lunes, 2 de marzo de 2015

HISTORIAS DE LA GRAN GUERRA: EL HUNDIMIENTO DEL LUSITANIA (SEGUNDA PARTE)

Una niña de nueve años se asoma por la borda del inmenso transatlántico y desde la altura mira asombrada a la multitud que se agolpa en los muelles de Nueva York a las 11:30 hrs de la mañana para despedir aquel 1 de mayo de 1915 a una nave que muchos calificaban de palacio flotante, el RMS Lusitania, que se disponía a cruzar de nuevo el Atlántico Norte rumbo a Gran Bretaña , un viaje que ya había realizado en doscientas ocasiones y nada hacía pensar que aquel viaje fuera a ser distinto. Recordemos las palabras de nuestra joven amiga, Edith Middleton Williams (1906-1992), que viajaba junto a su madre, Elizabeth Annie Millman y sus otros cinco hermanos para reunirse con su padre que los esperaba  en Gran Bretaña después de haber ido a bordo en el anterior viaje del Lusitania "Recuerdo como si fuera ayer que la banda tocaba y la gente ondeaba banderas desde el muelle. Fue verdaderamente emocionante. Yo no era más que una niña  pequeña que nunca había visto una cosa igual  en la vida. Fue fantástico. Fue maravilloso". Los padres de Edith y sus hermanos  habían emigrado de Manchester (Inglaterra) a Estados Unidos en 1904 estableciéndose en el estado de Nueva Jersey pero no habían logrado hacer fortuna. Primero regresó el padre y ahora le seguían su esposa y sus seis hijos ,que incluso habían tenido que hacer una colecta entre sus vecinos para poder comprar los billetes de tercera clase para el Lusitania. Por ese origen humilde Edith todavía se sentía más fascinada y deslumbrada por la elegancia y el lujo que la rodeaba en la nave  "me paseaba mucho por el barco. Me sentía en un mundo nuevo. ¿Se imagina lo que es ver toda aquella elegancia con 9 años?" .  Durante el viaje Edith ayudaría a su madre a cuidar del más pequeño de sus hermanos, David, que tenía tan sólo tres meses de edad. 


El RMS Lusitania en su viaje inaugural en Nueva York en 1907
El RMS Lusitania en una fotografía tomada durante su viaje inaugural cuando llegaba al puerto de Nueva York el 13 de septiembre de 1907. Había zarpado de Liverpool seis días antes, el 7 de septiembre . Miles de personas contemplaron su llegada a Nueva York y quedaron maravillados por la grandiosidad del transatlántico. Un  periodista escribiría "Es más hermosos que el Templo de Salomón y lo bastante grande para albergar a todas sus esposas" Durante su segundo viaje el RMS Lusitania conseguiría recuperar la Blue Riband (Banda Azul), aquel trofeo simbólico del que os hablaba en la primera parte que se concedía a la nave mas rápida en cruzar el Atlántico Norte, que estaba en aquel momento en poder del buque alemán "Deutchsland" Fue el primero en hacerlo en menos de cinco días y los transatlánticos Lusitania y su hermano el Mauretania comenzaron a comercializarse como "los barcos del viaje de cuatro días " (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

Pero ellos eran nada más que siete de los 1264 pasajeros del Lusitania de los que  290 iban en primera clase,  601 en segunda clase y 373 en tercera clase, entre ella la familia de Edith Williams. A ellos había que añadir los 693 miembros de la tripulación lo que hacía un total de 1957 personas a bordo del RMS Lusitania. Voy a presentaros a algunos otros pasajeros que iremos encontrando a lo largo de esta historia. Una de ellas era Chrissy Aitken(1899-1992), una joven de dieciséis años que había nacido en Edimburgo, Escocia, la más pequeña de los cinco hijos del matrimonio entre James Aitken y Jessie Jarvie. Jessie, la madre de Chrissy, moría en 1908 y su padre decidió viajar con toda la familia a Canadá donde se había ido a vivir uno de sus hijos, James Jarvey Jr.  El padre de Chrissy se había casado por segunda vez pero su nueva esposa murió en 1914  y James decidió que era el momento de regresar a casa. Así fue como se embarcaron en el SS Cameronia que también cubría la línea entre Nueva York y Liverpool , pero a última hora les informaron que sus pasajes habían sido cambiados para el Lusitania y allí se encontraban ahora  nuestra Chrissy con su padre, su hermano James Jarvie Jr y su sobrino James Jarvie Aitken , que viajaban en segunda clase. En tercera clase viajaba George Hook (hacia 1868-1915) en compañía de sus dos hijos, Elsie Hook (1903-1995) y Frank Hook (1904-1998). La familia Hook emigró de Inglaterra a Toronto, en Canadá, donde George Hook había encontrado trabajo. Pero la esposa de  Hook moría a finales de 1913 y George pensó en regresar a su patria  en compañía de sus hijos y por eso se encontraban a bordo del Lusitania. Otra de las pasajeras era la joven enfermera Alice Maud Lines (1896-1997), Nacida en Inglaterra , había estudiado enfermería y en 1914  fue contratada  por el matrimonio formado entre el cirujano Frederic Warren Pearl (1869-1952) y su esposa Amy Leal Pearl(1880-1964) para que cuidara de sus hijos .


Fotografía del salón comedor de primera clase del RMS Lusitania , El transatlántico era como un mundo al margen de la guerra que asolaba Europa. Así  lo recordaba la joven enfermera  de dieciocho años Alice Maud Lines de la que os hablo más arriba y que volveremos a encontrar a lo largo del relato  "Era un barco  absolutamente maravilloso. Era como viajar es un hotel. Había bailes y comidas encantadoras. Nadie hablaba  en ningún momento de la guerra" (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org)
En esta ocasión Alice  acompañaba al matrimonio y sus cuatro hijos, entre ellos la pequeña Audrey Pearl(1915-2011) que había nacido el 15 de febrero y apenas tenía dos meses y medido de edad. Junto a Alice viajaba también una segunda niñera para ayudarla , Greta Lorenson. Y ahora conozcamos a otra de las familias a bordo del RMS Lusitania, los Richards, encabezados por Thomas Henry Richardson y su esposa Philippa Corner, que viajaban en segunda clase con sus tres hijos, Percy, Cecil y la pequeña Dora, de sólo veinte meses de edad. A lo largo de esta historia será Cecil el que nos cuente su parte de la historia. Y no quiero olvidarme de dos de los personajes más conocidos que viajaban en el RMS Lusitania. . Uno de ellos era el deportista y millonario Alfred Gwynne Vanderbilt (1877-1915), bisnieto del gran magnate de los ferrocarriles y las compañías navieras Cornelius Vanderbilt (1794 -1877) patriarca de los Vanderbilt y dueño de una de las mayores fortunas de los Estados Unidos. Tras la muerte de su padre Cornelius Vanderbilt II(1843-1899) , Alfred asumió el legado familiar y la dirección de sus empresas. También contrajo matrimonio en dos ocasiones, una en 1901 con Ellen French, y tras divorciarse de su primera esposa en 1908, se casaría en una segunda ocasión en 1911.con una millonaria divorciada, Margaret Emerson (1884-1960) De su primer matrimonio tuvo un hijo, y dos más de su segundo matrimonio. Amante de los deportes, aquel 1 de mayo había embarcado rumbo a Gran Bretaña  por motivos de negocios por lo que no iba acompañado de su familia . Otro de los nombres conocidos entre el pasaje era el productor teatral Charles Frohman (1856-1915), fundador del Sindicato Teatral en 1896, productor de más de setecientos espectáculos y el auténtico hombre fuerte de la escena teatral que en aquel momento se encontraba en la cumbre de su carrera controlando seis teatros en Nueva York , cinco en Londres y más de otros dos centenares de escenarios repartidos por todos los Estados Unidos. Por supuesto, tanto Frohman como  Vanderbilt viajaban en primera. 


Fotografía del productor teatral Charles Frohman que embarcaba el 1 de mayo de 1915 en el RMS Lusitania, uno de los pasajeros más conocidos de los que iban a bordo porque en aquel momento se encontraba en la cumbre de su carrera, controlando mas de dos centenares de teatros en Estados Unidos. Se trataba en esta ocasión de un viaje profesional  invitado por  el novelista y dramaturgo escocés James Barrie (1860-1937), autor de "Peter Pan" que fue llevada a los escenarios por Frohman como productor. Iba acompañado de su ayuda de cámara Willian Stainton y con otros dos dramaturgos, Charles Klein y Justus Miles. No estaba asustado por la amenaza de los submarinos, y le habían escuchado decir "Cuando has tenido que manejar a tantas estrellas como yo, los submarinos me hacen sonreír" Y demostró que no tenía miedo porque cuando el RMS Lusitania se hundía no quiso abandonar el barco . Estaba con el antiguo cantante y ahora agente y promotor George Vernon (1868-1915), el capitán del ejército británico Alick Scott (1880-1915) y la actriz francesa Rita Jolivert (1890-1971). Todos permanecieron juntos hasta que se hundió el barco con ellos sobre la cubierta. Antes de ser cubierto por el agua  Frohman, que entregó su salvavidas a otra pasajera,  habría citado una frase de "Peter Pan" "¿Por qué temer a la muerte? Es la aventura más hermosa de la vida" De los cuatro sólo sobreviviría Rita Jolivert (Imagen procedente de http://www.charlesfrohman.com )

El RMS Lusitania emprende la navegación bajo el mando de un veterano capitán de la Cunard, William Thomas Turner (1856-1933) que había reemplazado al anterior capitán del Lusitania, Daniel Dow (1860-1931), que también lo había sido del RMS Mauretania pero que parece que decidió dejar el servicio en el Lusitania debido al estrés al que se había visto sometido cuando dirigió a la nave una vez que la zona por la que navegaban hubiera sido declarada como zonas de guerra por los alemanes. Recordemos que el 4 de febrero de 1915  el comandante de la Hochseeflotte o Flota de Alta Mar, Hugo von Pohl (1855-1916). había anunciado el inicio de una guerra submarina sin restricciones. Recordemos lo que decía aquel comunicado "Las aguas alrededor de Gran Bretaña e Irlanda, incluyendo la totalidad del Canal de la Mancha se declaran como una zona de guerra. Del 18 de febrero en adelante todos los buques mercantes enemigos que se encuentren en esta zona serán destruidos sin distinciones de la bandera que porte o sus pasajeros  " y añadía"Los buques  neutrales también corren un serio riesgo en esta zona ahora en guerra porque de cara a los peligros de la guerra en el mar y la autorización británica del 31 de enero del uso de buques neutrales, no siempre es posible prevenir ataques contra las naves enemigos"   Por si esta advertencia no fuera suficiente, el 22 de abril de 1915 la embajada alemana publicaba en los periódicos de Nueva York éste aviso "Se recuerda a los viajeros que vayan a inician un viaje por el Atlántico que Alemania y sus aliados y Gran Bretaña  y sus aliados se encuentran en estado de guerra, que la zona de guerra incluye las aguas adyacentes a las islas Británicas; que de acuerdo con el aviso formal dado por el Gobierno Imperial Alemana, las naves que enarbolen la bandera de Gran Bretaña o de cualquiera de sus aliados, serán objetivos a destruir en esas aguas y los viajeros que naveguen en la zona de guerra en los barcos británicos o aliados lo harán bajo su propia responsabilidad".


Este es el anuncio que os he traducido un poco más arriba y que fue publicado por la embajada alemana en los periódicos de Nueva York el 22 de abril donde advertía  a los pasajeros de los buques que tuvieran como destino Gran Bretaña que sus barcos podían convertirse en objetivo de los submarinos alemanes . Sin embargo, la mayor parte de los pasajeros que subieron en el RMS Lusitania no tenían conocimiento de esta advertencia y la Cunard tampoco se preocupó en difundirla (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )


La Cunard, confiada en que la velocidad y el tamaño del Lusitania  lo ponían a salvo de un ataque submarino, no hizo ninguna advertencia a sus pasajeros. Pero además el Lusitania  tenía otro motivo para navegar con temor, y es que en sus bodegas transportaba también suministros militares aunque más tarde el gobierno británico lo negaría. Sin embargo, en los archivos sobre el Lusitania que hoy se conservan en Nueva York  y que también se pueden consular en Internet se puede ver todo el contenido declarado en su manifiesto de carga con anotaciones de por ejemplo 189 cajas de artículos militares d, 1271 cajas de munición con destino a Liverpool  , 4200 cajas de cartuchos y munición con destino a Londres entre otros artículos dirigidos a proveer a los ejércitos aliados. y que sin duda no pasaron inadvertidos  a los espías alemanes que vigilaban el puerto de Nueva York. Esto era más que suficiente para considerar al RMS Lusitania como un objetivo de guerra legítimo. La joven Chrissy Aitken diría después "Me parece increíble que llevaran armas en un barco de pasajeros. Porque aquel era el barco más grande y todas eran personas adineradas que iban y venían de Inglaterra a Estados Unidos. Deberían haber tenido mucho cuidado con una cosa así" Pero los pasajeros no tenían en mente ninguno de estos peligros, al menos no lo recordaba Edith Williams que nos cuenta sobre su madre que "No creo que ella supiera que corríamos ningún peligro. Desde luego, si lo supo, lo mantuvo en secreto, porque nunca supimos nada"  El caso es que poco después de zarpar fueron detenidos tres hombres que hablaban alemán por el detective de la nave,  William Pierpoint (1864-1950), de la policía de Liverpool  que los interrogaría con la ayuda de un traductor de alemán que viajaba en el Lusitania, tratando de averiguar su identidad, que hacían en el barco y si habían tratado de poner explosivos  en él aunque no consiguió ninguna repuesta. 


Fotografía del capitán William Thomas Turner tomada en el puente del RMS Lusitania en 1915 . Era uno de los capitanes más respetados de la Cunard y había sido capitán del Lusitania en sus primeros viajes en 1907 antes de ser luego destinado a sus hermanos el RMS Mauretania y el RMS Aquitania y en 1915 había asumido de nuevo el mando del RMS Lusitania sustituyendo al capitán Daniel Dow, de baja por el estrés causado por viajar por las aguas que ahora eran zona de guerra y estaban patrulladas por los submarinos alemanes.  Durante el naufragio se quedo hasta el final y se mantuvo a flote gracias al salvavidas. Le recogerían cuatro horas más tarde. Fue sometido a juicio para determinar si tenía alguna responsabilidad y fue absuelto. Durante el juicio cambió su testimonio , diciendo primero que la segunda explosión que se produjo en el RMS Lusitania había sido interna y después la atribuyó a un segundo torpedo  y negó que el Lusitania llevara explosivos en su interior. La culpa recayó en su totalidad sobre el Imperio Alemán .  A finales de  1916 se le entregó el mando del buque de la Cunard el SS Ivernia que se encargaba del transporte de tropas. Sustituía  al capitán Arthur Rostron (1869-1940) que había sido uno de los supervivientes del Titanic. El 1 de enero de 1917 el Ivernia fue torpedeado y hundido, aunque una vez más Turner logró sobrevivir pero la Cunard no volvió a darle el mando de ningún barco. Moriría en 1933  de un cáncer de garganta (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )

A continuación tenéis el manifiesto de la carga del RMS Lusitania tomado de la página http://www.rmslusitania.info/ donde incluso se pueden ver los albaranes originales, y os señalo en negrita y en letra más grandes algunas de las referencias a armas y municiones que  transportaba el transatlántico


ITEMDESTINATIONAMOUNTMONETARY WORTH (IN 1915 US DOLLARS)
Sheet brass, lbs.Liverpool260,00049,565
Copper, lbs.Liverpool111,76220,955
Copper wire, lbs.Liverpool58,46511,000
Cheese, lbs.Liverpool217,13733,334
Beef, lbs.Liverpool342,16530,995
Butter, lbs.Liverpool43,6148,730
Lard, lbs.Liverpool40,0034,000
Bacon, lbs.Liverpool185,04018,502
Casings, packagesLiverpool10150
Cd. meat, casesLiverpool4851,373
Cd. vegetables, casesLiverpool248744
Cutlery, packagesLiverpool6310,492
Shoes, packagesLiverpool10726
Tongues, packagesLiverpool10224
Oysters, bbls.Liverpool2051,025
Lubricating oil, bbls.Liverpool251,129
Hardware, packagesLiverpool31742
Leather, packagesLiverpool3016,870
Furs, packagesLiverpool349119,220
Notions, packagesLiverpool2974
Confectionery, packagesLiverpool6652,823
Silverware, packagesLiverpool8700
Precious stones, packagesLiverpool3213,350
Jewelry, packagesLiverpool2251
Belting, packagesLiverpool21,243
Auto vehicles & parts, packagesLiverpool5616
Electrical material, packagesLiverpool82,464
Machinery, packagesLiverpool21,386
Steel and mfrs., packagesLiverpool8354
Copper mfrs., packagesLiverpool13821,000
Aluminum mfrs., packagesLiverpool1446,000
Brass mfrs., packagesLiverpool956,306
Iron mfrs., packagesLiverpool333,381
Old rubber, packagesLiverpool7341
Military goods, packagesLiverpool18966,221
Dry goods, packagesLiverpool23819,036
I.R. goods, packageLiverpool1131
Wire goods, packagesLiverpool16771
Reclaimed rubber, packagesLiverpool10347
Staves, packagesLiverpool2,351200
Brushes, packagesLiverpool4342
Ammunition, casesLiverpool1,27147,624
Salt, packagesLiverpool100125
Bronze powder, casesLiverpool301,000
Dental goods, packagesBristol72,319
Steel and mfrs., packagesBristol4331
Engines and material, packagesDublin2140
Notions, packageGlasgow1479
Liquid glue, packagesKobe2124
Books, packagesLondon9845
Drugs, packagesLondon8458
Wool yarn, packageLondon1105
Shoes, caseLondon1274
Bronze powder, casesLondon16887
Motor cycles and parts, packagesLondon81,650
Paintings, packageLondon12,312
Cars, packageLondon1750
Printed matter, packagesLondon14147
Leather, casesLondon8931,517
Cartridges and ammunition, casesLondon4,200152,400
Films, caseLondon1100
Machine patterns, packagesLondon31,500
Machinery, packagesLondon61,149
Electrical machinery, packageLondon11,616
Electrical material, packagesLondon43,200
Auto vehicles & parts, packagesLondon4340
Optical goods, packageLondon11,313
Dental goods, packagesLondon103,962
Sewing machines and parts, packagesManchester20360
Total value (in 1915 US dollars)735,579



Muy lejos de Nueva York, el 30 de abril  zarpaba del puerto de la ciudad alemana de Emden, uno de los principales puertos comerciales del Mar del Norte, el submarino de la Kaiserliche Marien (la Marina Imperial Alemana) U-20 bajo el mando del teniente capitán Walther Schwieger (1885-1917). Comenzado a construir en 1911 entró  en servicio en 1913 . Tenía 64 metros de eslora(longitud de la nave), 6 metros de manga (ancho de la nave), alcanzaba una velocidad en superficie de 15 nudos (equivalente a unos 28 km/h) que se reducía hasta los 9 nudos sumergido (17 km/h). Contaba con cuatro tubos lanzadores de torpedos y en cuanto a la tripulación estaba compuesta por cuatro oficiales y treinta y un hombres . Al comienzo de la guerra había estado comandado por Otto Dröscher hasta que a partir de diciembre  de 1914 pasó a ser gobernado por Schwieger . En esta ocasión el U-20 navegó hacia la costa norte de Escocia , donde ya se encontraba el 2 de mayo y su  intención era costear por el norte Irlanda, para ir rodeando la isla por su costa oeste y sur , penetrando en el Mar de Irlanda a través del Canal de San Jorge  donde podría atacar a los barcos que entraban y salían del concurrido puerto de Liverpool. Los británicos tenían noticias de su presencia en la zona, pero la falta de una buena coordinación y de informaciones exactas sobre la situación del U-20 provocaron que no se hiciera nada y permanecieran a la expectativa. El caso es que el 5 de mayo el U-20  hundía el mercante "Earl of Lathom" , un pequeño barco con sólo cinco tripulantes y con un cargamento de bacon, y disparó a un segundo mercante, el vapor "Cayo Romano" aunque falló en su disparo.  Esa misma noche del 5 de mayo, hacia las 22.30 , el Almirantazgo británico alertaba con un mensaje que anunciaba que había  "submarinos activos en la costa sur de Irlanda". Pero el U-20 seguiría de caza y durante la mañana del 6 de mayo hundía el SS Candidate y por la tarde atacó al SS Centurion, un barco mercante británico que contaba con 44 tripulantes aunque en ambos casos daría tiempo suficiente a las tripulaciones de estos barcos para  abandonar el barco en los botes salvavidas. 


Fotografía de Walther Schwieger comandante del U-20  tomada en 1917, el mismo año de su muerte. Schwieger procedía de una familia de la nobleza alemana y había ingresado en la Marina Imperial Alemana a los 18 años de edad en 1903 . Desde 1911 fue destinado a la flota submarina, los U-Boot y sería en diciembre de 1914 cuando sería destinado como comandante del U-20.  Aunque el hundimiento del RMS Lusitania causó un escándalo internacional y la potencias aliadas acusaron a Schwieger de criminal de guerra, en Alemania sería considerado un héroe y  fue condecorado con la Cruz de Hierro de Primera Clase. Schwieger moriría junto a toda su tripulación en otro submarino, el U-88, el 5 de septiembre cuando fueron destruidos por una mina. Sobre su actuación en el RMS Lusitania  Robert Ballard cree que Schwieger no  pensaba que fuera capaz de hundir un buque del tamaño del RSM Lusitania con un torpedo y cree que en toda la tragedia hubo una dosis de mala suerte , aunque, evidentemente, nunca se habría hundido el Lusitania si no hubiera dado la orden de torpedearlo pero también era la orden que había recibido, atacar a cualquier barco aliado o neutral que navegara por la zona bloqueada por los submarinos alemanes  (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org)

Y en este punto me encuentro con una diferencia en las fuentes sobre el hundimiento. En el documental de National Geographic realizado por el oceanógrafo y arqueólogo submarino Robert Duane Ballard(1942), descubridor de los restos del RMS Titanic  y que investigó el hundimiento del RMS Lusitania, se indica que la noche del 6 de mayo el capitán del Lusitania, William Thomas Turner, recibió dos telegramas. En el primero de ellos se  advertía al capitán que  había "Un submarino activo frente  a la costa sur de Irlanda" y en el segundo  se les ordenaba que "eviten cabos, pasen por las bahías a toda velocidad, pongan rumbo al centro del canal." Pero en páginas que contienen la información completa sobre el Lusitania como http://www.rmslusitania.info/ se señala que la tripulación del SS Candidate, uno de los barcos hundidos por el U-20  el 6 de mayo como acabamos de ver, informaron al Almirantazgo de lo sucedido pero éste no transmitió esa información al Lusitania. Pero como Ballard menciona el texto de  esos dos telegramas me inclino a creer esa versión que además es la que tiene más sentido porque no tendría explicación que se hubiera mantenido en secreto la presencia de un submarino enemigo a un transatlántico que horas después iba a cruzar aquellas aguas al no ser que , como algunas hipótesis barajan, el Almirantazgo  viera un oportunidad en el hundimiento de un barco en el que viajaban muchos estadounidenses  para implicar a Estados Unidos en la guerra.  En todo caso eso se contradice con la orden dada por el capitán aquella noche de  que se echasen las cortinas de todos los camarotes para que la luz no delatara la presencia del transatlántico (no olvidéis que el radar no se inventaría hasta la Segunda Guerra Mundial)  e incluso se pidiera a los pasajeros que no fumaran en cubierta y lo hicieran en la sala de fumadores. 


Mapa donde podéis ver el Canal de San Jorge (Saint George´s Channel)  y el Mar de Irlanda con Liverpool a la derecha donde se dirigía  el RMS Lusitania (Imagen procedente de www.worldatlas.com)
En este otro mapa podéis situar el punto donde el RMS Lusitania fue hundido por el U-20 . Está en la parte superior , muy cerca de la costa. También aparece señalado el cabo Old Head of Kinsale  Fue frente a este cabo donde un niño de 6 años, George Henderson, al que os presento un poco más adelante, vería primero al transatlántico y luego sería testigo de su hundimiento  (Imagen procedente de www.maritimequest.com )
Pero mientras se suceden estos acontecimientos el pasaje del RMS Lusitania sigue disfrutando de un placentero crucero, rodeados de lujo , comodidades y elegancia.  Edith Williams, la niña de 9 años que viajaba con su madre y sus cinco hermanos en tercera clase,  recordaría después que "cada día era como un sueño . Era todo maravilloso , porque nosotros vivíamos muy pobremente. Éramos pobres y teníamos hambre . Y encontrar una cosa así  fue increíble ¿puede alguien explicarlo realmente?" mientras que Frank Hook, que como sabemos también viajaba en tercera acompañado por su hermana Elsa y su padre George Hook, nos cuenta que "Lo único que recuerdo perfectamente  es que mi padre me despertaba temprano todas las mañanas y nos dábamos un paseo por todo el Lusitania. Fue muy agradable  y tuvimos un viaje muy tranquilo, sin mareos . Una cosa que recuerdo  del Lusitania es que bebí mi primer vaso de leche fría refrigerada" Y la joven enfermera de dieciocho años Alice Lines Drury , encargada de cuidar en particular a la pequeña Audrey Pearl de apenas dos meses de edad  rememora sus sensaciones en aquellos días de tranquilidad "Era un barco absolutamente maravilloso. Era como viajar en un hotel . Había bailes y comidas encantadoras. Nadie hablaba  en ningún momento de la guerra" Es la propia Alice Lines la que nos da el detalle de la orden de echar las cortinas de los camarotes durante la noche del 6 de mayo "La noches antes de que nos torpedearan  vino un mozo a mi camarote y cerró todas las cortinas. Yo le dije "a qué viene ésto?"y el contestó "son las órdenes" Así que creo que es evidente que el capitán Turner si recibió aquellos telegramas y conocía la presencia de un submarino en la zona del Mar de Irlanda.  Por lo demás todo transcurría con normalidad y aquella misma noche los pasajeros disfrutaron  de un concierto del coro galés que iba a bordo. 


El U-14 de la flota de submarinos alemanes, uno de los 329 submarinos que utilizó Alemana a lo largo de la Primera Guerra Mundial. Este en concreto hundió dos buques antes de ser a su vez hundido  a su vez el 5 de junio de 1915. Escribe Álvaro Lozano en su obra "Breve historia de la Primera Guerra Mundial" que  sólo en el año 1915 "los submarinos alemanes hundieron un total de 1.328. 985 toneladas aliadas y el total mensual nunca disminuyó de las 300.000 toneladas. Y la guerra submarina no hizo más que intensificarse y así en abril de 1917, sólo en ese mes,  los submarinos alemanes lograron hundir  894.147 toneladas en el fondo del mar. Fue entonces cuando Estados Unidos intervino en la guerra  ya partir de ahí todo fue mucho más difícil para los alemanes pues se estableció un sistema de convoyes  de mercantes que iban protegidos por buques de guerra  camuflados como barcos mercantes, lo que hacía que los alemanes se confiaran y al acercarse a ellos  desplegaban los cañones que llevaban ocultos y  tomaban por sorpresa a los submarinos alemanes. A partir de aquel momento los hundimientos de mercantes se redujeron mucho.  (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

Aunque algunos pasajeros si parecían ser conscientes del peligro  o como si tuvieran un presentimiento de que algo iba a suceder, como la madre de Edith Williams, que paseando sobre la cubierta del Lusitania le dijo a su hija "Si nos ahogamos  espero que nos ahoguemos todos o nos salvemos todos " y añade Edith "Lo dijo como si fuera una oración y eso es todo lo que recuerdo de mi madre". Entre tanto , en las aguas del Mar de Irlanda, el capitán del U-20, Walther Schwieger, felicita a sus hombres por el hundimiento del SS Candidate y el SS Centurion y pone un disco con la música de  Richard Wagner (1813-1883).Podemos imaginarlo sentado en su camarote, mientras las notas del genio de Leipzig recorren todo el submarino, mirando reflexivo un mapa sobre la mesa para decidir que rumbo tomarán al día siguiente ¿dirigirse hacia Liverpool como tenía previsto o dirigirse hacia el Canal de San Jorge  y hundir alguna nueva presa con los tres torpedos que le quedan en esta zona? Toma la decisión de cambiar el rumbo hacia el Canal de San Jorge y en ese momento, aunque los pasajeros del RMS Lusitania no tuvieran forma de saberlo, su destino había quedado marcado.  Estamos en la mañana del 7 de mayo , una mañana que amanece con una niebla intensa, como por otro lado es habitual en esa zona , pero la navegación se desarrolla de forma plácida  mientras doblan la costa sureste de Irlanda  que los pasajeros pueden contemplar cuando comienza a disiparse la niebla. , como nos lo cuenta Elsie Hook , la hermana de Frank "Hacía un día estupendo y aquella mañana papá dijo mientras bajábamos a desayunar "Mirad allí, ¿qué es lo que veis? Estamos frente a la costa de Irlanda"  Al mismo tiempo un niño de seis años, George Henderson, contemplaba maravillado desde la costa irlandesa  aquel hermoso espectáculo del gran transatlántico surcando las aguas  hacia la una de la tarde . Así lo recordaría más tarde: 


Fotografía del multimillonario Alfred Gwyne Vanderbilt que había embarcado para acudir a la reunión de la Asociación Internacional de Criadores de Caballos que el año anterior había sido suspendida debido al estallido de la guerra pero que en este año 1915 si se iba a celebrar. Después de que el RSM Lusitania fuera  torpedeado  Vanderbilt estuvo en cubierta ayudando a varios niños y mujeres e incluso tratando de salvar a una mujer presa del histerismo . Un miembro de la tripulación  llamado  Robert Chisholm, le vio y le gritó " ¡Dese prisa señor Vanderbilt o será demasiado tarde!" pero Vanderbilt no le hizo caso y siguió ayudando a otros pasajeros Otro testigo , Thomas Slidell, vio a Vanderbilt poner su salvavidas en los hombres de otra mujer, Alice Middleton. Aunque Vanderbilt tenía fama de hombre amante del deporte , como así era, sin embargo no sabía nadar, así que entregar su salvavidas era condenarse a muerte.  Vanderbilt estaba ayudando a Alice Middleton a ponerse el salvavidas cuando el Lusitania se sumergió definitivamente en las aguas y los separó. El cuerpo de Vanderbilt nunca fue encontrado como el de la mayoría de los muertos en el hundimiento del Lusitania
 (Imagen procedente de www.rmslusitania.info)

"Yo tenía seis años y estábamos en la costa sur de Irlanda, frente al cabo Old Head of Kinsale en una soleada tarde. Estábamos disfrutando de la vista cuando vimos un transatlántico  bordeando el recodo. Yo nunca había vito un transatlántico  tan grande en toda mi vida y estábamos fascinados viendo como venía casi directamente hacia nosotros. Era un espectáculo maravilloso" Entre tanto, el U-20 se encuentra a unas quince millas de allí , alrededor de veintisiete kilómetros (una milla náutica son 1852 metros), cuando el vigía ve en el horizonte la silueta de un transatlántico de cuatro chimeneas. El capitán Schwieger no piensa en dejar pasar la oportunidad aunque sabe que tiene pocas posibilidades de hundir un barco tan grande y veloz . Ordena la inmersión del U-20  y casi  al mismo tiempo, como una fatalidad del destino , el capitán Turner da la orden de virar el RMS Lusitania a estribor (lado derecho de la nave) lo que, sin saberlo, lo ponían rumbo al U-20 que no tenía más que esperar a que se acercara un poco más. Son alrededor de las 14:00 hrs, en el comedor se encuentran los pasajeros que almuerzan en el segundo turno mientras que la joven de dieciséis años Chrissy Aitken, a la que ya conocemos y que viajaba con su padre , su hermano y su sobrino,  se disponía a ir al camarote para preparar el equipaje ya que no faltaba demasiado para llegar al final del viaje "Estábamos almorzando  y una chica que compartía  el camarote conmigo pensó  que debíamos hacer las maletas . Me levanté de la mesa y me fui con ella al camarote y nada más entrar empezamos a escuchar ruidos" En ese momento el joven marinero de dieciocho años Leslie Noel Morton (hacia 1897-hacia 1968) , que había entrado a trabajar en el RMS Lusitania en compañía de su hermano John Morton,  se encontraba en la proa del barco y vio una estela que se aproximaba a toda velocidad  hacia el Lusitania. Era el torpedo lanzado por el U-20, aunque el resto de su vida Leslie Morton aseguraría haber visto la estela de dos torpedos , y es posible que fuera así y uno de ellos fallara y no alcanzase al barco 


Disaster: A 1915 sketch of the Lusitania passenger ship tragedy in which 1,198 people were drowned
Una recreación de como se produjo el hundimiento del  RMS Lusitania, con la proa hundida y la popa elevada en un ángulo de unos 45 º. Al contrario de lo que sucedió con el Titanic, el Lusitania no se partió y se hundió de una sola pieza, , reposando a unos noventa metros de profundidad . En su diario de a bordo el comandante del U-20 , Walther Schwieger  escribía que a las 14:00 hrs "Frente a nosotros aparecen cuatro chimeneas y dos mástiles, sigue curso vertical al nuestro virando desde Galley Head. El barco parece ser un buque de pasajeros de grandes dimensiones" Después de disparar a las 14:10 hrs el torpedo que alcanzaría en la proa al Lusitania, sigue escribiendo Schwieger lo que ve por el periscopio y menciona la segunda explosión que no habría sido causada por un torpedo, ya que Schwieger afirma que sólo disparó uno  "Alcanzando por el disparo en la banda de estribor detrás del puente. Se oye una detonación extraordinaria seguida de otra fuerte explosión y de una nube que se eleva. Debe de haber habido además de la explosión del torpedo otra cosa ·caldera, carbón o pólvora) La nave se detiene y se escora rápidamente . Al mismo tiempo se hunde cada vez más a proa." y parece contemplar consternado el efecto de su ataque  "Parece que el barco permanecerá a flote muy poco  tiempo. Yo no podía disparar otro torpedo a esa masa humana tratando desesperadamente de salvarse a sí misma" (Imagen procedente de  http://www.dailymail.co.uk )


Leslie gritó "Vienen torpedos por el lado de estribor" pero nada se podía hacer ya y casi inmediatamente después del aviso de Leslie uno de los torpedos impactó contra el caso del Lusitania justo en la perpendicular donde se encontraba el puente de mando junto a la proa de la nave. Un chorro de agua , vapor y polvo negro se eleva  por detrás de donde se encuentran los camarotes de la tripulación.Aquel polvo negro procedía casi con toda seguridad de los restos del carbón almacenado para alimentar las calderas del Lusitania y que ahora, casi al final del viaje, casi. se había agotado pero quedaba el residuo del polvo negro desprendido por el carbón Eran alrededor de las 14:10 hrs . Elise Hook  recuerda que "fue una explosión tremenda  e impresionante y se escuchó como si fuera allí mismo. Me llevé un susto de muerte" El pánico se extendió con rapidez por toda la nave . El hermano de Elsie, Frank  nos explica que "todos empujaban  tratando de salir de los pasillos como podían, para ir hacia la popa"El marinero Leslie Morton está ayudando entre tanto a otros marineros a bajar los botes salvavidas , cinco de los cuales ya se habían caído sobre la cubierta después de la explosión. Pero antes de poder hacer nada más una segunda explosión, más potente que la anterior sacude al Lusitania que casi de forma inmediata comienza a escorar hacia el lado de estribor. ¿Había alcanzado un segundo torpedo al Lusitania? Es algo que todavía hoy es objeto de controversia, pero según el diario de a bordo de Walther Schwieger él sólo lanzó un torpedo y esa segunda gran explosión él la atribuía al carbón, la caldera o la pólvora que transportaba en la bodega , palabra que podéis leer en la explicación de la imagen que hay justo sobre estas líneas . Los botes de estribor quedan inutilizados al escorarse la nave y descolgarse solos , mientras que a babor los marineros tratan desesperadamente de bajarlos al agua.  Chrissy Aitken rememora aquel momento "Los botes salvavidas subían  y bajaban. Estaban inutilizados porque las poleas no funcionaban . Estaban todas torcidas. Así que tenían que atrapar los botes y bajarlos a pulso y al llegar al agua cortaban la cuerda y , naturalmente, los dos primeros volcaron y la gente se cayó al agua".

DOCUMENTAL "EL HUNDIMIENTO DEL LUSITANIA" DE NATIONAL GEOGRAPHIC

El documental realizado para National Geographic por el oceanógrafo Robert Duane Ballard durante su expedición del año 1993  donde estudió el hundimiento el RSM Lusitania , con los testimonios de algunos de sus supervivientes que yo he utilizado en este artículo . Como no he podido adjuntarlo os dejo el vínculo con él en YouTube

https://www.youtube.com/watch?v=D8Nmu3PEbBw


Mientras sucede todo esto el capitán Turner ordena que el Lusitania ponga rumbo hacia la costa irlandesa en un intento desesperado de llegar a ella antes de que se hunda, pero la nave, muy dañada, ya no responde y navega en círculos. La presión del vapor cae y los motores dejan de funcionar. Dos de los operadores de telégrafos del RMS Lusitania, Robert Leith y Donald McCormack, lanzan un SOS , la señal de auxilio que había sido aprobada en 1906, que es recibido en Queenstown, en la costa irlandesa. No busquéis hoy ese nombre en el mapa porque en la década de los años veinte del pasado siglo XX lo cambió por el de Cobh. El sistema eléctrico de la nave colapsa y deja a grupos de pasajeros y tripulantes atrapados en los ascensores . Cuando el capitán Turner da la orden de abandonar el barco el pánico ya se ha apoderado del Lusitania. Desde la costa irlandesa zarpan pequeñas embarcaciones de los pescadores de la zona para dirigirse hacia el Lusitania, pero tardarán al menos dos horas en llegar hasta el lugar donde se encuentra la nave. Elsie Hook, que tiene doce años de edad, cuenta como iba con su familia  y "llegamos a un espacio abierto , crucé las manos y recé . Por favor, Señor, sálvanos, por favor Señor, sálvanos" mientras que la enfermera Alice Lines  trata de poner a salvo a la pequeña Audrey de dos meses de edad, la envuelve en un chal  y la ata a su cuelo al tiempo que se dirige  a uno de los botes salvavidas  "Yo hice todo lo que pude  para llegar al bote salvavidas - nos cuenta Alice -. Un oficial me agarró y me dijo "No puede usted subir , está lleno" y yo le dije "tengo que subir, mi niña está  en ese bote, tengo que ir con él" Me deshice del oficial y cuando estaban bajando el bote , salté" Otros pasajeros tratan de  alcanzar los lugares más elevados del barco para mantenerse el mayor tiempo posible fuera del agua, un agua que debía estar, aunque fuera mayo, a unos diez o doce grados de temperatura , lo bastante baja para morir de una hipotermia en cuanto pasaran un cierto tiempo inmersos en ella. 


FRAGMENTO DEL DOCUMENTAL DE LA BBC "TERROR EN EL MAR: HUNDIMIENTO DEL LUSITANIA" DE 2013 

Es un muy detallado documental que recrea de forma dramatizada el hundimiento del Lusitania, pero por desgracia no lo he podido encontrar en castellano ni subtitulado en inglés. Os dejo ésta versión reducida de 4 minutos que va acompañada por música , pero al menos las imágenes que aparecen os puede dar una idea de como pudieron vivir aquel momento los pasajeros del  Lusitana.  



Edith Williams se encuentra junto a  su hermano Florence Williams de sólo cuatro años de edad "Mi hermana Florence estaba conmigo . Llegamos hasta la cubierta de popa , junto a las chimeneas, así que nos hundimos con el barco.y cuando el agua llego hasta donde estábamos nosotras , nos quedamos nadando. Se me cayó el salvavidas y agarré con fuerza a Florence  pero no puede aguantar más . Tuve que soltarla .Aquello fue muy traumático. Mi mano , con la que intenté agarrarla, me dolió hasta los 19 o 20 años . Es extraordinario, todavía puedo sentir su forma de agarrarse a mí" Edith perdería a su padre David Williams de veintisiete años, y a sus hermanos George Albert Williams de seis años, Ethel Williams de cinco años, a Florence de cuatro años y al benjamín de la familia, David Williams de sólo tres meses de edad.  Desde la costa George Henderson, el niño que antes se había quedado maravillado ante la visión del gran transatlántico,  era ahora testigo impotente de la tragedia "Poco a poco se fue hundiendo la proa  y la popa se irguió , hasta quedar las hélices fuera del agua . El barco se inclinó en un ángulo de unos 45º. Estaba muy inclinado y después, casi como si lo hiciera a escondidas , empezó a hundirse lentamente de forma dramática bajo las aguas . El mar parecía hervir y el crucero desapareció" En el puente de mando seguía el capitán Turner y allí se mantuvo hasta el último momento , cuando el RMS Lusitania se sumergió bajo las aguas y Turner quedó flotando en el agua. Gracias a su fortaleza física lograría salvar la vida. Otras de las personas que salvarían la vida fue la enfermera Alice Middleton(hacia 1890-1964) , que contaba veinticinco años y viajaba en tercera clase. Había perdido el salvavidas pero un hombre se acercó a ella y le ofreció el suyo. Más tarde supo que aquel hombre era el multimillonario Alfred Vanderbilt, que la salvó la vida dándola su salvavidas. Él no sabía nadar. Su cuerpo nunca fue encontrado. 



Portada del periódico  estadounidense Boston Evening Globe del mismo día del hundimiento del RSM Lusitania, el viernes 7 de mayo de 1915, cuando todavía no se sabía el número de supervivientes. Desde el principio su hundimiento estuvo rodeado de una serie de incógnitas . Por un lado no es fácil de entender como conociendo la presencia de un submarino en la zona que los dos días anteriores había hundido hasta tres barcos  las autoridades británicas no desviaron al Lusitania hacia una ruta más segura  o por qué no tuvo el crucero de escolta  que parece que llegó a estar previsto aunque finalmente no se presentó . Otro de los interrogantes fue como pudo hundirse en apenas 18 minutos  y la naturaleza de la segunda explosión  que sucedió a la primera causada por el torpedo del U-20 (Imagen procedente de taboodada.wordpress.com )

  
Desde el momento de la primera explosión hasta el instante en que desaparece bajo las aguas apenas habían transcurrido dieciocho minutos y en su interior, atrapados en los compartimentos de carga, en los camarotes , en los ascensores, quedaban centenares de personas mientras que los supervivientes , esparcidos en una superficie de un kilómetro y medio alrededor del barco , comienzan a sufrir los efectos del agua  helada. Hacia las 14:25 hrs, mientras el Lusitania está a punto de desaparecer bajo las aguas, el capitán Schwieger ordena bajar el periscopio a través del cual había estado observando los efectos provocados por el torpedo del U-20 y ordeno abandonar el lugar. Edith Williams se hallaba en esos momentos sola, flotando en el agua y casi condenada a morir de hipotermia  "Recuerdo -nos cuenta Edith - que estaba en el agua llorando  y que alguien me recogió . Imagínese, sólo había siete botes salvavidas y me recogieron a mí. Y fue el señor Hook quien me sacó del agua" En efecto, era George Hook , el padre de Frank y Elsie Hook , que había salvado a sus dos hijos y ahora salvaba a aquella niña de nueve años. Elsie Hook también recordaba aquel momento "Papá la cogió del pelo y la metió en el bote" y añade "Yo no vi hundirse al Lusitania  pero si vi aquella fila de gente gimiendo. Había como un semicírculo  de personas gimiendo  en el agua. Sólo era un gemido , un gemido constante que poco a poco fue desvaneciéndose" El frío de las aguas iba cobrándose su tributo .Chrissy Aitken,  a la que , recordemos, el impacto la había sorprendido en el camarote con una amiga cuando se disponía a hacer el equipaje, trató de encontrar a su familia, su padre, su hermano y su sobrino, pero no lo logró. No llevaba salvavidas y cuando  un miembro de la tripulación lo vio le entregó el suyo propio. Chrissy saltó por la borda al agua y apenas podía recordar lo que sucedió después 


Fotografía de la portada del  The New York Times del día posterior al hundimiento, el 8 de mayo de 1915, cuando ya se estimaba el número de muertos en más de mil, se señala que fue alcanzado por dos torpedos  y que entre los americanos a bordo se encontraban  Alfred Vanderbilt y Charles Frohman a los que ya hemos conocido a lo largo de esta historia. Desde el principio los alemanes alegaron como justificación del hundimiento del Lusitania que transportaba material de guerra , lo que fue siempre negado por las autoridades británicas. Casi un siglo más tarde, el 1 de mayo de 2014, el periódico británico  The Guardian publicaba en titulares que "Unos documentos revelan que en 1982 los submarinistas fueron advertidos del peligro de la presencia de munición de guerra. " y explicaba  como "Sucesivos gobiernos británicos han mantenido siempre que no había municiones a bordo  del Lusitania y que los alemanes insistían en lo contrario para justifica el hundimiento del barco. Los hechos son que hay una gran cantidad de munición  entre sus restos , algunas de las cuales son muy peligrosas"  En todo caso el U-20 no podía saber si llevaba armas o no ya que ni siquiera  sabía a que barco estaba atacando . Me quedo con las palabras de Robert Ballard  que concluye su investigación  afirmando que "Todos tuvieron la culpa . No fue una actuación muy brillante por parte de la raza humana"
 (Imagen procedente de www.veooz.com)
  
"No se veía absolutamente nada- contaría después Chrissy-El barco había desaparecido  y lo único que veía eran cabezas que asomaban, sillas , mesas  y cosas así y gente pidiendo ayuda. Había dos hombres en otro bote salvavidas que estaba volcado. Eran sólo dos y me llevaron con ellos" De los 48 botes que  que llevaba el RMS Lusitania sólo seis fueron puestos en el agua y ni siquiera estaban llenos de gente.  Por fin fueron llegando los barcos de pesca irlandeses al lugar del naufragio y al  final de la tarde de aquel fatídico 7 de mayo  los primeros supervivientes  eran desembarcados en el puerto de Queenstwon(Cobn) .Edith Williams recordaría como "Cuando llegamos a Queenstown dicen que estuve toda la noche llamando a mi madre y preguntando donde estaba. Es natural que una niña pequeña quiera saber donde estaba su madre. Me dijeron que seguramente  estaba en otro hotel, pero nunca la encontraron, igual que a muchas otras personas" Uno de los supervivientes era Cecil Richards , de cuatro años de edad, al que también conocimos al principio viajando con sus padres y dos hermanos. Se salvaron todos menos su pequeña hermana Dora Richards de veinte meses de edad . Cecil recordaba después "Nosotros perdimos a mi hermanita de veinte meses. Supongo que se ahogó  en cuanto cayó al agua . No hay muchas oportunidades para una niña tan pequeña ¿verdad?" Chrissy Aitken buscaría al día siguiente entre los cuerpos a alguien de su familia "Había filas y filas de personas que habían sacado del mar y que estaban muertos. Examiné un buen número  de ellos hasta que vi el cadáver de mi padre y lo dejé. No quise ver más cadáveres" De las 1957 personas que iban a bordo del RMS Lusitania sobrevivieron 764 y del resto sólo serían recuperados 289 cuerpos de los que 65 nunca pudieron ser identificados. Entre las personas que viajaban en el Lusitania no estaban incluidos los tres hombres que habían sido detenidos por ser sospechosos de ser espías alemanes. El detective William Pierpoint, que si logró sobrevivir al hundimiento, no pudo hacer nada por salvarlos.


Fotografía del U-20 , el submarino que hundió el RMS Lusitania, embarrancado en las costas de Dinamarca el 4 de noviembre de 1916 . Un día después Walther Schwieger  y su tripulación lo destruirían para que no cayera en manos del enemigo. (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

La reacción internacional fue inmediata. Se acusó a Alemania que trató de defenderse alegando que  el RMS Lusitania llevaba armas y otros suministros de guerra, lo que Inglaterra negó .Por su parte , el presidente de  Estados Unidos , Woodrow Wilson(1856-1924) consideró que a pesar de las dimensiones de la tragedia y de los muchos ciudadanos estadounidenses muertos en el naufragio no justificaba implicar a Estados Unidos en la guerra que se libraba en Europa aunque si envió su protesta enérgica al gobierno alemán a través de tres comunicados en los que defendía el derecho de los ciudadanos estadounidenses a viajar con plena seguridad en buques mercantes, rechazaba la defensa alemana sobre que aquel ataque estaba justificado por el transporte de armas  y finalmente advirtió a Alemania que no permitiría nuevos ataques contra buques estadounidenses instando al gobierno alemán a que pusiera punto final a su política de guerra submarina. El Lusitania no significó la entrada de Estados Unidos en la guerra, pero puso los cimientos para que en abril de 1917 Estados Unidos declarara la guerra a los Imperios centrales y la guerra diera un giro decisivo a favor de Francia y Gran Bretaña que ahora tenían el respaldo estadounidense.En Alemania , la tripulación del U-20 fue recibida como si se tratara de auténticos héroes. El U-20 seguiría hundiendo barcos y a lo largo de su carrera militar , siembre bajo el mando de Walther Schwieger, hundiría un total de treinta y siete barcos y dos de ellos quedarían dañados. Su servicio activo terminó el 5 de noviembre de 1916 cuando encalló en las costas de Dinamarca. Al día siguiente fue hundido por su propia tripulación para evitar que cayera en manos del enemigo. El 5 de septiembre de 1917 Walther Schwieger moriría junto a toda la tripulación del submarino que entonces tenía bajo su mando, el U-88, chocó contra una mina .


Mystery at the bottom of the ocean: The Lusitania, which sank of the Irish coast in 1915
Fotografía del pecio del RSM Lusitania  tomada durante la expedición de Robert Ballard en el año 1993 donde podéis observar como el casco se ha quedado aplastado y como la proba, en primer plano presenta en la parte inferior los mayores daños, pero no hay rastros del gran agujero que el submarinista John Light había dicho haber observado durante sus inmersiones en la década de los sesenta y que él atribuía a una gran explosión  interna. La hipótesis de Ballard es que fue el polvo acumulado del carbón el que se habría inflamado después de recibir el impacto del torpedo , causando la segunda gran explosión que parece que fue la que realmente precipitó el hundimiento del RSM Lusitania en apenas 18 minutos (Imagen procedente de http://www.dailymail.co.uk )

 Durante años se han mantenido interrogantes acerca del hundimiento del RMS Lusitania, sobre todo acerca de la misteriosa segunda explosión ¿qué la había causado?¿qué dimensiones tenía? En la década de los años sesenta del siglo XX el submarinista de la US Navy (la marina estadounidense) realizó hasta cuarenta y dos inmersiones en el lugar donde se hundió el Lusitania  y afirmó haber hallado pruebas  de que la nave había sido destruida por una explosión interna debida probablemente a que llevaba un cargamento  de explosivos que el gobierno británico habría tratado de ocultar. Pero las condiciones en la que trabajaba Light eran muy complicados, ya que el Lusitania se hallaba a más de 90 metros de profundidad y apenas podía permanecer unos minutos observando el pecio y con una visibilidad muy reducida. Aún así afirmó haber observado un  gran agujero en la proa del Lusitania  , en el lado de babor , justo en el lado contrario  donde había colisionado el torpedo. . En 1972 Light explicaba que  "La forma en que se produjo la explosión y la forma en que quedó dañado el barco indica que debió tratarse de una fuerte explosión interna. No creo que pueda decirse que fue sólo como el resultado del torpedo" En 1993 , el oceanógrafo Robert Ballard, del que os hablaba más arriba , descubridor de los restos del Titanic, dirigió una nueva expedición contando con los últimos medios para la investigación submarina.  y en el transcurso de la misma no halló el gran agujero que afirmaba haber observado John Light. Después de reunir todos los datos de su investigación expuso lo que parecía la hipótesis más próxima a lo que sucedió. Según Ballard  los fortines que contenían el carbón  utilizado para alimentar las calderas del barco  tenían que estar casi vacíos , ya que el Lusitania se acercaba al final de su travesía. Sólo quedaría el polvo de carbón acumulado en el fondo y que puede ser explosivo. 


Fotografía del Lusitania Memorial  en la localidad de Cobh, la antigua Queenstown, donde salieron muchos barcos pesqueros para rescatar a las víctimas del hundimiento del Lusitania. En la inscripción se puede leer "A la memoria de aquellos que ayudaron en el rescate, dieron ayuda y esperanza a los supervivientes y enterraron a los muertos"  Uno de los supervivientes que hemos ido conociendo a lo largo de este relato, Cecil Richards, entonces de cuatro años de edad  y que perdió a su hermana de veinte meses  respondía a la pregunta de si seguía pensando en lo que sucedió entonces "No , yo ya no pienso nunca en eso. Fue una de esas cosas que ya no tienen remedio ¿no cree?" 
(Imagen procedente de cruises.about.com)

El torpedo del U-20 habría alcanzado al RMS Lusitania  debajo de la línea de flotación  y tal vez la explosión del torpedo  provocó que se inflamara  el polvo de carbón  causando la segunda gran explosión que haría que el agua entrara, el barco escorara a estribor  y que poco a poco se fuera hundiendo. Ballard piensa que el propio capitán del submarino alemán no creía que pudiera hundir a un barco tan grande sólo con un torpedo y lo considera "simplemente mala suerte " y añade antes de dejar cerrado este capítulo de la historia naval que "Todos tuvieron la culpa. No fue una actuación muy brillante por parte de la raza humana" Otros investigadores  siguen planteando incógnitas , como el crucero británico que parece que estaba preparado para dar escolta al Lusitania y que luego no estaba en el lugar esperado y tampoco acudió al rescate de las víctimas. Hoy , los restos del Lusitania siguen reposando en el fondo del mar, protegidos por una Orden de Protección del Patrimonio del gobierno de Irlanda , en cuyas aguas se halla el transatlántico. Y aquí llego al final del relato y lo quiero hacer con las palabras de George Henderson, aquel niño irlandés de seis años que desde la costa vio todo lo que sucedió "Al tener sólo seis años era algo que se me quedaría grabado en la mente. Y así ha sido el resto de mi vida. Y aunque el tiempo borra las cosas y las neuronas van desgastándose todavía , puedo sentarme aquí y ver aquel crucero deslizándose sobre las olas"  Unos días después del hundimiento  se encontraría una botella en la costa de la población irlandesa  En su interior había un mensaje donde podía leerse "No tengo otro papel. Me hundo con el RMS Lusitania  torpedeado junto al cabo de Old Head of Kinsale. Adiós".Hoy, cuando ya no queda con vida ninguno de los supervivientes del RMS Lusitania, desde el Mentidero les dedico este relato a todos ellos , a los que murieron y a los que sobrevivieron, en una de esas historias que nos muestran el lado oscuro del hombre, la guerra, y el lado luminoso, como esos actos de valor y generosidad que nos llevan a salvar la vida de personas desconocidas incluso a costa de la nuestra propia, como hizo Vanderbilt con Alice Middleton y cono seguro que sucedió con otras personas cuyos nombres se han borrado.


Enlace con la primera parte de "Historias de la Gran Guerra: el hundimiento del Lusitania "
http://chrismielost.blogspot.com.es/2015/03/historias-de-la-gran-guerra-el.html



 El Mentidero de Mielost en Facebook :
Famosos