sábado, 25 de junio de 2016

PEDRO II , EL EMPERADOR BUENO DE BRASIL (QUINTA PARTE)

Retomo la historia en el año 1850. Han pasado nueve años desde que nuestro protagonista fuera coronado emperador de Brasil con el nombre de Pedro  II(1825-1891)  con sólo quince años de edad, en un intento de recuperar la estabilidad del Imperio que había ido sumiéndose en el caos durante el largo período de regencia entre 1831 y 1841. La llegada de Pedro II al trono sirvió para acabar con las constantes rebeliones de los años precedentes y en 1845 concluía la más duradera e importante de todas ellas, la Guerra dos Farrapos, después de causar alrededor de veinte mil muertos y un fallido intento de secesión. Al tiempo Pedro II contraía matrimonio en 1843  con Teresa Cristina de Borbón (1822-1889), hermana del rey de las Dos Sicilias, Fernando II(1810-1859) que ya vimos que no cumplía precisamente con las expectativas que el joven Pedro se había hecho de su prometida en función de aquel cuadro que contempló antes de decir si a su compromiso y que no reflejaba del todo la realidad. Pero a pesar de la impresión inicial, con desvanecimiento del emperador incluido en presencia de la emperatriz,  a partir de 1845 los hijos se sucedieron en el matrimonio , dos hijos, Alfonso Pedro de Braganza (1845-1847) y Pedro Alfonso de Braganza (1848-1850), y dos hijas Isabel de Braganza (1846-1921) y  Leopoldina de Braganza (1847-1871). Pero la tragedia se cebó con la familia del emperador y sus dos herederos varones murieron y algo del emperador murió con ellos porque a pesar de que todavía era un matrimonio joven no volverían a tener hijos. Historiadores como Roderick J. Barman en "Ciudadano emperador Pedro II y la formación de Brasil" o  el historiador brasileño José Murillo de Carvalho (1939) en su "Pedro II: ser o no ser"   creen que Pedro II estaban convencido que sólo podía ser sucedido por un varón, y al morir sus dos hijos varones lo contempló como una señal de que el Imperio de Brasil terminaría con su persona. A pesar de ello sus dos hijas recibirían una esmerada educación e Isabel de Braganza se convertiría en su heredera en su condición de hija mayor. Mientras, Pedro II tuvo que lidiar con otro conflicto, en este caso con el Reino Unido y debido al tráfico de esclavos. 





El emperador Pedro II en una fotografía realizada hacia 1851, cuando tenía veintiséis años. Para entonces ya había sufrido la pérdida de sus dos hijos varones y también había sabido conducir a Brasil por el camino de la estabilidad política y la prosperidad económica. Aunque Brasil se regía por una monarquía constitucional  Pedro II supo hacerse imprescindible para el buen funcionamiento del gobierno aunque nunca se trató de un gobierno personalista del emperador pero si marcaba las directrices a seguir influyendo sobre los Consejos de Ministros. Durante su infancia y juventud había visto como otros trataban de manipularlo y sacar provecho de su juventud y estaba dispuesto  a que eso no volviera a suceder y conservar siempre su autonomía. 
(Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org





El 8 de agosto de 1845 entraba en vigor la Ley de Supresión de la Trata de Esclavos , también llamada Ley Aberdeeen , que como os contaba en la entrega anterior  autorizaba a los barcos de la Royal Navy a interceptar , registrar y detener los barcos brasileños sospechosos de dedicarse al tráfico de esclavos, lo que provocó grandes protestas brasileñas , sobre todo entre los grandes terratenientes que utilizaban a los esclavos africanos como mano de obra en sus plantaciones . Precisamente la amenaza de que el tráfico de esclavos se vierta interrumpido hizo que en los últimos años de la década de 1840 se incrementase el número de esclavos que llegaban a Brasil. Entre la entraba en vigor de la Ley Aberdeen y el año 1851 al menos trescientas sesenta y ocho naves dedicadas al tráfico de esclavos  fueron abordadas para ser luego arrestadas o hundidas , en ocasiones incluso dentro de aguas bajo la soberanía de Brasil lo que causaría numerosos conflictos diplomáticos entre británicos y brasileños . Pedro I , dos semanas antes de morir, había escrito una carta abierta a los brasileños  pidiendo que abolieran la esclavitud ,aunque no tuvo efecto alguno pero su hijo Pedro II con la ayuda del partido Conservador en el poder tomaría cartas en el asunto. En este punto hay que señalar que Pedro II no era  ni un monarca constitucional al uso, que reina pero no gobierna, ya que Pedro II si tenía influencia política en las decisiones de gobierno, pero tampoco era un rey absolutista. Se apoyaba en los dos partidos políticos que iban rotándose en el poder, el Partido Conservador y el Partido Liberal , con los que siempre mantuvo un diálogo abierto, cuidando sobre todo de cortar cualquier brote de corrupción. El caso es que en 1850  le corresponde el turno de gobernar al Partido Conservador y será el ministro de Justicia  Eusébio de Queirós (1812-1868) el que impulse la aprobación el 4 de septiembre de 1850  de la ley que llevaría su nombre, Ley Eusébio de Queirós que prohibía el tráfico transatlántico de esclavos, es decir, quedaba prohibido  traer esclavos de África aunque todavía podía comerciarse con ellos en el interior del país. No era un paso definitivo pero si un paso muy importante. A partir de entonces Brasil se preocupó de atraer inmigrantes europeos  para que reemplazara el tráfico de esclavos aunque, naturalmente, estos inmigrantes  no como esclavos sino como trabajadores remunerados. A pesar de ello el numero de esclavos en el país seguía siendo muy elevado.






Foto familiar tomada hacia 1863 . De izquierda a derecha tenmos a su hija pequeña, Leopoldina de Braganza, Pedro II, su esposa Teresa Cristina de Borbón, y su hija mayor y heredera al trono , Isabel de Braganza.  Según escribe  el historiador Roderick J Barman  en su obra "Princesa Isabel de Brasil: género y poder en el siglo XIX" la emperatriz Teresa Cristina 
"Vivía para su familia y encontraba su realización en hacer a su esposo y a sus hijas felices"
Y sobre las dos princesas James McMurtry Longo  , autor de "Isabel de Braganza, la  princesa brasileña que liberó a los esclavos" leemos: 
"Amaban a su madre e idolatraban a su padre que era exigente y emocionalmente distante"
Y en lo que se refiere al emperador, ya conocemos el sentimiento de afecto, que no amor romántico, que sentía por su mujer , y en cuanto a sus hijas  volvemos a las palabras de Roderick J. Barman: 
"Era un hombre notable por su autocontro, casi nunca cariñoso y nunca extrovertido con sus hijas,  aunque las amó profundamente"
A Pedro II le costaba establecer una relación intima  con su propia familia y se mostraba siempre reservado
 (Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org)



En 1851 Pedro II afronta un nuevo conflicto, en esta ocasión con Argentina, en la denominada Guerra de Plata entre 1851 y 1852 , uniéndose a Uruguay  en contra del gobernante argentino Juan Manuel de Rosas (1793-1877), que durante mucho tiempo había alentado rebeliones tanto en Uruguay como en Brasil. Era el colofón de un largo conflicto iniciado en 1839, y gracias a la intervención de Pedro II se forzó la caída de Rosas en 1852 lo que supuso el punto final del conflicto. Éste éxito se unía  al fin de las tensiones con Gran Bretaña  gracias a la Ley Eusébio de Queirós que prohibía el tráfico de esclavos con África, y al fin de las revoluciones internas como la Guerra dos Farrapos en 1845, todo lo cual contribuyó a cimentar la popularidad, respeto y confianza que sus súbidtos tendrían en él durante las décadas siguientes. Por su parte los partidos políticos tenían muy presente el caos que soportó Brasil durante el período de regencia  y consideraban a Pedro II como el único factor que podía mantener la estabilidad de la nación. Y así a lo largo de la década de los cincuenta Pedro II gobierna sobre un Imperio estable en lo político y con una economía en crecimiento donde además florece la cultura gracias al patrocinio de Pedro II que conserva su amor por la lectura que durante su infancia le había rescatado de la soledad. Porque en el emperador encontraremos siempre dos personas, una consagrada a sus obligaciones políticas a las que dedicaba la mayor parte de su tiempo en aquellas jornadas interminables que comenzaban a las siete de la mañana y solían terminar a las dos de la madrugada, pero luego había otro Pedro, el más auténtico por ser el que hacía aquello que realmente amaba y a lo que se veía obligado por destino sino por elección propia, el estudio y la lectura. Como veíamos en la anterior entrega, en una ocasión diría "Nací para dedicarme a la ciencia y a las letras" Y desde luego a la lectura se entregó con pasión y llegará a reunir más de sesenta mil volúmenes  que tenía distribuidas en tres bibliotecas en el Palacio de Sao Cristóvao . Otra de sus grandes pasiones será el aprendizaje de lenguas, entre ellas lenguas más comunes como el francés, español, inglés  italiano o alemán  y otras más exóticas, desde el griego y el latín, al árabe y hebreo, pasando por el chino, el sánscrito e incluso lenguas indígenas como el tupí, el idioma indígena más hablado en Brasil. 





El emperador a los 35 años en 1861 junto a su esposa y sus dos hijas visitando una hacienda en la provincia de Minas Gerais  .  Pedro II consideraba  clave no perder el contacto con la realidad del país , del estado de la opinión pública  para ello se servía de la lectura de los periódicos  pero, sobre todo,  del contacto directo con sus súbditos  realizando numerosos viajes por todo el país como el que recoge la fotografía. Visitaba fábricas, escuelas, haciendas prisiones, cuarteles militares y así obtenías información de primera mano  Además en sus audiencias públicas cualquiera podía acudir a él, incluso los esclavos (él nunca tuvo esclavos)   (Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org/ )




En sus frecuentes viajes por el interior del país da rienda suelta a su pasión por la antropología y la pintura  para, según nos cuenta  la historiadora española Anna Caballé en su semblanza biográfica de la vida de emperador para la revista "Historia y vida"  "en su diario son frecuentes  los dibujos a lápiz de paisajes, cabañas, hombres y mujeres que encuentra a su paso en sus viajes al interior de Brasil  que además le suministran valiosa información sobre su realidad " Impulsa el conocimiento de la cultura indígena al mismo tiempo que ejerce el mecenazgo sobre la música y la pintura, siendo el gran responsable de un movimiento cultura que podríamos definir como un tardío Romanticismo  brasileño. Pedro II estaba convencido que para garantizar la unidad del Imperio  y que no se viera amenazada por nuevas divisiones y movimientos secesionistas era necesario dotar a aquel inmenso territorio de una tradición cultural propia que les permitiera a todos identificarse con ella. También ordenará la construcción de un Palacio de Verano  junto a la ciudad de Petrópolis inspirado por el Palacio de Versalles de Francia. Se construyen ferrocarriles y hospitales, se funda la Ópera Nacional y la Academia Imperial de Música, también se crea el Instituto Histórico y Geográfico Brasileño  y la Escuela Imperial de Bella Artes  y el país es visitado por personalidades de la ciencia, el pensamiento, el arte  o la literatura procedentes de todo el mundo con nombres tan prestigiosos como el gran novelista francés  Victor Hugo (1802-1885)  que al saludar al emperador, admirado por su mecenazgo cultural, le dirá "Señor, es usted un gran  ciudadano y un nieto de Marco Aurleio (en referencia el emperador filósofo que gobernó el Imperio Romano durante la segunda mitad del siglo II)" Obtiene el reconocimiento internacional por su labor en favor de la ciencia y le educación  siendo elegido para ser miembro de la prestigiosa Royal Society  en Londres así como de las Academia de Ciencias de Rusia y la Academia de Ciencias de Francia  y otras muchas academias de Europa.  Finalmente me queda por subrayar su labor en la extensión de una enseñanza pública  en Brasil, con la fundación de numerosos colegios públicos . En ese sentido el historiador Heitor Lyra en su obra "Historia de don Pedro II" recoge estas  palabras del emperador que muestran una vez más su verdadera vocación  "Si no fuese emperador me gustaría ser profesor . No concibo tarea más noble que dirigir a las  jóvenes mentes y preparar a los hombres del mañana"






Grabado de Luisa Margarida de Barros durante su juventud. Era hija de Domingos Borges de Barros (1780-1855), que fue senador , diplomático y el hombre que había concertado el matrimonio entre Pedro I y su segunda esposa ,Amelia de Beauharnais. Luisa estaba casada con el conde Eugène de Barral (1812-1868)   con el que tendría un hijo  y fue dama de compañía de una de las hermanas de Pedro II, Francisca de Braganza . Después aceptaría ser el aya de las dos hijas de Pedro II y dama de compañía de la emperatriz Teresa Cristina 
Era una mujer de gran belleza física, culta ,inteligente, de fuerte personalidad tenía como amigos a importantes intelectuales y artistas, entre ellos el compositor austro-húngaro Franz Listz(1811-1886) y a menudo ejercería de intermediaria entre el emperador Pedro II y los intelectuales en los que se fijaba el emperador. Aunque no sabemos con certeza  si entre ella y el emperador hubo más allá de una relación platónica lo que si sabemos por sus cartas (al menos las de ella que no destruyó porque Pedro II destruyo todas las que recibió de ella) es que mantuvieron una íntima amistad  durante toda su vida, después de que ella abandonara la corte por los celos de la emperatriz. El emperador la escribía incluso para contarle los detalles más nimios de su vida cotidiana , lo que a veces hacia que la condesa le reprendiera con suavidad: 
" Es tan raro para usted contar otra cosa  diferente a "me bañé, vi a mis nietos , luego tomé café " Sin que sea una censura , yo no llamaría a esto conversar con una vieja amiga"   
(Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org )





Pero no sólo de libros, arte, música, ciencia y política vive el hombre  y Pedro II tendrá algunas aventuras con otras mujeres , pero de ellas sobresale por derecho propio la mujer que sería aya de sus hijas desde 1854, la condesa de Barral Luisa Margarida de Barros (1816-1891) que había sido dama de compañía de una de las hermanas del emperador, Francisca de Braganza (1824-1898) y que ahora también se convertiría en dama de compañía de la propia emperatriz , Teresa Cristina de Borbón. Entre Pedro II y Luisa Margarida nacería una estrecha amistad que se mantendría durante el resto de su vida y aunque no hay pruebas determinantes, según la mayoría de los historiadores su relación habría ido más allá de un amor platónico. La historiadora Anna Caballe recoge una carta escrita por Pedro II durante un viaje por Europa en 1874  dirigida a la condesa de Barral donde muestra el profundo afecto que sentía por ella "Estoy muy cansado - escribe Pedro II- y me acostaría ahora mismo si no fuera porque la nostalgia que siento exige que le desee mis más afectuosas buenas noches. ¡Adiós, querida amiga! Nada me interesa lejos de usted.¡Adiós!" Ese "nada me interesa lejos de usted"  parece bastante revelador de los sentimientos que albergaba Pedro II por su querida amiga- Esta relación terminaría despertando los celos de la emperatriz  y para evitar un enfrentamiento, Luisa Margarida optó por  dejar Brasil  para establecerse en Francia con su esposo,  pero ella y el emperador se escribían constantemente relatándose las vicisitudes de su vida cotidiana. Las cartas que se cruzaron entre ellos sería donadas en la década de 1940 por el nieto de Luisa Margarida  al Museo Imperial de Petrópolis sacando a la luz la estrecha relación que mantuvieron  Luisa Margarida y Pedro II hasta la muerte de ambos en 1891 y ello a pesar de que entre ambos existía el acuerdo de destruir las cartas que se intercambiaban después de leerlas, pero como vemos al menos Luisa Margarida no cumplió en este aspecto el acuerdo y es también la razón por la que no se conserva ninguna de las cartas escritas por ella al emperador, pues Pedro II si las destruyó.





Leopoldina de Braganza  y Luis Augusto de Saxe-Coburgo-Gota en una imagen tomada en  1865 poco después de su boda que tuvo lugar el 15 de diciembre de 1864. Curiosamente Luis estaba designado para casarse con Isabel , la hermana mayor de Leopoldina, pero finalmente hubo un cambio de pareja como os explico un poco más abajo. En el acuerdo matrimonial entre ambos se recogía la clausula de que en caso de que su hermana Isabel tardara en tener hijos que aseguraran la sucesión en el trono  Leopoldina y Luis Augusto deberían vivir parte del año en Brasil y tener a sus hijos en Brasil para poder incluirlos en la línea de sucesión como príncipes de Brasil. Como Isabel tardaría casi once años en tener su primer hijo, Leopoldina viajó a Brasil cada vez que iba a dar a luz.  Después de su temprana muerte con apenas veintitrés años por culpa de agua contaminada que la causó tifus , el emperador del Imperio Austriaco, Francisco José I(1830-1916) declaró treinta días de luto oficial y fue enterrada en Coburgo. En una carta  escrita por la princesa de Coburgo, Clementina de Orleans (1817-1907) describe la agonía de Leopoldina y una vez fallecida escribe 
"Ella estaba muy hermosa en ese momento y tenía un rostro angelical. Ahora está en un ataúd  vestida con ropa de seda blanca , una corona blanca y su velo de novia en la cabeza. Está rodeada por flores frescas enviadas por todas las princesas"   
(Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org






Ya en el año 1864 Pedro se dispone a buscar esposo para sus dos hijas y lo hace entre los miembros de la Casa Real francesa. El esposo de Francisca de Braganza, hermana del emperador brasileño,  el príncipe de Joinville Franz Ferdinand de Orleans (1818-1900) le recomienda a sus dos sobrinos Luis Augusto de Saxe-Coburgo-Gota(1845-1907) y Gastón de Orléans, conde d´Eu (1842-1922). El emperador brasileño se muestra de acuerdo con la elección pero pide que ambos viajen a Brasil para conocer a las princesas antes de formalizar el matrimonio, tal vez recordando la mala impresión que Teresa Cristina le había causado la primera vez , cuando ya era demasiado tarde para dar marcha atrás. De ésta forma los dos jóvenes príncipes embarcan rumbo a Brasil en agosto de 1864 y en septiembre se produce el primer encuentro entre los cuatro . Lo curioso es que se había pensado en que Leopoldina se casaría con Gastón de  Orleans y  su hermana Isabel con Luis Augusto, pero al conocerse el resultado fue diferente, como explicaba Isabel en una de sus cartas "Papa deseaba este viaje , pensando en nuestra boda. Pensó en el conde d´Eu para mi hermana y el Luis Augusto de Saxe-Coburgo para mi, pero Dios y nuestros corazones decidieron otra cosa , y el 15 de octubre tuve la suerte de casarme con el conde d´Eu" Lo cierto es que  Gastón d´Eu no se sentía tan afortunado como Isabel, ya que pensaba que las dos princesas eran feas, sólo que Isabel lo era menos que Leopodina, así que optó por el mal menor y eligió a Isabel. De ésta forma, Isabel de Braganza y Gastón de Orleans se casaron en Río de Janeiro el 15 de octubre de 1864 mientras que Luis Augusto y Leopoldina se casaban el 15 de diciembre de 1864. Isabel tardaría once años en tener a su primer hijo, Pedro de Alcántara (1875-1940), y durante mucho tiempo se creyó que era estéril, de ahí que su hermana Leopoldina tuviera que viajar constantemente a Brasil para dar a luz a sus hijos ya que sólo los nacidos en territorio brasileño podían entrar en la línea de sucesión al trono . Leopoldina tendría cuatro hijos varones, comenzando con Pedro Augusto de Saxo-Coburgo Braganza (1866-1934), que se convertiría en el nieto favorito del emperador. 





Fotografía de  Isabel en 1865, meses después de contraer matrimonio . Era de baja estatura, su cabello era rubio  y los ojos azules y a decir de su esposo , Gastó de Orleans, la menos fea de las dos hermanas. Según Roderick J. Barman en su "Ciudadano emperador: Pedro II y la formación de Brasil"   durante su infancia  sus maestros la enseñaron a 
"Obedecer las reglas tradicionales. Ella aceptaba que las mujeres fuesen dependientes  y obedientes y de hecho el comportamiento de su madre y de su aya no indicaban los contrario. No estaba desprovista de poder de observación y cierta perspicacia  pero aceptaba la vida como era y no era dada a cuestionar el orden establecido"
Es decir, desarrolló una personalidad conformista y dependiente de su padre . Pero también nos cuenta Barman que 
"Tenía una personalidad fuerte, pero no pudo sacar provecho de ello. No compartía de pequeña la seriedad de carácter de su padre , su perseverancia o su interés por las cosas del mundo. Tenía tendencia a adoptar una visión alegre de la vida  y no poseía ni mucha paciencia ni una excesiva tolerancia . Ella saltaba de un tema de interés a otro según llamaban su atención . No tenía miedo a hablar y mostrar lo que pensaba, pero  cuando encontraba algo que no le gustaba tenía dificultades  para conseguir que su visión de las cosas prevaleciera . Tenía tendencia a apasionarse enseguida  y a perder el interés con la misma rapidez" 
(Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org)





Entre tanto, la paz vivida por el Imperio de Brasil desde 1852  tiene que hacer frente a dos problemas, primero un incidente con Gran Bretaña que llevará a la ruptura de relaciones  en 1863 entre ambas naciones y a finales de 1864 daría comienzo un conflicto mucho más largo con Paraguay.  En Uruguay había estallado una guerra civil, y durante el conflicto se produjo la muerte de varios súbditos brasileños  y  Brasil decidió intervenir invadiendo Uruguay en diciembre de aquel año de 1864 iniciándose la llamada Guerra de Uruguay, un conflicto breve que concluyó el 20 de febrero de 1865 . En Uruguay se enfrentaban dos bandos que habían disputado el poder desde la independencia del Uruguay,  el Partido Blanco y el Partido Colorado y ahora Brasil entraba en el conflicto para poner orden apoyando al Partido Colorado , obteniendo la victoria . Pero mientras las tropas brasileñas combatían en Uruguay , Paraguay, que había sido aliada del Partido Blanco , invade la provincia brasileña de Matto Grosso . Era el comienzo de la Guerra de Paraguay que se agravaría  cuando en marzo de 1865 los paraguayos invadían la provincia más meridional de Brasil, la de Río Grande do Sul . Ante la inoperancia de las tropas brasileñas para hacer frente al avance paraguayo Pedro II decidió ponerse al frente de las tropas a pesar de la oposición de la Asamblea General que no quería que el emperador arriesgase de ese modo  la vida pero el emperador respondió con unas palabras que se ganaron a todo su pueblo "Si los políticos me impiden que vaya como emperador , abdicaré y continuaré como voluntario de la Patria" Y así en julio de 1865 se puso al frente de sus tropas y en gran parte gracias a su presencia las tropas brasileñas lograron rechazar al ejército paraguayo. Sin embargo, la guerra no acabaría ahí y se prolongaría durante cinco años que dejarían su huella en el emperador, que paso de tener un aspecto juvenil a parecer a sus cuarenta y cuatro años casi un anciano pues concentró todas sus energías en la dirección de la guerra y sufría con la constante sangría de hombres . El conflicto no terminó hasta la muerte del presidente de Paraguay , Francisco Solano López (1827-1870), el 1 de marzo de 1870 , considerado un héroe por Paraguay y un dictador por Brasil. Es un conflicto complejo que no puedo detallaros más aquí porque necesitaría un artículo entero para referirme a él




He escogido estas dos fotografías porque reflejan el gran cambio físico  que experimento el emperador a lo largo de la cruenta guerra con Paraguay entre 1865 y 1870. Esta primera corresponde al emperador en 1865 cuando tomó la decisión de ponerse él mismo al frente de las tropas. Tenía cuarenta años y no vaciló en compartir las penalidades de la campaña militar con sus hombres  
(Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org)



Y aquí el emperador al final de la guerra, con cuarenta y cinco años y la barba y el pelo completamente blancos  . Hay grandes diferencias en las estimaciones de cifras  de víctimas pero fueron de decenas de miles en ambos bandos, saliendo peor parada Paraguay, que quedó devastada y donde la figura de Pedro II no es muy querida mientras que en Brasil fue considerado un héroe, porque su constancia en el esfuerzo, su función mediadora entre los dos grandes partidos , el Conservador y el Liberal, para evitar que obstaculizaran el esfuerzo que requería la guerra, fueron decisivos para la victoria. Aún así Pedro II rechazó que le erigiesen una gran estatua ecuestre en su honor y pidió que ese dinero se dedicara a construir escuelas de enseñanza primaria, pues una de las obsesiones de su reinado fue extender la educación a todos los brasileños
(Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org)





Cuando la guerra concluyó  más de cincuenta mil soldados brasileños habían perdido la vida y el coste del conflicto representó once veces los ingresos anuales de Brasil, aunque por fortuna para el Imperio cuando comenzó la guerra sus arcas estaban llenas y en apenas una década pudo amortizar el gasto del esfuerzo bélico lo que además sirvió para impulsar la industria y aumentar su productividad, por lo que en realidad serviría de impulso económico.  La tenacidad y constancia de Pedro II había sido decisiva para la victoria  y la Asamblea General quiso erigir una estatua ecuestre del emperador como homenaje y agradecimiento, pero Pedro II, dando una vez más muestra de su carácter, se negó a ello y ordenó que el dinero que iba a ser destinado al monumento fuera empleado en la construcción de escuelas. Así entraba Brasil en la década de 1870 , con Pedro II alcanzando sus cotas de máxima popularidad entre el pueblo, una economía próspera y sin guerras en las que combatir ,mostrando al mundo una nación moderna , dinámica y progresista, aunque todavía tenía la asignatura pendiente de la abolición de la esclavitud, pero ahí Pedro II se encontraba con un problema, y es que la mayoría de la población no veía mal la esclavitud y casi todo el mundo, tanto ricos como pobres, tenían esclavos. El propio emperador era de los pocos que se oponía a ella y de hecho la calificaba  de "vergüenza nacional" pero su abolición no sería un gesto bien recibido por el pueblo y tendría que vencer muchas resistencias. Cuando en 1850 vimos que se aprobaba la  Ley Eusébio de Queirós que prohibía el tráfico de esclavos con África el emperador tuvo  que  amenazar con abdicar para lograr que la Asamblea General aprobase la ley. En la década de 1870 todavía   los esclavos representaban el 15% de la población de Brasil y Pedro II estaba decidido a acabar con la existencia de esclavos. Según el historiador brasileño José Murillo Carvalho (1939) en su obra "Don Pedro II ser o no ser " así lo expresaría el emperador públicamente en 1867 en la Fala do trono de aquel año (la Fala do trono era el nombre que recibía el discurso de apertura y clausura  del año legislativo en la Asamblea General pronunciado por el emperador). Pero su intervención sería muy criticada, porque era un tema muy sensible para la sociedad brasileña.






Leopoldina de Braganza(en pie y vestida de blanco) con su segundo hijo ,Augusto Leopoldo de Braganza,  y   su hermana, Isabel de Braganza . sostiene en su regazo a su sobrino e hjo mayo de Leopoldina, Pedro Augusto de Braganza. Ambos tenían la condición de príncipes de Brasil y estaban en la línea de sucesión al trono
(Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org/)




El 7 de febrero de 1871 fallecía de tifus en Viena Leopoldina de Braganza , posiblemente debido al consumo de agua contaminada. De los cuatro hijos que Leopoldina tuvo en su matrimonio los dos primeros, Pedro Augusto de Braganza (1866-1934) y Augusto Leopoldo de Braganza (1867-1922), fueron príncipes de Brasil y situados en la línea de sucesión del Imperio.  Cuando la noticia llega a Brasil  el emperador y su esposa deciden emprender el viaje para visitar a sus nietos y la tumba de su hija que se hallaba en la ciudad de Coburgo. , en lo que sería la primera salida internacional de los emperadores de Brasil desde su llegada al trono, algo que Pedro II anhelaba desde hacía tiempo. En este viaje pasarán por Reino Unido, Bélgica, Alemania, Italia , Grecia , Egipto,Suiza, Francia , España y , naturalmente Portugal. En Lisboa se producirá el reencuentro entre Pedro II y su madrastra Amelia de Beauharnais, a la que no veía desde que el 7 de abril  1831 partiera rumbo a Portugal en compañía de Pedro I.  Roderick J. Barman recoge en su obra "Ciudadano emperador: Pedro II y la formación de un Imperio"  esta anotación del emperador en su diario después de aquel esperado encuentro "Lloré de felicidad y también de dolor por ver a mi madre tan afectuosa conmigo pero también tan mayor y enferma" No le quedaba mucha vida a la antigua emperatriz que moriría el 26 de enero de  1873 en Lisboa. Durante el viaje Pedro II muestra una vez más su carácter sencillo y poco dado a las solemnidades y a la rigidez impuesta por el protocolo. En lugar de recibir el tratamiento de emperador Pedro II se presenta sencillamente como Pedro de Alcántara y lejos de albergarse en palacios, lo hace gustosamente en hoteles . Aprovecha para encontrarse con científicos e intelectuales de los países que visita, entre los que se encontraba el filósofo alemán Friedrich Nietzsche (1844-1900) que quedó sorprendido por la erudición del emperador, o el propio naturalista británico  Charles Darwin (1809-1882) célebre ya entonces por su teoría de la evolución a través de la selección natural, que diría del emperador  "El emperador hace tanto por la ciencia que todo sabio está obligado a mostrarle el más completo respeto"






A large group of men and women are gathered below the head of the Sphinx with the Great Pyramid looming behind
Pedro II (es el primero que está sentado contando por la derecha) en  Egipto a finales de  1871  durante su primer viaje internacional como emperador de Brasil. Fue la muerte de su hija Leopoldina la causa del viaje, pero en realidad el emperador hacía  tiempo que anhelaba dejar Brasil y conocer en persona todas esas culturas y países que había aprendido a amar a través de los libros.  Cada vez mostraría un mayor deseo de permanecer fuera de Brasil, como si le ahogaran las obligaciones de gobierno cuando estaba allí y anhelara sentirse libre, que es  lo que sentía cuando estaba fuera,. Ni siquiera le gustaba que se dirigieran a él como emperador y prefería que le presentaran sencillamente como Pedro de Alcántara  
(Imagen procedente de https://en.wikipedia.org )




Aquel viaje duró diez meses y Pedro II lo vivió como un período de paz y felicidad alejado de los problemas de gobierno de Brasil, pudiendo centrar su atención en las cosas que realmente amaba, las letras y  la ciencia. Cuando regresó  de su viaje tuvo que afrontar  una crisis en Brasil entre el gobierno y la Iglesia.  Durante mucho tiempo el poder civil había tenido un gran ascendente sobre la Iglesia ya que se encargaba tanto de pagar el sueldo de los clérigos como de los nombramientos de obispos. y otros cargos eclesiásticos. Pero las cosas estaban cambiando con una nueva generación de clérigos  que gozaban de una completa formación intelectual y deseaban mayor autonomía del poder civil al tiempo de estar imbuidos del espíritu antiliberal impulsado por el Concilio Vaticano I que tuvo lugar entre 1869 y 1870 convocado por el papa Pío IX (1792-1878) que entre otras cosas aprobó el dogma de la infalibilidad del Papa. Algunos de estos nuevos obispos brasileños ordenan la expulsión de los masones de las cofradías lo que afectaba a muchas personalidades de la vida pública brasileña que pertenecían a logias masónicas. Los obispos serían llevados por esta decisión arbitraria ante los tribunales y condenados a cuatro años de prisión aunque Pedro II intervendría para que se les rebajara la pena. Después de entrar en conversaciones con el Vaticano, los obispos rebeldes fueron puestos en libertad al tiempo que se retiraba la orden de expulsión de los masones de las cofradías. Pedro II no era masón ni quería proteger especialmente a éste colectivo, pero lo que si quería dejar claro es que el poder religioso no debía imponerse al civil  "El gobierno tiene que asegurarse - afirmaba el emperador- que la Constitución sea obedecida. Con estos procedimientos no hay un deseo de proteger a la masonería sino de defender los derechos del poder civil". Ya en 1876 Pedro II emprende un nuevo viaje que le llevará a visitar Nueva York en abril de aquel año para luego cruzar el interior del país hasta California, visitando San Francisco y de allí remontó la costa  y entró en Canadá  y de nuevo cruzó el Atlántico recorriendo Suecia, Finlandia, Dinamarca, Rusia, Grecia y el Imperio Otomano hasta llegar a Tierra Santa y Egipto y emprender el regreso recorriendo la mayoría de países ´en los que ya había estado en su primer viaje . No regresó a Brasil hasta el 22 de septiembre de 1877 después de haber seducido con su sencillez, erudición y afabilidad a la gente de los países por los que pasaba. 





Retrato de Pedro II realizado en 1875, cuando tenía cuarenta y nueve años , por el pintor brasileño Delfim Joaquin da Camara (fecha desconocida -1916) , justo antes de emprender su segundo gran viaje internacional que lo llevaría a Estados Unidos, Canadá, los países Escandinavos, Rusia , el Imperio Otomano y  Tierra Santa además de todos los países que ya había visitado  en su anterior viaje . Cuando regresaba de estos viajes le resultaba  cada vez más difícil volver a su rutina como gobernante. Aunque siempre tenía el refugio de su interés en la ciencia y las artes. Así, en el Palacio de Sao Cristovao  creó un estudio de fotografía y otro de química e incluso impulsó la construcción de un observatorio astronómico en el palacio. En el exterior financió la construcción del Instituto Pasteur en Francia y el Teatro de Ópera del Festival de Bayreuth donde todos los años se representaban las obras del compositor alemán Richard Wagner (1813-1883) El historiador y periodista portugués Alexandre Herculano (1810-1877) escribió de él :
"Es un príncipe que según la opinión general  es el primero de su tiempo gracias a su mente dotada, y la constante aplicación de éste don a la ciencia y la cultura"
(Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org)




Parecía que Pedro II estaba cada vez más a gusto fuera de Brasil, como si le pesaran tantos años de gobierno. Escribe al respecto la historiadora española  Anna Caballé en su semblanza del emperador para la revista "Historia y Vida" que  "el contacto con otras culturas admiradas por el emperador  le iba alejando más  y más de la dureza  de la política practicada en Brasil" y eso a su vez tenía otro efecto  " su figura iba volviéndose más borrosa  para las nuevas generaciones " y  es paradójico que lo que tenía que haberle ganado todavía más el cariño y afecto de su pueblo estaba provocando lo contrario, el desencuentro y un alejamiento entre los brasileños y su emperador  "El emperador se había convierto en motivo  de muchas caricaturas que la gente veía a diario en los periódicos - escribe Anna Caballé - No se comprendía la modestia de su actitud , ni el hecho de que viajara con un séquito  reducido y sin visitas oficiales , ni que llevará en la mano su maletín de trabajo, ni que vistiera  como un burgués corriente" Visto con la distancia del tiempo es difícil entender este desapego por Pedro II después de haber impulsado la economía de la nación, de darla estabilidad, de asegurar sus fronteras y desarrollar su cultura hasta crear una auténtica identidad nacional, pero la historia suele mostrarnos ejemplos así, en las que las generaciones más jóvenes no reconocen el valor de lo que se hizo antes de  ellos y así pasaba con Pedro II, la inestabilidad vivida por Brasil durante el período de regencia entre 1831 y 1841 ya no decía nada a los brasileños de finales de la década de 1870 y comienzos de 1880  y la figura del emperador empezaba a contemplarse como una reliquia del pasado, el símbolo de una institución anacrónica. En todo ello también jugaba un papel la idea fija de Pedro II de que una mujer no podía hacerse cargo del Imperio , y ello a pesar de que su hija Isabel ya se había encargado con acierto de la regencia durante sus largas ausencias en las que Pedro se despreocupaba por completo del gobierno. De hecho fue durante su primera  regencia en 1871, cuando Pedro II y su esposa viajaron a Europa al conocer la muerte de Leopoldina, cuando Isabel firmó la Ley del Vientre Libre promulgada el 28 de septiembre de 1871  en virtud de la cual todos los niños nacidos de esclava a partir de esa fecha serían considerados libres. 






Lei Áurea.jpg
Carta original de la Ley Áurea en virtud de la cual la esclavitud quedaba abolida en Brasil el 13 de mayo de 1888 cuando fue firmada por la princesa regente Isabel de Braganza, una firme abolicionista igual que lo era su padre Pedro II y lo había sido su abuelo Pedro I. La carta decía:
"Declara extinta la esclavitud en Brasil: La Princesa Imperial Regente, en nombre de su Majestad el Emperador, el Señor D. Pedro II, hace saber a todos los súbditos del Imperio que la Asamblea General decreta y sanciona lo siguiente:
Art 1º: Es declarada extinta  desde la fecha de esta ley la esclavitud en Brasil
Art 2º: Quedan revocadas las disposiciones en sentido contrario                      
Manda , por tanto, a todas las autoridades, a quienes el conocimiento y ejecución de lo referido en esta ley les pertenece, que la cumplan y la hagan cumplir y guardar tan completamente como en ella se contempla
El secretario de Estado de  Agricultura, Comercio y Obras Públicas e interino de los Asuntos Extranjeros, Rodrigo Augusto da Silva, del Consejo de Su Majestad el emperador, lo  hace imprimir publicar y difundir
Fechado en el Palacio de Río de Janeiro el 13 de mayo de 1888 , 67º de la Independencia y del Imperio . "
Con éste texto se ponía punto final a la esclavitud en Brasil , la última de las naciones en América que faltaba por abolirla. El sueño de Pedro I  se convertía en realidad  bajo la regencia de su nieta
(Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org/)



   


Isabel , al igual que su padre y su abuelo, era una abolicionista convencida y sería ella la que finalmente llevaría a cabo su abolición definitiva. Pero antes de eso el emperador mostraba cada vez más síntomas de cansancio, como si ya no quisiera llevar la corona ni tuviera interés en conservarla para Isabel y eso aunque Brasil seguía viviendo una época próspera y pacífica. También hay que  señalar que la clase política no era muy favorable al gobierno de una mujer y que poco a poco las ideas republicanas iban introduciéndose en Brasil.  En 1887 la salud de Pedro II declinaba  y por consejo médico emprende un nuevo viaje  a Europa el 30 de junio de ese año , dejando la regencia de nuevo en manos de su hija Isabel.  El emperador enfermaría de extrema gravedad  en Milán, donde llegaría a recibir la extremaunción , mientras que en Brasil las muestras de indisciplina entre el ejército eran cada vez más notables. Mientras, Isabel presiona al presidente del  Consejo de Ministros , el conservador  Joao Mauricio Wanderley (1815-1889), para que adopte nuevas medidas dirigidas a la abolición de la esclavitud pero éste , temiendo los problemas que iban a producirse sin tener otras leyes preparadas para hacer frente a un cambio tan importante en la sociedad y en el sistema productivo brasileño  , trata de retrasar la reforma. . Como la tensión con los militares iba en aumento Isabel  aprovechó la ocasión para  prescindir  de Wanderley del resto de ministros para  nombrar el 10 de marzo de 1888 un nuevo gobierno con un abolicionista a la cabeza, Joao Alfredo Correia de Oliveira (1835-1919), que se encargó de  preparar la llamada Ley Áurea  que fue firmada por Isabel el 13 de mayo de 1888 por la cual quedaba abolida la esclavitud en Brasil, el último país en América  en hacerlo. El único senador que votó en contra fue el antiguo presidente del Consejo de Ministros, Wanderley, que sabiendo los problemas que se iban a derivar de la abolición  , le dijo a Isabel "La Señora acaba de redimir una raza y de perder un trono"  El político, diplomático y periodista brasileño Lafayette Rodrigues Pereira (1834-1917)  nos describe la situación que siguió  a la abolición de la esclavitud "La abolición de golpe del elemento servil desorganizó el trabajo en el campo , dejándolos a la vez sin mano de obra y sin capital. Era una necesidad acudir lo antes posible en su ayuda (de la agricultura) , proporcionando   dinero a través de créditos y trabajadores mediante la inmigración. Pero el Ministerio o bien desconocía la urgencia y extensión de estas necesidades, o no sabía como adoptar las medidas precisas para satisfacerlas" 





Fotografía del emperador tomada en 1887 cuando contaba sesenta y dos años de edad aunque  como podéis observar, aparentaba  más y transmitía la imagen de un hombre  agotado. Ese mismo año dejaría Brasil en junio  por consejo de sus médicos creyendo que alejado de las preocupaciones  cotidianas de gobierno  mejoraría, pero estuvo muy cerca de morir durante su estancia en Milán, llegando a recibir la extremaunción . Fue  en Milán donde en mayo de 1888 le llegaría la noticia de la abolición de la esclavitud. Sabemos mucho de Pedro II gracias a su diario , donde recogía  ,como si fuera un cuaderno de bitácora, todo lo que hacía durante el día, incluso las cosas más nimias , como este ejemplo de una anotación del 19 de septiembre de 1891 , ya en el exilio en Francia, mientras se hallaba en el balneario de Vichy y que tomo del artículo  de la historiadora
Anna Caballé para la revista "Historia y vida"
"2 a.m. Dormí bien. Algún picor en la espalda . Pero ante todo voy a rezar un Padre Nuestro agradeciendo todo a Dios. Leeré un poco a Nourrisson. Casi las 3. Me cuesta dejar este buen libro. 4 Dormí bien, pero todavía falta una   hora y cuarto para el amanecer.  El reloj marca las 05.06 hrs , falta poco para que rompa el alba. 5.45 hrs. Leí el libro de Nurrisson . 5.50 hrs . De aquí a setenta minutos voy a curarme el pie, que va mucho mejor, y a vestirme"  
(Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org






Los grandes hacendados  , principales perjudicados por la medida, se pasan al bando republicano que adquiere una gran fuerza. Entre tanto, Pedro II se recupera y cuando todavía estaba convaleciente en Milán ,el 22 de mayo  le llega la noticia de que su hija ha firmado la abolición de la esclavitud . Los que los presenciaron contaron como al emperador se le humedecieron los ojos y con voz temblorosa por la emoción dijo "¡Demos gracias a Dios!¡Gran pueblo!¡Gran pueblo!"  A pesar de la inestabilidad que  se percibía en el ejército y el disgusto de los grandes terratenientes, cuando Pedro II regresa a Brasil  el 22 de agosto de 1888 tiene un gran recibimiento por parte de su pueblo . Y a pesar de los malos augurios, la cosecha de café de 1888 fue muy buena. Sin embargo los republicanos creen que ha llegado el momento de desembarazarse del rey , incluso sin el apoyo de la mayoría del pueblo que seguía queriendo a su emperador, el único gobernante que habían conocido la mayoría de ellos. Y así, el 15 de noviembre de 1889 se daba un golpe de estado, se proclamaba la República y Pedro II era destronado. Sin embargo, los republicanos con contaban con el apoyo del pueblo y si Pedro II hubiera  querido enfrentarse a los golpistas con toda probabilidad habría salido vencedor. Pero no era esa la intención del emperador, que cansado y con ese espíritu fatalista que le había acompañado desde la muerte de sus hijos varones, aceptó el curso de los acontecimientos . Según el historiador brasileño José Murillo Carvalho  cuando al emperador le comunicaron la noticia del golpe de estado se limitó a decir "Si es así , será mi jubilación. Trabajé demasiado y estoy cansado. Ahora voy a descansar". Dos días después del golpe de estado , el 17 de noviembre de 1889 la Familia Imperial abandonaba Brasil rumbo al exilio , de la misma forma que Pedro I había zarpado el ya lejano 7 de abril de 1831 después de haber abdicado en su hijo. Teresa Cristina no soportaría el dolor de ver a su familia abocada al exilio y moriría en Oporto el 28 de diciembre de 1889 apenas unas semanas después de su llegada. Su muerte terminó de romper el corazón del emperador  "No sé cómo escribo - anota el emperador en su diario - Nunca imaginé mi aflicción . Solamente lloro por la felicidad perdida  de 46 años. Nada más puedo decir" y  a continuación "Primer día de la vida desconsolada que me espera. Viviré para el estudio que, infelizmente, no aprovechará más que a mí y a mis nietos"







Según todas las publicaciones que he consultado, esta es la última fotografía que se hizo la familia Imperial de Brasil antes de partir para el exilio el 17 de noviembre de 1889 dos días después del golpe de estado que instauró la República en Brasil.  Su esposa, Teresa Cristina, (sentada , la primera por la izquierda) no resistiría el dolor de contemplar a toda su familia en el exilio y moriría menos de un mes después en Oporto el  28 de diciembre de 1889. Así se cerraba una era en la historia de Brasil, la del Imperio  fundado por Pedro I  después de la declaración de independencia del 7 de abril de 1822 y que ahora llegaba a su fin con la marcha al exilio de su hijo Pedro II. El círculo se cerraba y Brasil emprendía una nueva etapa convertida  en República, pero eso es ya otra historia
(Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org)




Tras la muerte de su esposa Pedro II se instala en París, entre ciertas  estrecheces económicas y añorando Brasil , anhelando que le vuelvan a llamar para que asuma de nuevo el gobierno del país, pero esa llamada no se produciría. Con la salud muy debilitada sólo quedaba escribir el capítulo final de su historia. Un día, paseando en carro por París, sufrió un enfriamiento y lo que al principio parecía un resfriado progresó hasta convertirse en una neumonía que acabó con su vida  el 5 de diciembre de 1891 . Dicen que sus últimas palabras fueron  "Dios me conceda estos últimos deseos: la paz y la prosperidad para Brasil"  No sabemos si fueron esas o no realmente sus últimas palabras, es frecuente atribuir grandes citas en momentos donde no se suele estar con la mente tan despejada para pronunciarlas,  pero lo cierto es que moría un hombre que dedicó toda su vida a su país, incluso en contra de sus propias inclinaciones que se alejaban de los asuntos políticos y se centraban en el arte, la literatura y la ciencia como hemos ido descubriendo a lo largo de éste relato. Había asumido el trono con sólo quince años y con  un país inmerso en el caos y con constantes rebeliones. Lo dejó convertido en una nación moderna, con una economía próspera, con una identidad cultural propia , con un gran impulso en su desarrollo cultural y con el triunfo final de la abolición de la esclavitud. Había logrado lo que pedía con sus últimas palabras, la paz y la prosperidad de Brasil, aunque los egoísmos particulares de unos  pocos no quisieron reconocer su labor y le agradecieron una vida de esfuerzos con un golpe de estado y enviando a él y a toda su familia al exilio a pesar del cariño y admiración que le profesaba tanto su pueblo como el resto de naciones. La historia de Brasil continuaba pero la del emperador Pedro II termina aquí, Como dijo al perder el trono " Trabajé demasiado y estoy cansado. Ahora voy a descansar"



Enlace con la primera parte de  "Pedro II, el emperador bueno de Brasil"
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/06/pedro-ii-el-emperador-bueno-de-brasil.html

Enlace con la segunda  parte de  "Pedro II, el emperador bueno de Brasil"
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/06/pedro-ii-el-emperador-bueno-de-brasil_18.html

Enlace con la tercera  parte de  "Pedro II, el emperador bueno de Brasil"
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/06/pedro-ii-el-emperador-bueno-de-brasil_20.html

Enlace con la cuarta   parte de  "Pedro II, el emperador bueno de Brasil"


El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

Famosos