martes, 22 de marzo de 2016

GRANDES COMPOSITORES: GIUSEPPE VERDI: MÚSICA Y HUMANIDAD (TERCERA PARTE)

Antes de proseguir con el relato de la vida de Giuseppe Verdi (1813-1901) vamos a detenernos un momento en la biografía de una mujer que iba a devolver a Verdi la alegría que no había vuelto a sentir desde la muerte de su primera esposa, Margherita Barezzi (1814-1840) y de sus dos hijos en el plazo de menos de tres años, como ya vimos en la segunda parte de ésta historia. Para conocerla tenemos que irnos hasta la localidad de Lodi, en la Lombardia, donde el 8 de septiembre de 1815 nacía Cielia María Josepha Strepponi (1815-1897), la primera de los cinco hijos del organista  de la catedral de Monza y compositor Feliciano Strepponi (1797-1832) y su esposa Rosa Cornalba. Aunque Cielia María Josepha era el nombre con el que  fue registrada sería conocida durante su carrera artística con el nombre de Giuseppina Strepponi. Su padre la inculca el amor a la música y la da sus primeras lecciones de piano hasta que una encefalitis acaba con su vida en 1832 dejando a su extensa familia en una situación económica precaria, lo que no impide que Giuseppina  termine sus estudios de canto en el Conservatorio de Milán que permitió que lo hiciera de forma gratuita ,logrando obtener un premio como la mejor cantante del Conservatorio en 1834 , lo que era el prólogo de lo que se anunciaba como una exitosa carrera. Debuta como cantante profesional en diciembre de 1834 pero su primer gran éxito lo obtendrá en 1835 en Trieste representando un papel en la ópera "Matilde di Shabran" del compositor italiano Gioachino Rossini (1792-1868) Y aquí comenzará una carrera tan exitosa como frenética, donde no para de actuar para mantener  a su madre y a sus cuatro hermanos , algo que luego pagará con un deterioro prematuro de su voz. Al margen de su carrera profesional, su vida personal era complica. Fernando Argenta (1945-2013) cuya obra "Los clásicos también pecan. Vida íntima de los grandes músicos" nos está sirviendo de guía en éste recorrido, nos cuenta sobre la vida íntima de Giuseppina: 


Giuseppina Strepponi  en un retrato de autor desconocido realizado hacia 1835-1840. Tuvo una vida muy azarosa antes de empezar su relación con Verdi desde que la muerte de su padre en 1832, cuando ella contaba apenas con diecisiete años, dejó a la familia en una situación económica muy complicada . La madre de Giuseppina era analfabeta y sus cuatro hermanos demasiado pequeños para ayudar , así que tuvo que ser ella la que sacara adelante a todos ellos además de a su abuela. De ahí que tuviera que aceptar todo tipo de papeles , agotando su voz antes de tiempo , y que también fuera una víctima propiciatoria  de empresarios de la ópera . Según nos cuenta Fernando Argenta: 
"Verdi, que en su vida también había tenido que superar muchas adversidades, la admiraba coo cantante y como mujer"
(Imagen procedente de es.wikipedia.org)


"No supo controlar ni su vida personal  ni su carrera y sucumbió a las presiones de los empresarios  y otros hombres influyentes  que veían en aquella bella joven una presa fácil. Cambiaba de amante  casi como cambiaba  de camisa  y se quedó embarazada varias veces"  Tuvo tal variedad de amantes que no es posible saber a ciencia cierta quien o quienes eran los padres de las criaturas. La primera de ellas fue un niño que nació en enero de 1838 en Turín , bautizado con el nombre de Camillo Luigi Antonio Strepponi , que fue reconocido por uno de los amantes de  Giuseppina, su agente Doménico Cirelli, que a pesar de estar casado y tener hijos, colaboró en la manutención del pequeño Camillo que, por otro lado, quedaría a cargo de una familia en Florencia, ya que Giuseppina no disponía de tiempo material para cuidar del niño , tal era el ritmo frenético de su actividad como cantante. Giuseppina no actuaba así por frialdad de corazón sino porque no tenía otro remedio que hacerlo si quería ganar dinero para vivir  como cantante. No había caminos fáciles para la mujer en el siglo XIX. Ya sabemos que en 1839 participó en las representaciones del "Oberto, conde de San Bonifacio" de Verdi en La Scala de Milán y  en febrero de ese mismo año daba a luz por segunda vez, dando a luz, en esta ocasión a una niña ,  de padre otra vez desconocido y con múltiples candidatos, desde el compositor Gaetano Donizetti (1797-1848) al empresario de La Scala de Milán, Bartolomeo Merelli (1794-1879) , aunque de nuevo será Doménico Cerelli el que reconozca a la criatura que llevará el nombre de Sinforosa Giuseppina Faustina Cirelli , que entregaría al cuidado de las monjas. Aún habría otro parto confirmado en 1841 , según Fernando Argenta al parecer fruto de una relación con aristócrata  , que estaba a su vez casado. La niña moriría poco después de su nacimiento.  El destino de sus dos hijos no fue demasiado halagüeño. Camillo moriría en 1863 con apenas veinticinco años y sumido en la pobreza , mientras que Sinforosa  tendría una vida mucho más larga, pues moriría en 1919  con ochenta años de edad, pero también en la indigencia.   


Fotografía de Verdi tomada hacia 1850, cuando todavía no había compuesto sus óperas más celebres, como Rigoletto, La Traviata o Il Trovatore que compondría sucesivamente entre 1851 y 1853. Antes de conocer a Giuseppina, Verdi era, según lo describe Fernando Argenta:
"Seco, hosco, relativamente austero, reservado y muy exigente  con los demás"
Giuseppina  lograría suavizar algo su carácter, y durante  su estancia en París conseguiría que la acompañara  a algunos salones parisinos  en contra  de la costumbre de Verdi que no le gustaban este tipo de reuniones sociales
(Imagen procedente de pagines.uab.cat



A pesar de todo esto Giuseppina siguió trabajando sin parar con una voz cada vez más deteriorada. y ya vimos que participó en el estreno de Nabucco el 9 de marzo de  1842 , la tercera ópera de Verdi. Explica  Argenta sobre  la forma en que actuó Giuseppina con sus hijos que "Un hijo ilegítimo tenía un dudoso porvenir, una madre soltera  era estigmatizada, y si además se trataba de alguien de cierta posición social  el escándalo estaba  asegurado. Por tanto, una de las soluciones más comunes adoptadas  por las mujeres en esta situación  era dar a sus hijos en adopción a cambio de dinero" Era una época muy diferente a la nuestra y por eso no podemos juzgar a Giuseppina con los ojos de alguien del siglo XXI sino teniendo en cuenta el escenario social en el que se desenvolvía su vida. Si ella no hubiera trabajado hasta la extenuación, si hubiera dejado el trabajo para cuidar a sus hijos, toda su familia, que dependía de ella, se habrían visto abocados a una vida de pobreza mientras que la propia Strepponi habría sido marginada de la sociedad por ser madre soltera. Pero el gran esfuerzo que hace  Giuseppina, aceptando todos los papeles que la ofrecen fueran o no convenientes para su voz, termina pasándola factura , la voz se va apagando lentamente hasta que en febrero de 1846 se ve obligada a dejar los escenarios para siempre y  se traslada a París para dar clases de canto. Antes de esa retirada había participado en otras óperas de Verdi como "Ernani", estrenada en La Fenice de Venecia  el 9 de marzo de 1844 y  "I due Foscari"  estrenada el 3 noviembre de 1844 en Roma, ambas con libreto de Francesco María Piave (1810-1876) que es el principal colaborador de Verdi en esta época , escribiendo para él hasta diez libretos de ópera. Otro de los colaboradores de Verdi en estos años de frenético trabajo sería el compositor y director de orquesta Emanuele Muzio (1821-1890), que había conocido a Verdi en Busseto cuando Muzio era un niño convirtiéndose a partir de  ahora en alguien indispensable para Verdi y en su mejor amigo, una amistad que sólo se quebraría por la muerte de Muzio en 1890.



Libreto de "Juana de Arco" que sería estrenada por Verdi el 15 de febrero de 1845 en La Scala de Milán, una de las pocas óperas de ésta época que Verdi estrenaría en La Scala , tal vez porque no olvidaba el mal recibimiento que tuvo su segunda ópera "Un giorno di regno"  en un momento particularmente difícil para él después de la muerte de su primera esposa y sus dos hijos
(Imagen procedente de https://en.wikipedia.org)  

Sigue el ritmo imparable de estrenos de las óperas de Verdi. A la "Juana de Arco" estrenada el 15 de febrero de 1845 en La Scala con libreto de Temistocle Solera (1815-1878), libretista de la primera ópera de Verdi, le siguen casi sin respiro "Alzira", estrenada en el Teatro San Carlo de Nápoles el 12 de agosto de 1845 basada en un libreto del poeta italiano  Salvatore Cammarano (1801-1852) que fue un prolífico autor con cerca de cuarenta libretos de ópera, muchos de ellos para Gaetano Donizzeti. El 17 de marzo de 1846  se estrena en La Fenice de Venecia  "Atila" , otra vez con libreto de Temistocle Solera y el 14 de marzo de 1847 "Macbeth" en la que vuelve a colaborar como libretista Francesco María Piave.  Como veis, estrenaba al menos una ópera al año y en ocasiones hasta dos , casi como si fuera un Woody Allen(1935) de nuestros días, que estrena  una película al año. El 22 de julio de 1847 tendría lugar el estreno de la primera ópera de Verdi fuera de Italia, " I Masnadieri" . Cuando viaja desde  Italia a Londres Verdi pasa por París ,donde estaba Giuseppina, y parece que fue entonces cuando se inició su romance  porque justo después del estreno de la ópera en la capital inglesa a Verdi le faltó tiempo para regresar a París y reunirse de nuevo con Giuseppina. . Verdi permanecerá en París durante los dos años siguientes, estrenando su nueva ópera "Jerusalén" en en teatro de la Ópera de París el 26 de noviembre de 1847 que además llevaba una dedicatoria  "A la distinguida cantante Giuseppina Strepponi" Pero según Fernando Argenta es probable que la relación ya hubiera comenzado antes  porque  en  1846 Verdi habría escrito una carta a Giuseppina que debió ser tan importante para ella que  siempre la conservó cerrada  y pidió que a su muerte "Pongan esta carta  sobre mi corazón cuando me entierren" Nunca se ha conocido el contenido de aquella carta. Y al parecer Giuseppina confesaría que en realidad ya habían iniciado su relación en 1843. Fuera como fuese , la intención de Verdi era seguir junto a Giuseppina en París pero la política irrumpió en su vida. 


Situación de Italia en 1848 , cuando por toda Europa se extiende una especie de Primavera Europea En Italia los Estados Pontificios y el Reino de las Dos Sicilias se unirán en un primer momento a la rebelión de Venecia y Milán  en el Reino de Lombardía y Venecia que se hallaba bajo soberanía austriaca , al tiempo que el rey de Cerdeña, Carlos Alberto (1792-1849) también declara la guerra a Austria iniciándose la Primera Guerra de Independencia Italiana en marzo de 1848, aunque tendrá un corto recorrido porque pronto tanto el rey Fernando II de las Dos Sicilias como el Papa Pio IX que gobernaba sobre los Estados Pontificios, dan marcha atrás y abandonar  al rey de Cerdeña, a Milán y a Venecia a su suerte. La independencia y unificación de Italia todavía tendría que esperar
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org)


En aquel año de 1848 diferentes movimientos revolucionarios estallan por toda Europa y solo Rusia, España y Gran Bretaña se mantienen al margen.  Las causas de estos movimientos revolucionarios son diversas, desde una reacción de obreros, estudiantes  y también de la burguesía  contra las políticas absolutistas seguidas por las monarquías europeas después del Congreso de Viena de 1815 que había dibujado el nuevo mapa político de Europa tras la derrota de Napoleón I Bonaparte (1769-1821), hasta las aspiraciones  de los emergentes nacionalismos , como es el caso de Italia donde  desde varias décadas atrás había ido cobrando forma el movimiento político que sería conocido como Risorgimento, que deseaba la unificación de los diferentes estados italianos en una única nación. Una Italia, que en ese momento se halla dividida  en los reinos de Piamonte-Cerdeña y Lombardía Veneto, esta última bajo soberanía austriaca, los ducados de Parma, Módena y Toscana, también estos tres en manos de príncipes de origen austriaco, los Estados Pontificios gobernados en ese momento por el papa Pío IX(1792-1878) , y el Reino de las Dos Sicilias, que incluía Nápoles y la isla de Sicilia. En Milán, dentro del reino de Lombardía -Veneto bajo soberanía del Imperio Austrio-Húngaro, estalla una revolución contra el dominio austriaco que se prolongará entre el 18 y el 22 de marzo de aquel año de 1848, por lo que sería conocido como "Le cinque giornate di Milano", es decir, "los cinco días de Milán" que es lo que duró este intento revolucionario . El 22 de marzo los rebeldes se hicieron con el control de Milán y un día más tarde  se iniciaba la que sería la Primera Guerra  de Independencia Italiana. El rey Carlos Alberto de Cerdeña (1792-1849) declara la guerra al Imperio Austriaco  con el apoyo del papa Pio IX y del rey Fernando II de las Dos Sicilias(1810-1859), pero no tardarán en abandonar a Carlos Alberto El propio pontífice  Pío IX  condena la guerra contra los austriacos el 29 de abril,  y el 25 de julio de 1848 era derrotado en la batalla de Custoza por los austriacos. El  5 de agosto Milán tienen que capitular ante los austriacos  y Venecia se halla sitiada. De momento el intento de independencia había fracasado.


Fotografía de Sant´Agata , también conocida como Villa Verdi.  Verdi , después de  regresar a Mián en abril de 1848   para tomar parte en la revolución que se había iniciado en marzo, se dirigió a continuación  a Busseto y allí adquirió la finca  donde comenzó a construir la casa que tenéis sobre estas líneas y que es  en la que viviría hasta su muerte en 1901, excepto cuando tenían que viajar a diferentes ciudades europeas para supervisar estrenos de sus obras  . Giuseppina Strepponi moriría en esta casa en 1897 y hoy es propiedad de los descendientes de la familia Verdi  que la siguen habitando además de ser también un museo  
(Imagen procedente de www.6e20.it)


En cuanto a Verdi, había llegado a Milán para unirse a la revolución  el 5 de abril, justo cuando Venecia proclama la República de San Marcos.  Pero tras el fracaso del movimiento de independencia , y después de una breve estancia en Busseto, donde comprará la finca de Sant´Agata que será su futura residencia en Italia, regresa a Paris junto a Giuseppina . El 25 de octubre de 1848 se estrena en el Teatro Grande de Trieste, que hoy lleva el nombre de Teatro Verdi,  la nueva ópera de Verdi compuesta en este tiempo de estancia en Francia,"Il Corsaro", basada en un poema de Lord Byron (1788-1824) con libreto de Francesco María Piave, que cosecha un rotundo fracaso . Señala Argenta que el único aplauso de la representación fue dirigido por  el público  al pintor de los decorados. Suerte diferente correrá su siguiente ópera, "La batalla de Legnano" , que será estrenada  el 27 de enero de 1849 en el Teatro Argentina de Roma  con libreto de Salvatore Cammarano  que constituyó un gran éxito en buena parte debido a que exaltaba el sentimiento nacionalista italiano pues relataba un episodio histórico que tuvo lugar  en 1176 , cuando las diferentes ciudades del norte de Italia abandonaron sus diferencias para unirse  formando la Liga Lombarda con el fin de enfrentarse al  emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Federico I Barbarroja (1122-1190)  al que derrotaron en la batalla de Legnano el 26 de mayo de 1176. Antes de componerla Verdi había recibido la solicitud del poeta Giuseppe Giusti (1809-1850) para que compusiera algo  que "alimentara  al pueblo italiano , para fortalecerlo y dirigirlo hacia su objetivo" y parece "La batalla de Legnano" cumplió ese objetivo de exaltar a la nación italiana, acabando la ópera  con unas palabras que eran un llamamiento a la acción de todos los italianos "Los que mueren por la patria no pueden ser malvados" . No estoy incluyendo fragmentos de ésas óperas, porque ninguna de ellas se encuentra entre las más representadas de Verdi  ni sus arias son de las más atractivas, pero pronto vamos a llegar a las primeras obra que, junto a Nabucco, siguen siendo representadas con asiduidad en los teatros de ópera de todo el mundo. 


Una de las pocas fotografías que he encontrado de Giuseppina Strepponi sin que pueda deciros la fecha en que fue realizada . Estaba tan unida a Verdi que soportaba mal estar separada de él aunque fuera por cortos períodos de tiempo. Fernando Argenta  cuenta como en 1849 , después de que dejaran París a causa de la epidemia de cólera que sufrió la ciudad, mientras Verdi se iba a Busseto, Giuseppina se desvió hacia Florencia para visitar a su hijo Camilo al que había dejado allí con una familia. Desde Florencia escribe Giuseppina , apasionada, a Verdi:
"Ahora que he terminado mis asuntos , asuntos demasiado serios para descuidarlos, deseo volar a tu lado . Hablas de la dura vida en el campo , de la servidumbre  mediocre, e incluso me dices "Si no te agrada , haré que te acompañen a donde desees ir"  Pero ¡qué demonios! ¿En Busseto uno aprende a no amar y a escribir sin afecto? Todavía no estoy allí y por lo tanto todavía puedo explicarte lo que siento; es decir, que el campo, la servidumbre  y todo eso, me encantará porque tú estarás presente, horrible e indigno monstruo. Addio, addio. Apenas dispongo de tiempo para decirte que te detesto y te abrazo. Postdata: No envíes a nadie , ven tu mismo a buscarme a Parma, porque me sentiré mal si me presenta en tu casa alguien que no seas tú misma"
(Imagen procedente de www.cmuse.org)


Regresando junto a Verdi y Giuseppina, en julio de ese mismo año de 1849  abandonan París  cuando la ciudad está siendo asolada por una epidemia de cólera. para establecerse en Busseto. donde trabaja en la composición de su nueva ópera , "Luisa Miler", que será estrenada en el Teatro de San Carlo de Nápoles  el 8 de diciembre de 1849 una vez más con libreto de Salvatore Cammarano. "Luisa Miller" era su décimo quinta ópera  y hasta ahora , para los que son aficionados  a éste género musical, excepto Nabucco ninguna de las otras obras le resultara demasiado  conocida. En cierto modo  el estreno de "Luisa Miller" supone un punto y aparte en la obra de Verdi, que a partir de ahora compondrá algunas de sus óperas más célebres, con una celebridad que se mantienen intacta en  nuestros días. Después del estreno de una obra que podría considerarse de transición entre una etapa y otra de Verdi, "Stifelio", estrenada en el Gran Teatro de Trieste  el 16 de noviembre de 1850  contando con un libreto de Francesco María Piave , Giuseppina convence a Verdi para que invite a Busseto en las Navidades de 1850 a los padres del compositor. Hay que tener en cuenta que Verdi y Giuseppina no estaban casados así que vivían en concubinato, algo escandaloso en aquel tiempo y que preocupaba  a los padres del compositor , lo que hizo que su estancia en  su casa fuera  tensa . Escribe Fernando Argenta que a partir de ese momento Verdi decidió alejar a sus padres , y adquirió para ellos  una finca pero lejos de su casa de Sant´Agata , para que no pudieran intervenir en su vida privada. Al parecer ellos culparon a Giuseppina de éste alejamiento de su hijo  lo que la hacía sufrir  al igual que  sentía el rechazo  de los habitantes de Busseto, que , en palabras de Argenta, la veían como "una cantante adúltera, Nadie la saluda e incluso se apartan de ella como una apestada. La miran a distancia y murmuran. En la iglesia, nadie se sienta a su lado , y en más de una ocasión  tiene que enfrentarse directamente  con los que se portan de forma grosera con ella"

LA DONNA E MOBILE  Y QUESTA E QUELLA  DE RIGOLETTO

Desde que Rigoletto se estrenó en La Fenice de Venecia  el 11 de marzo de 1851  La Donna e Mobile, La mujer es voluble,  se convirtió en una de las arias más célebres de toda la historia de la ópera y que Giuseppe Verdi  incluyo casi cuando ya tenía terminada la obra para dar una oportunidad de lucimiento al tenor que interpreta el papel del seductor Duque de Mantua, un mujeriego sin escrúpulos que aquí está interpretado por el gran tenor italiano Luciano Pavarotti (1935-2007). Seguro que muchos de vosotros la habréis tarareado más de una vez .  Y debajo de ella tenéis el Questa e Quella , "Ésta o aquella"donde de nuevo el duque de Mantua interpretado por Pavarotti da muestras de su carácter mujeriego  cuando canta "Ésta o aquella para mi son iguales , a cuantas veo alrededor , de mi corazón el mano no cedo . Su hermosura es el don , con que el destino nos alegra la vida, si hoy ésta es de mi agrado, quizás otra lo sea mañana" Todo un Don Juan sin escrúpulos el buen Duque de Mantua




   




Argenta recupera una carta en la que Giuseppina que antes había tratado de unir a los Verdi rogaba  al compositor que se mantenga alejado de ellos , cansada de sufrir insultos y humillaciones por parte de todos  "Con las manos unidas - escribe Giuseppina -te imploro que no te vincules demasiado íntimamente a tus padres. Y juro que digo esto no por mezquindad caprichosa  sino porque no puedo soportar más situaciones desagradables  del tipo que he afrontado  durante casi dos años" Pero si la raíz de todos los problemas estaba en el hecho de vivir en concubinato sin casarse ¿por qué no se casaban? Parece que el único que tuvo el valor de hacerle esa pregunta a Verdi  fue su leal amigo, protector y antiguo suegro Antonio Barezzi  pero Verdi no le dio una respuesta clara más allá de que él y Giuseppina eran adultos  y hacían lo que les daba la gana. Todavía hoy ignoramos cual fue la causa de que Verdi y Giuseppina tardaran  tantos años en formalizar su unión cuando el no hacerlo les causaba tantos problemas pero así seguirían hasta 1859.  Ya en 1851 fallece Luigia Uttini (1787-1851), la madre de Verdi , y en Busseto muchos culpan al compositor de haber acelerado la muerte de Luigia por los disgustos que había recibido en esos últimos meses. Ese mismo año, el 11 de marzo de 1851, se estrena en La Fenice de Venecia  la primera de las óperas que integrará la llamada "Trilogía Popular" una serie de tres óperas formada por el propio "Rigoletto", "Il trovatore" de 1853 y "La traviata " de 1853. Seguro que estos títulos ya os habrán sonado , al menos casi tanto como el de "Nabucco" Con libreto de Francesco María Piave  está basada en la obra "El rey se divierte " del novelista francés Victor Hugo(1802-1885), cuyo argumento ya había tenido problemas con la censura en el pasado porque en ella se presenta al rey de Francia Francisco I (1494-1547) como un incorregible seductor  carente de moral, una crítica al monarca considerada inadmisible en aquella Europa de monarquías absolutas que había renacido después del Congreso de Viena de 1815 y que tenía muy presente no sólo la Revolución Francesa de 1789  sino las mucho más cercanas revoluciones de 1848, y cualquier crítica a la monarquía podía ser la chispa que encendiese de nuevo el polvorín de la Revolución.

CARO NOME  DE RIGOLETTO 

Tal vez menos famosa que  la Donna é mobile , es mi aria preferida de Rigoletto . En ella vemos a la joven  Gilda, que suspira de amor por un joven llamado Gualtier Maldé , sin sospechar que en realidad es el seductor  y mujeriego  duque de Mantua que sólo pretenden, como buen Don Juan, añadirla a su lista de conquistas . Os incluyo dos versiones, una subtitulada y otra sin subtítulos cantada por la soprano eslovaca Edita Gruberova (1946) que es sencillamente maravillosa 







Y , en efecto, la censura de las autoridades austriacas vuelve a intervenir  y envía estas líneas a Verdi donde le anunciaban la prohibición de la obra "El gobernador militar de Venecia, señor Gorzkowski, deplora que el poeta Piave y el célebre músico Verdi no hayan sabido escoger otro campo para hacer brotar sus talentos , que el de la repugnante inmoralidad y obscena trivialidad  del argumento del libreto titulado "La Maledizione" (así se iba a titular en un principio) Su Excelencia ha dispuesto vetar absolutamente la representación y desea que yo advierta a esta Presidencia de abstenerse de cualquier ulterior insistencia al respecto" .Se abrieron largas negociaciones entre los austriacos y Verdi para convencer a los primeros para que dieran el permiso para la representación de la obra. Se cambió al rey Francisco I por el duque de Mantua, un miembro de la familia Gonzaga que hacia tiempo se había extinguido por lo que ya no podía ofender a nadie. Finalmente consiguió la aprobación y con el título de "Rigoletto"  se estrenaba en La Fenice de Venecia  el 11 de marzo de 1851  y el éxito fue completo, sobre todo  tres fragmentos, el "Questa o Quella", "Caro Nome" y , por encima de todo, una de las más celebres arias de la historia de la ópera , "La Donna e Mobile", que ya al día siguiente tarareaban los venecianos por las calles como si fuera uno de los éxitos de la música pop de nuestros días. Hoy  "Rigoletto" es la décima ópera más representada a nivel mundial y la segunda de Verdi sólo por detrás de  "La Traviata" . Después de éste gran éxito que consolidaba la fama de Verdi a nivel nacional e internacional,  de nuevo volverá a colaborar con Salvatore  Cammarano  para su nueva ópera , "Il Trovatore", basada en la obra de teatro "El trovador" estrenada en 1836 por el dramaturgo español Antonio García Gutiérrez (1813-1884) aunque a Cammarano no le daría apenas  tiempo a concluir el libreto ya que la muerte le sorprendió el 17 de julio de 1852 después de una grave enfermedad que le afectaba desde comienzos de año. Apenas ocho días antes de su muerte Cammarano  componía otra de las más célebres arias de las óperas de Verdi  "Di quella pira".

DI QUELLA PIRA DE IL TROVATORE 

Es una de las arias más conocidas de "Il Trovatore" . La historia se desarrolla en la Corona de Aragón en el siglo XV y es un argumento muy complejo  de amores y venganzas. Este aria que Cammarano compondría apenas ocho días antes de morir, nos presenta al protagonista, el Trovador, aquí interpretado por Luciano Pavarotti (1935-2007), que se dispone a partir para salvar a su madre que va a morir quemada en la hoguera y se despide de su amada , la soprano húngara Eva Marton (1943) que trata inútilmente de retenerlo a su lado. El aria comienza a parir del minuto 5 del vídeo pero creo que también os gustará escuchar a ambos antes de ese momento culminante. 







EL CORO DE LOS GITANOS  DE IL TROVATORE 

Se interpreta en el Acto II de Il Trovatore  y es otro de los coros con los que Verdi sencillamente seducía a los espectadores . En ella Verdi nos lleva hasta un campamento gitano que despiertan al amanecer y se disponen a trabajar : "¡Ved! Las sombras nocturnas se retiran de los cielos , desnuda queda la inmensa bóveda, parece una viuda que al fin se quita los negros paños con que se envolvía ¡A trabajar!¡A trabajar!Golpea, dale al martillo" Por eso es conocido , además de como el Coro de los Gitanos, como el Coro del Yunque .





El libreto sería terminado por el poeta napolitano Leone Emanuele Bardare (1820-1874)  y después de superar la censura fue estrenada en el Teatro Apollo de Roma el 19 de enero de 1853  y, al igual que había sucedido con "Rigoletto", fue un éxito inmediato y alcanzó a tal extremo que se cuenta que después de la tercera representación la multitud acompañó a Verdi hasta su hotel empuñando antorchas, en homenaje al hombre que ya se estaba convirtiendo en un símbolo de Italia.  Con ella Verdi renovó el lenguaje y la estructura de la ópera italiana , eliminando muchos de los números que hasta entonces eran obligatorios, como el coro que siempre daba inicio a las óperas y quería que su estructura fuese más parecida a la sucesión de movimientos de un convierto. En todo caso los cambios que quiso introducir no fueron más porque se encontró con la actitud conservadores  de Cammarano que prefería los esquemas tradicionales.  Fuera como fueses era otro gran éxito en la carrera de Verdi y hoy se mantiene como la quinta ópera de Verdi más representada destacando sobre todo el ya mencionado aria "Di quella pira" y el celebérrimo y lleno de ritmo "Coro de los Gitanos" o "Coro del Yunque" con el que se abre el segundo acto de una ópera que nos traslada  al Reino de Aragón en el siglo XV. Verdi  ya estaba trabajando durante el estreno de "Il Trovatore"  en la obra que completaría esta "Trilogía Popular". Se titularía "La Traviata" , que podría traducirse como "La extraviada" , basada en la conocida obra de Alejandro Dumas hijo (1824-1895) titulada "La dama de las Camelias", una novela romántica publicada en 1848 y basada en la trágica historia de amor  entre Margarita Gautier, una prostituta parisina enferma de tisis que se relaciona con  hombres millonarios y de la nobleza, y su gran amor, el joven Armand Duval.. Una obra que además de una romántica historia de amor también es una crítica contra los prejuicios sociales que pesan sobre las mujeres como Margarita. Según algunos críticos, esta sería también la forma en la que Verdi defendía a Giuseppina frente a los que la criticaban  por su pasado o por vivir en concubinato con el compositor.

PRELUDIO AL ACTO I DE LA TRAVIATA 

El hermoso preludio del Acto I de La Traviata nos presenta los temas que dominarán la historia, comenzando por la tristeza que transmiten sus acordes iniciales, el anuncio del desdichado final de la protagonista, Violeta, para seguir  después en un tono más romántico cuando recrea el amor que surgirá entre Violeta y Alfredo aunque siempre con un tono de melancolía pues se trata de una historia de amor imposible. Aquí está interpretada por la Orquesta Sinfónica de Milán Giuseppe Verdi dirigida por la directora chino-americana Xian Zhang (1973)






Sobre esta obra  la historiadora del arte, periodista y escritora española Ángeles Caso (1959)  escribe "Al hacer de la cortesana Violeta(el nombre que en La Traviata adopta Margarita Gautier)  una auténtica heroína, mucho más digna y decente que los hipócritas burgueses que la rodean, Verdi estaba alzando  un monumento musical a su compañera  y, al mismo tiempo, mostrando a los espectadores en un espejo la parte más oscura de sus atildadas apariencias." Del libreto se encargo  Francesco María Piave  y era una obra singular en la producción de Verdi, porque la historia no se  basaba en ningún hecho histórico del pasado, sino en una historia íntima del presente. , una ópera realista que era muy poco habitual entonces como nos explica de nuevo Ángeles Caso " Aquella era la primera ópera que que transcurría estrictamente en el mundo contemporáneo de un público acostumbrado a que lo que sucedía en el escenario  fuese siempre algo distante, alejado en el tiempo , engrandecido por la mitología o la leyenda.  Quienes vieron  La Traviata en aquel momento a lo largo y ancho del mundo, se encontraron por primera vez con ellos mismos representados en la ópera".. Fue estrenada el 6 de marzo de 1853, apenas tres meses después de "Il Trovatore" . en el Teatro La Fenice de Venecia y , en esta ocasión, el fracaso fue absoluto , entre otras razones por la poco adecuada elección de la soprano Fanny Salvini Donatelli (hacia 1815-1891) para interpretar el papel de Violeta  ya con treinta y ocho años de edad y cierto sobrepeso que en lugar de causar  el llanto del público por la tragedia que representaba provocó las risas de los espectadores. Verdi introduciría algunos cambios y , sobre todo , una nueva intérprete, la joven de veinticinco años María Spezia Aldighieri (1828-1907) que dará vida  a Violeta en su reestreno en 1854 en el teatro veneciano de San Benedetto y en esta ocasión fue un éxito arrollador. Hoy sigue siendo la ópera más representada de Verdi y una de las que con más frecuencia aparecen  en los escenarios de todo el mundo. Entre sus fragmentos sobresale el hermoso preludio del Acto I y  uno de los duos más conocidos de la historia de la Ópera,  el "Brindis" , tantas veces interpretado pero que nunca llega a agotar al público.

LIBIAMO NE´LIETI CALICI O EL BRINDIS DE LA TRAVIATA  

Este es quizás uno de los fragmentos operísticos más conocidos mundialmente , el Libiamo ne´Lieti Calici  "Bebamos alegremente de este vaso"  que se canta durante el primer acto de La Traviata. Está interpretado  por la protagonista de la historia, la cortesana Violeta Valéry (la Margarita Gautier de la Dama de las Camelias) y un joven enamorado de Violeta, Alfredo Germont, que cantan alegres durante una fiesta en casa de Violeta. Un amigo común les invita a que canten y éste es el resultado , en esta ocasión dirigido por la batuta del tenor español  Placido Domingo (1941) 





Con estas tres obras más el "Nabucco" Giuseppe Verdi ya se había ganado la inmortalidad musical mientras que en su vida privada   Giuseppina cada vez  está más ligada a él. Cuando Verdi se encuentra en Roma en enero de 1853 para asistir al estreno de "Il Trovatore", como ya hemos visto,  Giuseppina le escribe  estas palabras que recoge Fernando Argenta en su libro:  "Querido Verdi (mio caro Verdi), te confesaré mi debilidad. Estoy soportando peor  esta separación que las otras. Sin ti soy un cuerpo sin alma , y tú lo sabes, diferente de otros que necesitan frecuentes separaciones  para estimular su amor. Podría año tras año sin  hastiarme ni saciarme. Por el contrario, cuando hemos estado unidos mucho tiempo , siento entonces más la separación , aunque ahora me induces a pensar que será breve" y también en este año  de 1853 le escribe mostrando su dolor por no poder tener hijos en común "No tenemos hijos, ya que Dios, quizá, desea castigarme por mis pecados privándome de cualquier alegría  legítima antes de morir, pero teniendo hijos míos, no me darás el dolor de tenerlos con otra mujer". Verdi sigue componiendo incansable y ahora para la Ópera de París.  Se trataba de una ópera basada en la obra de teatro "El duque de Alba"  del autor francés Augustine Eugène Scribe (1791-1861) basada en el acontecimiento histórico de las Vísperas Sicilianas , la rebelión de los sicilianos que en 1282 terminaron derrocando al rey Carlos de Anjou (1226-1285) . Fue estrenada  el 13 de junio de 1855 en el Teatro de la Ópera de París pero sin gran éxito y tampoco lu tuvo cuando fue estrenada en Italia,  en el Teatro Reggio de Parma el 26 de diciembre de aquel año. Poco después escribe a su gran amiga, la condesa Clara Maffei (1814-1886) que e había etirado a su refugio , la mansión de Sant´Agatta "no estoy haciendo nada - la escribe Verdi-. No leo. o escribo. Camino por el campo todo el día, tratando de recuperarme , hasta ahora sin éxito de los problemas de estómago  que me han causado "Las Visperas Sicilianas", maldita obra " Tampoco tendrá demasiado éxito su siguiente ´pera "Simon Boccanegra", de nuevo con libreto de Francesco María Piave y basada en una obra del dramaturgo español Antonio García Gutiérrez que ya le había servido de inspiración para "La traviata". Estrenada el 12 de marzo de 1857 en La Fenice de Venecia , su argumento, que tenía como escenario la Génova del siglo XVI , era una trama política alejada de los temas sentimentales que entonces más gustaban al público. Con cuarenta y cuatro ¿Verdi ya había dado lo mejor de su obra? En la cuarta y última parte veremos que todavía le quedaba mucha vida a nuestro compositor. 


Enlace con la primera parte de Giuseppe Verdi: Música y humanidad:
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/03/grandes-compositores-giuseppe-verdi.html



Enlace con la segunda  parte de Giuseppe Verdi: Música y humanidad:
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/03/grandes-compositores-giuseppe-verdi_19.html


Enlace con la cuarta  parte de Giuseppe Verdi: Música y humanidad:
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/03/grandes-compositores-giuseppe-verdi_28.html

El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos