viernes, 28 de agosto de 2015

GRANDES EXPLORADORES: FLORENCE BAKER O NJINYERI, LA ESTRELLA DEL AMANECER (SEGUNDA PARTE)

En la primera parte dejábamos a nuestros protagonistas, esa singular pareja formada por el maduro ingeniero, cazador, escritor y ahora aventurero escocés Samuel Baker (1821-1893), y su joven acompañante  a la que había adquirido en 1859 en un mercado de esclavos y que ahora utilizaba el nombre oficial de Florence Barbara Maria Finnian (1841-1916) que adoptó cuando gracias a Samuel consiguió el pasaporte británico aunque ella había nacido en Transilvania, entonces parte del territorio del Imperio Austro-Húngaro, perdiendo a toda su familia en 1848 durante la revolución que asoló la región. Pero eso ya pertenecía al pasado . Vimos después como la expedición del aventurero diplomático y escritor  Richard Francis Burton (1821-1890) y su compañero, el oficial del ejército británico John Hanning Speke (1827-1864), en busca de las Fuentes del Nilo había concluido en 1859 convirtiéndolos en los hombres del momento aunque enfrentados por lo que cada uno creía que era el verdadero origen del gran río africano. Speke defendía que nacía en el Lago Victoria, mientras que Burton consideraba que no había pruebas suficientes para hacer tal afirmación y pensaba que su origen se podía situar más bien en el Lago Tankaganika. Apoyado por el presidente de la Royal Geographical Society, Roderick Murchinson (1792-1871), y favorecido porque se había adelantado en su llegada a Gran Bretaña  a Burton, Speke fue el elegido para ponerse al mando de una nueva expedición para confirmar sin genero de dudas que el lago Victoria era la auténtica fuente del Nilo. Partió el 27 de abril de 1860 rumbó a África junto al capitán James Augustus Grant (1827-1892). Y cuando Samuel leyó la noticia de aquella expedición despertó en él el afán de aventura , de explorar , algo que no había sentido hasta entonces. Y , por supuesto, iría con él su joven compañera, lo que además les permitiría estar alejados del escándalo que estallaría en Inglaterra en cuanto  vieran en sociedad a aquel viudo maduro  con aquella joven veinte años más joven y sin estar casados.

Alexandrine Tinne (1835-1869) era una exploradora holandesa que se haría célebre por ser la primera mujer en cruzar el desierto del Sahara , pero eso sería más tarde porque en el verano de 1861 dejaba por primera vez Europa para  viajar a África en compañía de su tía y su madre  En 1862 recalaron en Jartúm  y allí se encontrarían con nuestros protagonistas, Samuel Baker y su acompañante , la joven Florence (en la imagen sobre estas líneas) La exploradora holandesa  nos dejó esta descripción de la pareja después de su encuentro en junio de 1862
"Samuel y Florence Baker van a remontar el Nilo para buscar a Speke . Han estado en Etiopía y se dice que ella mató un elefante . Florece viste pantalón , polainas, cinturón y una blusa, y adondequiera que vaya su marido ella le acompaña"Parece que Tinne daba por hecho que estaban casados cuando  ya sabemos que no era así y probablemente  Baker prefirió no sacarla de su error. La fotografía que vemos sobre estas líneas  fue realizada en París en 1865  al regreso de esta primera expedición de la pareja por tierras africanas. Cristina Morató nos la describe :
"En ella se ve a una mujer de veinticuatro años y atractivo rostro  que posa ante la cámara seria y desafiante , vestida con una blusa de seda a rayas ceñida y una falta de color oscuro que cubre con un mantón de felpa . En lugar de sombrero, Florence luce en la cabeza un velo echado para atrás como los que utilizaban las damas británicas en los climas tropicales  para protegerse de los mosquitos y el sol abrasador. Se adivina que es una mujer  de fuerte personalidad . Muy pronto la sociedad londinense  cayera rendida a sus pies al conocer sus hazañas"
(Imagen procedente de www.eroiiromanieichic.ro)



Así que prepararon todo con esmero, como ya vimos, y partieron hacia  Egipto, y en abril de 1861 dejaban El Cairo rumbo a Jartum , en el sur, la actual capital de Sudán., Samuel Baker sabía que allí tendría a mano magníficas piezas de caza , pero además también tenía la intención de explorar los afluentes orientales del Nilo que descendían desde las montañas de la lejana Abisinia. Después de remontar las aguas del Nilo durante todo un mes  en Asuan desembarcaron y se dispusieron a adentrarse en el Desierto de Nubia, una extensión desértica de 50.000 kilómetros cuadrados al norte de Sudán, separando el curso del Nilo del Mar Rojo. y en cuyo corazón se encuentra una región de arenisca donde no hay ningún oasis. La periodista y escritora española Cristina Morató(1961) en la obra que nos acompaña  a lo largo de todo este relato, "Las reinas de África" , nos cuenta que "este tramo del desierto estaba considerado por el ejército británico como imposible de cruzar; eran cuatrocientos kilómetros de arena, sin ninguna aldea donde poder repostar o pedir ayuda y bajo un sol implacable" y la joven Florence, que nunca había estado en el desierto , padece con valor los rigores de aquella travesía  "Ella esta muy mal - escribirá Samuel Baker en su diario - Pero en el desierto no se puede parar; vivo o muerto hay que seguir con la caravana" Florence caerá enferma de malaria , una enfermedad casi inevitable para todos los que viajaban a África  y su vida llegó a correr peligro al agravarse las fiebres con una insolación,  pero finalmente logró superar el trance y comienzan a seguir el cauce del río Atbara ,que nace en tierras etíopes y después de 805 kilómetros desemboca en el Nilo convirtiéndose en el último gran afluente del Nilo antes de su desembocadura y nos cuenta Morató que finalmente establecieron un campamento junto a las ruinas de la antigua  población de Sofi. Durante los siguientes cinco meses permanecieron allí , un tiempo que Florence  y Samuel aprovecharon para cazar y estudiar árabe.

Mapa de Sudán antes de quedar dividido en dos naciones, Sudán  y Sudán del Sur. Podéis ver la situación de  Jartum (o Khartoum), la actual capital de Sudán  y al este (a la derecha del mapa) , el desierto de Nubia que se halla entre el Nilo y el Mar Rojo y el curso del río Atbara, que nace en las montañas de Etiopía y es el último gran afluente del Nilo antes de su desembocadura  . Antes de llegar a Jartum Samuel y Florence se desviaron hacia estas tierras para explorarlas y también para dedicarse a la actividad principal de Samuel , la caza, aunque Florence también era una buena tiradora . A orillas del río Atbara montaron su primer campamento estable en África  donde descansar después de la penosa travesía del Desierto de Nubia donde Florence, , según nos explica Cristina Morató
"Montó por primera vez a lomos de un camello, , con temperaturas  que superaban los 40ºC a la sombra, aguantando con coraje las penosas jornadas de  hasta trece horas diarias"
(Imagen procedente de www.worldembassyinformation.com )

Lo cierto es que  su primer hogar en África se convirtió en un lugar agradable para vivir . Cristina Morató recoge estas palabras del diario de Baker "En el transcurso de una semana hemos construido un precioso campamento como el que hubiera codiciado para si Robinsn Crusoe" y agrega  de quien es parte del merito de las comodidades que disfrutan "hay muchas pequeñas comodidades gracias a una mano femenina". Además de la caza también se dedicaron a confeccionarse ropa y zapatos con las pieles de los animales cazados . Por fin , después de cinco meses allí emprendieron de nuevo la marcha hacia Jartum  en junio de 1861 , una ciudad  que el historiador español César Vidal nos describe  en su obra  "Los exploradores de la reina "  a Jartum como una ciudad "rodeada totalmente por el desierto. La ciudad constituía un remolino de casuchas de ladrillo cocido  en las , malsanamente , se apiñaban unas treinta mil personas. No existía alcantarillado, ni desagües y el agua para consumo humano era apenas potable . El calor sofocante  contribuía a acentuar el hedor" pero a pesar de todo ello. como bien señala Vidal, "era el último vestigio de civilización antes de entrar en el desierto" Además había otro factor que no hacía agradable aquella ciudad a los Baker  y es que era un centro principal del comercio de marfil y ,sobre todo, de esclavos , una práctica que repugnaba a ambos pero todavía con más fuerza y motivo Florence que había experimentando en sí misma lo que era ser una esclava, "Odio profundamente la presencia de los esclavistas -decía Florence en palabras recogidas por Cristina Morató-  Siempre que veo a alguno de ellos me recuerda los tiempos pasados". pero poco podían hacer para cambiar la situación de la que se beneficiaba tanto  el gobierno egipcio , como los traficantes de esclavos y los europeos que allí vivían. Recordemos que  desde  finales de 1822 lo que hoy es Sudán se encontraba ya casi por entero en manos del hombre que controlaba Egipto, Mehmet Alí (hacia 1769-1849) que fue también el fundador en 1821 de  la ciudad de Jartum, que en 1824 se convertirá en la capital  administrativa  del Sudán egipcio. Os dejo el enlace donde ya traté esta historia en el Mentidero
http://chrismielost.blogspot.com.es/2015/04/el-chino-gordon-y-la-revuelta-del-mahdi.html 

Grabado del que fuera cónsul británico en Jartum, John Petherick  y su esposa Katherine Petherick , extraído del libro escrito por John Petherick en el que narraba sus aventuras y exploraciones por tierras africanas  publicado en 1869 con el título de "Viajes al África Central  y exploraciones de los afluentes occidentales del Nilo" . Formaban ora pareja singular de exploradores  como Samuel y Florence, que fueron enviados por la Royal Geographical Society desde Jartum hasta la lejana Gondokoro para encontrarse con  Grant y Speke  que estaban explorando la zona de los Grandes Lagos de África central para confirmar que el Lago Victoria era la fuente del Nilo.  Cuando llegaron a Gondokoro  ni Speke ni Grant estaban allí por lo que Petherick y su esposa decidieron seguir explorando  y regresaron cuando Grant y Speke ya habían sido recibidos por Samuel Baker y Florence. Speke acusaría a Petherick a su llegada a Inglaterra de haber faltado a su deber de esperarle en Gondokoro con los suministros además de simpatizar e incluso colaborar con la trata de esclavos . Aunque parece que las acusaciones no tenían fundamento, el escándalo que causaron hizo que el gobierno inglés suprimiera el consulado británico en Jartum . Sobre la intrépida esposa de Petherick, Catherin, que le acompañó en estos peligrosos viajes, escribe Cristina Morató que :
"Era una atractiva mujer de treinta y cuatro años , de aspecto elegante, que amaba  la aventura . Sabía manejar con igual habilidad un sextante  y una pistola , hablaba varios idiomas , dibujaba con gran estilo  y tenía amplios conocimientos de historia natural"
Al igual que luego Florence, estuvo muy cerca de la muerte durante su viaje por África, pero también como Florence , demostró una gran fortaleza y  superó  su estancia en aquellas regiones contra los augurios  del cónsul general británico en El Cairo  que escribía a un
amigo :
"Petherick se llevó consigo a una mujer robusta como un ciervo. Con él se reunirá un gran amigo mío, al que quizás conozcas  , Samuel White Baker . Él también viaja acompañado de una mujercita encantadora . Y mucho me temo que esas dos damas perderán la salud y quizá también  la vida en sus exploraciones"
(Imagen procedente de https://de.wikipedia.org )
Por el momento Samuel y Florence se instalan en la residencia del cónsul británico en Jartum,  John Petherick (1813-1882) , que unos meses antes había abandonado la ciudad en compañía de su esposa, Katherine Petherick , cuando la Royal Geographical Society le confió la misión de dirigirse hacia el sur, a la ciudad de  Gondokoro, situada  a mil quinientos kilómetros de Jartum, en territorio de lo que hoy es Sudán del Sur,  para llevar suministros a la expedición de Speke y Grant  pero cuando llegaron allí los exploradores no estaban, por lo que Petherick decidió enviar a un grupo de sus hombres más al sur en búsqueda de los dos exploradores mientras él y su mujer emprenden su propia expedición hacia el río Bahr el Ghazal , de 716 kiómetros de longitud y el principal afluente del lado occidental del Nilo. Mientras, al no tener  noticias de ellos , en Jartum muchos daban por muertos al matrimonio Petherick  . Algunos mercaderes informaban que sus naves se habían quedado atrapadas  por las plantas en descomposición que llenaban la superficie del Nilo en esa zona. La Royal Geographical Society se dirigirá ahora a Samuel Baker para que buscara a todos los desaparecidos de los que , en el caso de Speke y Burton , hacía más de un año que no se sabía nada.  Pero organizar una expedición con garantías de éxito no era un objetivo sencillo y Baker tardaría medio año en tenerlo todo dispuesto  "Consiguió reclutar a noventa y seis hombres, alquiló un barco de vela - escribe Morató  -y dos barcazas . Reunió además todos los animales necesarios para el largo viaje, veintiún burros, cuatro dromedarios y cuatro caballos" Y así dejaron por fin Jartun el 18 de diciembre de 1862 remontando las aguas del Nilo rumbo a la lejana Gondokoro. 

Mapa actual de Sudán del Sur , cuya independencia de la República de Sudán no fue reconocida hasta el año 2011. Su capital es la ciudad de Juba, que podéis ver a orillas del Nilo Blanco ya no demasiado lejos de la frontera con Uganda y la República Democrática del Congo ,y a pocos kilómetros de Juba se encontraba Gondokoro, situada a unos 1200 kilómetros de Jartum . Era una importante estación comercial para el tráfico de marfil y esclavos y en ella había abierto en 1852 una misión cristiana  el austríaco Ignatius Knoblecher (1819-1858) a quienes los pueblos africanos de la zona llamaban Abuna Soliman que significa "Nuestro Padre Salomón" . Durante su estancia en Gondokoro tuvo que enfrentarse  a los traficantes de esclavos hasta que las enfermedades acabaron con su vida en 1858 mientras estaba en la ciudad italiana de Nápoles  tratando  de recuperarse de sus dolencias. La misión fue cerrada un año después, en 1859. Hacia allí se dirigían Samuel Baker y Florence cuando dejaron Jartum  el 18 de diciembre de 1862 para atravesar una de las zonas más insalubres del Nilo , donde las plantas acuáticas a menudo impiden el paso, está lleno de zonas pantanosas infestadas de mosquitos  donde era casi imposible evitar la malaria.
(Imagen procedente de www.ikuska.com )  


Es mejor que olvidemos las plácidas e idílicas imágenes de los actuales cruceros por las aguas del Nilo , porque la región del Nilo por la que iban a navegar era muy diferente " el río se transforma - escribe César Vidal - en una extensión rebosante de papiros y plantas que fermentan en descomposición. Esa superficie amarilloverdosa está repleta de cocodrilos, hipopótamos y mosquitos . " A los mosquitos Baker los llamaba irónicamente "los ruiseñores del Nilo" y eran los responsables de que fuera casi imposible librarse de la malaria.  Hay arenas movedizas que  en cualquier momento se tragan al viajero  y todo lo que se observa alrededor es un paisaje árido y hostil a la vida humana "Se trataba de desolación -subraya Vidal - pero de una desolación vivamente peligrosa" Consciente de todas las dificultades que  encontrarían en el camino Samuel Baker hizo testamento antes de abandonar Jartum. Baker , impresionado por aquel territorio desolado , escribe en su diario que "Todo es aquí salvaje y brutal , duro e insensible"  A pesar de todo ello se mostraba optimista y consideraba que si tenían suerte podrían llegar en seis semanas a Gondokoro y, en efecto, la fortuna estuvo de su parte porque  el 2 de febrero de 1863  alcanzaban Gondokoro , aunque durante el camino tuvieron bajas. No se tenían noticias de Grant y Speke  y Baker decidió que se quedarían allí a aguardar su regreso si es que todavía seguían vivos. Vidal  describe Gondokoro, lugar a partir del cual el Nilo deja de ser navegable, como "una especie de tierra de nadie donde las disputas menudeaban por motivos banales y no pocas veces se ventilaban por la fuerza de las armas " y Morató lo califica como "un lugar horrible  que no era otra cosa que un gran almacén de esclavos y marfil donde los europeos no eran bien recibidos  en una tierra sin ley  donde gobernaban los traficantes"

Photograph:Two teams of explorers—John Speke and James A. Grant, and Samuel White Baker and Florence von Sass—meet at Gondokoro (now in Sudan).
En este dibujo asistimos al encuentro  en Gondokoro entre Samuel Baker y Florence con los exploradores John Hanning  Speke y James Augustus Grant que llegaban allí después de dos años de exploración por la región de los grandes lagos africanos confirmando que el Lago Victoria era la fuente del río Nilo aunque también puso a Samuel Baker sobre la pista de otro gran lago que no había tenido tiempo a explorar , el Luta N´Zigue. Cuando Speke regresó a Inglaterra  criticaría a Samuel Baker y Florence tanto por su irregular situación al no estar casados y acusando a Baker de irresponsable por poner en peligro la vida de Florence en aquellos territorios inhóspitos.  Sobre el aspecto que presentaban los dos exploradores cuando se presentaron ante Samuel Baker , escribía éste último
"Speke  parecía el más agotado de los dos. Estaba excesivamente delgado, pero en realidad estaba en buenas condiciones,. Había caminado todo el rato desde Zanzíbar sin haber montando ni una sola vez durante esa marcha agotadora. En cuanto a Grant se presentó en honorables harapos; sus rodillas desnudas proyectadas a través de los restos de sus pantalones eran un ejemplo del duro trabajo de los sastres " 
Las aventuras de Speke y Grant llegaban a su final , empezaba la de Florence y Samuel Baker
(Imagen procedente de http://kids.britannica.com )

Habían transcurrido dos semanas desde su llegada a Gondokoro cuando aparecieron dos hombres exhaustos que llevaban dos años perdidos por los caminos de África. Eran Speke y Grant que fueron acogidos por Samuel y Florence .Los dos exploradores les contaron que habían confirmado que el Lago Victoria era la auténtica fuente del Nilo pero también que había otro gran lago al que no habían podido llegar y que los pueblos de la zona llamaban Luta N´Zige, que tal vez podría ser otra de las fuentes del Nilo. Así lo cuenta Speke en su libro "Las fuentes del Nilo" "Baker me ofreció sus barcas para descender hasta Jartum. Me preguntó al mismo tiempo si yo no había dejado detrás de mi alguna empresa que completar o algunos resultados que obtener que pudieran compensar para él las fatigas y el gasto considerable de la expedición que había organizado.Le hablé  naturalmente del Luta o o lago Nzigué que yo había lamentado no poder explorar"  Samuel Baker, aunque ya había cumplido su misión pues acababa de contactar con Grant y Speke,   decidió que aquel era un buen objetivo que alcanzar y se dispuso a abandonar Gondokoro junto a Florence a pesar de las críticas del propio Speke  que  "le tachaba de loco - escribe Morató - por llevar con él a una muchacha que podía ser violada  por los nativos, atacada por las fieras  o por alguna de las enfermedades mortales  tan comunes allí" Pero Samuel conocía bien a su joven pareja, resistente, buena amazona y hábil con las armas de fuego . A la pareja les preocupaba más que ahora, cuando Speke y Grant regresaran a Inglaterra, saldría a la luz que viajaban juntos  lo que  sin duda, levantaría un escándalo entre la pacata sociedad victoriana. Pero eso ya no tenía remedio así que se aprestaron a abandonar Gondokoro, lo que hicieron por la noche evitando a los mercaderes de esclavos que pretendían evitar su marcha para que no metieran sus narices en sus prácticas esclavistas.. Empezaba así un viaje que se prolongaría durante dos años en busca de aquel gran lago . Fue durante ese viaje cuando los nativos comenzaron a llamar a Florence  "Njinyeri" o "Estrella del Amanecer" y a Samuel Baker  como Mlidju "el de la poblada barba" y no hay más que observar sus fotografías para saber el motivo de este nombre. 

Florence Baker sería conocida como Njinyeri "La estrella del amanecer" y Samuel Baker  como Mlidju "el de la poblada barba" y en la fotografía podéis ver lo acertado de su nombre.  Para aquellos pueblos que nunca habían visto a un hombre blanco aquellos seres rubios, de tez blanca  y ojos claros debían causar una honda impresión.. Cristina Morató recoge esta anécdota  contada por Baker cuando pasaron por uno de los pueblos de aquellas regiones inexploradas
"En una ocasión, cuando Florence decidió lavarse su larga cabellera rubia en un poblado se armó un gran escándalo entre los indígenas que nunca habían visto algo semejante.  Samuel Baker comentaría con humor "Un gorila en una calle londinense no hubiese causado mayor revuelo "
(Imagen procedente de  www.allposters.com )

Era un viaje hacia lo desconocido porque no tenían ningún mapa que les indicase hacia donde se estaban dirigiendo  y pronto tuvieron que hacer frente a los estragos causados por la picadura de la mosca Tse Tse que en los animales provoca la enfermedad de la nagana y en el hombre la llamada Tripasonomiasis  Africana o enfermedad del sueño producida por un parásito que después de un tiempo de incubación ,que puede ser largo, se manifiesta con fiebre, perdida de peso, taquicardias, dolores de cabeza, anemia y que termina afectando al sistema nervioso central , causando episodios de profunda somnolencia, por ello lo de enfermedad del sueño, al tiempo que aumenta la debilidad del enfermo hasta que entra en coma y finalmente fallece.  La expedición perdió en estos primeros meses a la mayoría de sus animales al tiempo que la malaria se cebaba en los muchos de ellos diezmándolos. Ante el peligro de ser atacados por pueblos hostiles tuvieron que aceptar la protección que le ofrecieron unos comerciantes de esclavos que aprovecharon el viaje para capturar a nuevos esclavos ante la mirada  impotente de Samuel y Florence . "Se alojaban en sucias  chozas llenas de ratas -nos cuenta Morató - y ejércitos de cucarachas  y alimentándose de hierbas cuando no había que comer" Después de muchas penalidades alcanzaron las tierras del reino de  Bunyoro , un antiguo reino creado en el siglo XV  que estaba a orillas de aquel gran lago que buscaban los Baker y que hoy está dentro del territorio de Uganda. En aquel momento eral todavía el reino más poderoso de la región y se hallaba gobernado por el Omukama , título de los reyes de Bunyoro, Kamurasi Kiebambi IV (1822-1869), aunque el vecino reino de Buganda ya le estaba disputando el poder en la región.   Fueron recibidos por el monarca, aunque parece que no era él sino su hermano que suplantó la personalidad del auténtico monarca. 

No he podido encontrar ningún otro mapa en el que aparezca la ruta seguida por Samuel y Florence Baker  desde Gondokoro hasta las orillas del Lago Alberto (la superficie en azul en el lado izquierdo del mapa) que podéis ver señalada en rojo , un viaje de dos años  que tuvo todas las condiciones para escribir un gran libro de aventuras . Así describió las vivencias de los Baker durante aquel viaje el escritor español Javier Reverte (1944)
"El explorador se enfrenta a los ataques de tribus salvajes que los asaltan lanzándoles flechas envenenadas , abate animales en plena carga  contra él o su mujer, mata serpientes  que se esconden entre las ramas  de los árboles, domina una rebelión  de portadores  emprendiéndola a puñetazos  con el líder del motín  y sabe caminar sin ser visto, seguido por Florence y sus hombres en marcha sigilosa. Entretanto, ella tiene la determinación suficiente para vestir como un hombre  cuando sus ropas victorianas  se rompen en la jungla . Nunca se deja llevar por la histeria en los peligros  y cuando en la noche, al otro lado de la tienda, siente los pasos de una bestia salvaje o de un feroz indígena enemigo tiene la sangre fría suficiente como para tocar con delicadeza el brazo de Baker y despertarle sin ruido para que él pueda ocuparse de inmediato del problema "
Todo un guión para una película de aventuras de Hollywood   
(Imagen procedente www.thebakertrail.com ) 




Escribe Cristina Morató que en aquel momento "Florence estaba tan enferma y débil que tenía que ser llevada en litera  y Samuel apenas podía mantenerse en pie" y tuvieron que resignarse a esperar que el falso monarca  les diera permiso para poder seguir su camino. Pero los meses transcurren despacio y ese permiso no llegaba nunca y Samuel escribe en su diario que   "Nos quedaremos atrapados por otro año más en este abominable país , acosado por las fiebres , sin medicamentos, ropas ni provisiones". Y así llegaron al mes de febrero de 1864 cuando, de forma imprevista, el falso  monarca les concedía el permiso para reemprender su marcha  aunque antes de poder hacerlo hubo una sorpresa final , pues el monarca impostor quiso intercambiar a una joven virgen de su pueblo a cambio de Florence. Y aquí vuelvo a las palabras de Morató ya que no he tenido acceso a la obra original donde Samuel Baker cuenta esta historia con el título de "El Alberto N´yanza, la gran cuenca del Nilo y las exploraciones de la Fuente del Nilo". Escribe Morató que en aquel momento Samuel, en una escena que parece sacada de una de  las mejores películas de aventuras de Hollywood,  "indignado  ante semejante proposición, sacó su revolver  y apuntó al rey al pecho pidiéndole que se disculpara . Cuando ya estaba a punto de matarlo, Florence , salió de su tienda donde todavía estaba convaleciente de la malaria, y se enfrentó furiosa con el falso Kamurasi Kiebambi , que al final cedió y los dejó partir" En realidad, el intercambio de esposas  se trataba de una práctica habitual para mostrar la hospitalidad hacia el extranjero, pero ningún europeo estaba muy por la labor. Así emprendieron de nuevo la marcha hacia el Lago Luta N´Zige aunque ahora ya sabían a donde se dirigían, si bien  eso no hacía más sencillo el camino , pues tuvieron que atravesar de nuevo más aldeas miserables, sufrir las picaduras de los mosquitos sin protección alguna contra la malaria pues se les había acabado la quinina, una medicina extraída de la corteza del árbol de la quina y cuyas propiedades medicinales habían sido descubiertas en el siglo XVII por la esposa del virrey del Perú ,a lo que había que sumar tierras pantanosas , animales salvajes  y un calor sofocante. 

En este mapa vemos en color claro  el territorio actual de Uganda y en color verde la extensión del reino de Bunyoro a orillas del Lago Alberto , donde Samuel y Florence permanecerían retenidos durante más de medio año por el que ellos se creían que era el rey de Bunyoro, Kamursai Kiebambi V,  pero en realidad era su hermano M´ Gambi que usurpó la personalidad del monarca. Durante su estancia  allí se les acabó la quinina y Samuel creyó que morirían presa de la malaria
(Imagen procedente de crossedcrocodiles.wordpress.com ) 


Durante el camino Florence estuvo muy cerca de morir al hundirse en el lodo mientras cruzaba el río  Kafu (o Kabi) , situado  en el oeste de la actual Uganda. Desapareció bajo las aguas y cuando por fin lograron sacarla estaba inconsciente. Baker nos lo cuenta en su diario "Se hallaba totalmente insensible , como muerta, con los dientes y las manos firmemente apretadas, y los ojos abiertos  pero fijos" Durante una semana Florence estuvo entre la vida y la muerte e incluso llegó un momento en que Samuel pensó que el final ya era inevitable y ordenó cavar una tumba pero cuando todas las esperanzas parecían perdidas Florence , de repente, recuperó la consciencia Después de aquel episodio continuaron la marcha  que el 14 de marzo de 1864 les condujo por fin a su objetivo. Vuelvo a las palabras de Cristina Morató "Sus guías les anunciaron  que al otro lado de las montañas se encontraba el gran lago que buscaban. El camino era muy abrupto , pero Florence , apoyándose en un palo y con ayuda de Samuel, consiguió  descender hasta alcanzar en dos fatigosas horas las verdes orillas del lago". Después de dos años de penalidades, de coquetear con la muerte en más de una ocasión, de perder incluso la esperanza de llegar a contemplar aquellas aguas en alguna ocasión, allí estaban, frente aquel gran lago, el Luta N´Zige , una inmensa superficie de agua que hoy sabemos que tiene 160 kilómetros de longitud, 35 kilómetros de anchura máxima y una profundidad máxima de apenas 58 metros  y que además era una de las fuentes del río Nilo junto con el Lago Victoria. Baker bautizó al lago con el  nombre de Alberto, en honor al esposo del la reina Victoria I de Inglaterra (1819-1901), el príncipe Alberto de Sajonia Coburgo-Gotha(1819-1861) que había fallecido en diciembre de 1861.  Samuel no pudo contener la emoción y salió corriendo hacia las aguas del lago "Las olas rodaban sobre los chinarros blancos de la playa. Me metí en el agua. Y sediento por el calor y la fatiga, con el corazón lleno de gratitud, bebí profundamente de las fuentes del Nilo".  No tan radiante aparecía Florence, a la que Samuel describe  como una mujer "exhausta y pálida, una ruina en las orillas del lago Alberto, al que tanto esfuerzo habíamos dedicado".

Dibujo que representa a Samuel Baker recorriendo las aguas del Lago Alberto N´Yanza . El 14 de marzo de 1864 , después de dos años de viaje y de superar mil penalidades, Samuel Baker escribía  en su diario :
"La gloria de nuestra recompensa estalló de pronto ante mi. Allí bajo, como un mar de viva plata, se tendía la gran extensión de agua, el horizonte marino e infinito que resplandecía bajo la luz del mediodía"
Habían descubierto otra de las fuentes del Nilo, el lago que él bautizaría como Lago Alberto
(Imagen procedente de  http://ploaiadecuvinte.blogspot.com.es )   

Logrado su sueño emprendieron el camino de regreso, aunque antes navegaron por las costas del lago en dos barcos de uno de los pueblos ribereños del lago.. Durante su viaje de regreso contempló un espectacular salto de agua , en realidad un conjunto de tres cascadas situadas a unos treinta kilómetros del Lago Alberto  y que juntas suman una caída de 120 metros de altura  por los que se despeña el Nilo Victoria, el nombre que recibe el curso del Nilo en esta parte de su recorrido por Uganda. Samuel Baker decidió bautizar las con el nombre del presidente de la Royal Geographical Society, Roderick Murchinson, y así hoy siguen siendo conocidas como Cataratas Murchinson. Durante el viaje fueron atacados por cocodrilos e hipopótamos, estuvieron a punto de volcar en los rápidos,  y finalmente tuvieron que ganar la orilla a nado después de perder buena parte de sus pertenencias. Estaban de nuevo en el reino de Bunyoro donde ahora había estallado una guerra civil  entre el rey Kamurasi Kiebambi V y su hermano M´Gambi, que era quien les tuvo retenidos durante casi un año haciéndose pasar por el rey.  Tuvieron que ocultarse  en una isla no demasiado alejada de las cataratas Murchinson  y finalmente lograron llegar a la corte itinerante del monarca Kamurasi, ahora si el auténtico , que les acogió  y les permitió recuperarse del cansancio y las enfermedades mientras la guerra continuaba. Permanecieron junto a él seis meses  hasta que por fin se pudieron unir a una caravana de traficantes de esclavos y  aunque les repugnaba observar el trato que daban a los esclavos no podían hacer nada. En febrero de 1865 alcanzaban Gondokoro , donde se enteraron que hacía tiempo que les habían dado por muertos, prosiguieron hacia Jartum y por fin en octubre de 1865, cuatro años después de su llegada a África, se encontraban en el punto de partida , El Cairo. Allí se enteraron de que la Royal Geographical Society había concedido a Samuel la medalla de oro  .

Fotografía de las Cataratas  Murchinson descubiertas por Samuel y Florence Baker  durante su viaje de regreso. Está dividida en tres saltos de agua que sumados alcanzan los 120 metros de altura . Durante la década de 1970, bajo el gobierno dictatorial de Idi Amin (1925-2003), cambió su nombre por el de Cataratas Kabalega en honor del rey de Bunyoro  Kabalega  aunque tras la caída de Idi Amin recuperó su nombre de Cataratas Murchinson
(Imagen procedente de www.conenkanto.com)

Era hora de regresar a Inglaterra  donde sabía que le esperaba un gran recibimiento ya se le comenzaba a llamar "Baker del Nilo" por su descubrimiento pero también sabía que tendría que hacer frente a las murmuraciones acerca de la relación entre él y Florence, por eso su principal objetivo en aquel momento era casarse cuanto antes con Florence , antes incluso de decir nada a sus hijas sobre la mujer que se iba a convertir en su madrastra aunque casi fuera de la misma edad que sus hijas mayores.  Después de contraer matrimonio en Londres, el 13 de noviembre de 1865 asistía con la que ya era su esposa a la cena en su honor organizada por la Royal Geographical Society  y fue durante aquella cena cuando pronunció aquellas  palabras de agradecimiento dirigidas a su esposa con las que abría la primera parte de esta historia y que ahora recuerdo  "Y hay una persona en esta sala a quien tengo mucho que agradecer , una joven y tierna mujer que tiene el corazón de un león , y sin cuya devoción y coraje yo no estaría hoy vivo para dirigirles estas palabras .Señor presidente, camas y caballeros permítanme que les presente a mi esposa" Florecen hacía así su gran entrada en la vida social londinense  y , como nos cuenta Cristina Morató, " "después de cuatro años  de agitada vida en común  por exóticos  y remotos países, ahora se convertía en una heroína de carne y hueso y en uno de los personajes más populares de la Inglaterra victoriana" Apenas habían pasado seis años desde que Samuel la rescatara de aquel mercado de esclavos , pero que lejos parecían ahora aquellos días.  Samuel trabaja en la redacción de libro en el que narrará sus aventuras que publicaría en 1866 con el título de   "El Alberto N´yanza, la gran cuenca del Nilo y las exploraciones de la Fuente del Nilo" y en agosto de 1866 era nombrado caballero, Sir, por la reina Victoria  en el palacio de Buckingham

Aquí nos cuenta Cristina Morató una anécdota que nos revela el carácter fuerte e indómito de nuestra Florence, que cuando se enteró que se había vetado su presencia en palacio para asistir al nombramiento de sir de Samuel , diría "Nunca creí que pudiera perdonar a esa mujer , pero luego me di cuenta de algo ¿qué podía saber una reina , encerrada y rodeada de su estéril corte?¿qué sabe ella de lo que es vivir al borde de la desesperación , de enfrentase  diariamente a la muerte, y de amar y ser amada por encima de todo? Ella y yo no teníamos nada en común de que hablar?" Y creo que tendremos que darle la razón a Florence, aunque la reina si vivió una auténtica pasión amorosa por su esposo de cuya muerte nunca se consolaría por completo. Mientras Florence también conquista a las hijas de su esposo, Samuel publica en 1867 otro libro "El Nilo y los afluentes de Abisinia". Ambos libros se convertirían en auténticos éxitos de ventas de su tiempo. Posteriormente será elegido por el príncipe de Gales, Eduardo de Sajonia Coburgo-Gotha (1841-1910), futuro rey Eduardo VII, para formar parte de la comitiva que le acompañará a la inauguración del Canal de Súez que iba a unir el Mar Rojo con el Mar Mediterráneo y que fue inaugurado el 17 de noviembre de 1869. Durante las fiestas de inauguración del Canal  el gobernante de Egipto, el jedive, titulo  que significa  "señor" en persa, que vendría a ser el equivalente al título de virrey ues nominalmente estaba subordinado al sultán otomano de Constantinopla,Ismail Pachá (1830-1895). Le convencería para que se pusiera al frente de una expedición militar que se dirigiría al sur de Sudán y anexionarlas al resto de Egipto . A Baker le atrajo la idea pero estableció dos condiciones innegociables que fueron aceptadas por el jedive, que le acompañaría su amada Florence y que le permitiría desmantelar el tráfico de esclavos en la zona. 

Samuel Baker ataviado con el uniforme  de gobernador general de Sudán  y de los territorios de Ecuatoria, nombre con el que se conocía la región que se encontraba al norte de los grandes lagos de Alberto y Victoria y que el jedive Ismail pretendía que Samuel Baker pusiera bajo soberanía de Egipto. Una de las dos condiciones que Baker puso para aceptar el nombramiento fue que pudiera acabar con el tráfico de esclavos, la otra que Florence le acompañara en todo momento. El jedive aceptó, aunque más bien a regañadientes porque él mismo se lucraba del tráfico de esclavos. En cuanto a Samuel Baker y su postura frente a la esclavitud, , no hay duda alguna que desde un punto de vista moral rechazaba , combatía y le repugnaba la esclavitud , pero , según el escritor español Javier Reverte, eso no impedía que también tuviera actitudes racistas  muy extendidas en aquel tiempo , como lo muestra este texto de Baker citado por Javier Reverte en su libro  "El sueño de África"
"Por más que condenemos el horrible sistema de la esclavitud , los resultados de la emancipación  han mostrado que el negro no aprecia la bendición de la libertad ni alberga el más mínimo sentimiento de gratitud hacia la mano que rompió los remaches de sus grilletes"
Eso no impidió que Baker siguiera luchando por erradicar la esclavitud  durante todos los años de su estancia en África
(Imagen procedente de http://ploaiadecuvinte.blogspot.com.es)


Javier Reverte nos describe como el jedive le dotó de "Mil setecientos hombres, integrados en dos batallones de infantería  y un cuerpo de caballería de doscientos jinetes. Contaba también con dos piezas de artillería, embarcaciones desmontables para poder desmontarlas en los tramos del río que no permitieran la navegación de carga, sirvientes, porteadores y un mando de oficiales compuesto por diez europeos". Baker escribe a su esposa a Inglaterra para que se reuna con él  y la respuesta de ésta no puede ser más positiva , como refleja Baker  en una carta dirigida a su hermano "Mi querida mujercita  está completamente decidida  a partir de nuevo hacia el Alberto Nyansa (el Lago Alberto), pero esta vez dispondremos  de un buque de vapor de ciento treinta toneladas y un pequeño ejército en lugar de trece hombres" Después de reunirse en Egipto se dirigieron  una vez más, como nueve años antes, hacia Jartum  y allí, el 2 de febrero de 1870 , zarparon rumbo a Gondokoro, pero como bien escribe Cristina Morató "aquella expedición estaba condenada al fracaso desde el principio. Los cerca de quince mil tratantes árabes  que operaban en toda la región meridional del Sudán no iban a permitir que un europeo acabara con su lucrativo negocio de esclavos" Pero su primer enemigo serían las aguas del Nilo, pues al igual que les había sucedido a Speke y Grant una década antes , la gran cantidad de plantas que flotaban en esa parte del Nilo frenaban el avance de las casi sesenta naves que formaban la flotilla dirigida por Baker.  La desesperación se apodera de la expedición. Morató nos refiere las palabras de Florence en su diario "Estamos inmovilizados y condenados a permanecer en estas infectas ciénagas  un tiempo indeterminado.Todo es desolación desde que abandonamos Jartum" Durante ese tiempo Baker aprovecho para detener a varias caravanas de esclavos y sólo después de muchas penalidades, la flotilla alcanzó Gondokoro  en abril de 1871, más de un año después de haber zarpado de Jartum.

Fotografía del rey  de Bunyoro Kabalega (1853-1923) , hijo de Kamurasi Kiebambi V , el hombre que derrotaría a la expedición de Samuel Baker aunque éste luego informaría de una campaña victoriosa y afirmaría que aquel territorio había sido sometido, lo que no era cierto. Fue el rey de Bunyoro entre 1870 y 1899. En 1894 tuvo que afrontar la declaración de guerra de Gran Bretaña y durante cinco años supo mantener a raya al poderoso Imperio Británico hasta que en abril de 1899 fue herido  de bala y capturado pro los británicos que le mandaron al exilio en las islas Seychelles , viviendo allí durante 23 años hast que se le concedió el permiso para regesar pero murió justo antes de entrar en su antiguo reino. Bunyoro desaparecía de la historia como reino independiente
(Imagen procedente de thechristianbulletin.wordpress.com)

Samuel Baker rebautizó a Gondokoro con el nombre de Ismailia en homenaje al jedive Ismail Pachá, y tomó posesión de toda la región en nombre del jedive. Pero las cosas pronto se torcieron, la ciudad fue atacada por los traficantes de esclavos,  y muchos de sus soldados desertaron quedándose con apenas quinientos hombres. A pesar de todo ello en enero de 1872 Baker decidió seguir hacia el sur en dirección al reino de Bunyoro donde ya no reinaba Kamurasi Kiebambi V , fallecido en 1869. sino su hijo  Kabalega (1853-1923) , que se había deshecho de su hermano para reinar en solitario . Su intención era pacificar y someter tanto el reino de Bunyoro como el aún más poderoso reino de  Buganda, donde gobernaba el rey Mutesa I (1837-1884), en el poder desde 1856 y que mantenía tratos comerciales con los mercaderes de esclavos a los que vendía marfil y esclavos a cambio de armas, sal y ropa.  Durante el camino hacia estas tierras el espectáculo que encontraron no fue muy agradable, pues mostraba los estragos causados por los traficantes de esclavos "aldeas arrasadas, hombres y mujeres encadenados - escribe Morató -  y abandonados a su suerte en la selva " y nos proporciona las impresiones de una desolada Florence "Lamento reconocer que este país me evoca un gran dolor . Cuando veo todos esos rostros , no puedo evitar pensar en lo que mucho que sufrimos por la enfermedad y la amargura. El olor de la gente hace que me sienta totalmente abatida, ya que recuerdo como me llevaban, cuando estaba terriblemente enferma, y cómo me tiraban al suelo con frecuencia , una y otra vez, entre las altas hierbas  y el fango" Samuel Baker confiaba que podría convertir al joven Kabalega  , pero este no estaba dispuesto a subordinarse a Egipto . El enfrentamiento era inevitable  y en la primavera de 1872 se enfrentaron en la batalla de Baligota Isansa

Dibujo del campamento de Samuel y Florence Baker  en Fatiko  que apareció publicado en la obra publicada entre 1889 y  1890 "Heroes del Continente negro  y como Stanley encontró a Emil Pasha. " de J. W. Buel (1849-1920). Éste fue el último campamento que construirían los Baker en África, después de ser derrotado por  los hombres de Kabalega y tras hallar refugio junto al jefe Rionga  . Sobre la vida del matrimonio allí escribe Cristina Morató:
"Florence se puso manos a la obra , arregló una nueva vivienda con las escasas pertenencias  que le quedaban, cuidó con esmero de su huerta  y del pequeño jardín tropical  donde creían aromáticas flores. En los ratos libres se dedicaba a confeccionar vestidos con telas de algodón  que compraba en los mercados , embotellaba conservas , escribía a sus hijastras y acompañaba a su esposo en sus partidas de caza.  A ella aquel lugar le ´parecía "el paraíso indiscutible de África"
(Imagen procedente de http://www.erbzine.com )
.
Las tropas de Baker fueron derrotadas y tuvieron que emprender una dramática retirada en la que fueron acosados en todo momento por las tropas de Kabalega " Querida hija - escribe Florence a una de las hijas de Baker -  me faltan palabras  para contarte nuestra agotadora marcha. Sólo puedo decirte que por todas partes nos tendían emboscadas. Tuvimos que luchar durante siete días en este espantoso  país, donde era prácticamente imposible vislumbrar  al enemigo, mientras una lluvia de lanzas caía ante nosotros" La fuerzas   de Samuel Baker quedaron reducidas a apenas un centenar de hombres y se salvaron gracias a que llegaron al territorio de un enemigo de Kabalega, el jefe Rionga, establecido en la localidad de Fatiko , en las proximidades del Lago Victoria.  Cristina Morató recoge de nuevo las palabras de Florence que nos permiten hacernos una idea de la dureza de aquellos siete días de persecución en los que estuvieron a punto de morir "Tenía los pies completamente llagados de tanto caminar, ya que en ocasiones teníamos que recorrer hasta veinticinco kilómetros por terrenos pantanosos de medio metro o un metro de profundidad". En Fatiko permanecieron durante cinco meses hasta que emprendieron el regreso a El Cairo . A pesar de lo que había sucedido, Samuel Baker diría que todo aquel territorio estaba bajo su mando y así lo escribiría en un telegrama dirigido al gobierno inglés en junio de 1873 "Territorio hasta llegar a Ecuador, anexionado al Imperio Egipcio ;intrigas rebeldes y tráfico de esclavos completamente sofocados ; país en orden ; gobierno perfectamente organizado" Era un informe demasiado optimista e inexacto que no reflejaba la situación real como se podría comprobar años después en una historia que ya conté en el Mentidero y de la que os dejo el enlace 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2015/04/el-chino-gordon-y-la-revuelta-del-mahdi_2.html

Fotografía de los Baker a comienzos de la década de 1890 . Juntos habían llevado una vida de aventuras y viajes, una historia de amor que comenzó en un mercado de esclavos en 1859  y que sólo interrumpiría la muerte de  Samuel Baker en 1893 cuando se disponía regresar a África para practicar  su gran pasión, la caza  
(Imagen procedente de http://ploaiadecuvinte.blogspot.com.es)



 Regresaron a Inglaterra donde serían recibidos una vez más como héroes. Los viajes a África habían terminado definitivamente, lo que no significa que dejaran de viajar por todo el mundo, pero nunca volverían a poner sus pies en el continente que les había hecho célebres. Estados Unidos, India, Japón estuvieron entre los lugares que visitaron en los años siguientes  y en los que Samuel Baker no desaprovechó la ocasión para seguir realizando su actividad favorita , la caza. Precisamente cuando estaba organizando su regreso a África para una cacería que se desarrollaría en tierras  de Somalia, la muerte sorprendió a Samuel Baker el 30 de diciembre de 1893 en Newton Abbot, en Devonshire. Florence todavía le sobreviviría otros veintitrés años  hasta su muerte en 1916 después de una vida marcada por la aventura y el amor de un hombre y , sobre todo, por aquel día en el que sus caminos se cruzaron en un mercado de esclavos En su obra   "El Alberto N´yanza, la gran cuenca del Nilo y las exploraciones de la Fuente del Nilo"  Samuel Baker escribía estas palabras que son la mejor forma de cerrar su historia , en la que no tengo mérito alguno pues es una síntesis de las semblanzas biográficas realizadas por Cristina Morató, sobre todo en su obra "Las reinas de África"Javier Reverte y César Vidal sobre esta extraordinaria pareja:  "¿Llegué verdaderamente a las fuentes del Nilo? No fue un sueño. Tenía un testigo a mi lado; un rostro todavía joven, bronceado como el de un árabe tras años de exposición  bajo un solo abrasador; macilenta y consumida por el esfuerzo y las enfermedades , ahora felizmente olvidadas ; la devota compañera  de mi peregrinaje a quien debo el éxito y la vida; mi mujer" 


Enlace con la primera parte  de Florence Baker o Njinyeri, la estrella del amanecer 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2015/08/grandes-exploradores-florence-baker-o.html

El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

Famosos