sábado, 18 de junio de 2016

PEDRO II , EL EMPERADOR BUENO DE BRASIL (SEGUNDA PARTE)

Para retomar el relato donde lo dejaba en la primera parte recordemos que habíamos iniciado nuestro viaje en el siglo XV, cuando comenzaba la Era de los Descubrimientos impulsada por el infante Enrique el Navegante (1394-1460)  que llevaría a los navegantes portugueses a explorar toda la costa africana hasta llegar al Índico y alcanzar las costas de India y las codiciadas Islas de las Especias. Conocimos también al navegante y explorador portugués Pedro Alvares Cabral (hacia 1467-1520) que durante un viaje que tenía como objetivo llegar a India siguiendo los pasos de otro navegante portugués, Vasco de Gama (hacia 1460-1524), alcanzaba accidentalmente, aunque este es un extremo objeto de debate por los historiadores, a las costas de lo que hoy conocemos como  Brasil, desembarcando el 24 de abril de 1500 en un lugar al que bautizaba con el nombre de Porto Seguro. Dos días más tarde se celebraba la primera misa católica en aquel territorio y el 1 de mayo Alvares Cabral procedió a tomar posesión en nombre de Portugal del nuevo territorio descubierto al que dio el nombre de Terra de Vera Cruz. Asistimos a la lenta colonización de aquel territorio inmenso  y a su prosperidad económica  apoyada en el trabajo de cientos de miles de esclavos negros traídos de África para trabajar en las grandes plantaciones portuguesas. Presenciamos también los primeros intentos de rebelarse contra la autoridad portuguesa como la llamada Conspiración Minera de 1789, que no fue un movimiento surgido entre las clases bajas sino entre los dueños de minas y grandes terratenientes hastiados de las fuertes cargas tributarias impuestas por Lisboa. Luego avanzamos hasta el otoño de 1807, cuando el emperador francés Napoleón I Bonaparte (1769-1821) era el hombre más poderoso de Europa .Francia establece una alianza con España para repartirse Portugal, en ese momento aliada con la gran enemiga de Francia, el Imperio Británico. Las tropas francesas penetraban en territorio portugués el 20 de noviembre de 1807 y diez días después ya se encontraban a las puertas de Lisboa mientras la reina María I de Porgutal (1734-1816), incapacitada para gobernar por sufrir demencia, el príncipe regente, su hijo mayor Juan de Braganza (1767-1826)  y la élite de sociedad portuguesa incluyendo la nobleza ,  funcionarios de la corte y miembros del clero, abandonaban Portugal a bordo de trece naves que transportaban alrededor de quince mil personas. 





Retrato de D. Joao VI - Gregorius, Albertus Jacob Frans 2.jpg
Retrato del rey Juan VI(1767-1826)  realizado en 1825, un año antes de su repentina muerte, por el pintor neerlandés Albertus Jacob Frans Gregorius (1774-1853). No estaba destinado a reinar , pues era el segundo de los hijos varones de la reina María I(1734-1816) , pero  el 11 de septiembre de 1788 fallecía de viruela su hermano mayor y heredero de la corona y Príncipe de Beira, José de Braganza(1761-1788)  lo que  convirtió a Juan en el nuevo príncipe heredero. Como ya vimos, su madre , la reina María I, la primera mujer en gobernar en solitario Portugal, perdió la razón en 1792  siendo declarada demente e incapacitada para gobernar, momento en que  su hijo Juan asumió la regencia del reino , situación que se mantendría hasta la muerte de María I en 1816 cuando ya hacía ocho años que la corte se hallaba en Brasil . Aunque algunos historiadores le acusan de indolente, de un exceso de religiosidad que le hacía muy sensible a la influencia del clero y a menudo se le tiende a caricaturizar por algunos rasgos de su carácter, lo cierto es que tuvo que gobernar en un período particularmente difícil de la historia de  Portugal y de Brasil  y que tomó muchas iniciativas que servirían para establecer los cimientos del futuro Brasil como nación independiente.  En 1815 daba el gran paso de crear el Reino Unido de Brasil, Portugal y los Algarves, suprimía el monopolio comercial portugués, construía nuevas carreteras  y mejoró los puertos brasileños, fundó el Banco de Brasil, la Academia Militar y las Academias de Medicina y Derecho. Gracias a su política , comenzaron a afluir a Brasil capitales procedentes de otras potencias europeas impulsando la economía brasileña liberándola de su dependencia de Portugal. Pero también tuvo que hacer frente a las crecientes tensiones   entre portugueses y los colonos que llevaban varias generaciones  viviendo en Brasil, lo que provocó revueltas como la de Pernambuco, que durante tres meses del año 1817 se declaró  independiente. Luego tuvo que afrontar la Revolución Liberal de Oporto en 1820 y el movimiento independentista brasileño encabezado por su propio hijo, el futuro Pedro I de Brasil , además de las rebeliones de otro de sus hijos, Miguel de Portugal(1802-1866) y las intrigas de su esposa, la española Carlota Joaquina de Borbón (1775-1830) de la que os hablaré más adelante  . Como escribe la historia brasileña Ismenia Lima Martins  en un artículo para la revista "Navigator"
"Si hay un acuerdo de todos los autores  que se basan en el testimonio de aquello s que lo conocieron de cerca,  es su amabilidad y afabilidad, todo lo demás es objeto de controversia Mientras que algunos subrayan su visión de estadista, otros lo consideran cobarde y sin preparación para gobernar. Fuera como fuese, Juan VI marcó de una manera indeleble la historia luso-brasileña hasta la actualidad" 

(Imagen procedente de https://commons.wikimedia.org)



Vimos como el príncipe regente desembarcaba en la que había sido durante mucho tiempo la capital de la colonia brasileña, Salvador de Bahía, el 22 de enero de 1808 donde fue recibido entre las aclamaciones del pueblo. Pero annque trataron de convencerlo de que se estableciera su corte allí, Juan VI  ya se había comprometido a  fijar su corte en Río de Janeiro y hacia allí se dirigió , desembarcando en Río el 8 de marzo de 1808. En la colonia se había desatado la euforia porque la corte se había establecido en Brasil y ,aunque todavía seguía siendo una colonia, sabían que algo había cambiado. El príncipe regente no tardó en ganarse el aprecio de sus súbditos, a tenor del testimonio de hombres como el pintor suizo Henri L´Êveque (1769-1832)  que recordaba que "el príncipe, acompañado de un secretario de Estado, un criado y algunos oficiales , recibe todas las peticiones que se le presentan ; escucha con atención todas las quejas, consuela a algunos, anima a otros. La vulgaridad de las maneras, la familiaridad del lenguaje, la insistencia de algunos , lo prolijo de otros nada lo enfada. Parece olvidarse de que es su señor para pensar que es sólo su padre"  El príncipe promueve el desarrollo económico y cultural de la colonia y crea nuevos organismos y servicios públicos que constituirán la base sobre la que se construirá el futuro estado brasileño, aunque también hay críticas por el excesivo tamaño de su corte, por el derroche y lujo de sus miembros y por la extensión de la corrupción. Mientras , en Europa las cosas comienzan a cambiar. Napoleón I fracasa en su campaña de Rusia en 1812 y a partir de entonces su suerte cambia. Entre el 16 y el 19 de octubre de 1813 las tropas francesas  serán  derrotadas en la batalla de Leipzig por una coalición formada por rusos, austriacos y prusianos. Los franceses tuvieron que replegarse abandonando sus posiciones en territorio alemán y retrocediendo a la otra orilla del Rin. En 1814 los aliados siguen avanzando hacia París con un ejército de alrededor de medio millón de hombres mientras que el emperador francés sólo dispone de unos cien mil hombres. Con los aliados a las puertas de París y sus propios mariscales presionándole para que abandone el poder , Napoleón renuncia al trono y el 6 de abril escribe  "Comoquiera que las potencias aliadas han proclamado que el emperador Napoleón era el único obstáculo  para el restablecimiento de la paz en Europa , el emperador Napoleón, fiel a sus juramentos, declara  que renuncia, para sí y para sus herederos, a los tronos de Francia y de Italia , porque no hay sacrificio personal alguno, ni siquiera el de su persona, que no esté dispuesto a hacer en interés de Francia"





En este mapa podemos ver la situación en que quedaba Europa después del final de las guerras napoleónicas y según el nuevo orden político surgido tras el Congreso de Viena que tuvo lugar entre el 1 de octubre de 1814 y el 9 de junio de 1815 , nueve días antes de la crucial batalla de Waterloo que significó la derrota definitiva de Napoleón y su exilio hasta su muerte en la isla de Santa Elena. En el Congreso de Viena se restablecieron las fronteras anteriores a la llegada de Napoleón al poder,  y bajo la dirección del gran impulsor de éste Congreso, el ministro de Asuntos Exteriores del Imperio Austriaco, Klemens von Metternich (1773-1859)  se restauró el Antiguo Régimen que había sido sacudido por la Revolución Francesa, maniatando los movimientos liberales contrarios al absolutismo durante la práctica totalidad de la primera mitad del siglo XIX, aunque hubo intentos por vencer al absolutismo imperante para sustituirlo por monarquías constitucionales  como la Revolución Liberal de España de 1820  o la Revolución Liberal de Oporto  en ese mismo año . En resumen, el Congreso de Viena era un paso atrás con respecto a las reformas políticas impulsadas por la Revolución Francesa de 1789
 (Imagen procedente de joseluistrujillorodriguez.blogspot.com )




Napoleón emprenderá el viaje a su exilio en la isla de Elba a finales de abril de 1814 mientras que en el trono francés se sienta un nuevo miembro de la dinastía Borbón, Luis XVIII (1755-1824) , hermano de Luis XVI (1754-1793), ejecutado en la guillotina durante la Revolución Francesa. Pero Napoleón todavía hará temblar una vez más a toda Europa. Mientras las potencias europeas se hallan reunidas en el Congreso de Viena, inaugurado el 1 de octubre de 1814, donde se  diseñaba  el nuevo orden político europeo, Napoleón regresaba de la isla de Elba y desembarcaba en la costa francesa el 1 de marzo de 1815. El 20 de marzo hacía su entrada en París sin necesidad de disparar un tiro pues los franceses recibían con los brazos abiertos a su emperador disgustados con el gobierno del rey Borbón. El regreso de Napoleón sería conocido como los Cien Días porque es el tiempo que duró esta nueva etapa en el poder de Napoleón. El 18 de junio de 1815 era derrotado en la decisiva batalla de Waterloo por las tropas aliadas dirigidas por el duque de Wellington , Arthur Wellesley (1769-1852) . Napoleón sería arrestado, encarcelado y condenado al exilio en la isla atlántica de Santa Elena hacia donde partiría el 15 de julio de 1815 para no regresar jamás. Entre tanto, el príncipe regente portugués permanece en Brasil donde había suprimido el monopolio comercial portugués,  ordenaba la construcción de carreteras y la mejora de los puertos, fundaba el Banco de Brasil, creaba la Academia Militar y también las escuelas universitarias de Medicina y Derecho, aunque crecen las tensiones entre dos grupos, los llamados nativistas, término con que se hacía referencia a los descendientes de los antiguos colonos , y los marinheiros, los portugueses recién llegados con el príncipe regente. En un intento de estrechar los vínculos entre Portugal y Brasil y dar a ésta última un trato de igualdad con la metrópolis, el 16 de diciembre de 1815 el rey promulgaba un decreto real  por el que se creaba el nuevo Reino Unido de Portugal, Brasil y los Algarves que de momento tendría su capital en Río de Janeiro,aunque de manera diplomática también se mantenía la capitalidad de Lisboa. 







"Aclamación del rey Juan VI  de Portugal, Brasil y los Algarves" , del pintor francés Jean Baptiste Debret (1768-1848) Gracias al decreto real que entró en vigor el 16 de diciembre de 1815  el conjunto de los dominios  de la corona portuguesa  pasaban a convertirse en el Reino Unido de Portugal, Brasil y los Algarves  con lo que de manera oficial Brasil quedaba equiparado a Portugal y no subordinada a ella   

 (Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org )





El 20 de marzo de 1806 fallece la reina María I de Portugal, apartada desde 1792 del poder debido a su demencia, y después de tantos años como regente , su hijo por fin puede asumir la corona con el nombre de Juan VI. Gradualmente  Brasil fue adquiriendo preeminencia tanto económica como política y cultural  sobre Portugal en este nuevo estado, originando cada vez más recelos entre los portugueses .Además, en Portugal   iban ganando peso los liberales que se oponían a la monarquía absoluta y defendían su transformación en una monarquía constitucional.  En 1820 estalla una revolución liberal en España que fuerza al rey Fernando VII (1784-1833) a firmar el 10 de marzo de 1820  la Constitución de Cádiz de 1812 que significaba la conversión de España de un régimen monárquico absolutista en uno constitucional. En el documento donde consta ese juramento se podía leer ,en palabras escritas de puño y letra por el rey español,  "Marchemos francamente, y yo el primero,  por la senda constitucional; y mostrando a Europa un modelo de sabiduría, orden y perfecta sabiduría en una crisis que en otras naciones ha sido acompañada de lágrimas y desgracias" Los liberales  portugueses , inspirados por los liberales españoles, inician en Oporto una revolución liberal  que estallaba el 24 de agosto de 1820 encabezada por la burguesía  que no tardará en conseguir el apoyo de los demás estamentos sociales portugueses, del clero y la nobleza hasta el ejército que reivindican el regreso de la corte a Portugal, el restablecimiento de Lisboa como capital en detrimento de Río de Janeiro,  la instauración de una monarquía constitucional como la española y que se restableciera el monopolio comercial de Portugal en Brasil que , como ya hemos visto, había sido abolido por Juan VI. El 30 de enero de 1821 los revolucionarios crean un Consejo de Regencia que a partir de ese momento gobierna en Portugal en nombre del rey . Juan VI sabía que tenía que regresar a Portugal pero en Brasil esto era visto con disgustos, porque sabían que el regreso del rey a Portugal significaría a medio plazo el final de la preeminencia de la que ahora gozaba Brasil . Juan VI trata de hallar una solución y decide que  su hijo , el  príncipe Pedro  de Braganza (1798-1834), también denominado en en los libros Pedro de Alcántara,  sea quien viaje a Portugal para firmar la Constitución.








Retrato de José Bonifacio  de Andrada e Silva realizado por el pintor brasileño Oscar Pereira da Silva (hacia 1865-1939). Andrada e Silva fue , además de político, naturalista y poeta. Nacido en la ciudad brasileña de Santos, en  el seno de una familia de la aristocracia portuguesa  en la colonia, en 1783 había viajado a Portugal para estudiar en la Universidad de Coimbra, ya que en Brasil no había todavía una Universidad. . Allí entró en contactos  con las ideas liberales que darían lugar a la Revolución Francesa y mostró su entusiasmo por la Guerra de Independencia mantenida por los estadounidenses contra el Imperio Británico. También comenzó una lucha que continuaría a lo largo de toda su vida  a favor de la abolición de la esclavitud y el fin del comercio de esclavos. Estudió ciencias en París durante los primeros años de la Revolución Francesa . Después de permanecer en Portugal durante la primera década del siglo XIX retornó a Brasil  y en agosto de 1820 Juan VI le nombraba su consejero.  y después del regreso de Juan VI a Portugal en 1821 como consecuencia de la Revolución Liberal de Oporto, se convirtió en hombre de confianza de  Pedro de Braganza ´y en uno de los hombres que más animó al futuro emperador a declarar la independencia de Brasil. Sin embargo, una vez conseguida ésta, caería en desgracia en 1823 teniendo que marchar al exilio durante cinco años , hasta que el propio Pedro I levantó su castigo e incluso le convirtió en el tutor de su hijo y el  auténtico protagonista de esta historia, el futuro emperador Pedro II.   

(Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org)




Sin embargo, el príncipe Pedro, que estaba de acuerdo  con las tesis de mantener el estatus actual de Brasil, se negó a regresar a Portugal . Ante esta situación, y para evitar un enfrentamiento directo con su hijo, Juan VI  deja en Brasil a Pedro como príncipe regente y es él quien pone rumbo a Portugal el 25 de abril de 1821, trece años después de su llegada a Brasil a la que ya no retornará. Juan VI llega a Lisboa el 3 de julio , el 23 de septiembre se aprueba la Constitución, la primera de la nación portuguesa,  que será jurada por el rey el 1 de octubre, con lo que Portugal pasaba a convertirse en una monarquía constitucional. Pero las Cortes Portuguesas comenzó a tomar decisiones que socavaban la soberanía brasileña subordinándola a Portugal  y eliminando la equiparación entre ambos reinos que era la esencia del Reino Unido de Brasil , Portugal y Algarve,  al tiempo que exigían el regreso a Portugal de Pedro . De hecho pretendían transformar las diferentes provincias brasileñas en provincias portuguesas  El descontento era cada vez más evidente entre los brasileños que animan a Pedro a que no abandone Brasil y defienda la causa de la independencia, destacando entre ellos la influencia que ejercía el político, escritor y naturalista  José Bonifacio de Andrada e Silva (1763-1838).  Será él quien el 24 de diciembre de 1821 enviaba a Pedro de Braganza una carta donde le conminaba con energía y vehemencia a que no se marchara a Portugal y permaneciera en Brasil  "Es imposible que los habitantes de Brasil - escribía Andrada e Silva - que fueran honrados y se digan de ser hombres, puedan jamás consentir en tales absurdos y despotismos (se refería a las decisiones tomadas por las cortes portuguesas en detrimento de la soberanía brasileña) . Vuestra Alteza Real debe quedar en Brasil cualesquiera sean los proyectos de las Cortes Constituyentes  no sólo para nuestro bien general sino también para la independencia y prosperidad  futura del mismo Portugal. Si Vuestra Alteza Real estuviera  deslumbrado por el indecoroso decreto del 19 de septiembre, además de perder para el mundo la dignidad de hombre y de príncipe , tornándose esclavo de un pequeño número de desorganizadores , tendrá también que responder delante del  cielo, del río de sangre que de cierto va a correr por Brasil"




Carta del 1 de septiembre de 1822 escrita por José  Bonifacio de Andrada e Silva  dirigida a Pedro de Braganza  y que este recibiría el 7 de septiembre junto a otra de su esposa Leopoldina de Habsburgo. Ambas le animaban a declarar la independencia de Brasil y coincidieron en el tiempo con otra carta enviada por Juan VI  a su hijo Pedro donde le anunciaba que perdía sus poderes como príncipe regente En la carta que tenéis sobre estas líneas se pueden leer estas palabras del ministro brasileño 
"Señor, la suerte está echada. De Portugal sólo se puede esperar esclavitud y horrores. Venga Vuestra Altera Real lo antes posible y tome una decisión , porque la irresolución y los paños calientes para nada sirven y cada momento perdido es una desgracia"    
Después de leer esta carta y la de su esposa Leopoldina de Habsburgo , Pedro de Braganza tomaría allí mismo, a orillas del riachuelo Ypiranga, la resolución de proclamar la independencia de Brasil  el 7 de septiembre de 1822 , simbolizado en el grito que pasaría a la historia como el Grito de Ypiranga: 
"Independencia o muerte "
    (Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org/)



 Ante estas palabras, respaldadas por gran parte de los políticos brasileños, Pedro optó por permanecer en Brasil desobedeciendo a su padre y a las Cortes portuguesas Así lo anunciaba el 9 de enero de 1822 ante el presidente del Senado de Río de Janeiro "Como es para el bien de todos y felicidad general de la nación, estoy listo; diga al pueblo que me quedo"  Pedro de Braganza nombraba a Andrade e Silva como su ministro de Exteriores  y tratará de unir a las diferentes provincias brasileñas para hacer frente común al tiempo  que ordena que todas las leyes promulgadas por las Cortes portuguesas requieran para su entrada en vigor el visto bueno de Pedro de Braganza. El 23 de marzo de 1822  Pedro nombra a Andrade e Silva como ministro del Reino, es decir, el encargo del gobierno brasileño mientras que se producen enfrentamientos con las guarniciones de soldados  portugueses en territorio brasileño. A finales de julio se anuncia la llegada de tropas portuguesas para devolver al orden a Brasil . Andrade e Silva  dicta un decreto el 1 de agosto por el que se declaran enemigas a las tropas enviadas por Portugal  y convertía a Pedro en regente del Imperio de Brasil, lo que de facto era manifestar la voluntad de independizarse de Brasil y así lo expresaría en un documento que entregaría a diplomáticos portugueses "Teniendo Brasil, que se consideraba tan libre como el reino de Portugal, sacudido el yugo de la sumisión y de la inferioridad  con que el reino hermano pretendía esclavizarnos, y pasando a proclamar solemnemente la independencia y a exigir una asamblea legislativa dentro de nuestro propio territorio, con las mismas atribuciones que Lisboa"  Ya en septiembre ,  Pedro de Braganza recibió una carta de su padre donde le anunciaba que  se le retiraba su condición de príncipe regente y su papel quedaba reducido a un simple representante de la Corte  portuguesa en Brasil sin apenas poder . Al mismo tiempo recibía una carta de su ministro  Andrade e Silva, que le animaba  a romper con Portugal, y otra carta de su esposa, Leopoldina de Habsburgo (1797-1826) que respaldaba al ministro animándole a que declarase la independencia, Pedro tomó una decisión. 




Esta obra del pintor francés radicado en Brasil, François-René Moreau  (l807-1860)  recoge el momento en que el  príncipe Pedro ,después de declarar la independencia de Brasil a orillas del riachuelo Ypiranga el 7 de septiembre de 1822 , es  aclamado por los habitantes de Sao Paulo pero en los dos años siguientes tendría que vencer la resistencia  de los diferentes estados que componían Brasil y donde todavía había sectores de la población y del ejército que se mantenían leales a Portugal. Los hechos que se sucedieron en ese tiempo llenarían un libro y he tenido que obviarlos para seguir adelante en nuestro relato que tiene como protagonista al hijo de Pedro I
(Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org)






En aquel momento se encontraba a orillas del ríachuelo Ypiranga, en Sao Paulo y allí mismo  proclamó la independencia de Brasil  el 7 de septiembre de 1822  "Amigos - se dirigió a los presentes Pedro de Braganza - las Cortes portuguesas quieren esclavizarnos y perseguirnos. Desde hoy nuestras relaciones  están rotas. Ningún lazo nos une más Fuera los brazaletes soldados . Saludo a la independencia , la libertad y la separación de Brasil" A continuación desenvainó su espada y proclamó "Por mi sangre , mi honor y mi Dios , juro dar libertad a Brasil. ¡Independencia o muerte!" Aquella fecha quedaría registrada en las crónicas históricas como el Grito de Ypiranga y también la fecha de la declaración de independencia de Brasil, aunque todavía tendrían que pasar  tres años para que fuera reconocida.  El 12 de octubre de 1822 Pedro de Braganza era proclamado emperador de Brasil y coronado el 1 de diciembre de ese mismo año con el nombre de Pedro I Emperador Constitucional y Defensor Perpetuo de Brasil  Se escogió aquella fecha por su valor simbólico, ya que el 1 de diciembre de 1640 era la fecha en que fue coronado rey de Portugal su antepasado Juan IV al (1604-1656)  con quien los portugueses  recuperaron su independencia de España, como vimos en la primera parte, y el rey fundaba al mismo tiempo una nueva dinastía, la Braganza, a la que pertenecía Pedro . ¿Por qué escogieron la forma de Imperio y no la de reino? Aunque hay varias interpretaciones, la versión más aceptada es que era la forma simbólica  de romper los vínculos con los reyes portugueses elegidos por la gracia de Dios, mientras que el emperador era elegido por aclamación del pueblo. Por delante quedaban todavía mucho que hacer para consolidar su poder  y tendrá que combatir en provincias como Maranhao, Pará, Piauí  e incluso en Bahía  donde seguía habiendo una parte de la población leal a la metrópoli. En la guerra de independencia que se desarrollaría en los dos años siguientes sería clave e apoyo británico y la participación del capitán inglés  Thomas Alexander Cochrane(1775-1860) que asumirá el mando de la Marina del Brasil y sus brillantes actuaciones facilitarán la victoria de las tropas brasileñas sobre los leales a Portugal . Desde Portugal se pensó en enviar una gran expedición militar para reconquistar la colonia, pero nunca se llevó a cabo ese propósito.





Mapa del Imperio de Brasil en 1825  cuando Portugal reconocía la independencia  de su antigua colonia  de acuerdo al Tratado de Amistad y Alianza  entre Brasil y Portugal firmado el 29 de agosto de 1825. Podéis ver los diferentes estados que constituían el Imperio y el más meridional de todos ellos(en la parte inferior del mapa) era Cisplatina. Este territorio, que se encontraba  al norte del Río de la Plata , había pertenecido al Virreinato del Río de la Plata durante el domino español. Cuando comenzaron las guerras de independencia en el continente americano  el Virreinato del Río de la Plata fue reemplazado por las  Provincias Unidas del Río de la Plata ,que a partir de 1826 adoptaría el nombre de Argentina . Dentro de las Provincias Unidas del Río de la Plata  se encontraba la Provincia Oriental  pero a partir de 1817 comenzó a ser ocupada por fuerzas del Reino Unido de Portugal, Brasil y los Algarves que la llegarían a ocupar por completo y en 1821 la incorporaban oficialmente a su territorio con el nombre de Provincia Cisplatina. Y así permaneció durante los siguientes cinco años hasta que se produjo la insurrección  de abril de 1825  y en agosto de ese mismo año la Provincia Cisplatina se separaba del Imperio de Brasil y se unía de nuevo a las Provincias Unidas del Río de la Plata, iniciando un conflicto entre Brasil y la futura Argentina por éste territorio. Después de tres  años de guerra el 27 de agosto de 1828 se firmaba un tratado conocido con el nombre de Convención Preliminar  de Paz  bajo los auspicios del Imperio Británico que protegía sus propios intereses comerciales, como lo demuestra una carta escrita por Lord John Ponsonby (1772-1855), enviado británico para mediar entre Brasil y Argentina, donde leemos: 
"Los intereses y la seguridad del comercio británico  serían grandemente aumentados en un Estado en que los gobernantes cultivaran una amistad por Inglaterra. La Provincia Oriental (se refiere a la futura Uruguay)  contiene la llave del Plata y de Sudamérica. Debemos perpetuar una división geográfica de Estados que beneficie a Inglaterra"                                                             Así las cosas, lord Ponsonby  propuso como fórmula para terminar el conflicto la independencia de parte de la Provincia Oriental (o Cisplatina para los brasileños) naciendo así el estado independiente que llevaría por nombre Estado Oriental del Uruguay, o , sencillamente, Uruguay. Quedaría bajo soberanía de Brasil  una parte del antiguo territorio de la Provincia Oriental o Cisplatina, llamado  Misiones Orientales  
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org/)





Por fin, el 29 de agosto de 1825  Portugal reconocía la independencia de Brasil en virtud del Tratado de Amistad y Alianza entre Brasil y Portugal  . El rey Juan VI liberaba a todos los prisioneros de guerra brasileños y autorizaba la reanudación del comercio entre las dos naciones.. Unos meses antes, Pedro había visto como se producía una rebelión en la provincia más meridional de su Imperio, la provincia  Cisplatina, que pretendía separarse del resto de Brasil. En principio Pedro no daría demasiada importancia a aquella rebelión,  que estaba apoyada por las Provincias Unidas del Río de la Plata, estado que hoy conocemos con el nombre de Argentina y que sería el que adoptó definitivamente en 1826 . Pero fue el inicio de un conflicto que se prolongaría durante tres años  en el que el Imperio de Brasil y Argentina se disputaban la Provincia Cisplatina . En 1827 ambos bandos estaban agotados  y presionados por británicos y franceses. El conflicto concluiría el 27 de agosto de 1828 con la firma de un tratado de paz entre Argentina y Brasil , llamado Convención Preliminar de Paz,  que incluía el reconocimiento de la independencia de parte de la Provincia Cisplatina  que tomaba el nombre por el que hoy  la conocemos, Estado Oriental de Uruguay.  Pero regresemos ahora a Portugal, porque desde la proclamación de la independencia de Brasil en 1822 el rey Juan VI  tuvo que hacer frente a grandes dificultades económicas, ya que  Brasil había sido la principal fuente de riqueza portuguesa y ahora se veía privada de esa fuente continua de ingresos. Estas dificultades económicas fueron una de las causas que habían llevado a Portugal  a la firma del   Tratado de Amistad y Alianza con Brasil el 29 de agosto de 1825. De acuerdo con lo establecido en el Tratado Pedro I y su padre Juan VI aparecerían sobre el papel como gobernantes conjuntos de Brasil, Pedro I como emperador regente y Juan VI como emperador titular, por lo que en los documentos que el rey portugués firmó a partir de entonces se podía leer "Su Majestad el emperador y rey Juan VI" aunque el único gobernante real de Brasil era Pedro I. Esto tenía otra implicación, y es que oficialmente Pedro I , como hijo de Juan VI, continuaba en la línea de sucesión del trono portugués. 






Retrato realizado por el pintor portugués Joao Baptista Ribeiro (1790-1868) de Carlota Joaquina de Borbón (1775-1830), esposa de Juan VI de Portugal desde 1785. Era la hija mayor del rey de España Carlos IV (1748-1819) y se concertó su matrimonio con el entonces infante Juan de Braganza  en 1785 cuando apenas tenía diez años y su esposo todavía no era el heredero del trono portugués.Los cronistas hacen referencia al carácter ambicioso y en ocasiones violento de Carlota Joaquina. Su constante intromisión en las decisiones de gobierno hizo que la fueran apartando poco a poco, lo que lejos de calmarla, la hizo formar un partido y conspirar contra su marido, al que pretendía declarar incapacitado para gobernar al igual que había sucedido con la reina María I. La conspiración fue descubierta y si Carlota se libró de mayores consecuencias para ella fue porque su esposo, Juan VI, habría tratado de evitar el escándalo y el enfrentamiento con la corte española. Sus enemigos la acusaban de ninfómana y afirmaban que de los nueve hijos que oficialmente tuvo con Juan VI,  cuatro de ellos eran de otros amantes, entre los que se encontraría su hijo preferido, Miguel de Braganza, que terminaría enfrentado en una guerra civil con su hermano Pedro I. Hoy su figura está siendo revisada por los historiadores que buscan un lado más positivo a su actuación, pero las descripciones tanto de su físico como de su carácter no  son precisamente halagadoras. Sobre su físico nos cuenta  Laura Junot (1784-1838), esposa del general francés Junot que dirigió la invasión de Portugal en noviembre de 1807:
"Su fealdad, su pelo sucio y despeinado, sus labio inferior delgado y de color púrpura adornado por un labio superior grueso, sus dientes irregulares como la flauta de Pan. No podía convencerme de que era una mujer"
Y en cuanto al carácter, el historiador portugués Octavio Tarquino de Sousa escribe  en su "Historia de la fundación del Imperio de Brasil" que
"  Era una mujer casi horrenda, huesuda, con un hombro notablemente más alto que el otro, ojos pequeños, piel gruesa que las marcas de viruela hacían todavía más áspera, nariz roja y casi enana. Su alma era ardiente, ambiciosa, llena de pasiones agitadas y sin escrúpulos con unos impulsos sexuales desbocados"  
No puedo saber hasta que punto estas descripciones corresponden por completo con la realidad, pero la ambición de Carlota Joaquina la llevó a convertirse en la cabeza del partido absolutista de Portugal , apoyando la rebelión de su hijo Miguel de Braganza contra su padre  el 30 de abril de 1824, conocida como la Abrilada, que fracasó y supuso el exilio de Miguel . Por ello , una de las sospechosas de haber envenenado a Juan VI es la propia Carlota Joaquina, que ambicionaba que su hijo Miguel ocupara el trono, aunque es sólo una de las muchas versiones que rodean la muerte de Juan VI. Lo cierto es que fue apartada de la regencia cuando era a ella, como reina consorte , a quien le correspondía
(Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org



Así estaban las cosas cuando el 4 de marzo de 1826  el rey Juan VI regresaba de una comida en el Monasterio de los Jerónimos en Lisboa cuando comenzó a sentirse indispuesto con  síntomas que fueron agudizándose en los días siguientes con vómitos, seguidos de convulsiones y la pérdida de conocimiento . Presintiendo que su final estaba cerca, Juan VI nombró regente a su hija Isabel María de Braganza (1801-1876). En la madrugada del 10 de marzo de 1826 el rey Juan VI de Portugal fallecía y sería enterrado en el monasterio lisboeta de San Vicente de Fora donde se encontraba el Panteón de los Braganza. Desde el principio , por el tipo de síntomas que había experimentado y por la rapidez con la que se manifestaron, hubo rumores de envenenamiento. Habría que esperar hasta el año 2000 para confirmar aquellas sospechas cuando un equipo dirigido por el arqueólogo portugués Fernando Eduardo Rodrigues Ferreira (1943-2014) analizó las vísceras conservas del rey hallando en ella cantidades de arsénico suficientes para causarle la muerte. En palabras del arqueólogo a la revista brasileña  Época  en junio del año 2000  "Encontramos ciento treinta veces más arsénico en el material analizado del que es posible que exista en el cuerpo humano de forma natural". Es decir, el rey Juan VI fue asesinado pero para lo que sigue sin haber respuesta es por orden de quien, aunque las sospechas recaen sobre los partidarios del absolutismo. Fuera como fuese, tras su muerte  su hija Isabel María de Braganza asume la regencia del reino mientras que su hermano  Pedro de Brasil se convierte en el legítimo heredero del trono portugués  y  decide viajar a Portugal para asumir la corona portuguesa  tomando el nombre de  Pedro IV . Pero Pedro sabía que unir de nuevo a Portugal y Brasil bajo una misma corona ya no era posible  pues no sería aceptado ni por portugueses ni por brasileños y  además tenía que contar co  las ambicione de su hermano pequeño, Miguel de Braganza (1802-1866) que también pretende el trono y  goza de bastantes apoyos dentro de Portugal, sobre todo entre los partidarios del absolutismo que ven en Pedro un valedor de los liberales . De hecho, el 30 de abril de 1824  Miguel de Braganza había liderado una rebelión , conocida como la Abrilada, que tenía como objetivo forzar la abdicación de su padre, Juan VI, y restablecer el absolutismo , con Miguel como nuevo rey de Portugal. El levantamiento fracasó y Miguel de Braganza, hasta entonces comandante en jefe del ejército portugués y que contaba con el apoyo incondicional de su madre Carlota Joaquina de Borbón (1775-1830), fue cesado de su cargo y marchó al exilio en Viena, capital del Imperio Austriaco donde se respaldaba a todos los partidarios del Antiguo Régimen absolutista. 





Retrato de autor desconocido de Miguel de Braganza que se exhibe en el Palacio Nacional de Queluz.  Fue apodado "el Tradicionalista" y "el Absolutista" por su constante apoyo a los partidarios del absolutismo contra los liberales que defendían una monarquía constitucional. Después de la  Revolución Liberal de Oporto de 1820 y el regreso de su padre, Juan VI, a Portugal para firmar la constitución que transformaba la monarquía portuguesa en un régimen de monarquía constitucional, el 27 de mayo de 1823 Miguel se puso al frente de una rebelión en la localidad de Vila Franca de Xira, conocido por ello como la Vilafrancanada , para abolir la  Constitución liberal de 1822 , que ni él ni su madre Carlota Joaquina habían jurado,  y restaurar el absolutismo. Juan VI sofocó la rebelión aunque para calmar los ánimos restableció el absolutismo si bien impidió que los más radicales del partido de la reina y del príncipe  tomaran posiciones de mucho poder. Pero las conspiraciones del partido absolutista dirigido por la reina seguirían a lo largo de todo el año de 1823  hasta la nueva rebelión de la que ya os he hablado, la Abrilada, que también fracasó gracias al apoyo inglés a su padre . Miguel marchó entonces al exilio en Viena   y allí se encontraba cuando le llegó la noticia de la muerte de su padre Juan VI el 10 de marzo de 1826, cuando se sucedieron los acontecimientos que os cuento un poco más abajo.En cuanto a la paternidad de  Juan VI es discutida. Ya os hablaba antes de las frecuentes infidelidades de Carlota Joaquina a pesar de no ser muy atractiva físicamente, y  siempre si damos veracidad a las crónicas como las de Laura Junot, y siempre corrieron rumores de  que Miguel era fruto de una de esas infidelidades. En todo caso es un punto de esta historia que seguimos ignorando
(Imagen procedente de https://pt.wikipedia.org )   

  
  El 26 de abril de 1826, el primer día oficial de su reinado,   Pedro promulga la segunda constitución portuguesa, la conocida como Carta Constitucional de la Monarquía Portuguesa, menos radical que la Constitución portuguesa de 1822 firmada por su padre por iniciativa de las Cortes, porque lo que Pedro buscaba era un punto intermedio  que la hiciera aceptable tanto para liberales como absolutistas. Su siguiente acto de gobierno fue  abdicar el 2 de mayo  en su hija de siete años María de Portugal (1819-1853) , que pasaba a convertirse en la reina María II de Portugal, la segunda y última mujer que reinaría en Portugal después del reinado de su bisabuela  Maria I de Portugal. La condición que puso Pedro para abdicar es que su hermano Miguel de Braganza  se casara con María  y aceptara  la nueva constitución promulgada unos días antes por el propio Pedro. De esa forma pensaba conjurar la amenaza que representaba su hermano para la estabilidad del reino.  Migue aceptó, o al menos simuló hacerlo, y se convirtió en regente del reino durante  la minoría de edad de María . Pedro retornaba a Brasil y en este punto  tenemos que abandonar la escena política para adentrarnos en su vida privada. Os hablé antes de pasada de su esposa Leopoldina de Habsburgo(1797-1826) cuando en septiembre de 1822 escribía una carta a su esposo  apoyando  al ministro José Bonifacio de Andrada e Silva  en su consejo de proclamar la independencia de Brasil . Este apoyo a la independencia  brasileña le había ganado el cariño y la admiración de sus súbditos  que la apodaban "la paladina de la Independencia". Pero ¿quién era Leopoldina?  Era la hija del emperador del último emperador del Sacro Imperio Romano Germánico , Francisco II(1768-1835), aunque éste perdió el título  cuando el Sacro Impero quedó disuelto después de su derrota ante las tropas de Napoleón Bonaparte en la batalla de Austerlitz , pasando entonces a asumir el título de Emperador de Austria. Se concertó su matrimonio con el entonces príncipe Pedro de Braganza y los dos jóvenes se casaron  por poderes el 13 de mayo de 1817 y celebraron la boda en la Capilla Real de Río de Janeiro el 6 de noviembre de 1817.  Pero aunque ella amó a Pedro y le apoyó y animó activamente , como ya hemos visto, en la causa de la independencia de Brasil, no sería un matrimonio feliz y ello perjudicaría la imagen de Pedro I ante el pueblo por el aprecio que tenían a su emperatriz .  De su turbulenta relación  y del pequeño de sus siete hijos que ,curiosamente, sería finalmente el heredero del trono imperial de Brasil con el nombre de  Pedro II (1825-1891), tratará la tercera parte de esta historia. 



Enlace con la primera parte de  "Pedro II, el emperador bueno de Brasil"
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/06/pedro-ii-el-emperador-bueno-de-brasil.html

Enlace con la tercera parte de  "Pedro II, el emperador bueno de Brasil"
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/06/pedro-ii-el-emperador-bueno-de-brasil_20.html

Enlace con la cuarta   parte de  "Pedro II, el emperador bueno de Brasil"
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/06/pedro-ii-el-emperador-bueno-de-brasil_22.html

Enlace con la quinta  parte de  "Pedro II, el emperador bueno de Brasil"

http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/06/pedro-ii-el-emperador-bueno-de-brasil_25.html





El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos