jueves, 30 de octubre de 2014

MARGA GIL ROËSSET: EL ALMA FUERA, EL CUERPO DENTRO (SEGUNDA PARTE)

"Porque no creo en el amor simultáneo de dos corazones. Le explicaré esto que a primera vista podría parecer una paradoja. Yo, por ejemplo, puedo enamorarme de un hombre sencillamente porque me gusta; pero me parece difícil que él al mismo tiempo se enamore de mí, completando así el amor. Me parece que en esto hay siempre un sacrificado. Lo que ocurre generalmente es que uno se enamora del otro y en fuerza de constancia y de trato llegan a creer en un apasionamiento simultáneo . Yo , como no espero hallarlo, tampoco pienso casarme"  Así veíamos ayer que respondía la joven escultora Marga Gil Roësset(1908-1932)  a la pregunta de por qué pensaba que no iba a casarse nunca, durante una entrevista que la hacía en el taller de Marga la periodista peruana Rosa Arciniega(1909) el 19 de junio de 1930. Con estas palabras casi concluía la primera parte de esta historia que nos había permitido conocer a dos niñas, la propia Marga y su hermana Consuelo Gil Roësset (1905-1995), que habían asombrado a la sociedad española por su precoz talento plasmado en la publicación de dos libros de cuentos, "El niño de oro" en 1920 y "Rose des bois" en 1923, en ambos con Consuelo redactando el texto y Marga realizando las hermosas ilustraciones que lo acompañaban y que ya llamaron la atención de la crítica de su tiempo. Conocimos  como gracias a su familia recibieron una esmerada educación que incluía el aprendizaje de idiomas , la interpretación de instrumentos musicales y los viajes por Europa además de poner a su disposición los tutores más cualificados para desarrollar su talento artístico, como el pintor José María López Mezquita (1883-1954) o el pintor Victorio Macho (1887-1966) cuando Marga decidió seguir el camino de la escultura abandonando el dibujo, aunque éste último no llegaría a darla clases para dejar volar libre su talento. 


Marga trabajando en su estudio, en este caso en su obra "Para toda la vida"  hacia el año 1930, el mismo año que entraría en su vida el poeta Juan Ramón Jiménez. Después de su primer encuentro ya nada sería igual en la vida de Marga. Pero aunque esta segunda parte se centra en el sentimiento amoroso que el poeta despertó en Marga y que la llevaría a su prematuro final, no olvidéis que esto sucedió sólo en los dos últimos años de su vida, el episodio final de una existencia breve pero intensa en la que demostró su enorme talento en el dibujo y la escultura. Aunque hoy a menudo se la recuerda sólo por lo que hoy voy a contaros, porque sin duda la tragedia  crea un aura de leyenda alrededor de sus protagonistas ,lo que debe quedar en primer plano es su talento como escultora de la que todavía hoy podemos disfrutar de veintiséis obras, dieciséis de ellas originales y las otras diez reproducciones de los originales , lo que ya es un milagro porque al igual que otra gran escultora , la francesa Camille Claudel (1864-1943), al final de su vida Marga quiso destruir toda su obra. Y creo que también descubriremos que Marga no enloqueció como suele afirmarse en algunas biografías que he encontrado, tanto las últimas páginas de su diario,  que escribió hasta un día antes de morir, como las cartas que dirigió a sus padres, a su hermana Consuelo y a Zenobia Camprubí, esposa de Juan Ramón Jiménez, muestran una mente lúcida. No fue su mente sino la delicada sensibilidad de su alma de artista, esa alma que el propio Juan Ramón Jiménez diría que llevaba por fuera de su cuerpo, la que no pudo soportar la tensión de un amor no correspondido tal y como ayer veíamos que le sucedía al joven Werther en la obra del escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe cuando es consciente de que su amor por Charlotte nunca será posible (Imagen procedente de http://perso.wanadoo.es )   

Para el tiempo en que Rosa Arciniega le hacía aquella entrevista  un prestigioso crítico de arte español, José Francés (1883-1964) ya había escrito en 1929 sobre ella  en agosto de 1929 en un artículo para  la publicación "·La esfera" que "Marga añade emoción a la forma desnuda , pero no la falsea ni la desvaloriza. No se sitúa frente al natural con el criterio inventarista de un mero relator de líneas. Piensa y siente primero lo que ha de crear, después selecciona los ejemplos vivos, por último, ejecuta despiadadamente consigo misma y con el modelo" y concluía con estas palabras que eran un elogio y un reconocimiento superlativo para una joven que apenas tenía veintiún años de edad "De ahora en adelante, cuando se hable de la escultura española, hay que citar el nombre de Marga y el arte de Marga" Pero ahora vamos a dejar por un momento  el año 1930 para volver sobre nuestros pasos más atrás en el tiempo cuando Consuelo y Marga son todavía dos niñas que un día  se dirigen a la puerta de una casa donde entregan al portero uno de sus libros de cuentos con ilustraciones. Cuando la dueña de la casa abre el libro lee esta dedicatoria dirigida a ella "Para ti que no nos conoces y, sin embargo, eres ya nuestra amiga. Marga y Consuelo" Estamos en la casa donde vive el matrimonio formado por el poeta Juan Ramón Jiménez(1881-1958) y su esposa Zenobia Camprubí(1887-1956) a la que iba dirigida la dedicatoria de las dos niñas. Zenobia era escritora y también la traductora al castellano del poeta indio Rabindranath Tagore (1861-1941) que las niñas habían descubierto gracias a Zenobia. El escritor portugués José Saramago (1922-2010) decía que "Los escritores hacen la literatura nacional y los traductores hacen la literatura universal" y sin duda Zenobia había sabido conservar la belleza de los versos de Tagore dándoles vida en castellano, unos versos que hechizaron a las pequeñas hermanas Roësset que profesaban una profunda admiración a Zenobia.



VIRGEN CON NIÑO, h. 1925 - Madera - 55x54 cm
A lo largo del artículo iré incluyendo algunas fotografías de parte de su obra escultórica que, como la mayor parte de las imágenes tanto de la primera como de esta segunda parte proceden de la página creada por Ana Serrano Velasco cuyo enlace podéis ver debajo de cada imagen y que también os incluyo al final. Ella es familia de Marga y fue la comisaria de la exposición  sobre la obra de  nuestra protagonista  que se celebró en Madrid  el año 2000  Gracias a ella y al artículo de la periodista  Blanca Berasátegui he podido conocer la vida y el talento de  Marga que he tratado de compartir con vosotros para recuperar no una historia de amor trágico, sino la vida de una gran artista creadora de una obra original y diferente nacida de una personalidad singular y de profunda sensibilidad y madurez a pesar de su juventud. En esta fotografía podéis contemplar "Virgen con niño" realizada en madera hacia el año 1925. Os parecerá sorprendente y seguro que es fruto de mi ignorancia, pero algunas de sus obras me parecen conectadas con algunas figuras del arte africano. Sin duda es una impresión mía , pero en todo caso son de una originalidad deslumbrante   (Imagen procedente de http://perso.wanadoo.es )

Lejos estaba entonces Marga de sospechar que años más tarde su camino y el del matrimonio de Juan Ramón y Zenobia iban a volverse a cruzar con un resultado dramático para la joven escultora.  Pero creo que antes de proseguir el relato debo contaros algo , aunque sea de forma breve, sobre la vida de nuestros otros dos protagonistas. Juan Ramón Jiménez había nacido en el pueblo onubense de Moguer el 23 de diciembre de 1881 en el seno de una familia dedicada al comercio del vino. Después de superar con excelentes calificaciones sus estudios en 1896 se fue a vivir a Sevilla con la intención de convertirse en pintor, creyendo que esa era su vocación, aunque irá descubriendo que lo que de verdad le atrae es la escritura y comienza a componer sus primeros versos. Después de empezar la carrera de Derecho para contentar los deseos de su padre, no logra terminarla y la abandona en 1899 cuando decide emprender el camino a Madrid publicando sus primeras obras. En 1900 le llega la noticia de la muerte de su padre .Esta mala nueva junto a la ruina económica de la familia sume al joven poeta en una profunda depresión que fuerza su ingreso en un sanatorio. Por entonces se manifiestan también los primeros síntomas de hiperestesia, un trastorno de la percepción que consiste en el aumento exagerado en la percepción de todas las sensaciones, por ejemplo el tacto lo que hace que el roce de la ropa pueda convertirse en intolerable, o la sensibilidad a la luz que cause que la luminosidad sea insoportable para los ojos del hiperestésico. Una vez superada esta etapa  depresiva vuelve a escribir convertido en un don Juan, pues parece que al poeta se le daban muy bien las conquistas femeninas. En 1905 regresa a Moguer, y en los años siguientes no deja de escribir libros de poemas en la etapa más fructífera de su carrera como escritor. 


Fotografía de un joven Juan Ramón Jiménez realizada hacia 1900 , por la época en que conoció la muerte de su padre y su familia vivió una delicada situación  económica que a él le sumió en una profunda depresión llegando a estar ingresado en un sanatorio en Francia y ya de regreso en España estuvo en el sanatorio El Rosario de  Madrid durante los años 1901 y 1902. Después de superar esta crisis vive tres años más en Madrid , una época marcada por sus conquistas femeninas, antes de que en 1905 nuevos problemas económicos de su familia y también de salud, Juan Ramón tenía tendencia a la hipocondría, le obliguen a regresar a su localidad natal, Moguer , donde pasaría siete años dedicado a escribir poesía. Retornó a Madrid en 1912   se instala en la Residencia de Estudiantes y será precisamente en una conferencia celebrada en esta institución donde conocería en 1913 a la que en 1916 se convertiría en su esposa, Zenobia Camprubí y un año después se publicaría la edición definitiva de su obra más conocida "Platero y yo", una obra que hoy suele destinarse a los niños aunque no era esa la intención del poeta como él mismo explicaba en el prólogo de la obra "Yo nunca he escrito ni escribiré nada para niños , porque creo que el niño puede leer los libros que lee el hombre, con determinadas excepciones que a todos se le ocurren" Dando un salto adelante, después de la historia que estamos conociendo con Marga Gil , tras el estallido de la Guerra Civil en 1936, en 1937 logró salir de España para irse primero a Cuba y después a Miami , mientras en 1939 su piso en Madrid era saqueado perdiendo muchos de sus recuerdos personales . Juan Ramón sufrirá a lo largo de su vida numerosos episodios depresivos  y tendría que ser Zenobia la que siempre estuviera allí para ayudarle a salir adelante. En 1956 , el mismo año de la muerte de Zenobia, Juan Ramón Jiménez obtendría el Premio Nobel de Literatura y dos años más tarde , el 29 de mayo de 1958 moriría en  San Juan de Puerto Rico(Imagen procedente de  http://www.residencia.csic.es )

De regreso a Madrid conoce en 1913 a una joven escritora llamada Zenobia Camprubí Aymar(1887-1956),nacida en el seno de una familia de elevado nivel cultural y adinerada , con fuertes vínculos con Puerto Rico. Era la única niña de cuatro hermanos. Sus padres se separaron cuando ella tenía sólo nueve años de edad y su madre se la llevó a vivir con ella a Estados Unidos, país donde residió hasta su regreso a España en 1909, ya con veintidós años  de edad, contando con una sólida formación intelectual, ya había iniciado sus estudios en Estados Unidos en la Universidad de Columbia, y comenzaba a realizar sus primeras tentativas como escritora y traductora aprovechando su dominio del inglés. Después de pasar dos años en La Rábida, provincia de Huelva, donde organizó una escuela para los niños del pueblo, a partir de 1910 se estableció en Madrid . En 1913 acudió a una conferencia que se celebraba en la Residencia de Estudiantes, un centro educativo fundado en 1910 que tenía como objetivo complementar las enseñanzas universitarias pero con una intención renovadora y modernizadora del pensamiento. A sus clases asistirían grandes figuras intelectuales y artísticas del siglo XX como los poetas Federico García Lorca (1898-1936) y Rafael Alberti(1902-1999) o el cineasta Luis Buñuel (1900-1983) entre otros muchos nombres  del panorama cultural español del primer tercio del siglo XX.  Y en esa conferencia fue donde se encontraron por primera vez Zenobia y Juan Ramón Jiménez y casi desde aquel momento sus caminos se unieron para no volverse a separar. Tres años más tarde, en 1916, contraían matrimonio en Nueva York. Zenobia dedicará gran parte de su vida a apoyar y a ayudar a Juan Ramón Jiménez con su obra, sacrificando su propio talento como escritora , aunque ambos emprenden un proyecto común, la traducción de la obra  de Rabindranath Tagore  que , como hemos visto, despertó el entusiasmo de Consuelo y Marga  y las hizo ir a su casa en Madrid para entregarla aquel cuento dedicado a Zenobia como muestra de admiración.


Retrato de boda de Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí. La ceremonia se celebró en la iglesia neoyorquina de Saint Stephen el 2 de marzo de 1916, aunque la fotografía se tomó unos días después en The Garo Studio, Boston. Fundación Juan Ramón Jiménez, Moguer
Fotografía de Zenobia Camprubí y Juan Ramón Jiménez tomada apenas unos días después de su matrimonio  en  la iglesia neoyorkina de Saint Stephen . Fruto de esta boda nacería después su obra "Diario de un poeta recién casado".Después de recorrer Estados Unidos en 1916 y España en automóvil en 1917 , a partir de 1918 Zenobia se dedicó a la traducción de la obra del poeta indio Rabindranath Tagore  a partir del inglés que la daría  prestigio y fue a través de estas traducciones que la conocieron Marga y Consuelo y lo que las condujo un día a su casa para entregarla uno de sus libros de cuentos dedicados. Las vueltas del destino haría que una década después el camino de una de aquellas niñas se volviera a cruzar (Imagen procedente de http://www.residencia.csic.es )

En los años siguientes Juan Ramón se convierte en uno de los principales impulsores de la poesía española de la denominada Generación del 27 , un nombre que hacía referencia a una serie de grandes poetas que se dieron a conocer al público alrededor del año 1927  , aunque Juan Ramón Jiménez era mayor que casi todos sus integrantes y su obra ya era bien conocida. Durante estos años , igual que a lo largo de toda su vida, el poeta se ve sumido en períodos depresivos por lo que siempre necesitará el apoyo de Zenobia a su lado para superarlos  .Y así llegamos al año 1930 , cuando de nuevo se cruzarán los destinos de Juan Ramón y Zenobia con la de aquella niña que años antes,en compañía de su hermana, la había entregado a Zenobia un cuento dedicado. Durante un recital de ópera una amiga común, la cantante rusa de ópera Olga Bauer von Pilecka (1887-1941), presentó a Maga al matrimonio , que si bien ya se conocían porque Marga gozaba ya de cierta celebridad como escultora, aún no habían tenido la oportunidad de hablar personalmente. En 1960 , dos años después de la muerte del poeta, se publicaría postumamente su obra "Españoles de tres mundos" donde recogía una semblanza de diferentes artistas miembros de la Generación del 27 y en ella está incluida Marga.  En esta  semblanza  Juan Ramón recordaba así aquel primer encuentro "Yo me había imaginado que Marga era rubia , como Consuelo, su hermana mayor, y creí entreverla  así en la penumbra carminienta de un palco, una mañana de concierto.(no busquéis la palabra carminienta en el diccionario que no está, pero imagino que es una forma poética de referirse al color carmín de las cortinas y tapicerías de los palcos) Aquella tarde Marga era de verdoso alabastro, con ojos hermosos grises y pelo liso castaño. Sentada tenía una actitud de energía , brazos musculosos, morenos, heridos siempre de su oficio duro. Y al mismo tiempo ¡tan frágil!" Y a continuación emplea para describirla la misma frase que yo he querido utilizar para titular este relato porque creo que  define la personalidad  de Marga "Llevaba el alma fuera, el cuerpo dentro". Según escribe Blanca Berasátegui, los editores no dejaron que en esta obra se incluyeran otras referencias de Marga y las causas de su suicidio  según ellos porque "no querían abrir ninguna herida".


Fotografía de Marga dedicada a su hermana "A Consuelín (así la solía llamar) con mucho cariño. Marga" En una de las cuartillas que Juan Ramón Jiménez conservaría en un sobre donde escribió "Para Marga" se puede leer "Marga nos tomó como pretexto para su historia. Pero es tan bello que que escribió y fue tan valiente y decidida por su imagen que me parece un crimen, una falta de humanidad no dejar en la vida su fantasía" Ni el poeta ni Zenobia podrían nunca olvidar a Marga. En el caso del poeta tal vez porque inconscientemente había alentado aquel amor en la joven escultora y se sentía responsable de su suicidio,  aunque a lo mejor tampoco podría haber evitado que Marga se enamorase porque no somos  dueños de los sentimientos Habría que haber estado en sus mentes para entender la compleja  relación que surgió entre ambos   (Imagen procedente de http://perso.wanadoo.es )
Entre el matrimonio y Marga nace espontáneamente una gran amistad  "Al momento - prosigue Juan Ramón - quiso hacer las cabezas de mi mujer y mía. Empezó la de mi mujer . Un hallazgo desde el primer instante. Nuestras cabezas estaban siendo ¡quien lo hubiera sabido! el ensayo  para su extraordinaria escultura yacente! Sin duda se encontraba a gusto trabajando con nosotros" y concluye este esbozo de su personalidad describiéndola  con admiración "Era un ejemplo de vitalidad exaltada, de voluntad constante, de capricho enérgico. Se deshacía las manos. se caía, se hería. Se iba ya de noche, corriendo.Siempre corriendo, entrando. saliendo, cargada de cosas, subiendo, bajando. Dormía poco, abandonaba el comer. Café , té, vida abreviada No la importaba seguramente vivir. Una estoica" Ya he mencionado antes que en su juventud, antes de conocer a Zenobia, Juan Ramón había sido todo un seductor  y seguía manteniendo su encanto y atractivo para las mujeres aumentado por la fama ganada como gran poeta que deslumbraba a muchas jóvenes, aunque no creo que fuera eso lo que enamorase a Marga, sino su talento como poeta y lo que viera en su persona. Por lo que he leído deduzco que a Juan Ramón le gustaba coquetear, aunque no se tratara más que de un juego, sin sospechar  lo que eso podría provocar en una naturaleza particularmente sensible como la de Marga. Tal vez fuera así o tal vez  ni siquiera fue necesario dar pie a ello, porque el amor surge de improviso y cuando nadie lo llama acude a la puerta y en esta ocasión llamó a la puerta  de Marga que ya no pudo cerrarla nunca más. Marga cayó irremediablemente enamorada de Juan Ramón pero por lo que nos cuenta el secretario personal y amigo íntimo de Juan Ramón, Juan Guerrero Ruíz(1893-1955),  también el poeta sentía un profundo afecto y atracción  por Marga ya que escribe Juan Guerrero en su diario que Juan Ramón "Me habla todo el tiempo de Marga".


BUSTO DE ZENOBIA CAMPRUBÍ, 1932 - Piedra con la pátina perdida.
Busto de Zenobia realizado por Marga hacia 1932 en piedra. Sobre esta obra escribe Juan Ramón Jiménez "Un hallazgo desde el primer instante, una primera distribución maestra, después un sentimiento natural y sobrenatural a la vez, sacado del fondo, sin otra estilización que la necesaria. Mi mujer le dijo que parecía que la estaba haciendo brotar, como una fuente, de la tierra. Soltada la piel anterior" (Imagen procedente de http://perso.wanadoo.es )

Un ejemplo de la profunda devoción de Marga por Juan Ramón , hasta llegar casi a la sumisión y la negación de sí misma,  es cuando el poeta expresó su deseo de destruir todos sus libros antiguos publicados con anterioridad a 1915, un deseo del que ignoro el motivo. El caso es que Marga , al saberlo, no dudo en  entrar en bibliotecas y librerías para robarlos si fuera necesario y entregárselos  a Juan Ramón cumpliendo así sus deseos aun a costa de violar el propio código moral de Marga . El poeta mostraba su admiración y extrañeza a Juan Guerrero por la habilidad de  Marga para hacerse  con aquellos libros . Guerrero recuerda en su diario ésta conversación con Juan Ramón en la que le habla sobre su intención de destruir sus libros y como Marga le ha traído muchas de su sobras "Me gustaría ir destruyendo todos los libros antiguos ,anteriores a 1915 - explicaba Juan Ramón a Juan Guerrero -.Le agradecería muchísimo a usted que rompiera todos los ejemplares que tenga. Marga me ha traído rotos, para que yo los viera, todos o casi todos los que había en el Ateneo, en las bibliotecas públicas, incluso en la Nacional .Yo no sé con que habilidad  los cambiaba por otros volúmenes y los sacaba sin ser vista"  Es extraño que Juan Ramón no se sintiera sorprendido por este comportamiento de Marga, que no se preguntara la razón por la que actuaba así sólo para cumplir sus deseos.Creo que tenía que saber ya entonces que Marga lo amaba y a lo mejor había sido el momento para disuadirla, calmar los sentimientos de la joven para que no fueran a más y no sufriera en vano, tal vez pensara que no era más que una ilusión juvenil que no tardaría en pasar, tal vez se sintiera halagado por despertar aquella pasión en una mujer inteligente, atractiva y veintisiete años más joven que Juan Ramón. Es sencillo hablar desde la distancia y en lo que se refiere a los sentimientos humanos ¿quién tiene las respuestas?¿existe por ventura un manual que nos diga como acertar en cada momento?  Nada ni nadie podía poner coto al amor que ella sentía y que fue tomando fuerza como un caballo desbocado.


LOS PRIMEROS CELOS DE LA HISTORIA (EVA Y SUS NIÑOS), 1932 - Piedra - 43x40 cm
"Los primeros celos de la historia (Eva y sus niños) obra realizada por Marga en piedra en 1932 d. Su obra iba adquiriendo cada vez una mayor madurez, dramatismo  y profundidad . Sobre la naturaleza de su obra escribía el crítico de arte Jose Francés "Su realismo sabía a lo mejor de los imagineros del buen siglo. Estaba desentrañando el enigma del cuerpo vivo y de la técnica peculiar al tema; lograda de modo perfecto la sensación propuesta." Y añadía con admiración  que en su obra "Se descubría aquel raro amor que Marga tenía hacia la expresividad repelente de las taras fisiológicas , que le impelía a no respetar la fealdad del modelo. Diríase que la naturaleza no entregaba a las miradas de la artista sino tristes ejemplares, pero como el milagro del arte, la ternura fuerte, sin blandenguería sensiblera, sabían hacer de los motivos desgraciados, de las formas sin gracia ni ritmo noble una obra atrayente por la sabiduría , por el naturalismo enérgico que se respiraba en ellos como un  vaho denso de humanidad atormentada" Transformaba la fealdad en belleza con su mirada transparente que veía más allá de lo que los demás observaban , lo que diferencia al gran artista  de cualquiera de nosotros (Imagen procedente de  http://perso.wanadoo.es )

En su diario Marga se arrepentía de su comportamiento pero al mismo tiempo declaraba su intención de seguir leal a sus sentimientos aunque para ello tuviera que infringir las leyes morales en las que creía. Sobre lo que sentía al robar aquellos libros escribe en su diario, siempre a lápiz y con una letra que a veces es casi ininteligible, como si estuviera dirigiéndose directamente a Juan Ramón  "Pues tus libros, Juan Ramón, los he robado yo...¡Robado! . Esta muy mal y es una vergüenza horrible y una indignidad, pero no había otro remedio. Antes bien busqué por otros sitios, créeme. En fin, como estoy convencida  que tu tienes más derecho a ellos que nadie y , sobre todo, dijiste que te gustaría tenerlos, y para mi eso bastaba" Fijaos la completa sumisión a los deseos del hombre al que ama, aun sabiendo que lo que hace es moralmente reprobable para ella misma no necesita más justificación que lo que él desea "dijiste que te gustaría tenerlos, y para mi eso bastaba" , palabras terribles y conmovedoras al mismo tiempo porque muestran como renuncia a sí misma por él ,en un camino que  la conducía a su perdición. Un poco más adelante añade que a pesar de la vergüenza que le causan sus acciones no dudaría en hacerlo de nuevo por verle contento "Me daba mucha vergüenza pero me ilusionaba tanto llevártelo que lo volvería a hacer cien y cien veces. No te quise decir de dónde eran , me apenaba. Como aún no te das bien cuenta de lo que eres para mi. No podía sufrir que me pensaras capaz de hacer eso , sin un motivo así" ¿Alguna vez habéis estado enamorados de verdad? Si es así , seguro que podéis entender a Marga porque en ese estado febril , casi alterado de nuestra conciencia que se produce durante el enamoramiento, sólo pensamos en el bien de la otra persona y nos olvidamos de nosotros mismos, casi como si dejáramos de existir o tuviéramos una vida suspendida, que sólo existe en razón del ser amado.


ADAN Y EVA, h. 1932 - Escayola - 41x43 cm
"Adán y Eva" obra realizada en piedra hacia el año 1932. Ya habréis observado que el tema de Adán y Eva fue recurrente entre las obras de Marga durante sus dos últimos años de vida. El lunes 25 de julio, apenas tres días antes del desenlace fatal, escribía en su diario que más parecen cartas dirigidas a Juan Ramón  pues le habla a él directamente desvelando la intensidad de sus emociones  "Si tú espontáneamente me dieras un beso y me atrajeras así estrechamente dejándome oír en tu pecho latírte el corazón  y un poco también la plata de tu voz " pero la muerte aparece  de nuevo como lo hará de manera constante en las palabras que escribió durante sus últimos días de vida "Me parece que tendré que morirme triste, sin beso, ni corazón, ni voz de plata , ni versos  ¡ay!" Palabras que te encogen el corazón al leerlas porque te hacen sentir su angustia cuando las escribía, la emoción que la embargaba y sobrecoge esa serena certeza de lo inevitable de su muerte (Imagen procedente http://perso.wanadoo.es )

El filósofo español José Ortega y Gasset (1883-1955)describe este estado con palabras descarnadas " El enamoramiento es un estado de miseria mental en que la vida de nuestra conciencia se estrecha, empobrece y paraliza" El enamorado no ve más horizonte que el objeto de su amor, es como si todo lo demás empalideciera ante el brillante y deslumbrante fulgor del ser amado y por él es capaz de todo como nos recuerda el escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe(1749-1832) "Un loco enamorado sería capaz de hacer fuegos artificiales con el sol, la luna y las estrellas"  y en el caso de Marga el gran problema es que sólo una de las partes estaba enamorada y por eso aquel sentimiento le dolía tanto a Marga pues lo sabía imperfecto e incompleto como nos lo explica el poeta uruguayo Mario Benedetti(1920-2009) "Para estar total , completa , absolutamente enamorado, hay que tener plena conciencia de que uno también es querido, que uno también inspira amor" y Marga amaba pero no era amada del mismo modo y eso estaba destruyendo esa alma que llevaba por fuera, sin que su cuerpo pudiera protegerla.. Nadie sabía lo que albergaba el corazón de Marga, a nadie se lo contó, ni siquiera a su madre o a su hermana, a las que estaba tan unida. Todo lo fue volcando en su diario y en su corazón , que cada vez la pesaba más. En el mes de julio de 1932 las notas de su diario  están llenas de palabras de amor y también de referencias a la muerte y al infinito . El lunes 25 de julio, apenas tres días del desenlace final de su historia, escribe Marga  "Si, si es bella la muerte . Una vez, una noche iré a tu lado, pondré la palma de mis manos en tu frente, frente iluminada tuya, y te diré "Ven, Juan Ramón,conmigo , porque sabes...es muy bella la muerte"


LA MUJER DEL AHORCADO, 1932 - Piedra - 73x54 cm
Junto con  el "Adán y Eva" de 1930 que os ponía ayer esta es mi escultura favorita de Marga por su intenso dramatismo . Sobre la absoluta dedicación de Marga al arte escribía José Francés "Nada fuera de su arte le interesaba y atraía. Diríase que seguía ajena al mundo actual desde que se durmió  muy niña para viajar al país de los sueños y no despertar sino en la muerte" (Imagen procedente de    http://perso.wanadoo.es  )


Un poco más adelante escribe sobre un acontecimiento especial de aquel día,Juan Ramón la había llamado por teléfono ¿a quién no se le ha acelerado el corazón al escuchar el sonido del teléfono cuando espera la llamada de quien ama?Una palabra del amado es con un regalo que no creemos merecer "Me has llamado al teléfono y has sido conmigo muy bueno. Me has hecho mucho bien" y  casi podemos sentir como los sentimientos ahogan su voz cuando anota  después "¡Ay! Cómo me gusta oírte, oírte, oírte. Tu voz...¡Dios!" Y aquel lunes por la noche cierra la página  de su diario con estas palabras que parecen anunciar lo que en su mente ya empezaba a tomar forma "Mi amor es infinito, la muerte es infinita, el mar es infinito, la soledad infinita. Yo con ellos, contigo, mañana tu ya sabes...yo con lo infinito" El martes 26 de julio vuelve a su diario durante la madrugada , incapaz de conciliar un sueño que pueda traerla algo de reposo de sus pensamientos que  no dejan de girar en torno a las mismas ideas. Ya no ve otro camino , su horizonte se ha estrechado hasta quedar reducido a una única puerta que conduce a ese infinito que parece anhelar " Como no duermo me he salido a la ventana. Ya no es más noche. Que dulce es el amanecer del día último , se te adentra en el alma por los ojos., manos, boca. Parece que soy yo la que amanezco , azul y nueva. Tan dentro se me ha ido . Mañana...cuando amanezca , vida, si tu piensas en mi...¡Ay Juan Ramón!" Estas últimas palabras parecen todavía temblar en el aire ochenta años después de ser escritas, como el grito de auxilio de alguien que sabe que nadie lo va a salvar. El miércoles 27 Marga escribe la última página de su diario " Noche última que quería tanto a tu lado y esto sola...¡Sola!No... estoy contigo . Yo así en la vida estoy . Tan inmensamente lejos de ti ¡Ay! aunque esté cerca" y así anuncia su próximo final, el que la liberará y la permitirá , en su delirio de amor, estar con él  "Pero en la muerte ya nada me separa de ti , sólo la muerte, sólo la muerte, sola...y es ya...¡vida! tanto más cerca así...muerte ...¡cómo te quiero!"

LIBRO "AMARGA LUZ" DE  MARGA CLARK 

He creído que sería interesante incluiros esta reseña del libro "Amarga luz" de la poetisa y fotógrafa Marga Clark (1944) donde además de su propia autobiografía  incluye la historia de Marga Gil Roësset ,que era su tía .Fue editada en el año 2002 .No la he leído todavía pero pienso que  con su lectura podremos profundizar y acercarnos más a la  personalidad de Marga. 





Mientras estaba escribiendo estas líneas querría tener la oportunidad de correr hacia ella y decirla ¡No lo hagas!¡Tienes toda una vida por delante, conocerás otro amor, eres una gran artista , te quieren y serás feliz! Pero ¿quién sabía lo que pasaba entonces por el corazón de Marga? Nadie, sólo ella .La mañana del 28 de julio acude a casa de Juan Ramón, que luego recordaría  que "Llevaba un paquete en la mano , parecía que contenía algo metálico, y ahora pienso que tal vez era un revólver, que tal vez Marga esperaba que yo me diera cuenta y tratara de evitar lo que pensaba hacer. Dejó el paquete sobre el velador . Estaba triste. La criada me dijo que la vio llorar" Lo que Marga dejó en la casa de Juan Ramón era su diario, pero en aquel momento el poeta no lo abrió, no creía que fuera algo importante . Así se lo contaba luego en una carta Juan Ramón a su mujer Zenobia "Este manuscrito me lo trajo la pobre Marga la mañana del día que se mató. Como yo estaba esa mañana muy abstraído en mi trabajo , y creí que lo que me dejaba Marga era algún poema para que yo se lo repasara , no lo miré ese día. Además , ella me dijo "No lo leas ahora" Aquella tarde la madre de Marga estaba muy preocupada y cuando el amigo de Juan Ramón, Juan Guerrero, que ya no era su secretario,  se entera casualmente de ello por una doncella se lo comunica a Zenobia y ambos salen a buscarla por las calles de Madrid. "Salimos en su busca -escribe Juan Guerrero- . Zenobia y yo anduvimos de un lado para otro, fuimos al cantero donde Marga trabajaba y el cantero nos dijo que Marga había estado  allí esa tarde para romper todas las esculturas que allí tenía" Poco después se encuentran con una prima de la escultora que les da la funesta noticia "Marga se ha matado. Marga tomó un taxi , fue a casa de mis padres en Las Rozas, le pidió las llaves a la guardesa, subió al dormitorio, escribió unas cartas y se pegó un tiro"

El 30 de julio de 1932 el periódico "La Libertad" publicaba con el encabezamiento "Una señorita se suicida en un hotelito de Las Rozas"  la noticia de la muerte de Marga   "Una señorita elegantemente vestida alquiló un taxi y ordenó al chófer que le condujese a Las Rozas. Al llegar a este pueblo dijo al chófer del vehículo que esperase y después de pedir la llave de un hotel propiedad de unos tíos suyos, entró en dicho hotelito. Pasaron unos instantes( en realidad no fueron unos instantes ya que se entretuvo en escribir tres cartas que os menciono un poco más abajo) y se oyó una detonación Al ruido acudió la familia de la joven  y los vecinos , que vieron el cuerpo de la joven en el suelo exánime. Se dio cuenta del hecho a la Guardia Civil y al juez de instrucción , y éste ordenó el traslado del cadáver al Depósito para que se le practique la autopsia. También se incautó el juez de una carta escrita por la señorita Margarita Gil Roësset   y dirigida a su madre en la cual tal vez explique los motivos que la indujeron a quitarse la vida.El juez ha dispuesto que comparezca a su presencia la madre de la suicida para hacerla la entrega de la carta a ella dirigida y tratar de averiguar la causa de su fatal resolución" Los lectores del periódico de entonces no podían tener acceso al contenido de la carta pero hoy si lo conocemos. De las tres cartas que escribió Marga una era para su hermana Consuelo, otra para Zenobia y otra dirigida a sus padres. En esta última  Marga se disculpaba por lo que iba a hacer con un lenguaje tan tierno e infantil que hacen más conmovedoras sus palabras "Perdonadme, os lo suplico. Madrecita mía, papaíto, perdonadme por ser tan egoísta. Mama, no te desesperes pensando en la pena eterna, matarse es en mi una crueldad horrible por vosotros, pero aparte de eso no es siquiera malo. Y justamente porque creo en Dios siento así. Hago esto porque pienso que nunca podré ser feliz . No os imaginéis que he hecho nada mal y aunque no os parezca verdad os quiero muchísimo. SI. A papá un beso. A mamaita" Que impotencia leer estas palabras y no poder ya hacer nada por salvarla. 


VIRGEN CON NIÑO, h. 1929 - Escayola Patinada - 65x46 cm
"Virgen con  niño" realizada por Marga hacia el año 1929 en escayola. Ana Serrano Velasco  recoge en la página que ha creado para contarnos la historia de Marga una frase del poeta francés Charles Beaudelaire (1821-1867) "La búsqueda de la belleza es un duelo en el que el artista grita siempre horrorizado antes de sucumbir" Marga persiguió aquella belleza en su obra y creó que la alcanzó, la persiguió también en su vida y una pasión amorosa esquiva la hizo sucumbir , pero en realidad una gran artista no muere , en cierto sentido sigue aquí , revive con cada  uno de nosotros que observe sus obras , obras que gracias al esfuerzo de personas como Ana Serrano , muchos estamos descubriendo ahora , rescatada del largo silencio de décadas (Imagen procedente dehttp://perso.wanadoo.es )

En la carta a su hermana Consuelo,a la que llama cariñosamente Consuelín, Marga se disculpa por no haber compartido lo que sentía con ella, pero no tenía fuerzas para hacerlo  y de nuevo se refiere a su egoísmo por causar tanto dolor entre la gente que la ama "Consuelín, yo no se que cosas sabe Juan Ramón de mí. Yo no se que pueden haberle contado. Consuelín , me he matado (que terrible leerlo así, en pasado) porque no podía ser feliz, y no quería serlo. Un egoísmo enorme , quizás el mayor acto de egoísmo que se pueda hacer. Y no me he expansionado contigo ni con nadie, no por falta de cariño . Es que cuando se está muy triste ...y lo triste no tiene arreglo...no se expansiona uno" No pudo escapar de aquella prisión de barrotes de tristeza que había levantado a su alrededor aislándola de todo lo que no fueran aquellos sentimientos que eran para ella como una pena de muerte que tenía que cumplir con su propia mano. En la última de las cartas, la dirigida a Zenobia, desvela sus auténticos sentimientos con palabras conmovedoras y también de lógica arrolladora  "Zenobita , vas a perdonarme ¡me he enamorado de Juan Ramón! y aunque querer y enamorarte es algo que te ocurre porque sí , sin tener tu la culpa , a mi al menos pues así me ha pasado...lo he sentido cuando ya era...natural...si te dedicaras a ir únicamente con personas que te atraen ...o te repugnan...quitarías todo peligro ,,,pero eso es estúpido. En fin, me he enamorado de Juan Ramón ...y siendo tu amiga...aquí está ya mi culpa ...le he dicho que le quiero y le he pedido que se case conmigo ¡estaré loca! Pero como él te quiere ...¡te quiere!... me ha dicho que no,  que nunca. Perdóname , porque si me hubiera dicho que si ...¡ay!...a pesar de que la idea de amistad es para mi sagrada ...y tu eres mi amiga y de verdad te quiero mucho y me gustas mucho...y con ser todo eso tanto...yo habría pasado por todo, por todo lo que fuera preciso pero claro, como soy yo sola a querer...creo mucho mejor matarme ya...que sin él no puedo ...y con él no puedo... Perdóname Azulita, por lo que si él quisiera yo habría hecho"

Mis ojos se detienen en esas últimas palabras de Marga  "sin él no puedo y con él no puedo" , que parece la expresión con otras palabras de los versos del poeta español Jorge Manrique (hacia 1440-1479) "Ni contigo ni sin ti / tienen mis males remedio;/contigo, porque me matas/ y sin ti, porque me muero" . Su amor se había convertido en el aire  que necesitaba para vivir pero aquel mismo aire era un veneno que la estaba matando , la arrebata todas sus fuerzas y ve en su muerte la liberación de un amor que la ha vencido.  Cuando Juan Ramón supo lo que había sucedido le confió a su amigo Juan Guerrero  "Ha sido una cosa horrible, un disparate enorme. Esto es ya para toda la vida" . Tal vez se cumplía en Marga y Juan Ramón lo que dijera el escritor ingles Robert Burton (1577-1640) "Uno no se enamoró nunca, y ése fue su infierno. Otro sí, y ésa fue su condena"   Quizás Juan Ramón pudo hacer algo por calmar los sentimientos de Marga cuando estaban naciendo pero  es muy difícil leer el corazón de otro ser humano y él no pudo adivinar que la pasión de Marga la llevaría a arrebatarse la vida La quería pero no de la manera en que ella deseaba que la quisiera "pero claro, como soy yo sola a querer".  Hasta hace pocos años el nombre de Margarita Gil Roësset  aparecía siempre unido al nombre de Juan Ramón Jiménez , como si toda su vida se resumiera en ese amor fatal que la llevó a la tumba, una joven enloquecida dicen algunos  , pero Marga no estaba loca, era un ser con una sensibilidad extrema igual que su talento, Juan Ramón se convirtió de repente en el sol alrededor del cual giraba todo el Universo y aunque ella era consciente de ello no pudo escapar , como tampoco pudo hacerlo Werther ante el amor imposible por Charlotte. Ana Serrano Velasco, familia de Margarita y comisaria de la exposición que sobre ella se hizo en el año 2000 en Madrid, tiene su propia idea de la causa de la muerte de Marga. Escribe "Vivió tanto y tan rápidamente que quizás no pudiese ya más. Tenía un talento tan desbordante que tuvo que vivir así , y no se mató: literalmente estalló. No hay organismo humano que pueda encauzar pacientemente unas dotes así.  Si el genio  es una ciencia, una cultura, una larga sabiduría, una larga paciencia , y ella llegó a todo en tan breve tiempo , no podía vivir más"


He elegido esta imagen ´como la última fotografía que incluyo en este artículo y que ya puse ayer porque veo en ella toda la inocencia, el aire soñador  y la bondad que creo que tenía que transmitir Marga a los que la conocían. Me uno a las palabras que escribió el crítico de arte José Francés al conocer su muerte  "Si pensaste al morir que ibas a ser bien recordada, no te equivocaste, Marga. Acaso te recordaremos pocos, pero nuestro recuerdo te será fiel y firme . No te olvidaremos , no te olvidaré nunca. Que hayas encontrado bajo al tierra el descanso y el sueño, el gusto que no encontraste sobre la tierra. Descansa en paz, en la paz que no supimos darte, Marga bien querida" (Imagen procedente de    http://perso.wanadoo.es ) 


Y concluye su reflexión "Quizás sea un disparate lo que voy a escribir, pero tengo la sensación de que Marga , ante su fracaso amoroso, vital, decidió matarse porque artísticamente no podía más. Podía, como lo hizo, romper toda su obra que no le gustaba (del mismo modo que Camille Claudel antes de ingresar en el manicomio) y matarse "tranquilamente" Es muy difícil  llegar a lo más profundo del corazón humano , saber lo que al final nos mueve a realizar una u otra acción, incluso puede que ni uno mismo lo sepa con certeza o  se engañe con los motivos que le llevan a hacer algo así. Creo que Ana Serrano está cerca de la verdad, tal vez era de esas personas que tienen tanta fuerza  y la desarrollan tan rápido que esa misma energía los consume y como ella dice "no se mató, literalmente estalló" En personas excepcionales como Marga no sólo el talento es excesivo, también sus emociones que le permiten crear obras maravillosas e inmortales, pero que también pueden llegar a destruirte. ¿Qué terribles tormentas ocultan los corazones de las personas ?  De toda la obra de Marga , además de las ilustraciones de los libros de cuentos hechos con su hermana Consuelo, nos han quedado dieciséis obras originales y otras diez que son reproducciones además de esas palabras que se clavan en el corazón y su mirada transparente , hermosa y llena de vida, inteligencia, pasión  y bondad que nos mira a través de fotografías de hace casi un siglo. No la conocía hace unos días y ahora creo que es imposible escribir sobre ella sin enamorarte de Marga, una mujer, una escultora, un ser humano  extraordinario que se nos fue demasiado pronto, cuando todavía tenía muchas cosas hermosas que dar al mundo y que ya nunca verán la luz. No la recordemos sólo por este amor trágico, el episodio final de su breve existencia,  sino por su gran talento que sigue vivo en las obras que han llegado hasta nosotros, de la que podría haber sido una de las grandes artistas del siglo XX. No quiero cerrar este relato sin reproducir unos versos de Juan Ramón Jiménez dedicados a ella y que tenía guardados en un sobre en el que había escrito "Lo de Marga"  en el que fue metiendo poemas , escritos y noticias referente a Marga  porque ni Juan Ramón ni Zenobia la olvidaron nunca , el dolor de un recuerdo permanente que Zenobia, que siempre la quiso, dejó expresado por escrito "Marga, que duro fue tu paso por nuestras vidas" 

MARGA GIL ROËSSET

Tú sufrimiento, muerta tú 
se ha quedado espandido sobre mí ,
como el rojo del sol 
después de puesto, por la tarde 
Sentimiento sordo, profundo,
concentrado, inmenso como el rojo  
de la puesta de Sol en un crepúsculo eterno.

Siempre trato de mantener las distancias  en las historias que os cuento, espero en esta ocasión no haberme dejado llevar por la emoción , porque hay personas e historias que transmiten tanta emoción, tanta vida , que no puedes sustraerte a ellas y la vida de Marga Gil Roësset es una de esas historias .Voy a concluir su historia con la frase del crítico de arte José Francés que ya os mencioné en tantas ocasiones a lo largo de esta historia , y creo que el mejor resumen de lo que fue y sigue siendo Marga Gil Roësset "De ahora en adelante, cuando se hable de la escultura española, hay que citar el nombre de Marga y el arte de Marga. "

Os dejo a continuación los enlaces de la página de Ana Serrano Velasco de donde yo he extraído la mayor parte de los datos al igual que el enlace del artículo de ABC de Blanca Berasátegui. Es a ellas a las que corresponde  el mérito de sacar de nuevo a la luz para todos nosotros la vida y obra de Margarita Gil Roësset 

Página de Ana Serrano Velasco sobre Marga  

http://perso.wanadoo.es/margaroesset/index.htm

Enlace artículo Blanca Berasátegui sobre Marga

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/cultural/1997/02/07/016.html


El Mentidero de Mielost en Facebook :


6 comentarios:

Ana Serrano dijo...

Aquí estoy otra vez. Trabaja usted muchísimo buscando datos y los enlaza muy bien. Y su criterio sobre Marga coincide con el mío, me gusta mucho el cariño con que la trata y como intenta entenderla.
Sigo tratando de ayudar a que el conocimiento de nuestra Marga sea lo más exacto posible, Son minucias, pero ya sabe que estas cosas crecen y más vale pararlas antes:
Marga y su hermana no tocaban ningún instrumento, era su madre la que aprendió algo de piano, pero sí asistían a conciertos y amaban la música clásica, como niñas cultivadas que eran.

Cuando llevaron El Niño de Oro a Zenobia y se lo dejaron al portero para ella, no tenía ni idea de quiénes eran las niñas. Entonces aún no las conocía nadie. El Niño de Oro lo editó su padre para regalar a la familia.
No fueron los editores los que suprimieron el fragmento que hace referencia a la muerte de Marga en Españoles de tres mundos, fue el propio Juan Ramón y, en la edición posterior a la muerte de la hermana, Consuelo, el sobrino y albacea de JRJ, Francisco Hernández Pinzón, se decidió a completarlo.
Juan Guerrero seguía yendo a ver todos los días a Juan Ramón cuando murió Marga. Nunca fue su secretario, era su amigo asiduo y, según me contaron sus hijos, tenía la rara costumbre, por su devoción al poeta, de escribir, cada día, todo lo que hablaba con JRJ, creando ese documento colosal que nos ha quedado y al que usted hace referencia varias veces. Hasta tal punto llegaba su amistad, que a él le dejaron el busto de Zenobia, cuando se fueron a Puerto Rico y lo conservan sus hijos.

La noticia del diario no es exacta. Marga no estuvo unos instantes en el hotel de sus tíos. Subió al torreón y allí escribió sus últimas tres cartas, antes de dispararse y no murió en el acto. La llevaron agonizando a la clínica Omnia e, incluso, la operaron. Juan Ramón lo dice en uno de sus poemas a ella.

La cita que atribuye a José Francés, al pie de la última foto que pone de ella, es parte de un poema de JRJ, no del crítico y novelista.
Debo decirle, aunque le parezca vanidoso, pero puedo asegurarle que lo último que hay en mí es vanidad, que el descubrimiento de Marga se debe única y exclusivamente a mí. Berasátegui descubrió la historia de Marga final, pero ahí se habría quedado la cosa hasta el fin de los tiempos porque, al matarse Marga, su familia, muy religiosa y relacionadísima en el Madrid cultural de la época donde fue un escándalo absoluto y se dijeron muchas barbaridades, se sintió profundamente avergonzada y jamás volvieron a hablar de ella. No contaron nunca nada, hasta el extremo que la sobrina que escribió la novela que nos dice que no ha leído aún y que, a la pobre, le pusieron su nombre, de lo que ella está orgullosa, pero es sabido que es un disparate psicológico, hija del hermano, que era muy pequeño cuando Marga se mató, no supo, hasta muy mayor, de qué había muerto la hermana de su padre y estaba entusiasmada y siempre junto a mí, mientras preparé la exposición, para poder enterarse de todo lo que yo había investigado, con una curiosidad tremenda y natural.

Ana Serrano dijo...

Y sigo. Soy tan prolija que me obliga el servidor a hacerlo en varias veces. Perdón.

Usted está arrebatado con Marga, figúrese lo que supone, además hoy, en que casi nada nuevo parece quedar ya, encontrar esa figura y esa obra y tenerla para mí, para cuidarla y mostrarla yo. Porque a mí sí me contó mi madre la historia de Marga, pero la hermana me encomendó la exposición y ella, Consuelo y una prima de Marga, hablaron horas y horas conmigo de ella y diez años de buscar, de ir a París a la editorial Plon a buscar los originales de los dibujos, de hablar con el hijo de Juan Guerrero, con el sobrino de JRJ, de pasar horas y horas en la Hemeroteca (ya le digo que nada había en Internet ni los periódicos estaban aún digitalizados); de escribirme con Puerto Rico, donde estaba el diario; de encontrar los archivos de los fotógrafos que firmaban sus fotos. Hablar con algún periodista de la época… Investigar algo tan lejano y que había sido tan hermético, es muy complicado. Lo que usted ha podido hacer en dos días, han sido diez años intensísimos de mi vida y un seguimiento continuado y dificilísimo desde entonces hasta ahora. Por eso le agradezco que lo reconozca. Hay muchísimas cosas escritas sobre Marga donde no se cita la procedencia, como no se cita, ni una sola vez, en el libro de la sobrina, que yo, evidentemente, sí he leído y que no va a arrojarle ninguna nueva luz. Sí le advierto que es novelado y que entrecruza su diario con el de Marga, sin señalarlo bien. Si usted quiere ampliar lo que ha hecho, no dude en preguntarme lo que le parezca nuevo y yo le diré si lo es o es una fantasía.

Sí le prometo que usted será el primero en enterarse cuando, publique el libro, porque tengo muchísimos más datos de los que publiqué y que ya sólo conozco yo, que ya no me importa que se conozcan, pero que antes podían aún herir a personas que quiero y que me han ayudado. Todo se explica mucho mejor. No hay que conjeturar nada sobre mi pobre Marga. También he encontrado algún dibujo más. Algunos, que no tenía aún cuando la exposición del Circulo de Bellas Artes, en los dos lugares a los que la llevé después, si estuvieron expuestos, en Navarra y en Valladolid.

Gracias por su sensibilidad y ¿Cómo decirlo? Por su decencia.

Un cordialísimo saludo.

Ana Serrano dijo...

Revisando el artículo de Berasátegui, que recuerdo que tenía muchos errores y no he vuelto a leer, pero le indico los de las ilustraciones:

Pag. 21: JRJ no llegó a darle a Zenobia el diario con esa nota. Tenía preparado un sobre, donde había escrito “Lo de Marga” con sus poemas, fotos y el diario, pero nunca llegó a dárselo a Zenobia. Además de saberlo por la persona que vivía con ellos, queda claro en los diarios de Zenobia, publicados recientemente.

El dibujo cuyo pie dice: “Dibujo de uno de sus libros infantiles”. Es un dibujo de Marga, pero no pertenece a ninguno de los cuentos que ilustró.

Pag. 23: La foto de perfil, con el pie de “Una de las últimas fotos de Marga Gil”, no es de Marga. Es su madre.

Me irrita mucho la precipitación y la falta de rigor en lo que parecen trabajos concienzudos.

christian mielost dijo...

Muchas gracias Ana!Perdone que no le haya respondido hasta ahora porque no había leído todavía el mensaje.
Gracias por señalarme los errores, voy a tratar de corregirlos hoy mismo si puedo y sobre todo muchas gracias a usted por darnos a conocer la vida y la obra de Marga Gil Roësset, y permitirnos recuperar una vida y una trayectoria artística breve por su temprana muerte pero intensa y de una gran sensibilidad.

Ya tengo ganas de leer su obra en cuanto la publique
Muchas gracia de nuevo por sus palabras, por su gran esfuerzo por sacar a la luz a esta gran artista y por su ayuda para mejorar el contenido de este artículo.

Un abrazo fuerte!!

Ana Serrano dijo...

Un placer para mí todo lo que sea para mayor difusión y conocimiento de Marga y de su obra.

María dijo...


Ana,
me gustaría agradecerte la labor tan maravillosa que has realizado con Marga Gil Roesset. Hoy he visto por primera vez el documental de las Sinsombrero, y la verdad es que el corazón se me ha parado con la historia de Marga.

No he leído; he devorado la información que compartes. Es mágico cómo se desarrollaron los acontecimientos para facilitarte el acceso a su obra. No puedo ni imaginarme lo estremecedor que tiene que ser formar parte de ese universo, que parece maldito. Me da tanta pena Consuelo, a pesar de que era obviamente maravillosa, pero parece que la muerte la esperaba para no satisfacer su deseo de ver a su hermana reconocida.

Yo vivo en Inglaterra. Estoy apuntada a un curso de Arte Moderno, y la profesora nos ha mandado investigar mujeres artistas. Estas circunstancias me han conducido hasta este momento, este email. El jueves expondré en clase la Enorme Injusticia (o puede ser exoresado de otro modo que con mayúsculas) que sufrieron estas mujeres. Y mi trabajo acaba con Marga. La última diapositiva es una cita sobre cómo su tumba fue devastada por una bomba. Un símbolo muy poderoso de cómo el talento, cuando se personifica a través de una mujer, acaba pisoteado. Esperemos que con persistencia, se saque a estas mujeres del olvido y podamos revivirlas y darles justicia.

Atentamente,

María Osuna Marcos.

Famosos