaria y Moldavia  (imagen procedente de http://trayendoayeres.blogspot.com )

Si me permitís voy a remontarme aún más en el pasado para saber algo más de la historia de uno de los contendientes, el más débil en aquel momento, porque además creo que os será el más desconocido de las cuatro grandes potencias que participaránImperio Otomano había iniciado su prolongado camino por la historia en la segunda mitad del siglo XIII bajo el gobierno del sultán Osmán I (1258-1326). Osmán pertenecía a la tribu Kayi,una rama del pueblo turco selyúcida,  quienes procedían de Asia Central y se habían visto desplazados por el avance de los mongoles, llegando a mediados del siglo XIII hasta Anatolia, en la actual Turquía. El padre de Osmán I, Ertugnul(1198-1281), se puso al servicio de los turcos selyúcidas que concedieron a Ertugnul y su pueblo la ciudad de Sogrut y las tierras adyacentes, que Ertugnul había conquistado en nombre del sultán de los turcos selyúcidas,  para que pudieran establecerse. Tras la muerte de Ertugnul en 1281 le sucedió su hijo Osmán I que inició una política de expansión que le llevaría de gobernar sólo una ciudad y unas pocas tierras a controlar 16.000 kilómetros cuadrados a su muerte en 1326. Por ello recibiría el título de Gazi "el triunfador en la fe" y en lo sucesivo cada vez que un nuevo sultán subía al poder los súbditos recordaban a su primer sultán diciendo "Que sea tan grande como Osmán". Así nacía el Imperio Otomano que no dejaría de crecer en los siglos siguientes. En 1452 el sultán Mehmed II, llamado el Conquistador (1432-1481) conquistaba la legendaria capital del Imperio Bizantino, Constantinopla, con lo que este imperio milenario, superviviente del Imperio Romano , desaparecía de la historia.

Ya en el siglo XVI el Imperio Otomano alcanzaría su máxima extensión bajo el gobierno del sultán Solimán II , llamado el Magnífico(1495-1566) que dominaría todo el Mediterráneo Oriental, en 1521 conquistaría la ciudad de Belgrado, conquistaba Serbia y Bosnia, que se convertiría al Islam, en 1526 derrotaba a los húngaros en la batalla de Mohacs y conquistaba el reino de Hungría  y en 1529 asediaba la ciudad de Viena, en el mismo corazón de Europa, aunque finalmente no lograría su conquista. No sería la última vez que los otomanos amenazaron Viena y con ella a toda Europa, pues un nuevo asedio se inició un siglo y medio después, en 1683, cuando los otomanos estaban gobernados por el sultán Mehmed IV (1642-1693) pero los otomanos fueron derrotados en una batalla librada delante de las murallas de la ciudad  entre las tropas otomanas y una alianza de pueblos europeos que habían colaborado bien con hombres o con dinero para detener la amenaza turca .Este combate decisivo en la historia de Europa pasaría a la historia con el nombre de batalla de Kahlenberg, librada el 12 de septiembre de 1683 y después de ser derrotados en ella, los otomanos no volverían nunca más a amenazar a Europa, suponiendo un punto de inflexión en la historia de su Imperio que a partir de entonces iniciaría una lenta pero progresiva decadencia. Es algo que suele suceder con  todos los imperios ,como si se tratara de una ley no escrita, que cuando termina la expansión se inicia su decadencia aunque su final  aún esté muy lejos en el tiempo.

Mapa del Imperio Otomano durante el siglo XVI , cuando alcanzaría su máxima extensión bajo el gobierno de Solimán II el Magnífico llegando hasta las puertas de Viena . El 7 de octubre de 1571 Europa obtendría una decisiva victoria naval para detener el expansionismo turco en la batalla de Lepanto , donde participaría el gran escritor español Miguel de Cervantes (1547-1616) que en sus palabras reflejaría la importancia que tuvo en su tiempo esta batalla  definiéndola como "la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos, ni esperan ver los venideros" En 1683 volverían los otomanos a las murallas de Viena y después de la derrota de la batalla de Kahlenberg  delante de las murallas de esta ciudad el Imperio Otomano frenaría su expansión por Europa de forma definitiva e iría perdiendo poder en los siglos siguientes y cuando llega mediados del siglo XIX , cuando tendrá lugar la Guerra de Crimea , es ya un gigante con los pies de barro (imagen procedente de http://www.3djuegos.com )

 
Regresando a 1853 el Imperio Otomano ya no tiene la fuerza que tuvo bajo Mehmed II el Conquistador o Solimán II el Magnífico, pero aún sigue siendo una potencia considerable que además tenía bajo su protección un lugar de gran valor simbólico para los cristianos, ya fueran católicos, protestantes u ortodoxos, Tierra Santa. Durante los primeros años de la década de 1850 los monjes católicos y los ortodoxos se habían disputado la posesión de la Basílica de la Natividad en Jerusalén, donde la tradición afirmaba que había nacido Jesucristo, y la Basílica del Santo Sepulcro, también en Jerusalén, erigida supuestamente donde Jesucristo fue enterrado. Los monjes católicos se encontraban bajo la protección de Francia mientras que los ortodoxos tenían el apoyo de Rusia y ambas potencias presionaban al sultán turco para que diera la razón a uno o a otro. En 1852 el sultán decidió favorecer a los católicos lo que provocó la reacción del zar ruso Nicolás I, que envió a un embajador para exigir al sultán la firma de un acuerdo que concedería a Rusia el derecho a intervenir en el territorio del Imperio Otomano siempre que considerase que los intereses ortodoxos pudieran verse perjudicados por los católicos, tanto en Tierra Santa como en otros puntos estratégicos que interesaban mucho a Rusia, como eran Moldavia y Valaquia.

Como suele suceder en todas las guerras, lo que se alega como causa del conflicto no es más que un disfraz de los auténticos motivos, que en este caso era la pretensión de zar  de dar a Rusia una salida al Mediterráneo , arrebatando al Imperio Otomano no solo Valaquia y Moldavia , sino también Bulgaria hasta llegar al Mediterráneo. El Reino Unido, al conocer las exigencias del enviado ruso, reaccionó presionando al sultán para que no aceptase las imposiciones rusas ya que ello debilitaría aún más al ya tambaleante Imperio Otomano. En realidad, los británicos trataban de frenar el expansionismo ruso y preferían sostener a los otomanos , cuya debilidad les había convertido en un rival que ya no era peligroso para los intereses británicos.Ante dos enemigos enfrentados es una clave estratégica apoyar al más débil contra el más fuerte, porque si vence el débil no tendrás un enemigo tan peligroso como si obtiene la victoria el más fuerte, y en base a ese razonamiento el Reino Unido tomaría partido a favor del Imperio Otomano contra Rusia.  Cuando el sultán rechaza , influido por el embajador británico, las imposiciones rusas, el zar envía a sus tropas hacia la frontera con Valaquia y Moldavia y la respuesta británica es desplazar una flota al estrecho de los Dardanelos, enviando un aviso a los rusos para que no ataquen o el Imperio Británico entraría en guerra. Al mismo tiempo Inglaterra, Francia, Austria y Prusia se reunen en Viena para preparar una propuesta que resuelva el conflicto evitando la guerra.

Perdonad que insista con los mapas pero es la mejor forma para situarnos en el escenario de los acontecimientos . Aquí vemos el marco donde tendrían lugar las batallas principales de la Guerra de Crimea. Vemos señalado en el mapa el lugar donde se libró la batalla naval de Sinope el 30 de noviembre de 1853 cuando la flota rusa destruyó a la turca , siendo además el último combate naval de la historia entre veleros . A continuación los combates se iban a trasladar a la Península de Crimea donde desembarcaron las tropas aliadas franco-británicas , con la batalla del Alma y la Batalla de Balaclava el 20 de septiembre y el 25 de octubre de 1854 , cuando tendría lugar la legendaria Carga de la Brigada Ligera y también el asedio de Sebastopol que se prolongaría un año desde 1854 a 1855 (imagen procedente de http://delfishearth.wordpress.com )

Pero si el primer borrador del acuerdo  fue del agrado del zar Nicolás I , el sultán turco no estuvo de acuerdo con algunas de las condiciones. Se redactó un nuevo acuerdo que en este caso si aceptó el sultán pero, por desgracia, no satisfizo al zar. El tiempo de negociar llegaba a su fin, las conversaciones quedaron rotas y el primero en iniciar las hostilidades fue el sultán  que ordenó a su ejército atacar las posiciones rusas a orillas del Danubio el 23 de octubre de 1853, a lo que los rusos respondieron atacando a la flota turca a la que derrotaron y destruyeron el 30 de noviembre de 1853 en la Batalla de Sinope , que además tiene el dudoso honor de ser considerada la última batalla naval entablada por embarcaciones a vela. El gobierno británico, temiendo la derrota del Imperio Otomano , entra en la guerra seguida por Francia, en gran parte porque su emperador, Napoleón III,  trataba de meter a Francia en cualquier conflicto bélico en un intento de repetir las viejas hazañas del su antecesor Napoleón I Bonaparte(1769-1821). La guerra tendría como escenario principal el Mar Negro y en particular la Península de Crimea, en territorio ruso, aunque en nuestros días se encuentra formando parte de Ucrania.

El 10 de abril de 1854 una escuadra franco británica bombardeaba la ciudad de Odessa, situada a orillas del Mar Negro y próxima a la desembocadura del río  Dniéster, que era la ciudad y el puerto más importante en el Mar Negro, aunque el ataque no tiene éxito. El siguiente objetivo y donde se iba a decidir la suerte del conflicto era la ciudad de Sebastopol , situada en la Península de Crimea y cuyo puerto tenía un gran valor estratégico para controlar el Mar Negro. En septiembre de 1854 las tropas aliadas francesas e inglesas desembarcan en Crimea para avanzar hacia Sebastopol.El transporte de las tropas ya no fue demasiado afortunado porque para ahorrar gastos se decidió prescindir de los modernos barcos de vapor, mucho más rápidos pero también mas costosos, por barcos de vela, más lentos y vulnerables a las tormentas . Tanto las tropas como los caballos que luego utilizarían en batalla viajaron hacinados y en condiciones higiénicas deplorables que causaron enfermedades y en el caso de los caballos muchos de ellos murieron durante la travesía, con el consiguiente enojo de los miembros de la caballería que tenían una relación estrecha con sus caballos y comenzaron a mirar con desprecio a sus superiores , que no paraban de dar muestras de su incompetencia.

James Thomas Brudenell , séptimo conde de Cardigan (1797-1868), iba a comandar la Brigada de Caballería Ligera durante la Guerra de Crimea y la carga que haría celebre a sus protagonistas, tanto por el heroísmo suicida de la carga como por la demostración asombrosa de incompetencia de los mandos del ejército inglés que mandaron a los miembros de la caballería a un sacrificio inútil y absurdo. Pero además la carga de la Brigada Ligera fue el símbolo de una guerra no menos absurda que costó la vida de casi un millón de personas para nada . Aunque pueda parecer un argumento demagógico y simplificador  las palabras del filósofo francés Jean Paul Sartre en mi opinión dibujan con bastante precisión la realidad última de las guerras "Cuando los ricos hacen la guerra, son los pobres los que mueren.". En este caso lord Cardigan , aunque tenía dinero , lo suficiente para comprar el cargo que ocupaba, siendo un militar que no estaba dotado ni tenía capacidad para ocupar la responsabilidad de dirigir a centenares de hombre, hay que reconocer que si arriesgo su vida al ponerse al frente de sus hombres en la carga, aunque también fuera de los primeros en retroceder (imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

A continuación vino el desembarco, que también fue complicado por culpa de la falta de organización y coordinación entre los mandos franco británicos. De nuevo los caballos sufrieron la peor parte al ser lanzados sin miramientos al agua , debiendo nadar para alcanzar la orilla y otros dispuestos en botes individuales que zozobraban y acaban con hombre y animal en el agua  . Debido al estado de debilidad en la que se encontraban muchos de ellos murieron ahogados antes de llegar a la playa. Casi parece una broma si no se tratase de una guerra, la escena en que algunos oficiales de caballería británicos tuvieran que viajar hasta Constantinopla, capital del Imperio Otomano, para comprar nuevos caballos, tan grandes habían sido las perdidas y ni siquiera habían entrado en combate.Antes de seguir os tengo que presentar a los protagonistas de lo que iba a venir después. Uno de ellos era James Thomas Brudenell , séptimo conde de Cardigan (1797-1868), un aristócrata que había hecho carrera en el ejército sin demostrar ninguna habilidad en el mando ni en el campo de batalla pero que fue consiguiendo ascensos gracias a una práctica habitual en el ejército de entonces, la compra de destinos. Su historial tenía varias notas oscuras, como la expulsión del ejército en 1834 por diferentes incidentes con sus subordinados, aunque sería readmitido en 1836 ante la oposición de otros oficiales que consideraban que no tenía capacidad para dirigir a las tropas. En 1841 fue perseguido por participar en un duelo, una práctica prohibida , aunque fue exonerado amparándose en tecnicismos legales , lo que hizo que el periódico The Times escribiera una editorial sobre el caso en el que afirmaba que "en Inglaterra existe una ley para ricos y otra para pobres".

En el libro "Grandes Episodios de la Historia" el escritor Joseph Cummins recoge esta descripción de lord Cardigan realizada por el historiador británico Cecil Woodham Smith(1896-1977) "Alto, guapo , vestido con opulencia, se comportaba con una mezcla de arrogancia y presunción que, según se decía , conseguía que uno perdiera los estribos con solo mirarlo." y añade que era "Inusualmente estúpido. La triste verdad es que su imponente cabeza no tenía nada dentro" Una persona con esas características había llegado a ser general de brigada y ahora dirigía a la Brigada de Caballería Ligera con más de seiscientos hombres bajo sus ordenes. Su superior en el mando era otro aristócrata , George Charles Bingham , tercer conde de Lucan (1800-1888), que al igual que Cardigan tampoco había demostrado nada pero había ido ascendiendo en el escalafón hasta que en la Guerra de Crimea alcanza el puesto de general de división por el que había pagado 25.000 libras siendo el responsable de la Brigada Ligera y la Brigada Pesada de la caballería del ejército en Crimea. Sobre estos dos personajes hay que añadir que además de su dudosa competencia y habilidad para el mando eran  familia, en concreto cuñados, y mantenían una relación pésima desde hacía tres décadas. Su mala relación, o habría que decir su odio mutuo,  era conocida por el ejército por lo que resulta aún más sorprendente que el comandante de las tropas británicas les pusiera juntos.

George Charles Bingham , tercer conde de Lucan (1800-1888), en 1820 había servido como teniente, cinco años después logró el ascenso a mayor y un año después compró el puesto de teniente coronel. Ese año empezaba también su carrera política siendo elegido como miembro del Parlamento como representante del condado irlandés de Mayo . En 1839 fallecía su padre y se convertía en el tercer conde de Lucan y seis años después en Lord teniente del Condado de Mayo donde tendría una actuación más bien cruel con sus habitantes, a los que no dudaba en explotar para lograr el dinero que necesitaba para seguir comprando cargos y avanzando en el escalafón militar , convirtiéndose en coronel en 1841 y mayor general en 1851. Cuando comienza la guerra de Crimea el comandante del ejercito inglés en Crimea, lord Raglan, le nombrará comandante de la división de caballería teniendo bajo sus ordenes a la Brigada de Caballería Ligera y la Brigada de Caballería Pesada . Como ya hemos visto, Cardigan estaba al mando de la Brigada de Caballería Ligera y era cuñado de Lucan . Ambos hombres se odiaban con pasión desde hacía tres décadas  y ambos serían parcialmente responsables del desastre como veremos mañana(imagen procedente de http://hindsfoot.org ) 

Pero ¿quién era la gloria militar , el gran estratega del que muchos echaban ya pestes por la mala organización de la campaña ?  Por encima de lord Cardigan y de lord Lucan, se encontraba el comandante de las tropas británicas en Crimea, FitzRoy James Henry Somerset, primer barón de Raglan(1788-1855), un veterano que había participado en la batalla de Waterloo en 1815, bajo las ordenes del duque de Wellington(1768-1852) donde además perdió su brazo derecho, pero que , por desgracia, apenas tenía experiencia al mando a pesar de lo cual le habían entregado la dirección de todo el ejército inglés desplegado en Crimea. Finalmente, después de tantos retrasos, se inició el avance hacia Sebastopol por  unos cincuenta y siete mil hombres que iban a enfrentarse a los cuarenta mil rusos que se encontraban en Crimea. Se suponía que el objetivo era sorprender a los rusos con un desembarco y avance relámpago, pero más bien parecían los movimientos de una tortuga, por lo que los rusos tuvieron tiempo de organizar sus fuerzas para tratar de detener la progresión aliada hacia Sebastopol.El 20 de septiembre de 1854 tenía lugar el primer encuentro entre las tropas rusas y las aliadas a orillas del río Alma , una batalla sangrienta donde los ingleses sufrirían entre muertos y heridos tres mil bajas, los franceses alrededor del millar y los rusos unos cinco mil hombres. En la batalla fue llamativa una vez más la desorganización del mando aliado , donde la caballería permaneció inactiva mientras la infantería se lanzaba en un ataque colina arriba donde muchos encontraron la muerte.

FitzRoy James Henry Somerset, primer barón de Raglan(1788-1855). Desde el año 1807 estuvo al lado del duque de Wellington durante la guerra napoleónica y también en la Guerra de Independencia española como ayudante de campo y secretario militar del duque. En la batalla de Waterloo el 18 de junio de 1815 participó como jefe de una brigada de caballería distinguiéndose por su valor y perdiendo un brazo en el combate, como podéis ver en la fotografía. Desde 1827 a 1852 fue el secretario militar y personal de Wellington. El duque moría en 1852 y dos años después Raglan  era nombrado general y se le entregaba el mando de las tropas británicas que marchaban a Crimea. Se caracterizaba por una gran habilidad diplomática , lo que sin duda podía ser útil  para limar las asperezas que pudieran surgir en una alianza un tanto extraña entre Inglaterra, Francia y el Imperio Otomano, pero carecía de la experiencia para mandar a un contingente tan grande de hombres  y para organizar los desplazamientos, la alimentación y la atención sanitaria a sus soldados. Durante el invierno de 1854 a 1855 más de 23.000 hombres estarían de baja por enfermedad como consecuencia de la falta de ropa de abrigo , mala alimentación y pésimas medidas higiénicas y la prensa , que por primera vez cubría en persona una guerra, responsabilizarían a Raglan del desastre organizativo del ejército  (imagen procedente de http://www.old-picture.com )


Los soldados de  infantería , que habían llevado la peor parte, comenzaron a llamar al general de la división de caballería, lord Lucan, como "look on", es decir "mirón", que guarda gran parecido en la pronunciación con el apellido del general y que hacía referencia a su pasividad durante la batalla. ¿El motivo? Tal vez estaba enfadado con su comandante, lord Raglan, porque durante una escaramuza antes de la batalla había dado la orden de suspender una carga de la caballería dirigida por Lucan y este se había enojado, vamos, como si se tratara de la rabieta de un niño al que no le dejan jugar . Sea como fuere los aliados derrotaron a Rusia en esta primera batalla y en recuerdo de la victoria en la Batalla del Alma hoy un puente sobre el río Sena en París, lleva el nombre de Pont de l´âme, es decir, el Puente del Alma.Terminada la batalla se procedió a cruzar el río Alma sin ni siquiera dejar descansar y recuperar al aliento ni a los hombres ni a los caballos a pesar del esfuerzo que habían realizado durante el combate y los heridos que había que cuidar. Por supuesto esta actitud de Raglan no hizo sino incrementar el enfado de soldados y oficiales contra los principales mandos de la operación. Por fin , las tropas aliadas establecieron su campamento no muy lejos de la ciudad de Sebastopol, ciudad a la que iban a poner cerco. En este punto dejaremos a los británicos y franceses preparando el campamento y el inicio del asedio a Sebastopol y a los rusos diseñando el plan de un ataque sorpresa. Falta poco para dos hechos que pasarían a la historia militar, la delgada línea roja y la carga de la Brigada Ligera, pero eso lo veremos mañana en la segunda parte de esta historia.

Famosos