miércoles, 26 de abril de 2017

PIRRO, EL REY GUERRERO DE EPIRO (QUINTA PARTE)

Si recuerda el sufrido lector de esta larga historia , detuve el relato  en el año 278 a. C , después de dos años de campaña del rey Pirro de Epiro (hacia 319 -272 a.C)  por la península italiana donde había desembarcado en 280 a. C  respondiendo a la demanda de ayuda de la ciudad de Tarento, enfrentada con la emergente y cada vez más poderosa República de Roma.  Con la ayuda inestimable de los veinte elefantes que formaban parte de su ejército y que los romanos nunca habían contemplado hasta ese momento,  Pirro obtuvo en julio de 280 a. C una importante victoria sobre las legiones romanas dirigidas por el cónsul  Publio Valerio Levino en la batalla de Heraclea. El ejército de Pirro avanzó hacia el norte mientras se iban uniendo a otros pueblos aliados como los lucanos, los samnitas y otros pueblos itálicos tomando ciudades hasta llegar a Praeneste, la actual localidad de Palestrina, apenas a unas decenas de kilómetros de Roma. Sin medios ni hombres suficientes para tomar la ciudad , Pirro trató de llegar a un acuerdo de paz con los romanos que, orgullosos, se negaron a negociar mientras las tropas epirotas siguieran en territorio italiano. En su marcha de regreso a Tarento , romanos y epirotas mantendrían un nuevo enfrentamiento en el año 278 a.C, la batalla de Asculum, donde una vez más Pirro habría obtenido la victoria pero a un coste tan alto que ,según nuestro guía en este relato, el historiador griego Plutarco (hacia 46- hacia120), llevó al rey de Epiro a decir a uno de sus hombres que le felicitaba por la victoria "Si vencemos a los romanos en otra batalla como ésta, perecemos sin recurso". La guerra con Roma había llegado a un punto muerto y fue entonces cuando vimos como Pirro recibía un mensaje procedente de la isla de Sicilia, donde las ciudades griegas en la isla solicitaban su apoyo para expulsar de la isla a los cartagineses, que "mensajeros de Sicilia, poniendo en sus manos a Agrigento, Siracusa, y Leoncio y rogándole que expulsase a los cartagineses y dejara la isla libre de tiranos"  Pero lo que no vimos entonces es que casi al mismo tiempo llegó otro mensajero procedente de Grecia con noticias acerca de la muerte del que en aquel momento era rey de Macedonia y aliado de Pirro, Ptolomeo Cerauno ( fecha desconocida-279 a.C) .Escribe Plutarco "De la Grecia le trajeron la noticia de que Ptolomeo Cerauno había muerto en ocasión de librar batalla a los galos con su ejército"






Este mapa ya lo he incluido en artículos anteriores pero nos sirve para situarnos  de nuevo en el escenario donde tuvieron lugar las denominadas Guerras Pírricas, las campañas dirigidas por el rey Pirro de Epiro en la península italiana contra la República de Roma y en Sicilia contra Cartago, las dos principales potencias del Mediterráneo Occidental  que habían establecido una alianza entre ellas aunque apenas ocho años después de la muerte de Pirro en 272 a. C , se enfrentarían a partir de 264 a.C en el primero de los conflictos  en el que ambas potencias dirimirían la hegemonía en el Mediterráneo Occidental y que serían conocidos como las Guerras Púnicas.
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )




Teníamos abandonado al Reino de Macedonia desde que en 286 a. C Pirro se retiró  con sus tropas a Epiro tras su efímera etapa como monarca  del reino dejando el trono al rey de Tracia, Lisímaco (360-281 a.C), uno de los diádocos, es decir, de los generales de Alejandro Magno (356-323 a.C) que  habían dividido entre ellos el gobierno del Imperio del gran conquistador macedonio a su muerte en 323 a. C. Lisímaco se alió con Pirro para derrotar al que era hasta ese momento rey de Macedonia, Demetrio I Poliorcetes (hacia 337-383 a.C). Como ya vimos en su momento , Pirro decidió retirarse de Macedonia después de un período de tiempo en el trono que los historiadores creen que no superó el año, cuando contempló el gran ascendiente de Lisímaco tenía sobre las tropas macedonias debido al carisma , respeto y admiración que despertaban los generales de Alejandro Magno, lo que hizo que Pirro no confiara en su propio ejército macedonio y prefiriera el refugio seguro de su reino. Esto sucedía en 286 a. C. Un año después otro de los diádocos el ahora anciano rey de Egipto Ptolomeo I Sóter (367-283 a.C) decidía abdicar, pero no lo hacía, como era costumbre, en su hijo mayor, sino en el menor de todos sus hijos , al que consideraba también el más prudente y preparado para gobernar. Así, en ese año sucedía a su padre en el trono de Egipto  Ptolomeo II (308-246 a.C). Como podéis imaginar esta decisión no sentó nada bien al hijo mayor de Ptolomeo I, Ptolomeo Cerauno , que ,airado,  abandonó la corte de Alejandría  y viaja a Tracia para visitar a su hermana, Arsínoe (316-270 a.C), reina de Tracia y Macedonia  pues era esposa de Lisímaco. Arsínoe era la tercera  esposa de Lisimaco, que tenía un hijo de su primer matrimonio, Agatocles, que era el legítimo sucesor a la corona de su padre cuando éste  muriera, Pero la ambiciosa Arsínoe quería que la corona fuera para uno de sus hijos y así, aliada con su hermano Ptolomeo Cerauno, hizo creer a Lisímaco que su hijo Agatocles estaba conspirando con otro de los diádocos, el rey Seleuco I Nicátor (hacia 356-281 a.C), que gobernaba sobre toda la parte oriental del Imperio de Alejandro, desde  el Indo hasta la actual Turquía, con el objetivo de destronar a Lisímaco






En este mapa vemos en color amarillo el vasto territorio sobre el que gobernaba Seleuco I Nicátor (hacia 356-281 a.C). En color naranja tenemos el Reino de Tracia y en color verde el Reino de Macedonia sobre los que gobernaba Lisímaco (360-281 a.C). Casi octogenarios, eran los dos últimos generales vivos de aquellos que habían combatido bajo las órdenes de Alejandro Magno (356-323 a.C) y que después de su muerte se repartieron su Imperio, siendo conocidos como los diádocos o "sucesores", que durante las cuatro décadas siguientes se enfrentarían en sucesivas guerras  hasta la última batalla en la que se enfrentaron cara a cara Lisímaco y Seleuco  en 281 a.C, la batalla de Corupedio , una guerra instigada por las argucias de Ptolomeo Cerauno, hijo de otro de los diádocos, el rey de Egipto Ptolomeo I Sóter (367-283 a.C), por cuya causa terminarían muriendo los dos diádocos, Lisimaco luchando contra Seleuco  y Seleuco moriría poco después asesinado por el propio Ptolomeo Cerauno que reclamaría a continuación el trono de Tracia y Macedonia  
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )





Parece que Arsínoe y Ptolomeo Cerauno tuvieron fortuna con sus engaños porque Lisímaco habría primero tratado de envenenar a su hijo y al no tener éxito ordenó finalmente que fuera encerrado en prisión donde halló la muerte, bien de forma natural  o tal vez asesinado. Mientras, Ptolomeo Cerauno continuó conspirando contra su cuñado y viajó a la corte de Seleuco I Nicátor  para solicitar su ayuda y luchar contra Lisímaco.. Tras la muerte de Ptolomeo I Sóter en 283 a. C,  Seleuco I y Lisímaco era los dos últimos diádocos con vida , dos ancianos que a pesar de estar en torno a los ochenta años de edad  se pusieron al frente de sus respectivos ejércitos  y se enfrentaron en la batalla de Corupedio, en la actual Turquía , en el año 281 a. C en la que sería la última batalla de los diádocos, cerrando los más de cuarenta años de enfrentamientos entre los generales de Alejandro Magno tras la muerte de éste en Babilonia en 323 a. C. En su obra  "Historia del mundo antiguo"  la escritora estadounidense  Susan Wise Bauer (1968) escribe que "en la batalla , los dos ancianos , que se conocían desde hacía medio siglo desde los días en los que fueron generales en el ejercito de Alejandro Magno,  se enfrentaron cara a cara. Seleuco asestó el golpe final: Lisímaco  murió en el campo de batalla , y su cuerpo permaneció allí durante varios días , hasta que su hijo pequeño llegó para llevar el maltrecho cadáver a casa"   Tras la victoria Seleuco I  vio abierto el camino hacia el oeste para ocupar Tracia y la propia Macedonia y así dominar la práctica totalidad del antiguo Imperio erigido por Alejandro Magno a excepción de Egipto. Pero el traicionero Ptolomeo Cerauno tenía otros planes  y "antes de que Seleuco pudiera avanzar mucho - escribe Susan Wise Bauer - Ptolomeo Cerauno  se revolvió y asesinó al anciano Seleuco"  Con él moría el último de los diádocos que habían combatido como generales a las órdenes de Alejandro Magno, se cerraba una época de la historia.  Ptolomeo Cerauno no perdió el tiempo y reclamó para sí el trono de Macedonia y Tracia y para fortalecer su posición, y tal vez porque no se fiaba del todo de ella, se casó con su hermana Arsínoe, viuda de Lisímaco. 





Resultado de imagen de mapa reino de pirro
En este mapa , si os fijáis solo en lo que está en color violeta y gris (Macedonia y Tracia) , podéis ver el  territorio sobre el que gobernó el artero  Ptolomeo II Cerauno durante dos años, entre 281 y 279 a.C,  hasta su muerte combatiendo con la invasión de pueblos celtas procedentes de la Galia que luego serían conocidos como Galatas y terminarían asentándose en la actual Turquía. Al oeste vemos el reino de Epiro de Pirro, que recibiría la noticia de la muerte de Ptolomeo II Cerauno tras la costosa victoria que obtuvo sobre los romanos en la batalla de Asculum y cuando acababa de recibir también el mensaje enviado por las ciudades griegas en Sicilia solicitando su intervención. ¿Acudiría a Macedonia para reclamar el trono o respondería a la llamada de las ciudades griegas de Sicilia para enfrentarse a los cartagineses?  
 (Imagen procedente de http://anabasis-historica.blogspot.com.es )




Una de sus primeras decisiones fue ordenar la muerte de los hijos de Arsínoe para evitar que en el futuro reclamaran el trono , lo que hizo que Arsínoe lo abandonara y buscara refugio en la corte de su otro hermano , el faraón Ptolomeo II  casándose con él y convirtiéndose así en la reina Arsínoe II de Egipto mientras que su hermano adoptaba el sobrenombre de Filadelfo, que significa precisamente "amor entre hermanos". En cuanto a Ptolomeo  Cerauno se mantuvo en el trono de Macedonia y Tracia hasta que en 279 a. C tuvo que hacer frente a una invasión  de pueblos celtas . En algún momento de ese año Ptolomeo Cerauno encontró la muerte combatiendo la invasión quedando el trono de Macedonia vacante.. Y esa muerte es la que comunicaron a Pirro en 278 a. C casi al mismo tiempo que recibía la petición de ayuda de las ciudades griegas de Sicilia. El rey de Epiro queda sumido en la duda. ¿Acudirá a Macedonia para reclamar de nuevo aquel trono que ahora permanecía vacío o , por el contrario, respondería a la llamada de los sicilianos para derrotar a Cartago , una de las grandes potencias del Mediterráneo, para realizar nuevas hazañas y añadir más gloria a su reinado? Escribe Plutarco que el rey de Epiro "se quejó amargamente de la fortuna por haber acumulado en un mismo momento las ocasiones y motivos de grandes hazañas , y reconociendo que reunidos ambos objetos era preciso renunciar a uno , estuvo fluctuando en la incertidumbre largo tiempo"  Pero finalmente la balanza se decantará por Sicilia pues  "pareciéndole que los negocios de Sicilia eran los de mayor entidad , por estar cerca de África,  se decidió por ellos" . Una vez más envía por delante a su leal Cineas, para que hable ante los ciudadanos de las poblaciones sicilianas mientras él prepara a sus tropas y deja una guarnición en Tarento para proteger a la ciudad de un posible ataque romano. Sin embargo, los tarentinos no estaban conformes con esta decisión y le exigieron o bien que cumpliera con su palabra, es decir,  que los librara de la amenaza de Roma, o bien que sus hombres abandonaran Tarento y dejaran la ciudad tal y como la habían encontrado, a lo que Pirro respondió de manera desabrida "mandándoles que se estuviesen quietos y esperaran que les llegara su momento favorable"  Sin duda Pirro esperaba regresar a la península italiana después de dominar Sicilia  y acompañado por un gran ejército reclutado entre sus nuevos aliados sicilianos. 






Resultado de imagen de sicilia siglo V a. C mapa
Este mapa refleja la situación en el siglo V a. C cuando los cartagineses, de la mano del político y general cartaginés Amílcar Magón (534-469 a.C) , al que el historiador griego Heródoto  de Halicarnaso (hacia 484-425 a.C) da el título de rey, si bien en Cartago no había reyes sino que era gobernada por dos magistrados llamados sufetes . Amílcar Magón  es el primer nombre conocido de una familia rica que tendría una gran influencia sobre el gobierno de Cartago  sobre todo durante los siglos V y IV a. C.  En 480 a. C fue Amílcar Magón el primero en tratar de ocupar Sicilia, aunque sería rechazado  por una coalición formada por las ciudades griegas en Sicilia liderada por el tirano de Siracusa, la más poderosa de las colonias griegas en la isla, Gelón (hacia 540-478 a.C). Setenta años después sería su nieto Aníbal Magón (fecha desconocida - 406 a.C)  quien por primera vez lograría que los cartagineses dominaran parte de la isla aunque no pudo completar la conquista debido a la epidemia que se extendió por su ejército y que a él mismo le costó la vida. El conjunto de guerras que enfrentaron a las ciudades griegas de Sicilia con Cartago serían conocidas como Guerras Sicilianas. La Primera Guerra Siciliana comenzaría en 480 a. C, con la invasión de Amílcar Gascón . la Segunda  Guerra Siciliana se desarrollaría a partir de 410 a. C con la nueva invasión dirigida por Aníbal Magón y la Tercera Guerra Siciliana comenzaría en 315 a. C , cuando el tirano de Siracusa, Agatocles (361-289 a.C) se enfrentó al general cartaginés Amílcar Giscón (fecha desconocida -309 a.C).  De esa última guerra, las ciudades griegas quedaron muy debilitadas y el poder cartaginés sobre Sicilia se fortaleció, siendo el origen de la petición de ayuda de los griegos de Sicilia a Pirro en 279 a.C    
(Imagen procedente de http://agrega.juntadeandalucia.es )



El conflicto entre  Cartago y las ciudades griegas establecidas en Sicilia se remontaba a las primeras décadas del siglo V a. C , cuando el general cartaginés  Amílcar Magón (524-469 a.C) , que ya había extendido la influencia de Cartago a las Islas Baleares y a Cerdeña,  fijó su atención en Sicilia en 480 a. C  y se dispuso a conquistarla . Las ciudades griegas en Sicilia se unieron bajo el mando del tirano de Siracusa, Gelón (hacia 540-478 a.C) y derrotaron a los cartagineses en la batalla de Himera en el 480 a.C, alejando durante gran parte del siglo V a. C el peligro de  nuevas invasiones de Cartago.  Sería el nieto de Amílcar Magón,  Aníbal Magón (fecha desconocida - 406 a. C)  quién regresó a Sicilia al frente de una flota tomando varias ciudades hasta su muerte en 406 a. C debido a una epidemia que se extendió por el ejército durante el asedio de la ciudad de Agrigento. A Aníbal Magón le sucedió Himilcón II (fecha desconocida -396 a.C), que continuó la campaña cartaginesa en Sicilia hasta que un nuevo brote de peste  se extendió entre sus tropas obligando a Himilcón a firmar un tratado de paz el tirano de Siracusa, Dionisio I (hacia 430-367 a.C). El propio Dionisio I rompería el acuerdo  de paz para recuperar la parte de la isla que había quedado en manos de los cartagineses El conflicto entre las ciudades griegas y Cartago se prolongaría de forma intermitente a lo largo de todo el siglo V a. C  sin que hubiera grandes cambios en el equilibrio de fuerzas entre cartagineses y griegos en la isla. Así llegamos a la época en que las .ciudades griegas de Sicilia reclaman el auxilio de Pirro  mientras Cartago establece un acuerdo de alianza con Roma. Plutarco nos cuenta  el volumen de fuerzas que acompañaba a Pirro  y el éxito de sus primeros pasos en la isla donde apenas halló resistencia "y por entonces ninguna oposición experimentó  de las que exigen contienda y violencia, sino que, recorriendo la isla con treinta mil infantes, dos mil quinientos a caballo y doscientas naves , expelió a los cartagineses y trastornó su dominación" Poco después conquista una de las ciudades griegas en poder de Cartago, Érix (la actual Erice) en la que él mismo toma parte en el asalto "Dada la señal con la trompeta, después que con los dardos hubo retirado a los bárbaros, hizo arrimar las escalas, y fue el primero en subir al muro. Eran muchos los que le oponían resistencia ; pero a unos los apartó y derribó de la muralla , y de muchos , valiéndose de la espada, hizo un montón de muertos. No recibió, sin embargo , lesión alguna, y antes con su vista infundió terror a los enemigos"   






Resultado de imagen de tercera guerra samnita
En este mapa vemos señalado en rojo el recorrido de las diferentes campañas  de Pirro en Italia y Sicilia , señalando en azul las principales batallas, Heraclea (280 a.C),  Asculum (279 a.C)y Beneventum (275 a.C) en la península italiana. Pero lo que ahora nos interesa es su campaña en Sicilia y su primer objetivo una vez en suelo siciliano fue la ciudad  de Erix, en poder de Cartago . Escribe Plutarco que 
"Siendo el distrito de Érix el más fuerte de todos y el que contenía más combatientes , determinó encerrarlos dentro de los muros; y poniendo el ejército a punto, armado de todas armas, emprendió  su marcha, ofreciendo a Heracles celebrar juegos y sacrificios  de victoria ante los griegos que habitaban Sicilia si le hacía mostrarse guerrero digno de su linaje y de los medios que tenía"
Y Heracles debió ver con buenos  ojos el ofrecimiento de Pirro pues tomó Erix  y más tarde derrotaría también a los mamertinos, los mercenarios procedentes del sur de Italia que se habían establecido en Sicilia. Solo la ciudad de Lilibeo, que se encontraba casi al lado de Erix como podéis ver en el mapa, se resistió a las armas de Pirro 
(Imagen procedente de  https://reyesydinastias.blogspot.com.es )









El siguiente enemigo al que hizo frente Pirro fueron los mamertinos. Eran un grupo de mercenarios procedentes de la Campania, una región en el sur de Italia, que habían sido contratados años antes por el tirano de Siracusa  , Agatocles (hacia 361-289 a.C),y de esta forma entraron en Sicilia. Tras la muerte de Agatocles en 289 a. C quedaron sin patrón que les pagara por lo que una parte de ellos decidió regresar a la Campania mientras otros prefirieron quedarse  en Sicilia  y se dirigieron a la ciudad griega de Mesana (la actual Mesina) que conquistaron en 288 a. C , según nos cuenta el historiador griego Diodoro Sículo (hacia 90 -hacia 30 a. C) en su obra "Biblioteca Histórica" donde leemos en un fragmento del libro XXI de esta obra que los mercenarios "fueron acogidos por los habitantes de Mesana como amigos y aliados." pero  no lo serían mucho tiempo porque  los mercenarios "degollaron durante la noche a los habitantes de la ciudad en sus casas  donde les habían recogido generosamente. A continuación se casaron con las mujeres y se hicieron dueños de la ciudad. La llamaron Mamertina, del nombre de Marte, llamado Mamers en su su dialecto" y de ahí procedía el nombre con el que eran conocidos estos mercenarios, mamertinos. En los años siguientes los mamertinos , según nos cuenta Plutarco, "vejaban en gran manera a los griegos, y aún a algunos los habían sujetado a pagarles tributos, por ser ellos muchos y gente belicosa" y a ellos se enfrentó Pirro  "venciéndolos a ellos en batalla y asolando muchas de sus fortalezas" Parecía que el rey de Epiro había llegado a Sicilia realmente a liberarla de todos sus males y devolver la libertad a las ciudades griegas. Escribe  Diodoro Sículo que Pirro "llegó a ser dueño de todas las posesiones cartaginesas en Sicilia, a excepción de Lilibea(hoy llamada Marsala)". Pirro se dispuso a sitiar este último enclave cartaginés en la isla, pero como todavía los cartagineses mantenían el control del mar  desembarcaron un considerable número de refuerzos para defenderla. Sabiendo lo cruenta que sería la lucha los cartagineses que habitaban la ciudad " enviaron emisarios  al rey - escribe Diodoro Sículo - para proponerle un tratado de paz  y para ofrecerle una muy considerable suma de dinero" , proposición que fue rechazada por Pirro aunque según Diodoro Sículo "Pirro estaba dispuesto a dejar Lilibea a los cartagineses, pero sus cortesanos y los delegados de otras ciudades le apartaron de tal resolución, y le aconsejaron no dejar a los cartagineses  ninguna entrada en Sicilia"







Grabado que recrea el asalto a las murallas de la ciudad de Lilibea, en manos de los cartagineses, por las tropas de Pirro que pertenece a la obra "Historia de Pirro" del escritor estadounidense Jacob Abott (1803-1879)  , episodio que no es mencionado por Plutarco  pero si por otro historiador griego , Diodoro Sículo (hacia 90- 30 a.C) )  que escribe sobre el asedio que  los ataques de Pirro
"Los cartagineses los rechazaron vigorosamente  tanto por su numero  como por el poder de sus máquinas de guerra. En efecto, ellos tenían tal cantidad de catapultas para lanzar piedras y saetas, que las murallas de la ciudad no eran lo bastante grandes para contenerlas. Los proyectiles caían sobre los sitiadores  que caían heridos en tan gran número que Pirro casi desfallecía.  Además de las máquinas de guerra que Pirro trajo de Siracusa, ordenó construir otras y también hizo minar los muros para derrumbarlos, pero la resistencia de los cartagineses por una parte y por otro la naturaleza del  suelo rocoso sobre el que estaba construida Lilibea , hicieron que Pirro considerara esta ciudad como inexpugnable y se viera obligado a levantar el asedio que había durado dos meses"
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )





No fue la decisión más inteligente, porque una alianza con Cartago habría reforzado las aspiraciones de Pirro en Italia. Sin embargo , confiado en la victoria, prefirió seguir adelante con el sitio de Lilibea probablemente pensando que sólo era cuestión de tiempo tomarla pero ,como nos cuenta Diodoro Sículo, la férrea resistencia de los cartagineses "decidieron a Pirro  a considerar esta ciudad como inexpugnable y tuvo que levantar el asedio que había durado dos meses" Era el año 276 a. C.  Pirro cambió su actitud hacia los griegos que habitaban Sicilia, "ya no trataba blanda y suavemente a las ciudades - escribe Plutarco - sino con despotismo y con dureza, imponiendo castigos; cuando al principio no había sido así , sino más dispuesto todavía que todos los demás a la afabilidad y a hacer favores, a mostrar confianza y a no ser molesto a nadie"  pero Pirro se convierte en un tirano y "la ingratitud y la desconfianza oscurecieron su gloria" Tras la derrota en Lilibea nos dice Diodoro Sículo que "el rey dirigió su mirada al mar, pues quería ser su dueño con una flota considerable  con el objetivo de desembarcar su ejército en Libia". Es decir, para conquistar Cartago, pero Pirro ya había perdido el favor de los griegos de Sicilia que estaban conspirando contra él  "concibiendo contra él las ciudades un violento odio, unas se pasaron a los cartagineses, y otras llamaron a los mamertinos" Pirro veía como los mismos que le habían llamado a la isla ahora deseaban que se marchara. Esa era la situación cuando recibe un mensaje desde la península italiana de sus aliados samnitas y tarentinos "recibió cartas de los samnitas y tarentinos (escribe Plutarco), en que manifestaban que apenas podían sostener la guerra (contra Roma) dentro de las ciudades , arrojados ya de todo el país, y le pedían que fuese en su socorro" Como señala Plutarco, aquellas cartas proporcionaban a Pirro  "un pretexto decente para que no se dijese que su partida era una fuga o un abandono de sus anteriores proyectos", pero eso era precisamente lo que estaba haciendo, fugarse de Sicilia y abandonar su proyecto no sólo de gobernar la isla sino de atacar Cartago. Dice Plutarco que cuando ya estaba embarcado con su ejército rumbo a la costa italiana, dijo a sus compañeros mientras observaba la isla cuya costa iba difuminándose  en el horizonte "¡Qué palestra dejamos ¡oh amigos! a los cartagineses y romanos" En Grecia la palestra era el lugar donde se celebraban los combates de lucha y boxeo, y con estas palabras Pirro pronosticaba el futuro, pues Sicilia sería uno de los escenarios de la guerra que décadas después enfrentaría a Roma y Cartago por la hegemonía en el Mediterráneo Occidental.







Moneda de los mamertinos, donde vemos la efigie del dios Adrano,  deidad del fuego para los sicilianos. Mercenarios procedentes del sur de Italia (venían de la región de la Campania, cuya capital es Nápoles) habían sido contratados por el tirano de Siracusa Agatocles (361-289 a.C) para usarlos en su lucha contra los cartagineses. Después de la muerte de Agatocles en 289 a.C algunos de ellos optaron por quedarse en Sicilia y tomaron de forma sangrienta la ciudad de Messana (la actual Mesina) donde permanecerían durante veinte años. Ellos mismos se darían el nombre de Mamertinos en honor de Marte, dios de la guerra, que en su lengua natal, el osco, se decía Mamers. Acosarían a Pirro en su desembarco en Italia después de abandonar Sicilia.  Los mamertinos desaparecerían de las crónicas históricas después de la Primera Guerra Púnica entre Roma y Cartago, que se desarrolló entre el 264 a.C y el 241 a. C, pero  durante muchos siglos  los habitantes de Mesina fueron llamados  mamertinos.
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )





Es el otoño de 276 a. C cuando Pirro abandona Sicilia rumbo a la costa italiana, pero antes de llegar será atacado por una flota cartaginesa como nos cuenta Plutarco "cuando ya estaba en la mar, peleando en la travesía con los cartagineses, perdió muchas de las naves, y con las restantes huyó a Italia"  y no acaban aquí las desventuras del rey de Epiro porque los mamertinos habían cruzado el estrecho que separa Sicilia de la península italiana y le estaban esperando emboscados en la costa "los mamertinos le antecedieron en el paso - sigue contándonos Plutarco - con diez mil hombres a lo menos, y aunque temieron  presentársele en batalla, colocados en sitios ásperos , y sorprendiéndole desde ellos, desordenaron todo el ejército , le mataron dos elefantes y murieron muchos de la retaguardia" Una vez más Pirro debe ponerse en vanguardia de sus hombres "peleando con aquellos hombres aguerridos y corajudos"  y en el combate resulta herido , desarrollándose a continuación otra de esas escenas protagonizadas por  Pirro que Plutarco nos describe como si se tratara de un héroe homérico con palabras que conservan toda su vitalidad narrativa  "como hubiese recibido una cuchillada en la cabeza y hubieses quedado un poco separado del combate, cobraron  con esto más arrojo los enemigos; y uno de ellos, de elevada estatura y brillantes armas , adelantándose a carrera a los demás, en alta voz comenzó a provocarlo diciendo que viniera a él si aun estaba vivo. Se irritó Pirro , y revolviéndose lleno de ira, bañado en sangre, con un semblante que imponía miedo, penetró por entre los que halló al paso, y se adelantó a herir con la espada al bárbaro , en la cabeza, dándole tal cuchillada , que ya por la fuerza del brazo  y ya por el temple del acero, descendió bien abajo, viéndose caer en un momento a uno y otro lado las partes del cuerpo dividido en dos. Esto detuvo a los bárbaros para que volvieran a acercársele, asombrados de Pirro, a quien miraron como un ser superior"  Pirro seguía alimentando su leyenda si bien sin ningún logro concreto. Por lo menos logró acabar con la amenaza que representaban los mamertinos y se dirigió a Tarento acompañado, según nos cuenta Plutarco, por "diez mil infantes y tres mil caballos". En Tarento une más hombres a sus tropas , en las que ya apenas quedaban epirotas, sus fuerzas de élite, y la mayor parte de sus hombres son ahora mercenarios, cuya lealtad durará mientras tenga dinero para pagarles. Emprende camino hacia el norte para acudir en ayuda de los samnitas "quienes habían decaído mucho de ánimo por las frecuentes derrotas que les habían causado los romanos" por lo que pocos samnitas pudieron unirse al ejército de Pirro.






Pirro - Marte.jpg
Estatua de Pirro adoptando la figura de  Marte, dios de la guerra,   esculpida en mármol del siglo I o II d. C que en la actualidad se conserva en los Museos Capitolinos en Roma . Sobre la capacidad de Pirro como general el geógrafo e historiador griego Pausanias (siglo II d.C) escribe en su obra "Descripción de Grecia" la opinión que sobre él tenía el  cartaginés Procles
"Procles el cartaginés de hecho consideraba superior a Alejandro en cuanto a su buena fortuna y a la brillantez de sus logros, pero decía que Pirro era el mejor táctico de infantería y caballería y en invención de estratagemas de guerra"   Y el político romano  Sexto Julio Frontino (hacia 40-103)  en su obra "Strategematon" o "Estratagemas"  recogía uno de los consejos tácticos del rey de Epiro
"Entre muchos otros preceptos sobre el arte de la guerra , recomendaba no presionar nunca sin descanso tras un enemigo en fuga , no sólo para evitar que se viera obligado a resistir furiosamente, a consecuencia de la necesidad, sino también para que en el futuro ese mismo enemigo se viera más inclinado a huir, sabiendo que su vencedor no intentaría destruirle en la huida"Y un historiador de nuestros días como el británico Robin Lane Fox(1946)  en su obra "El mundo clásico " escribe sobre  Pirro
"Como Alejandro Magno, Pirro se comparaba con Aquiles, su antepasado,y estaba dispuesto a participar  en una nueva guerra de Troya  contra los romanos, descendientes de los troyanos (recordemos que se creían descendientes del héroe troyano Eneas) Pirro resplandecía en primera línea de combate con su armadura de plata y su casco rematado por una corona. Le gustaban los combates singulares y afirmaba que en una ocasión, de un solo tajo, había partido en dos a un salvaje mercenario mamertino . Pero Pirro no era sólo un bruto. Escribió un tratado de estrategia y un libro de memorias, y sería admirado  por su habilidad en la guerra de asedio y en la diplomacia. Y si hoy  se recuerda al general cartaginés Aníbal Barca (247-183 a.C) como el militar más famoso por el uso de elefantes de guerra, en realidad Pirro los utilizó en muchos más lugares a lo largo de su carrera. En Occidente sería él y no Aníbal el verdadero "Rey de los elefantes""        
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )






Estamos ya  en el año 275 a. C y Pirro decide dividir su ejército en dos para enfrentarse a los dos ejércitos que dirigen los cónsules romanos de ese año, Manio Curio Dentato (fecha desconocida -270 a.C) y Lucio Cornelio Léntulo (fechas desconocidas) . Así nos lo relata Plutarco "Hizo de todos dos divisiones, enviando unos a la Lucania a oponerse al otro cónsul (se refiere a Cornelio Léntulo) para que no diese socorro, y conduciendo él mismo a los otros  contra Manio Curio, acuartelado en Benevento, donde con la mayor confianza aguardaba el auxilio de la Lucania"  En la fecha de la que sería conocida como Batalla de Benevento he encontrado  discrepancias en las fuentes, unas señalan el año 275 a. C y otras el 274 a. C, pues como pareja en el consulado de Curio Dentato mencionan a Servio Cornelio Merenda (fechas desconocidas) que fue cónsul en 274 a. C, pero mantengo la fecha que predominan en la mayoría de referencias a esta batalla fijándola en el año 275 a.C. Escribe Plutarco que Pirro , antes de que llegaran fuerzas romanas a auxiliar a Manio Curio Dentato "tomó consigo a los soldados de más aliento y de los elefantes´más hechos a la guerra , y de noche se dirigió contra el campamento" pero no debió calcular bien la distancia que les separaba del campamento romano porque durante el camino "no aguantaron las antorchas, y anduvieron perdidos y dispersos los soldados" con lo que perdieron tanto tiempo que las primeras luces del alba aparecieron en el cielo sin que hubieran atacado todavía al campamento romano , perdiéndose el efecto sorpresa. Manio Curio salió con sus hombres del campamento para salir al encuentro de las tropas de Pirro "acometió a los primeros - escribe Plutarco - y, haciéndoles retirar, inspiró ya miedo a todos, habiendo muerto muchos y aun habiéndose cogido algunos elefantes" Después de esta victoriosa entrada en escena, la batalla continúa en campo abierto  pero los elefantes de Pirro empujan a los romanos de regreso al campamento, pero los romanos ya habían aprendido a contrarrestar la fuerza de los elefantes . Antes de llegar al campamento empujado por los elefantes de Pirro, Manio Curio "llamó a los de la guardia, que en gran número estaban sobre las armas y se hallaban descansados . Acudieron éstos e hirieron desde puestos ventajosos a los elefantes, y así los obligaron a retirarse y a huir entre los propios (es decir,entre las tropas de Pirro), causando con ello gran turbación y desorden" Al parecer los romanos  resultaron  vencedores de la batalla y los daños causados en las ya menguadas fuerzas de Pirro fueron tantos que no pudo seguir luchando en Italia. 







Resultado de imagen de christian jegou illustrateur beneventum bataille
Recreación de un momento de la batalla de Benevento en 275 a. C donde las tropas del cónsul romano Manio Curio Dentato acosan a un elefante  del rey de Epiro, Pirro, realizada por el ilustrador francés Christian Jegou (1948), una batalla de la que tenemos muy pocos datos, ignorando el número de efectivos que combatieron por cada bando y siendo el relato de Plutarco el que describe con más detalle como se desarrolló  pero otros dos historiadores, Dionisio de Halicarnaso (60- 7 a.C) y Dion Casio (155-235) citan un episodio de la batalla que no es mencionado por Plutarco,  el de un joven elefante herido que habría causado  el desconcierto en las filas del ejército de Pirro. El historiador romano Dion Casio lo relataba así
  "Un joven elefante que había sido herido , sacudió a sus jinetes  y vagó alrededor en busca de su madre, se fue  poniendo nervioso y los nervios se extendieron por los otros elefantes , que fueron lanzados a una extrema confusión. Finalmente, los romanos ganaron el día, matando a muchos hombres y capturando ocho elefantes, y ellos ocuparon las trincheras del enemigo"
Plutarco escribió que después de causar la huida de los elefantes de Pirro
"No solo dio a los romanos aquella victoria, sino la seguridad del mando. Porque habiendo adquirido de resultas de aquel valor y de aquellos combates osadía, poder y fama de invencibles, de Italia se apoderaron inmediatamente y de Sicilia poco después"
La derrota final de Pirro supuso el definitivo afianzamiento de Roma como potencia militar en Italia
(Imagen procedente de https://es.pinterest.com/pin/383720830732039149/ )







La batalla de Benevento significó el final de los seis años  que Pirro pasó en tierras italianas sin lograr ninguno de los objetivos que tenía y el final de las denominadas Guerras Pírricas. Si, había luchado con valor y obtenido importantes victorias sobre romanos y cartagineses, pero si como general había demostrado su valía muy diferente era su capacidad para obtener réditos de esas victorias y así lo refleja Plutarco en sus palabras "tuvo la reputación de ser el primero entre los reyes de su tiempo, en la pericia militar, en la pujanza de su brazo, en la osadía; pero lo que adquiría con sus hazañas lo perdía  por nuevas esperanzas , y no sabía salvar lo presente, según convenía  , por la codicia de lo ausente y lo venidero" o como describe  más gráficamente, Pirro era  como  un  "jugador que juega y gana mucho, pero que no sabe sacar partido de sus ganancias"   En el año 274 a. C, tras  dejar una guarnición en Tarento , tal vez con la esperanza  de que regresaría después de reunir más fuerzas , retorna a Epiro acompañado por "ocho mil infantes y quinientos caballos" Pero si pensáis que por fin iba a dejar de combatir me temo que  estáis en un error. Nada más llegar a  Epiro dirige sus pasos  hacia el vecino reino de Macedonia . Si recordáis, dejábamos Macedonia en 279 a. C tras la muerte de Ptolomeo Cerauno   combatiendo a un ejército galo, que recibirían después el nombre de galatas . El trono de Macedonia sería ocupado por el hermano pequeño del fallecido rey, Meleagro de Macedonia (fechas desconocidas) pero apenas un par de meses después fue depuesto  por su propio ejército  y reemplazado en el trono por Antípatro Etesias (fecha desconocida -279 a.C) , sobrino de quien había sido rey de Macedonia  entre 305 y 297 a. C, Casandro (hacia 350-297 a.C). Tampoco Antípatro duraría mucho en el trono pues sería asesinado por su primo Sóstenes de Macedonia (fecha desconocida -277 a.C) que reinará durante dos años hasta su muerte en 277 a.C . El trono ahora sería ocupado por. Antígono II Gónatas (hacia 319-239 a.C) el hijo del antiguo rey de Macedonia, Demetrio I Poliorcetes, que  se había ganado el respeto y apoyo del ejército macedonio por su victoria sobre los galatas. Tres años después de su ascensión al trono se encuentra en 274 a.C con la incursión en su territorio del infatigable Pirro  que ,en principio, parece que sólo quería saquear una parte del territorio para  llenar sus arcas vacías, pero "le sucedió que tomó varias ciudades y que se le pasaron dos mil soldados , con lo que ya extendió sus esperanzas y se encaminó contra Antígono"





AntigonusGonatas.jpg
Una moneda del reinado de Antígono II Gónatas (hacia 319 -239 a.C)  , que sería rey de Macedonia desde 277 a. C hasta que fue destronado por Pirro en el 274 a. C, recuperando el trono después de la muerte de Pirro en 272 a. C , y se mantendría en él hasta su muerte en 239 a C . Era hijo de Demetrio I Poliorcetes , al que también había destronado Pirro, por lo que el rey de Epiro destronó primero al padre y después al hijo sin ningún provecho , pues en ambos casos terminaría perdiendo el reino. Escribe Plutarco que después de derrotar a las tropas macedonias de Antígono II Gónatas  y a sus aliados galatas (los celtas procedentes de Galia)
"Consagró lo más brillante y precioso de los despojos (de la batalla) en el templo de Atenea Itónide con la siguiente inscripción en versos elegíacos:
A Itónide Atenea en don consagra
estos escudos el Moloso Pirro
a los feroces Galos arrancados
cuando triunfó de Antígono y su hueste
¿Qué hay que maravillar, si ahora y antes
los Eácidas fueron invencibles? "
Pirro pudo haber quedado satisfecho con ésta victoria y asentarse como rey de Macedonia y de Epiro, pero una vez más buscaría una nueva aventura y sería la última
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )








Una vez más la victoria encendía los ánimos y la ambición de Pirro, que además se veía fortalecido por la incorporación de algunos galatas mercenarios a su ejército,  ya se veía conquistando el reino de Macedonia. Narra Plutarco como las tropas de Pirro sorprendieron al ejército de Antígono en un desfiladero  "poniendo en desorden todo su ejército"  En la retaguardia del ejército de Antígono se encontraban los galatas, que el rey macedonio había incorporado como aliados, y estos, que eran "muchos en número, se sostuvieron vigorosamente, trabando una reñida batalla en la que perecieron la mayor parte de estos , y cogidos los que conducían los elefantes , se rindieron y entregaron todas aquellas bestias"  Pirro aprovechó el momento de su victoria sobre los galatas  para "acometer a la falange de los macedonios, turbada y acobardada; así que no pelearon contra él ni le hicieron resistencia" La victoria era para Pirro que había logrado adueñarse de Macedonia y acabar también con la amenaza de los galatas , por lo que iba a ser aclamado en el reino. Recorre la costa ocupando diferentes ciudades  aunque comete el error de dejar en algunas de ellas guarniciones de los galatas que se le habían unido, que según Plutarco eran hombres "de insaciable codicia, y se dieron a abrir los sepulcros de los reyes que allí estaban enterrados, robaron la riqueza en ellos depositada y los huesos los tiraron con insulto" ofendiendo con ello a los macedonios. Pirro tendría que haber castigado estos desmanes y haberse quedado en Macedonia fortaleciendo su posición , pero una vez más le perdía la ambición de nuevas conquistas y "cuando todavía su imperio no estaba seguro  ni había tomado consistencia -se lamenta Plutarco- ya su ánimo se había inflamado con otras esperanzas" y esas nuevas esperanzas tenían un nombre propio, la ciudad de Esparta,la antigua polis que en el pasado había rivalizado con Atenas por la hegemonía sobre Grecia . Esparta se hallaba en medio de un conflicto por su trono. Para  entenderlo tenemos que remontarnos un poco más atrás en el tiempo. En el año 309 a. C  fallecía el rey espartano Cleómenes II (fecha desconocida -309 a.C) después de un largo reinado de cincuenta años.  Para entonces ya había muerto su hijo primogénito, Acrotato, por lo que lo usual es que le hubiera sucedido su segundo hijo, Cleónimo, pero según Plutarco este Cleónimo "mostrándose hombre violento y despótico , no inspiró amor ni confianza" por lo que el sucesor de Cleómenes II fue su nieto Arei (fecha desconocida -265 a.C), aunque durante la minoría de edad de Arei  Cléomenes habría ejercido como regente.







Resultado de imagen de campaña de pirro en el peloponeso
Este mapa no corresponde exactamente a la época que estamos recorriendo,porque representa la guerra que el rey de Esparta Cleómenes III (rey entre 235 y 222 a.C)  mantuvo con la Liga Aquea  formada por las ciudades de la región de Acaya  ,al norte de la Península del Peloponeso. Pero aunque no corresponde en el tiempo si nos sirve para conocer el marco geográfico , la Península del Peloponeso, donde se desarrollaría la última campaña militar de Pirro en el año 272 a. C. , donde destaca el asedio de Esparta, en la parte inferior en la región de Laconia, y la batalla final en la ciudad de Argos , en la parte superior. Cuando las tropas de Pirro irrumpieron en el Peloponeso y empezaron a saquear poblaciones Esparta envió embajadores que le presentaron quejas por éste comportamiento sin mediar una guerra declara de por medio, a lo que Pirro respondió, según nos cuenta Plutarco:       
"Reconviniéndole los embajadores con que para entrar así en su país no les había declarado la guerra , les respondió "Bien sabemos que tampoco vosotros los Lacedemonios (era el nombre con el que antiguamente eran también mencionados los espartanos)  avisáis a los otros de lo que intentáis hacer"
(Imagen procedente de http://anabasis-historica.blogspot.com.es )







El origen del conflicto entre Cleómenes y Arei fue la esposa de Cléomenes , Quilónides, según Plutarco "mujer hermosa y también de regio origen" Cuenta Plutarco que la bella Quilónide estaba enamorada del hijo de Arei, Acrótato, "mozo de brillante figura" . Cleómenes supo de esta relación  y él "que la amaba, hizo aquel matrimonio desabrido y afrentoso, por cuanto no había esparciata (ciudadano de Esparta) alguno a quien se ocultase que era despreciado de su mujer" Es decir, al desengaño amoroso se unía la vergüenza de que todos los espartanos supieran de la infidelidad de su esposa con el hijo del rey, aquel que le había arrebatado el trono que sin duda  Cléonimo consideraba que le correspondía legítimamente. Así que decidido a vengarse Cleónimo llamó en 272 a. C  a Pirro en su ayuda para destronar a Arei I . Y como no podía ser de otra forma Pirro no vaciló un segundo en ponerse en marcha hacia la península del Peloponeso al frente de un poderoso ejército que Plutarco cifra en "veinticinco mil infantes, dos mil caballos y veintitrés elefantes", una fuerza que por su  volumen llevaba a pensar que Pirro "no iba a ganar Esparta para Cleónimo,sino a adquirir para sí el Peloponeso" aunque el rey en todo momento ocultó sus intenciones, asegurando a los enviados del rey espartano que su objetivo era "liberar las ciudades sujetas a Antígono (el destronado rey de Macedonia todavía ejercía el poder sobre algunas ciudades espartanas) y también a enviar a Esparta sus hijos de corta edad, a fin de que , educados en las costumbres espartanas, tuvieran ventaja sobre los demás reyes" Así que aparentemente Arei pensó que no tenía nada que temer, pero una vez que el ejército de Pirro entró en la península del Peloponeso  "empezó a saquearlos y despojarlos " ante las protestas de los enviados espartanos, como un tal Mandroclidas que se dirigió a Pirro con estas palabras recogidas por Plutarco "Si eres un dios, no nos liarás mal, porque no te hemos ofendido; si hombre, no faltará otro que valga más que tú" Con el rey espartano Arei I ausente , pues se hallaba en Creta, Pirro y Cleónimo se encontraban a las afueras de Esparta , cuya conquista no parecía presentar demasiadas dificultades pues la mayor parte de los hombres se encontraban con Arei I en Creta combatiendo. La noche anterior a la entrada de las tropas de Pirro, en Esparta los hombres que quedaban se reunieron para decidir si sacaban a las mujeres de la ciudad para ponerlas a salvo , pero estas se negaron y una de ellas "Arquidamia, se presentó ante el Senado con una espada en la mano , haciendo cargo a los hombres de que ellas no desearían vivir después de perdida Esparta"






Resultado de imagen de campaña de pirro en el peloponeso
En este mapa, aunque no muy detallado,podemos observar el recorrido seguido por Pirro y su ejército durante la campaña en el Peloponeso , haciendo su entrada por Patrae(la actual Patras), continuando hacia Megalópolis donde se encontraría con los embajadores enviados por Esparta asegurando que sus intenciones eran pacíficas aunque los actos de sus hombres lo desmentían pues ya habían cometido saqueos , siguiendo hacia Esparta, a la que pondría bajo asedio aunque no logró conquistarla,  y terminando en Argos  donde libraría su última batalla 
(Imagen procedente de http://historiaparanodormiranhell.blogspot.com.es )







Todos los que estaban en la ciudad, hombres, mujeres y ancianos  "resolvieron abrir una zanja paralela al campamento de los enemigos y poner carros a uno y otro extremo enterrando las ruedas hasta los cubos, para que , teniendo un asiento firme, sirvieran de estorbo a los elefantes"  Y así se prepararon para ofrecer la máxima resistencia posible a un Pirro que no la esperaba. A llegar la mañana se entabló el combate , los espartanos defendiendo la trinchera excavada entorno a la ciudad, el ejército de Pirro, con su hijo primogénito Tolomeo en cabeza, tratando de vencer la resistencia espartana, donde sobresalía la actuación del hijo del rey Arei I, Acrótato,   quien "bañado en sangre, pero ufano y engreído en la victoria, todavía les pareció más alto y más bello a las espartanas , que miraban con celos el amor de Quilónide (la esposa de Cleónimo y amante de Acrótato); algunos de los ancianos le seguían gritando  "¡Bravo , Acrótato ! sigue en tus amores con Quilónide , sólo con que des excelentes hijos a Esparta" Solo la noche interrumpió el combate. Escribe Plutarco que aquella noche "Pirro tuvo esta visión: le pareció que arrojaba rayos sobre Esparta, abrasándola toda, y que él estaba muy contento. Se despertó  con la misma alegría, y dando orden a los jefes para que tuviesen dispuesto el ejército , refería a los amigos su ensueño, contando con que iba a tomar por armas la ciudad"  Pirro se lanza al frente de sus hombres contra la zanja "abriéndose paso por entre los que tenía al frente, cuando herido con una saeta cretense su caballo, cayó de pechos, y con las ansias de la muerte derribó a Pirro en un sitio resbaladizo y pendiente" Le socorren sus hombres mientras  muchos espartanos caen muertos o heridos. El final de la resistencia parecía cercano pero en ese momento llegaron tropas de auxilio procedentes de Corinto lideradas por un hombre llamado Amintas, que según Plutarco era general de Antígono, y casi al mismo tiempo "arribó de Creta el rey Areo, trayendo consigo dos mil hombres" En un primer momento, a pesar de la llegada de estos refuerzos , Pirro no cejó en en el empeño de conquistar Esparta "inspirándole todavía mayor codicia y empeño de tomar la ciudad" pero  "cuando vio que nada adelantaba, habiendo salido mal parado, desistió y se entregó a arrasar el país"  Pirro había decidido pasar en el Peloponeso el invierno  para continuar luchando  a la primera siguiente, cuando una nueva empresa llama a su puerta .





Cuadro "El asedio de Esparta" del pintor francés François Jean Baptiste Topino-Lebrun (1764-1801) que recrea el asedio de las tropas de Pirro a una Esparta muy disminuida en su defensa ya que tanto el rey como buena parte de sus hombres se encontraban combatiendo en la isla de Creta. Plutarco destaca el papel de las espartanas en la defensa de la ciudad, rechazando la propuesta de la gerusía, el consejo de ancianos de la ciudad, de evacuarlas  Después de tomar la decisión de cavar una trinchera para detener el avance de las tropas de Pirro (aunque el historiador griego Pausanias señalaba que esa trinchera ya existía años antes del ataque de Pirro)    a ello ayudaron ancianos y mujeres . Escribe Plutarco que aquella noche, ellas 
"A los que habían de pelear les decían que descansasen, y , tomando la plantilla, hicieron por sí solas la tercera parte de la zanja"
Y ya en el combate
"Ellas, alargando a los jóvenes las armas y encargándoles la defensa de la zanja, los exhortaban a defenderla y guardarla porque, si era dulce el vencer ante los ojos de la patria , también era glorioso el morir en los brazos de las madres y de las esposas, pereciendo de un modo digno de Esparta"   
(Imagen procedente de https://en.wikipedia.org/ )





Otra de las ciudades del Peloponeso, Argos, está en plena lucha política entre dos facciones enfrentadas lideradas por dos nobles, Aristeas y Aristipo. El destronado rey macedonio, Antígono, era aliado de Aristipo, por lo que Aristeas decidió pedir la ayuda del que sería su enemigo natural, Pirro. ¿La respuesta de Pirro? Creo que ya le conocemos bastante para saber como iba a actuar el rey de Epiro y de Macedonia, pero por si hay dudas Plutarco las despeja "éste, que sin cesar pasaba de unas esperanzas a otras, que de una prosperidad tornaba ocasión para otras varias ,y que si caía quería reparar la caída con nuevas empresas, y ni por victorias ni por derrotas hacia pausa en mortificarse y ser mortificado,al punto levantó el campo y marchó a Argos" Durante el camino tuvo que sufrir las constantes emboscadas que a modo de guerra de guerrillas le preparó Areo I de Esparta. En una de esas emboscadas estaba luchando el hijo y heredero de Pirro, Tolomeo , cuando "un cretense de Áptera llamado Oriso, gran acuchillador y muy ligero de pies, corrió de costado y cuando Tolomeo peleaba con el mayor valor le hirió y quitó la vida"  Cuando Pirro tuvo noticias de la muerte de su hijo "cargó contra ellos con la caballería de los Molosos, y acometiendo el primero llenó de mortandad el campo, y si siempre se había mostrado invicto y terrible en las armas, en esta ocasión en osadía y violencia dejó muy atrás anteriores combates"  y se enfrentó cuerpo a cuerpo con Evalco, el hombre que dirigía a los espartanos que habían dado muerte a su hijo "arremetió contra Evalco con su caballo , y haciéndose éste a un lado, estuvo en muy poco el que no cortase a Pirro con la espada la mano de las riendas; pero dando el golpe en las riendas, las cortó . Pirro , al mismo tiempo que Evalco daba este golpe, le pasó con la lanza,  pero cayó del caballo quedando a pie" Pero aun descabalgado  Pirro "dio muerte a todos los escogidos que peleaban al lado de Evalco" Tal era la furia desatada en Pirro por la muerte de su hijo. Pero terminado el combate  el rey no se detuvo más tiempo a lamentarse y prosiguió camino hacia Argos sólo para enterarse que ya se encontraba esperándolo su gran rival , Antígono. con sus tropas dispuestas en las montañas que dominaban la llanura donde se encontraban las fuerzas de Pirro. Después de acampar el rey de Epiro y Macedonia manda  "un heraldo a Antígono, llamándole peste y provocándolo a que bajando a la llanura disputaran allí el reino" pero no es esa la intención del destronado Antígono que "le respondió que él no sólo era general de las armas, sino también de la ocasión y la oportunidad, y que si Pirro tenía prisa de dejar de vivir, le estaban abiertas muchas puertas para la muerte"   






Resultado de imagen de pirro en argos
Ilustración, aunque no he podido encontrar el autor de la misma, que recrea  el atasco y confusión que se produjo en las calles de Argos cuando por un lado las tropas que dirigía Pirro , las cuales se hallaban dentro de la ciudad, pretendían salir, y las tropas del hijo de Pirro,  Héleno, entraban por la misma puerta para ayudar a su rey , chocando unas con otras y quedando inmovilizadas. Fue debido a un malentendido en las órdenes que Pirro envió a su hijo a través de un mensajero. En realidad, Pirro sólo quería que su hijo se quedara en la puerta, rompiendo parte del muro para hacer más amplia la salida,   y cubrir su retirada, pero sin entrar en la ciudad  . Así lo explica Plutarco:     
"Temiendo la estrechez de las puertas, envió en busca de su hijo Heleno, que había quedado en el exterior con fuerzas considerables, dándole orden de que rompiera el muro y protegiera a los que saliesen, si eran perseguidos por el enemigo. Más por la misma prisa  y turbación del mensajero, que no acertó a expresar bien su encargo,  se entró por las puertas para dar auxilio a su padre" 
(Imagen procedente de https://arrecaballo.es )


 


Los ciudadanos de Argos enviaron embajadas a ambos para tratar de evitar ahora el conflicto . Escribe Plutarco que "Antígono vino en ello, entregando su hijo como rehén a los argivos (los ciudadanos de Argos) ; pero Pirro , aunque prometía reconciliarse, como no diese prenda de ello, se hacía más sospechoso" Y es no era intención de Pirro reconciliarse con Antígono. Planificó un ataque nocturno a la ciudad con la ayuda desde el interior de Argos de Aristeas, que dejó abierta una de las puertas de la ciudad por la que entraron  Pirro y sus hombres . Pero fueron descubiertos por los argivos que solicitaron el auxilio de Antígono quien "envió con poderoso socorro a sus generales y a su hijo. Vino también Areo (el rey de Esparta)  trayendo mil cretenses y las tropas más ligeras de los espartanos , y acometieron todos a un tiempo"  En medio de la oscuridad de la noche todo es confusión, gritos y el sonido metálico del entrechocar de espadas "era suma la inseguridad de los que ejecutaban y de los que mandaban en un combate nocturno, había extravíos y dispersiones en los pasos estrechos, sin que la pericia militar sirviera de nada por las tinieblas , por los gritos confusos y la estrechez del sitio" Llega el amanecer y "viendo que nada adelantaba de lo que había sido objeto de su esperanza, pensó Pirro en retirarse"  Envía un mensajero a su hijo Heleno que se hallaba a las afueras,  para que se disponga en la puerta de  salida de la ciudad, rompa el muro para ampliar esa salida   y cubra su retirada, pero se produce un malentendido y Heleno , en lugar de esperar fuera, entra al frente del ejército restante para auxiliar a su padre. Cuando Pirro  y sus hombres se están retirando y penetran en el callejón que da acceso a la puerta de salida de la ciudad se encuentra de frente con las tropas dirigidas por Heleno que van en sentido contrario "y por más que les gritaba que retrocediesen, no le oían , y aun a los que estaban pronto a ejecutarlo los atropellaban en sentido contrario los que de frente continuaban entrando por la puerta" La confusión debió ser enorme, unos intentando salir otros pretendiendo entrar y ambos del mismo ejército y atrapados en aquel estrecho callejón  y todavía empeoró más cuando uno de los elefantes entró y comenzó a cargar contra todos . "Apretados y estrechados de esta manera - escribe Plutarco - , ninguno podía valerse ni aun a sí mismo, sino que, como si se hubieran pegado en un solo cuerpo, así toda aquella muchedumbre sufría infinidad de impresiones y mudanzas." . Estaban todos tan pegados que ni siquiera podían desenvainar sus espadas y blandirlas contra el enemigo pues "si alguno desenvainaba la espada o inclinaba la lanza, no había modo de retirarla o envainarla  otra vez, sino que hería a quien se presentaba, y heridos unos de otros recibían la muerte"







Resultado de imagen de death of pyrrhus of Epirus
Grabado cuyo autor tampoco he podido determinar , que representa el momento en que Pirro cae herido por el golpe de una teja lanzada por la madre de un argivo (nombre que recibían los habitantes de Argos) que estaba combatiendo con el rey . Después de toda una vida de lucha la causa de su muerte fue la teja lanzada por una anciana que temía por la vida de su hijo. En el mismo año de su muerte , Tarento, la ciudad que con su llamada de auxilio dio comienzo a las campañas militares de Pirro, caía en manos de Roma.  
(Imagen procedente de http://www.istockphoto.com )


Dejaré que sea nuestro guía  Plutarco quien os cuente el desenlace final de esta historia "Pirro, en vista de semejante borrasca y tempestad, quitándose la corona con que estaba adornado su yelmo, la entregó a uno de sus amigos, y, fiado de su caballo, arremetió a los enemigos que le perseguían; habiendo sido lastimado en el pecho de una lanzada, aunque la herida no fue grave ni de cuidado, revolvió contra el autor de ella, que era argivo ,no de los principales, sino hijo de una mujer anciana y pobre. Era ésta espectadora del combate, como las demás mujeres, desde un tejado , y cuando advirtió que su hijo se enfrentaba a Pirro, conmovida con el peligro que corría su hijo, tomando una teja con entrambas manos , la dejó caer sobre Pirro. Le dio en la cabeza, sobre el yelmo; ero habiéndole roto las vértebras junto a la base de cuello, se eclipsó la luz de sus ojos, y las manos abandonaron las riendas. Le llevaron al monumento de Licimnio, y allí se cayó al suelo, no siendo conocido de los más; pero un tal  Zópiro, de los que luchaban junto a Antígono, y otros dos o tres que corrieron donde estaba , le reconocieron  y le introdujeron en un portal, a tiempo que empezaba a volver en sí del golpe. Al desenvainar Zópiro una espada ilírica para cortarle la cabeza, se volvió a mirarlo Pirro con tanta indignación , que Zópiro le tuvo miedo; y ya temblándole las manos, ya volviendo al intento, lleno de turbación y sobresalto, no al recto, sino por la boca y la barba, tarda y difícilmente se la corto por último"  Era el fin de Pirro. El hijo de Antígono, Alcioneo , recogió la cabeza y se la llevó al galope a su padre arrojándola a sus pies. El noble Antígono, que a pesar de ser su enemigo debía admirar por su valor a Pirro, "apartó de sí al hijo con el cetro, llamándole cruel y bárbaro, y llevándose el manto a los ojos se echó a llorar, acordándose de su abuelo Antígono (Antígono I Monóftalmos) y de Demetrio su padre (Demetrio I Poliorcetes) , ejemplos para él domésticos de las mudanzas de la fortuna"  Ordenó que el cuerpo de  Pirro fuera vestido como correspondía a su  dignidad y fue incinerado en una pira. En cuanto a su hijo Heleno, fue tratado con humanidad y "con la mayor consideración, le hizo acompañar al Epiro"  Y aquí termina la historia de Pirro, que pudo haber reinado en paz en Epiro, pero que quiso ser dueño de Italia, de Sicilia, de Maceconia , de Cartago y de toda Grecia y finalmente no consiguió nada de lo que se proponía . Como escribiera en su "Historia de Pirro" el autor estadounidense Jacob  Abott (1803-1879)  "Su capacidad y genialidad fueron en realidad tan grandes como para convertirle , quizá, en el ejemplo más evidente que ha producido el mundo de como un gran poder  y las oportunidades más nobles pueden ser desperdiciadas y arrojadas por la borda. No consiguió nada. No tenía un plan, un objetivo, sino que obedecía a cada impulso momentáneo, y emprendía sin cuidado ni reflexión previa cualquier tarea  que el azar o los ambiciosos designios de otros, pudieran colocar frente a él" Pero sí logró algo que le equipara a Aquiles, el héroe homérico del que su familia decía descender, y al hombre al que tanto admiraba, Alejandro Magno, pues al igual que sucedió con ellos, la historia de las campañas de Pirro siguen contándose dos mil doscientos años después de su muerte. Y eso es algo más que una victoria pírrica. 


Enlace con la primera parte de Pirro, el rey guerrero de Epiro 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2017/04/pirro-el-rey-guerrero-de-epiro-primera.html

Enlace con la segunda parte de Pirro, el rey guerrero de Epiro 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2017/04/pirro-el-rey-guerrero-de-epiro-segunda.html

Enlace con la tercera  parte de Pirro, el rey guerrero de Epiro 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2017/04/pirro-el-rey-guerrero-de-epiro-tercera.html

Enlace con la cuarta  parte de Pirro, el rey guerrero de Epiro
http://chrismielost.blogspot.com.es/2017/04/pirro-el-rey-guerrero-de-epiro-cuarta.html



El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost



sábado, 22 de abril de 2017

PIRRO, EL REY GUERRERO DE EPIRO (CUARTA PARTE)

"Empezó , pues , por enviar en auxilio de los Tarentinos a Cineas, que llevó consigo tres mil soldados; después , traídos de Tarento muchos transportes para caballos , naves armadas y toda especie de buques, embarcó veinte elefantes, tres mil caballos, veinte mil infantes , dos mil arqueros y quinientos honderos. Cuando todo estuvo a punto se hizo a la vela"  Así nos cuenta el historiador griego Plutarco (hacia 46-120) en su biografía del rey  Pirro de Epiro (hacia 319-272 a.C) , incluida dentro de su obra "Vidas Paralelas", la partida de  Pirro hacia Italia  en el año 280 a. C en respuesta a la petición de auxilio de la ciudad de Tarento , en guerra con  Roma. Ya sabemos como Pirro regresaba a Epiro después de su efímero período como rey  de Macedonia entre 287 y 286 a. C. Pero aquel rey guerrero y ambicioso, que tenía como modelo a Alejandro Magno (356-323 a.C)  y al héroe homérico Aquiles,  se sentía encerrado en Epiro sin posibilidad de emprender una guerra de expansión de su reino ni de alcanzar la gloria en el campo de batalla. Cuando Tarento, aquella ciudad fundada en el siglo VIII a. C en el sur de Italia por colonos procedentes de Esparta , le pidió ayuda para hacer frente al ataque de la cada vez más poderosa Roma, Pirro no lo dudó . Vimos como, según nos contaba Plutarco, su sabio consejero Cineas había tratado de persuadir al rey  para que permaneciera en Epiro y disfrutara de la estabilidad de su reino "Pues - decía Cineas a Pirro en el diálogo reproducido por Plutarco y que veíamos en la tercera parte - ¿quién nos estorba , si queremos gozar desde ahora de esos festines y esas conversaciones , sin necesidad de llegar a ellas entre sangre y entre muchos y grandes trabajos y peligros, haciendo y padeciendo innumerables males?" Pero como acaba de contarnos Plutarco en las palabras iniciales de este artículo, después de enviar al propio Cineas como avanzadilla  al frente de tres mil hombres (aunque otras fuentes hacen referencia al general Miro de Talento) , el propio Pirro se puso a mando de una flota con veinte mil  infantes, tres mil caballos,  dos mil arqueros y quinientos honderos además de veinte elefantes, aunque Susan Wise Bauer (1968) en su "Historia del mundo antiguo"   cree que Pirro tomó prestados los elefantes a su llegada a Italia de los cartagineses y otras fuentes señalan que le habrían sido enviadas por el rey de Egipto Ptolomeo II  Filadelfo (308-246 a.C) que además le habría prometido también cuatro mil hombres, lo que no es extraño ya que su padre, Ptolomeo I(367-283 a.C) , ya había ayudado a Pirro a recuperar el trono de Epiro en el pasado. Sobre el origen de los elefantes y el apoyo militar de Ptolomeo II y de otros monarcas griegos como el nuevo rey de Macedonia , Ptolomeo Cerauno (fecha desconocida -279 a.C) nada dice Plutarco. 





Ya hemos visto mapas más detallados en la tercera parte y veremos más en ésta cuarta parte. Esto es sólo para situarnos de nuevo en el marco geográfico en el que va a desarrollarse a partir de ahora la vida de Pirro, entre su reino Epiro, que abandona en 280 a.C al frente de una flota rumbo a Tarento, la ciudad que ha solicitado su auxilio frente a Roma. Luego vemos como las líneas amarillas nos marcan el itinerario que seguirá Pirro en la península italiana, comenzando por Heraclea, donde en julio de 280 a. C librará la batalla de Heraclea contra un ejército romano al que derrotará , avanzando a continuación hacia Roma , deteniéndose apenas a unas decenas de kilómetros de ellas. Después , consciente de que no disponía de fuerzas suficientes, retorna al sur  hacia Tarento, pero antes de llegar mantendrá una nueva batalla con otro ejército romano en Asculum (Ascoli en el mapa) en 279 a.C . Más tarde acudirá  a Sicilia  y retornará de nuevo a Italia  donde librará en 275 a. C una última batalla contra los romanos en Benevento que pondrá punto final a las llamadas Guerras Pírricas 
 Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )






Sin embargo, al poco de zarpar de Epiro "hallándose ya en medio del Mar Jonio, fue arrebatada violentamente la escuadra por un recio bóreas (viento del norte)  que a deshora se levantó " y este fuerte viento dispersó la escuadra , enviando a algunas hacia las costas italianas mientras que a otras "las arrojó la marejada a playas inaccesibles y desconocidas y las destruyó todas" ¿Había terminado la expedición militar casi antes de empezar? Pirro había salvado milagrosamente la vida  pues su nave "pudo sostenerse y resistir por su porte y firmeza a los embates del mar; pero cuando ya empezó a soplar y rodearla el viento de tierra , dándole por la proa, corrió gran riesgo de abrirse y despedazarse " Finalmente, después de una noche luchando contra el mar, a la mañana siguiente  los barcos de la flota que habían permanecido junto a  Pirro llegaron a la costa italiana y el rey  "pudo saltar en tierra, quebrantado y si poderse valer de su cuerpo; pero contrastando por la energía y fuerza de su alma con tamaño contratiempo "  Fue auxiliado por el pueblo que habitaba la región , los mesapios,  y desde allí se dirigió a Tarento donde le esperaba Cineas con los tres mil hombres con los que se había adelantado. Según Plutarco, después de la tempestad que asoló la flota de Epiro, al rey le acompañaban sólo  "unos cuantos hombres de los de a caballo, menos de dos mil de infantería y dos elefantes"   Sin embargo, poco a poco iría llegando el resto de la flota desperdigada por el mar con gran parte del ejército y los elefantes. Cuando Pirro entró en Tarento no tardó en darse cuenta que los tarentinos no tenían ninguna voluntad de lucha y que sólo esperaban que mientras ellos seguían disfrutando de las comodidades de la ciudad, Pirro y su ejército combatieran por ellos frente a los romanos, algo que no estaba dispuesto a conseguir el rey epirota . que impuso disciplina en la ciudad y comenzó a alistar en el ejército a los tarentinos, algo que no gustó mucho entre los ciudadanos de Tarento "Cerró los gimnasios y los paseos - escribe Plutarco - apartándolos además de los banquetes y regocijos intempestivos. Llamábalos a las armas, siendo duro e inflexible en los alistamientos de los que habían de servir, tanto, que muchos se salieron de la ciudad, no sabiendo sufrir  el ser mandados y llamando esclavitud al no vivir a placer"






South Italia Pyrrhus war-es.svg
En este mapa, además de ver marcados con una X las localizaciones de las tres principales batallas que se librarían entre Pirro y los romanos , Heraclea (280 a.C), Asculum (279 a.C)  y Benevento (275 a.C), también vemos los territorios que ocupaban algunos de los pueblos aliados de Pirro, entre  los Lucanos (Lucania) y los Samnitas (Samnio) Pirro tenía tantas ganas de emprender la campaña en Italia que no esperó a que pasara el tiempo de las tormentas y anticipó su viaje, lo que hizo que fuera sorprendido por una tempestad que casi arruinó la expedición militar antes de que comenzara.  Pero nada detenía el ímpetu del rey de Epiro, que a a pesar de ver como su flota había sido dispersada y su nave casi naufraga 
"Así, el más terrible de los males era el entregarse de nuevo a un mar irritado  y a un viento que por puntos variaba , y con todo, levando anclas Pirro, se lanzó mar adentro, siendo grande la porfía y empeño de sus amigos y sus guardias en estar a su lado"  
Y finalmente logró desembarcar en Italia y entrar en Tarento, aunque el entusiasmo de los tarentinos por la llegada  de Pirro no duraría mucho debido a la recia disciplina que el rey de Epiro impuso en la ciudad . Se había dado cuenta que los ciudadanos de Tarento 
"Tenían en su animo  que el mismo Pirro se pusiese delante (del enemigo) , mientras ellos permanecían quietos en casa entretenidos en sus baños y convites"
Por desgracia para los tarentinos, Pirro no pensaba ser un mercenario al servicio de los tarentinos, así que prohibió muchas de sus diversiones y comenzó a reclutar a los hombres de la ciudad  para servir en su ejército 
 (Imagen procedente de https://es.wikipedia.org ) 







Mientras, los romanos, al conocer las intenciones de Pirro, habían movilizado ocho legiones, cuatro romanas y cuatro de las ciudades aliadas, como las que se formaron cuatro ejércitos . Uno habría estado bajo el mando de Lucio Emilio Bárbula, que ya había sido cónsul en el 281 a. C dirigiendo las tropas contra Tarento, al que ahora se le encomendaba combatir a samnitas y lucanos para evitar que se pudieran unir a las tropas de Pirro. Un segundo ejército se quedaría en Roma para proteger la ciudad. Recordemos que cada año se elegían en Roma dos cónsules que ejercían durante un año el gobierno del la ciudad. En 280 a. C ejercían como cónsules   Tiberio Coruncanio (fecha desconocida -241 a. C) y   Publio Valerio Levino(fechas desconocidas) . Coruncanio dirigiría el tercer ejército romano hacia el norte  para combatir a los etruscos con el objetivo de evitar posibles alianzas entre éstos y las ciudades griegas del sur y el propio rey Pirro. Por último el otro cónsul, Publio Valerio Levino se dirigió hacia el sur para penetrar en Lucania  y detener  los intentos de avanzar de Pirro y sus aliados. Levino tenía bajo su mando a cuatro legiones romanas, que según el historiador griego Polibio (200-118 a.C)  contaba cada una con unos 4.200 hombres, es decir, aproximadamente las cuatro legiones sumaban 16.800 hombres a los que habría que sumar 1.200 hombres de caballería y unos veinte mil hombres proporcionados por sus aliados y un número indeterminado de caballería aliada. En total alrededor de 35.000-38.000 hombres.  Todas estas cifras las debéis de tomar como una estimación, no como cifras exactas, pues carecemos de fuentes que den un número exacto de efectivos. Fuera como fuese, se trataba de un  gran ejército que asolará Lucania en su avance hacia el sur mientras  Levino planea entablar batalla contra los epirotas antes de que  Pirro  pudiera  unirse con sus aliados en Italia.  Levino  continúa su avance hacia el sur al tiempo que Pirro, en inferioridad numérica mientras no llegasen sus aliados en Italia,  trata de contemporizar y ganar tiempo  enviando un mensaje al cónsul romano para ofrecerse como intermediario entre Roma y Tarento y resolver  ,sin combatir las diferencias entre las dos ciudades,  pero la respuesta de Levino es firme , proclamando que  "ni los romanos le nombraban por árbitro (a Pirro) ni le temían como enemigo" y las tropas romanas continúan su avance  y se detienen  en julio de 280 a.C a orillas del río Siris (hoy Sinni) , un pequeño curso fluvial de 94 kilómetros de longitud  que desemboca en el Mar Jónico , en una llanura que se encontraba entre las ciudades griegas de Heraclea y Pandosia.





Grabado incluido en la obra "Historia de Pirro" del escritor estadounidense Jacob Abbott (1803-1879) que recrea el momento en que Pirro observó el campamento de las legiones romanas de Publio Valerio Levino , que le causaron una honda impresión por su disciplina y organización , presumiendo que la victoria no sería fácil de conseguir  . Así  narra Plutarco la escena:
"Dirigiéndose a caballo hacia éste, para observar, como viese su disposición , sus guardias, el orden del campamento y todo el arreglo del ejército, quedándose sorprendido , dirigió la palabra a aquel de sus amigos que tenía más próximo , diciéndole "Este campo de bárbaros ¡oh Megacles! no es bárbaro; veremos los hechos"Era su primer contacto con las legiones romanas y pronto conocería su eficacia en el combate
(Imagen procedente de   https://es.wikipedia.org )


En este mapa vemos la primera fase de la batalla de Heraclea  que enfrentó al ejército de Pirro contra las legiones romanas del cónsul Publio Valerio Levino . Como nos cuenta Plutarco, que a la vez se basa entre sus fuentes en la obra del historiador griego Dionisio de Halicarnaso (hacia 60- 7 a.C) en el amanecer del día de la batalla, librada en julio de 280 a. C,  las tropas romanas avanzan . La infantería romana (2) cruza el río Siris (representado por la linea azul)  , mientras que la caballería romana (3) se desplaza para buscar un vado más alejado del campo de batalla para sorprender a la vanguardia de ejército de Pirro (1 y 4) atacándola tanto por la infantería romana de frente como por la caballería por el flanco. Cuando Pirro se da cuenta de la situación, acude en persona a reforzar a sus hombres al frente de tres mil soldados   
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )







Escribe Plutarco que Pirro, al tener noticias del avance de las tropas romanas "y que tenía su campo al otro lado del río Siris, dirigiéndose a caballo hacia éste, para observar, como viese su disposición, sus guardias, el orden del campamento y todo el arreglo del ejército, quedándose sorprendido, dirigió la palabra  a aquel de sus amigos que tenía más próximo , diciéndole "Este campo de bárbaros ¡oh Megacles! no es bárbaro; veremos los hechos" Su primer contacto con el ejército romano había sorprendido a Pirro que esperaba un ejército menos organizado y disciplinado que aquel y por sus palabras  "veremos los hechos" adivinamos que sintió temor, o al menos incertidumbre, por el resultado de la batalla. Los romanos sorprenderían de nuevo a Pirro cuando al amanecer decidieron asestar el primer golpe atravesando por sorpresa el río antes de que el rey epirota pudiera tomar posiciones e impedir que los romanos pudieran cruzar el río . Así lo cuenta Plutarco "los romanos quisieron adelantarse e intentaron el paso (del río), la infantería por un vado y los de caballería haciendo el tránsito por diferentes puntos" En efecto, la infantería atravesaba el río por un vado mientras la caballería buscaba otros pasos mas alejados para  atacar a los hombres de Pirro por los flancos. . Al conocer la noticia , el rey "se adelantó con los de a caballo que eran unos tres mil, esperando sorprender en el paso a los romanos dispersos y desordenados" Pirro en persona combatió en primera fila  "mostrando en sus hechos un valor que no desdecía de su fama", aunque la lucha no le impedía estar atento a todo lo que sucedía en el cambo de batalla "no le faltó la presencia de ánimo, ni dejó de estar en todo, sino que, como si se conservara sereno fuera de acción , así dirigía la guerra, recorriéndolo todo y dando socorro a los que parecía que aflojaban"  En medio del combate un jefe de escuadrón de la caballería auxiliar romana, al que Plutarco da el nombre de Oplaco,  reconociendo a Pirro por sus armas  y equipamiento propio de un rey, le atacó y habría dado muerte a Pirro si un macedonio llamado Leonato se interpusiera. Plutarco nos narra la escena " el italiano (Oplaco) mano a la lanza y revolviendo el caballo, acometió a Pirro y a un mismo tiempo hiere él con la lanza el caballo del rey , y acudiendo Leonato (el soldado macedonio), le hiere el suyo; cayeron muertos ambos caballos , y sacando libre sus amigos a Pirro dieron muerte al italiano, aunque no dejó de defenderse" 






Resultado de imagen de angelo todaro pirro
Esta ilustración del dibujante italiano Angelo Raffaele Todaro (1945) recrea  uno de los episodios claves de la batalla de Heraclea,  cuando Pirro (en el centro de la imagen cayéndose del caballo)  es atacado por un jefe de escuadrón itálico llamado Oplaco (el jinete de la derecha ) que hiere con su lanza al caballo del rey  que será salvado por uno de sus hombres, el soldado macedonio Leonato (creo que representado por el jinete de la izquierda) . Antes de que se produjera esta escena, Leonato había advertido al rey , produciéndose este diálogo que reproduce Plutarco casi como si estuviéramos asistiendo a una escena de la guerra de Troya relatada por Homero      
"¿Ves - le dijo Leonato - ¡oh rey! aquel bárbaro que viene en un caballo negro con pezuñas blancas? Pues paréceme a mi que trae algún grande y dañoso designio, porque puso en ti la vista y contra ti se dirige lleno de arrojo y cólera, sin hacer cuenta de los demás ; así que, guárdate de él" 
A lo que Pirro respondió: 
"Es imposible , ¡oh Leonato!, que el hombre evite su hado; pero yo te aseguro que ni éste ni ningún otro italiano se podrá alegrar de habérselas conmigo"
Lo que sucedió a continuación ya lo hemos visto en el artículo gracias a Plutarco. Pirro salvó la vida por la intervención de Leonato, en caso contrario , si Pirro hubiese muerto allí la guerra había terminado en aquel momento    
(Imagen procedente de http://www.comicartfans.com)







Después  de éste hecho, por precaución Pirro cambió sus armas y equipo con su general Megacles para combatir como un guerrero más y no ser reconocido en el campo de batalla. La batalla se prolongaba en el tiempo sin un vencedor , sucediéndose las retiradas y avances de las legiones romanas y las falanges de Pirro "Se dice- escribe Plutarco - que alternativamente se retiraron y se persiguieron hasta siete veces" Un acontecimiento imprevisto que, sin embargo, dio razón a la medida prudente de abandonar el equipo que le distinguía como rey, estuvo muy cerca de causar el desastre para las tropas de Epiro , pues tomando a Megacles por el rey , "cargaron muchos sobre Megácles, y el principal que le derribó y acabó con él, llamado Dexio, le quitó el casco y el manto,corrió hacia Levino (el cónsul)  mostrando aquellas prendas y gritando que había muerto a Pirro, lo que causó en el ejército de los romanos regocijo , con gran algazara, y en el de los griegos, desaliento y asombro" Sin su rey  el ejército de Epiro estaba perdido y la victoria ya era romana, pero ignoraban los romanos el ardid de Pirro, que al conocer que le daban por muerto en el combate  "corrió las filas con la cara descubierta, alargando la mano a los que peleaban y dándose a conocer con la voz" Con los ánimos renovados viendo vivo a Pirro, los griegos lucharon con mayor fiereza aunque los que ahora jugarían un papel crucial serían los elefantes , bestias contra los que los romanos no habían combatido nunca . Los caballos de los romanos "antes de acercarse a ellos (a los elefantes), no pudiendo tolerar su aspecto, derribaban a sus jinetes" En medio del caos Pirro mandó cargar a su caballería tesalia   causando  la retirada de  los romanos , un elevado número de bajas y tomando  su campamento. La que pasaría a la historia como la batalla de Heraclea, terminaba con la victoria de Pirro. Sobre el número de bajas de uno y otro bando Plutarco cita dos fuentes, la del general e historiador griego Jerónimo de Cardia (354-250 a.C) , que cifra los muertos romanos  en unos siete mil y de las tropas de Pirro en menos de cuatro mil, y el también historiador griego  Dionisio de Halicarnaso (hacia 60- 7 a. C ) que eleva las bajas romanas a  unos quince mil hombres y las del ejército de Pirro a unas trece mil. 







En este mapa vemos la segunda fase de la batalla de Heraclea  cuando después de un duro combate  en el que los epirotas (1) estuvieron muy cerca de venirse abajo frente a las legiones romanas (4) cuando creyeron que su rey había muerto,  entran en escena los elefantes de Pirro  provocando el desconcierto en la caballería romana(2) , momento que Pirro aprovechó para enviar a su caballería(3) causando la desbandada de las legiones (5) 
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )






Imagen relacionada
Esta nueva ilustración del dibujante italiano Angelo Raffaele Todaro (1945)  recrea la carga de los elefantes contra la infantería y la caballería romana  durante la batalla de Heraclea. Nos cuenta Plutarco como al contemplar a los elefantes
"Los caballos , antes de acercarse a ellos , no podían tolerar su aspecto y derribaban a los jinetes" 
El desconcierto causado por los elefantes entre los legionarios romanos daría la victoria a Pirro.
(Imagen procedente de http://www.angelotodaro.it )






Terminada la batalla  llegaron por fin sus aliados lucanos y samnitas  y aunque "los reprendió por su tardanza se echó de ver que estaba contento y ufano de que con solo el auxilio de los Tarentinos había vencido al poderoso ejército de los romanos"  Y lo mejor es que al correrse la voz de su victoria  se fueron uniendo otras ciudades italianas al ejército de Pirro  que avanzó hacia  Roma "hasta no distar de ella más que trescientos estadios" El estadio era una medida de longitud utilizada en Grecia que es difícil de determinar, pues ni los propios griegos la otorgaban  siempre la misma medida, variando de unas ciudades a otras. Tomando como referencia la más utilizada, el llamado estadio Olímpico equivalente a unos 185 metros actuales, Pirro habría estado a unos 55 kilómetros de Roma, aunque en realidad  Pirró se detuvo en la localidad de Praeneste, la actual localidad de Palestrina, que se halla a sólo 35 kilómetros de Roma e incluso parece que la vanguardia de su ejército se acercó a apenas nueve kilómetros de la ciudad . Pero Pirro consideraba que no disponía de fuerzas suficientes para tomar Roma  "haciendo la cuenta de que tomar Roma y enseñorearse de ella no era negocio factible , y menos para la fuerza con que se hallaba" Así que decidió enviar a su hombre de confianza , Cineas, que además era un gran orador que había sido discípulo de uno de los mejores oradores de Grecia, el ateniense Demóstenes(384-322 a.C),  para que hablase ante el Senado de Roma y pudiera convencerlos para que firmasen un tratado de paz . Nos cuenta Plutarco que  Cineas se dirigió a los senadores "con un lenguaje muy conciliador y humano" asegurándoles que "Pirro devolvería  sin rescate los que habían sido hechos cautivos en la guerra y les ayudaría a sujetar Italia (a controlar a los pueblos italianos) sin pedir por todo esto otra cosa que paz y amistad para sí y seguridad para los Tarentinos"  Era un acuerdo generoso y parece que los senadores se inclinaban a aceptar la propuesta del rey de Epiro. Pero  lo que sucedía en el Senado llegó  a oídos del anciano senador y antiguo cónsul y censor Apio Claudio (340-273 a. C) , hombre muy respetado en Roma . Ciego desde hacía unos años Apio hizo  que le condujeran al Senado que, según Plutarco, al verlo entrar "quedó en silencio por veneración y respeto a persona de tanta autoridad" 






En este mapa podemos ver el avance de Pirro después de su victoria en la batalla de Heraclea junto a sus aliados lucanos ,samnitas y apulios  entre otros pueblos que se fueron uniendo a Pirro en su camino en el que fue tomando numerosas ciudades  deteniéndose en Praeneste, la actual localidad italiana de Palestrina, apenas a 35 kilómetros de Roma.  Pirro, según nos cuenta Plutarco, quedó sorprendido cuando vio que los romanos, lejos de buscar un acuerdo estaban preparando un nuevo ejército para combatirlo
"No destituyeron los romanos a Levino (el cónsul derrotado en Heraclea) del mando, sin embargo es fama que Cayo Fabricio (al que encontraremos más adelante y que también llegará a ser cónsul) dijo que no habían sido los epirotas los que habían vencido a los romanos, sino Pirro a Levino, dando a entender que el vencido no había sido el ejército, sino el general. Completaron , pues, las legiones, y alistaron con prontitud nuevos soldados , y hablando de la guerra confiada y decididamente, dejaron a Pirro sorprendido" 
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )






Plutarco reproduce el discurso que Apio Claudio dirigió a los senadores , palabras indignadas con las que recriminaba su debilidad ante el rey Pirro "Antes  me era molesto  el infortunio de haber perdido la vista; pero ahora me es sensible, como soy ciego, no ser también sordo, para no escuchar vuestros vergonzosos decretos y resoluciones con que echáis por tierra la gloria de Roma. Porque ¿dónde está ahora aquella expresión vuestra de que si hubiera venido a Italia el mismo Alejandro el Grande, y hubiera entrado en lid con vosotros , todavía jóvenes , o con vuestros padres, que estaban en lo fuerte de la edad, no se le apellidaría ahora invicto,sino que con la fuga o con la muerte habría dado a Roma mayor fama?" Podemos imaginar a todos los senadores escuchando en silencio observando al anciano ciego que sigue hablando con voz firme acusándoles de ceder ante un enemigo a su juicio muy inferior al gran caudillo macedonio "Estáis dando pruebas de que aquello no fue más que una vana jactancia y fanfarronada, temblando de Pirro, que nunca ha hecho otra cosa que seguir y obsequiar a uno de los satélites de Alejandro, y en vez de auxiliar allá a los griegos, por huir de aquellos enemigos, anda errante por la Italia, prometiéndonos el mando de ella con unas fuerzas que no bastaron en sus manos para conservar una pequeña parte de la Macedonia", recordando aquí Apio Claudio la retirada de Pirro de Macedonia entregando su dominio a Lisímaco. ¿Cómo aquel rey que no había podido controlar Macedonia pretendía imponer ahora condiciones a Roma? Les advierte Apio Claudio que aquello sería visto por los demás enemigos de Roma como una señal de debilidad  que terminaría volviéndose contra Roma "Ni creáis que lo alejaréis (a Pirro) haciéndole vuestro aliado, sino que antes provocaréis a los que os mirarán con desprecio, como fácil conquista de cualquiera, si permitís que Pirro se vaya sin pagar la pena de los insultos que os ha hecho, y antes lleve premio de que se queden riendo de vosotros los tarentinos y los samnitas" Dicho esto, los senadores romanos cambiaron su opinión y anunciaron a Cineas que no aceptaban las condiciones de Pirro y que sólo hablarían de paz si el rey de Epiro y su ejército abandonaban Italia y regresaban a  su reino, de lo contrario continuarían luchando "aun cuando venciere a diez mil Levinos en campaña" haciendo referencia al cónsul Publio Valerio Levino derrotado por Pirro en Heraclea. 







Resultado de imagen de entrada de apio claudio en el senado cesare maccari
"Entrada de Apio Claudio en el Senado" del pintor italiano Cesare Maccari (1840-1919) que forma parte de una serie de frescos sobe la historia de Roma  realizados en el Palazzo Madama, sede del Senado de Italia. La escena recrea el momento en que Apio Claudio, el anciano de barba blanca que ocupa el centro del cuadro y que es guiado por otros senadores debido a su ceguera, hace su entrada  en el Senado para dirigirse a los senadores mientras a la izquierda  el enviado de Pirro, Cineas, observa la escena en silencio a la izquierda (el anciano con un pañuelo blanco en la cabeza y vestido con toga azul) Cuando el Senado estaba a punto de aceptar el tratado de paz que les ofrecía  Pirro el vibrante discurso de Apio Claudio, el hombre que en el pasado impulsó la construcción de la célebre calzada que llevaba su nombre, Via Apia, hizo que decidieran rechazar la oferta de Pirro  afirmando que sólo hablarían de paz cuando las tropas del rey de Epiro abandonaran Italia  
(Imagen procedente de http://agrega.juntadandalucia.es )








Cuenta Plutarco que cuando Cineas regresó junto a Pirro le advirtió que la lucha con Roma sería   como enfrentarse con la  hidra, el monstruo mitológico de múltiples cabezas que tenía la cualidad de que por cada una de sus cabezas  que le cortaban nacían dos nuevas "temía que iban a pelear con otra Hidra, porque el número de soldados reunidos por el cónsul era ya doble que antes y éste podía multiplicarse muchas veces con los que todavía quedaban en Roma capaces de llevar armas"  Roma envió para tratar el rescate de los prisioneros romanos en manos de Pirro a Cayo Fabricio Luscino, que había sido cónsul en 282 a. C y del que Cineas había dicho a Pirro que se trataba "de un hombre justo y gran guerrero, pero sumamente pobre" Pirro habría tratado de sobornar a Fabricio con oro sin conseguirlo y admirado por  su valor e integridad sintió una gran simpatía y admiración por Cayo Fabricio y "fue también mayor su deseo de hacer por su medio amistad con Roma en lugar de continuar la guerra" ofreciéndole después que una vez establecida la paz  con Roma  Cayo Fabricio le acompañara a Epiro , a lo que Cayo Fabricio replicó "Pues eso ¡oh rey! a ti no puede estarte bien, porque los mismos que ahora te veneran  y te sirven, si llegaran a conocerme , querrían más ser por mí que por ti gobernados" Una respuesta que demostraba una audacia y valor que todavía impresionaron más a Pirro que decidió confiarle sólo a él la devolución de los prisioneros a Roma con la promesa de devolverlos si el Senado no acordaba la paz. El Senado no acordó la paz, y después de dejar que los prisioneros vieran a sus familias y celebraran las Saturnales , unas importantes festividades romanas que se desarrollaban en diciembre y que están en el origen de nuestras actuales fiestas de Navidad y Carnaval, cumpliendo con la palabra dada fueron devueltos a su cautiverio con Pirro "habiendo establecido el Senado la pena de muerte contra el que se quedase" Aquí me encuentro ahora con  un problema y es que según Plutarco  Roma eligió como nuevos cónsules al propio Cayo Fabrico Luscino junto a Quinto Emilio Papo, y con ellos combatiría en la siguiente gran batalla de la guerra contra el rey de Epiro . El problema es que esa batalla se libraría en 279 a. C y  Cayo Fabricio y Quinto Emilio fueron cónsules un año después, en 278 a. C. , por lo que parece que Plutarco altera el orden de la narración







Batalla de Ásculum 279 AC: Despliegue inicial
Esta podría ser una distribución aproximada de las fuerzas  enfrentadas en la batalla de Asculum, pero los datos que tenemos son demasiado imprecisos para saber el numero concreto de  hombres que participaron en ella  y su distribución exacta más allá de lo que nos cuenta Plutarco. El historiador Tito Livio tuvo que tratar  este episodio pero por desgracia el libro donde recogía su historia se perdió. El político romano  Sexto Julio Frontino (hacia 40-103)  en su obra "Estratagemas" hace una breve referencia a la batalla y a la distribución de las tropas. Los romanos habían situado a sus tropas más fuertes en el centro , mientras que Pirro decidió situar en el centro a las tropas de las que menos se fiaba, los tarentinos , con la caballería y los elefantes en retaguardia. El mapa que tenéis sobre estas líneas no refleja exactamente  esa distribución, aunque si tenemos en cuenta que la batalla, según Plutarco, se prolongó  durante dos días , podría recrear la disposición de las tropas durante el segundo día,cuando las tropas lucharon en una llanura donde si pudieron ser desplegados la caballería (que vemos distribuida en los flancos representadas por los rectángulos con dos colores)  y los elefantes. Si nos atenemos a la información de Frontino, habrían combatido cerca de 80.000 hombres, unos 40.000 por cada bando. Fijaos en los carros que se encuentran en la retaguardia romana, eran el arma preparada contra los elefantes y os hablaré de ellos  un poco más adelante  
(Imagen procedente de https://arrecaballo.es )








Lo cierto es que encuentro versiones muy contradictorias sobre lo que sucedió a continuación. Los hombres que dirigieron al ejército romano en 279 a. C eran según otras fuentes diferentes a Plutarco, los cónsules de ese año , Publio Decio Mus  y Publio Sulpicio Saverrión. Si nos atenemos a Plutarco , éste nos cuenta que visto que Roma no aceptaba ningún acuerdo de paz y que sólo negociaría una vez que las tropas de Pirro estuvieran de regreso en Epiro, "fue preciso disponerse a otra batalla, para lo que , poniendo en movimiento su ejército, alcanzó a los romanos junto a la ciudad de Asculo" La población de Asculo o Asculum a la que se refiere Plutarco es la actual población de Ascoli Satriano en la región de Apulia , situada a unos ciento treinta kilómetros de Tarento . Pero si Plutarco nos dice que es Pirro el que alcanza a los romanos otras versiones cuentan que fueron las legiones romanas las que siguieron al ejército de  Pirro en su camino hacia el sur en dirección a Tarento alcanzándolo a la altura de Asculum  En lo que se refiere al número de efectivos de los dos ejércitos las fuerzas parece que estaban muy igualadas a tenor de lo que sobre la batalla escribe el político romano  Sexto Julio Frontino (hacia 40-103) en su obra "Estratagemas" donde leemos que "estamos informados que había cuarenta mil hombres por cada lado" y sobre la disposición de las tropas romanas nos cuenta que "los cónsules, por otra parte, distribuyeron  muy juiciosamente a su caballería en las alas, apostando  soldados legionarios en la primera línea y en reserva, con las tropas auxiliares dispersadas entre ellos" Es decir las tropas más adiestradas y eficaces, las legiones romanas, ocupando el centro de la formación y la reserva  teniendo que soportar ellas el peso del combate , con la caballería protegiendo los flancos, mientras que los aliados, en teoría la parte más débil del ejército, eran dispuestos entre ellos. Aunque Plutarco no hace referencia a ellos , el historiador griego Dionisio de Halicarnaso (hacia 60- 7 a.C)  menciona también que los romanos disponían de carromatos de combate con los que esperaban contrarrestar el efectos de los elefantes  . En lo que se refiere a las tropas de Pirro, escribe Frontino que  "siguiendo los versos homéricos , según los cuales las tropas más pobres se colocan en el centro, colocó a los samnitas y epirotas en el flanco derecho, brucios, lucanios y salentinos en el izquierdo, con los tarentinos en el centro, ordenando que la caballería y los elefantes se mantuvieran como reservas"  Los versos homéricos a los que se refiere Frontino corresponden a "La Ilíada" , en concreto a la Rapsodia IV , versos 292 y siguientes donde Nestor, rey de Pilos y aliado de Agamenón en la Guerra de Troya está colocando a sus tropas y para ello "ponía delante  con los respectivos carros y corceles, a los que desde aquéllos combatían; detrás a gran copa de valientes peones  que en la batalla formaban como un muro, y en medio a los cobardes , para que mal de su grado tuviesen que combatir"






08 – Battle of Asculum Comic Art
Otra de las ilustraciones del dibujante italiano Angelo Raffaele Todaro (19845) que recrea una escena de la batalla de Asculum, cuando los elefantes de Pirro , se enfrentaron a los carros de combate romanos. Plutarco no los menciona pero  si el historiador griego Dionisio de Halicarnaso que escribe sobre ellos: 
"Tenían montados sobre vigas rectas, mástiles trasversales que podían ser girados fácilmente hacia donde uno quisiera con la velocidad del pensamiento - en los extremos de los mástiles había tridentes , máquinas en forma de espadas para lanzar proyectiles o guadañas de hierro - o bien tenían una especie de rastrillos que lanzaban desde arriba pesados garfios. Muchos mástiles tenían atados  unos ganchos inflamables envueltos en estopa engrasada con mucha pez , que sobresalían por delante de los carros, y los hombres que estaban en ellos, cuando se encontraban cerca de los animales , prendían fuego a los ganchos y los golpeaban contra sus trompas y rostros (como vemos en la escena recreada por Todaro) Situados en los carros, que eran de cuatro ruedas, había también muchos de la tropa ligera, arqueros, lanzadores de piedras y honderos de daros de hierro, y abajo, al lado de los carros, había todavía muchos más" 
(Imagen procedente de http://www.comicartfans.com )





Pirro, siguiendo el ejemplo de Nestor , y al revés de la disposición de las tropas romanas, sitúa a sus tropas menos fiables, los tarentinos, en el centro , para que al hallarse en esa situación no puedan eludir la lucha y combatan aunque lo hagan de mala gana, mientras que en los flancos dispones a sus tropas más duras y combativas, los propios epirotas junto a los belicosos samnitas, veteranos de las guerras que habían mantenido con Roma, en el flanco derecho, y brucios , lucanios y salentinos, también habituados a la guerra, en el izquierdo. De acuerdo con Plutarco la batalla se libraría a lo largo de dos días. En el primero los romanos buscaron un terreno en el que Pirro no pudo desplegarlos elefantes "Fue impelido por los romanos - escribe Plutarco - a lugares inaccesibles a la caballería y a un sitio con mucha pendiente  y poblado de matorrales, que quitaba toda facilidad para que los elefantes se unieran con la hueste"  Así que aquel primer día estos no jugaron ningún papel en la batalla  mientras que romanos y epirotas trababan una cruenta lucha  "y habiendo tenido muchos muertos y heridos, sólo la noche puso fin al combate"   Pero al día siguiente la situación cambió pues Pirro condujo el combate a un "lugar llano, en el que los elefantes pudieran oponerse a los enemigos " Ahora los dos ejércitos combatirían en una llanura despejada "Los romanos - sigue describiendo la batalla Plutarco - acometieron  de frente en la llanura y procurando rechazar a los pesadamente armados  antes que sobreviniesen los elefantes, tuvieron con las espadas un terrible combate contra las lanzas (las lanzas de las falanges griegas) Al cabo de mucho tiempo se dice que la retirada (de los romanos)se inició en el punto donde se hallaba Pirro, que acosó extraordinariamente a los que tenía al frente" Pero además los elefantes jugarían de nuevo un papel determinante "el principal daño provino del ímpetu y fuerza de los elefantes, no pudiendo los romanos usar de su valor en la batalla; por lo cual , como si una ola o terremoto los estrechase, creyeron que debían ceder  y no esperar a morir con las manos ociosas, padeciendo, sin poder ser de ningún provecho , los males más terribles" Hay descripciones más detalladas de esta batalla, pero no he hallado las fuentes en las que se basan, por lo que me ciño al relato de Plutarco. La victoria era para Pirro pero ¿a qué precio? Sobre el número de bajas también hay muchas discrepancias. 






Este es el aspecto que ofrecería la falange macedonia armados con las Sarissas, una larga pica que podía alcanzar hasta los siete metros de longitud y unos cinco kilos de peso. Atribuida su invención al rey de Macedonia  Filipo II (382-336 a.C), padre de Alejandro Magno (356-323 a.C) y responsable de reorganizar las falanges hasta convertirlas en el cuerpo más eficaz de combate de su tiempo ,  la longitud de las Sarissas hacia casi imposible que los soldados enemigos  llegaran a la lucha cuerpo a cuerpo . En la imagen vemos la tradicional formación macedonia en tiempos de Filipo II, con las cinco primeras filas  en posición horizontal o ligeramente elevadas  sobre las filas que la preceden, ofreciendo el aspecto de un puercoespín impenetrable, mientras que a partir de la sexta fila y hasta la décimo sexta, que es el número de filas que solían tener las falanges macedonias , las sarissas se elevan en posición vertical para servir de protección contra las flechas lanzadas por el enemigo, ya que al estar tan juntas una de otras hacían las veces de escudo.  En Italia se encontraron dos formas de hacer la guerra, la falange macedonia, más rígida en su formación ,  y la más flexible legión romana. El tiempo se encargaría de mostrar la superioridad de la legión romana  sobre la falange griega aunque en época de Pirro todavía la victoria iba a sonreír a la formación griega aunque a costa de un elevado número de bajas  
(Imagen procedente de revistadehistoria.es) )


Imagen relacionada
Ilustración del artista italiano Giuseppe Rava (1963) que recrea un momento de la batalla de Asculum con Pirro, a la izquierda  a caballo arengando a sus hombres. Plutarco cuenta un episodio que en la sucesión de los hechos él sitúa antes de la batalla de Asculum pero que por fuerza tuvo que ser después, ya que en él participan los cónsules Cayo Fabricio Luscino y Quinto Emilio Papo, que fueron cónsules de Roma en 278 a.C , un año después de la batalla de Asculum. Según la historia que narra Plutarco , un médico de Pirro quería traicionarlo y se puso en contacto con los romanos
"Vino en busca de Cayo Fabricio un hombre al campamento , trayéndole una carta escrita por el médico del rey, en la que le ofrecía quitar de en medio a Pirro con hierbas, si por el mérito de hacer cesar la guerra sin peligro alguno se le prometía un agradecimiento correspondiente"
Pero los cónsules romanos no estaban dispuestos a aceptar tal trato y  escribieron una carta al rey desvelándole la traición de la que era objeto. Plutarco reproduce el texto de la carta
 "Cayo Fabricio  y Quinto Emilio , cónsules de los romanos, al rey Pirro, felicidad. Parece que no eres muy diestro en juzgar de los amigos y de los enemigos. Leída la carta adjunta que se nos ha remitido, verás que haces la guerra a hombres rectos y justos, y que te fías de inicuos y malvados. Te damos este aviso , no por hacerte favor, sino para que cualquier mal suceso tuyo no nos ocasione una calumnia y parezca que tratamos de dar fin a la guerra con malas artes, ya que no podemos con el valor"    
Pirro, una vez más, según Plutarco, habría quedado admirado por la integridad de los romanos , enviando de nuevo a Cineas para negociar un tratado de paz con Roma
(Imagen procedente de http://www.gehm.es )



Según Sexto Julio Frontino  "la mitad del ejército de Pirro se perdió, en el lado romano solamente cinco mil" , lo que no parece muy creíble, pues significaría que Pirro, a pesar de obtener la victoria, habría tenido veinte mil bajas por sólo cinco mil de los romanos, que habrían abandonado el campo de batalla derrotados teniendo todavía una inmensa superioridad numérica, pues contarían con treinta y cinco mil hombres por veinte mil de Pirro,  pues recordemos que inicialmente ambos partían con unos cuarenta mil efectivos. Plutarco recurre de nuevo a sus propias fuentes, el general e historiador griego  Jerónimo de Cardia que habría escrito que  "murieron seis mil de los romanos y de la parte de Pirro se refirió haber muerto  tres mil quinientos y cinco" y también menciona a Dionisio de Halicarnaso  que nos depara una sorpresa, y es que éste historiador griego "ni dice que hubiese habido dos batallas junto a Asculum, ni que ciertamente hubiesen sido  vencidos los romanos , sino que , habiendo peleado una sola vez, apenas cesaron de la contienda después de puesto el sol, siendo Pirro herido en un brazo con un golpe de lanza y habiendo los samnitas saqueado su bagaje (el campamento romano)"  Fijaos en las diferencias que encontramos según las fuentes que consultemos, pues según Dionisio ni siquiera hubo victoria de Pirro sino que simplemente el combate habría quedado en tablas. En lo que se refiere al número de bajas , Dionisio eleva su número en ambos bandos "murieron sobre quince mil hombres de una y otra parte" Por su parte Plutarco refiere una escena cuyo significado se mantiene vivo hasta hoy en nuestro lenguaje . Escribe nuestro historiador que al final de la batalla   "se cuenta haber dicho Pirro a uno que le felicitaba : "Si vencemos a los romanos en otra batalla como ésta, perecemos sin recurso" pues había perdido gran parte de la tropa que trajo , y de los amigos y caudillos todos, a excepción de muy pocos , no siéndole posible reemplazarlos con otros, y a los aliados que allí tenía los notaba muy tibios, mientras que los romanos completaban con facilidad y prontitud su ejército, como si en casa tuvieran una fuente perenne, y nunca con las derrotas perdían la confianza" Este episodio  narrado por Plutarco es el origen de la expresión "victoria pírrica", que como define nuestro Diccionario de la Lengua Española , se utiliza para aquellos triunfos o victorias "obtenidos con más daños del vencedor que del vencido"  En ese momento el rey de Epiro recibirá "mensajeros de Sicilia, poniendo en sus manos a Agrigento, Siracusa, y Leoncio y rogándole que expulsase a los cartagineses y dejara la isla libre de tiranos" Un nuevo rival digno de Pirro se dibujaba en el horizonte, Cartago, y un nuevo escenario para la batalla, Sicilia. Estamos en el año 278 a.C, los epirotas llevan dos años en Italia  y nos acercamos a la etapa final del reinado de Pirro, que después de su lucha con Roma no dejará de combatir. Pero eso lo veremos en la quinta y última parte de la historia del rey Pirro de Epiro.



Enlace con la primera parte de Pirro, el rey guerrero de Epiro 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2017/04/pirro-el-rey-guerrero-de-epiro-primera.html

Enlace con la segunda  parte de Pirro, el rey guerrero de Epiro 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2017/04/pirro-el-rey-guerrero-de-epiro-segunda.html

Enlace con la tercera parte de Pirro, el rey guerrero de Epiro 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2017/04/pirro-el-rey-guerrero-de-epiro-tercera.html

Enlace con la quinta parte de Pirro, el rey guerrero de Epiro
http://chrismielost.blogspot.com.es/2017/04/pirro-el-rey-guerrero-de-epiro-quinta.html


El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost






   
Famosos