martes, 20 de octubre de 2015

MIGUEL SERVET: DE HOGUERAS, HONESTIDAD Y LIBERTAD DE CONCIENCIA (TERCERA PARTE)


Detuve el relato de la vida de nuestro protagonista, el médico, humanista y teólogo español Miguel Servet (1511-1553) después de abandonar la Universidad de París tras su última confrontación con las autoridades universitarias, para establecerse primero en Lyon, después en Avignon y finalmente en Charlieu donde parece que se detuvo un tiempo ejerciendo como médico rural.Vimos que durante su estancia en esta localidad a orillas del Ródano se bautizó de nuevo , según sus propias palabras cuando frisaba los treinta años, es decir que tuvo que ser hacia 1541. Ya os conté que Servet estaba de acuerdo en este punto con los anabaptistas, que rechazaban el bautismo de los niños ya que consideraban que están libres de culpa y tampoco son conscientes del significado de éste sacramento, por lo que defendían que el bautismo tuviera lugar sólo cuando se alcanza la edad adulta y se es consciente de lo que significa  recibir el bautismo. Servet había elegido ese momento de su vida porque también fue  a los treinta años cuando Jesucristo recibía el bautismo de la mano de Juan Bautista. También nos contaba  el escritor y periodista español Fernando Martínez Laínez(1941) en su obra  "Roncos tambores"  que estuvo cerca de contraer matrimonio en Charlieu aunque finalmente no lo llevó a cabo. Después regresó a Lyon y allí se encontró con uno de sus antiguos discípulos de cuando impartía clases en Paris, Pedro Paulmier,  convertido en  arzobispo de Vienne del Delfinado, que le ofrece establecerse en Vienne en su pequeña corte arzobispal donde podría ejercer como médico personal del arzobispo y disponer del tiempo necesario para seguir con sus reflexiones teológicas. Servet aceptó el ofrecimiento y se instaló en Vienne hacia 1542 y allí viviría hasta el fatídico año de 1553, años tranquilos y felices en el que nuestro protagonista siguió trabajando , siempre con su auténtica identidad oculta, empleando ese otro nombre que había creado para escapar a los ojos de la Inquisición, Michel de Villeneuve.Pero dejemos por el momento a Servet disfrutando de estos años de tranquilidad en Vienne , para ver lo que estaba sucediendo en Europa. 


Retrato de Miguel Servet realizado por el pintor aragonés Guillermo Pérez Baylo (1911-2000). Como os comentaba en la segunda parte, no nos ha llegado ningún retrato  contemporáneo de Miguel Servet . El historiador español Marcelino Menéndez Pelayo (1856-1912) sobre cuya obra "Historia de los heterodoxos españoles"basaré buena parte de este relato,  comienza su semblanza biográfica de Servet describiendo su dimensión histórica  y el atractivo que sigue conservando su figura incluso siglos después de su trágica muerte.
"Entre todos los heresiarcas españoles ninguno vence a Miguel Servet en audacia y originalidad de ideas, en lo ordenado y consecuente, en el vigor lógico y en la trascendencia ulterior de sus errores. Como carácter, ninguno  atrae tanto la curiosidad , ya que no la simpatía, ninguno es tan rico , variado y esplendido como el del unitario aragonés . Teólogo reformista , filósofo, panteísta, médico, descubridor de la circulación   de la sangre , geógrafo, astrólogo perseguido por la Universidad de París, hebraizante y helenista, estudiante vagabundo, controversista incansable , a la vez que soñador místico. La historia de su vida y opiniones excede a la más complicada novela"
Así fue la vida de Miguel Servet, una vida de novela de aventuras con un final dramático, con la diferencia de que no fue ficción sino realidad
(Imagen procedente de www.miguelservet.org ) 

Vimos como el territorio del Sacro Imperio Románico Germánico gobernado por el emperador Carlos V (1500-1558) se hallaba escindido en dos bloques , los príncipes alemanes partidarios de los principios de la Reforma impulsada por Martin Lutero (1483-1546) que habían constituido en 1531 la Liga de Esmalcalda, y los fieles a la doctrina de la Iglesia Católica con el emperador Carlos V a la cabeza , que crearon la Liga Católica en 1538. En todos estos años no había habido una guerra declarada entre estos dos grandes bloques, aunque todos los intentos de lograr una conciliación habían ido fracasando. Seguía en vigor la Paz de Nüremberg firmada en 1532 que tenía como principal premisa evitar un conflicto interno en el territorio del Sacro Imperio . Los años pasan sin lograr una solución y la tensión va creciendo pero a partir de 1536 el emperador tiene que dedicar su atención a otro conflicto , el enfrentamiento que mantendrá contra el rey francés Francisco I (1494-1547) en la llamada Guerra de Italia de 1536 a 1538 y que luego se recrudecerá de nuevo entre 1542 y 1544 , en esta ocasión con el sultán  Solimán I el Magnífico(1494-1566) como aliado del monarca francés. Por fin el 18 de septiembre  de 1544 el emperador Carlos V firma con Francisco I la Paz de Crêpy que significa la conclusión de éste conflicto .El emperador ahora  podía dedicar de nuevo su atención a la situación en el Sacro Imperio. El papa Paulo III (1468-1549), que había creado en 1542 el Santo Oficio, la Inquisición romana, para perseguir a los culpables de herejía y aprovechando que ahora Francia y  el emperador Carlos V habían firmado la paz convocó un concilio en la ciudad de Trento , en el norte de Italia, ante la oposición de los príncipes  protestantes que rechazaban un Concilio  presidido por el papa de Roma. Pero la organización del Concilio siguió adelante y el Concilio de Trento era inaugurado el 13 de diciembre de 1545. Los objetivos del Concilio eran principalmente tres: finalizar las luchas religiosas en Europa, reformar la Iglesia  y combatir el avance musulmán


"Carlos V en Mühlberg" obra del pintor italiano Tiziano Vecellio (hacia 1490-1576) que fue el pintor favorito del emperador Carlos V durante más de un cuarto de siglo , hasta  la muerte del emperador. Este cuando fue pintado un año después de la victoria del emperador sobre los príncipes protestantes en la batalla de Mühlberg de la que os acabo de hablar un poco más arriba justo mientras se estaba desarrollando la Dieta de Augsburgo de 1548. El retrato es un símbolo de la hegemonía de la dinastía de los Habsburgo en Europa. , pues nadie podía rivalizar en poder en aquel momento con Carlos. Pero a pesar de la victoria en Mülhberg que parecía anunciar  la derrota definitiva de los príncipes protestantes, estos se aliaron con el rey de Francia Enrique II, al tiempo que el hasta entonces aliado del emperador, Mauricio de Sajonia , se volvía contra él y mientras el Imperio Otomano se hacía con la plaza de Trípoli.  Hubo que esperar  hasta el año 1555 con la firma de la Paz de Augsburgo para poner punto final al conflicto dentro de las fronteras del Sacro Imperio, aunque en el resto de Europa los enfrentamientos por causas religiosas seguirían a lo largo del siglo XVI, particularmente en Francia
(Imagen procedente de temasycomentariosartepaeg.blogspot.com)


Durante el transcurso del mismo el emperador Carlos V trató de reconciliar una vez más las posturas de católicos y protestantes  pero los católicos rechazan todo acercamiento a los postulados protestantes y los protestante se niegan a acudir a Trento. Temerosos ante el poder acumulado por Carlos V, aliado con el papa y con el apoyo de uno de los príncipes  protestantes, Mauricio de Sajonia (1521-1553), que ya había luchado con el emperador en la guerra contra Francia, los príncipes protestantes deciden adelantarse y antes de que Carlos los ataque lanzar un ataque preventivo que demuestre su fuerza. Al principio de la que sería conocida como Guerra de Esmalcalda que se desarrollaría entre 1546 y 1547, los protestantes disponían de superioridad numérica, tenían unos 50.000 hombres frente a unos 20.000 bajo las órdenes de Carlos V, pero las tropas del emperador eran muy efectivas, formadas por veteranos de las continuas guerras que el emperador había tenido que sostener en todo ese tiempo. El enfrentamiento definitivo de la guerra tendría lugar el 24 de abril de 1547 cuando las tropas del emperador y las de la Liga de Esmalcalda se enfrentaron a orillas del río Elba , cerca de la localidad de Mülhberg, en territorio del actual estado alemán de Brandenburgo. Las tropas del emperador lanzaron un ataque nocturno que  sorprendió a los protestantes cuyo ejercito fue aniquilado y sus principales líderes capturados. La Liga de Esmalcalda quedó disuelta y el emperador pareció retomar definitivamente el control del Sacro Imperio.¿Era el final del conflicto entre católicos y protestantes en el Sacro Imperio?Pronto averiguaría Carlos V que sólo había ganado algo de tiempo, porque los príncipes protestantes se aliarían con el nuevo rey de Francia, Enrique II (1519-1559), hijo de Francisco I que había muerto en 1547. Con el rey francés establecerían el 15 de enero de 1552 el Tratado de Chambord con el objetivo de crear un frente común frente a Carlos V. Por  cierto, al frente de los príncipes protestantes se encontraba ahora Mauricio de Sajonia, antiguo aliado del emperador pero que había vuelto a cambiar de bando.


Mapa de Europa hacia 1550 donde vemos delimitado con una línea de trazo marrón gruesa el territorio del Sacro Imperio Románico Germánico  gobernado por Carlos V que  al mismo tiempo gobernaba sobre  España  y los territorios que habían pertenecido antes a la Corona de Aragón  de Nápoles, Sicilia y Cerdeña  y a lo que habría que sumar las conquistas que los españoles estaban realizando en América, pues durante el reinado de Carlos habían sido sometidos tanto el Imperio Azteca como el Imperio Inca. Si observáis  el territorio de Sajonia veréis señalado el lugar donde se libró la batalla de Mühlberg  en 1547, Pero ocho años después los reveses militares forzaron al emperador a firmar la Paz de Augsburgo el 25 de septiembre de 1555  en virtud de la cual el emperador concedía a los príncipes alemanes el derecho a escoger  libremente entre la confesión católica y la protestante como religión oficial de sus respectivos territorios. . Los habitantes de cada principado debían profesar obligatoriamente la religión que hubiera escogido su príncipe si bien se les concedía la posibilidad  de emigrar a otro territorio. Así se puso punto final al conflicto religioso dentro del Sacro Imperio surgido por la Reforma de Martin Lutero, al menos hasta el sigo XVII cuando la Guerra de los Treinta Años  entre 1618 y 1648 revivió  el enfrentamiento entre católicos y protestantes , pero en este caso a nivel europeo
(Imagen procedente de  colomabea.wordpress.com )

En ésta década de 1540 muchos de los protagonistas de los acontecimientos de ésta primera mitad del siglo XVI  mueren. Ya hemos visto que Francisco I fallece en 1547 y en ese mismo año fallece el rey Enrique VIII de Inglaterra (1491-1547), el creador de la Iglesia Anglicana , fundada  después de que el papa Clemente VII (1478-1534) le negara su divorcio de su primera esposa, Catalina de Aragón (1485-1536), hija de los Reyes Católicos y tía del emperador Carlos V, para casarse con su amante , Ana Bolena (hacia 1501-1536). Martín Lutero , el hombre que había iniciado la Reforma, fallece el 18 de febrero de 1546. Y en este punto tengo que presentaros a un hombre al que ya mencioné cuando Servet y él se encontraron en París y acordaron tener un debate ,el teólogo francés  Juan Calvino (1509-1565), hijo de un abogado de Noyon, una ciudad situada a unos cien kilómetros de París. Con apenas catorce años su padre le había enviado a París y allí comenzó a estudiar Derecho y Humanidades, estudios que luego completó en la Universidad de Orleans donde obtendría el doctorado en leyes en 1532. Debió ser por esa época cuando Calvino comenzó a adoptar los principios de la Reforma protestante . En 1536 publicaba en latín "Instituto Christianae Religionis" , "La institución de la religión cristiana", que publicaría en francés en 1541 , obra en la que Calvino  exponía su propia visión de la Reforma protestante . Aunque es difícil resumirla en unas pocas líneas ,una de las claves de la teología de Calvino es el concepto de la predestinación.Según Calvino , desde el mismo comienzo de la Creación Dios ya sabría el destino de cada una de las criaturas que habría de existir en el futuro y , por lo tanto, cada persona al nacer ya estaba destinada a salvarse o condenarse. Eso significa negar el libre albedrío , de la libertad del hombre sobre su propio destino, una libertad que el hombre perdió, según Calvino, como consecuencia del pecado original. . La pregunta que os surgirá es  ¿qué sentido tiene entonces la religión si con independencia de lo que haga el hombre ya tiene su destino marcado desde el momento de su nacimiento? Calvino responde que aquel que en vida obra bien ya está mostrando que es uno de los elegidos por Dios para salvarse.


Retrato de autor desconocido de Juan Calvino que se conserva en la actualidad en la Biblioteca de Ginebra, líder de un nuevo camino dentro de la Reforma que será conocido  en su nombre como calvinismo y que tenía como característica fundamental  el concepto de la predestinación como acabamos de ver en el texto del artículo. El ser humano tendría ya determinado su destino , la salvación o la condena de Dios, en el momento de su nacimiento, una doctrina que sería duramente atacada por Miguel Servet. Calvino nunca perdonaría a Servet las críticas que este hizo a la obra   de Calvino en la que se basaba toda su teología "Institutio Christianae Religionis" y cuando más tarde Servet le pasó un borrador de la obra en la que estaba trabajando "Christianisimi Restitutio" se sintió tan escandalizado por su contenido que escribiría a Guillaume Farel, el hombre que le había llevado a Ginebra para predicar la Reforma:
"Dice que va a venir
(haciendo referencia a Servet) si le recibo, pero  no me atrevo a comprometer mi palabra porque si viene juro que no ha de salir vivo de mis manos , o poco ha de valer mi autoridad "  Calvino , que al mismo tiempo se lamentaba por la persecución que sufrían los calvinistas a manos de los católicos, no dudaba en actuar con la misma intransigencia que criticaba e incluso superándola . Servet sería el mejor ejemplo de esa intolerancia acompañada por la crueldad donde no había demasiado espacio para la misericordia , algo que  por otro lado, era común en ésta época de tensiones religiosa. Una vez que vio la oportunidad de acabar con Servet no descansaría hasta verlo en la hoguera
  (Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )

 Como aunque nacemos predestinados  ignoramos cual es nuestro destino, los seguidores de Calvino se esforzarán en tener un comportamiento moral puro para demostrar que ellos estaban entre los elegidos para salvarse. Un planteamiento un tanto retorcido pero efectivo en la implantación de una moral estricta y también del desarrollo económico, pues consideraba el enriquecimiento de una persona como uno de los signos que indicaban que estabas predestinado para salvarte. Desde mi punto de vista, se trata de una visión de la existencia  mi  cruel y desesperanzadora,  porque priva al ser humano de cualquier tipo de libertad ya que da igual lo que haga, su destino está escrito . Niega los sacramentos excepto el bautismo y l rechaza la autoridad del Papa  y de  la jerarquía eclesiástica.. Ese mismo año de 1536 en que publicaba su obra  "Instituto Christianae Religionis"   era persuadido  por el predicador francés partidario de la Reforma, Guillaume Farel (1489-1565), para que le ayudara a difundir el espíritu de la Reforma desde la ciudad suiza de Ginebra, donde vivía Farel y donde en 1535 había logrado convencer a las autoridades municipales para que adoptaran el protestantismo. Calvino aceptó y se estableció en Ginebra . Sin embargo, las estrictas leyes morales y de comportamiento que establecieron  hizo que ambos tuvieran que abandonar la ciudad en 1538, aunque regresaron en 1541 y Calvino ya no volvería marcharse de allí hasta su muerte, convertido en el líder de su propia Reforma, el Calvinismo. Y ahora regresamos al lado de Miguel Servet al que habíamos dejado en Vienne. Servet comienza a mantener a partir de 1546 correspondencia con Calvino  como nos cuenta el historiador español  Marcelino Menéndez Pelayo(1856-1912) en su obra "Historia de los heterodoxos españoles" a la que voy a recurrir  con frecuencia a partir de ahora "Ni  un punto olvidaba Servet su aplazada discusión con Calvino (se refiere al debate en París que nunca llegó a celebrarse, como ya hemos visto)  Y ya que no podía entenderse con el de palabra determino escribirle , sin pensar que aquellas cartas iban a ser el instrumento de su perdición" Una correspondencia que no era muy bien recibida por Calvino "Calvino -sigue Menéndez Pelayo - usó en la correspondencia su pseudónimo de Carlos Despeville, y entró con disgusto en la polémica, mirando al español como un satanás que venía a distraerle de más provechosos estudios , y a quien no tenía esperanza alguna de convencer" 


Fotografía de un ejemplar de la obra de Calvino "Institutio Christianae Religionis" perteneciente a le primea edición publicada en 1536 y conservada en el Museo de Juan Calvino en su localidad natal, Noyon y que Servet enviaría a su autor llena de anotaciones y observaciones que despertaron la ira de Calvino  que escribiría después sobre Servet "No dejo página que no manchara con su vómito"  . Marcelino Menéndez Pelayo  nos ha dejado esta semblanza de Calvino (también quiero subrayar que Menéndez Pelayo era un escritor de la segunda mitad del siglo XIX profundamente católico y que no sentía simpatía alguna por los protestantes, pero creo que el retrato de Calvino se corresponde con el comportamiento que tuvo luego con Servet)  
"Era éste Juan Calvino la antítesis perfecta de Miguel Servet. Corazón duro, envidioso y mezquino, entendimiento estrecho, pero claro y preciso, organizador rigorista, inflexible y sin entrañas, nacido para la tiranía al modo espartano; escritor correcto , pero seco, sin elocuencia y sin jugo; alma de hielo, esclava de una mala y tortuosa dialéctica; sin un sentimiento generosos; sin una chispa de entusiasmo artístico;alma cerrada a todas las fruiciones de lo bello"  Pero para dar un retrato completo de la época hay que señalar que había no uno , sino muchos Calvino entre católicos y protestantes , intolerantes e intransigentes con aquellos que no compartían sus ideas   
(Imagen procedente de http://www.artaujourdhui.info)

Calvino respondía a Servet con la suficiencia y autoridad que aplicaría un maestro con uno de sus alumnos, lo que hirió el orgullo de nuestro Servet, que ya sabemos que no carecía precisamente de él, y eso hizo que las cartas del humanista aragonés fueran cada vez más críticas con el pensamiento de Calvino lo que a éste último también lo iba enfureciendo. En una de las treinta cartas que escribiría al padre del calvinismo entre 1546 y 1547 Menéndez Pelayo recoge  esta aguda crítica de Servet al calvinismo, en particular al concepto de la predestinación que robaba al ser humano toda esperanza de salvarse por sus actos y le privaba de la libertad ya que todo estaba escrito desde antes de su nacimiento "Tenéis un Evangelio sin verdadera fe, sin buenas obras -escribe Servet a Calvino -, las cuales son para vosotros vanas pinturas. Vuestra decantada fe en Cristo es humo, sin valor ni eficacia, habéis hecho del hombre un tronco inerte , y habéis anulado a Dios. Hacéis caer a los hombres en la desesperación , y les cerráis la puerta del reino de los cielos. La justificación que predicáis es una fascinación , una locura satánica. No sabéis lo que es la fe ni las buenas obras , ni la regeneración. Hablas de actos libres  como si en tu sistema pudiera haber alguno,  como si fuera posible elegir libremente cuando Dios lo hace todo  en nosotros." Y aquí reivindica Servet el libre albedrío del ser humano, la capacidad de decidir su camino en la vida  "Ciertamente que obra en nosotros Dios, pero de manera que no coarta nuestra libertad. Obra en nosotros, para que podamos pensar , querer, escoger , determinar y ejecutar  " Si os imagináis el rostro enrojecido por la ira  de Calvino no estaréis muy alejados de los sentimientos que albergaba el reformista francés hacia Servet mientras leía aquellas líneas. Pero lo peor estaba por venir . Primero envía a Calvino un ejemplar del  "Instituto Christianae Religionis", la obra escrita por Calvino en 1536, llena de comentarios  y observaciones que ponen en cuestión los argumentos de Calvino que a su vez escribe refiriéndose a Servet "No hubo página que no manchara con su vómito"


Portada de  la obra magna de Miguel Servet, "Christianisimi Restitutio" que vio la luz en 1553 (esta en concreto se conserva en la Biblioteca Nacional de París)  y que era  un compendio de su pensamiento  teológico en el que recopiló buena parte de los escritos que ya había publicado en otras ocasiones al que añadió las treinta cartas que escribió a Calvino entre 1546 y 1547 y un  escrito dirigido al reformista Philipp Melanchthon (1497-1560), autor de las Confesiónes de Augsburgo donde recogía las 28 tesis  que en 1530 había sido la primera exposición oficial de los principios del luteranismo  . Debido al contenido del libro, Servet lo publicó , como podéis ver en la portada, de forma anónima, pero por orgullo  o vanidad  puso sus iniciales al final del libro "MSV"
Aquí tenéis el título completo del libro en latín que  ya enunciaba su contenido y que se puede traducir como
"Restitución del Cristianismo, o sea revocación de la Iglesia Apostólica a sus antiguos quiciales, mediante el conocimiento de Dios, de la fe de Cristo , de nuestra justificación de la regeneración del bautismo y del consumo de la cena del Señor. Restitución , finalmente,del reino celeste, después de romper la cautividad  de la impía Babilonia, y destrucción total del Anticristo con todos sus secuaces"
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org)   


Y la relación epistolar se terminaría cuando  Miguel Servet le manda un ejemplar de la obra que había estado escribiendo en Vienne, y que estaba llamada a ser la obra más importante de su vida, "Christianisimi Restitutio" o "Restitución del Cristianismo". El contenido de aquella obra indignó tanto a Calvino que  no respondió  a Miguel Servet y en una carta dirigida a Guillaume Farel escribe al respecto  unas palabras que se mostrarán proféticas "Dice que va a venir si le recibo pero no me atrevo a comprometer mi palabra , porque si viene  juro que no ha de salir vivo de mis manos,o poco ha de valer mi autoridad" Mientras, Servet seguía ultimando aquella obra en la que llevaba años trabajando  pero una vez concluida no encuentra un editor que se atreva a publicarla, ya que su contenido era explosivo y era evidente que sería condenada y perseguida. Nos cuenta Menéndez Pelayo que "Servet, que caminaba ciego y desatentado a su ruina determinó publicar la Restitutio a su cosa y en Vienne consiguió que el impreso Baltasar Arnoullet estableciera una prensa clandestina dirigida por Guillermo Guéroult, juramentó a los operarios , y con rapidez y secreto inauditos se hizo en tres o cuatro meses una edición de mil ejemplares . Las pruebas fueron corregidas por el autor y el 3 de enero de 1533 estaba terminado todo"  Peor ¿cuál era el contenido de "Christianisimi Restitutio" que hacía de éste libro una obra tan peligrosa ? Es complejo para nuestro tiempo seguir los debates teológicos que tanto apasionaban a los hombres del siglo XVI , pero intentaré explicároslo ayudado por la obra de Marcelino Ménendez Pelayo. En primer lugar su pensamiento panteista. El panteísmo es una doctrina filosófica o una visión de la creación según la cual Dios y el Universo son una misma cosa, y cada criatura es una manifestación de Dios, una parte de él. Servet lo explica así en su  "Christianisimi Restitutio " "La luz de Dios penetra y sostiene todas las formas del mundo , y es, por decirlo así, la forma de las formas"  y en otra parte del libro insiste "Dios es todo lo que ves y lo que no ves. Dios es parte nuestra y parte de nuestro espíritu, es la forma, el alma y el espíritu Universal"  En cada uno de nosotros, según ésto, habría una parte, una manifestación de Dios y lo mismo sucedería con el resto de criaturas vivas. 


Estatua de Miguel Servet realizada por el escultor aragonés Dionisio Lasuén Ferrer (1850-1916) situada en la antigua Facultad de Medicina de Zaragoza , hoy Paraninfo . de la Universidad de Zaragoza. Ya vimos al hablar  de su primera obra  "De Trinitatis erroribus" o "De los errores acerca de la Trinidad " que Miguel Servet consideraba un error y falso el dogma de la Trinidad y en "Christianisimi Restitutio"   abunda en ello cuando  explica que todas y cada una de las criaturas  vivientes es una manifestación de Dios.  Dios no son tres personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo , sino  que  está en todo  lo que existe. Escribe: 
"Dios es todo lo que ves y lo que no ves"

Esta afirmación junto a otras como el rechazo del bautismo de los niños  hasta que no tuvieran veinte años , la destrucción de los templos, de las imágenes de los santos, la supresión de la misa o el rechazo de la jerarquía eclesiástica le convirtieron en hombre al que perseguían por igual católicos y protestantes acusado de herejía
/(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )


También se apoya en el pensamiento del filósofo griego  Platón (427-347 a. C) y su Teoría de las Ideas Tengo que detenerme aquí un momento para explicar en que consistía esa teoría. Para  Platón  las cosas, en contra de lo que nos diga nuestra experiencia cotidiana , en realidad  no son .Diréis ¿cómo que no son?¿ésta pantalla de ordenador en la que estoy leyendo éste texto  no existe?¿no es? Veamos un ejemplo. Tomad en vuestra mano una hoja de papel blanco ¿la veis?¿es o no es?Me diréis que si, claro, la estáis viendo ¿seguro? Platón no estaría tan seguro, porque como  nos explica el filósofo español Julían  Marías (1914-2005)"Una hoja de papel blanco resulta que en rigor no es del todo  blanca , sino que tiene algo de gris o de amarilla;solo es casi blanca otro tanto ocurre con su presunta forma rectangular; ni sus lados son total y absolutamente rectos, ni son rectos sus ángulos" ¿Conclusión? Nuestra hoja es blanca y no es blanca,es rectangular  y no es rectangular ,  "es y no es" .Platón reflexiona sobre nuestra hoja  de papel blanco. Y entonces  se pregunta ¿cómo puedo saber que es blanco si nada en la naturaleza es completamente blanco, ni siquiera la nieve? Y llega a la conclusión de que fuera del mundo sensible que nos rodea, de lo que ven nuestros ojos y reciben el resto de sentidos, fuera de las cosas que percibimos   se encuentra lo verdaderamente blanco, un blanco puro que nos permite tener el conocimiento de lo que es blanco  y a eso Platón lo llama Idea.  La Idea sería , según Platón, el ser de las cosas, lo que veo  cuando veo algo . Así el filósofo griego establece la división de la realidad en dos mundos, el mundo de las cosas que sería el de la apariencia o el no ser, la hoja que tengo en la mano parece blanca pero no es blanca del todo, y el Mundo de las Ideas, donde encontramos la esencia ,el pleno ser, en nuestro ejemplo el blanco puro que no encontramos nunca en el mundo de las cosas y que no vemos con los ojos, sino con la mente


Esquema de la circulación de la sangre, donde vemos que hay dos tipos, la circulación sistémica o circulación mayor y la que describió Servet en "Christianisimi Restitutio", la circulación pulmonar  que tiene como misión recoger la sangre cargada de gases nocivos y sin oxígeno e impulsarla a través del ventrículo derecho del corazón  hasta los pulmones para que se oxigene  de nuevo y quede renovada. Así lo describía Servet
"El espíritu vital se genera en los pulmones de una mezcla de aire inspirado y de sangre sutil La sangre sutil es impulsada hacia delante  desde el ventrículo derecho por un largo circuito a través de los pulmones.  Por ellos es elaborada , se convierte en roja y clara y es conducida  desde la arteria pulmonar hasta la vena pulmonar. Después , en la vena pulmonar  se mezcla con aire inspirado a través  de la expiración se purifica de los vapores nocivos. Del mismo modo se envía desde los pulmones al corazón no solo aire, sino aire mezclado con sangre a través de la vena pulmonar. Por tanto, la mezcla tiene lugar en los pulmones . El color rojo le es dado a la sangre en los pulmones y no en el corazón"
Lo cierto es que esa descripción de la circulación pulmonar o menor de la sangre pasaría desapercibida y no tuvo repercusión alguna  y también hay que señalar que  Servet fue el primer europeo en describirla pero no el primero en hacerlo , porque el médico sirio Ibn al Nafis (hacia 1210-1288) ya la había descrito en el siglo XIII en una obra titulada "Sharth Tashrrih al-Qanum", un comentario al Canon del médico persa  Avicena(hacia 980-1037)
Lo que interesaba a Servet de la sangre  y por lo que aparecía en la obra es porque  en aquel tiempo se consideraba que el alma humana residía en la sangre , pues era la sangre la que daba la vida.
(Imagen procedente de es.slideshare.net )

Mas o menos es a lo que se refiere Servet cuando escribe que "En este mundo no hay verdad alguna, sino simulacros y sombras que pasan (se refiere al mundo de las cosas de Platón, el mundo de las apariencias) La verdad es el Logos eterno de Dios  con los ejemplares eternos y las razones de todas las cosas (el Mundo de las Ideas, de aquello que es eterno , perfecto e incorruptible)" Más adelante Servet reduce los siete Sacramentos de la Iglesia Católica a tan sólo dos, el Bautismo y la Cena y sobre el bautismo señala , como nos cuenta Menéndez Pelayo "que no debe administrarse hasta los veinte años, porque antes no hay conocimiento ni puede cometer pecado". También rechaza cualquier demostración externa del culto, incluso la celebración del domingo y , sigue contándonos Menéndez Pelayo el ideario revolucionario de Servet "clama por la destrucción de los templos, prorrumpe en furiosas invectivas contra la misa, el agua bendita y los votos monásticos, rechaza toda jerarquía eclesiástica y aun civil" En efecto , Servet considera que no es necesaria la mediación de un sacerdote para la confesión y el perdón de los pecados porque, escribe,  "todo cristiano es rey y sacerdote" y añade "confesad vuestros pecados unos a otros". Y también tiene palabras para calvinistas y luteranos a los que denuncia por rechazar el valor de las buenas acciones y , como cuenta Menéndez Pelayo, subraya la incoherencia en la que han caído los protestantes  cuando, después de rechazar lo que consideraban la tiranía de Roma, ellos mismos practican esa tiranía persiguiendo al los que no comparte sus ideas. Incluye en su libro un escrito dirigido al compañero de Lutero en la Refroma, Philipp Melanchthon (1497-1560), al que conocimos en la segunda parte, y al que dedica esta dura invectiva contra la Reforma "Hablas de la antigua disciplina de la Iglesia, y hablan de ella Lutero y Calvino , que hacen esclavo el albedrío y tienen por inútiles la buenas obras , como si hubieran habido alguno de los antiguos que no condenase esa doctrina?¿Por qué nos amenazas con la autoridad de la Iglesia, después de haber dicho que el Papa es el Anticristo y Roma Babilonia, y que la  religión está corrompida?¿Por qué sigues a los que llevan el signo de la bestia?¿Por qué has suprimido los votos monásticos y las ceremonias?¿Por qué no conservar la oración por los muertos? " 

BREVE REPORTAJE SOBRE LA CIRCULACIÓN PULMONAR DE LA SANGRE DESCRITA POR MIGUEL SERVET

En este breve reportaje de apenas tres minutos del programa de Televisión Española "Redes" se explica en que consiste el descubrimiento de Miguel Servet sobre la circulación pulmonar de la sangre mucho mejor de lo que yo soy capaz de hacer.    








Sin embargo, hoy su obra no es recordada tanto por estas  disquisiciones teológicas, sino sobre todo por un texto que apenas ocupaba un par de páginas  y que hacía referencia a la circulación pulmonar de la sangre. De ella os habla el breve reportaje sobre estas líneas . Creo que ya podéis entender la razón por la que no encontrase editores para su obra , porque iba a ser perseguida por católicos y protestantes. Ya sabemos que él mismo financió la publicación del libro que vio la luz en enero de 1553. Cuando uno de los mil ejemplares que había impreso llegó a manos de Calvino  montó en cólera no sólo por ver en un libro publicado lo que él consideraba terribles herejías , incluso aumentadas con respecto al borrador que años antes le había enviado Servet, sino porque además Servet incluyó al final de la obra las treinta cartas que había escrito a Calvino  llenas de los insultos y descalificaciones que había dedicado al líder del calvinismo. Según Menéndez Pelayo, Calvino buscó la forma de denunciar a Servet  que estaba muy lejos de su alcance. Para ello se habría valido de un comerciante de Lyon llamado Guillermo Trie que había tenido que buscar refugio en Ginebra  bien porque se hubiera adherido a las ideas del reformismo o tal vez huyendo de sus deudas . Trie tenía un familiar en Lyon, Antonio Arneys, que con frecuencia reprochaba Tries haber abandonado la Iglesia Católica. Según Menéndez Pelayo , Calvino habría instado a Tries para que escribiera una carta a Arneys en la que denunciaba a Servet . Escribe "Aquí no se permite , como entre vosotros, que el nombre de Dios sea blasfemado , y que siembren impunemente doctrinas y opiniones execrables" y continúa "Dejáis vivir tranquilamente a un hereje, que merece ser quemado , tanto por los papistas como por nosotros. Un hombre que llama a la Trinidad "cerbero  y monstruo del infierno", que destruye todos los fundamentos de la fe, que recopila todos los sueños de los herejes antiguos y condena como invención diabólica el bautismo de los niños. Ese hombre ha sido condenado por todas las iglesias , pero vosotros le habéis tolerado hasta el punto de dejarle imprimir sus blasfemias" Calvino lanzaba la piedra y escondía la mano. 


Monumento realizado en homenaje a Miguel Servet en la localidad donde vivió su época más feliz, Vienne, realizada por el escultor francés Joseph Bernard (1866-1931) entre 1905 y 1911
El escritor y  periodista español Fernando Martínez Laínez recoge estas palabras de Servet sobre Vienne
"El aislamiento sosegado de aquellos días en Vienne ha sido mi única felicidad en la tierra. Ejercía mi profesión para pobres y ricos  y tenía un puesto en el Consejo Municipal, una buena casa, con buen fuego de leña en invierno , y mucho tiempo para leer y escribir. Ese transcurrir monótono estuvo a punto de adormecer mi alma, pero elegí proclamar la verdad  antes que sumirme en el silencio"
Y eso le costaría la vida
(Imagen procedente de   www.culture.gouv.fr )

Y en ese momento revela su nombre aunque equivoque su procedencia ya que dice que es también de origen portugués  "Es un español-portugués , llamado verdaderamente Miguel Servet pero que se firma ahora Villanueva (Michel Villeneuve) y hace oficio de médico .Ha vivido algún tiempo en Lyon y ahora reside en Vienne, donde su libro ha sido impreso" La carta tiene fecha del 26 de febrero de 1553. Así que recibe esta carta Antonio Arnerys la envía al inquisidor general de Francia, Mateo Ory, que a su vez la remite al cardenal François de Tournon (1489-1562), arzobispo de Lyon, que escribe  al arzobispo de Vienne y protector de Servet, Pedro Paulmier, conminándole a que actúe con palabras suaves pero que traslucen incluso un aire de amenaza si Paulmier no hace nada "Sé muy bien que no perdonarás ni a tu hijo por el honor de Dios y de su Iglesia. No necesito decir más" La casa de Servet es registrada pero no encuentran nada. El inquisidor Mateo Ory  pide a Arnerys que solicite a Tries un ejemplar de la obra de Servet . Trie responde   con una carta que aunque lleva el nombre de Trie probablemente pudo ser escrita por el mismo Calvino y en la que escribe  "Cuando os escribía mi carta pasada, nunca creí que las cosas habían de llegar tan lejos. Pero ya que habéis declarado lo que os escribí privadamente , quiera Dios que esto sirva para purgar a la cristiandad de tales inmundicias y pestes" Le envía algunas de las cartas que Servet había escrito a Calvino para que puedan identificarle por su letra y concluye con estas palabras que si, como supone Menéndez Pelayo, fueron escritas por Calvino es todo un ejercicio de hipocresía y cinismo además de un acto que dice muy poco acerca de su bondad "Me ha costado mucho trabajo sacar de manos del señor Calvino lo que os envío ahora , no porque deje él de desear que tan execrables blasfemias sean reprimidas, sino porque le parece que no teniendo él la espada de la justicia , su oficio es convencer a los herejes, más bien que perseguirlos, pero tanto le he importunado , que al fin ha consentido en entregarme esos papeles"  La carta tiene fecha del 26 de marzo de 1553 y concluye con este deseo "Creo que por ahora tenéis bastante para apoderaros de su persona y comenzar el proceso" 

Cinco días más tarde enviaría una nueva carta con más información donde da el nombre del impresor del libro , Baltasar Anourllet, y cuenta como Servet también fue expulsado de Alemania veinticuatro años antes. Con todos estos datos Mateo Ory ordenó que Servet fuera encarcelado el 4 de abril y durante los dos días siguientes fue interrogado  pero no consiguen arrancarle ninguna confesión , sólo una declaración entre lágrimas de que "No había querido nunca dogmatizar ni sostener nada contra la Iglesia o la religión cristiana". Pero no habría tenido muchas posibilidades de salir con bien del proceso si no fuera  porque en Vienne era muy apreciado por sus conocimientos médicos. Menéndez Pelayo aventura que si bien no le podían dejar en libertad, facilitaron su fuga  el 7 de abril de 1553 "A las cuatro de la mañana del 7 de abril -escribe Ménendez Pelayo - dejó al pie de un árbol su gorra de terciopelo negro y el vestido que en la prisión usaba, saltó al patio , y no paró hasta el puente del Ródano. Sólo dos horas después se tuvo noticia oficial de su evasión, y aunque se hizo una pesquisa a son de trompetas en los lugares del contorno, todo el mundo creyó en Vienne que el arzobispo  y el vicebailio, a cuya hija había salado Servet en una peligrosísima enfermedad, habían amparado su fuga" Con Servet ausente el juicio siguió  y fue hallado culpable de herejía, además de agravar la pena con su fuga  y fue condenado a morir en la hoguera quemado junto a sus libros, aunque ya que se había fugado fue quemado en efigie el 17 de junio de 1553. Mientras, Servet tal vez pensó en regresar a España pero corría el riesgo de ser detenido antes de cruzar la frontera, y creyó que podría ser más seguro viajar a Italia. Entre abril y agosto se mantuvo oculto,, viajando por pueblos pequeños donde era más difícil que lo buscaran. Pero entonces hace algo que carece de lógica, aparece en el feudo de uno de sus mayores enemigos, la Ginebra de Calvino. Allí llega el 13 de agosto, tal vez con la intención de seguir hacia Zurich para entrar desde ésta ciudad a Italia, pero era un riesgo que no merecía la pena correr. 


Fotografía de la catedral protestante de Saint Pierre de Ginebra donde solía predicar Juan Calvino , aunque no se si fue aquí donde asistió aquel fatídico domingo de agosto  a escuchar la predicación de su gran  enemigo. ¿Por qué asumió ese riesgo?¿Creía que no sería reconocido? En Ginebra era obligatorio ir a misa para todos sus habitantes pero podía  haber ido a otra iglesia y no justo donde predicaba Calvino. Si pensaba que no iba a ser reconocido se equivocó. Fue denunciado y aquella misma tarde sería detenido. Ya no recuperaría la libertad
(Imagen procedente de  www.cloches.org )

Pero si eso no fuera suficiente , ese domingo asiste a misa y además lo hace en la misma iglesia donde predicaba Juan Calvino que lo reconoce  le denuncia y por la tarde es detenido. En Ginebra estaba en vigor una ley curiosa vista desde nuestros días, y es que el acusador tenía que permanecer también en prisión hasta que pudiera aportar pruebas de su acusación. Para evitar tener que ser él quien fuera a prisión, Calvino utiliza a su cocinero, un hombre llamado Nicolás de La Fontaine, que será el que presente la acusación contra Servet por "haber escrito treinta y ocho proposiciones heréticas, y difamado en la persona de Calvino a la Iglesia de Ginebra, escandalizando a las Iglesias de Alemania, y huido de la prisión de Vienne" Durante las semanas siguientes se suceden los debates teológicos sobre los escritos de Servet .Calvino presenta como prueba contra el humanista aragonés las observaciones que había escrito en su ejemplar de la "Institución de la religión cristiana" y posteriormente  el tribunal pide a Servet y Calvino que debatan por escrito las cuestiones teológicas que eran objeto del juicio. . Cuenta Menéndez Pelayo que el 23 de agosto le presentan preguntas de índole personal como "¿por qué no se había casado?¿Por qué había leído el Corán?¿Si había sido arreglada o disoluta su vida?¿si había estado preso en alguna parte además de en Vienne?" preguntas a las que Servet replicó que "pensaba haber vivido como cristiano teniendo celo de la verdad y estudio de las Sagradas Escrituras" La clama y moderación que mostraba Servet  contrastaba con la ira de Calvino y sus seguidores que no se cansaban de denigrarlo desde los púlpitos de las iglesias ginebrinas y si en algún momento los jueces sentían piedad por Servet ya se encargaba Calvino de presionarles para un veredicto de culpabilidad. Llega una petición de Vienne para que les envíen a Servet, ya que había sido juzgado y condenado y esperaban para cumplir la sentencia. Escribe Menéndez Pelayo "Servet se arrojó a los pies de los síndicos ginebrinos y con lágrimas en los ojos les rogó que no le enviasen a una muerte cierta. ¡Quien sabe si el ir a manos de su antiguo señor el Arzobispo le hubiera salvado"


Monumento dedicado a Miguel Servet situado en la colina de Champel donde moriría en la hoguera el 27 de octubre de 1553.Uno de los muchos monumentos conmemorativos que se han ido dedicando a un hombre que se convertiría en el símbolo de la defensa de la libertad de conciencia
(Imagen procedente de http://www.miguelservet.org ) 

  

Tal vez tratando de salvar su vida, los jueves pidieron a Calvino que lo visitase en el calabozo y lo convenciera de retractarse de sus afirmaciones vertidas en "Christianisimi Restitutio" pero , como señala Menéndez Pelayo "Servet estaba furioso, y en todo pensaba menos en convertirse ni en oír a Calvino, que era  para él , y con razón, el más antipático de los misioneros" Viendo que éste camino también estaba cerrado los jueces procedieron a consultar la opinión de las diferentes iglesias suizas y también a los Consejos de las cuatro ciudades principales , dentro de los cantones suizos protestantes, Basilea Zurich Berna y Schaffausen. Calvino fue el encargado de reunir la documentación que iba a ser enviada , extrayendo fragmentos de la obra de Servet  que Calvino consideraba blasfemos  y siempre desde el punto de vista menos favorable para el acusado. En realidad, esta documentación estaba orientada a lograr la unanimidad en la condena a Servet. Éste proceso de recogida de la documentación se prolonga  durante la primera quincena de septiembre , quedando por el momento paralizado el proceso. Cuando le presentan a Servet los treinta y ocho artículos en los que se basaba a la acusación para que los refute , nuestro protagonista los fue contestando incluyendo insultos a Calvino . Escribe  Fernando Martínez Laínez  que califica a Calvino de "Simón el Mago, psicofante, impostor , pérfido, siniestro y ratón ridículo", improperios que, como podéis suponer, no favorecían su causa. El juicio se dilata mientras las condiciones de vida de Servet en el calabozo son penosas, lo que le lleva a dirigir un escrito al Consejo de la ciudad el 15 de septiembre solicitando que se agilice la resolución de su caso al tiempo que da cuenta de las condiciones en que se está desarrollando su cautiverio  "Humildemente os suplico que abreviéis estas dilaciones y me declaréis exento de culpa. Calvino se ha propuesto ,sin duda hacer que me consuma en la prisión. Las pulgas me comen vivo, mis calzas están desgarradas y no tengo camisa que mudarme. "


"Calvino discutiendo con Servet en la cárcel de Ginebra" obra del pintor alemán August Ludwig Theodor Pixis (1831-1907) que recrea la escena de Calvino (a la izquierda) tratando de convencer a Miguel Servet (al que podemos ver encadenado)  para que rectifique las afirmaciones volcadas en sus obras. Pero Servet se mantuvo firme y probablemente Calvino tampoco deseaba que Servet rectificara pues buscaba su ejecución . En el escrito que se envió a los responsables de las diferentes iglesias suizas el Consejo de Ginebra les decía :
"Tenemos preso a un hombre llamado Miguel Servet, que ha escrito y publicado ciertas obras sobre las Sagradas Escrituras, que , a nuestro parecer, contienen materias nada conformes con la palabra de Dos y la evangélica doctrina. Nuestros ministros han redactado contra él ciertos artículos, a los cuales ha respondido , tornando a contestar los nuestros. Os remitimos los escritos de uno y otros para que deis por el mismo mensajero vuestra opinión y juicio"
Calvino se encargaría de procurar que la respuesta de todos ellos fuera condenatoria   
(Imagen procedente de http://www.miguelservet.org)  

Y denuncia su indefensión ya que no le han proporcionado abogado a diferencia de Calvino  "Os presenté una demanda conforme a la ley de Dios y Calvino os responde con las leyes del emperador Justiniano, alegando contra mi lo que él mismo no cree. Cinco semanas hace que me tiene encerrado y todavía no me ha citado ningún texto de la Escritura que lo autorice . Os había yo pedido un procurador , porque soy extranjero, ignorante de las costumbres del país, y no puedo defender yo mismo mi propia causa.  Y , sin embargo, a él le habéis dado procurador y a mí no." Llega incluso a solicitar el castigo del propio Calvino por ser el responsable de su acusación "Os requiero que mi causa sea llevada al tribuna de los Doscientos , y si puedo apelar a él , desde luego apelo ,y protesto de todo , pidiendo la pena del talión contra mi primer acusador y contra Calvino , su amo, que ha tomado la causa por su cuenta"  Sus quejas cayeron en saco roto mientras Calvino escribía cartas a otros líderes reformistas suizos para que apoyaran la condena a Servet . Así escribe a Simon Sulzer (1508-1585) ,pastor de la iglesia de  Basilea , "Presumo que no te será desconocido el nombre de Servet, que hace veinte años que está infestando el mundo cristiano con sus viles y pestilentes doctrinas. Desde entonces no ha cesado de derramar su veneno , y ahora acaba de imprimir en Vienne un gran volumen atestado de esos mismos errores." Se queja  de la moderación de los jueves con Servet  "He hecho cuanto he podido para detener el contagio , y castigar a éste hombre indómito y obstinado , pero veo con dolor la indiferencia de los que ha armado Dios con la espada de la justicia para vindicar la gloria de su nombre" y concluye la carta con lo que ya es una solicitud de condena a muerte para Servet "¡Que no se libre ese impío de la muerte que para él deseamos!" Como señala Menéndez Pelayo, no deja de ser una triste paradoja que Calvino se quejase de la persecución  que sufrían los calvinistas en Francia. 


William-Farel.jpg
Retrato de Guillermo(o Guillaume) Farel, el hombre que había introducido la Reforma en Ginebra y luego animó a Calvino a que se uniera a él en la ciudad.  En una carta dirigida a Calvino después de la detención de Servet se felicitaba por su detención y por el castigo que iba a sufrir
"Es particular providencia de Dios la que ha llevado a Servet a esa ciudad. Los jueces serán despreciados de la doctrina si aprueban insensibles las blasfemias de tal hereje. "

Y se muestra contrario a cualquier gesto de benevolencia :
"En lo de desear que se mitigue la crueldad del castigo , te muestras amigo del que siempre ha sido tu enemigo mayor. Hay algunos que dicen que los herejes no deben ser castigados  ¡como si no hubiera diferencia entre el oficio del Pastor y el del magistrado!" (Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )

Mientras que el 21 de septiembre se envían los escritos de consulta a las iglesias suizas, el 22 de septiembre Miguel Servet dirige un nuevo escrito a los jueces para defender su causa y donde vuelve a atacar a Calvino, acusándolo de herejía y falso acusador  "Señores - escribe Servet -hay cuatro razones grandes e infalibles para condenar a Calvino. La primera, porque la materia de doctrina no está sujeta a acusación criminal. La segunda porque es falso acusador, como lo muestra la presente demanda , y se probará fácilmente con la lectura de su libro. La tercera porque quiere con frívolas y calumniosas razones oprimir la verdad de Jesucristo. La cuarta ,porque sigue en gran parte la doctrina  de Simón el Mago, contra todos los Doctores que ha habido en la Iglesia. Y como mago que es , debe no sólo ser condenado , sino exterminado y lanzado de esta ciudad  y sus bienes adjudicados a mi , en recompensa de los míos, que él me ha hecho perder" y concluye su escrito con estas dramáticas palabras "Hace tres semanas que deseo y pido una audiencia y no queréis concedérmela. Por amor de Jesucristo os ruego que no me rehuséis lo que se negaría a un turco. Os pido justicia y tengo que deciros cosas graves e importantes. Estoy peor que nunca. El frío me atormenta y con él las enfermedades y otras miserias que tengo vergüenza de escribir Por amor de Dios, señores , tened compasión de mi, ya que no me hagáis justicia. " Y firma "Miguel Servet , solo , pero confiado en la protección segurísima de Cristo  "  Las respuestas de las iglesias suizas tardaron en llegar pero cuando  lo hicieron, el 19 de octubre ,  fueron todas condenatorias . Menéndez Pelayo nos resume las respuestas  dirigidas a los jueces de Servet.. Desde Berna "El Señor os de espíritu de prudencia y sabiduría, para que libréis a nuestras Iglesias de esta peste". Desde Zurich "La Providencia os presenta buena ocasión para vindicaros y vindicanor del cargo de ser poco diligentes en la persecución de los herejes" Desde Schaffausen "No dudamos que con prudencia impediréis que las blasfemias de Servet gangrenen el cuerpo cristiano" y desde Basilea "Debéis recurrir a la potestad que tenéis de Dios, para que no torne a inquietar la Iglesia de Dios ni añada nuevos crímenes a los antiguos"


Estatua de Miguel Servet  en la Place Aspirantt Dunand de  París realizada en 1908 por el escultor francés  Jean Baffier (1851-1920)  donde se le representa atado al poste donde va a ser quemado. En el momento en que Servet escuchó la sentencia de morir en la hoguera suplicó , no por su vida sino por evitar la terrible agonía  de la muerte entre las llamas
"¡El hacha, el hacha, y no el fuego! - grito- Si he errado ha sido por ignorancia. No me arrastréis a la desesperación"
Pero al no querer rectificar sus afirmaciones juzgadas heréticas la sentencia se mantuvo .Moriría al día siguiente en la hoguera. Calvino todavía le diría la noche antes de ser ejecutado , haciendo gala de  un gran cinismo pues había sido él el principal interesado en la muerte de Servet: 
"No te guardo rencor, ni te he perseguido por enemistad  privada, sino que te he amonestado  con benevolencia y me has respondido con injurias .Pero no hablemos de  mi , de quien debes solicitar  perdón es del eterno Dios , a quien tanto has ofendido"
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )

El odio de Calvino había triunfado y la suerte de Miguel Servet estaba echada . El 26 de octubre fue dictada la sentencia  que recoge el historiador español José Barón Fernández en su obra "Miguel Servet: su vida y su obra" . Podemos imaginarnos a los jueces leyendo estas palabras ante un Servet que escuchaba incrédulo la sentencia  "Contra Miguel Servet del Reino de Aragón, en España. Porque su libro llama a la Trinidad demonio y monstruo de tres cabezas, porque contraría a las Escrituras decir que Jesucristo es un hijo de David, y por decir que el bautismo de los pequeños infantes es una obra de la brujería, y por muchos  otros puntos y artículos y  execrables blasfemias con las que el libro esta así dirigido contra Dios y la sagrada doctrina evangélica, para seducir y defraudar a los pobres ignorantes " Se hace un silencio y a continuación se dicta el destino de Servet "Por estas y otras razones le condenamos. Miguel Servet, a que te aten y lleven al lugar de Champel, que allí te sujeten a una estaba y así termines tus días para que quedes como ejemplo para otros que quieran cometer lo mismo"  Menéndez Pelayo cita a Calvino que se deleitó en describir la reacción de Servet, que al principio no puede creer lo que acaba de escuchar y luego se derrumba implorando misericordia, como haría cualquiera de nosotros ante la amenaza de que el cuerpo sea devorado por las llamas " Mostró Servet una estupidez de bestia bruta cuando se le vino a anunciar su muerte. Así que oyó la sentencia , se le vio con los ojos fijos como un insensato , ora lanzar profundos suspiros, ora aullar como un furioso. No cesaba de gritar en lengua castellana ¡Misericordia!¡Misericordia!" Aquella misericordia cuyo significado le debía ser desconocido a Calvino que no había dejado de trabajar durante todos esos  meses para conseguir esta condena a la hoguera. Cuenta Menéndez Pelayo como una vez recuperada la serenidad, en la madrugada del 27 de octubre solicitó ver a Calvino , y cuando éste fue a verle a su calabozo a preguntarle que quería de él, Servet replicó "Que me perdones si te he ofendido"


Grabado que recrea la ejecución de Miguel Servet el 27 de octubre de 1553 en la colina de Champel , a las afueras de Ginebra Cuando durante los meses anteriores le presionaban para rectificar sus afirmaciones calificadas de heréticas, respondía
"En causa tan justa, persisto constante  y no temo la muerte"
Calvino hizo todo lo posible  para que la hoguera fuera el destino de Servet. En una carta a Guillermo Farel , el hombre que había llevado a Calvino a Ginebra y con el que tenía na mayor intimidad, escribe Calvino antes de conocer la sentencia
"En su interrogatorio n dudó en decir que en el diablo residía la divinidad. Espero que sea condenado a pena capital, pero quisiera mitigar la crueldad del castigo"
No parece que esta preocupación por la crueldad del castigo de Servet fuera muy sincera, pues nada hizo Calvino para que así fuera, más bien al contrario, no cejó hasta que vio a Servet en la hoguera
(Imagen procedente de http://amantesdelahistoria-aliado.blogspot.com.es )

Y así llegó la mañana del 27 de octubre , cuando Miguel Servet fue conducido al lugar donde debía ser ejecutado en la colina de Champel, conocida también como el Campo del Verdugo, que se encontraba fuera de la ciudad. "Los ministros ginebrinos - escribe Menéndez Pelayo- le rodeaban procurando convencerlo, mientras que el pueblo seguía con horror mezclado de conmiseración , a aquel cadáver vivo, alto , moreno , sombrío y con la barba blanca hasta la cintura" ¿Qué pasaría entonces por la mente de Servet?¿Todos aquellos años de vivir huyendo de unos y de otros?¿sus años de relativa paz en Vienne?¿se sentiría confortado ante el horror que lo esperaba  por haber defendido con honestidad sus ideas hasta el final? En todo caso demostró tener mucho más corazón y bondad que aquellos que lo condenaban a morir, como muestran estas palabras que había pronunciado al conocer su sentencia "No he hecho nada que merezca la muerte. Dios me perdone y perdone a mis enemigos y perseguidores". Pero llega el momento de la ejecución. Es el mediodía del 27 de octubre , sube hasta  el promontorio donde se alza el poste  al que será atado  y donde ya se disponen haces de leña. Por desgracia para Servet se trata de leña verde que tarda más en arder y prolongará su agonía. Dejemos que nos lo cuente Menéndez Pelayo "En seguida, con una tea prendió fuego en los haces de leña y la llama comenzó a levantarse y envolver a Servet. Pero la leña húmeda por el rocío de aquella mañana, ardía mal , y se había levantado, además , un impetuoso viento que apartaba de aquella dirección las llamas. El suplico fue horrible , duró dos horas, y por largo espacio oyeron los que allí estaban estos desgarradores gritos de Servet "¡Infeliz de mi!¿Por qué no acabo de morir?Las doscientas coronas de oro y el collar que me robasteis ¿no os bastaban para comprar la leña necesaria para consumirme?" Y antes de morir, casi como Jesucristo en la cruz, exhala una última exclamación "Eterno Dios , recibe mi alma!¡Jesucristo, hijo de Dios eterno, ten compasión de mí!"   


Grabado de Sébastien Castellion, el humanista y teólogo francés , partidario de la Reforma protestante pero enfrentado a Calvino pues rechazaba su concepto de la predestinación. Tras la muerte de Servet escribiría en 1554  una obra titulada "Sobre los herejes y si deben ser perseguidos" que es todo un alegato a favor de la libertad de conciencia y una denuncia de todos los fanatismos. Escribió estas palabras que resumen su pensamiento
"Buscar y decir la verdad , tal y como se piensa, no puede nunca ser un delito. A nadie se le debe obligar a creer . La conciencia es libre"
(Imagen procedente de litterature01.chez-alice.fr ) 

Calvino , que fue testigo de la horrible muerte de Servet, debió sentirse satisfecho, había logrado eliminar a un hereje, aunque sospecho que antes que la herejía odiaba a Servet porque había herido su orgullo al enfrenase ante un intelectual que estaba a su mismo nivel o incluso lo superaba. Pero la muerte de  Miguel Servet en la hoguera no sólo inmortalizaría su nombre , como un ejemplo de honestidad intelectual de un hombre que defendió sus ideas sin utilizar la violencia en una Europa donde el fanatismo en uno y otro bando trata de ahogar la disidencia, sino que también animó un debate por todo el continente sobre el derecho a la libertad de expresión y de conciencia,  y la condena del uso de la violencia aplicada a aquellos que no piensan como nosotros . Entre los que salieron en defensa de Servet, no ya de sus ideas sino como ser humano , y condenaron su ejecución entre las llamas, destacó el humanista y teólogo francés Sebastian Castellion (1515-1563), que en el pasado se había adherido a las ideas de la Reforma pero tuvo un enfrentamiento con Calvino al rechaza su idea de la predestinación. Calvino se encargó de expulsarle de Ginebra. Ahora, Castellion escribe en 1554  un breve tratado con el título de "De haerectis an sint persequendi", "Sobre los herejes y si deben ser perseguidos"   donde realizada una vibrante defensa de a libertad de conciencia  "que los judíos o los turcos no condenen a los cristianos, y que tampoco los cristianos condenen a los judíos o a los turcos, y nosotros, los que nos llamamos cristianos, no nos condenemos tampoco los unos a los otros. Una cosa es cierta, que cuando mejor conoce  un humano la verdad , menos inclinado está a condenar" Por desgracia, mucha sangre seguiría derramándose en Europa por las guerras de religión, y por todos aquellos que a lo largo de los siglos y hasta nuestra misma época no toleran al que piensa de forma diferente y en lugar de debatir ideas prefieren exterminar al que las defiende.. Como escribía el periodista polaco Ryszard Kapuscinski (1932-2007) "Si entre las muchas verdades eliges una sola y la persigues ciegamente, ella se convertirá en falsedad, y tú en un fanático" Donde hay fanatismo la verdad perece quemada entre las llamas.  Aquí concluyo esta historia sobre la vida de un hombre convertido en mártir de la libertad de conciencia,  una libertad que no debemos olvidar de defender en todo momento, porque siempre habrá Calvinos que quieran acabar con ella. Y quiero terminar con estas palabras de Castellion en su defensa de Servet  incluida en su obra "Sobre los herejes ", palabras que conservan todo su vigor en nuestros días  frente a cualquier tipo de fanatismo, pues hoy siguen muriendo nuevos Servet en las hogueras prendidas por otros Calvino  "Matar a un hombre no es defender una doctrina, es matar a un hombre. Cuando los ginebrinos ejecutaron a Servet, no defendieron una doctrina, mataron a un ser humano. Buscar y decir la verdad , tal y como se piensa , no puede nunca ser  un delito. A nadie se le debe obligar a creer. La conciencia es libre"  

Enlace con la primera parte de  Miguel Servet: de hogueras, honestidad y libertad de conciencia
http://chrismielost.blogspot.com.es/2015/10/miguel-servet-de-hogueras-honestidad-y.html

Enlace con la segunda parte de  Miguel Servet: de hogueras, honestidad y libertad de conciencia
http://chrismielost.blogspot.com.es/2015/10/miguel-servet-de-hogueras-honestidad-y_18.html
El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

Famosos