jueves, 11 de junio de 2015

ELOGIO DE LA VACUNA : UN PRIVILEGIO DE NUESTRO TIEMPO (SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de este relato os contaba que mi intención era mostrar la importancia que han tenido las vacunas en la historia de la humanidad durante los dos últimos siglos, algo que parecería innecesario si no fuera por la  aparición de algunos pequeños grupos  de personas que defienden la no vacunación alegando los riesgos que puede conllevar para la salud y exponiendo algún caso en el que la vacuna ha tenido un efecto nocivo para la persona que la ha recibido  una postura que se ha puesto de actualidad después de conocerse el caso de un niño de seis años que cuando escribo estas palabras, 11 de junio de 2015,  está hospitalizado  enfermo de difteria, una dolencia que, gracias precisamente a esas vacunas que estos grupos consideran peligrosas, se hallaba erradicada en España desde hacía tres décadas, pues el el último caso , como veíamos ayer , se remontaba a 1986. Los padres del niño  que, sin duda, tenían muy buenas intenciones cuando tomaron esta decisión pero que resulta difícil de comprender  mirando atrás y viendo los millones de vidas que las vacunas han salvado desde finales del siglo XVIII hasta el momento actual y como han contenido y arrinconado enfermedades mortales que habían diezmado a la humanidad durante siglos .Si hay un problema es el de que las vacunas llegue a toda la población mundial y que se sigan financiando y apoyando investigaciones para hallar vacunas para enfermedades como la malaria o el ébola , que tan de actualidad estuvo hace apenas medio año y que ahora parece haber caído en el olvido, pero su amenaza sigue latente. Si en la primera parte os hablé de la difteria, al mismo tiempo que veíamos un rápido resumen sobre la evolución de,la investigación médica gracias a inventos como el microscopio a comienzos del siglo XVII, en esta segunda parte voy a recuperar a un hombre que ya ha sido protagonista en el Mentidero en otras ocasiones. 

Edward Jenner by James Northcote.jpg
Retrato de Edward Jenner realizado hacia 1803 por el pintor británico James Northcote (1746-1831) . Jenner era un médico rural que además de su vocación médica también amaba la poesía, la música y la naturaleza. En su afán de convencer a los que se burlaban de su vacuna para la viruela , la utilizó con su propio hijo de cinco años, pero ni siquiera así logró que fuera respaldada por la comunidad médica ni por la Iglesia . Cuando por fin llegó el reconocimiento de su logro le ofrecieron dinero y un trabajo mejor, pero Jenner los rechazó afirmando que
"Si en la aurora de mis días busqué los senderos apartados y llanos de la vida, el valle y no la montaña, ahora que camino hacia el ocaso , no es un regalo para mi prestarme como objeto de fortuna y de fama"
Los grandes hombres suelen ser humildes
(Imagen procedente de http://en.wikipedia.org)  

Nos vamos a la Inglaterra del siglo XVIII para encontrarnos con Edward Jenner(1749-1823) un poeta y médico rural inglés , muy aficionado a la naturaleza y también dotado de una gran capacidad de observación. Ya veíamos en la primera parte que durante siglos la viruela había causado estragos en la población pero a finales del siglo XVIII, y debido en gran parte a la oposición social a la difusión de la variolización,    se había hecho más virulenta. Un poeta del siglo XIX, el aristócrata Thomas Macauly(1800-1859) ,  describía con estas palabras el aspecto que ofrecían los afortunados que habían sobrevivido a la enfermedad  "Algo que cambia al bebé en otro distinto ante el cual su madre se estremece, y transforma los ojos y las mejillas de las doncellas prometidas en objetos de horror para su amante" . Debido a su trabajo como médico rural  Jenner había observado que los ganaderos que ordeñaban sus vacas se contagiaban con frecuencia de una enfermedad muy parecida a la viruela que se manifestaba en sus manos pero remitía a los pocos días. Cuando la viruela llegaba a las zonas donde vivían estos ganaderos, su familia se contagiaba pero el ganadero permanecería inmune. Jenner estableció una relación entre la enfermedad que parecían transmitir las vacas y la posterior inmunidad de los que las ordeñaban. Después de varios años de estudio el 14 de mayo de 1796 Jenner extrajo con una lanceta un poco del contenido de una ampolla de viruela de la ordeñadora Sarah Nelmes que había contraído una forma suave de viruela vacuna que remitió al poco tiempo para inocularlo al pequeño James Phipps, que no había parecido la viruela.. Unos días más tarde James empezó a manifestar los síntomas de la enfermedad , con fiebres y escalofríos, pero sólo aparece una pústula en el punto donde Jenner le había inoculado la viruela y desaparece al poco tiempo. Seis semanas más tarde le inocularía el contenido de una ampolla de viruela humana para saber si realmente James estaba inmunizado

File:The cow pock.jpg
La inoculación de la viruela  utilizada por Jenner como método para inmunizar  de la enfermedad fue objeto de todo tipo de críticas y burlas como este dibujo satírico del caricaturista británico James Gillray (1757-1815), realizado en 1802 , donde en la parte inferior  del dibujo podemos leer:
"La Vaca Cerdo o los Maravillosos Efectos de la Nueva Inoculación"
Habría que esperar a la decisión de Napoleón Bonaparte  para que su ejército recibiera la la vacuna de Jenner en 1805   para que finalmente su trabajo fuera tomado en consideración
(Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )


Nos puede parecer una opción muy arriesgada porque podía haberle transmitido la viruela y morir por ella, pero no había otra forma de hacerlo y ,después de esperar meses , James Phipps no desarrolló la enfermedad . En un principio fue rechazado por los científicos , que se burlaban de Jenner y este para demostrar su eficacia hizo el mismo proceso con su hijo, unas pruebas que hoy serían censuradas por poner en riesgo vidas humanas, pero no había otra forma de probar la eficacia del tratamiento. Sin embargo, el tratamiento de Jenner seguiría siendo rechazado por la comunidad médica y la polémica se mantendría hasta que en 1806 el emperador francés Napoleón Bonaparte (1769-1821)ordenó que todos los soldados de su ejército recibieran el tratamiento de Jenner, logrando así el definitivo reconocimiento social y la aceptación de su método para inmunizar contra la viruela. Parece que los avances científicos siempre tuvieran que chocar con una barrera de incomprensión en nombre de la tradición , de un credo religioso o de miedos irracionales, porque es difícil de explicar como en una época donde la amenaza de la viruela era constante se rechazara desde el principio el remedio para tratarla.  En realidad ni los médicos turcos inventores de la variolización , ni lady Mary Wortle Montagu (1689-1762), que trató de introducir este método de inmunización que aprendió durante su estancia en Estambul cuando su esposo era el embajador inglés en la capital del Impero Otomano entre 1716 y 1718, ni el propio Edward Jenner sabían el motivo por el que inocular el pus procedente de un afectado de viruela podía proteger al que lo recibía de la forma más severa de la enfermedad, pero lo importante es que funcionaba y en honor a las investigaciones de Jenner su método recibiría el nombre de Vacuna, término derivado del latín "vaccinus" que significa vacuno y hacía referencia a que la curación procedía de la viruela que padecían las vacas, un nombre que le fue puesto por el químico francés Louis Pasteur (1822-1895).

BREVE REPORTAJE SOBRE LA VACUNA DE LA VIRUELA 

Se trata de un fragmento de un documental de la cadena Odisea donde cuenta la historia de la invención de la vacuna de la viruela ,  una enfermedad que quedaría extinguida en 1980 .  




Pasteur, fue el creador de la conocida como Teoría Germinal de las Enfermedades Infecciosas según la cual las enfermedades infecciosas son causadas por un germen que se puede transmitir entre las personas lo que se puede considerar como el nacimiento de la medicina moderna. Pero ,además, iba a jugar un papel crucial en el desarrollo de las vacunas. Estamos en el año 1880  y Pasteur se halla investigando la forma de actuación de la bacteria que causaba el cólera aviar, una enfermedad que mataba a miles de aves y había sido descubierta en el siglo XVIII. Pasteur tenía como ayudante al microbiólogo Charles Chamberland (1851-1908) y ambos trabajaban inoculando a los pollos la bacteria responsable de causar la enfermedad, la Pasteurella Multocida con el objetivo de obtener más información sobre su forma de actuar. Como ha sucedido en otras ocasiones a lo largo de la historia de la  ciencia, la casualidad quiso también ayudar a los dos científicos, aunque de nada habría servido esa casualidad si ellos no estuvieran preparados para comprender los resultados. El caso es que ambos iban a marcharse de vacaciones y Chamberland quedó encargado de inocular a otro grupo de pollos con la bacteria, pero se olvidó , dejando preparado el cultivo de las bacterias sin inocularlo a los pollos. Cuando ambos regresaron se dieron cuenta del olvido y observaron que el cultivo de bacterias que Chamberland había preparado se encontraba ya muy debilitado . A pesar de ello Chamberland las utilizó para infectar a las aves, pero en lugar de desarrollar la enfermedad y morir , mostraron algunos síntomas pero se curaron y siguieron con vida. Pasteur tenía en mente lo que había echo noventa años antes Jenner e intuyó que el motivo por el que las aves sobrevivían era el mismo que hacía eficaz la vacuna contra la viruela, la inoculación de bacterias debilitadas. Repitió el experimento inoculando a las mismas aves bacterias Pasteurella multocida  y como las aves ya estaban inmunizadas, no les hizo efecto alguno 

Louis Pasteur.jpg
Fotografía de Louis Pasteur tomada en 1880 , el mismo año en que la casualidad le ayudó a descubrir el procedimiento de inmunización  base de la vacunación  gracias al olvido de su ayudante Charles Chamberland que antes de irse de vacaciones  no inoculó las bacterias en los pollos con los que estaban trabajando , y al inocularlos a su regreso eran bacterias debilitadas que lo que hicieron fue inmunizar a las aves.Pero como afirmaba el propio Pasteur
"La fortuna juega a favor de una mente preparada"
De hecho, Chamberland no había dado importancia a aquel hecho y fue Pasteur el que comprendió lo que significaba
Un caso que recuerda al que años después sucedería con el descubrimiento de la penicilina por Alexander Fleming (1881-1955) donde también la causalidad ayudó a una mente preparada para advertir la importancia de lo que sucedía.
(Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )


Fue entonces cuando Pasteur bautizó a esta técnica  ,que inmunizaba al organismo frente a un agente infeccioso inoculándole ese mismo agente infeccioso debilitado, con el nombre de vacunación en honor y recuerdo de la empleada por Edward Jenner para curar la viruela, aunque a diferencia de Jenner, Pasteur ya conocía cual era su enemigo, la bacteria, y también como funcionaba el mecanismo de la vacuna , la clave era debilitar artificialmente a las bacterias que eran responsables de la enfermedad, inocularlas en el cuerpo y que el sistema inmunológico se encargase de desarrollar las defensas que protegerían al organismo cuando se encontraran ante bacterias que no estuvieran debilitadas.  Utilizó esta técnica en 1881 para vacunar a las ovejas contra la enfermedad del carbunco. En un rebaño  vacunó a la mitad y a la otra mitad no, y después inoculó la bacteria causante de la enfermedad sin debilitarlas. Las ovejas que antes habían sido protegidas con la vacuna sobrevivieron a la infección mientras que las otras que no lo habían sido murieron . Pasteur también estudió en estos años el agente causante de la enfermedad de la rabia, que entonces todavía no se sabía que era un virus, pues éstos no serían descubiertos hasta unos años más tarde.  Pero el principio de protección era el mismo que las bacterias, y así ensayó con conejos hasta que en 1885 atendió a un niño de nueve años, Joseph Meister (1876-1940), que había sido mordido por un perro rabioso de camino a su escuela. Pasteur sólo había ensayado la vacuna contra la rabia en animales e ignoraba el efecto que podía tener sobre el niño y si le pasaba algo podía estar envuelto en un buen lío. Por otro lado, si no hacía nada, Joseph estaba condenado a morir, así que le inoculó la vacuna y Joseph sobrevivió. Esta historia le haría famoso y gracias a esa recién ganada celebridad y admiración, Pasteur pudo reunir los fondos necesarios para la creación en 1888 del Instituto Pasteur , una institución sin ánimo de lucro y dirigida a investigar, prevenir y tratar las enfermedades infecciosas. En cuanto a Joseph Meister sería el conserje del Instituto hasta su muerte en 1940.

Joseph Meister.jpg
Fotografía del pequeño Joseph Meister tomada en 1885 , cuando tenía nueve años y el mismo año en que fue mordido por un perro rabioso cuando se dirigía al colegio. Louis Pasteur se arriesgó a utilizar la vacuna que sólo había probado en perros, pero si no lo hacía el pequeño estaba condenado a muerte. Después de aplicarle inyecciones diarias por espacio de diez días, Joseph se recuperó por completo  y Pasteur alcanzó una gran fama que le permitiría contar con los apoyos necesarios para la fundación del Instituto Pasteur del que Meister sería conserje hasta el 16 de junio de 1940  cuando se suicidó  al parecer debido al dolor que le causó la invasión de Francia por las tropas de  la Alemania nazi  en la Segunda Guerra Mundial, aunque hay diferentes versiones acerca de motivo de su suicidio. En todo caso su nombre ha pasado a la historia como el de la primera persona vacunada contra la rabia (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org ) 

Y ahora que ya conocemos la historia del origen de las primera vacuna y de su nombre, regresemos con la difteria. En la primera parte conocimos al médico francés Pierre Fidêle de Bretonneau (1742-1811), el médico que bautizó a la enfermedad con el nombre de difteria en 1826 cuando publicó su estudio sobre la enfermedad  "Las inflamaciones del tejido mocoso y en particular de la difteria" , aunque no pudo aislar el causante de la dolencia, algo para lo que tendrían que pasar casi sesenta años. Vimos después como  el bacilo causante de la difteria  fue descubierto en 1883 por el patólogo alemán Edwin Klebs (1834-1913), cuyo descubrimiento fue ratificado un año después por las observaciones del bacteriólogo, también alemán, Friedrich  Löffler (1852-1915), por lo que el bacilo de la difteria es conocido también, en honor de los dos científicos, como bacilo de Klebs-Löffler o Croynebacterium diphteriae. Löffler era ayudante del científico alemán Robert Koch(1843-1910) que demostraría la Teoría Germinal de las Enfermedades Infecciosas  enunciada por Pasteur según la cual las enfermedades eran causadas por un germen transmisible de persona a persona. Koch  aisló el microorganismo que causa la enfermedad. A continuación lo hacía crecer y luego lo inoculaba en una cobaya . Una vez que  se desarrollaba la enfermedad en el animal lo comparaba con el germen original y comprobaba que era el mismo, con lo que quedaba confirmada la transmisión del germen . Robert Koch , que descubriría el bacilo de la tuberculosis, llamado en su honor bacilo de Koch, en 1882  y del cólera en 1883 y recibiría el Premio Nobel de Medicina en 1905, estableció además las condiciones que hacen que un organismo sea considerado el transmisor de una enfermedad. Esos principios serían conocidos como los Postulados de Koch, y serían los siguientes: 

* El germen o agente patógeno debe estar presente en todos los casos de la enfermedad de que se trate y ausente en las personas sanas
* El germen no puede estar presente en otra enfermedad
*El germen debe ser aislado en un cultivo puro después de extraerlo de un cuerpo afectado por la enfermedad
*El germen debe provocar la misma enfermedad al inocularlo en un animal de laboratorio
* El germen deberá poder ser aislado de nuevo en el animal 

BREVE REPORTAJE SOBRE LOUIS PASTEUR Y LA BACTERIOLOGÍA

Se trata de un fragmento de cinco minutos de un documental del Canal Odisea que resume el episodio de la primera vacunación de la rabia





Mientras, Löffler realizaba los primeros cultivos de la bacteria causante de la difteria , demostrando que ésta se localizaba en la membrana que la enfermedad hacía crecer en la faringe al tiempo que determinaba que no se extendía por el resto del organismo, por lo que dedujo que si la enfermedad se manifestaba también en otros órganos se debía no directamente a la bacteria sino a una sustancia tóxica emitida por ésta y propagada por la sangre a otras zonas del cuerpo, era la toxina diftérica.  Otra de sus aportaciones fue descubrir que al menos un 5% de los niños eran portadores de la bacteria causante de la enfermedad pero no la desarrollaban, lo que explicaba como había personas que enfermaban sin haber estado en contacto con nadie que padeciera dicha enfermedad, lo que sucedía es que habían estado en contacto con personas que tenían la bacteria pero por alguna razón no la desarrollaban. Ya en 1888 el médico francés Pierre Paul Émile Roux (1853-1933), uno de los más cercanos colaboradores de Pasteur y que había participado en la fundación del Instituto Pasteur, descubrió la sustancia tóxica que Löffler había anunciado como responsable de extender los efectos de la difteria a otros órganos. Así descubrió la toxina diftérica. En este descubrimiento participó también el médico y bacteriólogo suizo Alexandre Emile John Yersin (1863-1943), que años más tarde sería el descubridor del bacilo responsable de la temida Peste Negra, que en su honor recibiría el nombre de Yersinia Pestis. Ahora os tengo que presentar a otro de los héroes de esta lucha contra las enfermedades. , el bacteriólogo alemán Emile von Behring (1854-1917).

Esta es una representación gráfica de los postulados de Koch que os ponían un poco más arriba y   que demostraban la Teoría Germinal de las Enfermedades Infecciosas postulada por Pasteur  que consideraba que los gérmenes eran los agentes transmisores de la enfermedad de persona a persona,  y Koch lo hizo aislando los microorganismos causantes de las enfermedades infecciosas lo que significó un nuevo y gran paso adelante en la comprensión de estas enfermedades  . Koch descubriría los bacilos de la tuberculosis en 1882 y del cólera en 1883 y en 1905 obtendría el Premio Nobel de Medicina
"Por sus investigaciones y descubrimientos sobre la tuberculosis"
(Imagen procedente de seramix.blogs.uv.es)

Behring, que había sido cirujano militar,  comenzó a trabajar con Robert Koch en 1889 en el Instituto de Enfermedades Infecciosas que éste dirigía en Berlín. Aquí colaboró con el médico y bacteriólogo japonés Kitasato Shibasaburo (1853-1931) que llevaba en el Instituto de Koch desde 1885 y que en 1889 había logrado aislar y cultivar el bacilo causante de la enfermedad del tétanos, la bacteria Clostridium tetani. Roux y Shibasaburo  descubrirían en 1890 que era posible inmunizar a los animales de la infección por esta bacteria inyectándoles dosis de suero procedentes de otros animales infectados. Pero además descubrió que si extraía suero de los animales ya inmunizados y se inyectaba en otros que no habían sido inmunizados, éste suero lograba curar la infección , lo que hizo sospechar a Behring que ese efecto era debido a que el organismo de los animales inmunizados habían desarrollado algún tipo de sustancia que combatía el efecto de las toxinas producidas por las bacterias causantes de la enfermedad. El mismo planteamiento lo llevaron a la difteria , una enfermedad que , por poner un ejemplo de sus devastadores efectos, en Prusia durante la década de los años setenta del siglo XIX causaba anualmente más de 50.000 muertos, la mayoría de ellos niños. Basándose en los estudios de Roux y Yersin, que ya vimos que habían descubierto en 1888 la toxina diftérica,  comenzó a investigar la forma de contrarrestar el efecto de ésta toxina. Para ello inyectó a animales sanos la toxina diftérica y a continuación inyectó suero procedente de animales que habían sobrevivido a la enfermedad y al igual que había sucedido con el tétanos, comprobó como el suero procedente de los animales que habían sobrevivido a la infección, servía para curar a los animales que habían sido infectados con la enfermedad ,es decir, había descubierto la antitoxina diftérica

Emil von Behring sitzend.jpg
Fotografía de Emile von Behring , el hombre que descubriría la vacuna contra la difteria y el tétanos. Había nacido en una pequeña aldea situada en el oeste de Prusia en el año 1854 en el seno de una familia humilde y numerosa , pues eran trece hermanos. Por fortuna, un maestro supo reconocer la inteligencia  del pequeño Emile y le ayudó a obtener una beca que le permitiría estudiar Medicina en Berlín. Terminó sus estudios en 1878 y los siguientes años sirvió como cirujano en el ejército donde vio como muchos soldados morían a causa del tétanos  y también estuvo trabajando en zonas azotadas por epidemias de difteria , lo que despertó su interés por ambas enfermedades. En 1889 comenzó a trabajar en el Instituto de Berlín  dirigido por Robert Koch y allí emprendió sus investigaciones que le llevarían a desarrollar con el tiempo esas dos vacunas que salvarían la vida de millones de personas  que le ganaron los títulos de  "salvador de los soldados" y salvador de los niños"
(Imagen procedente de http://en.wikipedia.org ) 

Después de publicar los resultados de estas investigaciones sobre la difteria y el tétanos  en 1890 en el Semanario Médico Alemán, en 1891 trataba por primera vez a una niña berlinesa enferma de difteria a la que consiguió curar en unos pocos días. Comprobada la eficacia del suero, fue producido en grandes cantidades  y en apenas dos años, entre 1892 y 1894 , más de veinte mil niños serían curados de la difteria. Pero esto era un remedio contra la enfermedad pero no la vacuna. En 1901 Behring recibiría el primer Premio Nobel de Medicina de la historia "por su trabajo en la terapia con suero, especialmente en su aplicación contra la difteria , mediante el cual ha abierto un nuevo camino en el campo de la ciencia médica y así ha puesto en manos del médico una victoriosa arma contra las enfermedades y muertes". En 1907 el epidemiólogo estadounidense Theobald Smith (1859-1934), una de las primeras figuras en este campo nacidas en Estados Unidos, aventuró que la mezcla de la toxina diftérica con la antitoxina  podían inmunizar al organismo contra la enfermedad actuando como vacuna. Behring trabajaría sobre ello y a partir de 1913 lograría la inmunización mediante la inyección de una mezcla de toxina diftérica y de antitoxina diftérica. y lo mismo sucedió con el tétanos, coincidiendo  con el estallido de la Primera Guerra Mundial. En los años siguientes estos descubrimientos salvarían miles o millones de vidas, hasta el punto que fue llamado "salvador de soldados" y "salvador de niños" por haber logrado derrotar al tétanos, que afectaba principalmente a los soldados en los campos de batalla por la infección de sus heridas, y la difteria que todos los años acababa con la vida de decenas de miles de niños.Y a partir de estos años los progresos en la lucha contra las enfermedades infecciosas no dejaron de cosechar triunfos en forma de nuevas vacunas. 

Jules Bordet nobel.jpg
Fotografía del médico y microbiólogo belga Jules Bordet, descubridor de la bacteria causante de la Tos Ferina que luego permitiría al médico y bacteriólogo danés Thorvald Madsen  desarrollar la primera vacuna contra esta enfermedad. Se trata de una enfermedad altamente contagiosa, pues se transmite a través de las gotas expelidas por la tos o los estornudos del portador,  y cuyo síntoma más característico es la violenta tos que sufren los enfermos y que puede tener complicaciones que afecten al sistema nervioso y  al corazón. . Antes de la vacunación se cebaba sobre todo en los niños menores de cinco años y aunque ahora , gracias a la vacuna, se ha reducido su número, sigue infectando cada año a una media de unos 50 millones de personas, sobre todo en los países menos desarrollados donde el porcentaje de población vacunada  no es demasiado grande.  Jules Bordet sería Premio Nobel de Medicina  en 1919
"por sus descubrimientos  sobre la inmunidad"
(Imagen procedente de http://es.wikipedia.org

En 1906 el médico y microbiólogo belga Jules Bordet (1870-1961) aislaba la bacteria causante de la Tos Ferina, que en su honor llevaría el nombre de Bordetella Pertussis, y ya en 1925 el médico y bacteriólogo danés Thorvald Madsen (1870-1957) probó por primera vez una vacuna contra la tos ferina  para controlar un brote en las Islas Feroe. En los países donde se aplica la vacuna hoy es una enfermedad en vías de extinción pero todavía hay muchos países donde no se utiliza y el resultado es que anualmente hay una media de 50 millones de casos y alrededor de 300.000 muertes, lo que la convierte en una  de las enfermedades prevenibles con la vacunación  más extendida en el mundo. En Estados Unidos hubo dos brotes de tos ferina en 2010 y en 2012. En el primero de ellos, el de 2010, se registraron nada menos que 9120 casos. Después de analizarlos se comprobaría que tres cuartas partes de esos casos correspondían a niños que no habían sido vacunados ya que sus padres presentaron documentos para que los declararan exentos de la vacuna. En cuanto a los efectos beneficiosos de la vacuna no hay lugar a muchas dudas. Antes de que se generalizara su uso sólo en Estados Unidos la media de contagiados por la enfermedad era de 157 casos por cada 100.000 habitantes,y en más del 90% de los casos se trataba de niños menores de diez años, , y eso en el caso improbable de que se registraran todos los casos.Cuando se emprendió la vacunación , en datos de 1970 su incidencia había descendido a una persona por cada 100.000 habitantes. A pesar de ello los grupos antivacuna adquieren cada vez un mayor peso en la sociedad estadounidense, una actitud que vistos los datos me parece una gran y terrible irresponsabilidad.

Mapa con la distribución en este año 2015 de los tres únicos países que informan todavía de casos de poliomielitis. En 1988 había 125 naciones pintadas en rojo , pero gracias a la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis  puesta en marcha aquel año hoy sólo quedan Nigeria en África y Pakistán y Afganistán en Asia , con un número total de casos que no superan los setecientos casos anuales cuando hace treinta años eran más de 360.000 anuales , todo gracias a la vacuna de la poliomielitis. En la página web de la Organización Mundial de la Salud se afirma que
"Una vez que la polio quede erradicada el mundo podrá celebrar la llegada de un bien que beneficiará a toda la población por igual. Su erradicación en los próximos cinco años supondría un ahorro de entre 40.000 millones y 50.000 millones de dólares , especialmente en los países en vías de desarrollo,"
Además , añado yo , de las vidas salvadas y el sufrimiento que se consigue evitar . ¿Cómo se puede dudar del beneficio de las vacunas?

 (Imagen procedente de www.who.int)  


Pero hablaré sobre ello para cerrar esta historia. Antes decir que fueron descubriéndose vacunas para la poliomielitis, la primera de ellas desarrollada por el virólogo e investigador estadounidense Jonas Salk (1914-1995) que la probó por primera vez en 1952 . En 1964 el virólogo polaco Albert Bruce Sabin (1906-1993), desarrolló una nueva vacuna, no inyectada sino de aplicación oral y conocida también como la Trivalente porque prevenía contra el contagio de los tres tipos poliomielitis existentes. Como era más sencilla de administrar sustituyó con rapidez a la vacuna de Salk ,En la actualidad la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis ha logrado, según señala la Organización Mundial de la Salud (OMS) ,  reducir el número de casos de esta terrible enfermedad  en un 99% de los casos y sigue avanzado hacia la completa extinción de la enfermedad como ya se ha logrado con la viruela.El microbiólogo y virólogo estadounidense John Franklin Enders (1897-1985) desarrollaría la vacuna contra el sarampión que comenzó a utilizarse en 1961 aunque tardaría años en generalizarse su uso. En la página de la OMS se puede leer estos datos esclarecedores sobre el impacto benéfico de la vacuna "En 1980 , antes de que se generalizara el uso de la vacuna , el sarampión causaba cerca de 2,6 millones de muertes al año. La intensificación de las actividades de vacunación han influido de forma decisiva en la reducción de las muertes por sarampión. Se estima que entre 2000 y 2013 la vacuna contra el sarampión evito 15,6 millones de muertes. A nivel mundial, las defunciones por sarampión han descendido un 75% pasando de 544.000 en 2000 a 145.700 en 2013"  Creo que hay ocasiones que las cifras hablan por sí solas y este es uno de esos casos. En la misma página de la OMS encontramos estos datos sobre la efectividad de la vacunación de la tos ferina, la difteria y el tétanos "La inmunización previene cada año entre 2 y 3 millones de defunciones. Durante 2013 se administraron tres dosis de la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP3) al 84% de los niños del todo el mundo (unos 112 millones), a fin de protegerles contra graves enfermedades infecciosas que podrían provocarles trastornos y discapacidades graves e incluso la muerte. Para  2013  129 países habían alcanzado por lo menos el 90% de cobertura con la vacuna" 

Periódicos estadounidenses publicados el 13 de abril de 1955  informando sobre el éxito de la vacuna de la poliomielitis desarrollada por Jonas Edward  Salk
Ya que la curación es complicada la mejor forma de enfrentarse a la poliomielitis era la prevención , es decir la vacuna, y para ello Salk hizo una monumental prueba aplicando la vacuna a 1.800.000 niños y en la que colaboraron más de veinte mil médicos. Desde 1952 Estados Unidos sufría una grave epidemia de poliomielitis que había infectado a más de 58.000 personas, de las que más de tres mil murieron y unas veinte mil se vieron afectados por diferentes niveles de parálisis. Salk anunció el éxito de la vacuna el 12 de abril de 1955 y fue aclamado como un héroe nacional y demostró su grandeza cuando se negó a patentarla, una negativa que explicaba cono estas palabras "No hay patente. ¿Se puede patentar el sol?". A partir de entonces comenzaron las campañas masivas de vacunación que prosiguieron durante las décadas siguientes.
(Imagen procedente de http://en.wikipedia.org)


En el caso de España , y en lo que a la difteria se refiere por ser esa la enfermedad que ha dado origen a este artículo, en el año 1941 la incidencia de la enfermedad era de 1000 casos por cada 100.000  habitantes, pero gracias a la vacunación en 1986 se registraba el ultimo caso . La enfermedad había sido erradicada. Ahora vamos al año 1998 cuando la revista "The Lancet" publicaba un artículo del médico británico Andrew Wakefield (1957) en el que relacionaba la administración de la vacuna triple vírica contra el sarampión, las paperas y la rubeola con el desarrollo del autismo. El artículo tuvo una gran repercusión, pero seis años más tarde el periodista Brian Deer  descubrió la existencia de intereses económicos, pues Wakefield tenía la intención de comercializar vacunas alternativas,al tiempo que estudios posteriores desacreditan las investigaciones de Wakefield. En 2010 se le abrió un juicio donde el juez consideró probadas 32 acusaciones, entre ellas cuatro de fraude  y al doctor le era retirada la licencia para seguir ejerciendo la medicinaEl 5 de enero de 2011 la revista especializada British Medical Journal  publicaba un artículo en el que calificaba el trabajo de Wakefield como  un "sofisticado fraude" manipulando los datos para que dieran el resultado que él perseguía. La revista "The Lancet"  retiraba de sus archivos el artículo de Wakefield. A pesar de haber quedado por completo desacreditado, aquel desgraciado y falso artículo de 1998 impulsó el movimiento antivacuna que ha ido aumentando en los últimos años, muy en especial en Estados Unidos. En un artículo del periódico español "El País" se cita el libro "Medicina sin engaños" del bioquímico y biólogo español José Miguel Mulet (1973) donde señala que "en algunos barrios de California la tasa de vacunación está al nivel de Sudán del Sur" precisamente por el rechazo de las familias a las vacunaciones. 

Imagen del artículo publicado por la revista "The Lancet" el 28 de febrero de 1998  firmad por Andrew Wakefield  y por encima el aviso de que el artículo ha sido retirado por la publicación después de que se demostrara con otros estudios que la relación que hacía Wakefield entre la vacuna trivalente y el autismo tenía sus datos manipulados , por lo que luego seria juzgado por fraude . En todo caso el daño estaba  hecho y alentó a los grupos antivacuna, poniendo en peligro la erradicación definitiva de enfermedades que ya estaban en vías de extinción como el sarampión. Creo que los datos que hemos ido viendo  a lo largo de éste relato muestran algo que no debería ser puesto en duda nunca, las vacunas son uno de los grandes logros en materia de salud de la historia de la humanidad
(Imagen procedente de http://www.elmundo.es )

En el caso de España los grupos antivacuna están representados por organizaciones como  la Liga para la Libertad de Vacunación que en el caso de la difteria , en un comunicado publicado el pasado 3 de junio , negaba que la vacuna de la difteria fuera la responsable de acabar con la difteria en España y lo atribuía a la remisión natural de la enfermedad "Tanto la introducción de la vacuna en 1950 - dice el comunicado- como la vacunación masiva referida se atribuyeron el éxito en la remisión de la epidemia, sin embargo, las estadísticas muestras que la epidemia de difteria había ya remitido sin la vacuna ; las condiciones de vida  a lo largo del siglo XX y XXI hicieron posible este cambio en la mortalidad y morbilidad de la difteria" y concluye el comunicado animando a las familias a que sigan decidiendo por sí mismas. Aluden a los supuestos  riesgos de las vacunas y a sus efectos secundarios. Hay un dicho español que reza "no hay peor sordo que aquel que no quiere oír" y creo que este es el caso de los grupos antivacuna. Ya hemos visto algunas de las cifras de la vacunación, la viruela, una enfermedad que causaba millones de muertos en todo el mundo, erradicada, la poliomielitis muy cerca de su extinción, el sarampión con cifras cada vez más reducidas, y lo mismo sucede con la rubéola, la tos ferina y tantas otras enfermedades infecciosas cuyas cifras hemos ido viendo a lo largo de este artículo. Estas enfermedades no remitieron de forma espontánea, sino por las campañas de vacunación, de la misma forma que si te muerte un perro enfermo de rabia yo no me quedaría a esperar a que la enfermedad remitiera por si sola sino que iría corriendo a que me vacunaran. Defienden el derecho a que la gente elija y yo siempre defiendo la libertad pero tu libertad encuentra un límite cuando tu decisión puede afectar a la libertad o la vida de otras personas. 

He creído que la mejor forma de cerrar este artículo era con el calendario de vacunación para este año 2015, en este caso el publicado por la Comunidad de Madrid donde vivo, aunque puede haber cambios según los diferentes responsables de sanidad de cada país. Titulé este artículo como "Elogio de la vacuna: Un privilegio de nuestro tiempo" y eso es lo que he tratado de transmitir , sobre todo lo privilegiados que somos por  haber nacido en una época donde tenemos acceso a estas vacunas que nos protegen contra tantas enfermedades letales . Hace apenas dos siglos no existía nada de esto y por eso es necesario seguir insistiendo en la necesidad de aprovechar el esfuerzo de tantas personas que dedicaron sus vidas para salvar las vidas de millones de personas . Se lo debemos a ellos y se lo debemos a toda la humanidad
(Imagen procedente de www.ampap.es

Al ejercer la libertad de no vacunar a su hijo, no sólo se arriesgó la vida del niño sino que se ha puesto en peligro la vida de otras personas que estuvieron con el niño y si alguno de ellos no estuviera vacunado también estaría en riesgo de contraer la enfermedad. Es un acto profundamente irresponsable  porque no sólo están arriesgando la vida de su hijo, sino la de las demás personas que los rodean. No deja de ser llamativo que mientras se gastan cientos de millones y se arriesgan la vida de voluntarios para llevar la vacunación al último rincón del mundo para salvar millones de vidas, en los países que tenemos la fortuna de tener acceso a ellas sin dificultad surgen personas que las rechazan, tal vez porque ya hemos olvidado como era la vida antes de la aparición de las vacunas, lo que significaba tener el rostro marcado por la viruela, o las parálisis musculares de por vida causadas por la poliomielitis y eso en el caso de que estas u tras enfermedades infecciosas no te causaran la muerte, cebándose además en los más débiles, los niños. Con este artículo he tratado de mostrar la larga lucha del hombre contra las enfermedades infecciosas, que sólo a partir de Edward Jenner y su vacuna contra la viruela, ha comenzado a cosechar éxitos reseñables. Hombres como Louis Pasteur, que descubrió la vacuna de la rabia, Emile von Behring, que desarrolló la vacuna contra la difteria , Thorvald Madsen que hizo lo propio con la vacuna de la tos ferina, Jonas Salk con la vacuna de la poliomielitis o John Franklin Enders que desarrolló la vacuna del sarampión, son una lista del bien, de hombres que han salvado a millones de seres humanos que hoy están con vida gracias a ellos y que , esperemos que muy pronto, gracias a estas vacunas el nombre de estas enfermedades sean como la viruela, el recuerdo de algo que ya no existe. Para terminar este artículo quiero recuperar la misma frase con la que concluía la primera parte, las palabras del divulgador científico y astrónomo Carl Sagan (1934-1996) que resumen lo que yo he tratado de transmitir  "Si quieres salvar a tu hijo de la polio puedes rezar o puedes vacunarlo. Aplica la ciencia"

Enlace con la primera parte de "Elogio de la vacuna: un privilegio de nuestro tiempo"
http://chrismielost.blogspot.com.es/2015/06/elogio-de-la-vacuna-un-privilegio-de.html


El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos