jueves, 1 de diciembre de 2016

DE LOS VIAJES Y SUS VERDADEROS TESOROS

Hace apenas dos semanas me despedía de vosotros con un hasta luego cuando me disponía a emprender un viaje con el que siempre había soñado, Perú.  Entonces citaba una frase que ya he empleado en diferentes ocasiones del escritor estadounidense Mark Twain (1835-1910) donde el escritor aconsejaba a quien le quisiera escuchar "Dentro de veinte años estarás más decepcionado de las cosas que no hiciste que de las que hiciste. Así que desata amarras y navega alejándote  de los puertos conocidos. Aprovecha los vientos alisios en tus velas. Explora. Sueña. Descubre" El valor nunca ha sido una de mis cualidades más destacadas, siento temor ante los cambios, a abandonar mis rutinas cotidianas y afrontar lo desconocido  aunque soy consciente  de que esa actitud a la larga te empobrece e impide que evoluciones. A lo largo de mi vida he perdido a más de una persona y más de un objetivo por esos miedos que te impiden dar un salto en el vacío y confiar en que serás capaz de volar y por eso encuentro siempre tan inspiradora las palabras de Twain y me ayudan a tener coraje cuando se trata de afrontar lo que  para otra persona puede no tener mayor importancia pero para mi es toda una aventura. Y así traté de iniciar este viaje a la maravillosa tierra peruana con la intención de visitar esos lugares a los que en tantas ocasiones me trasladé con la imaginación: las líneas de Nazca, la capital incaica de Cusco custodiada por los imponentes muros de Sacsayhuamán, el recóndito lago de Titicaca y su isla del Sol donde según el mito habrían surgido la pareja de hermanos de Manco Cápac y Mama Ocllo  protagonistas del origen legendario del pueblo inca, las ruinas de Caral, capital de la cultura caral, considerada la más antigua del continente americano, o las fascinantes ruinas de Kuélap , una de las fortalezas de la cultura Chachapoyas  situada a más de tres mil metros de altura . 





Interior de la fortaleza de Kuélap de la cultura Chachapoya situada sobre la cresta del Cerro Barreta a tres mil metros de altura , una de las muchas joyas arquitectónicas que atesora Perú, una nación que requiere mucho más de dos semanas para recorrer algunos de sus enclaves más importantes  y que realmente no se agota nunca pues además de los paisajes naturales y de los escenarios monumentales  esta la riqueza inabarcable de sus pueblos , de lo que es una buena muestra las cuarenta y siete lenguas que se hablan en Perú destacando el castellano, el quechua y el aymara . En las próximas semanas escribiré sobre  la historia de Perú pero hoy prefería referirme a las sensaciones y emociones personales que despertó en mi este viaje maravilloso
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )



Lugares mágicos y hermosos que pensaba visitar y describiros a mi regreso , todos ellos paisajes y enclaves fascinantes, tesoros de la arqueología . Pero los mejores viajes no son aquellos en los que cumplimos con un itinerario en el que recorremos "lo que hay que ver" o lo que se supone que un viajero tiene que visitar durante su estancia en el país. No, los mejores viajes no consisten en fotografiar monumentos mil veces fotografiados, ni en recorrer los caminos previstos para contemplar aquello que previamente esperamos ver. La historiadora inglesa Mary Ritter Beard (1876-1958) escribía  que "Viajar es más que ver lo que hay para ver; es iniciar un cambio en nuestras ideas sobre lo que es vivir que continúa en nosotros de manera profunda y permanente", una especie de iniciación  en la que a través de un recorrido por un lugar que nos es extraño comenzamos a experimentar una transformación, una forma de renacimiento interno como en los antiguos cultos mistéricos , donde los participantes simbolizaban su muerte, dejando atrás quienes habían sido hasta entonces, para renacer en una nueva existencia. Así los viajes se convertirían en mucho más que una manera divertida de conocer otros lugares, serían sobre todo una forma de conocernos a nosotros mismos, de descubrir nuevos caminos vitales , de recuperar tal vez aquellos senderos que una vez seguimos y que después perdimos. A veces los paisajes y los monumentos pueden tener esa fuerza catalizadora  de transformación, y perdonad una expresión tan rebuscada pero no se me ocurre otra,  conmoviéndonos y empujándonos al cambio, pero , al menos en mi caso  ha sucedido así , son las personas que hallas en ese camino las que transmiten una mayor energía de transformación . Después de dos semanas en Perú puedo deciros que para mi Perú no será  Machu Picchu, ni Caral, ni Kuélap o el lago Titicaca, por muy hermosos e impactantes que puedan ser estos lugares. Todos ellos son tesoros de la naturaleza , la cultura, , la religión , la arqueología que tanto protagonismo han tenido a lo largo de la vida del Mentidero




Resultado de imagen de leones marinos isla ballesta
Por un error en el sistema no me deja bajar mis propias fotografías pero tengo  algunas muy parecidas a esta de un león marino  en la célebre isla Ballesta, lugar de numerosas excursiones incluidas en la visita a la Reserva Nacional de Paracas. Otro de esos momentos que se quedan grabados y a los que se refería el escritor estadounidense Pat Conroy (1945-2016) cuando escribía que
"Una vez que has viajado , la travesía nunca termina , sino que es recreada una y otra vez a partir de vitrinas con recuerdos. La mente nunca puede desprenderse del viaje"
(Imagen procedente de https://vagamundosviajeros.com )




Pero una de esas personas mágicas y luminosas que hallé en el camino me mostró  como los tesoros de verdad, aquellos que dejan para siempre una huella  en nuestro corazón y en nuestra alma, no son de oro y plata sino de carne y hueso, y voz, y mirada y sonrisa. Son esas personas las piedras filosofales que transmutan el corazón de plomo de viajero en otro palpitante de vida, de alegría , de entusiasmo, en cierto sentido, y aunque no sea muy científico, más bien nada, decirlo, de magia, de aliento sagrado o el nombre que queramos poner a esas energías que parecen aflorar a veces a nuestro alrededor.. En estos días he despertado a sensaciones y emociones olvidadas, tal vez desterradas inconscientemente de mi panorama vital sintiendo eso sobre lo que escribía el poeta inglés D. H. Lawrence (1885-1930) "Cuando salgamos del enfrascamiento de nuestro propio ego y cuando escapemos como ardillas de la jaula que es nuestra personalidad para volver nuevamente al bosque, temblaremos de frío y de miedo. Entonces nos pasarán cosas que harán que no sepamos quienes somos. La vida, fresca y reveladora , se nos adentrará"  Os puedo decir que eso mismo me sucedió, y la vida fresca y reveladora irrumpió salvaje desmantelando las defensas construidas por el miedo , aunque hace falta mucha sabiduría, una sabiduría de la que carezco, para encauzar esas energías y atrapar eso tan difícil de definir a lo que llamamos felicidad aunque yo prefiera definirlo como una vida plena. Qué sencillo resulta escribir sobre la vida de grandes personajes de la historia, de sus vicisitudes, emociones , errores , observándolo como un espectador y que difícil resulta sobre uno mismo cuando experimentas esas mismas emociones y te arrastran hacia océanos desconocidos. Perdonadme por estas referencias personales que soy consciente que no tienen interés para el lector , solo intentaba trasladaros algo de ese mar de emociones en el que nos puede sumergir un viaje cuando abandonamos no sólo la burbuja que suele rodear al turista en los viajes organizados sino cuando dejamos atrás también nuestras burbujas particulares, esas con las que tratamos de protegernos de las inclemencias de la existencia sin darnos cuenta de que la humedad de la lluvia, el frío de la nieve, el roce del viento no sólo no debemos evitarlos sino que hay que exponerse a ellos para estar plenamente vivo. 




Resultado de imagen de vista de lima desde el cerro san cristobal
Una imagen de una parte de la inmensa y apasionante  Lima, que con sus más de diez millones de habitantes reune a una tercera parte de la población del país  en una imagen tomada desde lo alto del cerro de San Cristóbal que es la mejor forma de hacerse una idea del gran tamaño de la capital peruana que inunda todo lo que abarca la vista . La escritora estadounidense Lilian  Smith (1897-1966) advertía  que :
"Me di cuenta rápidamente que no hay viajes que nos lleven lejos a menos que se recorra la misma distancia en nuestro mundo interior que en el exterior"
Y la única forma de realizar ese viaje interior es salir de nuestras burbujas y sumergirnos en una nueva realidad que terminará transformándonos
(Imagen procedente de http://cyberspaceandtime.com



No parece un artículo de viajes ¿verdad? Y sin embargo lo es, del viaje más importante que todos realizamos, el de nuestras vidas. Como decía el político indio Jawaharlal Nehru (1889-1964) "Vivimos en un mundo maravilloso que está lleno de belleza, encanto y aventura. No hay un límite para las aventuras que podemos tener siempre y cuando las busquemos con los ojos bien abiertos"  y con demasiada frecuencia caminamos con los ojos cerrados perdiéndonos todas esas cosas y personas maravillosas que pasan y caminan a nuestro alrededor. Si,  hay que viajar a Perú para conocer Machu Picchu, Kuélap o las líneas de Nazca, pero también hay que viajar a él para conocer a un taxista con el que terminas compartiendo una conversación sobre el sentido de la vida, o a un peluquero que llega a mostrarte orgulloso la foto de su familia , o conocer a otra viajera visitando una fortaleza y crear una nueva amistad, o sentir el cariño y la amistad de personas que te quieren sin que te puedas explicar la razón pues eres consciente de no ser merecedor de ello o descubrir a la persona que es tu destino aunque sea un destino demasiado elevado para ti y nunca lo alcances. Así son los viajes de verdad, esos en los que quien eras cuando partiste ya no regresa porque en el camino  algo ha cambiado en ti  para siempre. Cuando partáis de viaje no os preocupéis  por establecer un itinerario, ni en fijar un destino muy concreto, dejad que el viaje os vaya arrastrando, venced el miedo que tantas veces nos impide no evitéis a las personas, permitid que las emociones os pongan en contacto con el mundo  que os rodea y así hallaréis esos tesoros que no tienen el brillo  del oro ni el valor de la plata pero que son la única fortuna que merece la pena atesorar  y con la que nos sentiremos orgullosos en nuestro último aliento. ¿Cuál es ese tesoro? Seguro que todos sabéis la respuesta. Así es, ese tesoro es otro ser humano y los viajes de verdad están llenos de esos tesoros.  






Mostrando 20161126_180556.jpg
Esta es la imagen que yo mismo tomé hace menos de una semana cuando estaba sentando contemplando el atardecer a orillas del Pacífico, después de tres años desde la última vez que había estado junto al mar y la primera vez que he contemplado el Océano Pacífico. Es probable que no os diga gran cosa la imagen, una no muy buena fotografía de un ocaso, pero cuando lo vives y recuperas la escena te inundan las sensaciones que viviste en el momento , esas son las imágenes que cuentan, las que tienen vida, al menos para ti
(Imagen procedente de: Christian, quien esto escribe)




Desde este blog que lleva seis años dando vueltas por el mundo de Internet tratando de capturar con torpeza algún instante de belleza, quiero agradecer  a todas y cada una de las personas que han hecho de estas semanas en Perú y, en particular , en Lima, unos días inolvidables para mi: Orietta, Luis, Sandra, Lourdes , a tantas personas cuyo nombre no llegué a  conocer pero que siempre tuvieron una sonrisa presta y una palabra amable  y a mi particular ángel de Lima (ella ya sabe) .  Yo soy bajo de estatura pero nunca me sentí tan pequeño  como cuando estuve junto a personas de corazón tan grande . Tal vez una buena frase para definir un gran viaje sería que son aquellos que empiezas con la sonrisa de la aventura y terminas con las lágrimas de la emoción y si es así os puedo decir que ha sido el mejor viaje de mi vida y Perú y , sobre todo , sus gentes ocuparán siempre un lugar de privilegio en mi corazón, que ya se que no es gran cosa, pero que ellos han logrado hacer  un poco más grande y mejor . Para terminar este extraño artículo  que me ha salido, pero creo que no sería capaz de escribir hoy de otro modo, quería compartir un momento íntimo. Fue hace unos días, estaba sentado frente al Océano Pacífico contemplando un atardecer de belleza abrumadora mientras alrededor contemplaba a decenas de personas, unas paseando, otras haciendo ejercicio, otras tomadas de la mano dando un paseo de enamorados , niños jugando , amigos compartiendo un helado , disfrutando del sol del ocaso, de la brisa suave del atardecer. Por un momento era como si toda la gente que había a mi alrededor estuviera alegre y en armonía al mismo tiempo en aquel instante y la idea que me invadió fue "que hermoso es estar vivo aquí y ahora" Ahí tenéis otro tesoro al que nunca podremos poner precio, instantes que tal vez no tengan importancia alguna excepto en nuestras biografías íntimas. No desperdiciéis ninguna posibilidad de viajar, de emocionaros, de acercaros al otro, de amar, de aprender y si al final del mismo podéis decir como el escritor de viajes Jim Cahill que "los viajes se miden mejor en amigos que en kilómetros" no importará la cantidad de monumentos y paisajes que hayáis visto, habrá sido un gran viaje. Y recordad, viajad y olvidad  los miedos, son ellos los verdaderos obstáculos para vivir nuestros sueños.




El Mentidero de Mielost en Facebook :

5 comentarios:

La PLebe dijo...

Que inspirador tu mensaje! La verdad es que estaba planeando aprovechar mi aguinaldo mexicano y mis 2 semanas de vacaciones para hacer un viaje de descubrimiento pero la salud y los miedos internos no me dejan. Espero mejores tiempos y de mientras seguire viajando contigo en el tiempo y el mundo con tu blog. MUCHAS gracias por tu trabajo Chris

christian mielost dijo...

Muchas gracias a ti por tu mensaje!! Y lo primero de todo espero que el contratiempo de salud lo superes pronto . En cuanto a los miedos, yo también los tenía al empezar el viaje, soy bastante cobarde, pero una vez que estás en ruta te olvidas de ellos y comienzas a disfrutar , así que en cuanto te sientas bien y dispongas de tiempo no lo dudes y emprende un viaje, ya sea cerca o lejos, es como abrir las ventanas del corazón para que entre aire nuevo. Un abrazo fuerte desde Madrid!!

La PLebe dijo...

Te doy una futura sugerencia: lucky luciano el creador de la mafia.O el mediatico Al Capone

Rod Casro dijo...

qué gran verdad todo el artículo y qué bonito ha sido leerlo, muchas gracias.

christian mielost dijo...

Muchas gracias a ti Rod por leerlo y escribirme. Aprovecho la ocasión para desearte lo mejor en este nuevo año 2017. Un abrazo fuerte!!

Famosos