sábado, 5 de noviembre de 2011

DEL CRÁTER DE CHICXULUB AL ASTEROIDE 2005 YU55 , LA AMENAZA ESTÁ EN EL CIELO

En el año 2005 el astrónomo Robert S. McMillan del Observatorio Steward , Kitt Peak, , perteneciente a la Universidad de Arizona, observó un nuevo asteroide al que bautizó con el nombre de 2005 YU55 y el año pasado volvió a ser observado, en este caso desde el celebre observatorio astronómico de Arecibo en Puerto Rico, uno de los radiotelescopios más grandes del mundo con sus 305 metros de diámetro, y se determinó que YU55 pasaría a una distancia aproximada de la Tierra de 300.000 kilómetros.Para que os hagáis una idea de lo próximo que pasará de nuestro planeta , la distancia de la Luna a la Tierra es un poco mayor , 384.000 kilómetros de distancia, por lo que podremos observarlo con la simple ayuda de unos prismáticos, al menos así lo aseguran los científicos. Tiene una longitud de 300 metros y muchas toneladas de peso y se llegara a entrar en colisión con la Tierra la potencia de su impacto sería equivalente a 65.000 bombas atómicas. Por fortuna , en esta ocasión no será así, pero cuando vuelva a cruzarse con la órbita de la Tierra aproximadamente dentro de un siglo los científicos no pueden predecir lo que sucederá.

El YU55 es lo que en astronomía se llama PHA, siglas en inglés de Potentially Hazardous Asteroid o Asteroides Potencialmente Peligrosos que engloba tanto a asteroides o cometas , que también son llamados NEO, siglas inglesas, lengua común de la astronomía internacional, que significa Near Earth Object, o sea Objeto Próximo a la Tierra. Estos NEO son objetos atrapados por el Sol o por la gravedad de otros  planetas del Sistema Solar en órbitas muy amplias que en un momento determinado, podrían cruzarse con la órbita de la Tierra y colisionar con nuestro planeta. En este caso el YU55 va a pasar muy cerca pero sin que llegue a ser atrapado por la gravedad terrestre, que forzaría su caída sobre la superficie, que es lo que sucedió con el asteroide que hace 65 millones de años, al final del Cretácico,  se estrelló contra la Tierra, probablemente en la península mexicana del Yucatán , causando la extinción de los dinosaurios. Pero antes de seguir veamos que son los asteroides  y cual es su origen y composición.

Esta es la fotografía del asteroide 2005 YU55 descubierto el 28 de diciembre de 2005 . Tiene un tamaño que según las fuentes que he consultado varía entre los 33 y los 400 metros . En 2010 fue clasificado 1 en la Escala de Turín que es uno de los métodos para clasificar el peligro de impacto de los NEO(Objetos Próximos a la Tierra). En este caso el 1 significa que las probabilidades de colisión son muy bajas y no hay que dar aviso a la población. Posteriormente fue excluido de la escala de riesgo cuando nuevos cálculos demostraron que no había riesgo de colisión en los próximos cien años. El 8 de noviembre a las 23:27 pasará a 325.000 kilómetros de la Tierra y podrá ser observado con prismáticos (imagen procedente de http://libertaliadehatali.wordpress.com )

Asteroide proviene del griego y significa "figura de estrella", ya que un observador desde la Tierra los verá como una estrella en movimiento. Son objetos solidos que trazan una órbita alrededor del Sol  y cuyo brillo proviene de la luz que reflejan de nuestra estrella y también son llamados por los astrónomos planetas menores. La mayoría de ellos proceden del llamado "Cinturón de Asteroides" que se encuentra entre las órbitas de Marte y Júpiter, compuesta por millones de ellos y en la que mantienen una órbita estable . El más grande de todos   es Ceres, el primero en ser descubierto el 1 de enero de 1801 por el astrónomo y sacerdote  siciliano  Giuseppe Piazzi (1746-1826). Aquel día Piazzi observó  un objeto brillante parecido al resto de estrellas, pero que a diferencia de estas se iba desplazando. Creyó hallarse ante un nuevo planeta y lo bautizó con el nombre de Ceres Ferdinandea, Ceres por la diosa romana de la tierra y la agricultura y Ferdinandea en homenaje al rey del entonces rey de Nápoles y Sicilia Fernando I de Borbón (1751-1825)

Unos meses después otro gran astrónomo, el alemán William Herschel(1738-1822), descubridor del planeta Urano en 1781, estimó el tamaño de Ceres y dedujo que era demasiado pequeño para ser un planeta. Lo que Piazzi había descubierto era el primer asteroide perteneciente al Cinturón de Asteroides y también al mayor de los que hasta ahora se ha podido observar . Con unas dimensiones de 932 kilómetros de diámetro y una superficie de 2.800.000 kilómetros cuadrados , más de cinco veces la superficie de España, en un primer momento fue considerado un planeta enano, hasta que en 1850 paso a ser denominado asteroide. Recientemente, el 24 de junio de 2006 la Unión Astronómica Internacional devolvió a Ceres su condición de planeta enano, el más pequeño de los observados en el Sistema Solar. Para tener esta consideración. la Unión Astronómica establece que el objeto debe tener forma esférica,  orbitar alrededor del Sol y no ser un satélite de otro planeta o de cualquier otro cuerpo del espacio.   Después del descubrimiento de Ceres se sucederían los de otros asteroides de gran tamaño hasta un total de unos dos millones de asteroides de más de 1 kilómetro de diámetro.

Archivo:Ceres Earth Moon Comparison.png
Comparación del tamaño entre la Tierra, la Luna y Ceres, el más pequeño de los llamados Planetas Enanos , una categoría donde ahora también se encuentra Plutón. En la imagen es el más pequeño de los tres cuerpos celestes . En el año 2007 la NASA lanzó la misión Dawn(amanecer) para visitar Ceres y alcanzará su objetivo en el año 2015 . Su forma esférica que le convierte en un planeta enano pues es una de las condiciones para ello , fue demostrada por las fotografías que el telescopio en órbita Hubble tomó de Ceres en 2002. De esta forma, el que hasta entonces había sido considerado el más grande de los asteroides recuperó su categoría de planeta

Dentro del Cinturón de Asteroides hay tres grupos, los llamados NEA o Near Earth Asteroid, Asteroides Próximos a la Tierra,  que son observados con especial atención por los astrónomos por el riesgo que pueden suponer para la Tierra. Uno de estos grupos es el de los Asteroides Amor, que son asteroides que pueden llegar a cruzar la órbita de Marte y de la Tierra y que en su perihelio , que es el momento en que el asteroide se halla en su punto más cercano al Sol, puede acercarse a menos de 1,5 Unidades Astronómicas de la Tierra. La Unidad Astronómica es una unidad de medida de la distancia en el espacio establecida en base a la distancia de la Tierra al Sol, estimada en 149 millones de kilómetros , ese sería el valor de una Unidad Astronómica. El segundo grupo es el de los Asteroides Apolo, que son aquellos que en su perihelio se hallan a apenas 1,017 Unidades Astronómicas, o sea a poco más de los 149 millones de kilómetros de distancia. Entre los Apolo se encuentra el asteroide llamado Sísifo con un tamaño de 10 kilómetros de diámetro, dimensiones muy similares al que debió de estrellarse en el Yucatán causando la extinción de los dinosaurios.

El tercer y último grupo de estos asteroides potencialmente peligrosos es el de los Asteroides Atón , que son aquellos que en su perihelio se encuentran a menos de una Unidad Astronómica, es decir, a menos de 149 millones de kilómetros de distancia de nuestro planeta, como sería el caso del YU55 que pasará a apenas 300.000 kilómetros. En términos astronómicos nos pasará rozando y por eso es considerado un  PHA, que es la denominación atribuida a todos aquellos que pasan a 0,05 Unidades Astronómicas  de la Tierra, de los que, aparte del 2005 YU55, hay catalogados otros 800 objetos que pueden representar un peligro para nuestro planeta y causar desde daños locales a extinciones masivas, dependiendo de su tamaño. Sobre el tamaño ya hemos visto que Ceres es el más grande con sus 952 kilómetros de diámetro, pero se cree que existen más de dos millones de asteroides de más de 1 kilómetro de diámetro, 150 millones con más de 100 metros de diámetro, billones con más de 10 metros y cientos de billones cuyas dimensiones superan el metro. El número total de asteroides es casi infinito, podría ser de trillones pero en realidad para nosotros son incontables.

En este mapa  podéis observar las órbitas de los cuatro primeros planetas, Mercurio, Venus, Tierra y Marte, a continuación el Cinturón de Asteroides donde se encuentran los grupos de Asteroides Amor, Apolo y Atón en función de la proximidad de su órbita con respecto a la Tierra en el perihelio, es decir, en el punto donde el asteroide se halla más cerca del Sol durante su órbita.A continuación, en la órbita de Júpiter se encuentran los llamados Asteroides Troyanos y ya fuera del mapa, en la parte externa del Sistema Solar, entre los grandes planetas como Saturno y Urano, están los Asteroides Centauros (imagen procedente de http://www.bitacoradegalileo.com )

Aparte de estos tres grandes grupos hay otras denominaciones para asteroides que se hallan más allá del Cinturón de Asteroides entre Marte y Júpiter, como los Asteroides Troyanos que se encuentran junto a la órbita de Júpiter, y los Asteroides Centauros que están en la parte más externa del Sistema Solar entre los grandes planetas como Urano y Saturno. Pero ¿Qué efectos tendría la colisión de uno de estos asteroides contra la Tierra?  Los científicos estiman que cada siglo  caen sobre la tierra asteroides compuestos de hierro , carbono o silicio con un tamaño que supera los 50 metros de diámetro mientras que cada varios cientos de miles de años se produce el impacto  de uno que supera el kilómetro de diámetro.Para conocer los efectos de la caída a la Tierra de uno de estos objetos lo mejor que podemos hacer es viajar al pasado, hasta hace 65 millones de años, al final del Cretácico, cuando los dinosaurios llevaban casi 200 millones de años dominando la Tierra.

Estamos ahora en el noroeste de la Península del Yucatán, en el actual México, donde se encuentra el Cráter de Chicxulub, un cráter de colosales dimensiones, con un diámetro de 180 kilómetros. Su nombre se lo debe a la pequeña población mexicana de Chicxulub, nombre maya que significa "el pulgar del diablo",  donde a finales de la década de los años setenta los geofísicos Antonio Camargo y Glen Penfield, que trabajaban para la empresa petrolífera Petróleos Mexicanos buscando nuevos yacimientos petrolíferos en la zona descubrieron este cráter , aunque en un primer momento no se pudo determinar, debido a su gran tamaño, si aquello correspondía al cráter de un asteroide o no. Pero la posterior detección de tectitas, un vidrio natural que según la mayoría de científicos se forma por el impacto de grandes objetos contra la Tierra, siendo el mineral más seco conocido, y también de iridio y platino, muy escasos en la Tierra pero abundantes en asteroides y meteoritos, probaban que aquel enorme cráter había sido causado por la colisión de un asteroide de unos 10 kilómetros de diámetro.


Archivo:Cráter de Chicxulub.jpg
El asteroide que provocó la extinción de los dinosaurios fue probablemente el mismo que creó el cráter de Chicxulub, en la Península del Yucatán, con un diámetro en su parte exterior de 180 kilómetros de diámetro. Cuando colisionó contra la Tierra la nube de polvo y gases que se elevó hacia la atmósfera la oscurecería, impidiendo que los rayos del Sol calentaran la superficie, enfriando la Tierra e impidiendo que las planas realizaran la fotosíntesis. Se produjeron Megatsunamis con olas de cientos de metros de altura que penetraron decenas de kilómetros tierra adentro y ,al mismo tiempo , la onda expansiva de la colisión provocó terremotos y erupciones volcánicas  que sumirían al planeta en un invierno nuclear que causaría la extinción masiva del Cretácico

Con posterioridad se desarrolló la teoría de que el asteroide que impactó en Chicxulub causó la extinción masiva del Cretácico y el final de los dinosaurios.  Para que nos hagamos una idea del poder destructivo de este asteroide pensemos que el arma más destructiva creada hasta ahora por el ser humano es la conocida como Bomba del Zar, una bomba de hidrógeno creada por la extinta Unión Soviética que fue detonada el 30 de octubre de 1961  en el archipiélago Ártico de Nueva Zembla . La Bomba Zar tenía una potencia de 50 megatones, lo que supone multiplicar 3500 veces la potencia de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki. El brillo de la explosión se pudo observar en localidades situadas a más de 1000 kilómetros de distancia y los vidrios de las ventanas se rompieron en un radio de 900 kilómetros , el hongo de la explosión ascendió hasta los 64.000 metros de altura y liberó una cantidad de energía equivalente a la que puede consumir un país desarrollado como Noruega en medio año. Simplemente estremecedor



BREVE VÍDEO SOBRE LA BOMBA DEL ZAR, LA MÁS GRANDE CREADA POR EL HOMBRE




Pues bien, el asteroide que impactó en Chicxulub provocó una explosión dos millones de veces superior a la  provocada por la Bomba del Zar, algo casi inimaginable. Este impacto habría causado la formación de megatsunamis, formando olas de cientos de metros de altura que habrían viajado a velocidades superiores a los cuatrocientos kilómetros por hora y habrían penetrado decenas o cientos de kilómetros tierra adentro. Una gigantesca  nube de polvo, cenizas y vapor habría ascendido hacia el cielo  junto con trozos del asteroide impulsados de nuevo por la explosión hacia la atmósfera y reentrando de nuevo por efecto de la gravedad. Debido a la fricción se habrían puesto incandescentes causando incendios globales por todo el planeta, al mismo tiempo que la terrible onda de choque del impacto provocaba terremotos y erupciones volcánicas , lo que a su vez incrementaba la emisión de partículas a la atmósfera hasta formar una nube que habría cubierto todo el planeta, filtrando la entrada de los rayos de Sol durante al menos una década, disminuyendo la fotosíntesis y bajando las temperaturas causando una extinción masiva tanto de la vida vegetal como animal. El alto contenido de azufre de la atmósfera habría derivado en la aparición de la lluvia ácida que a su vez contaminaría ríos y lagos con lo que también extinguió gran parte de la vida acuática.

Según algunas hipótesis científicas este asteroide procedía del Cinturón de Asteroides entre Marte y Júpiter , en concreto de la llamada Familia de Baptistina . El Baptistina actual tiene 170 kilómetros de diámetro y se cree que es el más grande de un grupo de asteroides surgido de otro mayor que se habría fragmentado al colisionar con otro asteroide hace 160 millones de años. Uno de esos fragmentos sería el que habría colisionado contra la Tierra hace 65 millones de años, casi 100 millones de años después de la fragmentación. Aunque no todos los científicos coinciden con este origen lo que si reune el consenso de todos es el efecto demoledor de aquel asteroide de diez kilómetros de diámetro sobre la Tierra , poniendo a la vida en el planeta al borde de la extinción. Pero tenemos otros dos eventos más recientes y  , por fortuna, de dimensiones inapreciables en comparación con el asteroide de Chicxulub, pero que son también muy ilustrativos de la capacidad destructiva  incluso de asteroides de pequeñas dimensiones.



DOCUMENTAL DE NATIONAL GEOGRAPHIC SOBRE LOS EFECTOS DEL ASTEROIDE QUE CAUSÓ LA EXTINCIÓN DE LOS DINOSAURIOS  

La energía liberada en la explosión del asteroide que causó la extinción de los dinosaurios, según la hipótesis aceptada por la mayoría de los científicos, era 10.000 veces superior a la suma de todas las armas nucleares creadas por el ser humano.




Quizás el evento más conocido es el llamado Evento Tunguska el 30 de junio de 1908 en la Siberia Rusa. A las 07:17 horas de aquella mañana se produjo una explosión detectada a miles de kilómetros de distancia de Tunguska, en una estación barográfica, para medir la presión de la atmósfera, situada en el Reino Unido. Una gigantesca bola de fuego cruzó el cielo y estalló a una altura aproximada de tres kilómetros , incendiando y arrasando todos los árboles en un radio de más de 2000 kilómetros cuadrados y rompiendo ventanas e incluso haciendo caer a la gente al suelo por la onda expansiva a más de 400 kilómetros de distancia. Se estima que la potencia de la explosión fue de unos 30 megatones, más de mil veces superior a la de Hiroshima y ,según los más de 900 testimonios recogidos  entre los que vieron la explosión, durante varias noches había tanta luz en la atmósfera que se podía leer en plena noche sin necesidad de luz artificial. La población tungus que habitaba la zona decía sobre aquel objeto que "brillaba como el Sol". Hasta el Transiberiano que cruza todo el territorio desde Moscú a Vladivostok tuvo que detener su marcha para evitar el descarrilamiento debido al temblor de las vías y los vagones.

Imagen de como quedaron los árboles en la zona de la explosión de Tunguska, como si  hubieran sido aplastados contra el suelo. En el año 1994 se descubrió un lago que se ha querido ver como el cráter causado por uno de los fragmentos del asteroide que estalló en el aire , aunque de momento todavía no ha podido ser demostrado   (imagen procedente de http://www.tunguskaevent.com )

Aunque el misterio ha rodeado a este hecho al no hallarse un cráter con el impacto,lo que ha llevado a que se aventuraran diferentes hipótesis incluida la del accidente de una nave extraterrestre, el descubrimiento de níquel e iridio enterrados en la zona avalan la hipótesis de que se tratara de un asteroide que explotó antes de  chocar contra el suelo. Aún hoy son impresionantes las fotografías de cientos de árboles tumbados y calcinados ,como si hubieran sido aplastados por una mano gigantesca. Pero aún hay otros acontecimientos más recientes y menos espectaculares,  que ha pasado un poco desapercibido para la mayoría. Uno de ellos es el conocido como Evento de Cando y tuvo lugar en España, en la aldea de Cando perteneciente a la provincia de La Coruña, en Galicia. Allí, el 18 de enero de 1994 se produjo una explosión de naturaleza similar a la de Tunguska aunque de potencia infinitamente inferior. En los resultados de la investigación publicados dos meses después se decía que fue encontrado "Un cráter de 25 metros de diámetro por 1,5 de profundidad. Pinos de más de 20 metros de altura habían sido desplazados a unos 60 metros de distancia, sugiriendo un gran impacto. Todo este conjunto se hallaba a unos 300 metros de un núcleo de población y a unos 75 metros de la casa más cercana"


DOCUMENTAL SOBRE EL EVENTO DE TUNGUSKA DEL CANAL HISTORIA

Aunque la hipótesis aceptada por casi todos los investigadores es la explosión de un meteorito al no hallarse un cráter han surgido todo tipo de hipótesis, algunas más extravagantes que otras. En cualquier caso el reportaje es interesante para conocer la historia de Tunguska



Avanzando en el tiempo , en septiembre de 2002 se producía otra explosión en la taiga siberiana, cerca de la ciudad de Bodaibo y en un lugar próximo al río Vitim, por lo que es conocido como el Evento de Vitim. Allí se produjo una explosión de unos 4 o 5 kilotones , la bomba de Hiroshima era de 13 kilotones, y al igual que en Tunguska produjo la abrasión de una zona arbolada , aunque de extensión muy reducida. Tenemos aún un último ejemplo, conocido como el Evento del Mediterraneo Oriental, ocurrida en el Mediterraneo el 6 de junio del 2002 , cuando se produjo una explosión con una potencia de 16 kilotones, más fuerte que la bomba atómica de Hiroshima, en una zona del mar situada entre Libia y Grecia . Se cree que fue provocada por un cometa que estalló antes de impactar con el mar y con unas dimensiones de diez metros de diámetro. No se ha podido rescatar ningún resto y al caer en el mar tampoco ha dejado un cráter . Por fortuna, al igual que sucedió en Tunguska , no cayó en una zona habitada ,porque las consecuencias habría sido devastadoras.

Los científicos son conscientes del peligro que representan los asteroides y se han creado diferentes programas de detección de Asteroides Potencialmente Peligrosos bajo la común denominación de Spaceguard Survey pero ,sin embargo, a pesar de ello los resultados de la detección de objetos hacia la Tierra sigue sujeta a muchas imprecisiones e incluso se han detectado objetos cuando ya se estaban alejando de nuestro planeta. Además del 2055 YU55 , que en principio pasará el 8 de noviembre a 300.000 kilómetros de nosotros y no debe representar un peligro hasta el próximo siglo, entre los 800 objetos potencialmente peligrosos está el 99942Apofis que pertenece a la familia de asteroides conocidos como Asteroides Atón, que, como ya vimos antes, eran aquellos que pasaban a menos de una Unidad Astronómica de la Tierra. Fue descubierto en junio de 2004 en el mismo observatorio astronómico que luego descubriera el 2005YU55

Archivo:2004MN4 Sormano.gif
En la imagen , en la zona central, moviendose de derecha a izquierda, se halla el Apofis , descubierto el 19 de junio de 2004 .Tiene un periodo orbital   de 323 días, y su trayectoria le lleva a atravesar la órbita de la Tierra dos veces en cada vuelta al  Sol. Su nombre, Apofis, es el nombre en griego del dios egipcio Apep, que, apropiadamente, significa " el destructor". Ha sido el primero de los asteroides descubiertos al que se le atribuyó la posibilidad de colisionar contra la Tierra en abril del 2029, alcanzando el número 4 de un total de 10 de la escala de Turín que ya vimos antes . El nivel 4 de la escala significa que los cálculos indican una probabilidad de colisión de más de un 1%, capaz de causar devastación a nivel regional. Posteriores observaciones lo han descartado aunque si será visible desde Europa, África y el oeste de Asia a simple vista pero sin riesgo de colisión aunque en 2036 podría haber una remota posibilidad de que esto sucediera  

Se cálculo que su momento de máxima aproximación a la Tierra sería el 13 de abril de 2029 e incluso se llegó a afirmar que el riesgo de colisión con nuestro planeta en esta fecha era del 2,7%, el más alto atribuido hasta entonces a un asteroide, pero cálculos posteriores han descartado toda posibilidad de colisión de 2029 aunque si admiten un riesgo muy lejano en 2036, apenas 1 posibilidad entre 45.000, aunque todo calculo es muy difícil después de que el Apofis pase cerca de la Tierra en 2029 ya que la gravedad podría alterar su trayectoria. En todo caso , existe la posibilidad de que un asteroide se aproxima a la Tierra en una órbita inesperada  desde detrás del Sol, y por tanto no pudiera ser detectado hasta unos meses antes del impacto. Es problable que en los próximos milenios no se produzca ninguna colisión, pero también podría ser el año que viene. La única posibilidad para alejarlo de la trayectoria de la Tierra es detectarlo con algunos años de antelación, por eso es necesario invertir en estos proyectos de detección de asteroires  aunque ahora nos parezcan quiméricos, como el proyecto Euronear que está tratando de reunir fondos para crear una red de detección de asteroides en Europa , aunque con nulo apoyo presupuestario.

Escala de Turín que divide en diez niveles el grado de peligrosidad de colisión con la Tierra de los asteroides que son descubiertos. Hasta el momento el Apofis ha sido el que alcanzó un nivel más alto, el número cuatro, antes de que fuera calculada de nuevo su trayectoria y se confirmase que no había riesgo alguno de colisión en 2029 y un riesgo muy remoto en 2036. Sin embargo, los cálculos de los científicos están sometidos a muchas variables difíciles de determinar con antelación. Por eso es necesario desarrollar programas de prevención aunque hoy nos parezca una perdida de tiempo y dinero  (imagen procedente de http://www.alpoma.net )

De momento, disfrutemos del espectáculo el próximo día 8 de noviembre cuando el 2005YU55 cruce el cielo y podamos observar su trayectoria ,porque no corremos ningún peligro. Pero no olvidemos de apoyar a los científicos que vigilan por nosotros el cielo y tratan de convencer a los gobiernos de que el gasto en estos sistemas de detección no es un gasto inútil, es importante porque el día de mañana podría salvarnos la vida o , al menos, evitar un desastre de dimensiones catastróficas. Siempre será mejor prevenir que tener que escuchar después a aquellos que nos recitarán los versículos del Apocalipsis, en su capítulo 8 , versículos 10-11 "El tercer ángel tocó la trompeta, cayó del cielo una gran estrella, ardiente como una llama, cayó sobre la tercera parte de los ríos y sobre las fuentes de las aguas. El nombre de la estrella era Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo, y muchos hombres murieron por estas aguas, que se habían hecho amargas." Por mi parte no creo en Apocalipsis , pero si en la necesidad de estar prevenidos porque aunque es una posibilidad improbable, el riesgo existe y si se convierte en realidad no tendríamos forma de escapar.
Famosos