miércoles, 16 de noviembre de 2011

EL MENTIDERO PARTE DE VIAJE HASTA EL 30 DE NOVIEMBRE

Escribía el dramaturgo italiano Carlo Goldoni "El que no sale nunca de su tierra está lleno de prejuicios" y he tenido recientemente esa experiencia, viajar a una cultura diferente, aunque fuera por breve tiempo, para descubrir cuanto nos pueden nublar la mirada los prejuicios que albergamos en nosotros ,incluso sin darnos cuenta de ello, como creamos realidades que solo existen en nuestra mente y que luego, al confrontarla con la realidad que observan nuestros ojos, descubrimos que equivocados podíamos estar con nuestras ideas sobre un pueblo diferente al nuestro y con que precipitación juzgamos sin tener el conocimiento suficiente para hacerlo. Siempre he creído que la ignorancia del otro , la incapacidad de empatizar con el que es distinto a nosotros se halla en el fondo de toda intolerancia , una ignorancia cuya mejor medicina es viajar, y digo viajar, no hacer turismo, que son dos cosas diferentes. El turista se aisla de la realidad del lugar que va a conocer, observa ese otro mundo desde los cristales de su autobús, desde la seguridad de su hotel , saca fotografías de los monumentos, de bellos paisajes, compra recuerdos y regresa a su casa pero ¿le ha cambiado algo ese viaje?

El filósofo francés Jean Jacques Rousseau afirmaba "Hay mucha diferencia entre viajar para ver países y para ver pueblos" porque conocer pueblos es conocer a sus habitantes, a las personas que allí viven, trabajan, ríen, sufren, aman , es conocer a otros seres humanos que son iguales que tu pero también distintos porque han vivido experiencias diferentes en un entorno social y con una forma de ver la vida que posiblemente difiera de la tuya. Para penetrar en el alma del lugar al que vas a viajar , y aunque es muy difícil ,pues cuando viajas no viajas sólo tu sino todo tu mundo interior, tus ideas, tus pensamientos, tus prejuicios, tus esperanzas y espectativas, hay que tratar de mirar lo que te rodea con los ojos del que ve el mundo por primera vez, como si fueras un niño de nuevo, sin pretender juzgar, sin comparar, sin clasificar. Hay que dejar que ese nuevo mundo entre en nosotros, que nos impregne con su realidad, hacerlo en parte nuestro y de esa forma, cuando regresemos ya no seremos los mismos que al iniciar el viaje , sino que habremos crecido en sabiduría, en tolerancia y en amor a este planeta que compartimos entre todos.

Emprendo viaje a la República Dominicana, con la esperanza de conocer la otra realidad lejos de los grandes complejos turísticos , hermosos pero al margen de la vida cotidiana. Si consigo escribir desde allí espero realizar algunas crónicas sobre esta bella nación y también sobre su sociedad . También querría conocer lo que está sucediendo en la nación vecina, Haití, pero creo que será más dificil . Si surge la oportunidad trataré de aprovecharla. Hay mucho que descubrir, mucho que aprender y espero poder compartirlo con todos y que os sea de alguna utilidad (imagen procedente de http://go.hrw.com)

Ya veis que hoy no es el artículo convencional del Mentidero porque mañana parto de viaje hasta el último día del mes . Trece días en los que estaré alejado de mi realidad cotidiana, de los ritmos que a todos nos marca el transcurso de la jornada, lejos de los amigos, de las calles de mi querida ciudad , de todo aquello que constituye el mundo en el que se desarrolla tu vida. Por eso todo viaje es una aventura , que sabes como va a empezar pero desconoces su desarrollo, lo que sucederá en el camino, los descubrimientos que harás, como te transformarán y quién serás en el regreso. En otro artículo cité la frase del diplomático francés Paul Morand  "Un viaje es una nueva vida, con un nacimiento, un crecimiento y una muerte, que nos es ofrecida en el interior de la otra." En el mismo momento en que das el primer paso que inicia el viaje comienzas una nueva vida que terminará con el regreso y hay que aprovecharla intensamente, porque conocer otro mundo, otras personas alejadas pero a la vez próximas a nosotros es una de las grandes fortunas de nuestra época, cuando durante siglos la gente solía vivir y morir en su lugar de nacimiento, sin salir nunca de él.

Si algo me ha permitido el Mentidero es aprender muchas cosas de otras culturas que desconocía, apreciar otras tradiciones, otras visiones de la existencia, del pensamiento, de la fe, de los sueños y también muchos de los lectores me han enriquecido señalándome errores o mostrándome como mi visión de un determinado tema estaba equivocada. Tendemos en nuestra sociedad a convertir nuestras ideas en fortalezas que hay que defender contra los enemigos, y aunque existe la libertad de expresión cada vez escuchamos menos protegiéndonos detrás de los muros del castillo que hemos construido con nuestros  prejuicios, nuestros temores y nuestras ignorancias . Hoy tenemos las redes sociales, el correo electrónico, las videoconferencias que nos permiten acercarnos a esos mundos lejanos, que nos aproximan a esas sociedades ajenas a la nuestra, pero lo más importante es la voluntad, el deseo de aprender, de conocer y tener la humildad suficiente para reconocer que es mucho lo que no sabemos y lo que los demás nos pueden aportar

Perdonad que ponga una fotografía mía, lo hago cuando voy a salir de viaje o quiero saludar a los lectores. Como aunque se que estáis ahí no os veo, es mi forma de hacerme presente para daros las gracias por seguir el Mentidero , porque si algo me da este blog es conocer a muy buenas personas de las que aprendo cada día más. Espero seguir escribiendo algúnos artículos estos días, pero si no es así, nos vemos el 30 de noviembre. Gracias a todos por estar ahí 

Así que trataré de seguir el consejo de Antoine de Saint Exupery que decía que "si quieres viajar feliz, viaja ligero" y trataré de aprender mucho, de conocer más, de derribar más prejuicios y , sobre todo, de ampliar aun más mi mundo con nuevas personas que me ayuden a comprender mejor la realidad que nos rodea y a abrir nuevas puertas y nuevos caminos que recorrer. Voy a tratar de seguir escribiendo en lo posible algunos artículos en estos días que voy a estar fuera, pero no se si será posible . Si no puedo hacerlo, os prometo que, si Dios quiere, el próximo día 30 estaré en España de nuevo y  publicaré un nuevo artículo y el próximo mes de diciembre será muy intenso, porque hay muchos temas sobre los que escribir y espero que me sigáis acompañando con vuestras lecturas y comentarios para seguir aprendiendo unos de otros en este mundo apasionante en el que vivimos .  Así que permitidme que recoja mi sombrero , mi vieja mochila ajada por el sol , sacuda el polvo de mis pantalones y emprenda el camino  con la esperanza de ser mejor el día de mi regreso que el día de mi partida. 

Y gracias a todos por estar ahí, cada uno de vosotros sois autores del Mentidero
Christian Mielost ( si no nos vemos antes, hasta el próximo 30 de noviembre!!!)

4 comentarios:

MariluzGH dijo...

Pues que disfrutes tu viaje y vuelvas lleno a rebosar para dejarnos los dientes largos a más de uno y felices de conocer nuevas "rutas virtuales" a través de tus ojos.

un arbazo

christian mielost dijo...

Muchas gracias Mariluz!!Trataré de hacerlo y también de escribir algún artículo mientras estoy allí. Un saludo desde Madrid!!

Maia dijo...

Christian, que lo pases estupendo y vuelvas lleno de sensaciones nuevas y experiencias. En cuanto a lo que dices, creo que viajar no sirve de nada si uno no va "abierto" y no tiene la capacidad de amar lo diferente, si no cuenta con la sana curiosidad de ver más allá de sus propias narices. Claro que este no es tu caso, y lo pasarás de maravillas.
Un abrazo inmenso,

christian mielost dijo...

Muchas gracias Maia. Eso trato, de viajar con la mente abierta para aprender mucho. Un abrazo hoy desde Santo Domingo

Famosos