lunes, 3 de noviembre de 2014

HISTORIA DE LAS REINAS DE ESPAÑA. LAS MUJERES DE FELIPE II: ANA DE AUSTRIA

En artículos pasados de esta serie de las Reinas de España, conocimos a las tres primeras esposas de Felipe II (1527-1598). Antes de adentrarnos en la biografía de la que iba a convertirse en la cuarta y última de sus esposas echemos por un momento la vista atrás para recordar la vida conyugal del que era el monarca más poderoso del panorama internacional, con posesiones en Europa, América, Asia y África, Su primer matrimonio, siendo todavía Príncipe de Asturias, título de los herederos  de la corona española, fue con María Manuela de Portugal (1527-1545), hija del rey de Portugal Juan III (1502-1557) y de Catalina de Austria (1507-1578), hermana del padre de Felipe, el emperador Carlos V (1500-1558) y, por lo tanto tía de Felipe  por lo que María Manuela era su prima. El matrimonio tendría un hijo, Carlos de Habsburgo (1545-1568), muriendo ella apenas unos días después del alumbramiento de su primer y único hijo. El segundo matrimonio de Felipe, todavía como príncipe de Asturias, sería en 1554 con la reina María I de Inglaterra (1516-1558). Si la pareja hubiera tenido un hijo podría haber gobernado sobre Inglaterra y España al mismo tiempo , pero la reina sólo tuvo embarazos psicológicos pero ninguno real. Felipe II se convertía en rey de España en enero de 1556 tras la abdicación de su padre , el emperador Carlos V, y dos años más tarde, el 17 de noviembre de 1558, fallecía María I dejando al ahora ya monarca viudo por segunda vez. En 1560 contraerá un tercer enlace con la joven Isabel de Valois (1545-1568), hija de los reyes de Francia Enrique II(1519-1559) y Catalina de Médicis (1519-1589). Isabel le daría dos hijas, Isabel Clara Eugenia (1566-1633) y Catalina Micaela (1567-1597). 


"Maximiliano II y su familia" del pintor italiano Giuseppe Arcimboldo (1527-1593) , aunque sólo aparecen tres de los quince hijos que tendría el matrimonio , aunque seis de ellos no llegarían a la edad adulta,algo habitual en la época.  Maximiliano II era hijo del emperador Fernando I(1503-1564) que era hermano de Carlos V, padre de Felipe II. Además Maximiliano estaba casado con María de Austria, que era su prima y hermana de Felipe II, por lo que sus hijos eran sobrinos del monarca español,incluida su cuarta esposa Ana de Austria  .Los matrimonios consanguíneos serian una constante a lo largo de la existencia de la familia Habsburgo y en el caso de España concluiría con el reinado de Carlos II (1661-1700) que fue el resultado desgraciado de dos siglos de este tipo de matrimonios    (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org ) 

Un año después del nacimiento de Catalina Micaela dos tragedias se sucederían en la vida de Felipe II, primero la muerte de su único hijo varón, Carlos de Habsburgo en circunstancias particularmente dramáticas y que podéis encontrar en el artículo sobre Isabel de Valois del que os dejaré el enlace al final de esta historia, y el 3 de octubre de 1568 también fallecía su amada esposa Isabel. Por tercera vez el monarca estaba viudo y ahora con dos hijas pero sin el anhelado varón para asegurar la sucesión al trono. Se imponía un nuevo matrimonio  y la primera propuesta proviene de su suegra, Catalina de Médicis, madre de su anterior esposa y que ahora le propone que se case con otra de sus hijas, Margarita de Valois (1553-1615), pero no le parecía lo más adecuado a Felipe casarse con la hermana de su difunta esposa y además  Isabel había tardado en darle descendencia y temía que volviera a suceder lo mismo con Margarita. Rechazó cortésmente la propuesta y centró su atención  en su sobrina Ana de Austria(1549-1580). Era hija del emperador Maximiliano II (1527-1576), primo de Felipe II, y de María de Austria (1528-1603), hermana del monarca español. Ya sabéis que la consanguinidad era uno de los rasgos distintivos de los Habsburgo pero cualquier obstáculo al matrimonio se solucionaba con la correspondiente dispensa papal autorizando el enlace. Las razones para esta elección hay que buscarlas  en lo prolífica que fue María de Austria, que daría a su esposo nada menos que nueve hijos y seis hijas. Felipe tenía la esperanza que Ana hubiera heredado la fecundidad de su madre. En realidad el monarca no estaba demasiado entusiasmado con la idea de contraer matrimonio por cuarta vez, como lo reflejan  el doctor Enrique Junceda Avelló (1926) en su obra "Ginecología y vida íntima de las reinas de España" donde recoge estas palabras del propio monarca  en las que afirma que  "Si se atuviera  a su satisfacción  personal seguiría como estaba ; pero teniendo pocos herederos y ningún varón se alegraba  por el bien de su Reino  del ofrecimiento que se le hacía"

Papa Pío V ,retrato realizado por el pintor griego el Greco (1541-1614) .  Vaciló a la hora de conceder la dispensa para que se celebrara el matrimonio entre Felipe II y Ana de Austria debido al estrecho parentesco entre ambos, pero la amenaza que suponía la expansión del Imperio Otomano que en 1565 había asediado la isla de Malta lo que habría dejado al alcance de su mano Roma, y la lucha contra los protestantes, le hicieron ver la conveniencia de autorizar el matrimonio para garantizarse el apoyo del más poderoso de los monarcas católicos, Felipe II   (Imagen procedente de  http://es.wikipedia.org  )

Acordado el matrimonio con los padres de Ana, hacía falta la dispensa del Papa debido al estrecho parentesco entre los dos futuros cónyuges ,tío-sobrina. El trono pontificio estaba ocupado por Pío V (1504-1572), un papa que tendría un breve pontificado de seis años pero que dejaría su huella en la historia por diferentes causas. Por un lado impulsaría la formación de una Liga Santa entre España , la República de Venecia y los propios Estados Pontificios para combatir la amenaza del Imperio Otomano que se cernía sobre toda Europa y que tendría como resultado la histórica victoria de la Armada cristiana dirigida por el hermanastro de Felipe II, Juan de Austria (hacia 1545-1578) sobre la flota otomana en la Batalla de Lepanto el 7 de octubre de 1571. También apoyaría a Francia en su lucha contra los protestantes, que en Francia eran llamados hugonotes, y sería recordado por otra circunstancia más anecdótica y es que fue Pío V el que manifestó su disgusto con los desnudos pintados por Miguel Ángel (1475-1564) en la Capilla Sixtina y encargó al pintor Daniele da Volterra (hacia 1509-1566) que los cubriera, razón por la que Volterra sería apodado con el sobrenombre de Il Braghettone.  Pero en lo que ahora nos interesa Pio V se mostró algo reticente a conceder la dispensa para el matrimonio entre Felipe y Ana , pero la necesidad de mantener buenas relaciones con el rey español,cuyo apoyo era indispensable para hacer  frente a la amenaza protestante y otomana, hizo que venciera sus escrúpulos morales y terminara autorizando el enlace. De esta forma , después de firmarse las capitulaciones matrimoniales el 24 de enero de 1570 en Madrid y el 4 de mayo se celebraría la boda por poderes en el castillo de Praga donde se encontraba la familia imperial. El monarca fue representado por su embajador Luis Venegas de Figueroa(1542-1614).

Retrato de Ana de Austria del pintor español Alonso Sánchez Coello (hacia 1531-1568)  La joven reina conquistaría el corazón del monarca español . Escribe el historiador Henry Kamen en su obra " Felipe de España"  que al rey "Le desagradaba separarse de ella.Cuando era posible pasaban todo el estío juntos . Durante los veranos de 1576 y 1577 , estuvieron cuatro o cinco meses juntos en El Escorial.Allí los sorprendió en marzo de 1578  una tardía tormenta de nieve. Se vieron obligados a pasar la Semana Santa  juntos muy recogidos, alejados del trabajo" Para ella organizaba  torneos para que estuviera entretenida y si estaba fuera la escribía al menos dos veces por semana
(Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

Hubo que esperar hasta el 3 de octubre para que la reina llegara a España desembarcando en  la localidad cántabra de Laredo y desde allí se trasladaría hasta Segovia donde tuvo lugar la ceremonia oficial de matrimonio el 14 de noviembre en el Alcázar segoviano. Sobre la joven Ana, que tiene en estos momentos veintiún años por los cuarenta y tres que ya tiene su esposo, nos cuenta el  veneciano  Antonio Tiépolo  que es de "Cabellos rubios  y piel de extrema blancura, su figura es menuda , su talla poco crecida", mientras que el navegante y almirante español Francisco Carreño (1528-1579)  la describe como "hermosa, muy blanca y colorada y el labio bajo de la boca un poquito caído" Años antes se había barajado su nombre como futura esposa del hijo de Felipe II, Carlos, pero los intereses de la monarquía habían cambiado entonces y las negociaciones quedaron en nada. Por las vueltas del destino y los intereses políticos la que iba a ser prometida del hijo ahora se convertía en esposa del padre. Su primera noche de casados debió ser satisfactoria, porque a la mañana siguiente el embajador veneciano en la corte española , Federico Badoero, escribía que "El Rey y la Reina fueron vistos alegres y contentos y salieron a oír misa en la iglesia pública".  Después de pasar unos días en el Palacio de Valsaín , donde cuatro años antes había nacido la primera de las hijas del rey,  Isabel Clara Eugenia, los recién casados se dirigieron a Madrid para alojarse en el Alcázar de Madrid. Por cierto, que la impresión que causó la ciudad a los acompañantes de Ana de Austria no fue muy buena. Según lo recoge el historiador británico Henry Kamen(1936) en su obra "Felipe de España", uno de los miembros de la comitiva de la nueva reina  describía  a Madrid como "la más sucia y puerca  de todas las de España. Después de las diez de la noche no es divertido el pasearse por la ciudad  tanto que oís volar  orinales y vaciar la porquería", un testimonio corroborado  por otro viajante que años después diría de Madrid que  estaba "llena de facinerosos, ladrones, rufianes y vagamundos".

Alcázar Real de Madrid  que había sido una fortaleza musulmana en el siglo IX y qeu después de numerosas reformas y ampliaciones bajo el reinado de Carlos V se convertía en residencia real y seguiría siéndolo hasta ser destruido por un incendio en la Nochebuena de 1734. Aquí daría a luz el 4 de diciembre de 1571 el primer hijo de Felipe II y Ana de Austria, Fernando de Austria
Imagen procedente de http://enviarte.wordpress.com )

Fuera como fuese este era ahora el nuevo hogar de Ana y parece que el carácter de ambos se complementaba bien y el rey estaba feliz junto a su nueva esposa. Un ejemplo de la buena armonía que reina en el matrimonio está en el contacto continuo que mantienen aunque el rey esté ausente , como nos lo cuenta Henry Kamen "El monarca se mantenía  en comunicación constante con la reina. En cuanto a Ana,  durante las separaciones Felipe podía escribirle unas dos veces  por semana , y ella hacía otro tanto e incluso llegaban a cruzarse. Aparte de las cartas , la pareja real frecuentemente hacía excursiones para verse" Las buenas noticias no tardaron en llegar y en 1571 se anuncia que la reina está embarazada.  Enrique Junceda recoge para nosotros  el romance compuesto por  un vecino de la localidad de Medina del Campo, Juan de Torres, para recordar aquel momento dichoso " Año de mil y quinientos / setenta y uno corrían/ la reyna nuestra señora / que Ana de Austria se decía / siendo preñada ya en tiempo/ qual Dios ordenado avía,/ su divina voluntad / que pariese determina/ para dar al rey Felipe/ sucesión cual le pedía"  El 4 de diciembre de 1571 Ana daba a luz  en el Alcázar de Madrid  a un niño al que bautizarían con el nombre de Fernando de Austria(1571-1578). Antes de conocer que todo había salido bien la preocupación torturaba el ánimo de  Felipe II que  pidió,  cuando ya faltaba poco para el parto, "avisadme  si se suelen sentir dolores algún día antes, porque no querría faltar al parto" y después de dar a luz permaneció junto a ella seis horas.   Por fin tenía el deseado heredero varón para ocupar el vacío del malogrado Carlos. El 31 de mayo de 1573 Fernando sería jurado como nuevo Príncipe de Asturias en el monasterio de San Jerónimo el Real de Madrid. Ana había cumplido con la misión principal de toda reina, dar herederos varones a su esposo. La alegría sólo estuvo empañada por un mal augurio . El día del bautizo  el pequeño Fernando se durmió , lo que  para el pueblo supersticioso significaba que tendría una vida breve. 

Retrato de Fernando de Austria realizado por el pintor español Alonso Sánchez Coello  en el año 1575 cuando Fernando tenía unos cuatro años de edad. El rey siempre estaba inquieto por  la salud de su hijo  que ya de pequeño padecía de hemorroides según se decía porque la leche de la nodriza que habían elegido era demasiado caliente. En otoño de 1572 estaba enfermo y el monarca , inquieto, escribía al mayordomo mayor de la reina "Estos días que yo estaré fuera  hazedme despachar cada noche  un correr, y vos me escribiréis  cada noche, de manera que yo lo sepa a la mañana  como ha estado el príncipe  aquel día " y cuando por fin le comunicaron que estaba bien , suspirando dijo "Creo que se cobrará esta noche el sueño que se perdió la otra noche" ya que no había podido dormir preocupado por la salud del heredero. Sin embargo, la frágil salud de Fernando no le permitió llegar a la vida adulta y moriría en 1578 a los siete años de edad (Imagen procedente de  http://es.wikipedia.org)


Poco después de que Fernando fuera jurado como Príncipe de Asturias, el 12 de agosto de 1573 Ana daría luz a su segundo hijo en la pequeña localidad de Galapagar donde la había sorprendido los dolores del parto mientras se trasladaba desde El Escorial, que todavía estaba en construcción, hacia Madrid. También era un varón y lo bautizaron con el nombre de Carlos Lorenzo de Austria(1573-1575).  Todo parecía sonreír a la familia del rey. Se había logrado la gran victoria sobre los otomanos el 7 de octubre de 1571 en la Batalla de Lepanto, tenía dos hijos varones que sumar a sus dos hijas con Isabel de Valois, y su nueva residencia, el imponente El Escorial, ya era habitable aunque todavía no estuviera terminado. Escribe Henry Kamen  que "Su unión con Ana trajo a Felipe una tranquilidad que nunca había experimentado.Fue la única de sus esposas con quien pudo conversar en su propia lengua ,ya que ella hablaba castellano y alemán. Formaron un hogar perfecto" y recoge las palabras del embajador veneciano que escribe en 1577 que Felipe "Visita a la reina tres veces cada dí; por la mañana antes de comenzar su trabajo ; y por la noche en el momento de acostarse. Tienen dos lechos bajos con un palmo de separación entre ellos,pero a causa de la cortina que los cubre parece uno solo. El rey la ama con ternura , y no deja jamás de visitarla" y un detalle pequeño pero revelador que subraya Kamen y es que la caligrafía del rey, casi ilegible , se vuelve clara  y legible coincidiendo con los años de su matrimonio con Ana, mostrando en su escritura la armonía que parecía reinar por fin en su vida. Para completar este alegre círculo familiar se encontraban junto a Ana dos de sus hermanos, Alberto de Austria (1559-1621) y Wenceslao de Austria (1561-1578), a los que el rey trataba como si fueran casi sus propios hijos. Y a todo ello había que unir a sus dos amadas hijas Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela.

Retrato de Alberto de Austria e Isabel Clara Eugenia realizado por el pintor flamenco Frans Pourbus el Joven (1569-1622). Alberto , sobrino de Felipe II, había acompañado a su hermana Ana de Austria cuando ésta viajó a España para casarse con el rey español en 1570. Les acompañaba otro hermano Wenceslao de Austria que moriría en España en 1578.  Alberto y la hija mayor de Felipe II, Isabel Clara Eugenia, que eran primos, se casarían y se convertirían en gobernantes de los Países Bajos  (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )

 La reina quedó de nuevo embarazada  a finales de 1574 y el 15 de agosto daba a luz a un nuevo varón, Diego Félix de Austria (1575-1582). Sin embargo esta  nueva alegría estuvo empañada por la muerte semanas antes, el 30 de junio, de Carlos Lorenzo de Austria cuando todavía no había cumplido los dos años de edad. Sobre la vida que la reina lleva en esta época escribe  Enrique Junceda que "es una vida retirada, encerrada en su palacio , privada de aire y de ejercicio" una opinión corroborada por el embajador francés en la corte española , el señor de Fourquevaux, que escribe "la reina no sale apenas de sus habitaciones , de manera que su corte parece un monasterio de monjas" Siguiendo los pasos de su madre, Ana da muestras de una fecundidad sin límites y vuelve a quedarse embarazada en 1577  y el 14 de abril de 1578 da a luz en el Alcázar de Madrid a su cuarto hijo que será bautizado con el nombre de Felipe de Austria (1578-1621) , que estaba llamado a convertirse en el sucesor de su padre y reinaría con el nombre de Felipe III. Pero en estos momentos aún tenía a dos hermanos por delante de él, pero muy pronto perdería a su hermano mayor, Fernando de Austria, que fallece el 18 de octubre de 1578 a falta de un mes y medio para cumplir los ocho años de edad. Mientras, ese mismo año se producía la muerte del joven rey de Portugal , Sebastián I (1554-1578) durante la batalla de Alcazarquivir el 4 de agosto de 1578 en su intento de invadir el norte de África desoyendo los consejos de Felipe II que quería que desistiera de una empresa que juzgaba demasiado arriesgada. El monarca fallecía sin dejar descendencia y el trono pasó a manos del  cardenal Enrique I de Portugal (1512-1580), tío por parte de padre de Sebastián. Después de Enrique  el único sucesor legítimo a la corona  era Felipe II, hijo de Isabel de Portugal(1503-1539) a su vez hija del rey Manuel I de Portugal (1469-1521). Felipe emprendió los movimientos diplomáticos precisos  para hacerse con la corona portuguesa si se producía la muerte de Enrique.

"A solis ortu usque ad occasum",una expresión latina que significa "Desde la salida del Sol hasta el ocaso" que tiene su origen en  los Salmos del Antiguo Testamento y que fue escogido como lema de algunos de los monarcas de la Dinastía de Borbón,. Pero ese Imperio se construyó antes, sobre todo a raíz de la unión de las coronas de España y Portugal bajo el gobierno de Felipe II . En el mapa podemos ver los dominios del Imperio después de convertirse también en rey de Portugal    (Imagen procedente de http://yestoquienlopaga.blogspot.com.es )


Al tiempo Ana vuelve a quedarse embarazada una vez más en 1579 y el 14 de febrero de 1580 da a luz a su quinto hijo, en este caso una niña, la primera del matrimonio ,a la que darán el nombre de María de Austria (1580-1583).  Unos días antes, el 30 de enero, había fallecido el rey portugués Enrique I , momento que aprovechó el otro pretendiente a la corona portuguesa, Antonio de Portugal (1531-1595), para autoproclamarse rey de Portugal.Antonio era nieto del rey Manuel I de Portugal  e hijo natural de Luis de Portugal (1506-1555). Esa condición de hijo natural le quitaba legitimidad a ojos de la nobleza que apoyaba las aspiraciones al trono de Felipe II mientras el pueblo era partidario de Antonio. Felipe II se dispuso a hacer valer sus derechos por la fuerza de las armas y un ejército español bajo el mando del duque de Alba, Fernando Álvarez de Toledo (1507-1582) se puso en marcha hacia Portugal y el 25 de agosto de 1580 las tropas españolas obtendrían una victoria decisiva en la batalla de Alcántara. Felipe II sería reconocido como rey de Portugal y de todas sus colonias en África, Asia y América. Las coronas de España y Portugal permanecerían unidas hasta el año 1640 y ahora si que podía afirmarse que en los dominios del monarca español nunca se ponían el sol. Aquel mismo  de 1580 España se había visto asolada por una epidemia de gripe  que según nos cuenta un  cronista de la época  "murió mucha gente, despoblándose casas y en este monasterio de San Lorenzo no quedó fraile que no cayese en cama" El propio monarca cae enfermo de gravedad y se ve obligado a redactar un nuevo testamento mientras Ana, según nos cuenta Enrique Junceda "ofreció a Dios su vida, porque no quitase al reino y a la Iglesia la vida de su marido  tan sumamente necesaria de todos".

Diego (a la izquierda)  y Felipe de Austria del pintor español Alonso Sánchez Coello realizado en 1579.  No he podido encontrar una imagen de más calidad pero quería incluirla porque Diego era el favorito de Felipe II  y mientras el rey estaba en Portugal fue jurado como Príncipe de Asturias, pero en 1582 fallecía y fue su hermano pequeño, Felipe quien finalmente lograría llegar a la vida adulta y convertirse en el sucesor de su padre.  Escribe Henry Kamen "el delicioso retrato de los príncipes  Diego y Felipe, que en 1579 hiciera Sánchez Coello  ,nos permite imaginar los ecos de las carreras de pequeños pies  en la residencia real"  La década de los setenta del siglo XVI, los diez años de su matrimonio con Ana de Austria y en la que nacieron seis hijos, fueron, probablemente,  los años más felices de la vida de Felipe II   (Imagen procedente de http://www.foroxerbar.com )

Parece  que fue el buen hacer de su médico personal, Francisco Vallés (1524-1592), que por su pericia era llamado "el divino Vallés", gracias a quien pudo salvar su vida el monarca. El rey salió del peligro pero esta enfermedad fue el motivo del único momento de fricción entre los dos esposos, porque Ana insistió en conocer el contenido del testamento y para su disgusto descubrió que el rey no la había tenido en cuenta, lo que ella consideró como una muestra de poco amor por parte de su esposo. Según el cronista Luis Cabrera de Córdoba (1559-1633) el rey logró calmar a la enojada  reina afirmando que para él era superior a sus anteriores esposas y la tenía en mayor estima "por sus grandes méritos y su felicidad de dejar a esta Corona hijos que la gobernasen e hiciesen inmortal". Las aguas volvieron a su cauce y Ana volvió a quedar embarazada por sexta vez, pero en el otoño de 1580 la gripe que había sufrido su esposo hizo presa de ella y en esta ocasión el doctor Vallés no pudo hacer nada para salvarla.El 26 de octubre de 1580, a cinco días de cumplir los treinta y un años, Ana de Austria fallecía en Badajoz y fue enterrada en el Real Monasterio de Santa Ana de Badajoz hasta que unos años después fue trasladada a la Cripta Real del monasterio de El Escorial. El 21 de noviembre de 1582 fallecía Diego Félix de Austria con siete años de edad y el 5 de agosto de 1583 moría también María de Austria con tres años. De los seis hijos que tuvieron Felipe y Ana sólo Felipe de Austria llegaría a la edad adulta para suceder a su padre. Aquí dejamos a Felipe II, que todavía reinaría diecisiete años más pero ya no volvería a casarse después de perder a la reina con la que había vivido sus años más felices. Cuando vuelva a retomar esta serie será su hijo el que reine con el nombre de Felipe III y su esposa, Margarita de Austria-Estiria (1584-1611), nuestra protagonista.  


Juana de Castilla 1º Parte 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2012/04/juana-i-la-desdichada-reina-de-castilla.html
Juana de Castilla 2º Parte: 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2012/04/juana-i-la-desdichada-reina-de-castilla_19.html
Isabel de Portugal 1º Parte: 
http://chrismielost.blogspot.com/2014/05/historia-de-las-reinas-de-espana-isabel_13.html
Isabel de Portugal 2º Parte :
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/05/historia-de-las-reinas-de-espana-isabel_13.html
María Manuela  de Portugal: 
http://chrismielost.blogspot.com/2014/06/historia-de-las-reinas-de-espana-las.html
María Tudor de Inglaterra, 1º Parte
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/07/historia-de-las-reinas-de-espana-las.html
María Tudor de Inglaterra  2º Parte
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/07/historia-de-las-reinas-de-espana-las_22.html
Isabel de Valois 1º Parte
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/10/historia-de-las-reinas-de-espana-las.html
Isabel de Valois 2º Parte
Famosos