viernes, 1 de julio de 2016

GRANDES EXPLORADORES :MARY KINGSLEY .LIBERTAD, CORAJE Y HUMOR EN ÁFRICA OCCIDENTAL (SEGUNDA PARTE)

"Para el que se marcha a África Occidental  no hay cosa mejor que efectuar un viaje en un vapor de carga  de los que prestan servicio en la costa atlántica. Su tripulación y sus pasajeros constituyen la mejor instrucción para aquel que no ha estado nunca en este continente. Creo que el que no pasa por esta escuela es incapaz de conocer y amar verdaderamente África" Son palabras de nuestra protagonista  , Mary Henriette Kingsley (1862-1900) , recogidas por la historiadora  y escritora española Pilar Tejera  en su libro "Viajeras de leyenda. Aventuras asombrosas de trotamundos victorianas" que junto a "Las reinas de África" de la periodista, escritora y fotógrafa española Cristina Morató (1961) son la fuente de datos en la que me he basado para contaros la historia de una de las más singulares exploradoras del siglo XIX. Las palabras con las que abría este artículo las escribe Mary haciendo referencia a aquel viaje en el barco mercante "Lagos"  que zarpaba de Liverpool en julio de 1893. Un año antes a Mary el destino la había liberado de sus obligaciones  familiares al morir en el plazo de seis semanas su padre y su madre, mientras que su hermano Charles emprendía viaje a China. Gracias a la pequeña herencia que recibió podía ser dueña de su tiempo y de su vida por primera vez desde su nacimiento treinta años antes y decidió emprender la gran aventura que siempre había soñado, viajar a aquellos lugares que durante años había observado con emoción en los mapas de la nutrida biblioteca de su padre, el refugio de sus años de infancia y juventud. Y el destino escogido sería África Occidental donde esperaba poder completar un libro sobre la región que su padre había dejado inacabado. Sus amigos trataron de disuadirla apelando a todos los peligros que tendría que afrontar, pero  como Mary recordaría después "Mientras mi intelecto sopesaba los pros y los contras, mi instinto  decidió que debía irme , de modo que no tuve más remedio que seguirlo". 





Mary Kingsley West African Studies.jpg
Esta fotografía de Mary Kingsley, una de las pocas que se encuentran en Internet, fue utilizada en la edición de 1901 de su última obra "Estudios de África Occidental" Desde su infancia se había sentido atraída por África cuando leía los libros de la biblioteca paterna y recorría con la imaginación aquellos mapas dibujados por los grandes exploradores del siglo XIX.  Mary, que según Pilar Tejera  heredó de su padre
"Grandes dosis  de incorformismo  y un profundo sentido de la independencia"
una vez que se vio libre de las obligaciones  familiares tomó la decisión de vivir su sueño a pesar de los consejos y advertencias de su entorno que consideraban una temeridad, cuando no una locura, que una mujer se adentrara en África Occidental , un lugar que por el clima, las enfermedades e incluso la presencia de  pueblos antropófagos ,  era considerado como la tumba del hombre blanco. 
Mary no era inmune a esos miedos, pero eso no iba a disuadirla y emprendería la aventura armada principalmente por su valor y su gran sentido del humor 
"Nauralmente - escribe Mary - mientras mi razón se alarmaba por los rumores que corrían  sobre África Occidental , mi corazón se sentía irremediablemente atraído por la región, y al final , sin poder resistirlo, decidí marcharme"
(Imagen procedente de https://en.wikipedia.org )

En el "Lagos"   Mary es una rareza , una delicada dama victoriana, la única mujer a bordo, rodeada de agentes coloniales  que la observaban con recelo  creyendo que era una misionera o alguna miembro fanática del Movimiento por la Templanza que abogaban por la prohibición del alcohol . Con su humor característico Mary nos cuenta que "Estaba convencida de que los nobles y aristócratas locales  me asesinarían de creer que tenía alguna relación con la Liga Antialcohólica  y que estaba allí para  recopilar detalles escandalosos  que después utilizaría en reveladoras conferencias  sobre el tráfico de bebidas alcohólicas." Así que les debió mostrar los frascos de formol que el profesor  Albert Charles Lewis Gotthilf Günther (1830-1914)  del Museo de Historia Natural de Londres la entregó para recoger muestras de los animales que fuera encontrando durante el viaje, para convencerlos que su viaje era por fines científicos, algo que  debió de resultar insólito para sus compañeros de viaje que, sin embargo, a partir de ese  momento cambiaron inmediatamente su actitud, dándola todo tipo de consejos "¡Nada de bañarse en los ríos!¡Cuidado con las hormigas carnívoras!¡Cuidado con los mosquitos! Yo escuchaba pacientemente  dando muestras de atención"   Aquellos hombres supusieron para Mary un primer contacto con la realidad africana diferente de la que hasta entonces había conocido a través de sus lecturas "Empecé a considerar una por una las ideas que hasta entonces tenía de las cosas - escribe Mary - , las ideas derivadas de mis lecturas, incluso de los ideales derivados  de aquellas lecturas, para pasar a confrontarlas  con la realidad con lo que representaba aquella gente con la que compartía viaje"  Como nos cuenta Cristina Morató  "durante este viaje reconoció que aunque le habían advertido que los agentes no eran de fiar  fue a ellos a los únicos que acudió y nunca le fallaron"   Entre los nuevos amigos que hizo se encontraba el capitán del "Lagos",el señor Murray, del que Morató escribe que era  "un curtido y viejo lobo de mar  que se convertiría en su tutor y amigo  y al que volvería a encontrar en su siguiente viaje a África"





Os incluyo este mapa del África colonial para que podáis situar los lugares por los que pasará  Mary Kingsley en éste primer viaje por África  entre julio de 1893 y enero de 1894
(Imagen procedente de hgbachibacravel.wordpress.com)



Grabado  que aparece  en la obra "África Occidental: su historia, estado y perspectivas" del misionero estadounidense John Leighton Wilson (1809-1885) publicada en  1856., que dibuja el puerto y la bahía de Freetown, capital de Sierra Leona, que debió ser muy parecido al que cuarenta años más tarde contemplaría Mary en lo que sería su primer contacto  con África . En su segundo viaje tendría tiempo para recorrer la ciudad  y dejarnos esta descripción
"Visto desde el puerto parece como si "el Liverpool de África Occidental", pues así se le conoce ,  estuviera hecho de piedra gris, cosa que no es cierta Al desembarcar se aprecia que la mayoría de las casas y tiendas , en estado ruinoso, todo hay que decirlo, son de madera pintada  y tienen los tejados de chapa ondulada. No obstante, aquí y allá  puede verse alguna casa de paja  cubierta de plantas trepadoras  habitadas por colonias  de insectos tan trepadoras como ellas"
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org






Y así el 17 de agosto de 1893 llegó la primera escala del viaje, Freetown, la capital de Sierra Leona, cuyo nombre en inglés significa literalmente "ciudad libre" y es que había sido fundada en 1787 por cuatrocientos esclavos negros liberados que fueron enviados allí desde Inglaterra  bajo los auspicios del movimiento por la abolición de la esclavitud liderado por el británico Granville Sharp (1735-1813)  que quería crear para los esclavos libertos un lugar donde pudieran  empezar una nueva vida en libertad. Aunque esta primera ciudad fue destruida, en 1792 se refundó , en esta ocasión con esclavos libertos procedentes de Nueva Escocia (en Canadá). Mary  nos cuenta sus  impresiones de aquel primer encuentro con África "La indumentaria de las gentes de Freetown y embarcadero son lo primero que llama la atención del recién llegado , a pesar de que el ruido , los olores y el calor hagan intensos desesperados esfuerzos por ganarse ese honor" No sabemos demasiado sobre las vicisitudes de éste primer viaje a África de Mary, aunque si las escalas que realizó , que además de Sierra Leona, donde se encontraba Freetown, también se detuvo en Liberia, Costa de Oro, Benín, Camerún  hasta desembarcar en San Pablo de Luanda, la que hoy conocemos sencillamente como Luanda, capital de Angola que en aquel momento era colonia portuguesa. Mary quedó fascinada por su escala en la Costa de Oro, la actual Ghana, y más tarde escribiría con su particular y encantador sentido del humor "Sucumbí al encanto  de Costa de Oro en cuanto partí de Sierra Leona  en mi primer viaje.  Ví que allí podría llevar a cabo algún trabajo que valiera la pena . De modo que advertí a la Costa  acerca de mi intención de volver a visitarla, pero ella no me creyó " Pero volvamos a Luanda porque a partir de allí Mary comenzó su camino de regreso en el que visitó el  Estado Libre del Congo  que era una colonia belga aunque en realidad  era propiedad exclusiva del rey Leopoldo II (1835-1909) que explotaba las riquezas de la colonia, en particular el marfil y el caucho, en su propio beneficio hasta convertirse en el hombre mas rico de Europa.  Pero esta riqueza, como la propia Mary pudo comprobar cuando pasó por allí, se cimentaba en la esclavitud, la tortura y la muerte de cientos de miles de personas. En Europa se ignoraba lo que estaba sucediendo allí porque el  rey belga se había preocupado de proyectar  la imagen de un hombre preocupado por los africanos, comprometido con su desarrollo, educación y progreso. 





Leopold ii garter knight.jpg
En el Congreso de Berlín celebrado entre el 15 de noviembre de 1884 y el 26 de febrero de 1885  se resolvieron los conflictos existentes en relación al reparto colonial de África entre  las potencias europeas. Entre los acuerdos del Congreso se encontraba la prohibición de la esclavitud, la libertad de comercio a través de las cuencas de los ríos Níger y Congo y además se resolvió el conflicto entre Francia  y el rey de Bélgica, Leopoldo II  (en la fotografía sobre estas líneas) , por la posesión de las tierras del centro de África. , concediendo a Francia el llamado Congo Francés, con capital en Brazzaville, al tiempo que se creaba el Estado Libre del  Congo (la actual República Democrática del Congo) bajo soberanía belga aunque iba a convertirse en una propiedad privada del rey belga . Éste territorio tenía 2.345.000 kilómetros cuadrados de superficie , lo que convertía a Leopoldo II en el mayor propietario del mundo y también en el hombre más rico de Europa gracias a la explotación del marfil y el caucho, productos éste último que estaba experimentando una considerable subida de precios por su uso industrial para la fabricación de neumáticos , sobre todo a partir de la segunda mitad de la década de los noventa del siglo XIX   . Leopoldo II sólo pensaba en obtener os máximos beneficios y la mejor forma de hacerlo era contar con miles de personas como mano de obra esclava. Creó la llamada Fuerza Pública , integrada por entre quince mil y diecinueve mil hombres , un cuerpo dirigido por oficiales blancos procedentes de diferentes países  europeos, mientas que los soldados rasos eran negros  llevados a la fuerza de sus tribus y obligados a servir en la Fuerza Pública durante no menos de siete años. En realidad era un ejército privado a las órdenes de Leopoldo II  que lo utilizaba para controlar a la población, sofocar las frecuentes rebeliones y vigilar el cumplimiento de las cuotas de producción  que se asignaba a cada aldea  Así la describe el escritor peruano Mario Vargas Llosa (1936) en su obra "El sueño del celta":
"La Fuerza Pública se enquistó como un parásito en un organismo vivo. La comunidad africana no entendía lo que le ocurría , salvo que la invasión  que caía sobre ella era una plaga más depredadora que los cazadores de esclavos, las langostas , las hormigas rojas y los conjuros que traían el sueño de la muerte . Los soldados y milicianos eran codiciosos, brutales e insaciables tratándose de todo lo que pudiera ser robado, comido, bebido, vendido o fornicado"     
Leopoldo II puede incluirse por derecho propio en la lista de genocidas del siglo XX
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )



De hecho en 1875  Leopoldo había convocado la Conferencia Geográfica de Bruselas en la que tomaron parte las principales potencias coloniales europeas , además de exploradores y científicos que debatieron sobre el futuro del continente africano . Entre los discursos pronunciados en la Conferencia destacó el del propio monarca belga , todo un ejemplo de altruismo y buena voluntad, ya que defendía con vehemencia la abolición de la trata de esclavos y propugnaba la intervención europea sólo con el objetivo de desarrollar África y mejorar las condiciones de vida de sus habitantes. En realidad su única motivación  era amasar una gran fortuna. Aunque sea desviarnos u poco de nuestro relato quiero mencionar al pionero en la denuncia de lo que allí estaba sucediendo. En 1890 , apenas tres años antes de que lo hiciera Mary,  el clérigo e historiador norteamericano de raza negra, George Washington Williams(1849-1891) viajaba al  Estado Libre del Congo que  había despertado el interés de Williams ya que pensaba, como la mayor parte de la sociedad en aquel tiempo, que aquel era un honesto intento de acabar con la esclavitud y ayudar a la población de aquel territorio a progresar. Pero cuando llegó allí quedó horrorizado ante lo que vio  y fruto de sus observaciones fue una carta abierta dirigía al rey Leopoldo II donde denunciaba las atrocidades cometidas en el Congo, desmontando la mentira que durante años había mantenido el rey belga . No se había llevado la civilización al Congo, ni se había abolido la esclavitud y a lo largo de la carta enumera un total de doce acusaciones contra el gobierno de Leopoldo II , acusaciones como esta "El Gobierno de Vuestra Majestad ha sido, y sigue siendo, culpable de librar guerras injustas y crueles contra los nativos, con la esperanza de conseguir esclavos y mujeres que estén a las órdenes de los representantes de vuestro Gobierno", relata episodios de brutalidad como este "En una de estas guerras, dos oficiales del Ejército belga vieron, desde la cubierta de su vapor, a un nativo en su canoa que iba a cierta distancia. No era un combatiente e ignoraba el conflicto que se desarrollaba en la orilla, lejos de allí. Los oficiales se apostaron cinco libras a que eran capaces de acertarle al nativo con sus rifles. Efectuaron tres disparos y el nativo cayó muerto, con la cabeza agujereada,"  y denunciaba que "El Gobierno de Vuestra Majestad se dedica al tráfico de esclavos,al por mayor y al por menor. Compra, vende y roba esclavos."  



En agosto  de 1898 la misionera inglesa Alice Seely Harris (1870-1970) llegaba al Estado Libre del Congo. Ella sería la primera en dejar testimonio fotográfico de lo que estaba sucediendo en el Congo. Entre sus fotografías se encuentra la que tenéis sobre estas líneas. La brutalidad del trato a los nativos en el Estado Libre del Congo  aumentó cuando los funcionarios europeos que trabajaban en los establecimientos comerciales que se extendían ya por todo el territorio pasaron a cobrar incentivos por el incremento de la producción a cobrar sólo si alcanzaban un determinado nivel de productividad. Esto quería decir que no cobraban nada si no llegaban a los niveles de producción impuestos por Leopoldo II, lo que tuvo como consecuencia que endurecieran la presión sobre la población para exigirles mayores rendimientos en la explotación de caucho o marfil, y no dudaban en secuestrar a los hijos o las esposas de los trabajadores, a amenazar con incendiar sus aldeas y a las torturas y castigos físicos  para conseguir este incremento de producción. Pero en ocasiones los castigos eran aún más crueles y se ordenaba a la Fuerza Pública  el asesinato de los trabajadores de aquellas aldeas que no hubieran cumplido con las cuotas de producción y , a continuación, después de asesinarlos los decapitaban o les cortaban la mano diestra para demostrar que habían cumplido con las órdenes.   La fotografía realizada por  Alice Harris  de dos niños con la mano derecha amputada demuestra que ésta salvaje práctica no sólo se hacía con los cadáveres , sino también como castigo a los trabajadores y a sus familias . La Iglesia Católica tuvo un comportamiento confuso en esta situación, porque si bien muchos misioneros trataban de proteger a la población , en las escuelas católicas se llevaba a niños que habían sido separados de sus familias y se les adoctrinaba en el amor al rey preparándolos para convertir a muchos de ellos en miembros de la Fuerza Pública, el brazo represor y asesino de Leopoldo II
Mary Kingsley observaría muchos de estos hechos durante su viaje por el Estado Libre del Congo, pero , como solía suceder con todos los exploradores y viajeros europeos que entraban en el territorio, habría tenido que prometer que no escribiría nada sobre aquello, aunque luego entregaría informes a su amigo el periodista Edmund Denel Morel (1873-1924) que lideraría la denuncia contra las atrocidades cometidas por Leopoldo II en el Estado Libre del Congo
(Imagen procedente de   http://screenheritage.wordpress.com)



Y en las conclusiones de la carta ataca duramente al rey belga "Contra el engaño, el fraude, los robos, los incendios intencionados,los asesinatos, las incursiones para hacer esclavos y la política general,de crueldad seguida por el Gobierno de Vuestra Majestad con los nativos, destaca la paciencia sin igual de éstos, y su alma indulgente y sufrida, que saca los colores a la civilización de la que tanto alardea el Gobierno de Vuestra Majestad y a la religión que éste profesa" .Y para terminar afirmaba que  "Todos los crímenes perpetrados en el Congo lo han sido en vuestro nombre , y vos debéis responder ante el  tribunal del sentir popular por la mala gestión de un pueblo, cuyas vidas y fortunas os fueron confiadas por la augusta Conferenciad de Berlín de 1884-1885"  y finalmente añade "Yo ahora apelo a las autoridades que os encomendaron  este naciente Estado, y a los grandes Estados que le dieron vida internacional cuyas majestuosas leyes habéis desdeñado e ignorado, para que convoquen y creen una Comisión Internacional que investigue las acusaciones presentadas en este documento en nombre de la Humanidad, del Comercio, del Gobierno Constitucional y de la Civilización Cristiana". Aquel documento vería la luz con el título de  "Carta abierta a Su Serena Majestad Leopoldo II, Rey de los Belgas y Soberano del Estado Independiente del Congo," y nada más hacerse público el rey Leopoldo inició una campaña de descalificaciones contra Williams que ,por desgracia, no pudo rebatir porque moriría el 2 de agosto de 1891  en su viaje de regreso a Estados Unidos durante una escala del barco en el que viajaba en la localidad inglesa de Blackpool, y sus acusaciones cayeron en el olvido. Según nos cuenta Cristina Morató  desde entonces el rey belga procuraba que viajeros, periodistas  y exploradores no entraran en el Congo  para evitar que fueran testigos de lo que allí sucedía y dieran testimonio como lo había hecho Williams. "Si Mary -escribe Morató - pudo explorar las dos orillas del estuario del río Congo e ir más allá de Matadi (el principal puerto fluvial del río Congo)  fue porque se comprometió a no escribir sobre lo que allí viera" 





George W. Williams from History of Negro Troops.jpg


George Washington Williams (1849-1891)  jurista, clérigo e historiador fue el pionero en denunciar las atrocidades cometidas por Leopoldo II en la administración del Estado Libre del Congo , lo que le llevó a escribir una carta abierta dirigida al rey  belba . En sus conclusiones incluidas en esta carta hace este llamamiento
"Apelo al pueblo belga y a su gobierno Constitucional, tan orgulloso de sus tradiciones , repleto de los cantares y las historias de sus defensores de la libertad humana, y tan celoso de su actual posición en la hermandad de los Estados Europeos, para que se purifique  de la imputación de los crímenes con los que ha contaminado el Estado del Congo de Vuestra Majestad"
(Imagen procedente de   https://en.wikipedia.org )



Pero  Mary se haría amiga a su regreso a Europa del periodista y escritor inglés Edmund Denel Morel(1873-1924),  al que contaría todo lo que había visto allí. Morel , que como Williams,  en un principio había apoyado la labor del rey belga Leopoldo II con la creación del Estado Libre del Congo , después de recibir estos informes de Mary y otros de los misioneros protestantes que habían estado allí decidió desenmascarar al rey y denunciar ante la opinión publica los horrores cometidos por la administración del monarca. Pero nosotros tenemos que abandonar ahora el Congo junto con Mary  que seguiría su viaje hacia el Congo francés, y de allí, moviéndose bien a pie o bien en canoa, siguió avanzando hacia el norte  "curioseando en las costumbres tribales - escribe Pilar Tejera -  y las prácticas rituales en diversos poblados,  llenando sus frascos de cristal con insectos, peces y ranas" cumpliendo la misión científica que le había encomendado Albert Günther , como ya habíamos visto. No lleva tiendas de campaña y se alojará en los lugares que los propios habitantes de cada poblado le ofrecen, lo que también sirve para ganarse su confianza . Del Congo francés continuará camino por Gabón , territorio colonial francés, pasando un tiempo en la ciudad de Libreville, que en francés significa lo mismo que la capital de Sierra Leona, "Ciudad libre". La ciudad  fue bautizada con ese nombre en  1849 por sus fundadores, un grupo de esclavos liberados, y allí  Mary pasaría un tiempo recogiendo información sobre los ritos y costumbres de los habitantes de la región . Continuó avanzando , cruzando lo que hoy es Guinea Ecuatorial y entrando en Camerún , en aquel momento colonia del Imperio Alemán y después penetró en  el Oil Rivers Protectorate, un protectorado británico en la costa de la actual Nigeria, alojándose en la residencia del gobernador del Protectorado el coronel Claude Maxwell MacDonald (1852-1915). Tras un tiempo en el protectorado británico Mary continuó camino hasta el lugar donde había comenzado el viaje , Sierra Leona, desde donde  se dispuso  a emprender el viaje de regreso a Inglaterra. en enero de 1894.





Una fotografía que tiene un gran valor histórico porque en ella podemos ver sentados de izquierda a derecha a Ethel Armstrong MacDonald (1857-1945) esposa del cónsul general británica en la colonia de Oil Rivers Protectorate  y acompañante de Mary a bordo del "Batanga" en el segundo viaje de Mary a África. A continuación se encuentra la propia Mary Kingsley (con vestido oscuro) y a su lado el esposo de Ethel y encargado de la administración de Oil Rivers Protectorate, el coronel Claude Maxwell MacDonald(1852-1915). Y  el primer hombre de pie por la  derecha  ,con traje blanco y sin sombrero , es el diplomático Roger Casement (1864-1916), que en 1883 había viajado por primera vez a África con 19 años para trabajar en el Estado Libre del Congo cuando ignoraba todavía los planes del rey belga  para explotar aquellos territorios . En 1892 Casement abandonaría el Congo  para  establecerse en Nigeria trabajando para el gobierno británico dentro de la Secretaría de Estados para las Colonias. Debió ser cuando todavía desempeñaba este trabajo justo antes de partir en 1895 para Maputo (actual capital de Mozambique) para tomar posesión del cargo de cónsul ingles en la colonia portuguesa Debió ser en 1895, durante el segundo viaje de Mary ,cuando se hizo esta foto. Roger Casement regresaría al Congo en 1900 y  fue él quien denunció ante el gobierno británico lo que estaba sucediendo allí apoyado por el periodista Edmund Dene Morel , al que ya sabemos que Mary también entregó sus informes sobre las atrocidades de las que fue testigo durante su estancia en el Congo . En el año 104  se publicó  en Inglaterra el Informe Casement , la primera investigación  oficial que sacaba a la luz la realidad del Congo. Ese mismo año Roger Casement y Edmund Dene Morel unieron esfuerzos para crear la Asociación para la Reforma del Congo, que se encargó de organizar las protestas en diferentes países contra el monarca belga que, finalmente, el 15 de noviembre de 1908  se veía obligado a entregar la administración del Estado Libre del Congo al gobierno belga. Para hacernos una mínima idea de lo que allí sucedió   estimaciones que se realizarón posteriormente establecen que la población del Congo a comienzos de la década de los ochenta del siglo XIX era de alrededor de veinte millones de habitantes, cifra que incluso algunas fuentes elevan hasta los treinta millones. En todo caso , cuando se hizo el primer censo oficial  en el año 1911, la población no alcanzaba los 9 millones , por lo que de ser exactas estas cifras habrían muerto diez millones de personas en aquellas dos décadas de horror e infamia. Si bien hay investigadores que reducen esta cifra hasta los 5 millones de víctimas,  son en todo caso cifras estremecedoras  e inconcebibles para aquella época, y que sólo el Holocausto judío de la Segunda Guerra Mundial superaría
(Imagen procedente de https://es.pinterest.com/pin/449093394074596957/ )    




 La propia Mary nos cuenta lo que significó aquel viaje para ella " Había estado en la costa occidental de África y lo que había visto  y vivido nada tenía que ver con lo que había imaginado antes de pisar aquella tierra. Quizás la lección más completa  que extraje de mi experiencia  fue la de que se puede confiar  en los mercaderes y en los representantes de nuestro gobierno en África , algo sobre lo que albergaban infinitas dudas antes de partir, pero no todos son unos villanos" Ya de nuevo en Inglaterra  Mary tenía decidido regresar a África. Pero antes llevó todos los especímenes que había ido recogiendo durante su viaje para entregarlos al Museo de Historia Natural , donde quedaron impresionados por el trabajo realizado por Mary en solitario y se comprometieron con ella para ayudarla a equipar una nueva misión científica al continente africano. A continuación fue a entregar el libro que había iniciado su padre y que ella había concluido sobre África Occidental. Escogió la editorial MacMillan,  que había sido fundada en 1843 por los hermanos escoceses Daniel Mac Millan (1813-1867) y Alexander MacMillan(1818-1896)  y que con el tiempo se convirtió en una prestigiosa editorial que entre sus publicaciones figuraba la célebre revista científica  "Nature". En MacMillan, como nos cuenta Morató , " se dieron cuenta de que lo que realmente valía la pena  de aquellos escritos era la parte escrita por Mary y la ofreció publicar el relato de sus aventuras e investigaciones si regresaba de nuevo a África" Dedicó todo aquel año de 1894 a prepararse para su nuevo viaje a África que sabía que sería más largo y peligroso que el anterior El momento de embarcar surgió gracias a la invitación que la hizo  Ethel Armstrong MacDonald (1857-1941), esposa del gobernador del Oil Rivers Protectorate,  el coronel Claude Maxwell MacDonald al que ya hemos conocido y con el que Mary había pasado un tiempo alojada durante su primer viaje. Nos cuenta Mary que "Yo acepté encantada, pero me temo que la dulce y educada dama tuvo que vencer muchos escrúpulos para decidirse a pasar un mes a bordo de un barco con una persona  tan consagrada a la ciencia como para ir a la costa atlántica en su busca"   Mary mostraba su admiración por la que se convertiría en su amiga  "Reconocía que el coraje de ésta mujer  al ir a la costa  era mucho mayor que el mío, puesto que ella tenía más que perder si contraía la fiebre al no estar en absoluto cautiva por África  como yo"





Mapa  de África Occidental donde vemos en color rosa los territorios que el Reino Unido  controlaba en  1880 y las flechas rojas  señalan sus avances después del Congreso de Berlín  de 1884-1885.  Podéis ver la situación de Freetown, capital de Sierra Leona , el primer puerto al que llegaba Mary tanto en su primer viaje como en el segundo. Más hacia la derecha, también en color rosa, la Costa de Oro  (Goald Coast)  y su capital Accra , y si seguís avanzando hacia la derecha, cerca ya de la frontera con Camerún (colonia del Imperio Alemán)  ´se encuentra Old Calabar , donde se hallaba  establecido el coronel Claude Maxwell Macdonald desempeñando el cargo de cónsul general del Oil Rivers Protectorate y hacia donde se dirigían  Mary Kingsley   y Ethel, esposa de Claude.  Durante la escala en Accra Mary  nos cuenta esta anécdota  sucedida mientras visitaba un cementerio de la ciudad que nos ilustra sobre la constante amenaza de muerte que pendía sobre los europeos en aquel clima insano
"A través  de la cuidada hierba - escribe Mary - fui conducida hasta dos tumbas recién cavadas, cubiertas por sendas tapas de madera  bastante toscas. El guía no abrió la boca, pero movió la mano como diciendo "Aproveche, ambas están preparadas"  "¿Por qué?" , le pregunté lacónicamente. "Bueno, siempre tenemos un par de tumbas preparadas para los europeos. Aquí tenemos que enterrar muy deprisa , ya sabe", respondió"
Poco después de la marcha de Mary y Ethel una epidemia acabaría con la vida de muchos europeos en Accra 
(Imagen procedente de bigblue1840-1940.blogspot.com



Nuestras dos intrépidas damas victorianas abandonaban el puerto de Liverpool el 23 de diciembre de 1894 a bordo del "Batanga" que tenía como capitán al señor Murray, el mismo capitán que llevó a Mary en su primer viaja a África a bordo del "Lagos" y con el que mantenía una gran amistad.. Como en el anterior viaje la primera escala fue en Freetown, Sierra Leona,  el 7 de enero de 1895  . Mary sentía que regresaba a casa porque África se había convertido en su nuevo hogar.  y cuando contempló desde la cubierta del "Batanga" el puerto de Freetown  escribe  que "en este amanecer, al contemplar la bella rada ,más que el descubrimiento  de algo nuevo sentí la alegría de encontrarme ante algo conocido. Aquel paisaje  y aquella ciudad eran muy familiares"  Después de aquella escala prosiguieron  su viaje hacia el Golfo de Guinea  realizando una nueva escala en Accra, capital de la Costa de Oro  Británica que se extendía por la actual Ghana. ¿Os acordáis  como en su primer viaje le había impresionado aquella costa? En aquel momento  Mary  escribía "que advertí a la Costa  acerca de mi intención de volver a visitarla, pero ella no me creyó " y ahora cumplía su advertencia para sorpresa de la Costa que no la había creído antes " cuando regresé mostró una genuina sorpresa y empezó a considerar mi locura mucho más grave de lo que le había parecido en nuestro primer encuentro cara a cara , lo que no es poco " Es evidente que la Costa de Oro todavía no conocía el valor  y constancia de  Mary .La Costa de Oro había sido descubierta , como toda la costa atlántica  africana , por los navegantes portugueses que en  1482, durante el reinado de Juan II de Portugal (1455-1495)  erigían el primer estableciendo europeo en esta costa , el castillo de San Jorge de la Mina , que protegía  el puerto desde donde se embarcaban mercancías procedentes del interior del continente, sobre todo el oro que daría el nombre a este trozo de costa, la Costa del Oro . El castillo permaneció en poder de los portugueses hasta que en 1637 fue conquistado por los neerlandeses, que ya habían comenzado a introducirse en esta región desde 1598 y que formaría la colonia cuyo nombre era  Posesiones Neerlandesas de la Costa de Guinea, aunque solía conocerse como la Costa de Oro neerlandesa.




Fotografía del castillo de San Jorge de la Mina construido por los portugueses en 1482 , el primer asentamiento europeo en lo que sería conocido como la Costa de Oro  y junto al que hoy se encuentra la población de Elmina dentro del territorio de Ghana. Durante más de un siglo y medio la fortaleza  y su puerto se convirtió en un importante centro comercial de oro y también del tráfico de esclavos.  además de puerto de paso para  el tráfico de naves que iban camino hacia India . En 1637 fue ocupada por los holandeses  que la convirtieron en la capital de la Costa de Oro neerlandesa que en  1871, de acuerdo al Tratado Anglo-Neerlandés, pasó a integrarse dentro de la Costa de Oro Británica
(Imagen procedente de www.wondermondo.com )




Por su padre mercaderes daneses también comenzaron a establecerse en la costa de la actual Ghana a partir de 1658, año en el que construyeron en Accra, capital de Ghana, el castillo de Fort Christianborg . Nacía así la colonia de la Costa de Oro Danesa. Los daneses permanecieron allí hasta que el 30 de marzo de 1850 vendieron todas sus posesiones en la región a los británicos que así la integraron en su colonia de la Costa de Oro Británica y ya en 1871 se firma el Tratado Anglo Neerlandés en virtud del cual los neerlandeses entregaban la Costa de Oro Neerlandesa a los británicos que así tenían bajo su poder al conjunto de la Costa de Oro. Precisamente sería en el castillo de Fort Christianborg construido por los daneses donde ahora se alojaban Mary Kingsley y su amiga Ethel MacDonald durante su estancia en Accra., que era la residencia del gobernador de la colonia.  Aquí permanecerían un tiempo que Mary aprovechó para recorrer Accra  y sus alrededores  , una ciudad de la que Mary escribía  que era "una de las cinco ciudades  de la costa atlántica que tienen buen aspecto vistas desde el mar (las demás no lo tienen desde ningún lugar" y como subraya Cristina Morató " Mary pudo comprobar  como el único tema de conversación entre los europeos allí era el sofocante calor, las estadísticas  de la malaria y los blancos que habían sido enterrados el día anterior .Los oficiales  más jóvenes la confesaron que visitaban a diario el cementerio  para acostumbrarse a la que sería  su próxima residencia"  Aquel clima no era el más adecuado para la salud de los colonos ingleses y poco después de marcharse Mary y su amiga la señora MacDonald una epidemia asolaría la ciudad. Un explorador español contemporáneo de Mary, Manuel Iradier (1854-1911) realizaba esta descripción del insano clima del Golfo de Guinea al que tenían que enfrentarse los europeos  cuando divisaba la costa del Delta del Níger "No pude por menos que mirar con horror aquel país de desolación. Allí se extiende una selva inmensa que cubre extensas sabanas  de aguas cenagosas procedentes de ríos sin cauce. Una humedad perniciosa brota por todas partes a impulsos de un calor sofocante y produce, entre las copas del triste y oscuro manglar, la niebla funesta que  se conoce con el nombre de Mortaja de los Europeos" 





Mapa de la colonia de Oil Rivers Protectorate  o  Protectorado de la Costa de Niger administrada por Claude Maxwell MacDonald y donde desembarcó Mary Kingsley acompañando a la esposa de Claude. Un poco más abajo podéis ver la isla de Fernando Poó , entonces colonia española, donde se encontraba Claude cuando ellas llegaron a Old Calabar(situada justo al lado de la frontera con Camerún)  donde fueron recibidas con fuegos artificiales ya que Ethel era la esposa del gobernador.  Después de viajar a Fernando Poó  donde pudo explorar la isla y profundizar en la cultura y tradiciones de sus habitantes, el pueblo bubi,  retornarían a Old Calabar donde permanecería cuatro meses, ayudando a combatir incluso una epidemia de tifus , y a continuación empezaría su auténtica aventura en solitario
(Imagen procedente de www.dcstamps.com)



  Y por fin llegaron al  Oil Rivers Protectorate., la colonia gobernada por MacDonald Pero el señor MacDonald no estaba allí, sino rumbo a la isla de Fernando Poo , la actual Bioko donde se encuentra la ciudad de Malabo , capital de Guinea Ecuatorial, y que llevaba ese nombre  por Fernando Poo, el navegante portugués que la descubrió en 1471. Y hacia allí partieron la señora MacDonald y Mary  que quedaría impresionada por aquella isla de exuberante vegetación y dos mil kilómetros cuadrados de superficie  Desde 1777, tras la firma del Tratado de San Ildefonso  firmado entre Portugal y España, esta isla había pasado a soberanía española España no tenía un gran intereses en estos territorios y en 1841 el Imperio Británico propone a España la compra tanto de la isla de Fernando Póo como de Annobón, pero la opinión pública española, indignada, impide al gobierno que ceda su soberanía a cambio de dinero, aunque los ingleses se habían asentado en estos territorios ya desde 1827 con el pretexto de utilizarla como base para luchar contra la trata de esclavos . A partir de  1843 los españoles se establecieron en la isla y en 1858 España enviaba a su primer gobernador, comenzando la historia de Guinea Ecuatorial como colonia española.  Mary aprovechó su estancia en Fernando Poó para estudiar la cultura del pueblo dominante en la isla, los bubis, aunque la etnia mayoritaria en la Guinea española son los temidos fang, que constituyen casi el 95% de la población de Guinea Ecuatorial y a los que me referiré más adelante, que vivían en la zona continental de la Guinea española. Mary observó,  nos cuenta Cristina  Morató, que  "los misioneros obligaban a estos nativos a cubrir sus cuerpos desnudos con ropas ridículas y poco prácticas" Mary no sentiría demasiada simpatía por los misioneros excepto por una de ellas, Mary Slessor (1848-1915), a la que conoceremos en la tercera y última parte de esta historia. Acompañó a los MacGregor a la colonia británica de Oil Rivers Protectorate y permaneció con el matrimonio los siguientes cuatro meses en la capital del protectorado, Akwa Akpa, una antigua ciudad del pueblo Efik,  que los británicos conocían como Duke Town o Calabar  . En esos meses Mary recorrió los alrededores , recogiendo insectos y peces  para el Museo de Historia Natural y durante su estancia también tuvo que  hacer frente a una epidemia de tifus que durante más de un mes asoló la ciudad . Gracias a su formación como enfermera que sabemos que adquirió en Alemania, Mary  trabajo sin descanso en el hospital de Calabar. Y así  llegaba la hora de dejar Calabar y emprender la aventura en solitario. Y su primera visita sería visitar a la misionera escocesa Mary Slessor, convertida ya en un mito en África Occidental y que llevaba desde 1876  trabajando en soledad con los pueblos que habitaban la región . La gran aventura de su vida no había hecho más que comenzar y la conoceremos en la tercera y última parte de esta historia. 


Enlace con la primera parte de  Mary Kingsley: Libertad , coraje y humor en África Occidental:
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/06/grandes-exploradores-mary-kingsley.html

Enlace con la tercera parte de  Mary Kingsley: Libertad , coraje y humor en África Occidental:
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/07/grandes-exploradores-mary-kingsley_3.html

Enlace con la cuarta parte de Mary Kingsley. Libertad, coraje y humor en África Occidental

http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/07/grandes-exploradores-mary-kingsley_5.html



El Mentidero de Mielost en Facebook :
Famosos