jueves, 1 de octubre de 2015

MUJERES EN LA HISTORIA: LOLA MONTEZ, LA BELLEZA INCONFORMISTA (PRIMERA PARTE)

"Propiedad de las cosas  que hace amarlas ,infundiendo en nosotros deleite espiritual"  es el primer significado  que el Diccionario de la Lengua Española recoge para el término belleza, al que añade un segundo significado "Mujer notable por su hermosura". Sin duda nuestra protagonista de hoy reunía en ella  los dos significados, pues aquellos que la conocían no tardaban en amarla, ya fueran grandes compositores, escritores e incluso reyes, y no habría tenido una vida tan apasionante si no hubiera sido una mujer notable por su  hermosura aunque no sólo por ello. El novelista y dramaturgo inglés Charles Reade (1814-1884) reconocía ese poder intangible de la belleza  cuando escribía que "la belleza es poder; una sonrisa su espada" , opinión compartida por el poeta francés Alfred de Musset(1810-1857) cuando afirmaba que "más puede un rostro bello que un hombre armado"  y secundada por alguien tan circunspecto  como el filósofo alemán Arthur Schopenhauer (1788-1860) que consideraba que la belleza "es una carta de recomendación que nos abre los corazones". A lo largo de la historia la belleza física  ha sido una de las pocas cualidades que el hombre ha valorado en la mujer  y, salvo algunas notables excepciones, pocas mujeres lograron un hueco en las sociedades patriarcales sin el arma de la belleza. Era la llave para conquistar una libertad inalcanzable para el resto de mujeres, las abría puertas que de otra forma siempre habrían permanecido cerradas con independencia de su talento e inteligencia. En un mundo de hombres la belleza permitía esquivar el destino al que se hallaban avocadas la mayoría de mujeres, una vida anónima consagrada al cuidado de la familia y el hogar. Pero la belleza también tenía su reverso sombrío, el paso del tiempo que marchita los rostros más hermosos como reflexionaba el poeta español Luis Cernuda (1902-1963) cuando escribía que "Todo lo que es hermoso tiene su instante, y pasa" mientras que el periodista y político,también español,Severo Catalina (1832-1871) consideraba desgraciada a la mujer que "sólo a la belleza debe el triunfo alcanzado sobre un hombre".

Portada de la biografía sobre la vida de la bailarina Lola Montez publicada en 1996 por el escritor y abogado Bruce Seymour y que he consultado en la redacción de este artículo, aunque sólo he encontrado el texto en inglés , lengua que no domino,pero  he tratado de traducirlo lo mejor posible y extraer la idea que sobre Lola Montez trata de transmitir su autor que, al igual que sucedió a los hombres que la conocieron en vida, también cayó bajo su hechizo  perdonándola tosas sus faltas,  por lo que se puede deducir de su frase final en el prólogo de la obra:
" Debo admitir que a pesar de sus mentiras y de su vanidad , la echaré de menos"
Lo mismo que los hombres que la amaron y no pudieron olvidarla a pesar de que en su vida es difícil separar la realidad de la fantasía, su biografía de las mentiras con las que la rodeó
(Imagen procedente de yalepress.yale.edu

Para no perder todo lo conseguido al mismo tiempo que desaparecía la belleza era necesaria  inteligencia , capacidad de lucha y valor para abrirse paso en un mundo de hombres . Creo que la mujer que hoy es la protagonista de ésta historia, tal vez una de las mujeres más célebres en vida en aquel tiempo que hoy conocemos como la era victoriana,  reunía estas cualidades, belleza, audacia, inconformismo frente a la adversidad , inteligencia, un carácter fuerte, incluso demasiado con un desarrollado egocentrismo,  y a pesar de todo ello su vida no tendría un final feliz.Pero si midiéramos el éxito en la vida como lo hacía el escritor francés Sainte-Beuve (1804-1869) cuando afirmaba que "el éxito consiste en vencer el miedo al fracaso", ella lo conquistó, porque desafió constantemente al fracaso y a las convenciones sociales  a lo largo de su corta pero intensa existencia. Y hora es ya de que conozcamos a una mujer que en su tiempo triunfó como "Lola Montez, la bailarina española", aunque ni su nombre era ese, ni era española y su talento como bailarina era más bien modesto ,  cuya vida está casi oculta por la red de mentiras y fantasías que ella misma tejió a su alrededor construyendo una vida donde es difícil separar la realidad de esa biografía alternativa creada por su mente y que, sin duda, eran muy convenientes para  su carrera como bailarina exótica. En este camino nos acompañará el abogado y escritor Bruce Seymour que en 1996 publicaba "Lola Montez: una vida" y al comienzo de la  misma señalaba que en una ocasión nuestra heroína dijo que "había sido la protagonista de más biografías que cualquier otra mujer en el mundo pero que a pesar de ello  ninguna había estado más cerca de ser una auténtica historia de su vida de lo que podría ser la auténtica historia de un hombre en la Luna"  Y como nos dice Seymour, si eso era así es porque Lola Montez "era una incorregible mentirosa".

Mapa de Irlanda actual para que podáis encontrar algunos de los lugares que menciono en esta  primera parte de la historia de Lola Montez.  Sus padres se conocieron en el condado de Cork , en el sur de Irlanda  y ella nació en la localidad de Grange , en el condado de Sligo , en el norte de Irlanda,  aunque en algunas de sus biografías afirmaba haber nacido en Sevilla en 1823.  La isla perdió su independencia en 1849 cuando fue invadida por Oliver Cromwell(1599-1658), una invasión sangrienta donde fueron pasadas a cuchillo las guarniciones de Drogheda o Wexford aterrorizando a las demás ciudades que se fueron rindiendo a su paso . Tres años más tarde, el 3 de marzo de 1653  el Parlamento británico votó la unificación de Irlanda con Gran Bretaña  y abolieron el parlamento irlandés , incluyendo en el parlamento británico a treinta  diputados irlandeses. Hubo que esperar a 1782 para que el Parlamento irlandés recuperara, aunque brevemente , su independencia
   (Imagen procedente de www.blogitravel.com )

En 1847 había aparecido la primera  de estas biografías , supuestamente escrita por ella misma , y que vio la luz en París y redactada en francés con el título de "Lola Montes.. Aventuras de la célebre bailarina contadas por ella misma con su retrato y un fac-símil de su escritura". Seymour  duda que fuera escrita por ella, pues apenas era capaz de utilizar el francés escrito y atribuye su autoría a un "escritor fantasma" ,o lo que en castellano se denomina  "un negro", es decir, un escritor profesional al que se contrata para que escriba algo en nuestro nombre sin que luego aparezca el suyo como autor del escrito. En éste texto ,que aparecería  en las páginas de la publicación francesa "Le pays" , Lola Montez decía haber nacido en Sevilla en 1823, de padre irlandés y madre española  También decía que en el momento de su nacimiento su padre tenía unos veinte años y su madre alrededor de catorce años a la que describe como "sofisticada, superficial e irresponsable"  y que con sólo cinco meses de edad habían partido hacia India. Bueno, veamos que hay de cierto en ello. Vamos a viajar a diciembre de 1818 y a la localidad de Cork , en Irlanda. Echemos un vistazo a la situación política  en la que nacería  la futura Lola Montez    Son los últimos años del largo reinado de Jorge III del Reino Unido (1738-1920). Durante su reinado las Trece Colonias , las posesiones británicas en la costa atlántica de América del Norte,  habían declarado su independencia el 4 de julio de 1776 iniciando un largo conflicto que hoy conocemos como Guerra de Independencia de los Estados Unidos. Entre tanto Irlanda, , que  había sido conquistada entre 1649 y 1653 por las tropas inglesas dirigidas  por Oliver Cromwell(1599-1658) , se hallaba desde entonces sometida a  las decisiones del gobierno tomadas en el Parlamento inglés y no en el irlandés.

"El Parlamento de Irlanda"  obra realizada en 1780 por el pintor inglés Francis Wheatly (1747-1801).En a parte derecha inferior, puesto en pie y con una chaqueta roja vemos a Henry Grattam (1746-1820) hablando a los parlamentarios irlandeses. Él sería uno de los impulsores de la recuperación de la independencia del Parlamento irlandés. Las condiciones de vida de muchos irlandeses durante la dominación británica eran muy duras. Nos da una idea de esas condiciones  el escritor  y economista inglés Arthur Young (1741-1820) que vivió en Irlanda entre  1776 y 1778, casi cuando fue realizado el cuadro sobre estas líneas. Young  explicaba con estas palabras el abuso de poder de los grandes terratenientes sobre la población campesina a finales del siglo XVIII:
" Le es casi imposible al terrateniente irlandés inventar órdenes  que los sirvientes, peones o campesinos se atrevan a desobedecer . La falta de respeto o cualquier otra cosa que tienda hacia la insolencia puede castigar con su bastó o su látigo con la más perfecta impunidad. Terratenientes de peso me han asegurado que muchos de sus campesinos  se sentirían honrados si a sus esposas  o hijas se las llamara a la cama de sus amos , lo que supone una seña  de esclavitud que demuestra la opresión  bao la que vive esta gente"
Décadas antes  el escritor dublinés Jonathan Swift ( 1667-1745), el célebre autor de "Los viajes de Gulliver" escribía
"¿No nació la gente de Irlanda tan libre como la de Inglaterra? ¿No es su Parlamento  tan justo y tan representativo de la gente como el de Inglaterra?¿Son súbditos del mismo Rey?¿No brilla el mismo sol sobre ellos?¿Y no tienen el mismo Dios como protector?¿Soy yo un hombre libre en Inglaterra y me convierto en esclavo en seis horas cruzando el canal?"
Esta era la Irlanda del siglo XVIII y de comienzos del siglo XIX en la que nació la futura Lola Montez
(Imagen procedente de https://en.wikipedia.org )

    


Aprovechando la debilidad del gobierno británico ocupado en la Guerra de Independencia, cobra fuerza el Movimiento Patriota irlandés que aboga por la independencia del parlamento irlandés y en abril de 1782  uno de sus líderes, Henry Grattam (1746-1820), proclamaba con entusiasmo la independencia del Parlamento de Irlanda y se dirigía a los presentes exclamando "Encuentro a Irlanda arrodillada .Velo por ella con una eterna preocupación . He seguido su evolución desde sus heridas a las armas y desde las armas a la liberta. Ahora Irlanda es una nación. En esa libertad yo la aclamo" El 22 de enero de 1783 el parlamento inglés confirmaba esta independencia del parlamento irlandés  proclamando que "El derecho reclamado por el pueblo de Irlanda de ser obligado sólo por leyes emitidas por su Majestad y el Parlamento de ese reino en cualquier caso, se declara establecido para siempre, y nunca será cuestionado ni cuestionable" Pero nunca es mucho tiempo y una vez terminada la guerra de Independencia , con la derrota de Inglaterra y  el nacimiento de una nueva nación, los Estados Unidos, el gobierno británico maniobró para revertir la situación y después de presionar a los parlamentarios irlandeses y de comprar muchos votos,   el 15 de enero de 1800 los parlamentarios irlandeses votaban a favor del Proyecto de ley de Unión entre Irlanda y el Reino Unido. El 1 de agosto de 1800 el rey Jorge III firmaba  la Ley de Unión entre Gran Bretaña e Irlanda  que entraría en vigor a partir del 1 de enero de 1801. Fue a esta Irlanda que se había incorporado al Reino Unido en 1801 a la que llegó en diciembre de 1818 un joven oficial del ejército británico  llamado Edward Gilbert (hacia 1797-1823) integrado en el 25º regimiento de infantería destinado al condado de Cork. Según contaría después Lola Montez, su padre  era  "un hombre guapo, de aspecto juvenil , con largas y rubias patillas , un fino bigote y una alegre y cautivadora personalidad." Fuera su carácter, su físico  o los llamativos uniformes rojos de los soldados británicos, sirvió para seducir a la joven  y bella Elizabeth Oliver (hacia 1805-1875), que trabajaba como ayudante de una sombrerera a pesar de pertenecer a una familia bien situada ,que apenas tenía trece años , y que destacaba por sus "ojos oscuros y pelo negro azabache".

Fotografía del nuevo Catle Oliver construido en 1845 sobre  el anterior Castle Oliver en el que nació Elizabeth Oliver, la madre de nuestra protagonista . Pero Lola Montez no se criaría en una gran mansión irlandesa sino que disfrutaría de una infancia mucho más exótica y libre en India .Bruce Seymour recoge  unas palabras de Lola Montez que decía:
"Nuestros primeros sentimientos siempre permanecen en nuestros últimos recuerdos"
Y en los recuerdos de  Lola Montez (o Elizabeth Rosanna Gilbert) aquellas primeras sensaciones la trasladaba a sus días felices en India donde vivió hasta los cinco años de edad
  (Imagen procedente de en.wikipedia.org )

La joven Elizabeth era hija de Charles Silver Oliver (hacia 1763-1817), que durante unos años fue miembro del Parlamento y residían en el bello Castle Oliver, una mansión situada en el condado  irlandés de Limerick. Los jóvenes se enamoraron. Fue un flechazo , y el 29 de abril de 1820, Edward Gilbert y Elizabeth Oliver,  de veintitrés y quince años de edad respectivamente, se casaban en Christ Church (Iglesia de Cristo) en Cork A partir de ese momento el joven matrimonio llevó una vida itinerante , siguiendo Elizabeth los pasos de Edward que cambiaba de destino con frecuencia. A pesar de una vida tan ajetreada tuvieron tiempo para actividades más placenteras que dieron como resultado el nacimiento en la localidad de Grange, en el condado irlandés  de Sligo, el 17 de febrero de 1821 de una niña a la que bautizaron con el nombre de Elizabeth Rosanna Gilbert (1821-1861). Tal vez Edward buscaba un destino mejor pagado ahora que ya tenía una familia que mantener, tal vez estaba animado por el mismo espíritu de aventura que luego sería un rasgo principal del carácter de su hija, pero lo cierto es que abandonó la tranquilidad de sus destinos en Irlanda por un traslado a India . En aquel momento  India se hallaba administrada casi en su totalidad por la Compañía Británica de las India Orientales ,  creada en 1600 por un grupo de hombres de negocios que obtuvo el 31 de diciembre de 1600  por parte de la reina Isabel I de Inglaterra (1533-1601) el monopolio del comercio con las Indias Orientales, aunque en aquel momento tenía que disputar el control del comercio en la zona con holandeses y portugueses. Poco a poco fue ganando en poder y riqueza y ya en 1670 el rey Carlos II de Inglaterra (1630-1685) concedió a la Compañía el derecho a formar ejércitos, declarar guerras , establecer alianzas y gobernar los territorios impartiendo justicia y administrándolos, convirtiéndose casi en un estado dentro del estado. Unos años antes de la llegada a India de Edward.y su esposa  la Compañía había derrotado  al Imperio de Maratha, que ocupaba buena parte del centro de India, en la conocida como Tercera Guerra anglo-marathi que se libró entre 1817 y 1818. Tras esta victoria la Compañía era la dueña de casi todo el subcontinente indio. 

Mapa con la situación de India en 1805 antes de que se librara la tercera  guerra anglo-marathi. En color violeta podéis ver el territorio que dominaba directamente el Imperio Marathi fundado en 1674 y que , como veis , ocupaba gran parte del centro de India. En color naranja están las tierras conquistadas  entre 1797 y 1805  y en color amarillo los estados aliados o vasallos . En color marrón se hallan los territorios controlados por la Compañía Británica de las Indias Orientales. Cinco años antes de la llegada de la familia de Lola Montez a India, lo que ocurriría en 1823,  en 1818 el Imperio Marathi era aniquilado durante la tercera guerra anglo-marathi  por las tropas británicas y desaparecía de la historia, dejando el control de la práctica totalidad del subcontinente indio en manos de la Compañía Británica de las Indias Orientales
(Imagen procedente de www.quazoo.com )


Después de dirigirse a Inglaterra allí embarcaron en marzo de 1823 rumbo a India , donde llegaron unos cuatro meses más tarde a Calcuta . Pero no llevarían más de tres meses en India cuando el 22 de septiembre de 1823 Edward Gilbert fallece a los veintiséis años en la localidad de Dinapur(hoy Danapur), en el estado de Bihar al norte de India, fronterizo con Nepal. La causa de la muerte parece ser que fue  el cólera . No había transcurrido un año de la muerte de Edward cuando Elizabeth Oliver contraía de nuevo matrimonio en Dacca  el 16 de agosto de 1824 con un oficial amigo de su difunto esposo,el escocés Patrick Craigie (1797-fecha desconocida) . Aunque por sus tareas como militar Craigie pasaba mucho tiempo fuera de su hogar,  Lola Montez le recordaría siempre con cariño y eso que él siempre se refería a su hijastra como "la hija de la señora Craigie". Más amargos eran los recuerdos que tenía de su madre , que según ella no se ocupaba apenas de su hija  "Mientras su madre se ocupaba en vestidos y entretenimientos -escribe Bruce Seymour - su hija , bajo el asfixiante cuidado de las ayas, apenas había aprendido a caminar , a hablar y a comer por sí misma". En 1826, cuanto tiene cinco años de edad, Craigie comenzó a temer que la pequeña, abandonada en su educación, "no llegar a ser otra cosa que animal medio salvaje" y así decidió que ya era hora de que regresara a Inglaterra para recibir una educación adecuada, algo que era frecuente entre las familias británicas establecidas en India. Preparó todo para que la pequeña  embarcara en un barco llamado Malcolm rumbo a Inglaterra el 26 de diciembre de 1826. Terminaban para ella los años felices de libertad en India y recordaría después que "Dejaba mi primera patria, llena de recuerdos poéticos de los mágicos y embriagadores espectáculos de danza , y dejaba atrás a aquellos con los que había pasado mi infancia".


Fotografía de Bath , en el condado de Somerset y a unos 150 kilómetros de distancia de Londres. Fundada por los romanos en el 43 d. C con el nombre de Aquae Sulis, se convirtió para ellos en una ciudad balneario gracias a sus aguas termales.  Desde los once años hasta los dieciséis  la pequeña Elizabeth Rossanna Gilbert , vivió y estudió en Bath. Nunca volvería a estar tanto tiempo seguido viviendo en un mismo lugar. Durante su permanencia aquí siguió dando muestras de ese carácter rebelde e inconformista que la acompañó toda su vida, para lo bueno y para lo malo , aunque de no haber tenido ese carácter  hoy no la conoceríamos
(Imagen procedente de gottakeepmovin.com )


La pequeña Elizabeth  Rossanna Gilbert  iba a vivir con la familia de su padrastro en la localidad escocesa de Montrose. El 19 de mayo de 1827 el Malcolm llegaba a puerto y los familiares de su padrastro acudieron a recogerla para llevarla con ellos a Montrose. Acostumbrada al calor y la luminosidad de India, la fría, húmeda y gris Escocia debió parecerle a la pequeña Elizabeth tan extraña como si estuviera en otro planeta. Su presencia no pasó desapercibida en aquella pequeña ciudad de diez mil habitantes  "Elizabeth sería más tarde recordada en Montrose - escribe Bruce Seymour - por su incontrolable afición a la diversión y las travesuras" y cuenta como "en una ocasión se divirtió durante el servicio religioso del domingo en la iglesia de High Street, pegando en silencio flores en las pelucas  de los viejos caballeros sentados delante de ella en la iglesia" Ya con diez años, en 1831, cambiaba de residencia para  viaja al condado de Durham, en el noreste de Inglaterra, donde la hermana mayor de su padrastro, Catherine Rae , y su esposo, habían abierto una escuela en la localidad de Monkwearmouth. Pero apenas pasaría un año allí porque un año después viaja de nuevo para vivir en el hogar de sir Jasper Nicolls (1778-1849), un veterano oficial de India que años después llegaría a ser comandante en jefe de India. Fue internada en un colegio, la Aldridge Academy,  en la localidad de Bath donde permaneció los siguientes cinco años. Ella decía que en esos años había viajado en muchas ocasiones con los Nicolls a Londres y París, pero Seymour señala que más bien eran fantasías de la joven y que "probablemente estuvo más o menos abandonada en el colegio, como tantos otras niñas de su edad, hasta que alcanzara la edad de poder casarse". Pero también añade que a pesar de ello "parece que fueron años felices para ella. Ella se recordaba a sí misma como la que lideraba las protestas de los estudiantes contra la autoridad de los adultos y no se cansaba nunca de organizar bromas y burlas a los profesores"

Recibió una educación esmerada, por encima de lo normal en una niña de su tiempo. Nicolls escribiría que su padrastro invertía más de mil libras anuales en su educación , una suma más que considerable en aquel tiempo que ,según Seymour, superaba los ingresos anuales de un capitán del ejército. Elizabeth nunca volvería a estar tantos años viviendo en un mismo lugar, años en los que se fue convirtiendo en una bella joven que alimentaba fantasías románticas sobre la vida más allá de Bath y también sobre los hombres. Mientras, Jasper Nicolls se desesperaba en ocasiones ante la indiferencia de la madre de Elizabeth por la educación y los progresos de su hija y a menudo la escribía cartas  que no recibían respuesta. Pero a medida que Elizabeth se acerca a los dieciséis años, su madre se da cuenta que  llegaba la hora de prepararla para el matrimonio y que para ello tendría que sacarla de la escuela y enseñarla cosas que sólo una madre estaba capacitada para enseñar a su hija. Así que el 2 de noviembre de 1836 Elizabeth Oliver embarcaba en Calcuta rumbo a Inglaterra para encontrarse con aquella hija a la que hacía diez años que no veía. El reencuentro se produciría en mayo de 1837 . En el viaje desde India a Inglaterra , su madre había tenido la compañía de un joven teniente de treinta años de edad llamado Thomas James, que poco después fue a visitarlas a Bath causando una honda impresión en la joven, poco acostumbrada a tener contacto directo con un hombre. Su madre la anunció que tenía que viajar con ella a India para casarse con un hombre sexagenario. Bruce Seymour cree que podría tratarse de general  sir James Rutherford Lumley(1773-1846),  que para entonces contaba ya con sesenta y cuatro años de edad . lE hombre era viudo y tenía otros dos hijos en India, y como dice Seymour, es más probable que fuera con ellos con quien su madre quería casarla, pero la versión de  la futura Lola Montez es que el matrimonio previsto era con este hombre, ya anciano , un matrimonio que para la inquieta, soñadora y rebelde Elizabeth no podía ser muy atractivo. 

Retrato de una muy joven  Lola Montez . antes de los dieciséis años realizado antes de 1837 por el litógrafo y miniaturista alemán Josef  Heigel (1780-1837) Todavía aquí no podemos apreciar la belleza que cautivaría después a escritores, compositores  e incluso reyes. Su bello pelo moreno, su piel de tonalidad  más oscura de lo habitual  y sus grandes y hermosos ojos azules constituían un conjunto exótico  muy diferente a a belleza clásica británica y que le vendría muy bien para el nacimiento en 1843 de una bailarina española llamada Lola Montez
(Imagen procedente de https://en.wikipedia.org )

Mientras, parece que nuestro joven, atractivo y galante teniente, al que Elizabeth describiría como "de mediana altura , ojos azules, pelo castaño, brillantes dientes blancos (en una época en que ésto era más bien una rareza) y mirada inquisitiva" , prefirió seducir a la hija en lugar de a la madre, lo que tampoco le tuvo que costar demasiado, ya que ella eran una joven soñadora de dieciséis años y él un apuesto oficial de treinta años, poco podía hacer la joven para evitar enamorarse de él. Y así un día él acudió con un carruaje en el que se escondió Elizabeth   y se fugaron . Ella diría después que él la había convencido de que "la amaría como si fuera su padre". Al día siguiente de su fuga Elizabeth escribiría que  Thomas "ya no era más su papa" . El 23 de julio de 1837  el teniente Thomas James y Elizabeth  Roanna Gilbert contraían matrimonio en Meath. Poco después el que había sido su tutor en aquellos años, sir Jasper Nicolls, escribía en su  diario "No soy un mal profeta para imaginar lo que los jóvenes harán con su vida. Siempre predije que la vanidad y las mentiras de Elizabeth la conducirían a la deshonra. Empezó mal dejando la escuela en junio, y continuó peor casándose con un oficial  sin un penique" y temía que  todo el .dinero gastado en su educación se hubiera perdido. Mientras, Thomas la llevó a la casa de su familia ,Ballycrystal, en Irlanda y la joven Elizabeth no tardó en darse cuenta que había cambiado el aburrimiento de su internado en Bath por el aburrimiento de aquella mansión en Irlanda. Más tarde recordaría como la exasperaba la rutina cotidiana "Esas interminables tazas de té, bebidas con metódica meticulosidad siempre en la misma cantidad , en las mismas habitaciones" Mientras, el 25 de noviembre de 1837 su madre , decepcionada por el comportamiento de su hija,  regresa a Calcuta .Diez meses después, serán Elizabeth y su esposo los que embarquen el 18 de septiembre de 1838 en Liverpool rumbo a Calcuta, ciudad a la que llegan en enero de 1839.

Thomas James es destinado a la ciudad de Karnal, en el estado indio de Haryana, en el norte de India. un lugar de calor sofocante  y además Elizabeth se aburre en el círculo cerrado que forman las esposas de los oficiales británicos. Las cosas no van bien en el matrimonio y para 1840 ya escribe que "los días llegan a ser siglos cuando estás atrapada en un matrimonio infeliz"  Ese mismo año Elizabeth abandona a su esposo y viaja a Calcuta para reunirse con su madre y su padrastro , pero su madre no la acogió con cariño, más bien la contrario, la miraba con decepción e incluso resentimiento "primero había destruido su oportunidad de un matrimonio ventajoso fugándose con Thomas James - escribe Bruce Seymour-  y ahora estaba abandonando a la pareja por la que había sacrificado su futuro. La madre de Elizabeth no quería un escándalo en su casa y la dio a elegir, o volver con su esposo o regresar a Gran Bretaña. Eligió regresar" Cuenta Seymour que Thomas James viajó a Calcuta y se preocupó porque el viaje de Elizabeth fuera lo más confortable posible y parece que llegó a sentir un profundo afecto por ella. Pero la vida de la joven en Inglaterra no iba a ser fácil "su nombre -sigue contándonos Seymour- tenia su nombre manchado por el escándalo . Una relación honesta con otro hombre estaba fuera de cuestión mientras su esposo siguiera vivo. Ella podría vivir  con la familia de su padrastro y apañarse con los ingresos que Thomas había estipulado para ella". Zarpa rumbo a Inglaterra el 3 de octubre de 1840 a bordo del Larkins y durante el viaje inicia su relación con un caballero llamado Lennox. Cuando la relación llega a oídos de Thomas éste solicita el divorcio alegando el adulterio de su esposa . Según Seymour ella estaba convencida que al divorciarse de Thomas se convertiría en la señora Lennox pero no volvió a saber de éste y tuvo que abandonar Londres , para establecerse en Edimburgo. El 15 de diciembre de 1842 el divorcio se hacía oficial. Estaba sola y  su nombre desacreditado. Tenía que buscar una forma para sobrevivir y salir adelante . Una bailarina española llamada Lola Montez estaba a punto de nacer y llegaría mucho más lejos de lo que ninguno de sus conocidos podía imaginar. Pero eso lo veremos en la segunda parte de su historia. 

Enlace con la segunda parte de Lola Montez, la belleza inconformista
http://chrismielost.blogspot.com.es/2015/10/mujeres-en-la-historia-lola-montez-la_3.html


 El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos