miércoles, 27 de enero de 2016

ENTRE LOS YORK Y LOS LANCASTER: LA GUERRA DE LAS DOS ROSAS (SEGUNDA PARTE)

Detuve el relato de esta historia en su primera parte en el año 1422. Dos años antes se había firmado el Tratado de Troyes entre Francia e Inglaterra, cuando se cumplían más de noventa años desde el comienzo de la guerra  que enfrentaba  a los monarcas de las dos naciones por el derecho a ocupar el trono francés. Tras ser destronado el rey inglés Ricardo II (1367-hacia 1400) en 1399 ,el trono fue ocupado por Enrique IV(1367-1413), lo que suponía que la corona pasaba a la Casa Lancaster, una de las ramas de la dinastía Plantagenet que reinaba en Inglaterra desde el siglo XII. La Casa Lancaster tenía su origen en el padre de Enrique IV, Juan de Gante (1340-1399), a su vez hijo pequeño del rey Eduardo III (1312-1377), el monarca que inició la que luego sería conocida como Guerra de los Cien Años al disputar al rey francés Felipe VI (1293-1350) su derecho a ocupar el trono de Francia. La suerte del largo conflicto había cambiado de bando en varias ocasiones  en todos esos años. En un primer momento fue Inglaterra la que llevó la iniciativa con las victorias en las batallas de Crezy en 1346 y Poitiers en 1356, la captura del rey francés Juan II el Bueno (1319-1364) y la firma del Tratado de Bretigny en 1360 por el que si bien el rey de Inglaterra se comprometía a no seguir reclamando su derecho a ocupar el trono de Francia obtenía una gran cantidad de territorios y una importante compensación económica. Sin embargo, los últimos años del reinado de Eduardo III y la juventud de su nieto y sucesor en el trono, Ricardo II, que contaba apenas diez años cuando fallece su abuelo, permite a Francia recobrar la iniciativa . Ricardo había seguido , ya en su mayoría de edad ., una política de acercamiento con Francia que llevó a la firma de un acuerdo de paz en 1396, ,acuerdo que se mantuvo después de su caída y el ascenso al poder de Enrique IV. Pero a la muerte de éste en 1413 , su hijo y sucesor, Enrique V (1387-1422), rompió la tregua y en septiembre de 1415 desembarcaba en Francia y obtenía una decisiva victoria en la batalla de Agincourt el 25 de octubre de aquel año. 


Este mapa que ya incluí en la primera parte nos servirá para recordar como estaba la situación en  Francia después de la victoria de Enrique V en 1415 en la batalla de Agincourt y  la firma del Tratado de Troyes cinco años más tarde por la que el rey inglés era nombrado heredero del rey francés Carlos VI , desheredando al hijo de éste último, el Delfín Carlos.  Su padre, el rey Carlos VI(1368-1422) , llamado el Bienamado por unos y el Loco por otros, había comenzado a dar muestras de sus problemas mentales a los veinticinco años , hacia 1393. Sufría crisis periódicas y en el transcurso de las mismas en ocasiones no podía ni recordar su nombre, no sabía que era el rey de Francia o llegaba a huir aterrorizado al ver a su esposa. En otras ocasiones se ponía a aullar como un lobo  y pasaba meses sin bañarse o  pensando que todo su cuerpo era de vidrio e iba a romperse.  Cuando se firma el Tratado de Troyes Carlos VI sigue siendo nominalmente el rey  pero quien gobierna de verdad es Enrique V, que sólo espera  la muerte del rey para unir los dos reinos, aunque la muerte tenía otros planes, y primero se llevó la vida del rey inglés, dejando en el trono de Inglaterra a un bebé que cotaba nueve meses de edad en el momento de la muerte de su padre . Aunque en el mapa nos pueda parecer que los dominios de Carlos (en color verde) son mayores que los de Enrique (color violeta y morado) las ciudades más importantes, como París o Reims, donde se coronaba a los reyes franceses, estaban en manos inglesas. La importante  ciudad de Orleans (que podéis ver en el mapa casi en la frontera entre el territorio inglés y francés)  todavía estaba en manos leales a Carlos pero en 1429 llevaba ocho meses asediada por  los ingleses y estaba a punto de caer 
(Imagen procedente de www.historyteacher.net )    




Con una Francia muy debilitada, Enrique V  consiguió la firma en 1420 del Tratado de Troyes por el que Francia reconocía al monarca inglés como el legítimo sucesor a la corona francesa una vez que se produjera la muerte del rey Carlos VI el Loco (1368-1422) y el regente del reino mientras Carlos, incapacitado para gobernar por su demencia, siguiera con vida. El Delfín Carlos , hijo de Carlos VI y hasta el Tratado de Troyes heredero de la corona francesa, quedada desheredado  y para fortalecer el acuerdo Enrique V se casaba con una de las hijas de Carlos VI, Catalina de Valois (1401-1437) con la que un año más tarde, el 21 de diciembre de 1421, nacía el único hijo fruto de éste matrimonio, el príncipe Enrique (1421-1471). Apenas ocho meses después, Enrique V fallecía en Francia víctima no de las armas sino de una enfermedad, la disentería, que acababa con la vida del rey inglés el 31 de agosto de 1422 en el castillo de Vincennes. Menos de dos meses más tarde fallecía el rey francés Carlos VI, el 21 de octubre de 1422. De acuerdo al Tratado de Troyes la corona debía pasar a la cabeza del hijo de Enrique V, un bebe de diez meses de edad que acababa de ser coronado rey de Inglaterra con el nombre de Enrique VI  pero que todavía no podría ser coronado rey de Francia hasta que tuviera la edad suficiente para poder pronunciar las palabras rituales en la ceremonia de coronación. Mientras, el hijo de Carlos VI , vagaba  de una ciudad a otra en la parte de Francia que todavía controlaba, aunque sin apenas esperanzas de poder disputar el trono a los ingleses. Pero como escribiera el dramaturgo griego Eurípides (480-406 a. C), "Lo esperando no sucede, es lo inesperado lo que acontece". Lo esperado era que Carlos no conseguiría  coronado como Carlos VII, para lo que tenía que ir a Reims, en territorio bajo control inglés,  donde eran coronados los reyes franceses,  y tendría que ceder a las presiones inglesas aceptando a Enrique VI como rey de Inglaterra y Francia. El futuro de Europa estaba apunto de cambiar, con la creación de una superpotencia. 


KarlVII.jpg
Retrato  realizado por el pintor francés Jean Fouquet (hacia 1420-1481) del que se convertiría en  el rey Carlos VII de Francia  y que fue el primero en llevar el título de Delfín que a partir de entonces distinguiría al heredero de la corona francesa , al igual que el Príncipe de Gales era el título de los herederos de la corona inglesa y los príncipes de Asturias el de los herederos de la corona de Castilla primero y de España después. Pero en 1429 su situación era muy delicada, casi desesperada. Seguía reclamando su derecho a la corona aunque debido a la debilidad de su posición  poco podía hacer más que buscar refugio en algunas de las fortalezas aún bajo su poder, como la de Chinon o la de Bourges, por lo que los ingleses se burlaban de él llamándole rey de Bourges . La suerte parecía echada en 1429  cuando de la nada surgió la figura de una joven y menuda campesina que respondía al nombre de Juana y que sería recordada por la historia como Juana de Arco, la Doncella de Orleans
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )



Lo inesperado  es que hiciera su aparición en el escenario de este conflicto bélico protagonizado por hombres acostumbrados a la batalla y al derramamiento de sangre , al horror y la brutalidad del combate,  una frágil adolescente procedente de una aldea francesa , que respondía al nombre de Juana (1412-1431).  que en 1425, con apenas trece años de edad, comenzó a escuchar unas voces que cambiaría el destino de la guerra."A los trece años - explicaría después Juana en su juicio - tuve una voz de Dios para ayudarme a gobernarme y la primera vez tuve un gran miedo: vino al mediodía , en vernos, en el huerto de mi padre; era un día de ayuno: oí la voz a la derecha del lado de la iglesia. Vi al mismo tiempo  una gran claridad: después de oír tres veces la misma voz , reconocí que era el arcángel Miguel; esta voz me ha guiado muy bien siempre y comprendo muy bien lo que me anuncia. Me decía tres o cuatro veces por semana que me era preciso partir y venir a Francia; me repetía que haría levantar el sitio de Orleans" Orleans  era una de las ciudades más importantes de la Francia que estaba todavía en manos de los leales al Delfín Carlos y se hallaba sitiada por los ingleses. En 1428 Juana decide seguir a las voces, abandona su aldea natal, Domrémy,  y se dirigió a cumplir su destino. Contra todo pronóstico, y después de atravesar el territorio dominado por los ingleses, Juana llegó a la fortaleza de Chinon , donde se hallaba el Delfín Carlos, y consiguió ser recibida en audiencia el 23 de febrero de 1429. Allí fue recibida por más de cuatrocientos nobles y militares, pero el Delfín había preparado una pequeña trampa y despojándose de cualquier distinción que le pudiera descubrir , se camufló entre el resto de nobles para probar a Juana, ya que esta afirmaba que era capaz de identificar al rey aunque nunca lo había visto. Y en esta sala entró aquella joven, con sus ropas masculinas, su pelo corto como el de un hombre y su fragilidad física , y no se sintió intimidada ante todos aquellos nobles que se señalaban unos a otros afirmando que eran el rey. Sin vacilar , se dirigió hacia donde estaba Carlos , se arrodilló ante él y dijo "Dios os dé una larga vida , noble rey", y cuando Carlos repuso que no lo era , Juana replicó"¡En el nombre de Dios , vos sois el rey, vos y ningún otro!" y le anunció que "el rey de los Cielos me envía para deciros que vos seréis consagrado y coronado en la ciudad de Reims y seréis el legado del Rey de los Cielos , que es el rey de Francia"


Fotografía de la Fortaleza Real de Chinon, en la parte superior después de su restauración en la primera década del siglo XXI,  donde el Delfín Carlos recibió  a Juana de Arco el 23 de febrero de 1429 sin imaginar que aquella audiencia cambiaría el curso de la guerra. Juana tenía cuatro profecías que cumplir, la liberación de Orleans, la coronación de Carlos en Reims, la reconquista de París  y la liberación del duque de Orleans que estaba preso en la capital francesa y devolverle sus posesiones.  Antes de partir hacia Orleans  Juana dejaría por escrito éste vaticinio:
"Salvaré Orleans y obligaré a los ingleses a levantar el sitio, seré herida por asta en batalla previa, pero no moriré de eso, y el rey Rey será coronado en el transcurso del verano venidero en Reims"
Y así , el 29 de abril  de 1429 llegaba a Orleans al frente de un pequeño ejército de 500 hombres con el que pretendía liberar a la ciudad del asedio al que estaba siendo sometida desde hacía ocho meses. El 7 de mayo, tal como ella había vaticinado, fue herida por una flecha y ese mismo día se puso al frente de un ataque temerario que rompió la resistencia inglesa y liberó Orleans. El 18 de junio  de 1429 infligían una severa derrota a los ingleses en la Batalla de Patay  y dejaban el camino abierto hacia Reims. Un mes después, el 17 de julio de 1429, el tercero de los vaticinios de Juana, la coronación de Carlos VII,  se hacía realidad en Reims. El único vaticinio que no pudo cumplir fue la toma de París, que caería cinco años después de su muerte, en 1436. Juana puso a Francia en el camino a la victoria
(Imagen procedente de viajar.elperiodico.com)




 No puedo detenerme ahora a contar la increíble epopeya de Juana pero aquel día  cambió la historia de la guerra. Aquellos que quieran conocer un poco más sobre la vida de aquella joven que pasaría a la historia como Juana de Arco o la Doncella de Orleans, la pueden recuperar en éste artículo que dediqué hace años a su extraordinaria historia: 
Ahora nos bastará con saber que, aunque Juana terminaría siendo capturada y quemada en la hoguera bajo la falsa acusación de hechicería por sus enemigos, consiguió sus grandes objetivos. Liberó Orleans en mayo de 1429 de un asedio que se había prolongado durante  ocho meses. El 18 de junio de 1429 llevaba a los franceses a la victoria en la batalla de Patay llamada el Agincourt francés porque frente a 5000 ingleses los franceses disponían de 1500 hombres, pero frente a las 2500 bajas inglesas los franceses apenas tuvieron un centenar y, lo que era más importante, despejaba el camino hacia ReimsEl 17 de julio de 1429 el Delfín era coronado como nuevo rey de Francia con el nombre de Carlos VII . Inglaterra no volvería a recuperar la iniciativa en la guerra , con un rey niño y constantes intrigas por el poder entre las diferentes facciones de la nobleza, algunos de los cuales cuestionaban la legitimidad de los Lancaster para ser reyes de Inglaterra. El escritor francés André  Maurois (1885-1967) en su "Historia de Inglaterra" hace referencia a las historias que circulaban  por Inglaterra, como la que  decía que cuando Enrique IV  se hallaba en su lecho de muerte y su hijo Enrique V , creyendo muerto a su padre, se disponía a tomar la corona entre sus manos, el rey agonizante  reunió sus últimas fuerzas para detener la mano de su hijo y susurrarle "Todavía no es tuya, y jamás fue mía", que era un reconocimiento a que en realidad había usurpado el trono al  derrocar a Ricardo II.


Para tratar de no perdernos, aunque es difícil , he incluido éste frondoso árbol genealógico de los descendientes del matrimonio entre el rey Eduardo III y su esposa Felipa de Henao en lo que se refiere a sus hijos varones que son los que nos interesan en esta historia ya que eran los que tenían influencia en la sucesión al trono  .De izquierda a derecha, siempre debajo del nombre de Eduardo III, tenéis a Eduardo , el Príncipe Negro, el hijo mayor y heredero al trono, que moriría un año antes que su padre por lo que los derechos a la corona pasaron a su hijo Ricardo , que a la muerte de su abuelo Eduardo III, reinaría con el nombre de Ricardo II.  Luego tenemos a Lionel de Amberes y duque de Clarence. Una de sus descendientes sería su bisnieta Anna Mortimer que sería la madre de Ricardo de York, jefe de la Casa de York,    El siguiente es Juan de Gante , duque de Lancaster y fundador de la Casa Lancaster. De su matrimonio con Blanca de Lancaster(1345-1369) nacería el futuro  rey Enrique IV al que seguirían Enrique V y Enrique VI, sus descendientes. De su relación extramatrimonial con Catherine de Roet Synfor  tendría otros tres hijos , que aunque eran ilegítimos de nacimiento Ricardo II los legitimó si bien Enrique IV los apartó de la línea sucesoria . Los Beaufort permanecerían leales a Enrique VI y estarían enfrentados a la Casa York.  Y por último  el duque York Edmundo de Langley, padre de Ricardo de Conisburgh que se casaría con Anna Mortimer y de  esa unión nacería Ricardo de York
Y ahora ya me podéis tirar piedras por introduciros en éste auténtico enredo familiar
(Imagen procedente de john-murphy.co.uk)

 Pero además de la controversia acerca de la legitimidad de los Lancaster para ocupar el trono inglés  las facciones nobles también están enfrentadas con respecto a como actuar en Francia. Por un lado se encontraban los que defendían la necesidad de firmar  una paz permanente con Francia y poner punto final al interminable conflicto que los enfrentaba desde hacía más de un siglo. Al frente de esta facción favorable a la paz se encontraba el duque de Somerset, Juan de Beaufort (1404-1444), nieto de Juan de Gante y por lo tanto miembro de la Casa Lancaster, aunque estaba fuera de la línea de sucesión al trono ya que los Beaufort eran descendientes de la relación extramatrimonial que Juan de Gante mantuvo con Catalina de Roet-Synford (hacia 1350-1403). Aunque posteriormente contraerían matrimonio y los hijos habidos en éste matrimonio serían legitimados, se les apartó de la línea de sucesión al trono. Este Juan de Beaufort era nieto de Juan de Gante y leal a los Lancaster y al rey Enrique VI. Frente a este partido a favor de la paz se encontraban los que defendían justo lo contrario, que continuara la guerra, y el principal líder de éste partido era el duque Ricardo de York (1411-1460). Y ahora vamos a tener que detenernos en su genealogía porque sera clave para los acontecimientos que luego se producirían y creo que lo mejor para no perdernos es dar un paso atrás y volver con el rey Eduardo III. El rey se había casado en 1328 con Felipa de Henao (1315-1369), hija del conde de Holanda, Guillermo I (hacia 1286-1337). Fruto del matrimonio entre Eduardo III y Felipa de Henao nacerían nada menos que catorce hijos , ocho de ellos varones que son los que contaban para la sucesión. Estos eran el heredero al trono, el príncipe de Gales Eduardo llamado el Príncipe Negro (1330-1376), llamado así por el color de la armadura que utilizaba en combate y que moriría un año antes que su padre. Su segundo hijo , Guillermo, que nació en 1337 muriendo apenas cinco meses después de su nacimiento. El tercer hijo , pero segundo en realidad por la muerte de Guillemos, fue  Lionel de Amberes (1338-1368), al que siguió el fundador de los Lancaster, Juan de Gante (1340-1399)


Johnofgaunt.jpg
Retrato de Juan de Gante , duque de Lancaster, fundador de la Casa de Lancaster. Su hijo, nieto y bisnieto serían reyes de Inglaterra con los nombres de Enrique IV, e que destronó a Ricardo II, Enrique V, que llevaría a Inglaterra a las puertas de la victoria en la Guerra de los Cien Años,  y Enrique  VI, que  se convertiría en rey siendo un bebé  y  por su débil personalidad arruinaría los logros de su padre dividiendo al reino entre los partidarios de los Lancaster y los partidarios de los York  que finalmente desembocaría en la Guerra de las Dos Rosas. Pero también sus otros hijos, los Beaufort, fruto de su relación extramatrimonial aunque después fueran legalizados, llegarían al poder , pero eso sería al final de la Guerra de las Dos Rosas y daría origen a una nueva dinastía, los Tudor
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org)

El quinto hijo varón sería el futuro  duque de York Edmundo de Langley (1341-1402), a los que seguirían Tomás (1347-1348) , que murió con apenas un año de edad y Guillermo (1348), que moriría a los tres meses de nacer. El ultimo de los hijos del matrimonio  sería el futuro duque de Gloucester, Tomás de Woodstock (1355-1397).  Ya sabemos que la Casa Lancaster nace con Juan de Gante, cuyo hijo se convertiría en 1399 en el rey Enrique IV después de destronar a Ricardo II iniciando el gobierno de los Lancaster al frente del reino de Inglaterra. Pues bien, el hermano de Juan de Gante, Edmundo de Langley, duque de York, se casaría en 1372  con la infanta Isabel de Castilla (1355-1392), hija del rey  de Castilla Pedro I (1334-1369). Fruto de éste matrimonio nacerían tres hijos y uno de ellos sería el futuro  conde de Cambridge, Ricardo de Conisburgh (1375-1415), que por lo tanto era nieto de Eduardo III. Ricardo de Conisburgh contraería matrimonio con Ana Mortimer (1390-1411). Y ahora el enredo familiar se complica un poco más. ¿Quién era ésta Ana Mortimer? Pues era bisnieta del segundo de  los hijos de Eduardo III, Lionel de Amberes y, por lo tanto, tataranieta del propio Eduardo III.   Así que si no os habéis perdido en esta maraña de parentescos, el matrimonio entre Ricardo de Conisburgh y Ana Mortimer era el enlace entre un nieto y una tataranieta de Eduardo III . por lo que los hijos que nacieran de su matrimonio también estaban en la línea a la sucesión de la corona aunque fuera en un puesto muy lejano. Ana Mortimer y Ricardo de Conisburgh tuvieron dos hijos, una mujer, Isabel de York (1409-1484) y un varón, Ricardo de York . Ana Mortimer  moriría poco después de dar a luz a Ricardo en 1411, mientras que su padre, Ricardo de Conisburgh , sería ejecutado en 1415  acusad de conspirar contra el rey Enrique V . Su hijo Ricardo le sucedería como nuevo duque y jefe de la Casa de York, pero ya podéis suponer que no debía albergar un gran cariño por los Lancaster, pues eran ellos los que ordenaron la ejecución de su padre. 


En este mapa vemos la situación de la Guerra de los Cien Años en 1430, un año antes de la muerte de Juana En color salmón tenemos el territorio del poderoso ducado de Borgoña que se había aliado con Inglaterra  contra Francia después de que el duque de Borgoña Juan I  fuera asesinado por orden del futuro Carlos VII. Esta alianza había dejado en inferioridad a Francia.  Fueron los borgoñones los que capturaron a Juana y los que la pusieron en subasta al mejor postor, El que pagara más, Francia o Inglaterra,  se quedaría con Juana. La puja de los ingleses fue más fuerte  y Felipe III de Borgoña se la entregó a los ingleses. siendo luego juzgada y condenada a la hoguera acusada de hechicería. Pero cuatro años después,, viendo que la guerra había cambiado de signo y ahora el viento  era favorable  a Francia, Felipe III rompió su alianza con Inglaterra y se puso del bando de Francia, alterando una vez más el equilibrio de fuerzas que ahora se decantaba claramente a favor de Francia . Estas conversaciones tuvieron lugar en 1435 en Arrás, que en el mapa podéis ver situado en Flandes, dentro del territorio del ducado de Borgoña
(Imagen procedente de  socialesmoriles.blogspot.com.es)

Éste Ricardo de York, bisnieto por parte de padre de Eduardo III,  es el que ahora se hallaba al frente de la facción partidaria de continuar la guerra con Francia. Sin embargo, los reveses se suceden para Inglaterra en el campo de batalla . El poderoso  duque Felipe III de Borgoña(1396-1467) se había aliado con Inglaterra después de que el Delfín Carlos, el futuro rey Carlos VII, hubiera ordenado el asesinado de su padre, el duque Juan I de Borgoña (1371-1419) . Esa alianza entre Inglaterra y Borgoña había inclinado por completo la balanza a favor de Inglaterra hasta que  las  victorias de Juana de Arco que propiciaron la coronación de Carlos como rey en Reims . A partir de entonces la guerra toma un nuevo rumbo, cada vez más favorable a los intereses del rey de Francia.  En 1435 hay una situación de un cierto equilibrio  y las diferentes partes en conflicto deciden  reunirse en la ciudad de Arrás, entonces en Borgoña y hoy en territorio francés cerca de la frontera con Bélgica.  Allí los delegados enviados por el rey inglés Enrique VI proponen  una doble monarquía, con Enrique VI gobernando los territorios del norte de Francia que seguían bajo su poder, y Carlos VII haciendo lo propio con el sur de Francia. Por su parte Carlos VII, que ahora se sentía más seguro de sus fuerzas debido a las últimas victorias militares, rechazó esta proposición y por su parte presentó otra solución. Él sería el único rey de Francia pero permitiría que el rey inglés conservara  Normandía y la Guyena. Como era previsible, no llegaron a un acuerdo, pero el duque Felipe III de Borgoña si aprovechó la ocasión para  cambiar de bando y aliarse con el rey francés contra Inglaterra, obteniendo a cambio  una autonomía completa para Borgoña. El resultado es que Inglaterra se encontraba en una situación cada vez  más complicada, si bien las relaciones entre Carlos VII y Felipe de Borgoña nunca serían muy fluidas.  En todo caso la nueva relación de fuerzas no tardó en hacerse sentir y las tropas francesas de Carlos VII recuperan París en abril de 1436 


En este mapa vemos el resultado final de la Guerra de los Cien Años  , tras la última derrota inglesa en la batalla de Castillon el 17 de julio de 1453. Después de ciento dieciséis años de guerra todo el fruto  que sacó Inglaterra  fue el control de Calais. De acuerdo a lo establecido en Arrás, el ducado de Borgoña conservó su autonomía del reino de Francia  y Francia recuperaba todo su territorio . La derrota en la guerra creó una gran inquietud en Inglaterra pues la gente temía que los franceses tratarían de invadir la isla, temor que se unió al  descontento por la mala situación económica del reino y la corrupción de la administración además de las tensiones en la Corte entre la Casa Lancaster ,partidaria de la paz con Francia y leal al rey, y la Casa York, partidaria de continuar la guerra,
(Imagen procedente de  socialesmoriles.blogspot.com.es)

El conflicto se verá congelado cuando en 1440 Carlos VII tiene que hacer frente a una rebelión interna de la nobleza francesa. En 1444 se establece la tregua de Tours , un tiempo de paz que Carlos VII aprovechará para  fortalecer a su ejército , organizando un ejército estable . Un año después del inicio de la tregua de Tours, y para reforzar la paz con Francia, el joven Enrique Vi contrae matrimonio el 23 de abril de 1445 con Margarita de Anjou (1429-1482), hija del rey de Nápoles y Sicilia ,  Renato I de Anjou (1409-1480) que a su vez era hermano de la esposa del rey de Francia , María de Anjou (1404-1463), por lo que casarse con ella era establecer lazos familiares con la familia real francesa  El matrimonio no fue bien visto por la facción de Ricardo de York , que ya sabemos que preferían continuar la guerra antes que establecer un acuerdo de paz. La tregua se mantuvo hasta 1449 , cuando el ejército de Carlos VII, mucho más fuerte que antes de la tregua, se pone de nuevo en marcha contra las posesiones inglesas en Normandía y  Guyena. . A lo largo del otoño de 1449 una tras otra caen las fortalezas inglesas mientras que Enrique VI consigue reunir a duras penas  un ejército que no supera los cuatro mil quinientos hombres. que zarpará desde el puerto inglés de Plymouth para desembarcar en Cherburgo y hacer frente al avance francés. que contaba con unos ocho mil efectivos. Los dos ejércitos se enfrentaran en Formigny , una pequeña  localidad  de la Baja Normandía  cercana a Bayeux, donde se conservaba aquel tapiz que describía el desembarco de Guillermo I el Consquitador (hacia 1028-1087)  en Inglaterra en 1065.. La victoria francesa fue completa. Los ingleses perdieron a dos mil quinientos hombres además de novecientos prisioneros por lo que su ejército quedaba casi aniquilado. En agosto de ese año cae Cherburgo  y ya en junio de 1451 los franceses ocupan Burdeos y Bayona. 


Battle of Castillon.jpg
"Batallla de Castillon"  realizada por el pintor francés Charles Philippe Larivière (1798-1876) donde recoge el momento en que el general inglés, y primer conde de Schrewsbury, John Talbot, que rondaba los setenta años de edad, cae mortalmente herido de su caballo. Los dos ejércitos que se enfrenaron en Castillon el 17 de julio de 1453  tenían un número parecido de efectivos, que según las estimaciones podría estar alrededor de los 9000 o 10.000 hombres, aunque su número varía mucho según las fuentes. que se consulten. El resultado fue desastroso para los ingleses que perdieron unos cuatro mil hombres entre muertos y heridos, por apenas un centenar en el bando francés. La derrota dejó el territorio de la Guyena sin tropas inglesas que lo defendieran y los franceses fueron ocupando una tras otra todas las plazas del territorio  hasta la caída de Burdeos que suponía de hecho el final de la Guerra. Fue un año negro para Inglaterra porque también fue cuando Enrique VI comenzó a dar sus primeros síntomas de demencia que precipitaría el estallido de la guerra civil que conocemos con el nombre de Guerra de las Dos Rosas.
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org)  

Los ingleses tratan de lanzar una última ofensiva  cuando en 1453 un nuevo ejército inglés  de entre 6000 y 10.000 hombres, desembarca en Burdeos bajo el mando del primer conde de Schrewsbury, John Talbot (hacia 1384-1453) . El 17 de julio de ese año entablarán combate con otro ejército francés de similar tamaño. Los ingleses serán derrotados y  el propio Talbot morirá durante el combate en la que sería conocida como batalla de Castillon que  hoy es considerada como el acto final de la Guerra de los Cien Años que había comenzado en 1337 , ciento dieciséis años antes. Los ingleses sólo conservaban la ciudad y el puerto de Calais. Carlos VII y Francia habían ganado la guerra. Pero aquel interminable conflicto dejaba profundas huellas en ambos bandos, como nos explica el historiador español Emilio Mitre (1941) en la obra colectiva "Historia de la Edad Media"  "Las miserias de la guerra habían golpeado con dureza a todas las fuerzas sociales : a los campesinos, vejados y saqueados por las bandas de mercenario; a las burguesías que se desangraron en estériles luchas por controlar los aparatos de poder; y a la nobleza , humillada en los campos de batalla"¿Y que sucede mientras en Inglaterra? Escribe André Maurois en su "Historia de Inglaterra" que durante los últimos años de la contienda, cuando la derrota de Inglaterra parece cada vez más  próxima, "fluyen  a Inglaterra  compañías de soldados habituados al pillaje provechoso y prontos a ponerse  al servicio de cualquier causa, ya sea buena o mala" El rey Enrique VI tiene cada vez una posición más débil, mientras que  crece la tensión entre la reinante Casa Lancaster, partidaria de la paz con Francia,  y la oposición liderada Ricardo de York , que, no lo olvidemos, como seguramente tampoco lo hacía él, perdió a su padre ejecutado por orden del padre del actual rey, y que consideraba la rendición una humillación de Inglaterra  y quería continuar la guerra.  Mientras, en 1450 estalla una rebelión popular  cuyo detonante es el descontento por la corrupción y los abusos de poder cometidos por los hombres cercanos al rey a lo que hay que unir la desmoralización que causaba en el pueblo las derrotas frente a los franceses y el temor a una invasión francesa de Inglaterra . De todos estos males de los que hacen responsable  al rey por su debilidad. El rey había perdido el afecto de su pueblo., al menos de una parte de él.  


Grabado del pintor  inglés Charles Lucy (1814-1873) que recoge una escena de la rebelión de Jack Cade, que aparece en el grabado sentado  y con el brazo extendido. Algunos vieron   en esta rebelión la mano de Ricardo de York, que en esos momentos se encontraba en Irlanda, donde había sido enviado por Enrique VI para alejarlo de la corte.  probablemente a instancias de su gran enemigo, el duque de Somerset, Edmundo de Beaufort, pero no hay pruebas de que Ricardo se encontrara detrás de ésta rebelión . No se sabe mucho de su líder, Jack Cade, excepto que parece que pertenecía a las clases bajas de la sociedad. La rebelión finalmente sería sofocada pero era un síntoma de descontento que se extendía por todo el reino contra el estado actual de Inglaterra  del que culpaban a su débil monarca.
(Imagen procedente de www.1st-art-gallery.com)

El líder de ésta rebelión es un tal Jack Cade (hacia 1420-1450) que dirigirá a su improvisado pero entusiasta ejército de unos cinco mil hombres  a Londres , ciudad a la que saquean . Precisamente su comportamiento  hizo que los londinenses, que en un principio simpatizaban con las reclamaciones de Cade y los suyos, al contemplar su comportamiento y los destrozos que estaban causando  terminaron por enfrentarse a ellos, produciéndose una batalla en el Puente de Londres entre ciudadanos de Londres y los rebeldes . Para evitar que el conflicto fuera a más Enrique VI promete a los rebeldes dar respuesta a sus demandas al tiempo que les entrega indultos para que no pudieran ser detenidos por su participación en la rebelión. Pero no era más que una táctica para ganar tiempo. Poco después  el rey revoca los indultos con la excusa de que no habían sido aprobados por el Parlamento y ordena la captura de Jack Cade vivo o muerto. Cade fue capturado el 12 de julio y durante la captura es herido de gravedad muriendo antes de que pudiera ser entregado en Londres para someterlo a juicio. En los meses siguientes los demás líderes de la rebelión serían perseguidos, mientras nuevas rebeliones, si bien de menor tamaño, estallaban en otras partes de Inglaterra, como en Sussex.  Ninguna de ellas tendría éxito pero si sirvieron para manifestar el profundo descontento del pueblo con su rey , que se unía a las tensiones que había en la corte entre la reinante casa Lancaster y la casa de York liderada por Ricardo de York .Escribe Andre Maurois sobre el débil monarca de la Casa Lancaster " El desdichado Enrique VI no estaba hecho para tiempos  tan rudos. No era tonto, pero tampoco era Rey. Es difícil imaginar criatura más débil. En las grandes guerras de su reinado no fue sino un espectador y no salió a escena sino para ocupar su puesto en un cortejo o en una ceremonia . Sus únicos placeres eran oír misa  y estudiar historia y teología. Tenía horror a la suntuosidad y se vestía como un simple burgués. Y su esposa, Margarita de Anjou era una furia, aunque Enrique no tuvo para ella sino afecto y paciencia".


King Henry VI from NPG (2).jpg
Retrato del rey Enrique VI de Inglaterra ,rey de Inglaterra desde que era un bebé, en 1453 perdió la razón durante casi un año entero. Hoy los historiadores creen que sufría esquizofrenia que  podría haber heredado de su abuelo materno , el rey Carlos VI el Loco que ya sabemos que perdió la razón  a partir de los veinticinco años . La madre de Enrique VI era la hija del rey francés, Catalina de Valois(1401-1437) . Mientrs Enrique perdía la razón, su esposa , Margarita de Anjou,  mujer de carácter fuerte , trataría de defender los derechos al trono de su hijo  Eduardo de Lancaster temiendo que los enemigos de los Lancaster aprovecharan la dolencia mental de Enrique VI para arrebatarle el trono,sobre todo Ricardo de York. Tal vez si al recuperar la cordura Enrique VI no hubiera vuelto a expulsar de su lado a Ricardo no habría habido guerra, pero es lo primero que hizo. El conflicto  estaba a punto de estallar
(Imagen procedente de https://en.wikipedia.org
   

Desde luego este rey carácter piadoso , amante de lo sencillo, del retiro y del estudio no era el más adecuado para los tiempos que le había tocado vivir , incapaz de controlar los enfrentamientos dentro de su corte entre las Casas de Lancaster y York. Y en 1453, el mismo año en que los ingleses sufrían la última derrota de la Guerra de los Cien Años en la batalla de Chatillon, Enrique VI perdió la razón "El rey  -escribe Maurois - dio signos ciertos  de locura. No sólo perdió la memoria y la razón, sino que no podía andar ni tenerse en pie" Se hallaba en tal estado que apenas fue consciente de que el  13 de octubre de aquel año de 1453 su esposa Margarita había dado a luz a un hijo, Eduardo de Lancaster (1453-1471), que sería el único hijo de la pareja. Margarita, una mujer, según los cronistas de su tiempo, de carácter muy fuerte, nunca había confiado en Ricardo de York, pues temía que ambicionara la corona de su esposo , mientras que si había apoyado al líder de la casa de Lancaster, el duque de Somerset, Edmundo de Beaufort, bisnieto de Juan de Gante y tataranieto de Eduardo III., y hombre de confianza del rey además de enemigo encarnizado de Ricardo de York. Mientras ella se encuentra fuera de Londres cuidando de su hijo recién nacido le llega la noticia de que su esposo está enajenado y se apresura a luchar por la regencia pero, para su consternación, el duque Ricardo de York ya ha sido nombrado regente . Durante el año siguiente Ricardo  trata de limpiar el gobierno de la corrupción que se había extendido durante los últimos años y ordena el encarcelamiento de Edmundo de Beaufort, su acérrimo enemigo. No todos los historiadores están de acuerdo acerca de esta enemistad  inicial entre Margarita de Anjou  y Ricardo de York, pero lo que si es cierto es que el duque de York era uno de los hombres más ricos y poderosos del reino y que, como ya hemos visto, por sus venas corría sangre real que le legitimaba para aspirar al trono de Inglaterra  en igualdad con Enrique VI. En todo caso se mantuvo leal a Enrique hasta que éste recuperó la cordura a lo largo de 1554. Pero éste, lejos de agradecerle sus servicios, lo alejó de la corte y liberto a Edmundo de Beaufort que fue anulando todas las disposiciones tomadas por Ricardo en su año de regencia. Aquello colmó la paciencia de Ricardo de York, que decidió organizar una rebelión. Estamos en el año 1455 y la Guerra de las Dos Rosas, entre los York y los Lancaster, está a punto de estallar y asistiremos a ella en la tercera y última parte de éste relato.

Enlace con la primera parte de  Entre los York y los Lancaster: La Guerra de las Dos Rosas
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/01/entre-los-york-y-los-lancaster-la.html

Enlace con la tercera  parte de  Entre los York y los Lancaster: La Guerra de las Dos Rosas
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/02/entre-los-york-y-los-lancaster-la.html





El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos