domingo, 1 de febrero de 2015

PENSAMIENTO, AMISTAD Y MUERTE DE ÉTIENNE DE LA BOÉTIE (PRIMERA PARTE)

Nunca había escuchado o leído el nombre del político y escritor francés Étienne de La Boétie (1530-1563) hasta que hace un par de años leí el libro de la escritora británica Sarah Bakewell "Cómo vivir o una vida con Montaigne" , un recorrido por la vida pero y , sobre todo,  por el pensamiento de Michel de Montaigne (1533-1593), el creador de un nuevo género literario, el ensayo, pero mucho más que eso, el autor de "Ensayos", una obra que hace que todo aquel que se adentra en sus páginas convierta a Montaigne en un amigo al que nunca podrás conocer en persona pero que sin embargo parece hablarte personalmente en sus escritos.Como señala el escritor español Antonio Muñoz Molina (1959) , "A Montaigne se llega por primera vez en un cierto momento de la vida y ya está volviendo siempre o llegando siempre, porque siempre tiene algo de inédita bienvenida. Montaigne inventó una manera de escribir que antes de él no existía, y una manera de estar en el mundo que sigue siendo tan singular ahora como lo fue cuando él escribía". Cuando redacto estas líneas acabo de comenzar la lectura de "Ensayos" y espero poder volver sobre la figura, la obra y el pensamiento de Montaigne en el futuro, pero si hoy viene aquí es por la hermosa historia de amistad que nació entre él y La Boétie y porque a través de él conocemos lo más bien poco que sabemos sobre su vida y también sería él quién se encargaría de divulgar su obra truncada por la prematura muerte de La Boétie,  ¿qué  muerte no es prematura?, cuando sólo tenía treinta y tres años. El relato de la vida y, sobre todo, de la muerte de La Boétie hecho por Bakewell me impresionó y me animó a leer la que es tal vez su obra más conocida y también la más polémica "Discurso de la servidumbre voluntaria" que hoy sigue teniendo vigencia. Apoyándome en el texto de Sarah Bakewell y en esta obra que acabo de citar de La Boétie trataré de daros a conocer a este hombre al que he aprendido a admirar a través de la distancia del tiempo que nos separa por su pensamiento, pero también por su forma de vivir y entender la amistad y su actitud ante la muerte

En esta primera parte voy a centrarme en su vida y en la segunda parte nos adentraremos en el "Discurso de la servidumbre voluntaria"  Tenemos que viajar a la ciudad de Sarlat-la- Canéda, una localidad situada en la región de Aquitania, en el suroeste de Francia, cuya capital es la ciudad de Burdeos y cuyas tierras están regadas por las aguas del río Garona  que nace en el Valle de Arán , en la vertiente española de los Pirineos y fluye después en dirección a Francia, atravesando Aquitania hasta desembocar en las aguas del Océano Atlántico. Sarlat creció al amparo de una abadía benedictina construida durante la época carolingia, siglos VIII- X, En el siglo XIV se convertía en un obispado y tiene una participación activa en la Guerra de los Cien Años que entre 1337 y 1453 enfrentaría a Inglaterra y Francia por el control del trono francés, conflicto que concluiría con la victoria francesa conservando el trono para la dinastía Capeta que se mantenía en el trono desde el reinado de Hugo Capeto(940-996) , aunque ahora era una rama surgida del tronco principal de la dinastía capeta la que gobernaba, los Valois. Uno de los reyes Valois, Francisco I (1494-1547) es quien gobierna Francia cuando el 1 de noviembre de 1530  nace en Sarlat  el tercer hijo de Antoine de La Boétie, que según leo en la semblanza biográfica del escritor español José de la Colina(1934) para la edición de "Discurso de la servidumbre voluntaria" que estoy utilizando, era  teniente de senescal de Périgord. Los senescales era un cargo que tenían poderes jurídicos y administrativos para aplicar las decisiones de los monarcas en la provincia en la que se encontraban, por lo que era un puesto de responsabilidad y consideración social. Su esposa era Philippe de Calvimont , hija a su vez Jean II de Calvimont, señor de Lherm. Aunque las he buscado no hay fechas concretas sobre nacimiento y muerte de los padres de Étienne, aunque ya hemos visto que gozaban de una buena posición social. 

Fotografía de la casa natal de Étienne de La Boétie en la localidad de Sarlat , en la región de la Aquitania. He buscado algún busto o cuadro atribuible a La Boétie pero no he hallado ninguno .Hoy conocemos a La Boétie sobre todo por  su estrecha amistad con el político y escritor Michel de Montaigne, el creador del género literario que conocemos con el nombre de "Ensayo"  , una amistad que siguió viva  durante toda la vida de Montaigne aunque Boétie moriría casi treinta años que Montaigne. En su obra "Ensayos" Montaigne le dedicaría su ensayo "Sobre la amistad" y escribiría sobre aquella amistad irrepetible estas palabras en las que sigue vibrando la emoción con la que las escribió al recordar a su amigo   "Cuando comparo todo el resto de mi vida con los cuatro años en los cuales disfruté de su tierna compañía, advierto que ya no me queda en la vida sino una noche tediosa y oscura" (Imagen procedente de   http://en.wikipedia.org )

Aunque no sabemos las fechas concretas parece que Boétie perdió pronto a su padre, pues éste habría muerto cuando él apenas tenía unos diez años de edad  y su madre también murió alrededor de esa época, por lo que el pequeño Boétie fue a vivir a casa de uno de sus tíos paternos, también llamado Étienne de la Boétie, señor de Bouihonas, que según escribe José de la Colina "le transmitió el amor por las letras clásicas y estimula su interés por el Derecho" Realizaría sus estudios en la capital de Aquitania, Burdeos, y con sólo dieciséis años ya atesoraba una formación humanista tan sólida que traducía obras de autores como el historiador griego Mestrio Plutarco (hacia 46-120) o el jurista, político , escritor y filósofo romano Marco Tulio Cicerón (106 a. C- 43 a. C) Según afirmaría después su gran amigo Michel de Montaigne también fue entonces, a los dieciséis años, cuando escribió  su "Discurso de la servidumbre voluntaria", aunque cuando nos adentremos en ella veremos que posiblemente no fue así. Lo que si sabemos es que se inscribió en la Universidad de Orléans donde estudiaría derecho para emprender la carrera de magistrado, donde tuvo maestros como los juristas Charles Demoulin (1500-1566) y Anne du Bourg (1521-1559). Es la época del enfrentamiento religioso  en Europa, donde la Iglesia Católica trata de defenderse del avance de los reformistas luteranos y calvinistas y que dará lugar a las guerras de religión que a lo largo de todo el siglo XVI ensangrentará los campos y ciudades de Europa. Tanto Demoulin como Du Bourg eran calvinistas que se enfrentaron a la política de persecución de los protestantes impulsada por el rey Francisco I y también contra el Concilio de Trento iniciado en 1545 que había convocado el papa Paulo III (1468-1549) para responder a los movimientos protestantes. La intolerancia religiosa  de unos y de otros marcaría la historia de Europa durante aquellas décadas y , sin duda, tuvo una gran influencia en el pensamiento de Boétie en su escrito contra la tiranía. 

Durante sus estudios hacia 1552  se enamora de Marguerite  de Carle, hija de Pierre de Carle que era presidente del Parlamento de Burdeos. No he encontrado la edad que tenía Marguerite pero parece que era viuda y tenía dos hijas. Concluye sus estudios en septiembre de 1553  y aunque todavía no había cumplido la edad mínima para ocupar un puesto en la administración, obtiene la autorización del rey Enrique II(1519-1559), hijo de Francisco I al que había sucedido en 1547, para ocupar una vacante en el Parlamento de Burdeos.  Ya en Burdeos contrae matrimonio con Marguerite al mismo tiempo que se convierte en uno de los miembros más jóvenes del Parlamento de Burdeos cuando comienza a trabajar en él como magistrado en la primavera de 1554.No sabemos demasiado de la vida de Boétie hasta el año 1558 porque fue entonces cuando conocería a Michel de Montagne a quien debemos casi toda la información sobre la vida de nuestro protagonista. Según escribe Sarah Bakewell, en aquellos años "se le confiaban misiones delicadas y a menudo se confiaba en él como negociador. Se veía en Boétie una figura fiable , tenía el aire de gravedad necesario  y una gran actitud para el trabajo duro " En esta época sigue la rivalidad entre Francia y España que ya había sido constante durante los reinados de Francisco I en Francia y del emperador Carlos V(1500-1558) en España. En 1556 Carlos había abdicado de la corona imperial del Sacro Imperio Románico Germánico en su hermano Fernando I(1503-1564) mientras que el reino de España y todas sus posesiones en América y Europa pasaron a manos de su hijo Felipe II (1527-1598). En 1557 el papa Paulo IV (1476-1559) había dado su apoyo al rey francés para que atacara las posesiones españolas en Italia, tanto el Milanesado en el norte, como el Reino de Nápoles en el sur. Las tropas españolas repelieron el ataque y emprendieron a su vez la ofensiva en la frontera entre Francia y Flandes. El 10 de agosto de 1557 las tropas españolas bajo el mando del duque Manuel Filiberto de Saboya(1528-1580) infligieron una gran derrota a los franceses en la batalla de San Quintin, una localidad  situada muy cerca de la frontera con los Países Bajos españoles

Mapa de la Europa de la segunda mitad del siglo XVI. Aunque es un poco posterior a la época que estamos viendo, pues podéis ver que en Francia pone el nombre de Enrique IV que no comenzaría su reinado hasta agosto de 1589 , nos sirve igualmente para ver las posesiones de Felipe II en Europa, que incluía Nápoles, Sicilia, Cerdeña, el Milanesado, el FrancoCondado,  Luxemburgo y los Países Bajos Españoles. Además Saboya era un estado aliado, pues el duque Manuel Filiberto de Saboya había sido comandante de los ejércitos de Carlos V primero y luego pasaría a estar al servicio de Felipe II. Precisamente fue él uno de los comandantes del ejército español que derrotaría a las tropas francesas del rey Enrique II en la Batalla de San Quintín el 7 de octubre de 1557, que podéis ver indicada en el mapa un poco más al norte de París y cerca de los Países Bajos Españoles . Gracias a esta victoria y a la que obtendrían los españoles de nuevo el 13 de julio de 1558 en la Batalla de Gravelinas, Francia se vio forzada a firmar la ventajosa  paz de Cateau Cambrésis, considerado por los historiadores el tratado de paz más importante de la  segunda mitad del siglo XVI  que puso punto final a las constantes guerras que durante la primera mitad de siglo habían mantenido Francia y España. Pero si terminaban las guerras internacionales para Francia comenzaban ahora las guerras civiles causadas por las diferencias religiosas entre católicos y protestantes que se repetirían hasta en ocho ocasiones durante esa segunda mitad del siglo XVI. (Imagen procedente de akurion.wordpress.com ) 

Esta victoria sería celebrada por Felipe II ordenando construir el Real Monasterio de El Escorial que años después se convertiría en la residencia del monarca, y un año después las tropas españolas volverían a derrotar a los franceses el 13 de julio de 1558  en la batalla de Gravelinas forzando al rey Enrique II a firmar una paz con España conocida como Paz de Cateau Cambrésis en 1559 donde entre otras materias, Francia se compromete a no volver a atacar las posesiones españolas en Italia y además acuerda con España colaborar en la lucha contra la herejía protestante en un momento en que las tensiones religiosas dentro de Francia eran cada vez mayores entre católicos y hugonotes, que era el nombre con el que se conocía a los protestantes en Francia. Este era el estado de cosas cuando un joven llamado Michel de Montaigne  entra a trabajar como magistrado en el Parlamento de Burdeos, el mismo en el que se encuentra Boétie. Para entonces ya había leído el "Discurso de servidumbre voluntaria". la obra de Boétie contra la tiranía y la responsabilidad de los pueblos en el mantenimiento de los tiranos en el poder,  y tenía ganas de conocerlo pues ya lo admiraba por sus ideas , pero Boétie pasaba mucho  tiempo realizando misiones fuera del Parlamento y no coincidirían  hasta el año siguiente , en 1558, cuando finalmente coincidieron en una fiesta  y se inició una amistad que sólo la muerte truncaría y que más de cuatros siglos después sigue resultando conmovedora  por su intensidad y la importancia que tuvo en la vida de ambos a pesar de su breve duración , apenas cinco años pero , como escribe Bakewell "ese breve periodo les ligó tan estrechamente como una vida entera de experiencias compartidas." Conozcamos ahora un poco más al que sería el gran amigo del alma de Boétie.

Michel Eyquem de Montaigne había nacido en el castillo de Montaigne, propiedad de su familia y situado a escasa distancia de Burdeos, el 28 de febrero de 1533 Su padre, Pierre Eyquem, fue alcalde de Burdeos en 1554  además del dueño de un próspero  negocio de producción de vino. Según Bakewell  tuvo una educación singular porque "quería que su hijo absorbiera la forma de ser de los plebeyos de modo que se sintiera cómodo con la gente que más necesitaba la ayuda de un Señor" Así que  poco después de su nacimiento le enviaron a vivir con una familia de humildes campesinos . Escribe Bakewell que "desde el principio tuvo Montaigne la impresión a la vez de ser un campesino más entre campesinos , y también de ser especial y diferente. Se sentía corriente , pero sabía que el mismo hecho de sentir que era ordinario lo hacía extraordinario" y tenía razón , porque pocos nobles de su tiempo podían o querían llegar a identificarse con el pueblo sobre el que gobernaban como la educación que su padre le dio a Montaigne le haría sentir a él por las personas que trabajaban en sus tierras.  De regreso a su hogar su padre hizo que aprendiera latín  como si fuera su lengua nativa y para eso, además de  contratar a un tutor, Pierre hizo que todo el servicio  y su esposa y él incluidos aprendieran suficiente latín para que sólo se dirigieran al pequeño Montaigne en esa lengua. Aunque hoy la consideramos una lengua muerta, en aquel tiempo el latín era una herramienta infalible para triunfar en la vida pública y abría la puerta  para emprender una carera ya como abogado o dentro de la administración civil. A partir de 1539 fue enviado a estudiar en el Colegio Guyenne de Burdeos .  Siguió sus estudios mientras en Burdeos se vivían graves revueltas por un impuesto sobre la sal fijado por el rey Enrique II en 1548 , rebelión que fue sometida por la fuerza de las armas. 

Torre del Castillo de Montaigne , donde se encontraba su biblioteca que a la vez era su estudio de trabajo, que escapó de la destrucción  de un incendio que destruyó el resto del castillo en 1885.  Al igual que con Boétie tampoco he encontrado un retrato que pueda ser atribuido con certeza  a Montaigne  Fue aquí donde escribiría sus "Ensayos" donde por vez primera un  escritor introducía el punto de vista del yo, de sí mismo, en una obra. Él mismo explicaba  la naturaleza de su obra  diciendo "Yo mismo soy la materia de mi libro". Sobre su amistad  con Boétie escribe Sarah Bakewell "Compartían  una inteligencia sutil , pasión por la literatura y la filosofía, la determinación de vivir  una buena vida como los escritores clásicos . Todo eso los unía y les mantenía apartados de sus colegas educados de una manera menos aventurera" (Imagen procedente de http://fr.wikipedia.org ) 

Un año más tarde, en 1549, la ciudad sufrió un brote de peste pero ya para entonces parece que el joven Montaigne había regresado a su hogar aunque en realidad se tienen pocas referencias de los siguientes años de su vida. Seguramente estudió leyes para emprender su carrera en la administración civil siguiendo los pasos de su padre. Lo encontramos de nuevo en 1556 cuando entra a formar parte del tribunal de la localidad de Périgueux y desde allí daría el salto a la política en el Parlamento de Burdeos donde, como hemos visto, en 1558 se encontraría con La Boétie. Nos cuenta Bakewell que "La Boétie no era ni gallardo ni guapo , pero uno tiene la impresión de que era inteligente y de buen corazón , con aire de sensatez"  En cuanto a Montaigne, Boétie  pensaba que "era un joven brillante y lleno de promesas pero con el peligro de desperdiciar sus talentos. Necesitaba la guía de un mentor más tranquilo y más sabio , pero tenía una tozuda tendencia a rechazar la guía que cuando se la ofrecían" A todo ello había que añadir que "era demasiado sensible a las mujeres jóvenes y guapas y estaba demasiado pagado de sí mismo" sin embargo, esta apreciación de los defectos de carácter que observaba Boétie en Montaigne no impidió que en el poema que realizó sobre él escribiera que "Tu estás ligado a mí , Montaigne, por el poder de la naturaleza y por la virtud que es el dulce encanto el amor " En cuanto a Montaigne, escribiría después que desde su primer encuentro en Burdeos quedaron "tan seducidos el uno por el otro, tan bien avenidos, tan ligados entre sí" que desde aquel primer instante se convirtieron en los mejores amigos. 

Puede que os sorprenda este lenguaje apasionado entre dos amigos y os haga pensar más bien en una relación de amor homosexual, pero según explica Bakewell era común en aquel tiempo esta forma de tratamiento entre los amigos "Los hombres  - explica la escritora  - se escribían unos a otros habitualmente como adolescentes enamorado . No se amaban tanto los unos a los otros como al elevado ideal de amistad" Se miraban en el espejo de los ejemplos de amistad de la época clásica que los humanistas del Renacimiento trataban de imitar y en concreto La Boétie y Montaigne se sentían reflejados en la estrecha amistad que había unido al filósofo griego Sócrates (4700-399 a.C) y el joven y bello Alcibíades (hacia 450- 404 a. C) que fue discípulo del filósofo. Boétie comparaba a Montagine con Alcibiades, que era  agraciado físicamente, mientras que Montaigne hacía lo propio con Boétie al que comparaba a Sócrates tanto en sabiduría como en un aspecto físico no tan agraciado y escribía  sobre su amigo que tenía "una fealdad que envolvía un alma realmente bella" Hermosas palabras que no evitan el hecho de que lo estuviera llamando feo pero parece que Boétie no lo tomaba a mal y aceptaba este reparto de papeles. En este sentido hay que añadir que la comparación no serviría para despejar las dudas sobre la naturaleza de esta relación, ya que en la amistad entre Sócrates y Alcibíades existía al menos una marcada sensualidad  si bien Platón (427-347 a.C) siempre negara que hubiera habido  una relación homosexual entre ambos. Fuera como fuese nos cuenta Bakewell que La Boétie  albergaba la esperanza de que su amistad con Montaigne les hiciera a ambos inmortales como esas otras amistades de la Antigüedad , tal como la de Sócrates y Alcibiades, y de hecho hoy, más de cuatro siglos después , estoy escribiendo sobre ello así que si lograron alcanzar esa forma de inmortalidad. 

"Sócrates arrastrando a Alcibíades del abrazo del placer sensual" del pintor francés Jean Baptiste Regnauld (1754-1829). Sócrates fue el maestro de Alcibíades  que tendría una vida turbulenta en la que en numerosas ocasiones tuvo que cambiar de bando. Primero luchó para  Atenas, pero más tarde se iría a Esparta y después llegaría a residir en la corte persa. aunque finalmente regresó a Atenas siendo decisivo en la primera fase guerra  de la llamada Guerra del Peloponeso que la enfrentaba  a la ciudad rival de Atenas , Esparta . La relación entre Sócrates y Alcibíades fue muy  estrecha y marcada por la sensualidad  y fueron el espejo en el que se miraron Boétie y y Montaigne para alcanzar su elevado ideal de amistad. Escribe Bakewell que "Pocas personas creen hoy en día que tuvieran una relación sexual (se refiere a Montaigne y Boétie) , aunque la idea siempre ha tenido sus seguidores. Pero la intensidad  de sus expresiones resulta  sorprendente. Montaigne describe su amistad como una enorme ola de amor que los barrió a ambos. Su apego a la moderación  en todas las cosas le abandonaba cuando se refería a La Boétie" (Imagen  procedente de http://es.wikipedia.org )  

Pero su amistad iba incluso más allá de estos modelos clásicos , al menos así lo trataba de explicar  Montaigne "Nuestra amistad - escribía - no tiene otro modelo que ella misma, y sólo se puede comparar con ella misma", es decir, era algo irrepetible e indefinible como nos sucede a todos cuando desarrollamos un sentimiento profundo por otra persona  y no encontramos palabras para transmitir eso que sentimos , como si los límites del lenguaje no fueran suficientes para dar una forma inteligible a esas emociones aunque tal vez Montaigne si lo consiguiera con una de las frases más hermosas que se pueden encontrar sobre la amistad  cuando escribe "Si me obligáis a que os diga por qué le amaba, siento que no se puede expresar , excepto respondiendo : porque era él, y porque era yo"  Creo que es muy difícil encontrar una mejor definición bien sea de la amistad o del amor, aunque en realidad ¿no forma el amor parte tanto del sentimiento amistoso como del amoroso?Se habían encontrado gracias a un azar del destino dos almas afines que siendo diferentes lo compartían todo.Montaigne se lamentaría años más tarde de la pérdida de Boétie afirmando que no había vuelto a sentirse acompañado nunca. Mientras , en Francia se siguen sucediendo los acontecimientos. Tras la firma de la Paz de Cateau Cambrésis entre Francia y España el 3 de abril de 1559, para dar una mayor fuerza a los acuerdos firmados se negoció el matrimonio entre el rey de España, Felipe II, y la hija del rey francés  Enrique II, Isabel de Valois (1546-1568). El 22 de junio de 1559 se celebró la boda por poderes en París y a continuación tuvieron lugar una serie de festejos en la ciudad , entre ellos una justa en la que participó el monarca francés con la mala suerte de que en el lance contra uno de los capitanes de su guardia , el conde Gabriel de Montgomery (hacia 1530-1574) éste hirió accidentalmente al monarca en el rostro, atravesando su lanza el ojo del monarca que moría como resultado de la herida el 10 de julio de 1559, sucediéndole en el trono su hijo mayor Francisco II (1544-1560)

Tiene ya quince años y podría gobernar pero será su madre  la reina Catalina de Médici (1519-1589) la que se encargue de manejar el gobierno y su decisión es entregar la regencia al cardenal Carlos de Lorena (1524-1574) , enemigo jurado de los protestantes, y su hermano el duque de Guisa Francisco I (1519-1563) que son a la vez los dirigentes del partido católico en Francia. Aumenta la presión y la persecución sobre los protestantes  que están dirigidos por Luis de Borbón, príncipe de Condé (1530-1569). Además de un enfrentamiento entre católicos y protestantes también era una lucha entre dos dinastías, los Valois y los Borbón. En el año 1560 Luis I de Borbón  urde una conjura para capturar al rey Francisco II pero esta es descubierta y la represión contra los protestantes se incrementa. Este mismo año fallece Francisco II  el 5 de diciembre de 1560  debido a una otitis y en el trono le sucede su hermano Carlos IX (1550-1574) La situación es tan tensa en Francia que incluso Boétie escribe a Montaigne si no sería mejor emigrar al continente americano . Boétie acude en una de sus misiones oficiales a París para entrevistarse con el Consejo del nuevo rey, que es apenas un niño de diez años de edad, y allí se encuentra con Michel de L´Hospital (1505-1573) , un escritor , político y diplomático que había llegado a ser en el pasado  superintendente de finanzas, un cargo similar al de ministro de Hacienda ,y también Canciller de Francia y al que ahora Catalina de Médici había llamado a su lado para que tratara de buscar una forma de reconciliar a católicos y protestantes, una tensión que amenazaba con desgarrar al reino. 

"La masacre de Vassy " , obra del pintor y grabador alemán Frans Hogenberg (1535-1590) donde recrea la matanza de protestantes cometida por los hombres del duque de Guisa, Francisco I, que era también el líder del partido católico, el 1 de marzo de  1562  cuando abrieron fuego sobre los protestantes que se encontraban reunidos en una ceremonia religiosa en un establo de la localidad. Fue el acto que inauguró la primera de las ocho guerras civiles que a lo largo de la segunda mitad del siglo XVI dejarían un reguero de sangre e intolerancia religiosa en Francia  y que no concluiría hasta el reinado de Enrique IV a partir de 1589 . La violencia e intolerancia de estos años inspiraría los escritos tanto de La Boétie como de Montaigne (Imagen procedente de  http://es.wikipedia.org )

Precisamente será de L´Hospital quien encargara a La Boétie durante su estancia en París  que a su regreso a Burdeos explique ante el Parlamento las bases de esta nueva política de apaciguamiento.  En enero de 1562 la reina Catalina de Médici, en nombre de su hijo Carlos IX, firma el Edicto de Saint Germain en virtud del cual se reconocen algunas libertades a los protestantes , entre ellas la libertad de culto privado en las ciudades y también autoriza a que se celebre el culto público  fuera de las ciudades. . Sin embargo, el bando católico no estuvo de acuerdo con estas concesiones y presionaron para que el Edicto fuera abolido. Crece la tensión y ésta estallará el 1 de marzo. Aquel día se encontraba en la localidad de Vassy, situada en el norte de Francia, el duque de Guisa Francisco I junto a un grupo de sus hombres . En aquel mismo momento un grupo de hugonotes se encontraban celebrando una reunión religiosa en un establo y Francisco les exigió que se detuvieran , abandonaran el establo  y acudieran a misa a la iglesia católica de la población. Los hugonotes se negaron  e increparon a Francisco y sus hombres. El duque ordenó que dispararon sobre los hugonotes , muriendo al menos sesenta y tres de ellos e hiriendo a otro centenar. Fue la señal del comienzo de la primera guerra civil que enfrentaría a católicos y protestantes, una guerra que acabaría en 1563 y en la que encontraría la muerte el propio duque de Guisa ,asesinado el 18 de febrero de 1563 cuando fue alcanzado por el disparo de un protestante durante el asedio de la ciudad de Orléans. El final de este primer conflicto se alcanza con la firma de la Paz de Amboise impuesta por Catalina de Médici que volvía a reconocer ciertas libertades a los protestantes, pero era una paz muy precaria. La intransigencia y el enfrentamiento entre ambos bandos  se prolongaría durante la mayor parte de esta segunda mitad del siglo XVI  traduciéndose en un total de ocho guerras civiles. 

Pero volviendo junto a nuestro protagonista, nos encontramos con Boétie en agosto de 1563  de regreso de una de sus misiones en nombre del parlamento de Burdeos. Es el 9 de agosto  y aquella noche había quedo a cenar con Montaigne, pero antes de que pueda abandonar  el lugar donde se encuentra, la residencia de François de Pérusse d´Escars (aunque también hay otra versión según la cual fue en casa de Richard Lestonnac, un compañero en el Parlamento de Burdeos), miembro de una familia de la nobleza francesa, de repente se siente enfermo, tiene un fuerte dolor de estómago y diarrea. Ordena que le entreguen un mensaje a Montaigne para que acuda a verle. Montaigne acude raudo y se encuentra a Boétie en mal estado. Ambos sospechan que  puede tener la peste. Aunque abandona esa noche la casa al día siguiente es Marguerite de Carle, la esposa de La Boétie, quien reclama de nuevo su presencia porque su marido se encuentra peor  y a partir de aquí seremos testigos de una muerte al modo de un filósofo estoico narrada casi paso a paso por Montaigne y que yo recojo de los textos incluidos por Sarah Bakewell en su obra.  Nos cuenta como Boétie  le pide que no se marche y se quede con él  "Me pidió, con más afecto e insistencia que nunca me había pedido cosa alguna.que estuviera con él todo el tiempo que pudiera. Eso me conmovió considerablemente " Su estado empeora, sufre una grave crisis y padece alucinaciones. Cuando se recupera un poco le cuenta a su amigo que "le había parecido  estar en una gran confusión  de todas las cosas , y que no veía nada salvo una nube y una niebla espesa en la cual todo estaba revuelto y sin orden" Pide a Montaigne que traiga a todos sus allegados para dejar  arreglado su testamento, mostrando en todo momento tanta serenidad que, escribe Bakewell,  "Montaigne le dirá que enrojecía de vergüenza  al verle mostrar más valor  frente a la muerte del que podía mostrar él mismo al contemplarlo" A lo que Boétie le replica que esa serenidad ante la muerte era precisamente "el objetivo auténtico de nuestros estudios y de nuestra filosofía"

Primera página del "Discurso de la servidumbre voluntaria"  de Étienne de La Boétie que mañana será el protagonista de la segunda parte de este relato. Comienza  con estas palabras del héroe homérico Ulises, rey  de Itaca "No es bueno tener muchos amos ; sólo tengamos uno ; que uno sólo sea el amo, que uno solo sea el rey" Sobre lo improbable que una amistad como la que surgió entre Boétie y Montaigne volviera a repetirse , escribía éste último  que su amistad "la alimentamos hasta que Dios quiso, tan perfecta que ciertamente existen pocas parecidas  y entre nosotros no se da ahora la menor huella pues son necesarias tantas coincidencias para edificarla que es muy raro que la fortuna consiga algo semejante en tres siglos. Fue el entendimiento de dos almas  que se mezclan y se confunden en una unión tan universal que borra la línea de costura que las juntó" (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )   

Dando muestras de ese estoicismo filosófico  Boétie dice a su amigo  que no hay que lamentarse por su muerte "Pronto voy a cumplir los treinta y tres años. Dios me ha concedido esa gracia, que toda mi vida hasta ahora haya estado llena de salud y felicidad." y así ahora podría además evitarse las amarguras de la ancianidad. En ocasiones su estado empeoraba y llegaba a perder la vista y los lamentos y llantos de los que le rodeaban, pues, como bien señala Bakewell, la muerte era entonces un acto público y no privado, le causaba temor al agonizante que pedía que le dejaran solo "¡Señor! - exclamaba- ¿quién me atormenta de este modo?¿Por qué me sacan de ese gran y placentero descanso en el que estoy?Dejadme sólo, os lo ruego" Ya os habréis dado cuenta que para estar agonizando hablaba mucho y el propio Montaigne lo consigna con algo de humor "Toda la habitación  estaba llena de quejidos  y lágrimas, que sin embargo no interrumpía la sucesión  de discursos que él pronunciaba , que se hicieron un poco largos" Vamos , que era muy conmovedor pero  también demasiado locuaz el agonizante. . Su estado cada vez se agrava más "Todas sus extremidades, hasta su rostro , estaban ya frías como el hielo , con un sudor mortal que corría por todo su cuerpo y apenas señal alguna de pulso". En varias ocasiones , en medio de sus delirios, Boétie exclama "¡De acuerdo!¡De acuerdo! Que venga cuando quiera, la estoy esperando, fuerte y con los pies firmes"  Recibe los últimos sacramentos el 17 de agosto, ocho días después de manifestarse los primeros síntomas, y esa misma  noche escribe Montaigne "ya no quedaba nada salvo la imagen y la sombra de un hombre". Le pide a Montaigne "Hermano mío, quédate  a mi lado , por favor" y después de una nueva sucesión de delirios  le dice a su amigo "Ojalá estuviera ya allí . Llevo tres días intentando irme"

Durante la madrugada del 18 de agosto de 1563  parece que se calma un poco y logra descansar y Montaigne sale de la habitación pero hacia las tres de la madrugada  se agita de nuevo y tras exclamar varias veces el nombre de Montaigne  "exhaló un sólo suspiro - escribe Bakewell - y dejó de respirar" Montaigne  registrará por escrito el momento exacto de la muerte de su amigo "Hacia las tres del miércoles  por la mañana , 18 de agosto de 1563, después de haber vivido 32 años, 9 meses y 17 días" El dolor por la muerte de Boétie nunca se extinguiría en el corazón de Montaigne. Dieciocho años más tarde , durante un viaje por Italia , escribe "Esta misma mañana me he sentido tan abrumado por unos pensamientos tan dolorosos  por Monsieur La Boétie, y me ha durado tanto ese humor, sin poder recuperarme, que me ha hecho mucho daño" Se lamentará de no poder encontrar alguien con quien compartir sus pensamientos e impresiones como lo podía hacer con su gran amigo "He echado de menos a un hombre semejante en todos mis viajes. Ningún placer tiene sabor para mí sin comunicación. Ni siquiera un pensamiento alegre me viene a la mente sin sentirme enfadado por haberlo producido sólo, sin nadie a quien ofrecérselo" Y en uno de los libros póstumos de Boétie que él se encargaría de editar , escribió esta dedicatoria de una amistad que jamás se extinguiría a pesar de la separación irreversible de la muerte "Él todavía está alojado dentro de mí de una manera tan completa y tan viva que no puedo creer que esté tan irrevocablemente enterrado, y apartado por completo  de nuestra comunicación" Montaigne encontraría en la escritura la forma de sobrellevar la pérdida de Boétie y con ello ganamos todos, porque dejaría para el futuro un libro imprescindible, su "Ensayos"  Escribe Bakewell "Nunca consiguió olvidar de todo a La Boétie, pero aprendió a existir  en el mundo sin él, y al hacerlo, a cambiar su propia vida"  y con los escritos de Montaigne a cambiar también la vida de muchas generaciones de lectores, Pero esa es ya otra historia. En la segunda parte de este relato nos sumergiremos en la obra por la que hoy , además de por su amistad con Montaigne, conocemos a La Boétie, su obra "Discurso de la servidumbre voluntaria". Quiero cerrar esta primera parte repitiendo las palabras de Montaigne muchos años después de la muerte de su amigo "Cuando comparo todo el resto de mi vida con los cuatro años en los cuales disfruté de su tierna compañía , advierto que ya no me queda en la vida sino una noche tediosa y oscura."  

Enlace con la seunda parte de "Pensamiento, amistad y muerte de Étienne de La Boétie 

El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

Famosos