jueves, 8 de septiembre de 2016

EL MENTIDERO CIERRA POR VACACIONES HASTA EL 1 DE OCTUBRE

"Ve a ver el mundo, afronta los peligros que vendrán, descubre lo que hay tras los muros, encuentra a otras personas y siente"  Esta frase es uno de los lemas de la célebre revista "Life" nacida en Nueva York un 4 de enero de 1883 y que yo conocí no directamente a través de uno de sus ejemplares sino de la película "La vida secreta de Walter Mitty" dirigida y protagonizada  en 2013 por  Ben Stiller (1965) y basada  en el relato del mismo título escrito en 1942 por el escritor y humorista  gráfico James Thurber (1894-1961). La frase resumía la peripecia vital de Walter Mitty , un técnico del departamento de revelado de la revista , con una vida estable y que podría calificarse con esa palabra de significado tan vago que es "normal". Nuestro Diccionario de la Lengua define en una de sus acepciones al término normal como aquello que "por su naturaleza, forma o magnitud , se ajusta a ciertas normas fijadas de antemano" Es una definición que se refiere a las cosas pero que de la misma forma podríamos aplicar a nuestras vidas. Lo normal es aquello que se ajusta a las normas, a lo establecido , a lo que demás esperan de ti. En un momento determinado Walter Mitty se tienen que enfrentar a unas circunstancias que alteran esa normalidad, ese ritmo monótono de su vida donde es difícil distinguir un día de otro porque ninguno de ellos deja una huella en la memoria. Su trabajo está en peligro y siente que  la mujer de la que está enamorado en secreto nunca se fijará en él porque no tiene nada que ofrecer, lo que tampoco es cierto, porque todos tenemos algo que ofrecer, a nosotros mismos. Pero Walter todavía no lo ve , no se ha descubierto a sí mismo, no se ha probado, no ha saltado los muros de la cotidianidad, no se ha atrevido a mirar más allá de su mundo de seguras rutinas donde apenas hay lugar para la sorpresa hasta que las circunstancias se confabulan para forzarlo a ver el mundo, afrontar los peligros , descubrir lo que hay más allá del muro, encontrar a otras personas y sentir. Cuando , como si de un Ulises se tratara, regrese a su Itaca personal después de su particular Odisea, habrá descubierto a un nuevo Walter Mitty.




Ulises u Odiseo en una de las escenas más célebres de la Odisea de Homero, atado al mástil de su nave para evitar ser arrastrado por los cantos de las sirenas que le llaman, retratado por el pintor francés Léon Belly (1827-1877).  El poeta griego nacido en Alejandría, Konstantinos Kavafis (1863-1933) se inspiraría en él para componer su hermoso poema  titulado "Itaca", el nombre la patria a la que el héroe de la Guerra de Troya no consigue llegar nunca por los caprichos de los dioses que siempre le empujan lejos de su hogar durante un periplo de diez años. Los versos de Kavafis son un himno del viajero, del hombre que no busca tanto el destino , aunque nunca debe olvidarse de él, como recorrer el camino que le llevará a descubrir no sólo otros lugres y otras personas , sino tal vez a sí mismo. De su bello poema extraigo estos versos que nos invitan a emprender el camino hacia nuestro destino, pero sin prisas por llegar para que nos de tiempo a descubrir lo que el camino nos ofrece
" Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo
lleno de aventuras, lleno de experiencias
Pide que el camino sea largo
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues - ¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes
Ten siempre a Itaca en tu mente
Llegar allí es tu destino
Mas no apresures nunca el viaje
Mejor que dure muchos años,
 y atracar , viejo ya, en la isla, ,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguardar a que Itaca te enriquezca" 

(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )


El poeta  inglés D. H. Lawrence (1885-1930) al escribir sobre los viajes lo hacía en éste sentido de salir de nosotros mismos, de abandonar eso que llamamos normalidad que puede convertirse en una especie de prisión inconsciente donde todo está controlado y reglamentado, para dejar que la vida nos lleve empujados por su corriente hacia lugares y personas desconocidos "Cuando salgamos del enfrascamiento de nuestro propio ego y cuando escapemos como ardillas de la jaula que es nuestra personalidad para volver nuevamente al bosque, temblaremos de frío y de miedo. Entonces nos pasarán cosas que harán que no sepamos quiénes somos . La vida, fresca y reveladora, se nos adentrará." Esa es , a menos así lo creo yo, la esencia del viaje,  abandonar lo que Lawrence denomina "el enfrascamiento de nuestro propio ego" ,salir por un tiempo de nosotros mismos, de eso que el filósofo español Julián María (1914-2005) llamaba nuestra "mismidad", nuestra identidad personal. No significa dejar de ser nosotros mismos, nadie puede dejar de ser su propio yo, pero sí  concentrar la atención más allá de las fronteras establecidas por nuestro cuerpo y la mente para dejarnos arrebatar por un entorno diferente, donde cada momento del día nos puede deparar una sorpresa, un nuevo encuentro, un paisaje diferente , una experiencia que dejará su huella y hará que ese día no pase a formar parte  de esa masa de días grises en la que somos incapaces de distinguir uno de otro. Es lo mismo que nos dice el escritor británico  Bill Bryson (1951) "La recompensa y el lujo más grande de viajar es , cada día, experimentar cosas como si fuera la primera vez, estar en una posición en la que casi nada nos es tan familiar como para darlo por sentado" Donde incluso algo tan sencillo como traspasar el umbral de la puerta y salir a la calle se convierte ya en una forma de aventura . Y ,como sucede con  todo lo desconocido,  produce en el viajero una mezcla de temor y excitación que le hace sentirse vivo. 




Caspar David Friedrich - Wanderer above the sea of fog.jpg
"Caminante sobre  un mar de nubes "  obra realizada en 1818 por el pintor alemán  Caspar  David Friedrich  (1774-1840) dentro del más puro estilo del Romanticismo, con un hombre solitario seducido ante la belleza abrumadora de la Naturaleza y que para mi también significa el símbolo del viajero que se aventura a descubrir nuevos lugares y a otras personas, para abandonar la limitad visión de mundo que tenemos cuando no salimos de nuestro hogar, de los lugares y personas que son conocidos, tanto que incluso a veces nos olvidamos de mirarlas por darlas por vistas. El viaje también es una oportunidad de contemplar a tu regreso las cosas y personas de tu vida cotidiana con una mirada diferente, un redescubrimiento de tu propio mundo que sólo consigues alejándote un tiempo de él. La poeta y cantante estadounidense Maya Angelou (1928-2014) escribía sobre lo que nos aportan los viajes para nuestro conocimiento del mundo
"Quizás viajar no sea suficiente para prevenir la intolerancia, pero si logra demostrarnos que todas las personas lloran, ríen , comen, se preocupan y mueren, puede entonces introducir la idea de que si tratamos de entendernos los unos a los otros, quizás hasta nos hagamos amigos"
Los seres humanos, el otro, deja de ser una abstracción para convertirse en una realidad con la que podemos identificarnos y reconocernos a nosotros mismos
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org)    


En los viajes organizados de nuestros días tendemos a perder esa emoción, no la de la visión de los desconocido pues cuando visitamos un lugar por primera vez eso nunca nos va a faltar, pero sí la sensación de descubrimiento, de aventura que se apodera de ti cuando no tienes un autobús con un guía que te contará la historia, que te conducirá a los lugares de interés  y te llevará de vuelta a tu hotel. Yo he hecho casi siempre ese tipo de viajes y , sin duda, es una fórmula muy válida  de viajar , pero en ellos cuesta mucho abandonar nuestra rutina para sumergirnos en una nueva realidad. El grupo turístico se convierte en una especie de burbuja que te separa del lugar que visitas y de las personas que lo habitan, tienes que ajustarte a unos horarios y a unos itinerarios que no te permiten detenerte allí donde tu quieres ni tampoco dejarte llevar por el azar que juega su papel en todo viaje. Además, tampoco la gente del lugar te mira con los mismos ojos, pasas de ser un viajero a un turista que desea hacer fotos y comprar  recuerdos , alguien del que se puede obtener un beneficio económico y eso altera ya toda la relación que puedas tener con el sitio que estás conociendo. En los paquetes turísticos los destinos se convierten en el fin del viaje, recorrer esta ciudad, visitar aquel monumento, entrar en esos museos, lo que es evidente que es útil necesario cuando se dispone de poco tiempo para viajar  y quieres conocer un lugar, pero así perdemos la esencia del viaje , que no es tanto llegar a un lugar como lo que te sucede hasta que llegas a él, como era en el pasado cuando los peregrinos se dirigían a Jerusalén, Roma o Santiago de Compostela. La transformación que muchos de ellos sentían no era tato por llegar a contemplar el Vaticano, la catedral de Santiago o las murallas de Jerusalén, sino todo lo que habían vivido hasta llegar allí, las experiencias del camino, las personas que encontraron en él. Mucho más atrás en el tiempo ya  nos aconsejaba Lao Tsé, o al menos se atribuyen a él estas palabras aunque ni siquiera tengamos certeza de su existencia histórica, "Un buen viajero no tiene planes fijos ni tampoco la intención de llegar"


El autor del Mentidero, servidor de ustedes,  se despide con  esta pose tan natural hasta el próximo 1 de octubre. y creyendo firmemente en las palabras del político indio  Nehru (1889-1964)
"Vivimos en un mundo maravilloso que está lleno de belleza , encanto y aventura. No hay límite a las aventuras que podemos tener siempre y cuando las busquemos con los ojos abiertos"
Y eso no significa que no haya en el mundo muchos aspectos sombríos , pero viajar con los ojos abiertos nos permitirá descubrir la belleza y la esperanza  incluso donde no esperábamos encontrarla




Como todos los años por esta época llega el momento de cerrar el Mentidero por unas semanas  y emprender ese viaje fuera del enfrascamiento de mi propio ego y de estas palabras a las que tanto amo pero a las que también hay que  dejar descansar para escuchar las palabras de otras personas y las imágenes de otros lugares y así, a mi regreso, saludaros con la alegría del viajero que vuelve a su casa y ve a su familia después de un tiempo de ausencia. No parto ahora hacia grandes viajes , algo que tal vez se produzca dentro de un par de meses pero todavía no es algo seguro, pero si es un cambio de rutinas, de escenarios y de personas que me ayudarán a regresar, así lo espero. con muchas nuevas historias de este mundo que, a pesar de los problemas que todos conocemos, no deja de ser un maravilloso misterio que nos encontremos en él, ahora , en este momento, girando en este pequeño punto azul al que se refería Carl Sagan (1934-1996) , navegando por un espacio cuyo origen, límites y  destino ignoramos, igual que los buenos viajeros que recorren con sus botas los infinitos caminos que recorren nuestro planeta uniendo no solo ciudades  y paisajes sino, lo más importante, conectando seres humanos. En cierto modo, viajar  es casi como nacer de nuevo cuando lo haces a un lugar donde nadie te conoce, no saben quien eres ni como eres y sólo te observan tal y como eres en ese momento . Así lo concibe el escritor de viajes e historiador William Least Heat Moon (1939) "Cuando viajas eres lo que eres en ese momento. Las personas no conocen tu pasado como para reclamarte algo . No hay ayer cuanto estás en la ruta"  Así que voy a sacar las botas de caminar del armario donde acumulan polvo y por unas semanas os dejo tranquilos  y a salvo de mi cansina verborrea, pero ya os amenazo con mi regreso el próximo 1 de octubre , así que lo siento pero no os libráis de mi jaja. Muchas gracias a todos , tanto a los visitantes ocasionales del Mentidero como a los lectores veteranos que me acompañan en éste viaje por la historia desde hace ya casi seis años. Nos vemos en tres semanas y, ya sabéis, si tenéis la oportunidad de  viajar, no la dejéis pasar. da igual que sea al otro extremo del mundo o a un pueblo cercano, en cualquier  lugar del camino surge la sorpresa, lo inesperado  alimentando la llama de la aventura que todos llevamos dentro. ¿Nos encontraremos en el camino? 


El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

Famosos