domingo, 2 de marzo de 2014

LOS MONUMENTS MEN, LOS HÉROES DEL ARTE

El Diccionario de la Lengua Española define el arte como la "Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada  que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüisticos o sonoros". En nuestra vida cotidiana, tan llena de obligaciones , prisas y con poco tiempo para detenerse en lo que nos rodea el arte tiene poco espacio para llegar hasta nosotros. Hay museos, exposiciones y tenemos cientos de miles de obras de arte a la distancia de un clik en nuestro ordenador pero ¿qué significa el arte para nosotros?¿qué importancia tiene en nuestras vidas aunque no seamos consciente de ello? El arte es mucho más que las subastas multimillonarias de Shoteby´s o Christie´s  o el que se muestra en las grandes galerías  o las exposiciones de fama mundial. Es mucho más incluso que una sucesión de nombres de genios del arte , personas de inmenso talento que han creado obras de belleza conmovedora. Todo eso forma parte del arte, pero la esencia del arte va más a allá. La filósofo estadounidense Ayn Rand escribía del arte que "da al hombre la experiencia de vivir en un mundo donde las cosas son como deberían ser. Esta experiencia es de crucial importancia para él. Es su salvavidas psicológico". El arte es para Rand un ideal, algo superior a nosotros a lo que aspirar , la esperanza de un lugar y un mundo mejor. En el mismo sentido Oscar Wilde nos aconseja "Amad al arte por sí, y entonces todo lo demás se os dará por añadidura". No importa el arte por su utilidad, por su valor económico, sino por ese algo indefinible que afecta a nuestras emociones y sentimientos, que en cierto modo nos transforma  .Sólo un cuadro, un libro , una escultura , una obra maestra de la arquitectura, puede ponernos en contacto , compartir emociones , con seres humanos como nosotros que vivieron hace un siglo, dos siglos o , tal vez, hasta milenios demostrando la verdad que recogen las palabras del poeta francés Theopile Gautier "Todo pasa. Sólo el verdadero arte permanece"

TRAILER DE "MONUMENTS MEN" DE 2013 

Trailer de la película dirigida y protagonizada por George Clooney que relata la aventura de los hombres que arriesgaron sus vidas para salvar aquello que Gautier afirmaba que permanecería cuando todo hubiera desaparecido, el arte. Personalmente la película no ha logrado transmitirme la emoción de una historia que es muy hermosa, pero no deja de ser una película interesante y una vez que conoces su historia creo que  se disfruta más. 





Desde aquel lejano antepasado que a la luz de primitivas antorchas se inclinaba en el interior de las cuevas de Altamira o Lascaux  a crear las primeras obras de arte de la humanidad, el hombre ha evolucionado y con él el arte, pero  nunca ha podido prescindir de él, porque el arte forma parte del alma común de todos los seres humanos, nos liga a personas que nunca conoceremos, de las que nos puede separar el tiempo y la cultura pero no las emociones que se comunican a través de la obra de arte. Un pueblo no son solo sus fronteras, su industria , sus ciudades, es también su arte y destruirlo o arrebatárselo  es como robarle el alma , su cultura , su historia. Escribía George Bernard Shaw "Los espejos se emplean para verle la cara, el arte para verse el alma" y en el arte se refleja el alma de los pueblos. La historia que os voy a contar hoy trata de un hombre que estuvo muy cerca de destruir parte de ese alma y de los hombres que arriesgaron sus vidas para que eso no sucediera , una historia que después de décadas de olvido ha salido de nuevo a la luz gracias a la última película del actor y director estadounidense George Clooney(1961) titulada "Monuments men", estrenada hace apenas una semana. He visto la película pero no escribiré sobre ella porque sólo se hacerlo sobre aquellas que de una u otra forma me consiguen emocionar, y no ha sido el caso de "Monuments men", que siendo una película impecable en lo técnico carece , en mi opinión,  de entusiasmo en la historia que está narrando. Pero  los "Monuments men" es mucho más que el título de una película  y esa es la historia que me propongo compartir con vosotros. Y para eso tenemos que viajar a la Alemania de Adolf Hitler (1889-1945) y al año 1940. 


Mapa de Europa en 1941, antes de la Operación Barbarroja de junio de 1941 cuando las tropas alemanas lanzaron una gran ofensiva contra Alemania. Podéis ver como controlaba casi toda Europa, excepto la neutral Suiza, la Francia de Vichy que en realidad era un estado títere en manos de los nazis, España y Portugal, que se mantenían neutrales aunque hubo intentos alemanes por incorporar a la España gobernada por Francisco Franco(1892-1975), a quién los alemanes apoyaron durante la Guerra Civil de 1936 a 1939,  como aliada en la guerra e incluso envió voluntarios encuadrados en una unidad llamada División Azul que participaría sobre todo en el frente ruso. Y las naciones en marrón, Italia, Bulgaria, Hungría y Checoslovaquia  eran naciones aliadas y controladas también por los nazis que además habían invadido Noruega, Grecia , Yugoslavia y parte de Polonia. (Imagen procedente de http://www.historiacultural.com )

Estamos en Berlin, hace unos meses, en septiembre de 1939, Alemania invadía Polonia y comenzaba así la Segunda Guerra Mundial . El comienzo del conflicto no ha podido ser más brillante para las tropas alemanas que empleando la estrategia de la "BlitzKrieg" o "Guerra Relámpago" había logrado importantes éxitos. Después de ocupar parte de Polonia en septiembre de 1939, mientras la otra parte quedaba en manos de la Unión Soviética, Alemania detuvo las operaciones durante los meses del invierno de 1939 a 1940 para reagrupar a sus fuerzas y organizar los siguientes ataques. Esos meses de relativa inacción fueron bautizados por la prensa como "la guerra de broma"  ya que apenas hubo combates hasta que el 9 de abril de 1940 Alemania ponía en marcha la Operación Weserübung dirigida a ocupar Dinamarca y Noruega. Dinamarca no ofreció resistencia pero Noruega si luchó  aunque fue traicionada desde dentro por Vidkun Quisling(1887-1945) que daba un golpe de estado apoyado por los nazis  y su gobierno facilitaría el dominio de Noruega por las tropas alemanas.  Los británicos que habían tratado de ayudar al ejército noruego fueron derrotados y expulsados  al igual que la familia real noruega que huyó a Londres. Apenas un mes después, el 10 de mayo de 1940 Alemania iniciaba una nueva ofensiva simultanea contra Países Bajos, Luxemburgo, Bélgica y Francia  . Caen uno detrás de otro sin que ni franceses ni británicos puedan detener el avance alemán que les lleva a ocupar Luxemburgo, Países Bajos  y gran parte de Francia. El 22 de junio de 1940 Francia firma un armisticio con Alemania en virtud del cual los alemanes se quedan con dos terceras partes de Francia, incluida París, y permiten que  la otra tercera parte del territorio  quede en manos de un gobierno títere de los alemanes. y será conocida como la Francia de Vichy.


El pasado mes de noviembre  los medios de comunicación difundieron una noticia  difundida por la fiscalía de Munich en la que se informaba que se habían hallado en un apartamento de Munich mil cuatrocientas seis obras de arte de autores como Picasso, Eduard Munch (1863-1944), Paul Klee(1879-1940) o Henri Matisse (1869-1954)  y que se hallaban custodiadas por el hombre que veis en la fotografía, Cornelius Gurlitt  de 81 años de edad , hijo de Hildebrand Gurlitt(1895-1956) , historiador de arte y marchante que durante la Segunda Guerra Mundial  comerció con el denominado Arte Degenerado, con el que los nazis se referían al arte de vanguardia y a las obras de artistas judíos y eslavos. Trabajo  a las órdenes de Joseph Goebbels, el Ministro de Propaganda de Hitler . Gurlitt ha defendido su imagen diciendo que 380 de las obras pertenecían al Arte Degenerado y fueron adquiridas por su padre legalmente  pero las autoridades sospechan de la procedencia de al menos seiscientos de ellas que formarían parte de las obras requisadas por los nazis a las familias judías . Según explicaba en su propia página web, Gurlitt afirmaba el pasado mes de febrero de 2014 que "yo sólo quería vivir en paz con mis cuadros" . Se sabe que de vez en cuando vendía alguna de estas obras para disponer de dinero. Según algunas habría  más de 250.000 obras del arte robado por los nazis siguen hoy desaparecidas  ¿habrá más apartamentos como los de Gurlitt con cientos de obras de grandes artistas ocultos a la vista de todos?    (Imagen procedente de http://www.abcpix.net )

El siguiente paso en la estrategia de Hitler era la conquista de Inglaterra para lo que puso en marcha los preparativos de la Operación León Marino  . Esta era la Alemania victoria  de año 1940, el mismo año en que el  ministro de Propaganda Joseph Goebbles (1897-1945) encargaba a Otto Kümmel(1874-1952), director de los Museos del Estado Alemán , la elaboración de un informe sobre todas aquellas obras de arte que en algún momento habían pertenecido a Alemania y ahora se encontraban en manos extranjeras. El resultado fue un informe de trescientas diecinueve páginas  en las que  recogía miles de obras de arte remontándose incluso al siglo XVI, obras que según Hitler había que recuperar y llevar de vuelta a su verdadero hogar, Alemania. La mayoría de ellas se encontraban en Francia , un recuerdo de la ocupación de Alemania por las tropas del emperador francés Napoleón Bonaparte(1769-1821) a comienzos del siglo XIX. Durante los siguientes años los alemanes saquearían  las colecciones  privadas y públicas de Francia, pero no solo de ella sino también de Bélgica, Holanda, Checoslovaquia  o Polonia  de donde desaparecían obras de Picasso(1881-1973) , Vermeer (1632-1675), Rembrandt(1606-1669), Rubens (1577-1640) , Miguel Ángel (1475-1564), Brueghel (1525-11569) o Rodin (1840-1917) y tantos otros grandes artistas que abandonaba sus emplazamientos habituales para ser transportados al interior de Alemania. Se consiguieron pequeñas grandes victorias, como la obtenida por el director del Museo de Louvre en París, Jacques Jaujard (1895-1967), que antes de la invasión alemana pudo poner a salvo muchas de las obras más importantes que contenía el Museo, como la mundialmente famosa "Mona Lisa" de Leonardo Da Vinci (1452-1519) o la estatal griega del siglo II a. C "La victoria Alada de Samotracia" que fueron ocultadas junto a otras muchas obras  en diferentes castillos del Valle del Loira .


Jacques Jaujard, el director del Museo del Louvre durante la Segunda Guerra Mundial que arriesgó su vida para poner a salvo no sólo las obras de arte del Museo del Louvre sino la de muchos coleccionistas particulares a los que también ayudó a salvar su vida . Debemos al  heroísmo de mujeres y hombres como Jaujard  que hoy sigamos pudiendo disfrutar de obras de arte insustituibles de nuestra historia, que son mucho más que un objeto, por muy bellos que puedan ser, son una parte del alma de nuestra civilización  (Imagen procedente de http://www.pinterest.com )


mover la Subida de la Victoria de Samotracia guerra mundial II el Louvre
La Victoria de Samotracia , escultura griega en mármol del siglo II a. C y una de las obras emblemáticas del Museo del Louvre en París, siendo trasladada antes de la llegada del ejército alemán. Muchas de las obras del Louvre fueron ocultadas en los castillos del Loira y en monasterios y conventos del sur de Francia, dentro del territorio de  la Francia de Vichy. Muchas de ellas tuvieron que sufrir varios traslados a lo largo de la guerra para evitar que los alemanes las encontraran. Un testigo recordaría sobre el traslado de la Victoria de Samotracia "La estatua se deslizaba por la rampa de madera. Todos estábamos aterrorizados. Y cuando la Victoria empezó a bajar lentamente el silencio era total y sus alas de piedra temblaban ligeramente. El conservador  de la escultura se sentó en los peldaños de piedra murmurando "No la veré regresar" Saldrían del Louvre treinta y siete convoyes cargados de obra dejando casi vacío el Louvre (Imagen procedente de http://twistedsifter.com)

No contento con eso Jaujard también salvó numerosas colecciones privadas que fueron sacadas de la Francia ocupada o en aquellos casos en que estas colecciones fueron requisadas por el gobierno títere de Vichy los museos las volvieron a adquirir para protegerlas e impedir que salieran de Francia llegando a falsificar los documentos de venta para que las fechas de su compra fueran anteriores a la ocupación alemana. La egiptóloga francesa Christiane Desroches Noblecourt(1913-2011) escribiría sobre la labor de Jacques Jaujard que "no solo salvó tesoros materiales, sino que salvó a numerosas personas de las fuerzas de ocupación arriesgando su libertad y su propia vida" Mientras, para  Hitler era importante despojar a las naciones conquistadas de su espíritu, arrebatarles su identidad nacional y una de las formas de hacerlo era quedarse con sus obras de arte, lo que también era una forma de venganza, al menos en su mente, de las supuestas humillaciones sufridas por Alemania en conflictos anteriores y ese era el espíritu que animaba el Informe Kümmel y su lista de obras de arte que había que recuperar. Alemania tenía que dominar la cultura mundial y  Hitler encargó a su arquitecto jefe  Albert Speer (1905-1981) el diseño y construcción de un gran museo que llevaría el nombre de Museo del Führer (Führer Museum) que dispondría de hasta cuarenta y ocho kilómetros de galerías que albergarían  las obras más importantes  de Europa excepto aquellas que pertenecieran a movimientos vanguardistas como  el expresionismo, el cubismo o el arte abstracto  que formaban parte de lo que el régimen nazi calificaba como Arte Degenerado  y que incluía también las obras de artistas judíos y eslavos , obras que debían ser destruidas o vendidas  para lo que Goebbels creó la Comisión para la Explotación del Arte Degenerado.  



Reconstrucción virtual  del futuro Führer Museum en Linz que nunca se llegaría a construir y que Hitler pretendía convertir en  el centro cultural más importante de Europa alimentado con las miles de obras de arte robadas por todo el continente (Imagen procedente de  http://falanszter.blog.hu




Archivo: Adolf Hitler en París 1940.jpg
Fotografía tomada el 23 de junio de 1940 , la única vez que Hitler viajó a París. En el lado izquierdo de la fotografía está su arquitecto jefe , Albert Speer, a quién Hitler le encargaría la construcción de un nuevo Berlín inspirado en París, una ciudad que el propio Hitler reconoció que había llegado a pensar en destruir, pero prefirió que Speer la pudiera estudiar . Esperaba que cuando Berlin hubiera sido remodelada por Speer París a su lado no sería más que una sombra y entonces no habría motivo alguno para destruirla. París se convertiría en el patio de recreo de los oficiales nazis , aunque no olvidaban que las obras de arte que anhelaban  se hallaban ocultas. Como no querían enemistarse de momento con los franceses para no provocar una rebelión, se centraron en  la confiscación de las colecciones privadas , en particular las que eran propiedad de las familias judías ya que los nazis les despojaron de su nacionalidad y , por lo tanto, según su nueva legalidad las propiedades de los judíos eran oficialmente "sin dueño". (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )

El Museo tendría su sede en la ciudad austriaca de Linz , muy cerca del lugar de nacimiento de Hitler. Pretendía convertirla en la capital de la cultura occidental, y para organizar  el procedimiento de recuperación de todas las obras necesarias para llenar las galerías de aquel colosal museo, Hitler creó en junio de 1939  la Comisión Especial de Linz formada por un grupo de historiadores del arte  que se encargarían de adquirir y , en la mayoría de los casos, confiscar las obras  adecuadas para formar parte de la colección del Führer Museum, que tendría como base las obras que el propio Hitler había ido adquiriendo con los años gracias a los ingresos procedentes de su obra  "Mein Kampf" (Mi Lucha) pero que no tardaría en crecer gracias a la guerra  .  En el caso de las obras de arte en manos de familias judías se procedía simplemente a requisarlas junto al resto de sus posesiones mientras sus dueños, si no habían podido huir, terminaban en los campos de exterminio. Pero mientras los alemanes siguen acumulando obras a la espera de construir el Führer Museum, la guerra avanza y después de fracasar en la invasión de Inglaterra en junio de 1941 Adolf Hitler pone en marcha la Operación Barbarroja para la invasión de la Unión Soviética. Pero lo que en un principio es  un nuevo éxito  de las tropas alemanas la llegada del invierno detiene su avance y  la guerra se estanca. Para 1943 guerra da un giro y las tropas alemanas comienzan a retroceder en el Frente del Este y lo mismo sucede en el Norte de África donde las tropas alemanas e italianas se rinden en mayo de 1943.  Para los aliados llegaba el momento de abrir un nuevo frente ya en suelo europeo  y el objetivo era la isla de Sicilia. El 10 de julio de 1943 se puso en marcha la Operación Husky, la invasión de Sicilia . La guerra volvía a suelo europeo  y fue entonces cuando se hizo evidente la necesidad de proteger el patrimonio cultural  europeo del peligro de ser destruido durante los combates.  Paul Joseph Sachs (1878-1965), uno de los miembros fundadores del Museo de Arte Moderno de Nueva York y al frente de los directores de museos de Estados Unidos convenció  al presidente Franklyn Delano Roosevelt (1882-1945) para la creación de una organización que se dedicara a la protección del patrimonio cultural europeo en las zonas de guerra. 


Fotografía de Paul Joseph Sachs , el hombre que convenció al presidente Roosevelt con el apoyo de los directores de los museos de Estados Unidos para crear primero una comisión que asesorara al ejército sobre las medidas par proteger y recuperar las obras de arte en las zonas de guerra y que sería conocida como Comisión Roberts, y después la creación de los Monuments Men,  técnicamente la MFAA ( Departamento de Monumentos , Bellas Artes y Archivos) (Imagen procedente de http://db-artmag.de)


George Stout , que trabajaba en el departamento de conservación de arte de la Universidad de Harvard y sería el encargado de organizar y coordinar a los primeros Monuments Men de Estados Unidos. (Imagen procedente de http://www.monumentsmen.com )

Así nacía  el MFAA, siglas en inglés del Departamento de Monumentos, Bellas Artes y Archivos y sus miembros serían conocidos popularmente como los Monuments Men.. El general Dwight David Eisenhower (1890-1969) pronunciaba antes del comienzo de la invasión de Europa un discurso donde ya pedía a sus tropas que hicieran lo posible por preservar el patrimonio artístico de Europa, pero bien sabían todos los que combatían  que aquello era una misión casi imposible "Pronto estaremos luchando en el continente europeo  en una batalla diseñada para conservar nuestra civilización . Inevitablemente , durante nuestro avance encontraremos  monumentos históricos  y centros culturales  que son un símbolo de todo lo que luchamos  por conservar. La responsabilidad de todos los soldados  es proteger y respetar estos  símbolos en la medida de lo posible." Pero ¿quiénes tendrían la misión de proteger este patrimonio cultural? En realidad, en un principio fueron solo unos pocos  aunque luego ampliarían su número hasta alcanzar los cuatrocientos miembros entre hombres y mujeres que trabajaron por toda Europa para salvar el patrimonio cultural del continente. En 1943 el núcleo original en el que se centra la película estaba formado por George Stout(1897-1978), que hasta el comienzo de la guerra había trabajado en el departamento de conservación de arte de la Universidad de Harvard y que en el momento de ser seleccionado por el MFAA ya estaba integrado en el ejército. En la película su papel es interpretado por George Clooney y correspondería a Stout la responsabilidad de organizar el grupo de los Monument Men. Así reclutó a James Rorimer (1905-1966), conservador del Museo de Cleveland, interpretado por Matt Damon en la película, el escultor Walter Hanckok(1901-1998), encarnado por John Goodman, el arquitecto Robert Posey (1904-1977) al que da vida el actor Bill Murray, Lincoln Kirstein (1907-1996) fundador  del Ballet de la Opera Metropolitana de Nueva York , encarnado por Bob Balaban en la película, y el británico Ronald Balfour(1904-1945), interpretado por Hugh Bonneville.


Balfour-Ronald
Fotografía del británico Ronald Balfour, uno de los dos Monuments Men que perderían la vida durante el conflicto. Hasta su muerte pasó la mayor parte del tiempo en Bélgica donde descubrió como muchas de las obras de arte del país habían sido robadas y en particular dos de las más importantes obras de arte en suelo belga, la Madonna de Brujas del gran Miguel Ángel y el Políptico de Gante de Jan van Eyck. Balfour entregó su vida por aquello que amaba tanto, el arte (Imagen procedente de http://www.monumentsmen.com ) 


James Rorimer (el hombre que mira a la cámara mientras anota algo en una libreta) con tres soldados que llevan en sus manos algunas de las obras rescatadas por los Monuments Men del castillo de Neuschwanstein en Baviera donde había miles de obras de arte ocultas . Rorimer, que dominaba el francés, viajaría a París donde entraría en contacto con Rose Valland,  que trabajaba en el Museo del Juego de Pelota en París, el lugar donde los alemanes llevaban todas las obras de arte que confiscaban y de las que Rose tomaría cuidadosa nota de todas y cada una de ellas , permitiendo que los Monuments Men pudieran rescatar miles de ellas de la destrucción. Después de la guerra Rorimer llegaría a ser director del Museo Metropolitano de Arte  de Nueva York  (Imagen procedente de http://www.ajhs.org

Pero mientras los Monuments Men se disponen a comenzar su trabajo en Europa, en París los alemanes siguen acumulando obras de arte saqueando museos, edificios públicos y colecciones particulares particularmente de judíos  como la gran colección de arte de la familia Rothschild, banqueros judíos que habían ocultado su colección de arte entre los diferentes castillos que poseían en Normandía . Los alemanes habían creado una organización a la que bautizaron con el nombre de Einsalzstab Reichsleiter Rosenberg o ERR(no se la traducción exacta pero sería algo así como Fuerza Especial para el Arte Pictórico de Rosenberg ya que estaba dirigida por Alfred Rosenberg (1893-1946),  y cuyo objetivo principal era apropiarse de los bienes  culturales de los territorios ocupados. Los agentes de la ERR , que podríamos considerar el reverso oscuro de los Monuments Men ya que en lugar de proteger las obras de arte se encargaban de robarlas y confiscarlas, rastrearon minuciosamente el rastro de aquella colección  y hallaron sus escondites. Entre las muchas obras que formaban parte de aquella magnífica colección se encontraba una de las obras favoritas de Hitler, "El astrónomo" de Johannes Vermeer(1632-1675) que fue embalado  en una caja en cuyo exterior se indicó H13. Todas aquellas cajas que aparecían con la indicación "H" quería decir que era una obra para la colección personal de Hitler que llegaría a tener una colección de más de 4700 obras.En París  las obras requisadas se acumulaban en el Museo del Juego de Pelota, adyacente al Museo del Louvre, donde los alemanes fotografiaban, catalogaban y clasificaban  decenas de miles de obras de arte.Con frecuencia se dejaba caer por allí el lugarteniente de Hitler y comandante de la Luftwaffe, las fuerzas aéreas alemanas, Hermann Göring (1893-1946), para disfrutar de la contemplación de aquellas obras. 


"El astrónomo" una de las obras maestras del pintor holandés Johannes Vermeer en 1668 . Formaba parte de la colección del banquero judío  Edouard de Rothschild y fue requisada por los alemanes cuando ocuparon Francia en 1940 . Los alemanes imprimirían una esvástica  de color negro en el fondo de la obra.  Posteriormente sería ocultada en la mina de sal de Altaussee donde permaneció hasta que fue rescatada por los Monuments Men el 8 de mayo de 1945. La obra sería devuelta a la familia Rothchild  que decidió donarla al estado francés y desde 1982 todos podemos admirar su belleza en el Museo del Louvre.  Del gran maestro holandés apenas se conservar poco más de una treintena de obras (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org ) 




Mostrando el rescate de "El Astrónomo" de Vermeer  en la mina de sal de Altaussee el 8 de mayo de 1945 , el mismo día en que se celebraba en todo el ejército aliado el Día de la Victoria que suponía el final de la guerra. Los Monuments Men ganaron la carrera a los soviéticos que también querían rescatar estas obras pero probablemente no para devolverlas a sus dueños o instituciones a las que pertenecían, sino para quedárselas. Es uno de los pocos casos en la historia en los que un ejército victorioso no se ha dedicado a saquear lo que encontraba sino a devolver lo robado a sus dueños que en realidad es a todos nosotros, pues son patrimonio de la humanidad (Imagen procedente de www.historiasdelasegundaguerramundial.com )

Pero allí también trabajaba en silencio Rose Marie Antoine Valland (1898-1980), una historiadora de  arte que había comenzado a trabajar en el Museo del Jeu de Pomme en 1941  y que, sin que los alemanes se percataran e ignorando que ella sabía alemán,  fue anotando en un cuaderno los datode todas y cada una de las obras de arte que pasaban por sus instalaciones y donde eran enviadas, averiguando que muchas de ellas tenían como destino el célebre Castillo de Neuschwanstein, en Baviera, comenzado a construir en 1866 por orden del rey de Baviera Luis II(1845-1866), el mecenas del compositor Richard Wagner (1813-1883). Pero ahora abandonemos a Rose y París para viajar  de nuevo a Italia . Después de ocupar Sicilia y desembarcar en la Península Italiana por Tarento las fuerzas aliadas siguieron avanzando hacia Roma pero encontraron un serio obstáculo en su camino . Para ir de Nápoles a Roma la ruta principal era a través del valle del río Liri , pero para atravesar el valle había que sortear una colina situada a 130 kilómetros de Roma, Monte Cassino, que se hallaba en su centro y sobre la cual se erigía la silueta de la histórica Abadía de Montecassino, perteneciente a la orden benedictina y construida por iniciativa del propio fundador de la orden, Benito de Nursia(480-543) , en el año 529, convirtiéndose en el primer monasterio de la orden. Los alemanes defendieron aquella posición para impedir el paso de los aliados. La batalla comenzó el 4 de enero y se prolongaría nada menos que hasta el 19 de mayo de 1944, dejando su vida en aquella colina más de veinte mil alemanes y cincuenta y cuatro mil aliados y reduciendo al milenario monasterio a unas pocas ruinas humeantes.  Más que nunca se hacía patente la necesidad de proteger los principales monumentos europeos de una destrucción irreparable como la de la Abadía de Montecassino. 


El monasterio de Montecassino antes de su destrucción. Los alemanes se hicieron fuertes en esta posición y era imprescindible vencerles para poder atravesar el valle del río Liri que abría el camino a Roma (Imagen procedente de http://forocatolico.wordpress.com )


Imagen
En esta fotografía publicada por la revista  "Life" podemos ver el estado en el que quedó la Abadía de Montecassino del siglo VI  después de la Batalla de Montecassino que se prolongaría durante cinco meses causando casi 85.000 muertos entre ambos bandos. No era la primera vez a lo largo de su dilatada historia que el monasterio sufría la devastación, pero su absoluta destrucción  despertó la alarma entre los aliados y dio fuerza a la iniciativa de los Monuments Men. Había que proteger en la medida de lo posible ,y siempre que la guerra lo permitiera, el patrimonio cultura de Europa , pero era una misión muy difícil. Muchas ciudades, tanto aliadas como alemanas, serían arrasadas a lo largo de la guerra. Curiosamente el bombardeo que destruyó el monasterio no causó ninguna baja entre los alemanes que no se encontraban dentro del monasterio y que una vez que este quedó convertido en ruinas las utilizaron para convertirlo en una auténtica fortaleza  (Imagen procedente de http://www.lasegundaguerra.com )

El 6 de junio de 1944 los aliados desembarcaban en las playas de Normandía , abriendo un nuevo frente en la conquista del continente. Unos días después  los Monument Men también desembarcaban en Normandía, integrados en las filas de diferentes ejércitos aliados  para iniciar su labor de protección del patrimonio artístico europeo, no viajaban juntos pero estaban en contacto unos con otros y portaban en sus manos la orden de Eisenhower dirigida al ejército aliado de "que no se destruyera ningún monumento del legado artístico que no fuera imprescindible para salvar vidas" pero pronto se darían cuenta que aquello era una misión poco menos que imposible. Siguiendo al avance de las tropas aliadas , uno de los Monument Men, James Rorimer,pasaba por la ciudad de Saint Lo , en la Baja Normandía, y fue allí donde tuvo su primer contacto con la trágica realidad de la guerra. Sobre la destrucción que contempló en aquella pequeña ciudad escribiría Rorimer "Había casa y destrucción por todas partes. El recuento de daños  entre tantos cráteres y edificios destruidos por el  fuego fue una tarea ingrata. A veces parecía como si estuviéramos recogiendo vino de las calles, cuando el barril se ha derramado" Mientras, los alemanes ya habían comenzado a finales de 1943  a sacar gran cantidad de obras de arte fuera de Francia, Bélgica u Holanda. En Bélgica tenían un particular interés en llevarse dos obras emblemáticas, la Madonna de Brujas, esculpida por el escultor italiano Miguel Ángel en 1501 y conservada en la iglesia de Nuestra Señora de Brujas, y la obra maestra del pintor flamenco Jan van Eyck(hacia 1390-1441), el Políptico de Gante, también conocido como la Adoración del Cordero Místico o el Altar de Gante, terminada hacia 1432 y que se conservaba en la Catedral  de San Bavon de la ciudad belga de Gante. Esta última obra era considerada imprescindible por los jerarcas nazis porque durante un tiempo algunas de las tablas del políptico estuvieron en Alemania hasta que en virtud del Tratado de Versalles tuvieron que devolverlo a Bélgica. Ahora se tomaban la revancha. 

"La Virgen y el Niño" de Miguel Ángel Buonarroti , más conocida como la Madonna de Brujas, que se halla en la Iglesia de Nuestra Señora de Brujas de esta ciudad belga. Realizada entre 1501 y 1503 a continuación de otra de las grandes obras de Miguel Ángel, La Piedad, que en la actualidad se puede contemplar en el Vaticano. Miguel Ángel la esculpió por encargo de unos comerciantes flamencos  y fue trasladada a su emplazamiento actual en el verano de 1506, donde quince años después la contemplaba el pintor alemán Alberto Durero(1471-1528). En el siglo XIX seria robada por primera vez, cuando las tropas de Napoléon Bonaparte, el emperador francés, se la llevaron a Francia hasta que la derrota del emperador permitió su retorno en 1815 y allí permaneció hasta la llegada de los alemanes (Imagen procedente de http://virgencitalinda.blogspot.com.es )
Fotografía del rescate de la Madonna de  Brujas en la mina de sal de Altaussee el 8 de mayo de 1945. En el centro , con bigote, vemos a George Stout  el coordinador de los Monuments Men estadounidenses. La Madonna junto con el Poliptico de Van Eyck y El Astrónomo de Vermeer eran algunas de las obras más destacadas de las obras que formaban parte de la colección personal de Adolf Hitler y se convertirían en un símbolo del éxito de la misión de los Monuments Men (Imagen procedente de http://harvardmagazine.com )
Los belgas trataron de poner a salvo esta emblemática obra al principio de la guerra  , desmontaron sus tablas y las introdujeron en un camión que la transportaría al Vaticano para ponerla a salvo pero finalmente el camión no llegaría a su destino debido a la entrada de Italia en la guerra. El camión desvió su ruta y dejó el Políptico en la ciudad francesa de Pau donde posteriormente los alemanes la requisaron.En el invierno de 1943 tropas alemanas se concentraban en una pequeña población situada a ochenta kilómetros de la ciudad austriaca de Salzburgo. Era la aldea de Altaussee y los lugareños se preguntaban extrañados que hacían aquellos camiones y jeeps del ejército en aquel lugar. No era la aldea lo que interesesaba al ejército, sino  su mina de sal  en la que comenzaron a trabajar reforzando su interior, forrando sus suelos de madera y ensanchando los túneles. Poco después de terminar los trabajos de acondicionamiento de su interior comenzaron a llegar camiones cargados. El contenido de su carga eran algunas de las obras más importantes de Europa, entre ellas El astrónomo de Vermeer, la Madonna de Brujas de Miguel Ángel y el Políptico de Gante de Jan Van Eyck.  Cuando otro de los Monuments Men, el británico Ronald Balfour, llegó a Gante  descubrió que los nazis estaban robando las mejores obras de arte de Europa y la misión de los Monuments Men cambió. Ya no se trataba sólo  de proteger los monumentos del frente de batalla, sino que tendrían que empezar una labor detectivesca para seguir la pista de los millones de obras de arte que estaban siendo robadas y ocultadas por los nazis  Cuando James Rorimer  llega a París  descubrió que las colecciones de arte francesas también habían sido saqueadas y escribe "¿Qué va a pasar con las obras históricas  como la Venus de Milo, Mona Lisa y todos los objetos artísticos  que convirtieron a París en el centro artístico más famoso del mundo" En apenas unas semanas los nazis habían sacado doscientas mil obras de arte con destino a Alemania. 

El Altar de Gante , la Adoración  del Cordero Místico o el Políptico de Gante, pues por estos tres nombres se conoce a la obra maestra del pintor flamenco Jan van Eyck en 1432  que hoy se conserva en la Catedral de San Bavon de Gante y su tema principal era la redención del hombre por el sacrificio en la cruz de Cristo. Las diferentes tablas que lo componen han sido separadas en diferentes ocasiones y por largo tiempo . Ya en 1566 fue desmontado para preservarlo de las guerras de religión del siglo XVI, cuando los calvinistas amenazaban con destruirlo. Dos siglos después, en 1794, las tropas de Napoleón Bonaparte  se llevaron las cuatro tablas del centro a Francia y no retornarían hasta 1816 después de la derrota definitiva de Napoleón en Waterloo en 1815. Las tablas laterales serían vendidas ese mismo año y Gante no las recuperó hasta  1919. Permaneció unido hasta la invasión alemana. De nuevo sería desmontado y finalmente ocultado, junto con otras obras de la colección personal de Hitler, en la mina de sal de Altaussee donde fue rescatado por los Monuments Men en mayo de 1945. Sin embargo, todavía hoy sigue perdida una de las tablas, la denominada "Los jueces justos" que es la que podéis ver en la esquina inferior izquierda y que no es más que una copia realizada en 1945 por el artista belga Jef Vanderveken (1872-1964) (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )
Una de las tablas del Políptico de Gante de Jan van Eyck rescatados en las minas de Altaussee,una de las obras más emblemáticas entre las 6675 pinturas, 2300 dibujos y acuarelas, 954 grabados, 137 esculturas, 122 tapices y 181 cajas de libros que había en las minas de Altaussee (Imagen procedente de http://losgrandesrobosdearte.wordpress.com )  

En París Rorimer conocería a Rose Valland, la mujer que os mencionaba antes , que estaba trabajando en el Museo del Juego de Pelota , donde los nazis habían almacenado las obras de arte robadas y que ella había ido anotando cuidadosamente en su cuaderno para tener un control de todas y cada una de las obras expoliadas. Pero Rose no estaba dispuesta a colaborar con Rorimer ni con nadie porque temía que también las fuerzas aliadas quisieran quedarse con las obras de arte y no devolverlas a sus legítimos propietarios. El avance aliado prosigue, y en octubre de 1944 alcanza Aquisgrán, la antigua capital imperial de Carlomagno(hacia 742-814), y con un especial valor simbólico para los nazis ya que el Imperio de Carlomagno era considerado el I Reich, del que procedían las raíces del III Reich de Hitler y por eso el líder nazi ordenó que fuera defendida hasta el último hombre, mujer y niño. En Aquisgrán se encontraba otro de los Monuments Men, el escultor Walter Hanckok , que nos relata la devastación que contempló al llegar a la antigua capital imperial "Durante dos semanas vimos como ardía Aquisgrán  en el horizonte. Por la noche emitía un brillo inestable. Tras estos ladrillos  sin techo sólo quedaban el vacío. La ciudad estaba completamente abandonada. Me di cuenta de algo que luego resultaría  ser cierto: una ciudad esqueleto es más terrible que aquellos destruidos por las bombas. Aquisgrán era un esqueleto" Pero fue en Aquisgrán donde Hanckok encontró la primera pista sobre el destino de las obras robadas. En el sótano de un museo halló una lista de las obras de arte más importantes  de la ciudad y junto al nombre de cada una de ellas aparecía también el nombre de un lugar, el destino al que habían sido trasladadas. 


En esta fotografía tomada en mayo de 1945 podemos ver al escultor Walter  Hanckok (el segundo por la derecha) el hombre que descubrió en Aquisgrán los libros que  permitirían encontrar muchos de los depósitos donde los alemanes habían ocultado las obras de arte. En la primavera de 1945 se descubrirían 675 depósitos llenos de obras de arte. Con jersey negro , el primero por la izquierda es George Stout (Imagen procedente de http://www.conservators-converse.org )

Rose Valland, la mujer que se convertiría en una heroína gracias a su callada labor durante tres años en los que recopiló una a una las fichas de las decenas de miles de obras que pasaron por el Museo del Juego de Pelota. Los nazis ignoraban que Valland dominaba el alemán y no repararon en ella. Aquella mujer delgada, de baja estatura y aparentemente inofensiva salvó miles de obras de su desaparición. Además de las obras que los monuments men descubrieron por las anotaciones de Valland ella misma impidió que un último tren cargado de obras de arte llegara a Alemania. Advirtió a la resistencia francesa que lo detuvo antes de que entrara en Alemania. Después de guardar en secreto sus cuadernos por no confiar en nadie, el monument man James  Rorimer se ganaría su confianza  (Imagen procedente de http://www.veroniquechemla.info )

Pero el avance aliado se ve detenido bruscamente el 16 de diciembre de 1944 cuando los alemanes lanzan una gran ofensiva a través de los bosques y montañas de la región de las Ardenas situada entre Bélgica y Luxemburgo. Era el último intento desesperado del ejército alemán por evitar la derrota. La Batalla de las Ardenas se prolongaría hasta el 25 de enero de 1945 , muriendo en ella unos 35.000 hombres y más de 80.000 heridos entre ambos bandos  pero concluyendo con una victoria decisiva de los aliados .El final de la guerra era ya solo cuestión de tiempo. Entre los nuevos efectivos que por esta época se unen a los Monuments Men se encontraba el joven judío alemán Harry Ettlinger(1925) , que en 1938 había abandonado Alemania junto a su familia huyendo de la persecución contra los judíos y encontrando refugio en Estados Unidos. En 1945 es enviado de nuevo a Europa para combatir en el ejército estadounidense  y allí tuvo la fortuna de evitar el frente al encontrarse con los Monuments Men que le incorporaron a sus filas ya que aunque no tenía grandes conocimientos sobre arte dominaba el alemán y les sería muy útil como traductor. Hoy Ettlinger , interpretado por el actor Dimitri Leonidas en la película de Clooney, es uno de los tres supervivientes de las más de mil cuatrocientas personas que de una forma u otra colaboraron con los Monuments Men durante y después de la guerra, y se ha convertido en su portavoz ya que sólo quedan otros dos supervivientes, uno de ellos sufre demencia senil y la otra es la británica Anne Olivier Bell(1917), de noventa y siete años de edad y   conocida también por ser la editora de los diarios de la escritora Virginia Woolf (1882-1941).  Los diferentes miembros de los Monuments Men intensificaban sus trabajos en estos meses finales de la guerra. 
Fotografía de Lincoln Kirstein, fundador del ballet de la Ópera Metropolitana  de Nueva York y junto con Robert Posey descubridor del depósito de obras de arte de la mina de sal de Altaussee (Imagen procedente de http://www.mardecortesbaja.com )

Fotografía del arquitecto Robert Posey , el hombre que gracias a una infección en una de sus muelas descubriría el escondite de la colección personal de Adolf Hitler, como os explico un poco más adelante  (Imagen procedente de http://www.monumentsmen.com )
Los Monuments Men salvaron muchas obras de arte pero la guerra se llevó por delante una buena parte del patrimonio artístico de las ciudades  europeas. En la fotografía tenéis lo que quedó del Puente de la  Santa Trinitá de Florencia, cuyos arcos habían sido diseñados nada menos que por Miguel Ángel en el siglo XVI, después de ser volado por los alemanes en su retirada en agosto de 1944 (Imagen procedente de http://www.fantasticflorence.com )

El arquitecto Robert Posey  y el fundador del ballet de la Ópera de Nueva York, Lincoln Kirstein, acompañaban al 3º ejército americano. George Stout les encargó rastrear las pistas del Políptico de Brujas y de la Madonna de Gante, y a ellos se une el británico Ronald Balfour que en marzo de 1945 se hallaba en la ciudad de Clèves desde donde escribía el 3 de marzo su último informe  y siete días después, el 10 de marzo, moría alcanzado por un proyectil  cuando él y otros cuatro hombres trataban de salvar una escultura de una iglesia dañada de la ciudad. Uno de sus compañeros, el arqueólogo británico Leonard Woolley(1880-1960) diría de la muerte de Balfour, uno de los dos Monuments Men que caerían en combate, que "Fue un gran e inesperado golpe.  Había escrito tan sólo un día antes entusiasmado por estar en el frente. Murió en acción , comprometido en salvar algunas de aquellas obras de arte que tanto amaba. El mundo de la historia del arte ha sufrido una trágica pérdida"   Muchos se preguntarían entonces como también lo haríamos nosotros ahora ¿merece la pena perder la vida de un ser humano por salvar  una obra de arte, por la cultura, por el legado artístico de nuestros antepasados? El propio Balfour nos da la respuesta "Cada civilización está formada no simplemente por sus logros , sino también por lo que ha heredado del pasado, y si estos objetos son destruidos habremos perdido una parte de nuestro pasado y eso es lo peor que podía sucedernos" La destrucción del arte no es solo la destrucción de un objeto, por un objeto no merece la pena arriesgar la vida de un ser humano, pero una obra de arte es mucho más que eso, es una manifestación del alma del ser humano, de su capacidad creadora de belleza , de lo que de grande e inmortal hay en cada uno de nosotros, y eso para personas como Balfour y todos los que estuvieron allí desafiando el peligro para que hoy podamos contemplar esas obras que nos emocionan , justificaba poner sus vidas en juego. Como decía la compositora Joan Baez "No podemos elegir como vamos a morir o cuándo vamos a hacerlo. Sólo podemos decidir como vamos a vivir" y Balfour decidió vivir luchando por salvar el arte que tanto amaba.

Fotografía de los centenares de sacos llenos de oro que contenía la mina de sal de Merkers  y que constituían las reservas de oro del III Reich, alrededor de unos 37.000 millones de dólares . Hallaron también en el interior de la mina obras procedentes de´una docena de museos alemanes y otros muchos objetos de arte robados .Al igual que la mina del sal de Altaussee, fueron Posey y Kirstein sus descubridores (Imagen procedente de http://harvardmagazine.com )
Archivo: Eisenhower inspecciona obras de arte robadas - 1945.jpg mina Merkers sal
El general  y futuro presidente de los Estados Unidos Dwight Eisenhower  observando algunas de las obras de arte rescatadas de la mina de Merkers el 12 de abril de 1945 (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org)


La muerte de Balfour hizo comprometerse todavía más a los Monuments Men en su tarea, la mejor forma de rendirle homenaje era hallar las cientos de miles de obras de arte robadas por los nazis. La guerra se precipita hacia su final . El 19 de marzo de 1945  Adolf Hitler firma la conocida como Orden Sobre las demoliciones en el territorio del Tercer Reich, popularmente conocida como Orden Nerón en honor del emperador romano Nerón (37-68), presunto responsable del gran  incendio de Roma en el año 64 y ahora veremos la razón. Ante el avance imparable de los aliados Hitler quiso practicar una política de tierra quemada, y la orden firmada por el führer decía lo siguiente "Es un error creer que las infraestructuras industriales, de transporte , de comunicaciones o de suministros no destruidas o paralizadas sólo temporalmente puedan volver a ponerse en funcionamiento para nuestros fines cuando el territorio perdido sea recuperado nuevamente. El enemigo en su retirada  sólo dejará tierra quemada y ninguna consideración por la población. Por lo tanto , ordeno que todas las instalaciones militares, industriales, de transporte, de comunicaciones y de suministro , así como cualesquiera otros inmovilizados materiales que se hallen en el territorio del Reich y que puedan ser de cualquier utilidad para el enemigo de forma inmediata o en un próximo futuro para la continuación de la guerra, han de ser destruidos" Esta política de destrucción incluía también a las millones de obras de arte en poder de los nazis y distribuidas en depósitos secretos por toda Alemania.  Cuando en París Rose Valland se entera  de que esta orden ha sido dictada entiende que ha llegado el momento de confiar su secreto y lo hace con el hombre que en aquellos meses había sabido ganarse su afecto, James Rorimer. Le entrega sus cuadernos con todas las anotaciones  realizadas en aquellos años, miles de obras de arte registradas. Hoy se estima que gracias a la labor de Valland más de 60.000 obras de arte fueron salvadas de la destrucción y se convertiría en una de las mujeres más condecoradas de la historia de Francia, recibiendo entre otras condecoraciones y reconocimientos  la Legión de Honor , la Medalla de la Libertad y el agradecimiento de todos los que amamos el arte. 


Fotografía de soldados estadounidenses  junto a la obra "El invernadero" realizada en 1879 por el pintor francés Edouard Manet (1832-1887) que también se encontraba entre las obras encontradas por los monuments men en la mina de sal de Merkers.  Es sencillo imaginar que a los soldados que veían morir diariamente a sus compañeros en una guerra en la que encontrarían la muerte decenas de millones de seres humanos , les resultara extraño que se tratara de salvar estas obras de arte, pero  los nazis por lo menos no lograron  arrebatarnos una parte de nosotros , de nuestro pasado, de la gente que construyo nuestra cultura  y que de alguna forma siguen viviendo en estas obras . Nada compensa la  pérdida de la vida de un ser humano, pero la supervivencia de estas obras es también un triunfo de la esperanza en un futuro mejor (Imagen procedente de http://harvardmagazine.com ) 
A la derecha de la imagen tenemos a un joven Harry Ettlinger, entonces de diecinueve años de edad. sosteniendo con un compañero un autorretrato del pintor holandés Rembrandt(1606-1669) hallado en la mina de sal de Heilbronn . Hoy , a sus 88 años, todavía recuerda la ilusión que le hizo recuperar esta obra porque conocía su procedencia. Se hallaba  en el museo de Karlsruhe, su ciudad natal. "El museo - recuerda Ettlinger - estaba a tres manzanas de mi casa , pero como yo era judío no se me permitía entrar. Ahora  tengo un montón de fotos al lado del cuadro". Ettlinger es uno de los tres supervivientes de los Monuments Men y cree que la película de Clooney  "está siendo útil  para recordar lo especial  que era la política de los Monuments Men. Fue la primera vez en la historia en que un país estableció la política de devolver en lugar de robar" (Imagen procedente de http://okok1111111111.blogspot.com.es )

Rorimer abandonó París  con los cuadernos de Valland y también con una fotografía , la del Castillo de Neuschwanstein en cuyo reverso Rose había escrito "Para ti, James" Allí los Monuments Men hallaron miles de obras de arte, en algunos sitios indican  seis mil obras y en otros hasta más de veinte mil, entre cuadros, esculturas, joyas y muebles en su mayor parte robados a las familias judías  y , sobre todo, un inventario con todos los objetos que los alemanes habían robado de museos y colecciones de toda Europa, era la llave para encontrar aquel inmenso botín de guerra oculto por los alemanes.  James Rorimer nunca se desprendió de aquella fotografía que le acompañaría hasta su muerte en 1966. Cuando Rorimer llegó acompañando al séptimo ejército americano a Neuschwanstein lo que vio le dejó asombrado "Todas las habitaciones estaban llenas de cajas y arcas, algunas nunca las habían tocado. Había repisas y plataformas llenas de cajas con cuadros, había obras apelotonadas en estanterías, en algunas habitaciones sólo había oro" Entre tanto, gracias a los catálogos hallados aquí y a otros descubrimientos realizados durante el avance de los aliados los Monuments Men van descubriendo los depósitos secretos donde los nazis habían ocultado las obras.  El escultor Walter Hanckok, al que habíamos dejado horrorizado ante la destrucción de Aquisgrán. y el coordinador de los Monuments Men, George Stout,  llegan a las minas de cobre de Siege , uno de los lugares indicados en el libro que Hanckok encontró en Aquisgrán como uno de los lugares donde habían sido llevadas las obras de arte. Ettlinger, el joven traductor alemán,  nos cuenta que "Esas minas eran cámaras enormes, de dieciocho metros  de ancho , doce metros de alto y un kilómetro y medio de largo . A doscientos metros bajo tierra se guardaban cajas con objetos  de museos, bibliotecas y objetos personales" Mientras, a doscientos kilómetros de allí, en la localidad de Merkers , los monuments men Lincoln Kirstein y Robert Posey encontraban un depósito en otra mina de sal  que contenía obras procedentes de más de una docena de museos alemanes y las reservas del oro del Tercer Reich, valoradas en algo más de 37.000 millones de dólares.


Interior de una de las cámaras de la mina de Altaussee  donde siguieron llegando obras  de arte hasta el 13 de abril de 1945 Pero en aquella fecha lo que llegó en las cajas no eran cuadros ni esculturas, sino ocho cajas cargadas de explosivos , más de quinientos kilos de bombas destinados a destruir la colección personal de Adolf Hitler. Si el führer no podía disfrutarlas no serían de nadie más. Albert Speer había tratado de suavizar las órdenes de Hitler, pero el gobernador de la región donde se hallaba la mina de Altaussee, August Eigruber (1907-1947)  dio órdenes taxativas  de que la mina tenía que ser volada. Por fortuna, los mineros de Altaussee no estaban dispuestos a quedarse sin su sustento volando la mina, por lo que se limitaron a volar la entrada pero dejando intacto su interior y salvando así miles de obras de arte (Imagen procedente de http://www.historiassegundaguerramundial.com )  

No todo lo que ocultaban los nazis eran obras de arte. En esta fotografía tomada al final de la guerra, vemos el interior de una iglesia en la localidad alemana de Ellingen custodiada por un soldado estadounidense que observa montañas de ropa y objetos personales requisados a familias judías de Francia y Holanda. Muchos de sus dueños jamás recuperarían estas pertenencias ya que murieron en los campos de exterminio (Imagen procedente de http://www.ajhs.org/emmalanding/index.html )

El 30 de abril de 1945 Adolf Hitler se suicidaba en el bunker de Berlín junto a su esposa Eva Braun(1912-1945). El 2 de mayo Berlín se rendía a las tropas soviéticas, ese mismo día también se rendían las fuerzas alemanas en Italia y el 4 de mayo también dejaban de combatir los alemanes que todavía luchaban en Dinamarca, Países Bajos y Norte de Alemania. El 7  de mayo  el jefe del Estado Mayor alemán, Alfred Jodl(1890-1946) firmaba en la ciudad francesa de Reims la rendición incondicional del ejército alemán y el 8 de mayo las tropas aliadas celebraron el Día de la Victoria. La guerra en Europa había terminado. Pero para los Monuments Men aún quedaba algo por hacer.  En marzo de 1945 Robert Posey se encontraba en la ciudad alemana  de Tréveris aquejado de un fuerte  dolor de muelas . El dentista que le atendió se interesó por la labor de Posey en el ejército y al enterarse que se encargaba de recuperar obras de arte robadas, le habló de su yerno, un gran aficionado al arte y la historia y les llevó con el porque pensaba que podría ayudarles. En realidad era un antiguo oficial de las SS que se hallaba oculto  y había sido consejero de arte de Hermann Göring, el comandante de la Luftwaffe, las fuerzas aéreas alemanas , el mismo que visitaba el Museo del Juego de Pelota para admirar las obras robadas por sus tropas. El antiguo oficial sabía donde se ocultaba la colección personal de Hitler, la que contenía las obras más valiosas  y trató de negociar un salvoconducto con los Monuments Men, algo que ellos no le podían garantizar. Sin embargo, no tenía ninguna baza más que jugar así que se lo reveló . Estaban en la mina de sal de Altaussee, aquella pequeña aldea en la que vimos como a finales de 1943 los camiones iban cargados de obras de arte. ¿Estarían allí "El astrónomo" de Vermeer, "La Madonna de Brujas" de Miguel Ángel y el Políptico de Gante de Van Eyck?¿Lo habrían destruido los alemanes obedeciendo la Orden Nerón?

DOCUMENTAL "EL EXPOLIO DE EUROPA. EL ARTE ROBADO DE HITLER" 

Es un documental de National Geographic que relata el robo de arte de los nazis en Europa, y en particular en Francia y los esfuerzos por salvar de la destrucción aquellas obras. Se narran entre otras las peripecias de la Mona Lisa o de la Victoria de Samotracia , ocultan en castillos y abadías del sur de Francia 





DOCUMENTAL "TRAS LOS TESOROS ROBADOS DE HITLER. LOS VERDADEROS MONUMENTS MEN"

Documental de National Geographic que sigue los pasos de la película de George Clooney para contarnos la historia de los auténticos Monuments Men , los hombres que salvaron una gran parte de la cultura europea 







Y no era este el único peligro porque los soviéticos  también habían creado una unidad denominada "Escuadrones Trofeo" con el objetivo de quedarse con todas las obras de arte  robado por los alemanes y sin ninguna intención de devolverlas a sus dueños. Se inició una particular carrera entre los Monuments Men que querían recuperar aquellas obras de arte  para devolverlas  tanto a particulares como a los museos donde habían sido destruidas y los soviéticos, convertidos en nuevos depredadores de aquel arte. Por fortuna la carrera fue ganada, aunque por poco, por los Monuments Men que llegaron a a Altaussee el 8 de mayo, el mismo día en que se celebraba en todo el ejército aliado el Día de la Victoria. Lo que vieron les sobrecogió, porque la entrada de la mina estaba bloqueada por los cascotes ¿la habrían volado? No ,los mineros de Altaussee, desobedeciendo a los nazis, habían bloqueado la entrada , evitando así que aquellas obras fueran destruidas o saqueadas. Después de abrirse paso  dejemos que Robert Posey y Lincoln Kirstein nos cuenten lo que vieron "Entramos en una cueva de roca muy grande y alta. En ella, tumbada de lado  sobre un edredón  de rayas marrones y blancas  y cubierta con trozos  de papel de alquitrán estaba la Madonna de Brujas de Miguel Ángel"  Y también  hallaron "El Astrónomo "de Vermeer y el maravillo Políptico de Gante de Van Eyck. Y junto a ellas un total de 6755 cuadros, 137 esculturas y todo tipo de libros y objetos artísticos, entre ellas una Mona Lisa que los nazis creían auténtica pero que  no  era más que una copia ya que el director del Museo del Louvre, Jacques Jaujard,  había puesto a salvo  la obra original de Leonardo da Vinci. Era la victoria particular de los Monuments Men que durante los siguientes cinco años devolverían más de cinco millones de obras de arte, salvadas de ser destruidas  o de perderse durante décadas en manos soviéticas. Todavía hoy se estima que más de doscientas mil obras de arte siguen en paradero desconocido, pero bien podemos decir que gracias a los pocos centenares de personas que formaron parte de los  Monuments Men se pudo salvar una parte del alma de todos nosotros. Quiero terminar este relato con las palabras de Harry Ettlinger que, gracias a la película de Clooney, ahora está de actualidad igual que la historia de los Monuments Men "Lo que hicimos fue único en la historia de la civilización hasta entonces: el primer esfuerzo por devolver en lugar de robar. Me siento orgulloso. Era lo correcto. Siento que he hecho algo bueno en la vida. Es un sentimiento que compartían muchos del grupo de Monuments Men" Y que nunca podremos agradecer del todo las generaciones posteriores que gracias a su esfuerzo y sacrificio podemos seguir contemplando  esa porción del alma de la humanidad que es el arte. Todos los animales comen, beben, construyen refugios, luchan por sobrevivir, pero solo los seres humanos hemos creado ese gran misterio que es al arte, el arte nos hace humanos.

El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos