miércoles, 26 de junio de 2013

WOJTEK, UN OSO SOLDADO EN EL CAMPO DE BATALLA

"En el amor desinteresado de un animal, en el sacrificio de sí mismo, hay algo que llega directamente al corazón del que con frecuencia ha tenido ocasión de comprobar la amistad mezquina y la frágil fidelidad del Hombre natural" escribía el novelista estadounidense Edgar Allan Poe, que tuvo una vida difícil y solitaria y que como muchas otras personas encontraba a veces más consuelo en la compañía de un animal que en la de las personas. Sin embargo, en demasiadas ocasiones el ser humano se ha empeñado en hacer ciertas las palabras del filósofo alemán Arthur Schopenhauer "El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales" , algo que es aun más patente durante los dos últimos siglos cuando el crecimiento de la población , el desarrollo de los medios de transporte que facilitaron los viajes a lugares que antes eran inaccesibles, la conservación de ciertas supersticiones absurdas o el simple capricho han provocado la extinción o puesto al borde de la extinción a miles de especies. Pero peor aun es cuando utilizamos a los animales en nuestras propias luchas, portadores inocentes de la muerte como los perros bomba que la Unión Soviética adiestró durante la Segunda Guerra Mundial para utilizarlos como minas andantes contra los tanques alemanes. A los pobres animales se les ponía una mochila cargada de explosivos atada sobre el lomo y con el detonador dispuesto en la parte superior de tal forma que al colarse debajo del tanque éste presionaba el detonador y perro y tanque volaban por los aires.
 
En esta fotografía podéis ver la mochila que les ponían a los perros utilizados por el ejército soviético como arma antitanque. En la parte superior se hallaba el detonador que al ser presionado por la parte inferior del tanque cuando el perro se metía debajo causaba la explosión. Les adiestraban haciéndoles pasar hambre y enseñándolos a buscar la comida debajo de los tanques. De esta forma, cuando estaban en el campo de batalla, al soltarles de su correa salían corriendo hacia el tanque más próximo para buscar comida, aunque el problema es que también lo hacían si el tanque era soviético o en otras ocasiones , asustados por el ruido del tanque y las explosiones, salían huyendo, por lo que su eficacia no debió ser muy grande   (Imagen procedente de http://www.primeportal.com )
 
Tampoco el ejército norteamericano fue ajeno al uso de animales en la guerra  y desarrollaron otro programa en el que no eran perros, sino murciélagos, los encargados de transportar pequeñas bombas incendiarias que los norteamericanos pretendían llevar hasta Japón para incendiar con ellas las fábricas japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Son sólo dos ejemplos del empleo de animales en la guerra y que dice muy poco a favor de las personas a las que se les ocurrió utilizarlos  para causar daño a otras personas, aunque si estás dispuesto a matar a otro ser  humano  ¿cómo va a detenerte maltratar o causar daño a un animal? Gandhi decía que "Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales." y en demasiadas ocasiones ese juicio es desfavorable para el ser humano. Sin embargo, y al igual que sucede entre las personas, en medio de las situaciones más atroces descubrimos historias que nos muestran un lado menos oscuro ,incluso en los tiempos sombríos de la Segunda Guerra Mundial y que yo conocí hace unos meses leyendo un libro de anécdotas de la historia titulado "Nunca me aprendí la lista de los reyes godos" del  español Javier Sanz(1970) . Tenemos que trasladarnos primero al año 1939, cuando el 17 de septiembre de aquel año las tropas soviéticas de Josef Stalin(1878-1953) iniciaban la invasión de Polonia , al menos de una parte de su territorio, porque desde el 1 de septiembre otra parte de Polonia estaba siendo ocupada por las fuerzas alemanas. Alemania y la Unión Soviética se dividirían el país en virtud del conocido como Pacto Ribbentrop Molotov firmado en secreto por ambas potencias el 23 de agosto de 1939.
 
Fotografía de una de las fosas donde los alemanes encontraron los cuerpos de casi 22.000 oficiales polacos  en la conocida como Matanza de  Katyn , nombre del bosque en el que se encontraron sus cuerpos situados a unos kilómetros de distancia de la ciudad polaca de Smolensk. Los rusos acusaron a los nazis de haberlos asesinado pero los responsables de la matanza fueron las fuerzas de seguridad soviética, el temible NKVD, siglas en ruso de Comisariado del Pueblo para  Asuntos Internos que en 1954 se transformaría en el célebre KGB. Los miles de prisioneros que fueron deportados a Siberia tendría que soportar unas condiciones de vida extremas, con temperaturas por debajo de los cincuenta grados bajo cero, casi sin abrigo ni comida. Pero muchos de esos hombres iban a integrar luego el II Cuerpo del Ejército Polaco destacando por su valor en el combate a partir de su entrada en servicio en 1943 . Sería en este II Cuerpo del Ejército Polaco, en la 22ª Compañía, donde iba a servir nuestro protagonista, Wojtek  (Imagen procedente de http://www.lavanguardia.com ) 
 
 
Los soviéticos harían prisioneros a cientos de miles de soldados polacos, con cifras que oscilan entre los 230.000 y casi el medio millón. Decenas de miles de ellos serían enviados a Siberia mientras que otros veintidós mil encontrarían la muerte asesinados en la primavera de 1940 en la conocida como Masacre de Katyn, aunque esta masacre permaneció oculta hasta el año 1943 cuando los cuerpos fueron descubiertos por el oficial alemán Rudolf Christoph Freiherr von Gersdorff (1905-1980). Los soldados polacos capturados y deportados al interior de la Unión Soviética  permanecían en campos de prisioneros hasta que en 1941 hay un cambio de la situación cuando Adolf Hitler (1889-1945) ordena iniciar la ofensiva contra la Unión Soviética rompiendo el pacto de no agresión que habían firmado en 1939. Ante el ataque alemán , Stalin restablece relaciones diplomáticas con el gobierno polaco en el exilio en Inglaterra y acuerda con ellos la liberación de los cientos de miles de soldados polacos prisioneros para que formen nuevas unidades militares destinadas a combatir a los alemanes. En territorio soviético se formó el Segundo Cuerpo Polaco, conocido también como el Ejército de Anders, porque fue organizado y dirigido por el teniente coronel  Władysław Anders,(1892-1970). Sin embargo no sería hasta el año 1942 cuando Stalin autorizó la salida del territorio soviético de aquellos hombres que en el invierno de 1941 tuvieron que soportar unas condiciones de vida extremas, con el único refugio de unas tiendas de campaña para protegerse de las gélidas temperaturas siberianas. Por fin, en la primavera de 1942 fueron trasladados hasta Irán, donde se encontraban los británicos.
 
Soldados con el pequeño Wojtek. Era un ejemplar de Oso Pardo Sirio, la más pequeña de las subespecies del Oso Pardo . El oso pardo , dependiendo de la subespecie a la que pertenezca, puede medir entre el metro y medio y los casi tres metros de longitud y pesar desde unos cien kilos en las especies de menor tamaño, hasta alcanzar los casi setecientos kilos. Su esperanza de vida suele estar alrededor de los veinticinco años y Wojtek viviría hasta los veintidós años, un poco por debajo de lo normal en esta especie  . (Imagen procedente de http://www.abc.es )
 
Allí tuvieron que quedarse un tiempo para recuperar las fuerzas, pues se encontraban en un estado lamentable y una vez en condiciones los mandos británicos decidieron que  deberían marchar hacia el oeste, hasta Palestina y el Líbano, donde se encontraban otros cuerpos del ejército polaco. De esta forma emprendieron la marcha , entre ellos la 22ª Compañía del II Ejército. Estaban atravesando la imponente cordillera de los Montes Zagros que se extiende a lo largo de mil quinientos kilómetros desde el norte de Irak hasta el Estrecho de Ormuz, cuando los soldados de esta compañía se encontraron con un niño hambriento . Los soldados se compadecieron de él y le ofrecieron algunas de sus latas de carne, pero entonces observaron que en la mochila que llevaba el niño se movía algo. Al mirar en su interior observaron sorprendidos que lo que había era un ejemplar de oso pardo sirio, la subespecie de menor tamaño del oso pardo, que extiende su hábitat por Turquía, Siria, Líbano, Irak, Irán y el Cáucaso . Era un osezno que no debía tener más de dos meses de vida y que el chico decía haber hallado abandonado en una cueva. Los soldados se encariñaron inmediatamente con él y después de insistir y ofrecerle a cambio golosinas, chocolate, latas de carne e incluso un bolígrafo, lograron que el pequeño les vendiera el osezno . Para alimentarlo improvisaron un biberón con una botella de vodka poniendo en su boca un pañuelo con un orificio para que a través de él pudiera beber la leche condensada , que era de la que disponían. Le bautizaron con el nombre de Wojtek , un nombre muy común en Polonia y que les recordaba su tierra, y  casi sin darse cuenta el osezno  se convirtió en la mascota de la 22ª Compañía.
 
Dando de comer al pequeño Wojtek, que compartiría con la 22ª Compañía todos sus años en campaña , convirtiéndose al final en un soldado más al que incluso le llegaron a incluir en la lista de los miembros de la Compañía con su nombre y con el rango de ayudante de Artillería. En medio del sufrimiento de la guerra aquellos hombres hallaron en Wojtek un motivo para sonreír y olvidarse por unos instantes de la destrucción que les rodeaba, una forma de sentirse más humanos gracias , paradójicamente, a un animal que veía en ellos a su familia   (Imagen procedente de http://antropostuopinionesvalida.blogspot.com)
 
Mientras, el recién formado II Ejército Polaco llegó a Palestina donde fueron adiestrados por los británicos , llegando a tiempo de participar en el final de la Campaña de África del Norte donde los británicos terminaron derrotando al Africa Korps que se hallaba bajo el mando del mariscal de campo alemán Erwin Rommel (1891-1944), que había sido bautizado por sus hombres con el apodo de El Zorro del Desierto por su habilidad estratégica que mantuvo en jaque a los aliados durante tres años en el Norte de África y estuvo muy cerca de obtener la victoria hasta que fue detenido su avance hacia Egipto tras la derrota en la Batalla de El Alamein en agosto de 1942. Finalmente, el 12 de mayo de 1943 las tropas alemanas en suelo africano se rendían y eran capturados más de 225.000 hombres, un duro golpe para los alemanes y un gran éxito para los aliados que ahora disponían del control de toda la costa del Norte de África lo que les serviría para su siguiente paso, el desembarco en Italia , la gran aliada de Alemania en la guerra. Mientras, Wojtek se había integrado en la compañía polaca como si fuera un soldado más y disfrutaba de la compañía de sus amigos humanos. Bebía cerveza , se fumaba sus cigarrillos, llegaba incluso a imitar el saludo a los oficiales y también ayudaba cuando tenían que hacer marchas transportando grades pesos sobre su espalda además de practicar uno de sus juegos favoritos, la lucha cuerpo a cuerpo con los soldados . Hasta tal extremo llegaba su grado de adaptación a los humanos que desfilaba con ellos erguido sobre sus dos patas y en los camiones y jeeps se sentaba igual que lo haría una persona. Ya os podéis imaginar el rostro de asombro de todos aquellos que le contemplaban por primera vez.
 
Este era uno de sus juegos favoritos, la lucha cuerpo a cuerpo con sus amigos de la 22ªCompañía . Por supuesto no es la forma ideal en que tiene  que desarrollarse la vida de un animal, porque están hechos para vivir en libertad, pero su historia no deja de ser conmovedora porque es un ejemplo de amistad, si me permitís que lo califique así, en medio del horror de la guerra (Imagen procedente de http://fubarsetu.militaryblob.jp )
 
En 1944 el II Ejército Polaco sumaba cincuenta mil efectivos y fueron destinados a la campaña en Italia. Los Aliados habían desembarcado en Sicilia en julio de 1943 y en poco más de un mes lograron dominar toda la isla. A primeros de septiembre cruzan el Estrecho de Messina , que separa Sicilia de la Península Italiana con apenas tres kilómetros de anchura en su parte más angosta, y prosiguen su avance hacia Roma . Pero lo que parecía un rápido avance se vio frenado cuando Hitler ordenó a las tropas alemanas hacerse con el control de Italia y fueron ellas a las que a partir de ahora se tuvieron que enfrentar los aliados. Los combates fueron feroces y el avance cada vez más lento, hasta que los alemanes establecieron una fuerte línea defensiva a unos cien kilómetros al sur de Roma , la Línea Gustav, donde detuvieron el avance aliado desde diciembre de 1943 hasta mayo de 1944 . Uno de los puntos vitales de esta línea defensiva era Monte Cassino, donde se hallaba la antigua Abadía de Montecasino del siglo VI que quedaría completamente destruida en febrero de 1944. El II Ejército Polaco, y con él la 22ª Compañía donde estaba Wojtek, iban a ser destinados a la batalla por Montecassino, pero antes de zarpar desde Alejandría se encontraron con la noticia de que el ejército británico no permitía que subieran animales a bordo, por lo que Wojtek tendría que abandonar a sus compañeros después de tantas vicisitudes juntos. Pero los soldados no estaban dispuestos a dejarle allí así que la 22ª Compañía terminó alistándolo como si se tratara de un soldado más, apuntándolo con su correspondiente nombre, número de soldado y rango como ayudante de Artillería. El oficial británico al mando después de ver la documentación y comprobar que todo estaba en regla le dejó subir como si se tratara de un soldado más.
En esta fotografía le vemos subiendo como un miembro más de las tropas a un transporte del ejército. Hoy se conservan estatuas en memoria de Wojtek tanto en el Museo Imperial de la Guerra en Londres, como en el Museo Canadiense de la Guerra en la ciudad de Ottawa , convertido, sin él saberlo, en parte de la historia de la II Guerra Mundial (Imagen procedente de http://www.krakowpost.com )
 
El II Ejército Polaco tendría una participación muy activa en la Campaña en Italia y en particular en la Batalla de Montecassino. Desde el mes de enero los aliados lanzaron hasta cuatro ofensivas contra los alemanes que defendían esta posición clave para la defensa de la Línea Gustav, y durante los primeros cinco meses del año mueren veinte mil alemanes y más de cincuenta mil aliados en la lucha por el control  de Montecassino. Por fin , el 11 de mayo de 1944 los aliados rompían la Línea Gustav y los alemanes se vieron forzados a retroceder , dejando Roma al alcance de las tropas aliadas mientras las tropas alemanas se establecían en una nueva línea defensiva, la Línea Gótica , que se extendía a lo largo de la Cordillera de los Apeninos. Mientras, aún quedaba por conquistar la cumbre de Montecassino que se había quedado aislada, y este honor correspondería al II Ejército Polaco que la conquistó el 18 de mayo . Durante los combates Wojtek, sin mostrar miedo alguno por las explosiones y los disparos, colaboró llevando sobre su espalda obuses para los cañones, con pesos de más de cincuenta kilos. La figura de Wojtek ya se había hecho célebre internacionalmente. La guerra llegaba a su final y el II Ejército Polaco permaneció aun durante 1946 en suelo italiano hasta que en 1947 fueron trasladados a Escocia para desmovilizarlos. En Glasgow, Wojtek desfiló con sus compañeros mientras era aclamado por el público, convertido en un auténtico héroe, pero llegaba el momento de la despedida. Los que habían sido su familia durante aquellos seis años se separaban cada uno para seguir su propio camino. Algunos se establecerían en el Reino Unido, otros regresarían a una Polonia bajo la influencia soviética.
 
Como indica la leyenda de la fotografía, este era el emblema  que pusieron en los vehículos motorizados utilizados por la 22ªCompañía donde podemos ver a Wojtek llevando entre sus brazos un obús, en recuerdo de lo que hizo durante la batalla de Montecassino, en la que transportó obuses en su espalda que llevaba hasta las posiciones de los artilleros polacos (Imagen procedente de http://wojtek-soldierbear.weebly.com )
 
¿Y  Wojtek? Se acabaron sus días de libertad  y el 15 de noviembre de 1947  fue llevado al zoológico de Edimburgo. Uno de los soldados que fue testigo de este momento en que Wojtek ingresaba en su jaula del zoo escribiría después "Nunca me sentí tan apenado como al ver a aquel animal que había gozado de tanta libertad  y alegría  confinado en una jaula" . Sus antiguos camaradas no dejarían de visitarle durante los años siguientes y en más de una ocasión se introducían en su jaula para simular luchas cuerpo a cuerpo como hacían antaño. Además Wojtek era toda una celebridad en el zoo , aunque a los que más caso hacía era a los visitantes que le hablaban en polaco, la lengua con la que se había criado. Finalmente, Wojtek moría en Edimburgo en diciembre de 1963 , pasando a la historia como un ejemplo de la amistad que puede surgir entre los hombres y los animales incluso en unas circunstancias tan dramáticas como una guerra, aunque no deja de ser triste que tuviera que pasar gran parte de su vida confinado en un zoológico, por muy bien tratado que estuviera. Decía el poeta y novelista francés Théophile Gautier que " Una de las glorias de la civilización sería el haber mejorado la suerte de los animales." y esa es una asignatura pendiente que aun tenemos que aprobar. La historia de Wojtek es una excepción entre miles de animales sacrificados en nuestras guerras y tampoco es un ejemplo a seguir a pesar de lo bonita que nos pueda parecer su historia, porque el lugar de los animales es la naturaleza, la vida en libertad  y por eso si merece la pena combatir , aunque no con las armas, sino con las palabras y el amor a los animales que comparten con nosotros el que de momento es nuestro único hogar.
 
Durante la guerra Wojtek se convirtió en una auténtica celebridad, como lo demuestra esta fotografía rodeado por un cuerpo femenino del ejército,  y en un símbolo para el ejército polaco que combatió después de que su país fuera dividido entre soviéticos y alemanes y no recuperara su total independencia hasta la caída del comunismo. En la actualidad está en proyecto la erección de un monumento a su memoria en Edimburgo, el lugar donde murió esta pequeña-gran leyenda de la II Guerra Mundial (Imagen procedente de http://www.taringa.net )
 
Famosos