jueves, 9 de marzo de 2017

HISTORIAS DE IMPOSTURA : MARÍA LEJÁRRAGA , LA ESCRITORA EN SILENCIO (SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de ésta historia nos situamos en el contexto histórico en el que se iba a desarrollar la vida de nuestra protagonista , María de la O Lejárraga (1874-1974) , nacida en la localidad riojana de San Millán de la Cogolla  el 28 de diciembre de 1874 justo un día antes de que el ejército se pronunciara a favor de la restauración de la monarquía en favor del rey Alfonso XII (1857-1885) , poniendo punto final a la Primera República Española que apenas contaba con poco más de un año de vida.  María era  hija de un médico rural que se trasladó con su familia en 1880 a Madrid para ocupar una plaza de médico en la localidad de Carabanchel, junto a la ciudad de Madrid. En una época donde no era habitual que la mujer tuviera una instrucción académica,  sus padres se preocuparon de proporcionarle una buena educación y sus primeros años de formación se desarrollaron bajo la tutela de su madre.  Vimos como apenas cuatro años antes de su nacimiento se había creado la Asociación para la Enseñanza de la Mujer dirigida a impulsar la educación de la mujer y gracias a ella , cuando María cuenta con trece años de edad, puede proseguir sus estudios en la Escuela de Comercio y más tarde en la Escuela Normal de Maestras de Primera Enseñanza. Adquiere un profundo conocimiento de los clásicos  españoles y franceses, domina el francés y también sabe leer y escribir con fluidez en inglés y alemán, desarrolla una gran sensibilidad musical,  domina la mitología e incluso experimenta su primer contacto con la política cuando conoce siendo una adolescente al fundador del Partido Socialista Obrero Español, Pablo Iglesias (1850-1925). Durante sus años de juventud irá desarrollando una profunda conciencia social, comprometida en la reivindicación de los derechos de la mujer y la lucha contra las profundas desigualdades sociales de su tiempo. En 1897 obtiene una plaza de maestra en Madrid, profesión que desempeñará durante una década. Ese mismo año conocía a un vecino de su familia , un hombre seis años menor que ella, amante también de la cultura y la literatura aunque con una formación intelectual más modesta,  Gregorio Martínez Sierra(1881-1947). 







Imagen relacionada
Fotografía de Gregorio Martínez Sierra(1881-1947) tomada hacia el año 1913, cuando Gregorio seguía casado con María Lejárraga pero mantenía una relación sentimental con la actriz Catalina Bárcena (1888-1978) de la que os hablaré más adelante. La escritora española Antonina Rodriguez (1935), autora de la biografía sobre la vida de María titulada "María Lejárraga , una mujer en la sombra" escribe sobre éste singular matrimonio 
"El caso de María y Gregorio Martínez Sierra es uno de los más originales que se ha producido en la literatura, no solamente española. Leyendo  estas cartas (se refiere a las cartas que Gregorio escribiría a lo largo de toda su vida a María pidiéndole que redactara para él desde obras de teatro a discursos)  está permitido pensar que Martínez Sierra no es que fuera incapaz de escribir por sí solo una comedia , sino una simple carta de pésame, unas cuartillas para presentar un acto o pronunciar una conferencia"
Será María , siempre en la sombra y siempre en silencio, quien se encargará de escribir todas esas obras , discursos, artículos , traducciones e incluso esquelas  que luego Gregorio Martínez Sierra firmaba y hacía pasar por su propia obra . Un silencio que ella nunca rompería en vida de Gregorio a pesar de que no cesarían los rumores acerca de que ella era la verdadera autora de aquellas obras     
(Imagen procedente de https://commons.wikimedia.org/ )







Vimos como él era un hombre tímido , menos brillante que María y también más joven, pues tenía seis años menos que ella y recogía la descripción poco alentadora que de él hace la periodista y escritora española Rosa Montero (1955)  recogida e su libro "Historias de mujeres" , que nos cuenta sobre el joven Gregorio Martínez  que era "un chico feísimo, cabezón, sin barbilla , las orejas desparramadas y todo el aspecto de un ratón".  Pero su amor compartido por el teatro y la literatura contribuyo a que María se enamorara de él y finalmente contraerán matrimonio en 1900, punto en el que  detuve mi relato. Para entonces María había publicado en 1899 una primera obra con su nombre  con el título de  "Cuentos breves. Lecturas recreativas para niños" al tiempo que colaboraba con Gregorio al que ayudó a publicar cuatro obras antes de que se casaran. Aunque con lo que sabemos hoy la palabra más adecuada no es la de colaboración, porque es muy probable que ya estas cuatro primeras obras publicadas con el nombre de Gregorio Martínez Sierra fueran escritas en su mayor parte por María. Era solo el anuncio de lo que iba a suceder a partir de entonces y hasta la muerte de Gregorio en 1947. En el momento de su matrimonio ella tenía veintiséis años de edad  y él diecinueve, pero como nos cuenta Rosa Montero " era un niño  y tal vez no dejara de serlo nunca"  Y aunque los primeros años de matrimonio se podrían considerar felices el peso de la vida cotidiana recae casi exclusivamente sobre los hombros de María  "Vivían del exiguo sueldo de maestra que ganaba María - sigue contándonos Rosa Montero - , que se tenía que levantar a las cinco de la mañana para preparar las clases  y arreglar la casa . A las ocho se iba al colegio, volvía a las doce , hacía la comida para ambos , reanudaba las clases por la tarde; y cuando llegaba a casa al caer la noche , se ponía a escribir las novelas  y obras teatrales que luego firmaba  con el nombre de él"  En estos años aparecen las primeras obras , todas ellas con la firma de Gregorio, como  las novelas "Horas de Sol " en 1901, "Pascua Florida " en 1903  , "Sol de tarde " en 1904 o "Teatro de ensueño" en 1905. 






Resultado de imagen de maría lejárraga
Una tierna imagen del matrimonio entre Gregorio Martínez Sierra y María Lejárraga en la que ella posa suavemente su mano sobre el hombro de un Gregorio siempre delicado de salud  mientras parece leer algo que él ha escrito. En realidad, en la intimidad la escena solía ser a la inversa, María escribiendo o leyendo algo que había escrito mientras Gregorio la escuchaba , como ella misma rememoraba  en su libro autobiográfico "Gregorio y yo" publicado en 1953    en cuya dedicatoria escribe 
"A la sombra que acaso habrá venido como tantas veces  cuando tenía cuerpo y ojos con que mirar , a inclinarse sobre mi hombro para leer lo que yo iba escribiendo"
Una sombra muy alargada de la que María no pudo o no quiso liberarse jamás por difícil que nos sea hoy de entender y que entra dentro del campo de la compleja psicología del ser humano donde influyen factores que sólo son conocidos por quienes viven esa situación 
(Imagen procedente de http://www.larioja.com )







Sin embargo, para lo que si parece tener dotes Gregorio es para la puesta en marcha de proyectos empresariales  "era capaz de autopromocionarse  de un modo formidable - nos cuenta Rosa Montero - y de sacar dinero hasta de debajo de las piedras. Así , con habilidad y brío , fue montando diversas revistas culturales."  En efecto, María y  Gregorio comienzan a introducirse en los círculos literarios madrileños  y  fundan varias publicaciones de vida efímera pero donde colaboran importantes nombres de la literatura española. La primera  de ellas vería la luz en el año 1901  y sería  la revista literaria "Vida moderna" de la que se publicarán apenas cuatro números.  La revista defendía  el movimiento cultural denominado modernismo, que buscaba una renovación del lenguaje manifestando su rechazo a la estética del siglo XIX y al espíritu burgués que la alimentaba .Vientos de cambio , de renovación, de regeneración nacional se extienden por una España que en 1898 había perdido sus últimas colonias, Cuba, Puerto Rico y Filipinas, los restos de aquel Imperio en el que nunca se ponía el sol.La escritora española Antonina Rodrígo (1935) en su biografía sobre María Lejárraga titulada "María Lejárraga, una mujer en la sombra"  menciona  una revista anterior, publicada a partir de 1898, con el título de "Vida Nueva" donde colaboraban algunos de los nombres más destacados de la que luego sería conocida como Generación del 98, entre ellos Miguel de Unamuno(1864-1936), Ramón del Valle Inclán (1866-1936) o   Ángel Ganivet (1865-1898)  , donde estos escritores definían el modernismo y proclamaban su defensa  "Venimos a propagar y defender lo nuevo, lo que el público ansía, lo moderno, lo que en toda Europa es corriente y aquí no llega por vicio de la rutina y tiranía de la costumbre"  Ese principio es el que pretenden impulsar María y Gregorio desde su revista "Vida moderna". Para entonces ya mantienen una estrecha amistad con un joven poeta procedente de Huelva y  gran admirador del poeta nicaragüense y tal vez la máxima figura literaria del modernismo en la lengua española, Rubén Darío (1867-1916). Se llamaba  Juan Ramón Jiménez (1881-1958) y llegaba a Madrid en 1900.  y un año después  ya colaboraba con María y Gregorio en "Vida moderna" naciendo entre ellos una estrecha amistad 







Nota escrita y firmada por  Gregorio Martínez Sierra, Juan Ramón Jiménez, Ramón Pérez de Ayala y el periodista Pedro González Blanco (1879-1961) dirigida al poeta nicaragüense Rubén Darío  en 1903 para pedirle su opinión sobre el poeta cordobés  del Siglo  de Oro español, Luis de Góngora (1561-1627) para la revista "Helios" que ellos habían creado ese mismo año  , una revista que sería clave para impulsar el desarrollo del Modernismo en España y de la que Gregorio Martínez Sierra fue su principal promotor .Las aventuras editoriales y la organización de empresas teatrales serían el principal talento de Martínez Sierra. Sobre Helios escribe Antonina   Rodríguez en su biografía sobre la vida de María Lejárraga que : 
  "El gran obstáculo del proyecto "Helios" era el económico. porque salvo Ramón Pérez de Ayala, hijo de un comerciante asturiano con posibles, todos vivían de las bajas rentas de la literatura , que era lo mismo que vivir de esperanzas  y, pocas veces, como reconoce María "tenían un duro de sobra en el bolsillo" 
A pesar de ello lograrán sacar adelante once números entre abril de 1903 y febrero de 1904 . En su primer número escribieron una editorial a la que titularon "Génesis"  que firmaron todos los participantes en el proyecto excepto nuestra María Lejárraga que ya entonces había renunciado  a firmar sus escritos . En esa editorial estos jóvenes escritores dejaban traslucir su entusiasmo ante el proyecto de crear una revista de calidad pareja a las grandes revistas europeas  
"y esta es la historia de nuestra historia , la razón que nos mueve a ofrecer al público una revista más. Humilde pero inevitable, surgió en nuestro grupo juvenil  el pensamiento de una publicación joven como nosotros  y entusiasta de todo lo que dice hermosura, hállese donde quiera y cante en la lengua que quisiera cantar"
María sería el alma en la sombra de la revista, siempre en la sombra y en silencio
(Imagen procedente de http://biblioteca.ucm.es/historica/desde-madrid )







Después de la corta vida de esta publicación, en 1903 nace un nuevo proyecto, "Helios", donde además de Gregorio y María también participan activamente como promotores de a revista el propio Juan Ramón Jiménez , y otros amigos del matrimonio como el escritor y periodista Ramón Pérez de Ayala (1880-1962) y en la que colaborarán firmas tan destacadas como las de Rubén Darío, Miguel de Unamuno, los hermanos Antonio Machado(1875-1939) y Manuel Machado(1874-1947) , Juan Valera (1824-1905) o los también hermanos Serafín Álvarez Quintero(1871-1938) y Joaquín Álvarez Quintero (1873-1944). El propio Juan Ramón Jiménez  escribía al poeta Rubén Darío explicándole el espíritu que alimentaba a la nueva revista  y que tomo de la obra del escritor español Andrés Trapiello (1953) titulada "Los nietos del Cid. La nueva edad de oro de la literatura española (1898-1914)". Escribe Juan Ramón a Rubén Darío con juvenil entusiasmo "Querido maestro:cinco amigos míos y yo vamos a hacer una revista literaria seria y fina ,como el Mercure de Francia: un tomo mensual de ciento cincuenta páginas muy bien editado .Nosotros mismos costeamos la revista: así puedo decir a usted que vivirá mucho tiempo . Es cosa madura y bien calculada. Nada de lucro. Vamos a hacer una revista que sea alimento espiritual" Probablemente este "nada de lucro" es lo  que hiciera que sólo se publicaran once números de "Helios" entre abril de 1903 y febrero de 1904. Tanto en "Vida moderna" como en "Helios·"  encontramos entre sus promotores a Gregorio Martínez Sierra que como empresario y editor comienza a sobresalir como una figura destacada del modernismo , aunque en la sombra siempre se encuentra María que, como escribe Rosa Montero, "es quien escribe  en las revistas, quien corrige las pruebas y quien lleva la contabilidad" y todo ello al margen de su trabajo como maestra y de la redacción de novelas y obras de teatro publicadas bajo el nombre de su marido.  







Resultado de imagen de juan ramón jimenez joven
Fotografía de un joven Juan Ramón Jiménez(1881-1958) tomada en 1900, cuando el poeta tenía diecinueve años y acababa de llegar a Madrid. También sería el año de la muerte de su padre lo que puso a su familia en  dificultades económicas mientas que Juan Ramón comenzó a desarrollar las manías y la hipocondria que le acompañaría el resto de su vida.  Junto con el compositor Manuel de Falla,Juan Ramón sería uno de los mejores amigos de María Lejárraga , su confidente , quien estaba enterado de los difíciles momentos que María pasaría en  su matrimonio . Sus cartas son una prueba constante de la cercanía entre dos personalidades muy diferentes , vital y alegre María, sombría, melancólica y a menudo depresiva la de Juan Ramón, pero que para María era una amistad irrenunciable de la que escribiría en su libro autobiográfico "Gregorio y yo " en 1953 que  no recordaba: 
"En mi larga y serena amistad con Juan Ramón, ni una sombra, ni un momento de vaga hostilidad inconfesada  Siempre me fijé en él sin posibilidad de recelo ni duda . Si alguna vez hemos discutido , siempre un poco de broma afectuosa ha puesto el lubricante necesario a nuestras palabras contradictorias.  Pocas veces hemos hablado completamente en serio , pero él sabía entender mi burla alegre  y yo comprendía a las mil maravillas su ironía melancólica" 
(Imagen procedente de  https://es.wikipedia.org/ )







. Al mismo tiempo la amistad del matrimonio con el poeta  Juan Ramón Jiménez es cada vez más  fuerte . Antonina Rodríguez en su biografía sobre María recoge las palabras de la escritora sobre su amistad con el poeta onubense redactadas medio siglo después , en 1952, en las que María recuerda que "hay muy pocos trabajos nuestros de aquella época feliz en los cuales no pueda hallarse alguna huella de nuestra amistad: versos, títulos, mutuas dedicatorias y epístolas ,ayes de juventud de esos que no se saben si suspiran o cantan"  En aquel tiempo era algo singular una amistad  tan cercana y franca como la que mantenían María y Juan Ramón Jiménez, más singular todavía si tenemos en cuenta que el carácter del poeta , lleno de rarezas y manías. Sobre él escribe  Rosa Montero en "Historias de  mujeres" que " era un hipocondríaco y en sus peores momentos creía estar agonizando; no comía, no se lavaba, no hacía planes para el día siguiente  porque pensaba que ya habría fallecido" Este extraño carácter del poeta se había acentuado el mismo año de su llegada a Madrid  en 1900,  pues mientras se establecía en la capital de España fallecía su padre  y su familia quedaba en una situación económica muy delicada. Aquella pérdida trastorno para siempre su carácter, algo que él mismo reconocía "La muerte repentina de mi padre se copió en mi alma y cuerpo como en un espejo ; o mejor, en una placa fotográfica. Me hirió ,como una realidad a la placa, la muerte de mi padre. Y con la muerte grabada  en mí ,sentía  morirme a cada instante"  Además tenía otros graves defectos para mantener una amistad  con él,  pues , según Rosa Montero, "hablaba mal de casi todo el mundo. Sólo parecía manifestar  ternura con los animales  y con los niños. Era un misántropo reseco y amargado , un hombre a menudo cruel y mezquino, aunque en ocasiones era capaz de grandes gestos magnánimos". Un hombre así no es desde luego el colmo de la alegría, pero en aquellos años su carácter no debía ser tan sombrío y amargo porque Gregorio y María cuentan con él para todo, desde sus proyectos editoriales hasta la misma decoración de su hogar. 








Portada de una edición de la novela "La Humilde verdad" que María y Gregorio querían presentar en 1905 en un concurso literario, pero no tenían preparado el manuscrito y se acercaba el cierre del plazo para presentar la obra.  Su querido Juan Ramón Jiménez pasaría una noche entera escribiendo con ellos para terminar el manuscrito y llegar a tiempo de presentarlo.Juan Ramón era  de los pocos que estaba al tanto  de la participación de María en las obras que aparecían publicadas con el nombre de Gregorio . Ella estaba decidida a que su nombre nunca figurara  en ninguna de esas obras tal y como expresaría en una ocasión
"Los hijos de nuestra unión intelectual no llevarán más que el nombre del padre"
La edición que veis en la imagen es de la Editorial Renacimiento,  fundada por María y Gregorio en 1909 con la que pretendieron y lograron llevar grandes obras de la literatura al gran público a precios asequibles  contando entre los escritores que publicaron bajo su sello nombres del prestigio de Miguel de Unamuno (1864-1936), Pío Baroja (1872-1956) , Antonio Machado (1875-1939) o Jacinto Benavente (1866-1954) entre muchos otros nombres destacados de la literatura española de la primera mitad del siglo XX
(Imagen procedente de https://archive.org/details/lahumildeverdad00mart)









La propia María escribirá después un retrato mucho más amable de aquel poeta que en aquel momento encarnaba para ella ese ideal de amistad pura tan difícil de conseguir entre hombre y mujer sin que quede enturbiado por sentimientos amorosos " Juan Ramón Jiménez - escribe   María -  encarnó para mi durante muchos años  el ideal de fraternidad  entre hombre y mujer  que tanto se sueña y casi nunca se consigue. Yo tenía mi vida sentimental colmada (por su matrimonio con Gregorio)  él llenaba la suya con sueños inefables  y tomaba como trampolín para el salto infinito  las figuras de cuanta mujer amable acertaba  a pasar por su lado; hoy una monjita del sanatorio, mañana la bellísima esposa de un amigo. " y describe su amistad con las palabras más cálidas "Su amistad era lea, sin recelos ni envidias . Él, poeta en verso, nosotros, prosistas ¿qué rivalidad cabía entre unos y otros?" y nos cuenta como el poeta colaboraba en la obras del matrimonio, mejor dicho, en las obras escritas por María "Él ha puesto título a casi todas nuestras novelas, largas y cortas." y explica como con ocasión de un concurso literario al que iban a presentar la novela "La humilde verdad" escrita en 1905, pero no tenían el manuscrito preparado y no llegaban a tiempo de presentarla, y entonces  Juan Ramón "pasó la noche en claro , copiando con nosotros , y así el manuscrito fue a manos del jurado con tres letras distintas; la nítida y perfecta de Juan Ramón, la clarísima y neta de Gregorio y la mía, un tanto desigual e indisciplinadaEran  los años de tanta trabajo que  como veíamos antes,  María quedaba exhausta y como nos cuenta ella misma "tenía yo el apetito completamente perdido y estaba delgada como un junco. El médico me recetaba bistec sangrantes ; a mí me era imposible comerlos, se me quedaba la carne atravesada en la garganta" Y de nuevo Juan Ramón entra en escena preocupado por la salud de su amiga  y para solucionar el problema "traía de la farmacia sellos vacíos , y con paciencia picaba el bistec,  rellenaba los sellos y no se marchaba hasta que había conseguid escrituras Pasan los días leyendo y escribiendo  "y cuando ya no se veía para escribir, hablábamos ; yo me burlaba un poco de su melancolía ; él se dedicaba a hacerme rabiar  burlándose a su vez de mi prosaico e inalterable buen humor "  







Resultado de imagen de maría lejárraga
Fotografía de María Lejárraga de la que no he podido precisar la fecha, aunque todavía nos la muestra en sus años de juventud. Escribe Rosa Montero (1951) en su libro "Historias de mujeres" que 
"Dicen los contemporáneos  que era feíta"
No es la impresión que me causa al ver sus fotografías , donde la encuentro una mujer ,no de belleza extraordinaria, pero si de rostro agradable y bondadoso, y más atractiva todavía por la extraordinaria personalidad  y talento que atesoraba que bien sabía apreciar su querido Juan Ramón Jiménez a quien le inspiraría más de un poema , con versos dedicados a María tan hermosos como éste  que escribió Juan Ramón en una de las cartas dirigidas a la escritora 
"Paseando con María por la tarde 
en Abril, iremos paseando 
tras los árboles verdes 
Encenderá el ocaso colores y armonías 
que den al sentimiento 
una música vaga de nostalgia y ensueño 
Se llenarán los ojos de matices y de notas 
y de nuestro silencio surgirán  muchas cosas 
entre visiones líricas y absurdas 
de infinitos que luego al despertar,
se quedarán vacíos 
Más la amistad constante 
estará entre nosotros como una luz eterna 
que ate los sueños rotos 
y ponga, en la tristeza sin fondo de la vida 
claras serenidades y glorias inmarchitas"  
 (Imagen procedente de https://es.pinterest.com/pin/298996862742011786/)






Pero esta armoniosa vida madrileña se verá interrumpida en 1905 cuando la débil salud de Gregorio se resiente. y comienza a toser, un síntoma alarmante teniendo en cuenta que  había perdido a cinco de sus hermanos víctimas de la tuberculosis. Acude al médico que le aconseja  marcharse de Madrid  y descansar en un ambiente más conveniente para su salud. Ahora que comienzan a conocer el éxito, aunque en realidad es Gregorio el que lo conoce, al menos de cara al exterior, porque sólo su nombre figura en estas obras aunque la mano que se encuentra detrás  de ella sea la de María , Gregorio se niega marcharse de Madrid. Escribe Antonina Rodrigo que "el nombre de Gregorio Martínez Sierra empezaba a sonar unido a empresas serias. La crítica se ocupaba de su labor,  reconocía su calidad literaria y resaltaba su riqueza emocional de marcados acentos femeninos" Por supuesto, esa crítica no sospechaba que la maternidad de esa obra correspondía a su esposa y María no estaba dispuesta a dar un paso adelante pues había tomado la firme decisión de que "los hijos de nuestra unión intelectual no llevaran más que el nombre del padre" Ahora se veía ante la necesidad de hallar el medio para conseguir que Gregorio dejase Madrid  y tenía que ser de forma  que  él no supiera que se debía a la preocupación que ella sentía por su salud y el deseo de seguir las instrucciones de su médico . Pensó en salir al extranjero y  entonces decide pedir una beca a la Escuela Central Normal con el propósito  de completar su formación en el extranjero . De ésta forma podría sacar a Gregorio  de Madrid y como casi todo lo que se proponía , María lo logró. Obtuvo la beca y viajaron a París donde María vivirá momentos felices junto a Gregorio "No creo que exista en el mundo plenitud de exaltada paz que pueda compararse a la de trabajar en común con alguien que nos entiende y a quien creemos comprender" y allí, en el interior  de un café parisino "hacíamos proyectos de trabajo, trazábamos sobre el papel futuras comedias, esbozando y aún escribiendo escenas y diálogos , corregíamos pruebas de imprenta , vivíamos , en suma, para nuestro oficio y abortos por él , en soledad de dos, en egoísta satisfacción colaboradora" Son muchas las personas a las que frecuentan  o les visitan en París, entre ellos el pintor y escritor Santiago Rusiñol (1861-1931)  ,el músico afincado en París Isaac Albéniz (1860-1909)







Santiago Rusiñol, de Kaulak.jpg
Fotografía tomada hacia el año 1906 del  escritor, dramaturgo y pintor español Santiago Rusiñol (1861-1931) uno de los buenos amigos que visitaron  a María y Gregorio durante su estancia en París, la ciudad a la que María casi había arrastrado a Gregorio , que prefería quedarse en Madrid  , pues temía que el ambiente de Madrid debilitara todavía más la maltrecha salud de Gregorio y temiendo siempre ala tuberculosis que había causado la muerte de cinco hermanos de Gregorio. A pesar de la resistencia inicial de Gregorio, para sorpresa de María parece que no tardó en disfrutar de su estancia en la capital francesa, en aquel momento la capital cultural de Europa. Escribía María sobre Gregorio en París
"El aire brumoso de París  tuvo indudablemente afinidad misteriosa con el pesimismo , acaso biológico,  que fue característica fundamental de su espíritu , y gris con gris, no se merced a qué desconocida alquimia, se engendraban en su pensamiento las exaltaciones necesarias a su bienestar interior . Hubiérase dicho que en París algún buen genio quitaba de sus hombros la carga de la vida "        
Sobre Santiago Rusiñol  recoge Antonina Rodriguez en su biografía sobre María que  era un gran bebedor , excesivo, y María, cuando visitaba su casa, le servía la bebida con mesura pues temía el daño que el consumo excesivo de alcohol pudiera causar en su buen amigo, hasta que un día  el gran escritor catalán la dijo 
"¿Qué saca usted que yo esté triste o inquieto o abatido mientras estoy aquí, si sabe usted de sobra que, en cuanto me vaya , lo primero que haré sera beber en otra parte?" 
Y a partir de ese momento María ya no le restringió en su casa el consumo de alcohol. Su estancia en París y los viajes que siguieron por Europa la descubrirían a María una libertad desconocida hasta aquel momento 
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )






Sin embargo, en noviembre de 1905 apenas un mes después de su llegada , Gregorio regresará con Santiago Rusiñol a España, mientras que María sigue viaje hacia Bélgica. Por primera vez viaja sola y por el extranjero, una insólita libertad para una mujer española a comienzos del siglo XX. Bruselas la enseñará a vivir en soledad, una experiencia desconocida por ella hasta aquel momento, pues primero había vivido con su familia y después, al casarse, con Gregorio "Bélgica me calmó - escribe María - poco a poco fuéseme entrando por los poros de la carne y del alma la esencia de paz disuelta en bruma . En primer lugar me enseñó a gustar y entender la soledad" Su ritmo de trabajo es tan intenso que llega a sufrir intensos calambres en el brazo que la impiden escribir, ya que ella siempre lo hacía a mano  hasta que el médico , además de aconsejarla que descanse , le pregunta perplejo "Pero, criatura, ¿usted no sabe que existen en el mundo máquinas de escribir? De aquí en adelante escriba usted a máquina" En estos meses de soledad la correspondencia entre María y Juan Ramón es un motivo de alegría y aliento para la escritora , que encuentra en esas cartas un refugio a la soledad de estos meses  pero también siente como nace una nueva María que además de la soledad conoce también el sabor de la libertad  "Allí empezó a nacer "mi egoísmo" ;allí se rompieron las telas de araña de tantos prejuicios disfrazados de reglas con que nos atan familia y costumbres". En febrero de 1906 llegaría a Bélgica Gregorio y ambos emprenden un nuevo viaje que los llevara por Bélgica, Holanda y Alemania. María también viajará a Inglaterra y Suiza  y regresará a España llena de nuevas ideas para aplicar a la enseñanza pero pronto el inmovilismo  de la administración española  detendrá su ímpetu reformista "De poco sirvió - recordaba María - cuando pude aprender en Bélgica, en Francia, en Suiza y en Inglaterra . Al volver a España con tantas ilusiones de aplicar mi flamante información, un alto funcionario de la administración escolar me dijo muy en serio "Supongo que no vendrá usted a corromper las oraciones con los adelantos del extranjero" Durante una de sus estancias en París  María establecerá en 1907 una estrecha amistad con el compositor gaditano Manuel de Falla (1876-1946) que aquel año ´decidió establecerse en la capital francesa. Será, junto con Juan Ramón, su mejor amigo en estos años.








Resultado de imagen de la casa de la primavera  gregorio martinez sierra
Portada del libro de poesía "La cada de la primavera" en su edición de 1907,   escrito , éste sí , por Gregorio Martínez Sierra que lo dedicó a su esposa . El título fue sugerido por el amigo de ambos, Juan Ramón Jiménez  . María guardaría toda su vida un profundo cariño por este libro, pues había nacido del esfuerzo solitario de Gregorio. En sus poemas  Gregorio canta a la alegría  y serenidad  de su vida cotidiana con María , con versos como éstos 
"Nuestra casa es alegre 
como un cascabel lleno 
de música  y serena
como noche de enero 
Son las paredes grises, 
más el sol está preso 
en ellas y las dora con su risa" 
(Imagen procedente de http://www.todocoleccion.net/l )






Ya en 1907 María y Gregorio dan forma a un nuevo proyecto editorial, la revista "Renacimiento", cuyo primer número saldrá en marzo de 1907. Igualmente vinculada a Modernismo, sus planteamientos son más ambiciosos que sus aventuras editoriales anteriores. Además de poesía y literatura también se publican ensayos filosóficos , artículos de política e incluso de diferentes temáticas religiosas, como la teosofía.  apareciendo entre sus firmas  la de figuras como una de las principales figuras del pensamiento filosófico español durante el siglo XX,  José Ortega y Gasset (1883-1955) además de otros habituales colaboradores del matrimonio como los hermanos Machado, Rubén Darío o el propio Juan Ramón Jiménez entre otros.  La revista  sacará  diez números hasta su cierre en diciembre de 1907.  Ese mismo año Gregorio escribe, ahora si por su propia mano y sin que intervenga María más que como musa o inspiradora, un libro de poesía  al que titulará "La casa  de la primavera" por sugerencia de Juan Ramón Jiménez. Es una colección de poemas íntimos que cantan a los placeres de la tranquila vida conyugal y  la felicidad que le proporciona el sereno amor que siente por ella. ¿Y quién es ella? La dedicatoria del libro no deja lugar a dudas "A María"  Tal vez sea una de las pocas obras en las que podemos estar seguros que María no intervendría para nada Pero en 1907  además de la edición de  revista "Renacimiento", han publicado un año antes la novela "Tu eres la paz" que había sido un éxito hasta convertirse en lo que hoy llamaríamos un "best seller"  y  en 1907 una obra de teatro "Vida y dulzura" y la novela "La aventura". Ya en 1909, aunque la revista ha desaparecido servirá de base para el lanzamiento de la editorial del mismo nombre, Renacimiento,   que  publicará obras de algunos de los autores españoles  más importantes del momento pero a precios asequibles para llegar al gran público. Gracias al trabajo en la editorial por fin María  puede dejar la enseñanza lo que le permite tener más tiempo para escribir. En algún momento en estos años, -las fuentes discrepan entre los años 1906 y 1908 o incluso 1911,  Gregorio cae rendidamente enamorado de una joven y bella actriz , Catalina Bárcena(1888-1978) 






Catalina Bárcena

Fotografía de Catalina Bárcena´(1888-1978)  en sus primeros años como actriz. Comenzó en Madrid debutando con una de las compañías de teatro más importantes del momento, la de la actriz María Guerrero(1867-1928), que la había fundado en 1896 con su esposo, el aristócrata Fernando Díaz de Mendoza (1862-1930) con quien Catalina mantendrá una relación fruto de la cual quedará embarazada y para tapar el escándalo se concertará su matrimonio con otro actor miembro de la compañía. La belleza y las dotes interpretativas de Catalina la convertirían en una de las actrices más reputadas de su tiempo  e incluso el poeta granadino Federico García Lorca (1898-1936) le dedicaría estos versos dedicados a su voz, que tenía fama de bella y musical  
"Tu voz es sombra de sueño 
tus palabras, 
son, en el aire dormido, 
pétalos de rosas blancas " 
Cuando Gregorio la conoció quedó perdidamente enamorado de ella y ya nunca la abandonaría
(Imagen procedente de http://www.setcelebs.com/img/catalina-b-05.html)





Catalina había nacido en la localidad cubana de Cienfuegos el 10 de diciembre de 1888, diez años antes de que la isla se independizara de España. Siendo todavía una niña su familia se traslada a vivir a España, a la población cántabra de Santa María de Lebeña. Estudia en Santander , donde ya destaca por su belleza donde sobresalen unos grandes y hermosos ojos verdes . Nacerá en ella muy pronto la vocación de actriz y siendo muy joven se establece en Madrid  y gracias a los contactos familiares consigue entrar en la prestigiosa compañía de teatro de una de las actrices más importantes de la escena española, María Guerrero (1867-1928), que en 1897 creó su propia compañía de teatro en la que trabajarían algunos de los actores y actrices más destacados de estos años  representando obras de los mejores dramaturgos españoles. En una entrevista en 1935  Catalina recordaría que "Era muy tímida, y lo he sido siempre, y lo soy ahora. Lo que me ha pasado toda la vida es que, a pesar de mis negativas, me empujaban unos y otros , y cuando me encontraba en pleno compromiso, ya no me atrevía a echar a correr y marcharme , ni a echarme a llorar" . Y así recordaba en 1916 su primera prueba como actriz ante la propia María Guerrero "Empecé gracias a una hermana mía, que era actriz. La señora Guerrero , a quien le hice una visita para suplicarla que me aconsejara , me recomendó que estudiarse  un monólogo , lo estudié , fui a verla una tarde al Español...y todavía cuando recuerdo la aventura me echo a temblar. Se había concluido uno de los últimos ensayos de una obra importante y estaba la sala casi llena. Y con la sala casi llena, delante de autores, literatos , críticos y periodistas, me rogó la señora Guerrero , que recitara el monólogo. ¡Lo que yo sentí, Madre Santísima de Dios!...La muchachita de Lebeña recitando en el primer escenario de España y ante el publico más inteligente de Madrid. La pobre muchachita exponiéndose a morir de vergüenza si fracasaba. Pero como era preciso tener valor, porque hacia falta trabajar  la muchachita tuvo valor"   






Fotografía tomada en 1917 del montaje de la obra "La adúltera penitente ", un título muy adecuado todo hay que decirlo para la situación que estaba viviendo Catalina,  obra del dramaturgo español Antonio Moreto (1618-1669) que arregló  Gregorio  dentro de su proyecto empresarial el Teatro del Arte  del que os hablo un poco más adelante. Aunque María nunca se permitió decir nada sobre Catalina y su relación con su esposo, otros si lo hicieron por ella, como el periodista y político Indalecio Prieto (1883-1962), que en el futuro llegaría a ser ministro durante la Segunda República Española y presidente del PSOE (Partido Socialista Obrero Español)  , que escribió sobre Catalina y su relación con Gregorio: 
"Catalina Bárcena , como por lo general sucede con las actrices que en el escenario representan el papel de ingenuas, actuó de mujer fatal deshaciendo un matrimonio dichoso"    
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )







Y aquella muchachita sale airosa de la prueba  y con dieciocho años la vemos estrenar  "El genio alegre" de los Hermanos Quintana y emprende  una carrera  imparable como actriz de teatro. Aunque suponga adentrarme en el terreno de arenas movedizas de la crónica social , parece que tuvo una aventura con el esposo de María Guerrero, el aristócrata Fernando Díaz de Mendoza (1862-1930) , con el que Guerrero se había casado en 1896 y con quien tenía dos hijos. Fernando era además de aristócrata , actor y empresario teatral ,y fruto de la relación entre Catalina y Fernando ella quedaría embarazada. Para resolver el escándalo,se concertó el matrimonio entre Catalina y uno de los actores de la compañía , Ricardo Vargas (fecha desconocida -1940)  .Se casaron en 1909,  Ricardo reconocería el hijo de Catalina y Fernando, y permanecerían casados, aunque de forma más nominal que real, hasta el divorcio en 1932.Me gustaría precisar la fecha en que Gregorio y Catalina se enamoraron, pero en todo caso fue antes del estreno de una de las obras más conocidas del tándem formado por Gregorio y María, "Canción de cuna",  que se puso en escena con gran éxito el 21 de febrero de 1911  , logrando el premio a la mejor obra de teatro de aquel año , ¿Qué hizo María cuando  supo que el hombre al que ella había cuidado casi como si fuera un niño y para el que no dejaba de escribir ni un solo momento, entregándole novelas , artículos y obras de teatro que él luego publicaba con su nombre?¿Decidió romper con él?¿amenazó con desvelar que la verdadera autoría de las obras que le habían proporcionado la fama pertenecían en realidad a su esposa ahora engañada?¿le chantajeó con dejar de escribir si no rompía con Catalina?  No, a pesar del dolor que éste engaño tuvo que causar a María optó por aceptar la situación y compartir a Gregorio con Catalina en un singular triángulo amoroso en el que María continuaba escribiendo las obras que Gregorio hacía pasar por suyas y que Catalina representaba después en el escenario. Escribe Rosa Montero que  "María escribía en silencio para Gregorio y le compartía también en silencio con Catalina y en silencio soportaba las crueldades de la actriz , que estaba frenética  con esa rival que era más vieja y más fea (recordemos que Catalina en 1911 tenía veintitrés años por los treinta y siete de María)   y que nunca  decía nada, pero de la que era imposible librarse porque ella era parte de su amante y además la parte que correspondía al talento y al éxito"      








Fotografía tomada en 1912 de  una lectura literaria donde vemos a Gregorio sentado el primero por la izquierda. A pesar de su relación con Catalina , e incluso cuando a partir de 1922 ya no vivan juntos, siempre escribirá a María como si tuvieran la misma relación de sus primeros años de matrimonio, notas en las que además no deja de pedirla que escriba nuevas obras o se lamenta de sus propios problemas con una notable falta de empatía
"Niña mía  - escribe en una de ellas cuando ya estaban separados - si te contase todas las incomodidades  que estoy sufriendo  no acabaría nunca. Te quiero más que nunca y te necesito pero me espanta pensar que pudiera estar pasando tantas molestias. No podrías ni trabajar ,ni pensar. Un millón de abrazos.Gregorio"       
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )









Pero a pesar de su silencio María  sufre, aunque no lo hace abiertamente . Sus amigos , sobre todo Juan Ramón Jiménez y Manuel de Falla, son también sus principales confidentes. En una de ellas María parece mostrar la zozobra que siente en su interior al tiempo que se queja de la larga ausencia del poeta, al que hace tres años que no ve "Si supiese usted, querido Juan Ramón, que madejas de filosofía he estado devanando  esta mañana a propósito de amistades, tristezas, alegrías, cariño mío, ingratitud de usted  y otras profundidades por el estilo . No se las cuento ahora porque se que está usted más triste que de costumbre , pero si quiero decirle una duda que me ha quedado como resumen de todas ellas ¿debo escribir o no debería escribir a éste calamitoso poeta ?Yo bien se que escribiéndole aumento mi alegría, gracias a Dios hoy estoy alegre, pero no se si disminuirá su tristeza siquiera un poquito. Tres años ya sin vernos Juan Ramón ¿por qué no escribe  usted en colaboración con Gregorio una zarzuela  en verso y gana usted  un poco de dinero y viene usted a pasar unos cuantos meses con nosotros?Las cartas  son una tontería y un engaña corazones , y cuando se quiere de verdad no hay más remedio que verse porque sin trato , dice San Francisco de Sales, bien puede haber amor pero no amistad!" Pero al final la amistad con Juan Ramón se enfriará  y su principal refugio será el compositor Manuel de Falla. . Pasan los años y éste extraño triángulo amoroso se mantiene y la verdad es que resulta difícil comprender la pasión que Gregorio despertaba en estas dos mujeres pues ni su físico era particularmente atractivo ni tampoco su intelecto parecía demasiado brillante. En todo caso María nunca tendrá una palabra de reproche ni hacia Gregorio ni hacia su amante, Catalina. Sí la tendrán otros que conocen su situación, como el escritor y editor venezolano Rufino Blanco Fombona (1874-1944), uno de los principales representantes del modernismo, que se establece en Madrid en 1914 y escribirá sobre la habilidad de Gregorio para obtener beneficio de las mujeres que le aman "Gregorio tiene alma de comerciante. Hasta aquí explotó el talento de su mujer, que es quien le escribe sus libros. Ahora va a explotar la voz de oro de la Bárcena" Así que  vemos que incluso entonces ya estaba en los mentideros los rumores  que apuntaban a María como la verdadera autora de las obras que aparecían publicadas con el nombre de Gregorio Martínez Sierra. 









Resultado de imagen de maría lejárraga y manuel de falla
Fotografía tomada hacia 1916 en Madrid, donde de izquierda a derecha tenemos al compositor y gran amigo de María, Manuel de Falla , a la propia María Lejárraga,  al compositor sevillano Joaquín Turina(1889-1942) y a la hermana de María, Nati Lejárraga . Manuel de Falla, junto a Juan Ramón Jiménez, sería uno de sus mejores amigos y un apoyo constante en los años más difíciles en su relación con Gregorio. Además María ejercería de musa del compositor , inspirando a Falla  la composición de una de sus obras más conocidas, "El amor brujo" que nació durante una visita que Falla hizo a la Alhambra de Granada guiado por María, que le descubrió el embrujo  de aquel hermoso palacio nazarí . Así lo recordaba María
"Le dije "Deme usted la mano , cierre los ojos y no vuelva a abrirlos hasta que yo la avise" Falla consintió en mi capricho ,divertido como un chiquillo que juega a ser ciego . Yo le hice pasar rápidamente por el Patio de los Arrayanes , en cuyas aguas del estanque duerme un corazón. "Mire usted" dije, soltando  la mano de mi compañero  y él abrió los ojos  y no se me olvidó el "¡Ah!" que salió de su boca. Fue casi un grito .Pienso que ese momento fue uno de los éxtasis que compensaron  el tormento de su existencia, roída por tanta mezquina e innecesaria sinrazón . Luego, una vez terminados nuestros viajes, Falla se había reintegrado a su hogar, en el cual las dificultades económicas  le ahogaban más que nunca y mi marido y yo hicimos un intento para  que le pudieran dar unas cuantas pesetas y de aquí nació "El amor brujo""
     
(Imagen procedente de http://www.manueldefalla.com/)






EL AMOR BRUJO DE MANUEL DE FALLA  

Una escena del ballet "El amor brujo"  compuesto por Falla en 1915 y cuya inspiración habría nacido de aquella visita a la Alhambra de la mano de María Lejárraga . La obra contaba con un  libreto firmado por Gregorio Martínez Sierra , aunque una vez más parece que la verdadera autora fue María.  La escena pertenece a la versión de la obra de Falla filmada por el realizador español Carlos Saura(1932)  en 1986 











En 1916  Gregorio pone en marcha un nuevo proyecto  teatral con la fundación del  Teatro del Arte . Si ya estamos viendo que la importancia literaria de Gregorio Martínez como literato es más que discutible, no es así con su faceta empresarial y como impulsor del teatro donde será una de las figuras más importantes del primer tercio del siglo XX.  En el escenario del  Teatro de Arte ,que tendrá su sede en el Teatro Eslava de Madrid, se representarán tanto obras de autores consagrados extranjeros como españoles incluyendo  también composiciones musicales como obras de Manuel de Falla , dramas , comedias, pantomimas. Toda expresión artística tenía cabida en éste ecléctico proyecto considerado  uno de los más interesantes del panorama artístico de su tiempo en España que se mantendrá en funcionamiento hasta 1926 . Gregorio sigue pidiendo incansablemente nuevas obras a María, que también realiza traducciones de obras de William Shakespeare o Stendhal y en algún momento la situación para ella se hace tan insoportable que María , abatida , intenta suicidarse. Después de recuperarse todo vuelve a la normalidad como si nada hubiera sucedido. En uno de sus ensayos María muestra como ella misma se reprocha ese silencio durante tantos años "Las mujeres callan porque, aleccionadas por la religión, creen firmemente que la resignación es virtud, callan por miedo a la violencia del hombre, callan por costumbre de sumisión, callan, en una palabra, porque en fuerza de siglos de esclavitud , han llegado a tener el alma de esclavas"  Y así llegamos al año 1922 , año en que se produce la ruptura sentimental definitiva cuando Catalina da a luz a una hija de ella y Gregorio, aunque hubo también rumores de que él no era el padre. Fuera como fuese la situación ya es insostenible y María abandona a Gregorio  aunque no se divorcia, nunca lo hará, y decide irse a vivir a Francia. Si pensáis que eso significaba que dejaba por fin de escribir para Gregorio y Catalina tengo que deciros que no es así.  Una vez más, siempre en silencio,  María escribe infatigablemente  obras para Gregorio, mientras que éste  la bombardea con notas patéticas en las que utilizando palabras más cursis que cariñosas , la apremia para que le envíe nuevas obras . 









Resultado de imagen de maría lejárraga hamlet
"Hamlet" de William Shakespeare (1564-1616) en la versión donde aparece como traductor  Gregorio Martínez Sierra, pero como acabamos de ver en las cartas enviadas por Gregorio, la traducción fue realizada por María, que también traduciría a otros autores como Stendhal, Henrik Ibsen o Jean Paul Sartre. Cuando ella ya estaba viviendo sola en Francia él la escribía  con un lenguaje que parece absurdo teniendo en cuenta que él la había dejado por otra mujer con la que tenía un hijo . En una de esas notas la anuncia con estas palabras que va a ir a visitarla
"Soy tu hijito , tu pequeño, tu viejo amigo, tu colaborador, tu calamidad, todo junto. Tengo ganas de hablar francés macarrónico contigo y decir las estupideces más estúpidas. Estoy muy contento porque esta´re junto a ti dentro de dos días"    
(Imagen procedente de http://manuelblascinco.blogspot.com.es )



.




Los siguientes extractos pertenecen a cartas enviadas por Gregorio a María cuando el matrimonio ya había roto y ella estaba en Francia y proceden del documental de Televisión Española dedicado a la escritora con el titulo de "Mujeres en la historia: María de la O.Lejárraga". En una de ellas Gregorio agradece  a María la llegada de una traducción del primer acto de "Hamlet" y la urge para que envíe el segundo acto traducido y también que le prepare un discurso  "Vidita mía: recibí el primer acto de Hamlet corregido . Me alegra envíes pronto el segundo .Y ahora un encarguito   a cuenta de ese  duro de sueldo prometido. Han nombrado a Borrás presidente del Centro Catalán de Estudios de Declamación Castellana. Necesito cuatro  cuartillas para dar las gracias elogiando al Director del Centro y al director de estudios. Mándamelo a vuelta de correo : haz lo que se te ocurra ,que yo aquí lo modificaré a gusto del interesado . Y perdona"  Al leer estas palabras, ese "vidita mía"  o ese "encarguito", de un hombre que la ha traicionado, que ha tenido un hijo con otra mujer que se lleva la gloria y el éxito que en justicia a ella le corresponde, me dan ganas de decirle a María que no vuelva a escribirle, que deje que sea él, si es capaz, de escribir sus propias obras, que demuestre su talento o fracase en el intento. Pero no, María responde a cada una de las peticiones de Gregorio, cumpliendo sus encargos que él agradece  con esas palabras afectuosas que creo que debían herirla más que si fueran palabras amargas   "Vida mía, no se si te dije que recibí el segundo acto de Hamlet. Muy bien las cuartillas para Borrás que han llegado hoy" Le manifiesta también su intención de probar suerte en el cine "Niña, estoy seguro que con lo que más dinero voy a ganar  es haciendo películas. Voy todos los días al cine  para entrenarme . El público español  y el hispanoamericano prefiere  la producción española a la extranjera y todo el que hace una película gana dinero por mala que sea y todas lo son . Excuso decirte  lo que ocurrirá haciéndolas bien. Hay que  preparar "Canción de cuna", "Tu eres la paz"  y "Para hacerse amar locamente" Si se consiguiera  interesar  en Norteamérica  vendrían los millones"  Y , en efecto, en 1933 "Canción de cuna" será llevada por primera vez al cine . Mientras, María languidece en Francia hasta que los cambios políticos en España y la proclamación de la Segunda República abran para ella una nueva etapa en su vida.Sobre estos años  de intensa participación en la vida política , del estallido de la guerra y del desenlace de  ésta extraña relación entre Gregorio, Catalina y María versará la última parte de la historia de María Lejárraga. 




Enlace con la primera parte de "·María Lejárraga, la escritora en silencio"  
http://chrismielost.blogspot.com.es/2017/03/historias-de-impostura-maria-lejarraga.html

Enlace con la tercera  parte de "María Lejárraga, la escritora en silencio"
http://chrismielost.blogspot.com.es/2017/03/historias-de-impostura-maria-lejarraga_12.html


El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos