lunes, 15 de febrero de 2016

KRISTINA HKÖNSDATTER, LA PRINCESA VENIDA DEL FRÍO

"Soy Kristina Hkönsdatter, hija y nieta de reyes, princesa de Noruega, infanta de Castilla. Me llamaban la Flor del Norte, el Regalo Dorado, la Extranjera, y en los últimos meses la pobre Doña Cristina"  Son las palabras que la escritora española Espido Freire (1974) pone en boca de nuestra protagonista , la princesa noruega Kristina Hkönsdatter, en su novela "La flor del Norte", a través de la cual conocí su historia , al menos lo poco que se sabe de ella, la de una princesa venida de las frías tierras de Escandinavia que en pleno siglo XIII  cruzó toda Europa desafiando los peligros que eso suponía, para llegar a una tierra lejana y desconocida, el reino de Castilla. Años después recuperé su historia en un excelente artículo de la revista "Historia de Iberia vieja"  del  periodista y escritor español Javier García Blanco   y fue entonces cuando pensé en traerla aquí, sabiendo ya por adelantado que no aportaré nada que no haya sido escrito pero que tal vez despierte la curiosidad  de aquellos que no la conocen y que después  sientan la necesidad de seguir buscando más sobre nuestra hermosa princesa noruega en fuentes más doctas. Se trata de una historia cuyo argumento inicial bien podría llevarnos a pensar en un cuento de hadas, con una bella princesa de cabellos dorados y ojos de un azul profundo como los océanos que un día dominaron sus antepasados vikingos, pero si en los cuentos de hadas la narración termina con un "vivieron felices para siempre" , en la realidad éste para siempre será efímero. Pero no adelantaré acontecimientos y vamos a ponernos en marcha remontando la corriente del tiempo como si navegáramos en uno de aquellos ágiles y veloces drakkar vikingos que un día sembraron el terror en las costas de Europa pero que también ayudaron a difundir su cultura  desde Inglaterra al Mediterráneo, haciendo escala en Groenlandia , Islandia e incluso arribando a las costas de América del Norte en los albores del siglo XI. Nos apartaremos ahora un poco del argumento principal de nuestra historia pero creo que puede resultar interesante conocer las razones por las que un rey de Castilla aspiraba a la corona imperial , lo que a su vez originó la necesidad de buscar alianzas internacionales, lo que finalmente influiría  en el destino de nuestra heroína. 


Portada de "La flor del Norte", la novela que la escritora española Espido Freire publicó en el año 2011 recuperando la olvidada figura de ésta princesa noruega  que, según nos cuenta Espido Freire, era conocida como la Flor del Norte  , por su procedencia de la lejana Escandinavia, o el Regalo Dorado, en alusión a sus cabellos rubios. Durante siglos apenas estuvo presente su recuerdo, hasta que en el año 1952 se realizaron unas obras de restauración  en la colegiata de San Cosme y San Damián, en la localidad burgalesa de Covarrubias. En éste templo se encuentran el sepulcro del conde de Castilla Fernán González (hacia 910-970) y el  de su hija Urraca Fernández (fecha desconocida-1007), que fue reina consorte del reino de León en dos ocasiones y en otra reina consorte de Pamplona, entre otras tumbas de la aristocracia castellana. Sin embargo hacia mucho tiempo que se ignoraba en que lugar de la colegiata se encontraba el cuerpo de la princesa noruega  e incluso no se sabía con certeza si el cuerpo seguiría entre los muros de la colegiata. Pero si lo estaba. Las obras sacaron a la luz su tumba y al abrir el sarcófago en su interior encontraron el cuerpo momificado de Kristina Hkonsdatter, la Flor del Norte. 
(Imagen procedente de www.casadellibro.com)

Y nuestra primera parada será no en el siglo XIII, donde se desarrollará la parte principal de ésta historia, sino en el día de Navidad del año 800. En aquella jornada se encontraban en la Basílica de San Pedro en Roma el papa León III (750-816) y el más poderoso de los monarcas de Europa Occidental, el rey  franco Carlomagno (hacia 742-814).  Ambos se arrodillan para rezar , y entonces, cuando el monarca se dispone a levantarse una vez terminado de orar, y aparentemente por sorpresa,  fue coronado emperador. Así nos lo cuenta el cronista contemporáneo del monarca, Eginardo (770-840) ,en su biografía de Carlomagno "Vita Karoli Magni"  donde leemos "Entonces, sin saberlo nuestro señor Carlos, cuando se levantaba de la oración que acababa de hacer, antes de la misa, delante de la confesión de San Pedro, el Vicario de Cristo le impuso una corona sobre la cabeza. Entonces todos los fieles, viendo la protección tan grande y el amor que tenía a la Santa Iglesia Romana y a su vicario, unánimemente gritaron en alta voz , con el beneplácito de Dios  y del bienaventurado San Pedro, el portero del Reino Celestial: "A Carlomagno, piadoso augusto, por Dios coronado, grande y pacífico emperador, vida y victoria!" Ante la sagrada confesión  del bienaventurado San Pedro apóstol, invocando la protección de todos los santos , por tres veces fue pronunciado  este grito , y fue proclamado por todos emperador de los romanos. Inmediatamente después, el santísimo prelado  y pontífice ungió con los santos óleos  al rey Carlos , su excelentísimo hijo"  De ésta forma, trescientos veinticuatro años después de que fuera destronado en 476 el último emperador de Roma, Rómulo Augústulo (hacia 463-fecha desconocida) , un monarca tomaba el relevo de los antiguos emperadores romanos o al menos heredaba el título de emperador, aunque su estado distara de tener la extensión y fortaleza del antiguo Imperio que durante cinco siglos gobernó Europa.  Tras la muerte de Carlomagno en 814 su Imperio, el Imperio Carolingio,  fue dividiéndose entre sus sucesores y debilitándose hasta desaparecer. 


Esta era la situación de Europa en el momento de la muerte de Carlomagno en 814. Europa y la  cuenca Mediterránea estaban dominados por tres grandes potencias, el Imperio Bizantino al este , el Califato Abasida  controlando todo el Norte de África con el añadido de la Península   Ibérica  gobernada por los emires omeyas,  y el Imperio forjado por Carlomagno que el día de Navidad del año 800 sería coronado emperador por el papa León III convirtiéndose en el heredero de los antiguos emperadores romanos de Occidente. A su muerte en 814 sería sucedido por su hijo Ludovico Pío  que con muchas dificultades mantuvo la unidad del Imperio , pero al dividir los territorios del Imperio entre sus hijos estaba firmando  el comienzo de la desintegración del Imperio Carolingio, una disolución que sería certificada  tras la muerte de Ludovico Pío en 840 y la posterior guerra fratricida entre sus hijos que culminaría en el Tratado de Verdún de 843, cuando el Imperio quedaba oficialmente dividido en tres reinos diferentes    (Imagen procedente de teapartybalear.blogspot.com)



Pero de sus ruinas surgieron nuevos reinos  y uno de ellos fue el Reino Franco Oriental. Tras la muerte del hijo y sucesor de Carlomagno, Ludovico Pío (778-840), el Imperio quedaba dividido entre sus tres hijos, nietos de Carlomagno,  Lotario I (795-855), Carlos el Calvo (823-877) y Luis el Germánico (806-876) . Los hermanos se enfrentarían durante tres años en una lucha fratricida por el poder que concluiría en 843  con la firma del Tratado de Verdún que ponía fin a las hostilidades y dividía el Imperio en tres grandes estados, una división que tendría consecuencias históricas trascendentales. Carlos el Calvo gobernaría el Reino Franco Occidental que sería la semilla de la que germinaría la futura Francia, a Luis el Germánico  le correspondió en suerte el Reino Franco Oriental, que  sería el origen del Sacro Imperio Romano Germánico y con el paso de los siglos iría conformando una entidad cultural de la que en el siglo XIX nacería Alemania, y entre ambos reinos se encontraba un tercer reino que correspondió al hermano mayor de ambos, Lotario, que llevaría el nombre de Lotaringia. Si avanzamos en el tiempo, uno de los sucesores de Luis el Germánico, Otón I el Grande (912-973) acudía en 961 a ayudar al papa Juan XII (937-964)  amenazado por las pretensiones territoriales  del autoproclamado Rey de Italia, Berengario II de Ivrea(900-966). Juan XII , elegido papa con apenas diecisiete años,  no podía enfrentarse solo a Berengario  y envió sus legados a solicitar el auxilio de Otón  ofreciéndole a cambio la coronación como nuevo emperador de romanos . Así, un gran ejército  llegó a Italia en la primavera de 961 , restableciendo el orden y después de entrar en Roma como un libertador, el 2 de febrero de 962 Juan XII coronaba a Otón I  como emperador al tiempo que el Imperio era declarado santo. Así nacía un Imperio que  tuvo una vida de casi novecientos años, el Sacro Imperio Romano Germánico. Por segunda vez, después de Carlomagno, renacía  el antiguo Imperio Romano de Occidente, lo que fue denominado entonces "Translatio Imperii", es decir,  la transferencia del poder de la antigua Roma al nuevo monarca. 




Después de la muerte en 840 del emperador Ludovico Pío, hijo y sucesor de Carlomagno, sus tres hijos ,el mayor, Lotario I, al que en calidad de primogénito correspondía el título de emperador, y sus hermanos Luis el Germánico y Carlos el Calvo, se enfrentaron entre sí. En el año 842 Los dos hermanos pequeños, Luis el Germánico y Carlos el Calvo, unieron sus fuerzas contra Lotario I firmando una alianza con un documento conocido como el Juramento de Estrasburgo, donde cada uno de ellos proclamaba
"Por el amor de Dios y por el pueblo cristiano , y por nuestro bien común, a partir de ahora, mientras Dios me dé sabiduría y poder, socorreré a este mi hermano Carlos (o Luis si era Carlos el que lo firmaba)  con mi ayuda y cualquier otra cosa, como se debe socorrer a un hermano, según es justo, a condición de que él haga lo mismo por mí, y no tendré nunca acuerdo alguno con Lotario que, por mi voluntad, pueda ser perjudicial para mi  hermano Carlos (o Luis)"
Un año más tarde los tres hermanos decidían poner punto final a éste enfrentamiento mediante la firma del Tratado de Verdún y se repartían el Imperio Carolingo. A Carlos el Calvo le corresponde la parte occidental del Imperio, que recibirá el nombre de Francia Occidentalis o Reino Franco Occidental (en color naranja en el mapa), a Luis el Germánico la zona oriental del Imperio, el Reino Franco Oriental  (en color verde)  y a Lotario, que retenía el título de emperador , la franja central entre los reinos de sus dos hermanos, Lotaringia (en color violeta). Esta división tendría largas consecuencias en la historia, pues sería la semilla de la que nacerían Francia (del Reino Franco Occidental) y el Sacro Imperio Romano Germánico (del Reino Franco Oriental) , que con el paso de los siglos alumbraría a Alemania.  El sueño de una Europa unida bajo el gobierno de un único emperador se volvía a alejar.
 (Imagen procedente de www.socialhizo.com)

El tiempo pasa y se suceden diferentes dinastías al frente del Sacro Imperio , desde la dinastía sajona fundada por Otón I y sus sucesores, su hijo Otón II (955-983) y su nieto Otón III (980-1002) a la dinastía Hohenstaufen , que comenzó a gobernar el imperio en 1138 cuando el trono fue ocupado por Conrado III (1093-1152) , al que sucedió su sobrino Federico I Barbarroja (1122-1190), que murió en la cúspide de su poder cuando se dirigía al frente de un gran ejército a tomar parte en la Tercera Cruzada a Tierra Santa . A la muerte de Barbarroja la dinastía Hohenstaufen seguiría en el poder a través de su hijo  Enrique VI (1165-1197) hasta su muerte a causa de la malaria en 1197 en la localidad siciliana de Mesina. Se abrió entonces un tiempo de luchas por el poder en el Imperio que no acabaría hasta 1208, cuando el Imperio pasa a manos de Otón IV (1175-1218) que derrotó al candidato de los Hohenstaufen, Felipe de Suabia (1177-1208), hermano de Enrique VI y quinto y último  hijo de Federico I Barbarroja, que además ejercía de tutor del hijo de su hermano , el pequeño Federico Hohenstaufen (1194-1250). Felipe de Suabia había tratado de cumplir la voluntad de su hermano y que  fuera el hijo de Enrique ,Federico, el que le sucediera en el trono pero una alianza de príncipes hostiles a los Hohenstaufen se  rebeló contra el  rey niño y dio su apoyo al hijo del duque de Sajonia, Otón, por lo que Felipe no tuvo más remedio que aceptar ser él mismo elegido rey de Alemania para ponerse al frente del ejército y enfrentarse a Otón y sus partidarios. Después de años de lucha, en 1208 Felipe estaba a punto de obtener la victoria cuando fue asesinado el 21 de junio de aquel año. Una de las hijas de Felipe de Suabia fue Beatriz de Suabia (hacia 1203- 1235) que juega un papel importante en nuestra historia porque será el origen de las pretensiones al trono imperial del futuro rey de Castilla. 

Este es un mapa de Europa en la época en que el Sacro Imperio fue gobernado por el joven Otón III (980-1002). El antiguo Reino Franco Oriental se transformó en el Sacro Imperio Romano Germánico bajo el gobierno del abuelo de Otón III,  Otón I el Grande, convirtiéndose en el heredero del antiguo Imperio Romano . Durante más de un siglo , desde la década de 1130 hasta 1250 el Sacro Imperio será gobernado por la dinastía Hohenstaufen pero  después se producirá un vacío de poder y es entonces cuando surgirá la posibilidad de que el rey de Castilla, Alfonso X el Sabio, opte a la corona imperial en 1256. Y esa posibilidad será uno de los factores que harán posible el largo viaje de una princesa noruega hasta la lejana y cálida Península Ibérica  
(Imagen procedente de  historiaoctavo1.blogspot.com)

Pero no nos adelantemos a los acontecimientos. Tras la muerte de Felipe de Suabia en 1208 , su rival, Otón , se adueña del trono y gobierna como Otón IV, siendo coronado como emperador por el papa Inocencio III (1161-1218) en Roma  el 4 de octubre de 1209. Pero cuando en  el otoño de 1210 tropas alemanas  cruzaron la frontera del reino de Nápoles para ocuparla , el papa excomulgó a Otón IV  y recomendó a los príncipes alemanes que eligieran como nuevo emperador  a Federico, el hijo de Enrique VI. De ésta forma, el 5 de diciembre de 1212  Federico era reconocido como nuevo emperador , restaurando en el trono a la dinastía Hohenstaufen, aunque el enfrentamiento con Otón IV se prolongaría hasta la muerte de éste en 1218, cuando Federico reune de nuevo todo el poder en sus manos. Se iniciaba así un largo reinado que se prolongaría hasta la muerte de Federico II Hohenstaufen en 1250. Durante ese tiempo encabezaría la Sexta Cruzada en 1228, en la que los cristianos recuperaron Jerusalén de forma efímera y  Federico añadió a sus títulos el de rey de Jerusalén. Se enfrentó con frecuencia al papado y fue excomulgado en dos ocasiones, la primera vez por el papa Gregorio IX(1170-1241) debido a los continuos retrasos en la organización de la Cruzada , y volvería a excomulgarlo en 1239 por el mismo pontíficeal tiempo que trataba de convencer a los príncipes alemanes para que eligieran un nuevo rey, aunque no tuvo éxito en sus pretensiones. El enfrentamiento entre el papa y el emperador fue constante durante todos esos años , a pesar de algunos intentos de restablecer la calma que  no tuvieron demasiado éxito y sólo lograron efímeros períodos de cierta tranquilidad. El papa no ahorró críticas a la figura del emperador , al que llegó a referirse como el Anticristo. En 1241  Gregorio IX, que sería el creador en 1231 de la Inquisición para la persecución de los herejes y bajo la dirección de los dominicos,  organizó  un concilio en Letrán que Federico denunciaba que tenía como único objetivo  causar su deposición. Fuera esa o no su intención no le dio tiempo a llevarlo a cabo porque el papa moría ese mismo año. Federico II lo haría nueve años después.


Sepulcro de Beatriz de Suabia en la catedral de Sevilla . Era la cuarta hija del matrimonio entre Felipe de Suabia, hijo a su vez del emperador Federico I Barbarroja y hermano del también emperador Enrique VI,  y de Irene Ángelo (hacia 1180-1208) , también con sangre real en sus venas pues era hija del emperador bizantino Isaac II Ángelo (1156-1204). Su auténtico nombre era Isabel, pero a su llegada a Castilla lo cambiaría por el de Beatriz en recuerdo de su hermana, Beatriz Hohenstaufen (1198-1212) , esposa de Otón IV, muerta con sólo catorce de años. Casada con Fernando III de Castilla en 1220 se convirtió así en reina consorte de Castilla y , a partir de 1230 también en reina consorte de León cuando Castilla y León se reunificaron en un solo reino tras la muerte de Alfonso IX de León pasando los dos reinos a ser regidos por su esposo Fernando III. . Madre de diez hijos, moriría en 1235 poco después de dar a luz a su última hija, María de Castilla , que también murió antes de cumplir el año de edad. Entre sus hijos se encontraba el heredero del trono de Castilla, el futuro Alfonso X el Sabio  , que a través de su madre era bisnieto del emperador Federico I Barbarroja, lo que daba legitimidad  a sus aspiraciones a ocupar el trono imperial del  Sacro Imperio Romano Germánico 
icommons.wikimedia.org)


Su muerte abrió una nueva lucha en el poder dentro del Sacro Imperio  que enfrentó al hijo de Federico II, Conrado IV Hohenstaufen (1228-1254)  y el conde Guillermo de Holanda (1227-1256), que ya se había enfrentado a Federico después de la excomunión del papa . En medio de la guerra por el poder Inocencio IV (hacia 1185-1254) excomulga a Conrado IV en 1254, pero antes de que éste pueda volverse contra el papa fallecería de fiebres, probablemente malaria, el 21 de mayo de 1254. Tras su muerte Guillermo de Holanda se queda al frente  del Sacro Imperio . El 15 de enero de 1256 , mientras dirigía una campaña para sofocar una rebelión de los frisones, que vivían en un territorio que hoy forma parte de los Países Bajos,  Guillermo  murió al hundirse su caballo en el hielo mientras perseguía a un grupo de frisones, que al darse cuenta dieron la vuelta y lo degollaron. El trono del Sacro Imperio quedaba vacante y aquí es cuando recuperamos la figura de Beatriz de Suabia, la hija de Felipe de Suabia, y nieta de Federido I Barbarroja. Tras la muerte de su padre en 1208 , la pequeña Beatriz, entonces de sólo cinco años de edad, quedó bajo la protección de su primo, el emperador Federico II, al que ya conocemos bien. Sería Federico el que dio su aprobación al enlace entre Beatriz y el rey de Castilla, Fernando III (hacia 1199-1252), boda que se celebraría en 1219 en el monasterio de San Zoilo, en la localidad palentina de Carrión de los Condes. El matrimonio fue fecundo, tuvieron diez hijos,y probablemente tantos embarazos acabaron por agotar a Beatriz que fallecía en 1235 cuando contaba alrededor de treinta años. De los diez hijos, el mayor era Alfonso (1221-1284) , que colaboraría con su padre en los grandes avances que se hicieron frente a los musulmanes  durante el reinado de Fernando III. 


En este mapa podemos hacernos una idea de como estaba la situación en la Península Ibérica  durante el reinado de Alfonso X el Sabio , rey entre 1252 y 1284. Tras la crucial victoria de la alianza de los reinos cristianos de la Península Ibérica  frente al Imperio Almohade en la batalla de las Navas de Tolosa en 1212 (que podéis ver señalada en el mapa) , la llegada al trono de Fernando III , llamado después "el Santo", en el año 1217 significó un nuevo impulso en la ofensiva contra los musulmanes. En el mapa podemos ver las fechas de algunas de sus conquistas más significativas, como la toma de Badajoz en 1228, Córdoba en 1236, Jaén en 1246 y Sevilla en 1248 a lo que su hijo Alfonso X añadiría Niebla en 1262 o  Cádiz en 1265 con lo que los dominios musulmanes quedarían reducidos al Reino de Granada que lograría sobrevivir hasta su definitiva conquista en 1492 por los Reyes Católicos.  
/(Imagen procedente de sites.google.com)


Cuando Fernando III fallece el 30 de mayo de 1252  , además de haber reunido definitivamente bajo su corona los reinos de León y Castilla  tras la muerte de Alfonso IX de León(1171-1230) en el año 1230, había logrado añadir otros ciento veinte mil kilómetros cuadrados mas de territorio arrebatados a los musulmanes con la conquista de los reinos de Jaén , Sevilla y Córdoba ocupando esas ciudades que se encontraban entre las más importantes y simbólica de los territorios musulmanes en la Península Ibérica . A su muerte le sucederá su hijo mayor que reinará con el nombre de Alfonso X, ganándose  para la historia el sobrenombre de El Sabio por su impulso y protección a la cultura que se materializó en el desarrollo de numerosas escuelas, como la célebre Escuela de Traductores de Toledo, a la que siguieron otras en Murcia o Sevilla, en la redacción de obras jurídicas , históricas o científicas.Al mismo tiempo  no se olvidó en los primeros años de su reinado de proseguir con la labor de Reconquista llevada a cabo por su padre y en 1253 ocuparía Jérez, siete años más tarde atacaría el puerto de Salé en la costa atlántica de Marruecos y ya en 1262 conquistaría Cádiz.  Pero su reinado estaría marcado por lo que sucedió en el año 1256. Ya hemos visto que Guillermo II había muerto en enero de 1256 dejando vacante el trono del Sacro Imperio . También sabemos que Alfonso X el Sabio era hijo de Beatriz de Suabia que a su vez era nieta del emperador Federico I Barbarroja , sobrina del emperador Enrique VI , hija del hermano de éste y rey de Alemania Felipe de Suabia ,y prima del también emperador Federico II Hohenstaufen.  La sangre de los Hohenstaufen corría por las venas del rey de Castilla  y por eso la ciudad de Pisa envió al reino de Castilla una embajada que tenía como misión solicitar  al rey castellano que presentara  su candidatura al trono.  La embajada iba encabezada por un tal  Bandino di Guido Lancia  y  se encontraron con el monarca  el la población de Soria el 18 de marzo de 1256, poco más de dos meses después de la muerte de Guillermo II. 


Ricardo de Cornualles(1209-1272) era hijo del rey de Ingaterra Juan I, también conocido como Juan Sin Tierra (1166-1216), el hermano de Ricardo Corazón de León (1157-1199). Su madre era Isabel de Angulema (hacia 1186-1246) , que a su vez era bisnieta del rey Luis de Francia (1108-1137). Su hermano , el rey Enrique III de Inglaterra, le regalaría por su decimosexto cumpleaños en 1225 el condado de Cornualles , un condado tan próspero que en unos años Ricardo de Cornualles se convertiría en uno de los hombres más ricos de Europa.. Las relaciones con su hermano, a pesar de éste suntuoso regalo, fueron tensas e incluso llegó a rebelarse contra él en varias ocasiones.  Su hermana Isabel de Inglaterra (1214-1241) era esposa del emperador del Sacro Imperio, Federico II, pero de sus cuatro retoños, dos eran mujeres y sus dos hijos morirían a temprana edad por lo que no pudieron luchar por el trono del Sacro Imperio.  Pero Ricardo de Cornualles haría valer su poder económico para comprar apoyos y coronarse Rey de Romanos en 1257, título que era empleado en el Sacro Imperio para aquellos emperadores que todavía no habían sido coronados por el Papa. Alfonso X el Sabio sería su gran rival en los años siguientes y el propio Ricardo nunca sería coronado emperador por ningún papa 
 (Imagen procedente de https://es.wikipedia.org)


El embajador  entrego a Alfonso un documento donde se podía leer que "Como la comunidad de Pisa, toda Italia y casi todo el mundo os consideran extraordinario, invencible y victorioso señor Alfonso, rey por la Gracia de Dios de Castilla, Toledo, León, Galicia, Sevilla, Murcia y Jaén, como el más distinguido de todos los reyes que viven o que vale la pena recordar, y además saben que Vos amáis sobre todo la paz, la verdad, la piedad y la justicia, que vos sois el más cristiano y más fiel. Sabiendo que descendéis de la sangre de los duques de Suabia , una casa a la que pertenece el Imperio  con derecho y dignidad por decisión de los príncipes y por entrega  de los Papas de la Iglesia ", por todo ello proponían a Alfonso X que presentara su candidatura al trono imperial. Y no fueron los únicos pues  en septiembre de éste mismo año de 1256  una delegación procedente de Marsella  visitaba al rey en Segovia y le reconocía como emperador.Pero no iba a ser el único candidato , porque hay un segundo, el inglés  Ricardo de Cornualles(1209-1275), hermano del rey de Inglaterra Enrique III(1207-1272) , y uno de los hombres más ricos de Europa. No tenía los mismos derechos de sangre de Alfonso X, pero si disponía de dinero para lograr apoyos a cambio de ayudas económicas. Para elegir al emperador se convocaba a los siete príncipes electores , un grupo constituido por el rey de Bohemia, el duque de Sajonia, el conde del Condado Palatino , el margrave (título alemán equivalente al marquesado) de Brandenburgo y los arzobispos de Maguncia Colonia y Tréveris. Para ganarse el apoyo de los príncipes electores, Alfonso X el Sabio inició una intensa labor diplomática que buscaba lograr el apoyo de otros reinos europeos que se pronunciaran a favor de su candidatura . De hecho el rey castellano ya había establecido  alianzas antes incluso de saberse candidato al trono imperial, pues en 1255 había prometido a una de sus hijas, la infanta Berenguela de Castilla (1253-1300) con el primogénito del rey Luis IX de Francia (1211-1270), el príncipe Luis de Francia (1244-1260)  


Ésta era la extensión del reino de Noruega a la muerte de Haakon IV, el padre de nuestra protagonista,   el 16 de diciembre de 1263, un reino que incluía Islandia, los asentamienos noruegos en Groenlandia  además de otras islas próximas a Irlanda y el actual Reino Unido , como las islas Feroe o las Shetland  Noruega era un reino lejano pero poderoso  que , sin embargo, tenía problemas para  suministrar a su población todos los recursos alimenticios que necesitaba, como los cereales.  En 1223 Haakon estableció un acuerdo comercial con la Inglaterra de Enrique III para obtener cereales ingleses a cambio del pescado capturado por los pescadores noruegos , pero los precios de los cereales ingleses fueron subiendo a lo largo de la primera mitad del siglo XIII casi al mismo ritmo que aumentaba la demanda de estos cereales en el mercado interno noruego debido al incremento de la población, lo que hizo que Haakon tuviera que buscar otras fuentes  de suministro de estos productos básicos y uno de ellos era a través de los activos puertos comerciales de las ciudades alemanas a orillas del Mar Báltico, como Lübeck. Una forma de tener los mejores acuerdos comerciales posibles era mantener buenas relaciones con el emperador del Sacro Imperio y si Alfonso X el Sabio era uno de los candidatos a ese trono interesaba estrechar lazos con él, lo que haría que se viera con buenos ojos en la corte noruega la propuesta llevada por una embajada castellana de casar a su hija Kristina Hkönsdatter con uno de los hermanos del rey de Castilla
Imagen procedente de https://en.wikipedia.org)


Uno de los reinos en que se fijó la atención de Alfonso X fue el reino de Noruega donde desde 1217 gobernaba el rey Haakon IV (1204-1263) aunque durante  años había tenido la oposición de otro candidato al trono ,el duque  Skule Bardsson(hacia 1189-1240), que en 1239 encabezó una rebelión contra Haakon IV , llegando a proclamarse rey de  Noruega . La insurrección concluyó con la muerte de Skule en mayo de 1240 y el reconocimiento papal al reinado de Haakon IV  llegó en 1247. Llegaba así la paz a Noruega después de casi un siglo de inestabilidad, un período que se inició en 1130 y que sería conocido por la historia como las Guerras Civiles Noruegas. Haakon IV estaba casado desde mayo de 1225 con la hija del duque Suke Bardsson, su gran rival, cuyo nombre era Margarita Skulesdatter (1208-1270) . Como acabamos de ver, este matrimonio, que Haakon IV contrajo buscando la paz con Skule Bardsson, no impidió que su suegro se rebelara contra él  en 1239. A pesar de tratarse, como eran todos los matrimonios en la realeza, una unión de conveniencia, parece que fue un enlace feliz. Tuvieron  cuatro hijos, Olaf (1226-Fecha desconocida aunque murió en la infancia), el príncipe heredero Haakon el Joven (1234-1262),su hermano Magnus (1238-1280,) que tras la muerte de Haakon el Joven se convertiría en el nuevo príncipe heredero y en el futuro rey Magnus VI y , finalmente,  Kristina Hköndsdatter (1234-1262), nuestra protagonista.. Será a la  corte del rey Haakon IV donde Alfonso X enviará una de sus embajadas según nos cuenta un documento sobre el reinado de Alfonso X el Sabio titulado  "Crónica de Alfonso X". Atribuida al cronista Fernán Sánchez de Tovar, también llamado Fernán Sánchez de Valladolid, esta Crónica sido redactada durante el reinado de Alfonso XI de Castilla (1311-1350)  y  versa sobre los hechos acaecidos durante el reinado del rey Sabio, aunque según los historiadores está  sembrada de imprecisiones y datos erróneos. Sobre la embajada que el rey castellano envió al reino de Noruego la Crónica nos cuenta que (me permito la osadía de  modernizar el castellano que utilizaba la crónica para hacerlo más legible) "El rey don Alfonso,  se casó antes de la muerte del rey, su padre,  con doña Violante, hija del rey don Jaime de Aragón y hermana del rey don Pedro.Pero porque no había tenido de ella un hijo sintió un gran pesar . Y viendo que esto era culpa de ella, envió sus mensajeros al rey de Noruega, rogándole que le enviase a su hija en casamiento"

Escultura del rey Alfonso X el Sabio situada delante de la Biblioteca Nacional de España, obra del escultor español José Alcovero (1835-1908) realizada en 1892. El hijo de Fernando III el Santo tuvo unos primeros años de reinado, que comenzó en 1252, brillantes , avanzando en las conquistas emprendidas por su padre con conquistas como la de Cádiz en 1265. Impulsó la repoblación  de las nuevas tierras conquistadas, favoreció el florecimiento de la cultura, unificó las leyes y promulgó un nuevo código legal, las llamadas Siete Partidas, y además , lo que nos importa en éste relato, se propuso como candidato a ocupar el trono del Sacro Imperio Romano tras la muerte de Guillermo II en 1256, tratando de hacer valer su condición de tataranieto por parte de madre, Beatriz de Suabia,  del emperador Federico I  Barbarroja.   Lo que estaba lejos de imaginar en aquel momento en que recibió en 1256 a la embajada procedente de Pisa que venía a pedirle que se presentara como candidato al trono imperial, es que se abría un largo conflicto por el trono imperial que se prolongaría durante casi veinte años, que le haría gastar grandes cantidades de dinero, que generaría tensiones internas y que, finalmente  tendría que ver su trono cuestionado por sus propios hijos. Esta lucha por el trono imperial sería conocida en los textos castellano como "el fecho del Imperio" y sólo terminaría trayendo amarguras a Alfonso X
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org
 


En efecto, Alfonso X el Sabio estaba casado con Violante de Aragón (1236-1300), hija del rey de Aragón Jaime I el Conquistador (1208-1276) con la que el rey  castellano contrajo matrimonio en 1246. También es cierto que Alfonso X llegó a considerar la posibilidad de solicitar la anulación de su matrimonio con Violante al creer que ella era estéril , pues después de siete años no le había dado ningún hijo, pero si tenemos en consideración que cuando se casaron Violante apenas tenía diez años de edad  es fácil pensar que el motivo de no tener hijos en estos primeros años de matrimonio  fue la extrema juventud de la reina. De hecho , en 1253 Violante tendría su primera hija, Berenguela , la que vimos que era prometida con el príncipe heredero de Francia , y a ésta niña seguirían otros diez hijos. Pero lo que nos importa ahora es fijarnos en la fecha del nacimiento de Berenguela, 1253. Ya sabemos que la embajada a Noruega fue enviada en 1256, por lo que en ningún caso pudo ser por el motivo alegado por las "Crónicas" ya que  Violante había dado muestras de fertilidad al dar a luz a su primera hija. Continúa la "Crónica " contándonos que cuando la hija del rey noruego, Kristina, llegó al territorio de Castilla la reina Violante se hallaba embarazada por primera vez , por lo que el rey no podía ahora contraer matrimonio con la princesa noruega, pero para no causarla un desagravio  la prometió con uno de sus hermanos,  Felipe de Castilla (1231-1274) del que la Crónica nos cuenta que "era arzobispo de Sebilla y abad de Valladolid y de Covarrubias. Había hablado muchas veces con el rey pues quería dejar la vida religiosa . El Infante Felipe pidió por favor al rey que le casase con esta Infanta (se refiere a Kristina de Noruega)  y el rey se lo concedió  y así celebraron las bodas. El rey dio luego al Infante Felipe parte de sus rentas. " Es evidente que la "Crónica de Alfonso X" sitúa los hechos en una fecha errónea, pues  la reina Violante dio a luz a su primera hija, Berenguela, el 6 de diciembre de 1253 en Sevilla, es decir, casi tres años antes de la llegada de la embajada castellana a Noruega y cuatro años de la venida de Kristina al reino de Castilla . Pero si la Crónica es imprecisa en esta historia ¿que es lo que sucedió realmente?  

Ésta obra del pintor alemán Philipp Veit (1793-1877), perteneciente a la corriente del romanticismo alemán,  representa a Germania (Alemania) con los escudos de los siete príncipes electores a sus pies. El trono del Sacro Imperio no era hereditario, sino que tras la muerte de cada emperador se procedía a una elección realizada por los siete príncipes electores, tres de ellos eclesiásticos, los obispos de Maguncia, Colonia y Tréveris, y cuatro seculares, el rey de Bohemia, el conde de Sajonia, el Conde Palatino del Rin y el margrave de Brandenburgo. Esta forma de elegir a los monarcas procedía de los antiguos pueblos germanos que elegían de esa forma a sus reyes y no como era costumbre entre los francos, donde el trono era hereditario pasando de padres a hijos. Ricardo de Cornualles y Alfonso X el Sabio se disputaban ahora el apoyo de los príncipes electores para ser coronados. Gracias a su dinero, Ricardo de Cornualles lograría ser elegido Rey de Romanos (ya sabemos que era el título que recibían los reyes del Sacro Imperio mientras no fueran coronados emperadores por el papa)  con el apoyo de los príncipes electores de Colonia, el Palatinado, Maguncia y Bohemia mientras que Alfonso X obtuvo el apoyo de los otros tres príncipes electores. Ricardo sería coronado rey de Romanos  el 27 de mayo de 1257, pero la división dentro del Sacro Imperio era grande, Alfonso X seguía teniendo muchos partidarios y  el poder real de Ricardo de Cornualles era pequeño por lo que la cuestión del Imperio seguiría abierta casi veinte años más.
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org


Alfonso X , como ya hemos visto, había emprendido una activa política diplomática en busca de apoyos a su candidatura. Entre sus partidarios se encuentran el rey Luis IX de Francia, lo que era natural ya que vimos como Berenguela se casaba con el príncipe heredero del trono francés, el rey de Aragón Jaime I el Conquistador, que era su suegro pues Violante , esposa del rey de Castilla, era hija del rey de Aragón, y además también le apoyaban el rey Alfonso III de Portugal (1210-1279), casado con Beatriz de Castilla (hacia 1242-1303), hija ilegítima de Alfonso X,  del rey de Hungría Bela IV (1206-1270)  y del rey de Navarra Teobaldo II el Joven (1238-1270), que en 1255 se había casado con una de las hijas del rey francés Luis IX y al apoyar su suegro al rey castellano él hizo lo propio obteniendo a cambio de Castilla el uso preferente de los puertos de Fuenterrabía y San SebastIán. Y siguiendo esa política de alianzas una embajada castellana fue enviada a Noruega con la misión de solicitar la mano de la princesa Kristina Hkönsdatter y así estrechar las relaciones con la corte del rey Haakon IV, aunque la iniciativa no procedió de Castilla, sino de Noruega. Hemos visto que la "Crónica de Alfonso X" era imprecisa con las fechas, pues situaba la embajada casi tres años antes de cuando realmente se produjo, y también con los motivos que  impulsaron aquella embajada, pero tenemos otra fuente mucho más precisa, la crónica escrita por el islandés Sturla Thordarson(1214-1284) , perteneciente al poderoso clan familiar islandés de los Sturlungar, aliados del rey Haakon IV. El propio Sturla era un hombre de leyes o lagman y también un escaldo, que era el nombre que en el mundo vikingo se daba a los poetas que formaban parte de las cortes de los reyes escandinavos y cuya principal misión era componer poemas épicos que exaltaran el valor y los hechos heroicos de los guerreros escandinavos y también de las Sagas, relatos en prosa que pueden considerarse como las crónicas históricas escandinavas. 

Página del manuscrito de la Hákonar saga Hákornarsonar (Saga de Haakon Haakornarson)  que redactó hacia 1264 el escaldo islandés Sturla Thordarson dedicado a la vida del rey Haakon IV y escrita por encargo del hijo del monarca y su sucesor en el trono noruego , Magnus VI. Es nuestra principal fuente de información sobre la vida, o más bien, el viaje de Kristina Hköndsdatter , desde su Noruega natal, nación el la ciudad de Bergen  hasta Valladolid, la ciudad castellana donde contraería matrimonio con uno de los hermanos del rey de Castilla , y su destino final en Sevilla donde moriría cuatro años más tarde, en 1262 , sin dejar descendencia.  El otro relato  que trata sobre su viaje, la "Crónica de Alfonso X" es mucho más imprecisa  y menos fiable en cuanto a su contenido sobre nuestra protagonista  de la que, en todo caso, apenas conocemos detalles de su vida, como sucede con tantas otras figuras femeninas de la historia. Salvo algunas excepciones, la vida de la mayoría de ellas se ha perdido para siempre en el silencio de las crónicas ya que la mujer ocupaba un papel secundario , de la misma forma que tampoco contaban sus ideas acerca del matrimonio. De ésta forma Kristina fue embarcada a un país lejano y extraño para contraer matrimonio con un desconocido, un destino común a millones de mujeres a lo largo de la historia
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org)



Sturla redactaría hacia 1264 la "Hákonar saga Hákornarsonar" , una crónica del reinado de Haakon IV , que había fallecido en 1263, por encargo de su hijo y sucesor en el trono   Magnus VI (1238-1280. En ella recogería, con más precisión que la "Crónica de Alfonso X", los hechos que rodearon el viaje de nuestra protagonista. No he tenido acceso a una traducción en castellano de la obra de Sturla, por lo que me remito al comentario que sobre ella hacen el periodista y escritor español Javier García Blanco para la revista "Historia de Iberia Vieja" y el trabajo del profesor Ángel G. Gordo Molina dedicado a la princesa Kristina. Según su relato, fueron los noruegos los primeros en enviar una embajada a Castilla pues el rey Haakon IV estaba interesado en estrechar relaciones con Alfonso X por motivos económicos. Noruega había alzando a comienzos de la década de 1220 un acuerdo comercial con Inglaterra que permitía a los noruegos abastecerse de un recurso de primera necesidad para ellos, los cereales, pues las cosechas en las frías tierras escandinavas no eran suficientes para cubrir las necesidades de la población. Pero en los años siguientes las necesidades de cereales se incrementaron y Noruega tuvo que buscar una segunda vía de aprovisionamiento de cereales y lo encontró negociando con Lübeck , una ciudad alemana que disponía de un importante puerto a orillas del Mar Báltico, lo que aseguraba que Noruega se pudiera aprovisionar de cereales comerciando desde ese puerto que además era mucho más cercano geográficamente que Inglaterra. Pero a pesar de que se llegó a firmar un acuerdo comercial, los  mercaderes de la ciudad nunca estuvieron demasiado interesados en comerciar con Noruega. Haakon IV necesitaba asegurar esta relación comercial y pensó que una buena forma sería estrechando relaciones con el que parecía favorito a convertirse en el nuevo emperador del Sacro Imperio, el rey de Castilla Alfonso X. 

De ésta forma, en el verano de 1255 una embajada  fue enviada desde Noruega al reino de Castilla para encontrarse con el monarca castellano. El profesor Ángel G. Gordo subraya el hecho de que oficialmente la embajada no era una iniciativa del propio rey noruego, sino de su hijo y heredero Haakon el Joven,  pues Haakon IV  quería evitar ganarse la enemistad de Inglaterra, de la que seguía dependiendo buena parte de sus importaciones de cereales, por buscar una alianza con el rey castellano , rival de Ricardo de Cornualles por el trono imperial, pues recordemos que Ricardo era hermano del rey inglés Enrique III. El filólogo español Vicente Almazán, autor de la única traducción al castellano de la obra de Thordarson,   escribía en un artículo dedicado a  nuestra protagonista con el título de "El viaje de la princesa Cristina a Valladolid" que  cuando la embajada noruega llegó a tierras castellanas el rey Alfonso X los recibió "cordialmente y aceptó con agrado los regalos que le mandaba el rey de Noruega. Los emisarios permanecieron allí algún tiempo, recibiendo muchas muestras de cortesía"  Si los noruegos estaban interesados en la amistad del monarca castellano éste también se interesó por estrechar los lazos con el lejano monarca noruego, y cuando el tiempo llegó de que los embajadores noruegos regresaran a su reino, Alfonso X organizó una embajada castellana que los acompañase y se presentaba ante el rey noruego con una propuesta, que no era otra que la de fortalecer esta recién nacida amistad con el matrimonio entre la hija de Haakon IV , la princesa Kristina Hkonsdatter , y uno de los hermanos de Alfonso X. La embajada iba liderada por Sira Ferrant, notario real de Alfonso X y habría llegado  a Tönsberg, una localidad en el sur de Noruega donde en esos momentos se hallaba rey , a finales del año 1256, cuando Haakon IV se disponía a dirigirse hacia el norte de su reino. Según Vicente Almazán, que cita a  su vez la crónica de Sturla Thordarson "el rey (se refiere a Haakon IV)  insistió en que se quedasen en Tönsberg hasta que el regresara del norte en primavera , y así responderles después de haber consultado a sus mejores consejeros" . 

Fotografía de la Colegiata de San Cosme y San Damián   en Covarrubias (Burgos) donde fueron llevados los restos de la princesa Kristina Hköndsdatter tras su muerte en 1262 pues  su esposo Felipe de Castilla había sido abad de esta colegiata, aunque el edificio actual es del siglo XV.
 (Imagen procedente de www.asturnatura.com

Cuando en la primavera de 1257   el rey y su corte regresaron a Tönsberg  traían una respuesta favorable a la petición de la embajada castellana y sólo ponían una condición, y vuelvo a las palabras recogidas por Almazán y tomadas de la crónica de Thordarson, "que ella (la princesa Kristina)  y los acompañantes que el rey mandaría como séquito, escogieran entre los hermanos del rey al que más le agradaran"  y a continuación nos cuenta el cronista como  el monarca en persona se encargó de organizar todos los detalles de la embajada "Después de esto , el rey preparó el viaje y escogió a los hombres que la acompañaran. A la cabeza estaba el obispo Pedro de Hammar y el padre Simón, dominico, así como otros nobles , tales como Ivar Englisson, Thorleif el Enojado, Lodin el Rizo y Amunch Haraldsson. Iban más de cien hombres y muchas nobles damas la acompañaban. El rey Haakon los mandó con tanto oro y plata quemada , tantas pieles blancas y grises y otros artículos preciosos que nadie ha oído nunca que una princesa noruega haya tenido antes una dote más espléndida." Casi al mismo tiempo, se agudizaba la disputa por el trono del Sacro Imperio. La elección del nuevo emperador se había fijado el 13 de enero de 1257 en la ciudad de Frankfurt. Pero cuando llegaron a la ciudad los partidarios  de Ricardo de Cornualles los que apoyaban la candidatura de Alfonso X ordenaron cerrar las puertas de la ciudad para que no pudieran entrar y así no tomarían parte en la elección del emperador.Ésta acción sirvió de poco, porque los príncipes  que no pudieron entrar en Frankfurt optaron por elegir como Rey de Romanos a Ricardo de Cornualles unos meses después, el 27 de mayo de 1257, siendo coronado en aquel día por el obispo de Colonia en la catedral de Aquisgrán, la antigua capital del Imperio de Carlomagno. Por su parte  Alfonso X fue coronado también como Rey de Romanos el 1 de abril en Frankfurt. La esperanza de Alfonso estribaba en obtener el reconocimiento del Papa y su coronación como emperador en Roma, pero de momento el pontífice  se dedicó a  dilatar la resolución del conflicto. 

ENTREVISTA CON LA ESCRITORA ESPIDO FREIRE SOBRE KRISTINA  DE NORUEGA

Por desgracia no he encontrado ningún documental referente a la aventura de Kristina Hkönsdatter  pero aquí os dejo este breve reportaje sobre Kristina y la novela "La flor del norte"  que la escritora española Espido Freire dedicó a la princesa noruega, que aunque se trata de ficción es una forma de acercarnos a la auténtica princesa, una figura rodeada de leyendas, incluida su muerte , pues algunos aventuran que fue envenenada, aunque no hay pruebas de ello, mientras que el papel que se halló en su tumba y donde se menciona un remedio contra , literalmente, "el mal de oído", apuntan a que podría haber fallecido debido a algún tipo de infección de oído. Parece que Kristina tenía un espíritu intrépido y aventurero, porque , según escribe Thordarson, durante el viaje desde Noruega hasta el Reino de Castilla  la joven "parecía sentirse mejor tanto más lejos iban", como recoge en su artículo dedicado a ella Javier García Blanco.  Y os dejo también este enlace sobre un breve reportaje de Kristina Hköndsdatter del programa Cuarto Milenio
https://www.youtube.com/watch?v=SlJpylNje2w



  

Con la llegada del verano la embajada española y la princesa noruega con su gran séquito zarparon del puerto de Tönsberg rumbo a la Península Ibérica , aunque en el viaje habría varias escalas, la primera de ellas en Inglaterra para encontrarse con aquel aliado al que no querían agraviar por su importancia para la importación de los cereales, el rey inglés Enrique III. Una vez cumplida esta formalidad diplomática cruzaron el Canal de la Mancha y pusieron pie a tierra en territorio francés donde acudieron a rendir visita al rey Luis IX , uno de los aliados de Alfonso X. El monarca francés  les ofreció  escolta que los acompañaría hasta la frontera de Francia con los territorios de la Corona de Aragón. Ya en territorio aragonés  llegaron a la ciudad de Gerona donde, y aquí vuelvo a las palabras de Thordalson recogidas por Vicente Almazán, "en cuanto el conde de la ciudad  oyó llegaba la princesa Cristina, salió a caballo hasta dos millas fuera de la ciudad , llevando a su lado a un obispo y a trescientos hombres . Cuando ella llegó a la ciudad  el conde tomó la brida del caballo y la condujo hasta el centro . El obispo se puso al otro lado , hasta que llegaron  al lugar en donde se le había preparado hospedaje." Y de la misma forma sucedía por tocas las localidades de la Corona de Aragón por donde pasaba el séquito que acompañaba a la princesa noruega " En todas las ciudades  por donde pasaban  -escribe Almazán por poca de Thordalson-  salían al encuentro de la  princesa y su séquito los caballeros y barones, tal como había ordenado el rey de Aragón" Este rey de Aragón no era otro que Jaime I el Conquistador, que salió a recibir a Kristina  cuando ésta se aproximaba a Barcelona, y al igual que había sucedido en Gerona, el monarca tomó de las riendas el caballo que montaba la princesa y la condujo al interior de la ciudad.  Jaime I había enviudado en 1253 tras la muerte de su segunda esposa, Violante de Hungría (hacia 1215-1251)  y desde ese momento podríamos decir que el sobrenombre de "el Conquistador" no se debía sólo a sus conquistas territoriales sino también femeninas, sucediéndose sus amantes y también sus hijos ilegítimos, como la larga relación que mantuvo con Teresa Gil de Vidaue (fecha desconocida- 1285) con la que parece que todavía estaba cuando llegó a Barcelona Kristina. 

Supuesto retrato del rey aragonés Jaime I el Conquistador  obra de pintor valenciano Jaume Mateu (hacia 1382 - hacia 1452) que hoy se conserva en el Museo de Arte de Cataluña. Según la crónica de  Thordarson recogida por Vicente Almazán , el rey aragonés quedó prendado de la joven y bella princesa noruega y envió una carta al rey Alfonso X para solicitar la mano de la princesa.
"El rey de Aragón mandó un mensaje al rey de Castilla, su yerno, y a la reina, su hija, pidiéndoles que le concedieran la mano de la princesa. El rey (Alfonso X)  trató de este asunto con la princesa y los noruegos, dejándoles elegir, y añadiendo que era un hombre excelente y un gran gobernante. Sin embargo, los noruegos sabían que el rey estaba entrado en años, y no aconsejaron la boda. Y así, no se habló más de ese asunto"
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )  

El monarca no permaneció indiferente a la belleza de la princesa noruega y , según nos cuenta Javier García Blanco, "llegó a escribir a su yerno , Alfonso X -recordemos que el rey de Castilla estaba casado con la hija de Jaime, Violante de Aragón-  solicitando que le tuviera en cuenta  para desposar la mano de Kristina" aunque cuando por fin llegaron a la corte del rey de Castilla la embajada noruega rechazaría  la oferta del rey aragonés subrayando la diferencia de edad entre ambos - Kristina tenía veintitrés años y el rey aragonés contaba ya casi cuarenta y nueve años - además de que esa unión con Aragón no interesaba ni a Alfonso X ni al rey noruego.  Por fin, el 22 de diciembre de 1257 el séquito de Kristina  Hkönsdatter entraba en territorio del Reino de Castilla  y su primera recepción oficial la tuvo en Soria, donde acudió a recibirla uno de los hermanos del rey de Castilla, el joven  infante Luis de Castilla (hacia 1242-1269) en cuya compañía  la princesa se dirigió a Burgos donde la esperaba una de las hermanas del rey castellano, Berenguela de Castilla (1228-1279) que profesaba como monja en el cisterciense monasterio de Santa María la Real de Las Huelgas desde el año 1241. Berenguela y Kristina celebraron juntas en el monasterio aquellas navidades  de 1257 , días que la princesa aprovechó para entregar un valioso cáliz de oro a la catedral burgalesa , un magnífico templo gótico que estaba en proceso de construcción, que se había iniciado en 1221. y sería consagrado dos años después de la visita de Kristina en 1260. Se acercaba el momento del encuentro de Kristina con el rey de Castilla, y este tendría lugar el 4 de enero  de 1258 en la ciudad de Palencia, que nos relata Almazán haciéndose eco de las palabras de Thordarson "El rey cabalgó con ella hasta Valladolid , y allí les salió al encuentro el hijo del rey con un gran número de caballeros y barones, arzobispos , obispos y embajadores, tanto infieles como cristianos. El rey mandó allí que se les diera un excelente hospedaje y la colmó de tantos honores que nadie ha ido allí, hombre o mujer, que haya sido tratado tan magníficamente . Cada vez que el rey o la reina quería ir a verla, la acompañaban a su asiento".


Esta estatua dedicada a Kristina de Noruega y  obra del escultor noruego Brit Sorensen (1923-2008), fue erigida en 1978 cuando se celebró un homenaje a la princesa noruega en Covarrubias, donde sería enterrada en 1262 y donde su sepulcro fue redescubierto en 1958 en la Colegiata de San Cosme y San Damián de esta localidad burgalesa. Cuando fue exhumado su cuerpo  se hallaba momificado y en buen estado de conservación ya que había sido embalsamado, conservando todavía sus cabellos rubios y uñas sonrosadas. Su altura era de alrededor de 1,70 , muy elevada para la época en la Península Ibérica aunque no tanto en su Escandinavia natal . Su cuero se hallaba envuelto en ricos ropajes bordados en oro y con joyas que mostraban su alto rango. En la inscripción junto a la estatua se puede leer:
 "Vino a España en 1256 desde Tönsberg, Noruega, y contrajo matrimonio con el Infante  Felipe, abad de Covarrubias. La estatua es una donación a la villa de Covarrubias con motivo del milenario de su Infantado en 1978 por la ciudad de Tönsberg y otros donantes"
Y de ésa forma , casi ochocientos años después de su muerte, la princesa Kristina sigue estableciendo un vínculo de unión entre España y Noruega  
(Imagen procedente de ebuenasnoticias.com)



¿Qué pasaría por la mente de la joven princesa noruega en aquellos momentos?¿cómo se sentiría tan lejos de su hogar, sabiendo que lo más probable es que nunca volviera a ver a las personas que había dejado atrás, en la lejana Noruega?Nunca lo sabremos, apenas tenemos el testimonio de un hombre, Thordarson, y décadas después el de la "Crónica de Alfonso  X" y sólo podemos recurrir a la ficción, como la novela de Espido Freire, para imaginar las emociones de la princesa noruega. Ahora llegaba el momento crucial de escoger un esposo entre los hermanos del rey castellano . Entre los candidatos se encontraba Fadrique de Castilla (1223-1277) , al que según Javier García Blanco la crónica de Thordarson  describe como  "valeroso y excelente jinete , con el labio partido a causa de un accidente provocado por su pasión por la caza" Este Fadrique  sería ejecutado por orden de su hermano en 1277 acusado de tramar una conspiración para destronarlo declarándolo incapacitado para gobernar. Pero sigamos con la lista de candidatos. El siguiente hermano del rey castellano en optar a la mano de la princesa noruega era Enrique de Castilla (1230-1303), apodado el Senador porque llegó a ser nombrado senador de Roma, y que es descrito por Thordarson, según recoge Javier García Blanco , como  hombre "fuerte y belicoso, pero gran conocedor de los caballos" El siguiente candidato es Sancho de Castilla (1233-1261) a la sazón arzobispo de Toledo, del que el cronista cuenta que  es "de carácter grave y dedicado por completo a asuntos eclesiásticos". Y así llegamos al último de los candidatos ,  el infante Felipe de Castilla (1231-1274), arzobispo de Sevilla y abad de las colegiatas de Valladolid y de San Cosme y San Damián de Covarrubias de la que ya os hablé al principio de éste relato, aunque al parecer siempre había mostrado su escasa vocación para la vida eclesástica. El cronista nos deja ésta descripción de éste último candidato "Le gusta cazar con halcones y perros, y es el mejor para luchar contra osos y jabalíes ; está siempre de buen humor , y es muy cortés , pues es noble caballero, y amante de los cánticos y las aves".

Fotografía de la Capilla de San Olav  que fue solemnemente inaugurada en septiembre de 2011  en el Valle de los Lobos situado a tres kilómetro de la localidad burgalesa de Covarrubias donde yacen los restos de la princesa Kristina Hkönsdatter haciendo realidad la promesa, que según las crónica de Sturla Thordarson,  el infante Felipe de Castilla había hecho a su esposa nada más casarse aunque luego no pudiera cumplirla.
"El miércoles de ceniza - escribe en su relato Thordarson - se prometieron don Felipe y la princesa . El primer deseo que ella expresó a don Felipe fue que mandara construir una iglesia en su honor al santo rey Olaf, a lo cual consintió el Infante con la mejor voluntad" 

 Gestionada por la Fundación Princesa Kristina de Noruega , según la página oficial de la capilla es la única que ha sido construida en España en lo que llevamos de siglo XXI  y fue  diseñada por los arquitectos españoles  Pablo López Aguado y Jorge González Gallegos. Para los que queráis saber más sobre éste proyecto o incluso visitarla despue´s de conocer un poco la historia de Kristina os dejo su página oficial:
 http://www.capilladesanolav.com/es/covarrubias/
(Imagen procedente de http://www.capilladesanolav.com)


Aunque en teoría le correspondía a la princesa la elección de su esposo, probablemente ésa elección estuvo dirigida tanto por el rey de Castilla como de los consejeros de la princesa y Almazán así parece insinuarlo cuando recoge estas palabras de Thordarson "Les pareció que este hermano era el que más le gustaba al rey  y también fue así para ellos y para la princesa. Por eso ella escogió a éste, siguiendo el consejo de sus amigos" Poco lugar había entonces, como tampoco lo hubo antes ni lo habría durante muchos siglos más, para que la mujer se pudiera pronunciar en función de sus gustos, sentimientos e intereses  y no de los que le rodeaban. Tras la aprobación de Alfonso X , primero se celebraron los esponsales  en la ciudad de Valladolid el 6 de febrero de 1258, que era Miércoles de Ceniza , mientras que la ceremonia de matrimonio tendría lugar el 31 de marzo en esa misma ciudad. Según escribe Javier García Blanco "el infante Felipe ofreció a su esposa  que pidiera el regalo que más le agradase . Ella solicitó a su marido que le construyera  una iglesia en honor a San Olaf, su antepasado y compatriota, y él aceptó esta petición  de buen grado" El San Olaf en cuestión no era otro que el rey Olaf II de Noruega (995-1030), que en el año 1024 había establecido el cristianismo como la religión oficial del reino , ordenando la construcción de iglesias cristianas por todo el país. Poco a poco los dioses vikingos fueron pasando al olvido mientras que Olaf sería canonizado y convertido en el Santo Patrón de Noruega. Sin embargo, a pesar del buen grado con el que Felipe de Castilla acogió la petición de su joven y bella esposa, nunca cumpliría el sueño de Kristina de tener una iglesia dedicada al santo noruego, al menos no en vida y hubo de esperar ochocientos años a que esa promesa se cumpliera. Mientras los recién casados se establecían en Sevilla, donde Felipe había sido arzobispo, Kristina tuvo que sentirse más sola cuando el séquito que la había acompañado hasta entonces partió para Noruega en otoño de aquel año

Fotografía  del sepulcro gótico que Felipe de Castilla , esposo de Kristina, ordenó labrar para su esposa tras la muerte de Kristina Hkönsdatter  en Sevilla en 1262 y que se encuentra en la Colegiata de San Cosme y San Damián en la localidad burgalesa de Covarrubias y aunque no sabemos la relación que hubo entre ambos, parece que éste maravilloso sepulcro  y el hecho de que ordenara trasladar su cuerpo ochocientos kilómetros desde Sevilla hasta ésta Colegiata de la que Felipe era abad demuestra que la tenía un profundo afecto aunque nunca cumpliera su promesa de construir una capilla para San Olaf. En la imagen lo podemos ver acompañado por las banderas de Noruega, su país natal, de España,  de Castilla y León (que es la Comunidad a la que pertenece Covarrubias) y de la Unión Europea, en homenaje a aquella princesa venida del frío. También su sepulcro está asociado a una leyenda y aunque en la imagen lo tapa la bandera de Noruega, hay una campana y se dice que si una mujer lo toca tres veces se casará  y ello porque dice la leyenda que una noche de lluvia y frío (no sería en Sevilla) Kristina se hallaba inquieta porque Felipe no había regresado a casa y comenzó a tocar una campaña para que su sonido guiase a su esposo hasta el hogar. Aunque la veracidad de estas leyendas es más que dudosa, no cabe duda que siempre ayudan a adornar vidas de las que sabemos tan poco como sucede con la de Kristina  
(Imagen procedente de www.elcorreodeburgos.com )   

La  Crónica de Thordarson  cuenta lo bien que fueron recibidos los presentes que trajeron a su regreso el séquito de la princesa y como Haakon IV "prometió también su ayuda al rey de Castilla contra cualquier enemigo , a excepción de los reyes de Dinamarca, Suecia o Inglaterra" ya que estos monarcas eran aliados de Noruega. Sin embargo, el  llamado por los cronistas "fecho del imperio" , la pretensión de Alfonso X el Sabio de ser elegido Rey de Romanos y emperador del Sacro Imperio no se vería coronada por el éxito. Los pontífices nunca se pronunciaron a favor del rey castellano  como éste había esperado  y ni Alejandro IV (1199-1261) , ni Urbano IV (hacia 1195-1264), ni Clemente IV (1202-1268) se decidieron a coronar a Alfonso X y fue el papa Gregorio X (hacia 1210-1276) quien en 1273 decidió poner punto final al vacío de poder que existía en el Sacro Imperio y tras la muerte de Ricardo de Cornualles en 1272 apoyó  la elección de Rodolfo de Habsburgo(1218-1291)  como nuevo Rey de Romanos,  siendo coronado en Aquisgrán el 24 de octubre de 1273. Era el final de los sueños imperiales de Alfonso X después de diecisiete años de esfuerzos y gastos que ahora se mostraban inútiles. Pero todo esto ya no lo verían los ojos de Kristina Hkönsdatter. No sabemos que sucedió en sus cuatro años de estancia en Sevilla, con un clima tórrido tan diferente al de su gélida Noruega, pero sabemos que murió en 1262  y la única pista que tenemos fue el papel que se halló en su sepulcro redescubierto en la Colegiata de San Comes y San Damián de Covarrubias  donde se encontraba una referencia escrita al "mal de oído" ¿Tal vez una infección acabó con la vida de la bella Kristina Hkönsdatter? Nunca lo sabremos como sucede con casi todo lo que rodea su vida . Si sabemos que su esposo hizo labrar un bello sepulcro para Kristina y que ordenó que fuera enterrada en la Colegiata de San Cosme y San Damián  donde él fue abad y donde sería redescubierto su sepulcro en 1958. Hoy la princesa ha revitalizado la alianza entre Noruega y España, se ha creado una Fundación Princesa Kristina de Noruega , se erigió una estatua de bronce dedicada a ella y , lo más simbólico, se construyó su anhelada  Capilla de San Olaf  inaugurada en septiembre de 2011 a las afueras de Covarrubias.  Ochocientos años después  Kristina Hkönstatter, la princesa venida del frío, por fin pudo ver su sueño cumplido. Y aquí termina su historia y lo hago con las mismas palabras con as que inicié éste relato, las escritas por Espido Freire en su novela dedicada a nuestra bella y rubia princesa, "Soy Kristina Hkonsdatter, hija y nieta de reyes, princesa de Noruega, infanta de Castilla. Me llamaban la Flor del Norte, el Regalo Dorado, la Extranjera, y en los últimos meses la pobre Doña Cristina" 


El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos