domingo, 6 de noviembre de 2016

URBAIN GRANDIER Y LAS POSEÍDAS DE LOUDUN (SEGUNDA PARTE)

Antes de proseguir con el relato  de las poseídas de Loudun recapitulemos  con brevedad lo que vimos en la primera parte . Recordemos que estamos en la Francia de las primeras décadas del siglo XVII, cuando ya han terminado las guerras de religión que se habían librado durante la segunda mitad del siglo XVI hasta que el rey Enrique IV (1553-1610) cerró el conflicto con  la promulgación del Edicto de Nantes en 1598 que reconocía el derecho a la libertad de conciencia y el derecho de los hugonotes, como eran llamados los protestantes en Francia, a practicar su credo en aquellas ciudades donde fueran mayoría, un documento histórico si tenemos en cuenta que en aquel tiempo lo que hoy entendemos por tolerancia según lo define el Diccionario de la Lengua Española  como "Respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias", era algo que sencillamente era impensable y carecía de significado  como lo demuestran las palabras del papa Clemente VIII (1536-1605) que al enterarse del contenido del Edicto de Nantes habría dicho que "la tolerancia es la peor de las cosas del mundo"  Pero el agotamiento de más de tres décadas de guerra hizo que la sociedad francesa aceptara el Edicto de Nantes como la única forma de detener  el estado permanente de guerra que en se hallaba el reino, pero no quería decir que se aceptara sin más la coexistencia de dos credos en Francia, pues el católico seguía siendo el credo dominante  y los protestantes sólo estaban autorizados a celebrar sus ritos en público en las poblaciones donde fueran mayoría ,además de tener que pagar el diezmo a la Iglesia Católica y respetar las fiestas católicas. Vimos también como Enrique IV era asesinado en 1610 y le sucedía en el trono su hijo Luis XIII (1601-1643)  aunque el reino , debido a la corta edad del nuevo monarca, quedaría bajo la regencia de su madre, María de Médici (1575-1642). El acercamiento a España  impulsado por María de Médici unido a su inclinación a nombrar en diferentes puestos destacados del reino a italianos, hizo que la nobleza francesa recelara de ella y finalmente su propio hijo decidió asumir el trono en 1617 enviando a su madre al exilio en un castillo del Loira, acompañándola en este exilio el joven obispo de Luçon,  Armand Jean du Plessis (1585-1642) que jugaría después un papel clave en la reconciliación entre madre e hijo después de que María de Médici encabezara una rebelión en 1619. 






Retrato del cardenal Richelieu  realizado por el pintor francés Philippe de Champaigne (1602-1674) en la década de 1630, coincidiendo con los años en que se desarrollaron los hechos de Loudun. Obispo de Luçon desde 1607, cardenal desde 1622, ministro favorito de Luis XIII  desde 1624 y duque de Richelieu desde 1631 . Fue el hombre más poderoso de Francia  desde el momento en que se convirtió en el ministro principal del rey en 1624 y hasta su muerte en 1642. Urbain Grandier se opuso a la política de Richelieu sobre los hugonotes, que incluía la demolición de las fortificaciones  erigidas en las poblaciones con mayoría protestante , como sucedía en Loudun. Esta oposición junto a la publicación de un  libelo  titulado  "Carta de una zapatera de la Reina Madre al señor de Barrada"   que contenía un fuerte ataque contra el cardenal  y que sería falsamente atribuido a Grandier podría estar detrás  del proceso  que se abrió contra Grandier  y que acabaría trágicamente para él. Es decir, el caso de las poseídas de Loudun podría ser nada más que un pretexto para un juicio político que tenía como objetivo eliminar a Grandier, un elemento molesto por sus simpatías por los hugonotes y sus críticas a la Iglesia y al gobierno del cardenal
(Imagen procedente de https://en.wikipedia.org)






Gracias a su mediación se logra el retorno de la reina a la corte y en agradecimiento el rey Luis XIII apoya la candidatura de Armand Jean al cardenalato, dignidad que alcanza en 1622 . Con la caída en desgracia  en 1624 del primer ministro francés Charles  de la Vieuville (1583-1653) , propiciada en la sombra por las maniobras del cardenal, Armand Jean ejercerá cada vez una mayor influencia en Luis XIII hasta convertirse en su principal ministro y en el auténtico director de la política francesa durante las dos décadas siguientes. Uno de sus principales objetivos era centralizar el poder , reduciendo la influencia de la nobleza en favor del rey y también acabar definitivamente con la división religiosa , lo que entre otras cosas significaba ir reduciendo las garantías de la que disfrutaban los hugonotes desde la entrada en vigor del Edicto de Nantes. Vimos como este giro en la política no tardaron en notarlo los hugonotes con el asedio del importante puerto comercial hugonote de La Rochelle entre 1627 y 1628. Un año más tarde, en 1629, se creaba el ducado de Richelieu para el cardenal que  haría que la historia le conociera en el futuro con el nombre de cardenal Richelieu. Mientras sucedía esto en la política francesa,  en la localidad de Loudun, entonces habitada por catorce mil personas y  hoy integrada  en el departamento francés de Vienne y entonces de mayoría protestante,  se iban reuniendo los protagonistas principales de esta historia. Por un lado una joven monja ursulina llamada Jeanne de Belcier (1602-1665) , que  en su infancia había sufrido un accidente que la había causado una malformación en la espalda y detenido su crecimiento por lo que tenía una talla reducida que tal vez influyó en su carácter algo inestable,  que ingresó en 1622 en la orden de las ursulinas en su convento de Poitiers,  adoptando el nombre de Jeanne des Anges (Juana de los Ángeles) . Allí  permaneció hasta 1626 , años que ella misma consideraría turbulentos  pues, como ya vimos, escribió en su autobiografía que "Pasé tres años en gran libertinaje, de manera que no me dedique  en nada a Dios. No había un tiempo que encontrase más largo  que aquel que la regla nos obligaba a pasar en oración " 







Resultado de imagen de jeanne de belcier
Grabado que recrea de forma imaginaria a la priora de Loudun,  Jeanne des Anges de la que no es fácil establecer que papel jugó en los hechos que rodean esta historia. ¿Se sentía atraída sexualmente por Grandier, aunque no lo conocía en persona sino por lo que otros la habían contado sobre él? ¿Fue el origen de todo  la frustración que causó en ella verse rechazada por Urbain Grandier cuando no aceptó el ofrecimiento de la priora para ser el director espiritual del convento de las ursulinas?¿fue ella también víctima de la manipulación de los enemigos de Grandier que la utilizaron para causar la perdición del polémico sacerdote? ¿una combinación de todo ello?   Terminado el proceso de Loudun , Jeanne seguiría experimentando fenómenos paranormales, como la aparición de estigmas y su fama no dejó de crecer en los años posteriores siendo recibida personalmente por el propio cardenal Richelieu e incluso por el rey Luis XIII  gozando a partir de ese momento de la protección real que redundó en la prosperidad del convento de ursulinas de Loudun.  Si bien el resto de fenómenos extraordinarios dejaron de producirse en 1638 los estigmas los siguió manifestando hasta 1661 cuando sufrió un ataque que la produjo una hemiplejia que dejó paralizado una parte de su cuerpo (¿tal vez desaparecieron los estigmas porque ya no tenía capacidad para producirlos?)   A resultas de las complicaciones de la hemiplejia  moriría cuatro años más tarde , el 29 de enero de 1665
(Imagen procedente de https://savoirsdhistoire.wordpress.com)






 Pero todo cambio en aquel año de 1626 cuando en compañía de un grupo de dieciséis monjas ursulinas tomó parte en la fundación de un nuevo convento en la localidad de Loudun.  Al parecer dio un giro radical a su comportamiento, implicándose en la vida conventual y  trabajando para hacerse imprescindible para la comunidad de ursulinas hasta el extremo de que a la muerte de la priora  del convento ,no he podido hallar la fecha exacta en la que sucedió pero fue en algún momento después de 1627 y antes de 1632, será Jeanne la elegida como nueva priora del convento de Loudun  En la localidad se encontraba desde 1617 un sacerdote católico llamado Urbain Grandier (1590-1634), del que ya vimos que era descrito  en las diferentes biografías dedicadas a él como un hombre atractivo, elegante, seductor y dotado de una brillante capacidad oratoria que hizo que se  granjeara una gran popularidad en Loudun, especialmente entre las feligresas que se disputaban sus atenciones. Grandier no despreció el éxito que tenía entre las mujeres y tendrá diferentes relaciones amorosas, con episodios que le complicarán la vida y le ganarán enemigos como el embarazo de su joven alumna de latín de quince años de edad , Philippa Trincant, que le sirvió para granjearse la enemistad del padre de la joven, Louis Trincant , que desempeñaba el influyente cargo de fiscal del rey en Loudun.  El posterior matrimonio de Grandier con su amante Madelain de Brou ,en el que él mismo ofició como sacerdote, esposo y testigo, junto con la publicación de un "Tratado contra el celibato de los sacerdotes"   fue el detonante de una acusación de inmoralidad,  de su arresto en junio de 1630  y de la suspensión "a divinis" que le impedía ejercer como sacerdote gracias también a la intervención del obispo de Poitiers ,  Louis Chasteigner  de La Roche-Posay (1577-1651), que parece que no sentía simpatía alguna por Grandier y lo quería alejar de Loudun. Sólo sus influencias y el apoyo del arzobispo de Burdeos,  Henri d´Escoubleau de Sourdis (1593-1645) , consiguen que la sentencia sea revocada y quede exonerado, Pero  Grandier se negó a escuchar los consejos del arzobispo que le habría sugerido que sería mejor que se alejara de Loudun donde sus enemigos seguían acechando la oportunidad de causar su perdición .





Grabado de Urbain Grandier  realizado en 1627 , cinco años antes del inicio de los acontecimientos que acabarían con su vida.  El antropólogo  e historiador español Julio Caro Baroja (1914-1995), autor de una obra de referencia sobre las brujas titulado "Las brujas y su mundo"  , escribe en dicha obra ésta síntesis del caso de Grandier y las poseídas de Loudun:
"En Francia un clérigo joven aún, guapo, un poco libertino , de palabra fácil, gran ascendiente  sobre sus feligresas y  vanidad regular,  fue acusado por una monja  (quien sabe por qué extraños  y contradictorios sentimientos hacia él) , por unas familias que se consideraban ofendidas  también por Grandier  y por los agentes oficiosos  de una autoridad terrible  como la del cardenal Richelieu, convirtiéndolo ante la posteridad  en un brujo de extraordinario relieve  que murió en la hoguera , acusado de haber hecho un pacto con Satán  y haber endemoniado  a todo un convento.  Fue objeto de una gran cantidad de estudios contradictorios. En los más antiguos   se proclama su culpa. Los protestantes fueron quienes presentaron  su caso por por primera vez de otra forma.  Hoy parecer cierto  que aquel desgraciado  sacerdote no tenía la personalidad terrible que  que se le adjudicó . Era un hombre lleno de flaquezas carnales y su arrogancia  moral y física fue la que lo perdió "
Eso y la gran cantidad de enemigos que se había granjeado hasta entonces en Loudun y, por supuesto, la enemistad del todopoderoso cardenal  Richelieu
(Imagen procedente de https://en.wikipedia.org)



Sería después de todo esto cuando en 1632 , sin conocerlo personalmente, Jeanne le habría solicitado, en su condición de priora del convento de las ursulinas  de Loudun ,que aceptara ser el director espiritual del convento en sustitución del anterior, el padre  pero Grandier declinó la oferta . A continuación Jeanne hará el mismo requerimiento a otro sacerdote, al padre capuchino  Jean Mignon que, curiosamente, era otro enemigo , de los muchos que tenía en Loudun, de Grandier y, al parecer, también hombre de confianza del cardenal Richelieu.  Y es ahora cuando comenzarán los fenómenos extraños que iban a ser los desencadenantes de la tragedia que se cernía sobre Urbain Grandier. Pero de nuevo tenemos que regresar al terreno de la política, porque  Grandier iba a ganarse la enemistad de un personaje mucho más poderoso que aquellos que ya sentían una profunda animadversión por él en Loudun.  Una de las garantías que el Edicto de Nantes establecía para los protestantes era la conservación de  más de medio centenar de plazas fuertes, a las que se daba el nombre de plazas de seguridad,  que estarían protegidas por regimientos protestantes.  Esta concesión, que en principio fue sólo por ocho años, iría renovándose hasta que después del asedio de La Rochelle  y de otras plazas de seguridad protestantes, el 28 de junio de 1629 el rey Luis XIII, en presencia del cardenal Richelieu, firmaba la Paz de Alais , también conocido como el  Edicto de Gracia ,en la ciudad de Ales que presta su nombre al tratado y que había sido tomada por las tropas del rey francés el  17 de junio de ese año derrotando a sus defensores hugonotes. Este Edicto de Gracia confirma la libertad de culto de los protestantes pero al mismo tiempo deroga la existencia de las Plazas de Seguridad y se ordena la demolición y desmantelamiento de las fortificaciones y murallas  de las ciudades de mayoría hugonota.  Una de las ciudades afectadas por el Edicto de Gracia de 1629 era Loudun. A finales de 1631  el rey enviaba a Loudun al magistrado Jean Martin , barón de Laubardemont ( 1590-1653) para que supervise el desmantelamiento de sus fortificaciones, algo con lo que Urbain Grandier se muestra particularmente crítico. Sus palabras favorables a los protestantes y sus críticas a Richelieu  , posteriormente se le acusaría falsamente de ser el autor de un libelo firmado bajo el seudónimo  de Catherine d´Amour,  titulado  "Carta de la zapatera de la Reina Madre al señor de Barradas"  en el que habría vertido injurias contra el cardenal, le convertirían en una figura incómoda a la que convendría  silenciar.







Resultado de imagen de rituale romanum 1614
Ejemplas del "Rituale Romanum"  que vio la luz en 1614 y que contenía el ritual a seguir en los exorcismos, término que procede del griego  Exorkismos y que puede traducirse como "conjurar" u "obligar por juramento"  Este libro contenía rituales  que no se encuentran en el misal  y cuyo texto era el único empleado por los sacerdotes encargados de realizar exorcismos ya en época de las poseídas de Loudun, cuando llevaba en vigor menos de veinte años.  Basándose en este "Rituale Romanum"  en 1999 se actualizó  bajo el papado de Juan Pablo II (1920-2005), cuyo capítulo dedicado a los exorcismos se titula "De  exorcismis  et supllicationibus quibusdam".  En este nuevo ritual  se establece que para que sea necesario realizar un exorcismo tienen que darse una serie de signos:
"Habiendo sido descartada una anomalía psíquica, ya sea patológica o paranormal, suelen considerarse signos de posesión diabólica la aversión vehemente hacia Dios, la Virgen, los santos, la cruz y las imágenes sagradas"
En el nuevo Catecismo de la Iglesia Católica, en su artículo 1673,  se recoge cuando la Iglesia considera que debe realizarse un exorcismo
"Cuando la Iglesia pide públicamente y con autoridad, en nombre de  Jesucristo, que una persona o un objeto sea protegido contra la asechanza del Maligno y sustraída a su dominio, se habla de exorcismo. Jesús lo practicó , de Él tiene la Iglesia el poder y el oficio de exorcizar. En forma simple, practicado por un sacerdote y con el permiso del obispo. En estos casos es preciso proceder  con prudencia , observando estrictamente las reglas establecidas por la Iglesia. El exorcismo intenta  expulsar a los demonios o liberar del dominio demoníaco  gracias a la autoridad espiritual  que Jesús ha confiado a su Iglesia. Muy distinto es el caso de las enfermedades , sobre todo psíquicas, cuyo cuidado pertenece a la ciencia médica. Por tanto, es importante  asegurarse , antes de celebrar el exorcismo, de que se trata de una presencia del Maligno y no de una enfermedad"   Aunque en los siglos XVI y XVII muchos autores no daban crédito a los casos de posesión diabólica y de brujería y los consideraban  nacidos de la imaginación de las supuestas víctimas y del uso de sustancias alucinógenas  en los juicios  de los siglos XVI  y XVII  los procesos de brujería y posesión solían acabar con el acusado en la hoguera
(Imagen procedente de http://www.newliturgicalmovement.org/)


Parece que el barón de Laubardemont, que tendría enfrentamientos con Grandier por los obstáculos que éste  ponía para evitar que fueran desmanteladas las fortificaciones de Loudun , era pariente de la familia de Jeanne de Belcier, por lo que tal vez también pudiera tener influencia en los acontecimientos que tendrían lugar en el convento de Loudun.. Para completar el ambiente enrarecido que se respiraba en Loudun  a comienzos de 1632 se extiende un brote epidémico  en la localidad que acaba con la vida de alrededor de tres mil setecientas personas, lo que suponía una cuarta parte de su población, alimentando el miedo entre los supervivientes  que , como era habitual en la época,  buscan respuestas sobrenaturales a sus desgracias.  Una vez que hemos conocido todos estos factores debemos trasladarnos al  21 de septiembre de 1632  porque ese día la priora Jeanne des Anges, la subpriora , cargo ocupado por la hermana Colombiers, y la hermana Marta de Sainte Monique  , declaran que  están teniendo visiones de su anterior director espiritual,  ya fallecido, y que además pueden escuchar su voz . Dos días mas tarde comenzarán a sufrir convulsiones,  a gritar todo tipo de obscenidades  e insultos contra Dios  y a escupir a la hostia consagrada al tiempo que realizan todo tipo de movimientos lascivos. En los días siguientes,  como si se hubieran contagiado de sus tres hermanas, el resto de las monjas del convento  comienzan a sufrir los mismos síntomas , también dicen ver  un espectro al que no pueden identificar   y tienen comportamientos completamente excéntricos , corriendo desnudas por los tejados del convento o trepando a los árboles . Estos comportamientos continúan durante las siguientes semanas y Mignon junto a su ayudante, Pierre Barré, párroco de la iglesia de Saint Jacques de Chinon,  comienzan a practicar exorcismos  en privado en los que se suceden  las blasfemias, convulsiones, gritos, ladridos y  movimientos lascivos  mientras los dos religiosos tratan de expulsar a los demonios que  las atormentan utilizando métodos que hoy nos pueden parecer tan singulares como introducir sus manos en las bocas de las monjas para provocar el vómito de los demonios . 









Esta obra anónima  realizada en algún momento entre el siglo XV y el siglo XVI y que se conserva en el Universal Museum Joanneum de la ciudad austriaca de Graz , recrea la práctica de un exorcismo a una mujer  mientras el diablo sale por su boca.Las mujeres fueron las principales víctimas  en los casos de brujería y supuestas posesiones demoníacas . En la bula "Summis desiderantis afectibus " promulgada  por el papa Inocencio VIII (1434-1492)  el 9 de diciembre de 1484  y recogida por Julio Caro Baroja en su obra "Las brujas y su mundo", recoge una detallada descripción de los crímenes que se atribuían a brujos y brujas que asolaban Alemania en las últimas décadas del siglo XVi, donde jugaba un papel destacado el componente sexual :
"Cierto número de personas del uno y otro sexo , olvidando su propia salud y apartándose de la Fe católica, se dan a los demonios    incubos y súcubos , y por sus encantos, hechizos, conjuros, sortilegios, crímenes y actos infames ,destruyen y matan el fruto en el viente de las mujeres, ganados y otros animales de especies diferentes"
Esta bula sería el punto de partida de la caza de brujas que alcanzará su tiempo de máximo esplendor en los siglos XVI y XVII   donde magistrados como el francés Nicolás Remy (hacia 1530-1616) , autor de uno de los libros más importantes sobre demonología y brujería del siglo XIV titulado  "Daemonolatreiae libri tres" , fue el responsable  de la muerte de unas novecientas personas entre  1576 y 1591
(Imagen procedente de https://fr.wikipedia.org)





En un artículo de la revista National Geographic dedicado  a este episodio se recoge un testimonio de uno de los presentes en aquellos exorcismo  donde describía  durante el mismo el padre Mignon se dirigió hacia la priora y ésta  "Comenzó a hacer violentos movimientos y a lanzar unos gritos como los de un cochinillo. Rechinaron sus dientes y el canónigo Mignon  metió el índice  y el pulgar en la boca y realizó los exorcismos y conjuros en presencia nuestra"  Y así llegó el 11 de octubre, aunque he encontrado diferencias en las cronologías según la fuente que se consulte, cuando una de las hermanas identifica a Urbain Grandier como una de las presencias que la atormenta. La propia priora, Jeanne des Anges ,  también señalará a Grandier como  el responsable de introducir el demonio en el convento utilizando la magia negra y  para ello se habría valido de un ramo de flores. Según su relato, Grandier  dejó un ramo de rosas  en la entrada de uno de los dormitorios del convento, la superiora lo recogió  y lo olió  y también otras dos religiosas, las hermanas Colombiers y Marta de Sainte Monique, precisamente las tres religiosas que habían comenzado a experimentar los síntomas de posesión en septiembre. y que además ahora reconocían también que desde ese momento comenzaron a sentir deseos sexuales  por el padre Grandier.   Al conocer este hecho Urbain Grandier es consciente del peligro que corre y trata de detener la práctica de exorcismos y que se aisle a las monjas pero sin éxito. Como medida desesperada recurre una vez más al arzobispo de Burdeos,  Henri d´Escoubleau de Sourdis, que ya vimos como ordenó que Grandier fuera exonerado de las acusaciones acusaciones por inmoralidad .  Una vez más el arzobispo escuchará a Grandier y envía a su médico personal para que examine a las monjas. Éste concluirá que no había señales  que permitieran afirmar que allí se estuviera produciendo una autentica posesión demoníaca.  El arzobispo de Burdeos procedió a ordenar la inmediata suspensión de los exorcismos en marzo de 1633 y las monjas fueron confinadas en sus propias celdas. 






Grabado de Henri d´Escoubleau de Sourdis , clérigo que había combatido en 1628 en el asedio de La Rochelle junto al cardenal Richelieu y que en 1629 se convirtió en arzobispo de Burdeos. Tenía una buena relación con Urbain Grandier, al que ya ayudó  después de que el obispo de Poitiers  le condenara por inmoralidad . De nuevo  Grandier acudiría a él para que interviniera  en Loudun.  Henri trato de calmar los ánimos, encargó una investigación sobre las monjas a su médico personal , y cuando éste determinó que no había ningún signo que hiciera pensar que allí había un caso de posesión , el arzobispo de Burdeos quiso cerrar el caso prohibiendo la práctica de más exorcismos . Pero por encima del arzobispo se encontraba la autoridad del cardenal Richelieu que ordenaría reabrir el caso . En aquel mismo momento el destino de Grandier ya estaba sellado, pues no se trataba de un juicio sobre posesiones demoníacas sino una cuestión de intereses políticos
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )









En este punto podemos preguntarnos cuál había sido el origen de  esta situación. ¿Estaba Jeanne enamorada o sentía una atracción sexual por  Grandier  , aunque no lo conocía en persona, que la hizo vengarse de ésta forma cuando Grandier rehusó ser el director espiritual de las ursulinas?¿convenció Jeanne a  sus hermanas Colombiers y Marta Sainte Monique para que respaldaran sus actos y acusaciones? ¿ o fue un caso de histeria colectiva que terminó extendiéndose al resto de las monjas del convento de Loudun? Recordemos que el nuevo director espiritual era Mignon , enemigo personal de  Grandier y agente de Richelieu ¿no había sido Mignon el que convenció a Jeanne des Anges para que influyera sobre el resto de sus hermanas y actuaran así para buscar la ruina de Grandier y deshacerse de él? Y una tercera posibilidad sería una mezcla de las dos que acabamos de ver. Jeanne se sentía despechada por el rechazo de Grandier a ser su director espiritual ,y bien conscientemente o bien impulsada por un delirio comenzó a mostrar signos de posesión que se contagiaron al resto de monjas y Mignon, viendo  una oportunidad para buscar la perdición de Grandier ,sencillamente las alentó y trató de sacar provecho de la situación.El lector es probable que se pregunte ¿cómo pudieron aquellas monjas sentirse de verdad poseídas por el demonio y acusar a Grandier de estar detrás de esa posesión?¿y cómo pudieron tomarse en cuenta los testimonios de unas mujeres que supuestamente estaban poseídas por el demonio?  Hay muchos elementos que recuerdan a otros casos  con elementos sobrenaturales en juego como los célebres juicios de brujería de Salem en 1692 y también otros casos que precedieron al de Loudun en la propia Francia,  en particular  el caso de las posesiones demoníacas , también de monjas ursulinas, en la localidad francesa de Aix-en-Provence en 1611 . Este caso sentó un precedente jurídico, que luego se aplicará en Loudun,  al aceptarse el testimonio de una mujer poseída como prueba de acusación válida pues hasta entonces las palabras de alguien poseído por el demonio no se tenían en cuenta ya que se estimaban inspirados por el diablo  y del diablo sólo podían surgir mentiras, tal y como se recogía en estas palabras del Evangelio de San Juan "Vosotros procedéis del diablo, que es vuestro padre, y son los deseos de vuestro padre los que queréis poner en práctica. Él fue homicida  desde el principio; y no se mantuvo  en la verdad, porque no hay verdad en él.Cuando profiere  la mentira, habla de lo suyo propio , porque es mentiroso  y padre de la mentira" (Juan 8, 44-45)






"Monjas pactando con unos diablos" ,  grabado del artista alemán del Renacimiento Hans Weidtiz el Joven (hacia 1495- hacia 1537). Las posesiones de Loudun no fueron un caso aislado . Entre 1610 y 1611 tuvo lugar el caso de las posesiones de Aix-en Provence cuyo protagonista fue el sacerdote Louis Jean Baptiste Gaufridi(1572-1611) que fue director espiritual del convento de ursulinas de Aix-en Provence, de la misma manera que años después Jeanne des Anges se lo propondría a Grandier. Aunque el caso de Gaufridi merece por sí solo un artículo , había sospechas de que el sacerdote mantenía relaciones con una de las jóvenes monjas, Madeleine de Demandoix, de la que ya había sido director espiritual antes de que ingresara en el convento. Más tarde fue la propia Madeleine junto a otra joven monja , Louise Capeua, quienes acusaron a  Gaufridi de haberlas embrujado . A pesar de que Gaufridi tuvo el apoyo de los obispos de Aviñón y Aix-en-Provence, no fue suficiente para evitar que fuera encontrado culpable de practicar la brujería y quemado vivo  el 30 de abril de 1611, sentando un precedente, la aceptación de los testimonios de  una poseída,  que sería aplicado de nuevo  durante el juicio contra Grandier
 (Imagen procedente de https://fr.wikipedia.org )




Antes del caso de las posesiones de Aix-en Provence de 1611  acusaciones como las proferidas por  Jeanne des Anges y del resto de sus compañeras no se habrían tenido en consideración. En lo que se refiere a la creencia en las posesiones me gustaría citar al psicólogo estadounidense William James (1842-1910), hermano del escritor Heny James (1843-1916), considerado uno de los padres de la llamada  psicología de la religión  interesada en el estudio  de la relación entre la personalidad del individuo y el origen y  desarrollo de su sentimiento religioso , escribía , sin referirse a las posesiones diabólicas, que  "Hay cosas en las que un hecho no puede darse en absoluto a no ser que exista una fe previa en que tal hecho se produzca  . La fe en un hecho puede ayudar a crear el hecho"  Y sin duda las primeras décadas del siglo XVII eran un terreno abonado para estas creencias en las posesiones sobrenaturales al igual que en la brujería . El punto de partida de la fiebre de la caza de brujas que tendría su momento de máximo esplendor entre los siglos XVI y XVII,  podríamos encontrarlo  en una fecha concreta, el 5 de diciembre de 1484 cuando el papa Inocencio VIII(1434-1492) promulga una bula titulada "Summis desiderantis afectibus" en la que reconoce oficialmente la existencia de la brujería . Aunque os pueda sorprender, hasta entonces la Iglesia consideraba la creencia en la brujería como una herejía y así lo recogía un documento medieval compuesto hacia el año 906 y llamado Canon Episcopi destinado a su uso por los obispos. En él se hace referencia a otro canon atribuido al Concilio de Ancyra, nombre de la actual capital turca de Ankara,  que se celebró en el año 314 y  que según recojo de la obra "Las brujas y su mundo" del  escritor y antropólogo español Julio Caro Baroja(1914-1995)  decía así "Hay que añadir, además , que ciertas mujeres criminales , convertidas a Satán,  seducidas por las ilusiones  y fantasmas del demonio , creen  y profesan que durante las noches, con Diana, diosa de los paganos e innumerable multitud de mujeres , cabalgan  sobre ciertas bestias y atraviesan los espacios  en la calma nocturna, obedeciendo a sus órdenes como a las de una dueña absoluta" 







Portada de una edición tardía del "Malleus Malleficarum" del año 1669, casi doscientos años después de su primera edición del año 1487, el más célebre de los libros sobre las brujas. Fue presentada en la facultad de Teología de la Universidad de Colonia y entre 1487 y 1520  conocería nada menos que trece ediciones , llegando a ser tan popular que fue la obra con más copias vendidas hasta el año 1678, excluyendo la Biblia  . Dividido en tres partes , en la primera de ellas sus autores, Heinrich Kramer y Jakob Sprenger,  tratan de probar la existencia de la brujería y de como el demonio  es ayudado por brujas  y hechiceros para extender el mal y subrayan como la naturaleza débil de la mujer y su intelecto, que ellos definen  como inferior al del hombre, las hacen más propensas a sus posesión por Satán.  En su segunda parte  describen los hechizos de las brujas y como se establecen los pactos con el diablo, todo ello obtenido de las declaraciones de estas pobres mujeres sometidas a terribles torturas en las mazmorras inquisitoriales, donde para evitar el sufrimiento insoportable declaraban lo que los inquisidores deseaban oír, y también explican como combatirlas. En la última parte Sprenger y Kramer pasaban a describir los métodos para detectar, torturar y enjuiciar a los hechiceros , apoyándose siempre en palabras de la Biblia o en las de autores como Aristóteles (384-322 a.C) o santo Tomás de Aquino (hacia 1224-1275)  
(Imagen procedente de https://fr.wikipedia.org )




La brujería era considerada sólo un engaño inducido por el demonio que poseía a algunas mujeres a las que seducía haciéndolas tener visiones extraordinarias. En base a esto los testimonios de Jeanne des Anges y las demás monjas de Loudun no habrían tenido valor alguno. Pero la bula de Inocencio VIII y posteriormente la publicación en 1487 del "Malleus Maleficarum" o "El martillo de las brujas" de los dominicos alemanes  Heinrich Kramer (1430-1505) y Jakob Sprenger(1435-1495), un libro  que se convirtió en lo que hoy llamaríamos un "best seller"  y que hasta el año 1678 sería la obra más vendida superada tan solo por la Biblia, dio credibilidad a la brujería , a las posesiones demoníacas y a otros hechos relacionados con la magia negra y la demonología sentando las bases para la caza de brujas de los dos siglos siguientes. Recordaré a modo de ejemplo unas cifras que ya incluí en el artículo dedicado al caso de los juicios de Salem. Entre los siglos XVI y XVII  las cifras de la persecución de brujas y de acusados de hacer pactos con el diablo ascenderían a más  25.000 ejecuciones en Alemania, 10.000 entre Polonia y Lituania , y Suiza 4000 al igual que en Francia, mientras que en España esta cifra no superó las 300 y en Portugal apenas se produjeron siete ejecuciones. En total se estima, aunque dar una cifra concreta es tarea casi imposible, que durante los dos siglos que duró la caza de brujas pudieron morir alrededor de 110.000 personas, y de este número alrededor de un 75% fueron mujeres. Al margen de la mayor o menor precisión de estas cifras, lo cierto es que en 1632 un caso de posesión diabólica no era algo extraño , la presencia del diablo estaba plenamente aceptada  y por ello se daban las condiciones para que se produjeran sucesos como los de Loudun   cumpliendo con las palabras de William James que veíamos un poco más arriba "Hay cosas en las que un hecho no puede darse en absoluto a no ser que exista una fe previa en que tal hecho se produzca . La fe en un hecho puede ayudar a crear el hecho"  La fe en las posesiones diabólicas ayudan a crear el clima adecuado para que tuvieran lugar sucesos como los de Aix-en--Provence o Loudun.









Uno de los libros más importantes del siglo XVI en lo que se refiere a la brujería , escrito por el intelectual francés Jean Bodin (hacia 1529-1596), titulado "De la Denomanie des Sorciers"  que vio la luz en 1580. Fue uno de los intelectuales franceses más destacados de la segunda mitad del siglo XVI,  interesado en filosofía, derecho, economía y política  por lo que nos puede sorprender que se preocupara por estos temas , pero como nos dice Julio Caro Baroja en su libro "Las brujas y su mundo"
Esto demuestra como los hombres con cabeza política no son capaces de superar el estado mental  de la población en general en cosas  fundamentales"
En una sociedad   ominada por la superstición y la creencia en fenómenos sobrenaturales incluso hombres de una solida formación cultural como Bodin daban crédito a estos fenómenos y los consideraban elementos sobre los que había que establecer una legislación
(Imagen procedente de  http://www.herenciacristiana.com)





Pero regresemos con nuestros protagonistas ¿Ya había pasado el peligro para Grandier? En marzo de 1633 aparentemente si, los exorcismos se habían detenido, las monjas estaban recluidas en sus celdas y no se abriría un proceso contra Grandier, Pero por desgracia para Urbain, sus enemigos no iban a resignarse a dejar pasar la oportunidad de causar su desgracia.  Hay diferentes versiones de lo que sucedió a continuación. En una de ellas sería  el barón de Laubardemont, pariente de Jeanne des Anges y enfrentado con Grandier por los obstáculos que éste último había puesto al derribo de las fortificaciones de Loudun , quién acudiría ante el cardenal Richelieu para informarle de como se habían desarrollado los hechos de Loudun  al tiempo que le presentó una copia de aquel libelo atribuido falsamente a Grandier y dirigido contra Richelieu. Fuera así o no, al cardenal Richelieu y a los muchos enemigos que Grandier tenían en Loudun por otros motivos , les interesaba desembarazarse de la presencia incómoda de Grandier  que podía llegar a alentar con sus palabras una rebelión de los hugonotes. Así que ordenó que se reabriera el caso de las poseídas de Loudun y enconmienda a Laubardemont dirigir las investigaciones y autoriza que vuelvan a celebrarse los exorcismos, pero en esta ocasión en público. Un monje capuchino, el hermano Tranquille, otro franciscano, el padre Lactancio, de los que no he podido encontrar más datos, y el jesuita Jean Joseph Surin (1600-1665), un hombre de personalidad controvertida que en 1645 trataría de suicidarse y parece que rozó en ocasiones la demencia, se encargaron de practicar los exorcismos que ahora se habían convertido en un espectáculo público que llegaría a reunir a miles de personas atraídas por el morbo y la curiosidad de ver a las monjas repetir todas aquellas muestras de posesión que ya conocemos: gritos, convulsiones, blasfemias, movimientos lascivos y, por supuesto, las repetidas afirmaciones de estar poseídas por toda una legión de demonios , una lista en la que cada vez figuraban más nombres, desde Asmodeo y Leviatán a Isacaron y Béhemot . Urbain Grandier, en un intento de desenmascarar la farsa, ofició él mismo  un exorcismo, en el que habló a las monjas en griego, lengua que ellas ignoraban. Era considerado un síntoma de posesión diabólica el entender de repente una lengua que antes se ignoraba pero si ellas no entendían griego quedarían desenmascaradas. Sin embargo, debían estar bien aleccionadas porque replicaron que en el pacto de posesión demoníaca se había establecido la prohibición de hablar en griego. Una prohibición muy oportuna. 








Este documento  es la segunda página del supuesto pacto  que habría  firmado Urbain Grandier con el diablo  y que aparecía en el "Diccionario Infernal"  del escritor, ocultista y demonólogo francés  Jacques Collin de Plancy (1793-1887)  que vio la luz en 1818.
El pacto , escrito con sangre, habría sido robado por uno de los demonios, Asmodeo, del gabinete de Lucifer  y  entregado a los que practicaban los exorcismos. Aunque hoy nos pueda parecer increíble, no solo  fue admitido como prueba en el juicio contra Grandier sino que que fue  fundamental para justificar la condena del sacerdote, En él aparecen las supuestas firmas  de los diablos que colaboraban con Grandier y poseían a las monjas, entre ellos Asmodeo, Zabulón, Isaacaron  Astharot  . Tenía incluso la fecha de la firma, el 19 de mayo de 1629.
(Imagen procedente de https://en.wikipedia.org/ )




Los exorcismos prosiguen con reiteradas acusaciones de las supuestas poseídas contra Grandier y para completar estas acusaciones aparece  que un documento que sería nada menos que el pacto con el diablo firmado por Grandier con Asmodeo junto a otros demonios.  Aquello fue suficiente para que se ordena el arresto y encarcelamiento de  Urbain Grandier , lo que se llevó a efecto el 7 de diciembre de 1633 siendo trasladado a la fortaleza de Angers.  Fue sometido a un examen corporal para buscar las denominadas Marcas del Diablo , también llamadas Marca de las Brujas, que según la creencia extendida en aquel tiempo era una marca que el Diablo dejaba en el cuerpo de aquel que había establecido un pacto con él a modo de sello que ratificaba  dicho acuerdo , con la particularidad de que esa zona del cuerpo quedaba completamente insensibles al dolor.  Según el artículo de National Geographic dedicado a éste caso Jeanne habría dicho a los exorcistas que Grandier tenía cinco de estas marcas, distribuidas en las nalgas, la espalda y los testículos. Sobre lo que sucedió allí hay un libro escrito por un hugonote llamado Nicholas Aubin titulado "Historia de los diablos de Loudun"  que vio la luz casi cincuenta años después de que se produjeran los hechos que narra. La distancia que lo separa  de los acontecimientos  unido al hecho de que su autor sea hugonote, hace que posiblemente Aubin estuviera  interesado en criticar a la Iglesia Católica y su forma de actuar, pero  no es motivo suficiente para que despreciemos por completo su testimonio . Escribe  Aubin que "mandaron traer al cirujano Mannouri, uno de los enemigos personales de Grandier, y el más despiadado de todos ellos. Cuando entró en la cámara,  desnudaron por completo a Grandier, le taparon los ojos, le afeitaron todo el cuerpo y Mannouri comenzó a buscar en él (a buscar las Marcas del Diablo, las partes insensibles de su cuerpo)  Cuando estuvo convencido de que partes del cuerpo habían sido marcadas por el diablo y eran insensibles, procedió a utilizar el extremo de una sonda que era redonda presionando sobre esas partes insensibles . Él paciente (Grandier) no gritó ya que no sentía dolor. Pero cuando el bárbaro cirujano quiso mostrarles que  en las otras partes de su cuerpo si tenía sensibilidad , utilizó el otro extremo de la sonda, que era muy puntiaguda, y la clavó hasta el hueso . La multitud que estaba en el exterior escuchó quejas tan amargas y gritos  tan penetrantes que quedaban conmovidos"






Resultado de imagen de loudun possessions
Portada de una edición de  "La historia de los diablos de Loudun" de Nicholas Aubin  que ofrecía una visión diferente del caso, desde el punto de vista de un hugonote. Grandier fue sometido a una prueba practicada habitualmente con las brujas, la denomina Prueba de la Aguja. Esta  se basaba en la idea de que en los pactos con el diablo  éste dejaba una marca en el cuerpo de la persona que había pactado con él, que podía tener la forma de un lunar, una verruga  o cualquier otra marca de la piel a las que daban el nombre de Marcas del Diablo o Marcas de las Brujas. Estas tenían la particularidad de que eran insensibles al dolor,  por lo que para demostrar que correspondían a una de estas marcas se procedía a pincharlas con una aguja    y si  el acusado no manifestaba  ningún signo de dolor se consideraba probado que había sellado un pacto con el demonio. Por supuesto, había trampa en la prueba y estas agujas solían tener dos extremos y uno de ellos no pinchaba por lo que al aplicarlo sobre la supuesta Marca no causaba dolor alguno , que es lo que habría sucedido en el caso de Grandier . Para demostrar que el resto del cuerpo si seguía siendo sensible al dolor se procedía a pincharles de nuevo  pero ahora por el lado puntiagudo causando dolores atroces
(Imagen procedente de www.faculty.umb.edu)




Varias monjas se retractaron después de sus acusaciones contra Grandier, incluida al parecer la propia Jeanne des Anges, y digo al parecer porque al no tener acceso a su autobiografía  las versiones sobre este hecho son divergentes. En todo caso, el destino de Grandier estaba sellado desde mucho antes de todo aquello, desde aquella reunión entre  el cardenal Richelieu y el barón Laubardemont  . Todas las retractaciones fueron rechazadas alegando que eran estrategias del demonio para lograr la liberación del sacerdote y a los que insistían se les habría convencido de diferentes formas para que no siguieran adelante con sus protestas. Se le negó la posibilidad de un juicio civil, que le habría permitido apelar al Parlamento de París  y todo fue dirigido por la comisión dirigida por Laubardemont. De esta forma la suerte estaba echada para Grandier y sólo quedaba esperar la sentencia , y ésta fue dictada el 18 de agosto de 1634 y cuyo contenido era el siguiente "Hemos encontrado y encontramos al dicho Urbain Grandier debidamene juzgado y condenado por el crimen de magia, maleficios y  causar la  posesión demoníaca de  varias monjas ursulinas  de esta ciudad de Loudun,  así como de otras mujeres seglares , junto con otros cargos y crímenes resultantes de ello.  Para la expiación de los cuales hemos condenado y condenamos al dicho Grandier a retractarse , con la cabeza descubierta , una cuerda alrededor del cuello , sosteniendo en sus manos un cirio ardiendo del peso de dos libras, frente a la puerta principal de la iglesia de Saint Pierre du Marché , y antes de eso ala de Sainte Ursula de esta ciudad. Arrodillado , pedirá perdón a Dios, al Rey ya la ley. Hecho esto será conducido a la plaza pública de Saint Croix , sujeto a una estaca que se erigirá en aquel lugar para este propósito y allí será quemado vivo , y sus cenizas esparcidas al viento . Hemos ordenado y ordenamos que todos y cada uno de los artículos de su propiedad sean adquiridos y confiscado por el rey ; se tomará la suma de quinientas libras  para  comprar una placa de bronce  en la cual se grabará el resumen de éste juicio, para ser colocado en un lugar prominente de la iglesia de las Ursulinas , para que permanezca allí por toda la eternidad . Y antes  de proceder a la ejecución de la presente sentencia, ordenamos al dicho Grandier  a que se someta a los primeros y últimos grados de tortura, en relación con sus cómplices



Resultado de imagen de condamnation et mort de urbain grandier
Grabado que recrea la muerte  en la hoguera de Urbain Grandier el 18 de agosto de 1634. . Aunque le ofrecieron la posibilidad de retractarse y reconocer su culpa, con lo que no salvaría la vida pero si le ahorcarían antes de quemarlo,  Grandier rechazó esa posibilidad y no  reconoció culpa alguna. Hay varias obras que recogen la historia de Urbain Grandier y las poseídas de Loudun, entre ellas el ensayo del escritor Aldous Huxley (1894-1963) titulada "Los demonios de Loudun" en la que se basa la película de 1971  del director Ken Russell (1927-2011) titulado "The Devils" donde el papel de Jeanne des Anges es interpretado por Vanessa Redgrave (1937) y Urbain Grandier es encarnado por Oliver Reed (1938-1999)Os dejo el enlace para ver el trailer (en inglés) de esta película con algunas de las escenas que hemos ido conociendo a lo largo de esta historia
https://www.youtube.com/watch?v=tPConeKY3WA
(Imagen procedente de www.pogues.com)

   

Es decir, aún sabiendo que ya estaba condenado a morir en la hoguera, tuvo que sufrir nuevas torturas para tratar de extraerle los nombres de supuestos cómplices. Le habrían prometido que antes de quemarlo, si se retractaba y reconocía su culpa, le ahorcarían  como una muestra de misericordia, pero Grandier se negó en todo momento a reconocer culpabilidad alguna. De esta forma, el mismo día en que se dicto su sentencia se procedió a cumplirla y después de haber realizado todo lo que establecía la sentencia  Urbain Grandier moriría quemado vivo en la hoguera aquel 18 de agosto de 1634 . Sin embargo, su muerte no supuso el final de los extraños fenómenos del convento de las ursulinas y Jeanne siguió manifestando síntomas de posesión durante cuatro años más  , años en los que tuvo como director espiritual al jesuita   Jean Joseph Surin, uno de los exorcistas de Loudun que, según escribiría años después en una carta a un amigo, "Durante mi ministerio , el diablo pasó del cuerpo de la persona poseída (Jeannes des Antes)  y entró en el mío"  Parece que a partir de entonces  Surin se hundió en una profunda depresión e incluso trató de suicidarse en 1645 lo que habría sido provocado por el diablo que había pasado del cuerpo de la priora al suyo. En todo caso, las posesiones de Jeanne terminarían por completo en 1638 después de que realizara una peregrinación  a la localidad de Annecy. Visito aquel mismo año al cardenal Richelieu y fue recibida por el rey Luis XIII y su esposa , la reina Ana de Austria (1601-1666), y a partir de entonces el convento tuvo la protección de los monarcas. Poco  después  Jeannes des Anges  comenzaría a mostrar estigmas que mantuvo hasta el año 1661, cuando sufrió una hemiplejia que dejó paralizada la mitad de su cuerpo , muriendo cuatro años más tarde, el 29 de enero de 1665.  En lo que se refiere a los hugonotes, el trabajo de Richelieu dirigido a acabar con la presencia de los hugonotes en Francia  concluiría cuatro décadas después de su muerte cuando el rey Luis XIV (1638-1715) promulgaba  el Edicto de Fontainebleau en 1685 en virtud del cual quedaba revocado el Edicto de Nantes y el protestantismo era  prohibido en toda Francia , obligando a muchos hugonotes a abandonar Francia rumbo al exilio. . Para entonces pocos se acordaban de Urbain Grandier, víctima de la superstición, el miedo, el rencor,  la ignorancia  y  los intereses políticos que dominaron Francia y Europa entre los siglos XVI y XVII. Y es que como escribía William Shakespeare (1564-1616) "El mal no necesita venir de criaturas fantásticas; con los  seres humanos es suficiente".


Enlace con la primera parte de Urbain Grandier y las poseídas de Loudun 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/11/urbain-grandier-y-las-poseidas-de.html


El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost


Famosos