domingo, 2 de noviembre de 2014

EL HOMBRE DE PILTDOWN O EL FRAUDE DEL ESLABÓN PERDIDO

"Da a la mentira apariencia de verdad" y también "Inducir a alguien a tener por cierto lo que no lo es, valiéndose de palabras o de obras aparentes o fingidas" .Estas son las dos primeras acepciones del término engaño en el Diccionario de la Lengua Española y ambos los podríamos aplicar al que tal vez se pueda considerar como el fraude científico más famoso de la historia, o, cuando menos. del siglo XX pero también es un ejemplo de lo ciertas que eran las palabras del que fuera presidente de los Estados Unidos, Abraham Lincoln (1809-1865) "Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo.Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo"   aunque los protagonistas de este relato no vivirían lo suficiente como para conocer el desenlace de un ardid que durante cuarenta años engañó a gran parte de la comunidad científica mundial. Un asunto que dejaría en evidencia a la que era entonces una de las instituciones científicas más respetadas del mundo. el Museo de Historia  Natural de Londres y pondría bajo sospecha a  la ciencia a la que durante todo el siglo XIX la sociedad se había acostumbrado a confiar ciegamente en la ciencia ,impulsora de un progreso ilimitado. Sin duda la ciencia es uno de los logros más brillantes de la humanidad, con ella hemos logrado abandonar los terrenos de la especulación y la superstición y nos hemos aupado a hombros de grandes mentes para llegar a alcanzar la Luna, pero no hay que olvidar que los científicos son personas como cualquiera de nosotros con sus miedos, ambiciones, .orgullo, deseos de tener fama , rivalidades,  como sucede en cualquier otra actividad humana y el caso que vamos a conocer podría considerarse la pérdida de inocencia de la ciencia, aunque no fue la primera vez que sucedía y, por supuesto, tampoco sería la última, pero fue la mas espectacular . Pero antes de adentrarnos en esa historia tenemos que irnos un poco más atrás en el pasado

Edición original de "El origen de las especies" publicado el 24 de noviembre de 1859 que revolucionaría la forma de ver el mundo y a nosotros mismos cuando Darwin , además de exponer los conceptos de evolución y selección natural, menciona que el ser humano actual sería descendiente  de "los monos del nuevo mundo y los del antiguo mundo" Ya antes de Darwin , su abuelo Erasmus Darwin (1731-1802), en su obra "Zoonomia" había aventurado la idea de que todos los seres vivos fueran una evolución de un sólo antepasado  " ¿Sería demasiado audaz imaginar que, quizás millones de eras antes del comienzo de la historia de la humanidad , todos los animales de sangre caliente surgieron  de un único filamento vivo, al que la gran causa primera dotó de carácter animal? ¡Qué magnífica idea del poder infinito de El Gran Arquitecto!¡La causa de las causas!¡El padre de los Padres!" Su nieto retomaría esa idea después de su mítico viaje  a bordo del HMS Beagle alrededor del mundo entre 1831 y 1836 (Imagen procedente de http://www.microsiervos.com)

El 24 de noviembre de 1859 se publicaba una obra que cambiaba la visión que el ser humano tenía del pasado y de si mismo, "El origen de las especies" del naturalista inglés Charles Darwin (1809-1882) . En ella introducía por primera vez el concepto de la evolución de las especies a través de un proceso al que dio el nombre de selección natural en función de la cual la evolución se produce por la supervivencia de los individuos mejor adaptados lo que permite que transmitan a su descendencia las características que le han permitido sobrevivir. Con estas palabras definía Darwin en "El Origen de las especies"  el concepto de selección natural "A esta conservación de las diferencias y variaciones individualmente favorables y la destrucción de las que son perjudiciales la he llamado yo selección natural o supervivencia de los más adecuados" Por supuesto este concepto englobaba al ser humano y así en otra parte del libro escribe Darwin "Llégase de esta manera a los lemúridos, a quienes solo un breve intervalo separa de los simios.Estos se separan entonces en dos grandes ramas , los monos del nuevo mundo y los del antiguo mundo; y de estos últimos, finalmente, es de donde en remotísima época provino el hombre, maravilla y gloria del Universo" Darwin había tardado casi dos décadas en publicar sus ideas porque temía la reacción de ciertos sectores de la sociedad, en particular de la esfera religiosa y sus temores eran fundados . Al poco tiempo las protestas contra Darwin y su obra  fuero lideradas por el obispo de Oxford Samuel Wilberfoce (1805-1873) que al mismo tiempo era miembro de la prestigiosa Royal Society. Wilberforce condenó la teoría de Darwin a la que calificó de ser una  "deshonrosa  visión de la naturaleza , absolutamente incompatible con la palabra de Dios"

Caricaturas de la revista Vanity Fair con los protagonistas de la disputa acerca de la teoría de la evolución. De izquierda a derecha el obispo de Oxford,  Samuel Wilberforce , que descalificaba la obra de Darwin por considerarla humillante para el ser humano, en el centro el amigo de Darwin y el más brillante de sus defensores, Thomas Huxley, abuelo del escritor Aldous Huxley(1894-1963) autor de "Un mundo feliz", y a la derecha el padre de la teoría de la evolución , Charles Darwin, que tardó veinte años en publicar sus ideas para evitar precisamente aquel enfrentamiento (Imagen procedente de http://evolution-textbook.org )

Pero a Darwin tampoco le faltaron campeones que defendieran su causa y entre ellos el más destacado era el biólogo británico Thomas Huxley (1825-1895) . El torneo dialéctico entre Wilberforce y Huxley, erigidos en símbolos de los contrarios y los partidarios de la teoría de la evolución de Darwin, tuvo lugar el 30 de junio de 1860  en una reunión de la Asociación Británica por el Avance de la Ciencia  que tuvo lugar en Oxford.  En un momento del debate Wilberforce se dirigió a Huxley y le dijo con una sonrisa sarcástica dibujada en su rostro "¿Fue por su abuelo o su abuela por lo que  Huxley afirma descender de un mono?" a lo que Huxley replicó con aplastante brillantez "Un hombre no tiene ninguna razón para avergonzarse de tener un mono por abuelo. De haber un antepasado que me avergonzase recordar, sería más bien un hombre, un hombre de intelecto desasosegado y versátil  que. no contento con triunfar en su propia esfera de actividad , se zambulle en cuestiones  científicas de las que no tiene ningún verdadero conocimiento, sólo para oscurecerlas con una retórica sin sentido y distraer la atención  de sus oyentes del punto de discusión mediante elocuentes digresiones y hábiles apelaciones a prejuicios religiosos" Después de estas palabras, si se tratara de un marcador de fútbol podríamos decir, darwinistas 1 creacionistas 0. A pesar de estos focos de resistencia a la teoría de Darwin ,que incluso se mantienen en nuestros días , esta se fue imponiendo entre el mundo científico. Justo tres años antes de la aparición de la obra de Darwin, en 1856 el investigador alemán Johann Carl Fulhrott(1803-1877), catedrático de historia de la Univeridad de Tubinga, informaba de la aparición de unos huesos que habían sido encontrados en una cueva  en el valle de Neander, a unos diez kilómetros de la ciudad de Düsseldorf 

Johann Carl Fuhlrott, el investigador alemán al que los trabajadores de una cantera le informaron sobre el hallazgo de unos huesos fósiles en el Valle de Neander. El 6 de septiembre e 1856 el periódico local Diario de Eberfeld  daba así la primicia de la noticia del hallazgo  "En el vecino valle de Neander , conocido como "Las rosas" , un sorprendente descubrimiento ha sido hecho en días recientes. Durante los desprendimientos de los acantilados de piedra caliza, que no pueden ser mas lamentables desde el punto de vista de la estética , se ha encontrado una cueva que en el transcurso de los siglos había sido cubierta por sedimentos de artilla. Al desenterrar esta arcilla, se encontró una costilla humana , que sin duda habría sido desconsiderada y perdida de no ser, afortunadamente, por el doctor Fulhrott al garantizar e investigar el hallazgo" Tres años después Darwin publicaría "El origen de las especies"   y estos descubrimientos comenzarían a cobrar sentido   (Imagen procedente de  http://www.pkaj.dk )

Fulhrott advirtió inmediatamente que aquellos huesos eran humanos pero que presentaban diferencias con los de un humano actual. Después de un año de estudios se hicieron públicos los resultados de la investigación, según la cual aquellos huesos habrían pertenecido a una raza de individuos que eran humanos pero con características distintas. Sería el geólogo británico William King (1809-1886) quien en 1863 propondría darle el nombre por el que hoy es conocido Homo Neanderthal (thal en alemán es valle por lo que literalmente significa "el hombre del Valle de Neander" . De esta forma el Homo de Neanderthal fue puesto el primero en la lista de antepasados del ser humano , aunque hoy sabemos que somos dos ramas distintas de la evolución de un mismo género, el homo. En 1907 se descubría en también en Alemania , se hallaba una mandíbula en una mina próxima a la ciudad alemana de Heidelberg. Más antigua que los restos del Neanderthal y perteneciente a un homínido diferente, se le dio el nombre de Homo Heidelbergensis por el lugar donde se halló , y fue considerado otra línea  de la evolución humana. Poco después también se hallaría restos de hasta doce individuos de  este mismo homínido en Francia. Años antes, en 1868, se habían descubierto de forma casual la primera muestra conocida de pintura rupestre en Europa, la cueva de Altamira que luego serían acompañados por nuevos descubrimientos de estos tipos de pintura en Francia a partir de 1895. Aunque todos estos descubrimientos tuvieron que superar muchas reticencias, ya a comienzos del siglo XX entre la comunidad científica estaba plenamente aceptada las ideas de Darwin y también la de la evolución del ser humano. Ahora el objeto de controversia era hallar eso que hoy llamamos el eslabón perdido, es decir, un paso intermedio entre el  simio  y el ser humano.

Fotografía de Charles Dawson, un abogado amante de la paleontologia  y la arqueología, al que le gustaba sorprender con hallazgos inesperados que luego se demostraría, casi cuarenta años después de su muerte, que eran en su mayor parte falsos . Él es hoy el principal sospechoso del fraude del hombre de Piltdown (Imagen procedente de http://www.oxforddnb.com ) 



En su momento fue considerado uno de estos eslabones perdido   el fósil hallado por el anatomista francés Eugène Dubois (1858-1940) en la isla de Java , al que se dio en un primer momento el nombre de Hombre de Java y que hoy es conocido con la denominación de Homo Erectus. Mientras, en la primera potencia del mundo. el Imperio Británico, había cierta inquietud. En un tiempo marcado por los nacionalismos que poco después desencadenarían la Primera Guerra Mundial, los británicos no veían con buenos ojos como mientras en Alemania , Francia o en España se hacían descubrimientos de antepasados del ser humano, en Inglaterra no se había hallado nada. ¿No sería lógico y adecuado que la primera potencia del mundo fuera también la cuna de la humanidad?¿donde estaba el "primer inglés", el eslabón perdido de Gran Bretaña?  Ahora vamos a viajar a la verde campiña de Sussex , en el sur de Inglaterra. Allí, a comienzos del siglo XX, un hombre se encuentra excavando un terreno próximo a la localidad de Piltdown cuando observa un trozo de cráneo. Este hombre se lo entregará a un abogado y arqueólogo aficionado llamado Charles Dawson(1864-1916). Años antes, en 1889, había fundado junto con un grupo de aficionados a la historia, el Hastings y Saint Leonards Museum Association , el primer museo que era fundado por un grupo de voluntarios  y no por una institución pública. Dawson se caracterizaba por realizar hallazgos sorprendentes de objetos inusuales que le sirvieron para ganar cierta fama e incluso llegó a ganarse el sobrenombre "el mago de Sussex" por el éxito en sus investigaciones arqueológicas.  A Dawson el cráneo llamó  mucho la atención, así lo diría después, porque era muy grueso y presentaba un aspecto primitivo.

Fotografía del cráneo del Hombre de Piltdown que fue reconstruido por Arthur Smith Woodward en el otoño de 1912 . La parte oscura es el original del fósil hallado  en Piltdown mientras que en color blanco  tenéis la parte que fue reconstruida por Woodward. ¿Cómo no se dio cuenta que aquello era una falsificación? Años después se demostraría que la mandíbula no era de un homínido ,sino de de un simio (Imagen procedente de http://www.nationalgeographic.com.es)

En aquel momento el Museo de Historia Natural era una de las instituciones científicas más reputadas del mundo y Dawson decidió contactar con el paleontólogo y conservador del Museo ,  Arthur Smith Woodward (1864-1944) , presidente de la Sociedad Geológica y considerado uno de los mayores  expertos en fósiles de peces. El 14 de febrero de 1912 Dawson le escribió una carta a Woodward en la que le anunciaba su descubrimiento "He encontrado un yacimiento - escribía Dawson - muy antiguo , del Pleistoceno, que creo que va a resultar interesante.Creo que tengo una porción de cráneo humano que rivalizará con el hombre mono de los alemanes" Woodward decidió acompañar a Dawson en sus excavaciones aquel mismo verano  e hicieron un nuevo y sorprendente descubrimiento .Junto a  otros restos de herramientas de  la Edad de  Piedra y fósiles de animales antiguos  hallaron una mandíbula que tenía  un aspecto simiesco . Si aquella mandíbula pertenecía al cráneo que ya obraba en poder de Dawson se trataba de un hallazgo histórico, el eslabón perdido que se estaba buscando en Inglaterra, el fósil  que conectaba al ser humano con sus antepasados simios, la prueba definitiva de la teoría de Darwin  y lo mejor de todo  ¡era inglés! En otoño Woodward se dedicó a reconstruir el cráneo y el 18 de diciembre de 1912  en el Museo de Historia Natural en Londres se hizo la presentación en sociedad del más antiguo antecesor del hombre  al que se dio el nombre de Eoanthropus Dawsoni que significaba "Hombre de la aurora de Dawson" y que había sido dado por Woodward en honor de su descubridor,  Charles Dawson, aunque en realidad todos le conocían ya como "el primer inglés" y también como el Hombre de Piltdown, por el lugar donde se había encontrado y el nombre que utilizaré a partir de ahora. Sin embargo, ya desde su presentación despertó las dudas de la comunidad científica porque parecía violar la línea de la evolución marcada por los fósiles del Homo Neanderthal y el Homo Erectus. Estos se caratecterizaban por tener  una frente estrecha y una mandíbula de aspecto humano,mientras que el Hombre de Piltdown era justo al revés, una frente y forma de cráneo moderno mientras que su mandíbula parecía la de un simio.

En esta fotografía vemos en acción a Charles Dawson (de pie a la izquierda) y a Arthur Smith Woodward  trabajando en el yacimiento donde  había sido hallado el cráneo del Hombre de Piltdown. Dawson fallecería en 1916 y a partir de aquel momento nada volvería a encontrarse en el yacimiento aunque Woodward siguió yendo durante veinte años en busca de nuevos restos ¿Era Dawson el que puso allí todos los fósiles que luego eran hallados durante las excavaciones? (Imagen procedente de http://www.nhm.ac.uk ) 

Además, la mandíbula estaba rota y no se podía determinar con completa certeza si pertenecía o no  a ese cráneo. Otro elemento que despertó suspicacias  fue que no se entregó los huesos originales para el estudio a los que los solicitaban , alegando que eran muy frágiles. Entre sus detractores se encontraba el zoólogo y botánico  estadounidense Gerrit Smith Miller (1869-1956) que trabajaba como conservador en el Museo Nacional de los Estados Unidos de Washington  y que en 1915 publicó un estudió sobre los moldes que le habían enviado del cráneo del Hombre de Piltdown   en el que exponía su conclusión de que el maxilar que habían  unido al cráneo no pertenecía a un ser humano sino a un simio y a la misma conclusión llegó el paleontólogo francés Macellin Boule (1861-1942) que también afirmaba que el maxilar pertenecía a un simio , probablemente  a un chimpancé,mientras que el cráneo si que sería humano. Los defensores del Hombre de Piltdown, en 1913 rechazaban con rotundidad estas teorías y consideraban a los otros especímenes de Homo, el Neanderthal , el Erectus y el Hildebergensis como  experimentos fallidos de la naturaleza, mientras que el Hombre de Piltdown era el correcto, por eso  tenía un cráneo  y una frente como el hombre actual. Al año siguiente, 1913,  Dawson  y Woodward fueron acompañados en una nueva campaña de excavación por el religioso francés Pierre Teilhard de Chardin (1881-1955) que además era paleontólogo y filósofo. El objetivo de esta campaña era encontrar un diente que se pudiera asociar a la mandíbula para demostrar su autenticidad. Imaginad lo que es tratar de hallar un diente , casi como buscar una aguja en un pajar, pero tuvieron éxito y fue el propio Chardin el que encontró ese diente . Ya en 1917 Woodward anunció en la Sociedad Geológica que presidía que a unos kilómetros del yacimiento original habían encontrado otro cráneo  con otro diente. Para entonces Dawson ya había fallecido, pues murió de una septicemia el 10 de agosto de 1916.

Una de las tiras cómicas, ésta publicada en el New York Herald Tribune el 5 de junio de 1938,   protagonizada por Peter Piltdown, un personaje inspirado por el Hombre de Piltdown , creado por el dibujante Mal Eaton . Puede considerarse un antecedente del célebre Pedro Picapiedra . Demuestra el impacto que tuvo en la sociedad el descubrimiento del Hombre de Piltdown , aunque años después se demostraría que nada era como se había dicho (Imagen procedente de http://boards.collectors-society.com )

Pero estos descubrimientos póstumos acabaron por convencer a muchos de los escépticos  y el Hombre de Piltdown pasó a ocupar su lugar en la línea de antecesores del ser humano.  Durante los siguientes cuarenta años el Museo de Historia Natural lo exhibiría con orgullo mientras era objeto de artículos y estudios e incluso fue protagonista en el mundo del cómic, pues se creó un personaje al que bautizaron con el nombre de Peter Piltdown. Pero ya en la década de los cuarenta,  se habían hecho nuevos descubrimientos de otros miembros de género Homo y ,curiosamente, todos coincidían en tener frentes estrechas y mandíbulas de hombre moderno, justo al revés que el Hombre de Piltdown. Los paleontólogos no podían evitar la pregunta de porqué aquel cráneo era distinto a todos los demás, como si fuera una rareza en el proceso de evolución. El geólogo, antropólogo y paleontólogo Kenneth Page Oakley (1911-1981) había creado un nuevo sistema de datación  más preciso para determinar la antigüedad de los huevos basado en el contenido de flúor, a más contenido de flúor mayor antigüedad, pero el cráneo de Piltdown  apenas tenía contenido en flúor, lo que significaba que al menos no llevaba mucho  tiempo enterrado en el lugar donde lo encontró Dawson cuarenta años antes.  Así que ya sabían que no era tan antiguo como suponían pero quedaba otro enigma por despejar ¿por qué era diferente a los demás cráneos hallados de otros homínidos en lo que se refiere a su mandíbula y la forma de su frente? El anatomista  Joseph Weiner y el primatólogo y paleoantropólogo Wilfrid Edward Le Gros Clark(1895-1971)   llegaron a la conclusión , después de analizar el cráneo , de que éste pertenecía a un homínido pero la mandíbula era de un gorila. Descubrieron también que los dientes habían sido limados  para que se parecieran más a los de un ser humano y no a los de un simio.

El fraude del hombre de Piltdown, cien años de un misterio sin resolver
"Discusión sobre el cráneo de Piltdown" del pintor John Cooke. Nadie había podido demostrar el fraude  de Piltdown hasta que Kenneth P. Oakley creó un nuevo sistema para datar la antigüedad de los huesos en función de su mayor o menor cantidad de flúor. Gracias a ello se demostró que el cráneo de Piltdown no tenía la antigüedad que se había dicho. Fue sólo la primera de las falsedades que descubrirían, que incluía el limado de los dientes para que parecieran humanos o el tintado de los huesos para que  tuvieran un aspecto antiguo (Imagen procedente de http://www.abc.es )

De esta forma , en 1953 presentaron estas conclusiones al Museo  de Historia Natural de Londres. El cráneo hallado por Dawson era falso, alguien había unido la mandíbula de un gorila a un cráneo humano , había tintado los huesos para que adquirieran una pátina amarillenta que los hiciera parecer más antiguos y limado los dientes con el mismo fin, incluido el célebre diente hallado en 1913 por Chardin . Era una falsificación pero no sólo era falso este cráneo sino todos los descubrimientos realizados por Dawson, hasta cuarenta fósiles falsos. En el documental del Canal Odisea que os incluyo  aparece recogida esta información de un noticiario de la época "El augusto Museo Británico de Historia Natural está agitado por el escándalo que rodea al Hombre de Piltdown.Uno de los cráneos  fósiles más famosos del mundo  ha sido declarado una falsificación parcial. Se suponía  que tenía medio millón  de años de antigüedad. Hoy conocemos la sorprendente noticia de que es una falsificación. El señor Piltdown ha sido declarado fraude. No es uno de nosotros. La mayor parte de él  pertenece a la raza simiesca de nuestra familia"  Bueno, ya sabemos que el cráneo era falso, pero ¿quién era el responsable de este engaño que se mantuvo durante cuatro década y que había hecho perder tantas horas y energías a científicos e investigadores que lo habían creído auténtico? Como si fueran una novela de Agatha Christie (1890-1976) . veamos la lista de principales sospechosos. El primero de ellos os puede resultar sorprendente, ya que se trata del célebre escritor Arthur Conan Doyle (1859-1930), al que todos conoceréis por ser el creador de las novelas de Sherlock Holmes.   Pues bien, entre las muchas aficiones de Doyle se encontraba la paleontología  y vivía apenas a once kilómetros de Piltdown., le gustaba buscar fósiles y pertenecía a la misma sociedad de arqueología a la que había pertenecido Charles Dawson. 

Aunque Arthur Conan Doyle, en la imagen sobre estas líneas,  podría tener razones para haber montado el fraude de Piltdown para vengarse de la humillación que había sufrido por parte de los científicos por su creencia en el espiritismo y sabemos que vivía apenas a 11 kilómetros de Piltdown y pasaba con frecuencia por allí , la fama de honestidad e integridad que siempre tuvo Doyle hace difícil pensar que pudiera ser el responsable de un engaño que hizo daño a muchos investigadores que dedicaron mucho tiempo y energía a estudiar un fraude . (Imagen procedente de http://blog.editorial-bruno.es )


¿Y qué?  os preguntaréis. Eso no quiere decir nada y además ¿qué motivo iba a tener Doyle para querer engañar a la comunidad científica? Bueno, quizás si tenía algún motivo. Doyle creía en el espiritismo, la capacidad de las médium para hablar con los muertos en el otro mundo y había tratado de presentar pruebas fotográficas para demostrar que las  apariciones eran reales, pero los científicos se burlaron de aquellas fotografías que les parecían burdos trucos fotográficos. Doyle se habría sentido humillado y esta era la forma de devolvérselo. Además, en una de sus obras más conocidas al margen de Sherlock Holmes , "El mundo perdido" , publicado precisamente en 1912, el mismo año en que Dawson encontró el cráneo,  Doyle  situada a sus protagonistas en una isla habitada por dinosaurios y hombres primitivos.Cuando se disponen a abandonar la isla quieren llevarse una prueba de que lo que han visto es real, y deciden llevarse un hueso  , pues temen que si hacen una foto la consideren luego una falfisificación. El protagonista principal, el profesor Challenger , dice entonces "Si sabes o que haces puedes falsificar un hueso con tanta facilidad como una fotografía" ¿Tal vez estaba dando una pista de lo que había hecho?  Pero , si lo hizo él ¿por qué no lo desveló? Si su objetivo era dar una lección a los científicos humillándolos ¿a qué se debe la razón de su silencio? Tal vez al estallido de la Primera Guerra Mundial  y a que Doyle estaba metido en aquel momento en política y no le habría parecido adecuado en ese momento revelar la verdad y después ya era demasiado tarde para decir nada. De todas formas esto no es más que una especulación , no hay ninguna prueba que lo incrimine y siempre tuvo fama de hombre honesto e íntegro , así que podemos descartarle. 

DOCUMENTAL "EL HOMBRE DE PILTDOWN"  AÑO 2003 

Documental realizado por la cadena británica BBC  sobre la historia que rodea al cráneo hallado en Piltdown y un análisis de los posibles sospechosos  






Otro sospechoso sería Arthur Smith Woodward , el conservador del Museo de Historia Natural de Londres, el hombre que ayudó en las excavaciones a Dawson y que luego manipuló en solitario el cráneo en el otoño de 1912 antes  de su presentación en público  además de ser un acérrimo defensor en todo momento de su autenticidad. ¿Cómo pudo un paleontólogo no darse cuenta de que lo que tenía entre manos era una falsificación? En una frase atribuida a Julio César (100-44 a. C) decía el político y general romano que "el hombre a menudo cree lo que quiere creer y no lo que es " ¿tal vez  a Woodward le cegó el deseo de que fuera  auténtico anulando su criterio científico? La verdad  es que si fue así este autoengaño se prolongó en el tiempo, porque durante veinte años  acudió a Piltdown a seguir las excavaciones pero ya no tendría ningún éxito más. Si él hubiera estado a tanto del engaño ¿para qué iba a seguir excavando? No tendría sentido, así que creo que también lo descartamos. Nos queda su descubridor Charles Dawson  del que ya sabemos que no sólo el cráneo sino el resto de sus descubrimientos de fósiles relacionados con Piltdown, más de cuarenta, son falsos . Además él siempre estuvo presente en todos los descubrimientos  y sin duda era el que más beneficio sacaba ya que era su descubridor , lo que le traería fama y prestigio entre los científicos, algo que anhelaba.Y después de su muerte en 1916 ya no se hizo ningún descubrimiento de importancia en Piltdown. Pero muchos consideran que no tenía unos conocimientos  técnicos tan avanzados como para lograr una falsificación tan buena, sobre todo en lo que se refiere al envejecimiento artificial de los huesos, por lo que creen que pudo haber contado con un cómplice y muy probablemente dentro del Museo de Historia Natural  y aquí entra el último sospecho en escena, otro conservador del museo llamado Martin Alister Campbell Hinton (1883-1961) que parece que además mantenía una disputa con Woodward ya que éste, que era su jefe,  le había negado tiempo antes un aumento de salario y unas vacaciones anticipadas y además le cambió como castigo de departamento. 

Martin Alister Campbell Hinton , junto con Charles Dawson ,el gran sospechoso del fraude de Piltdown, tal vez como venganza contra Woodward, que le había negado una subida de sueldo y unas vacaciones  . En el documental que os he incluido se dice de él que era un hombre extraño, con un carácter excéntrico y habituado a mentir y gastar bromas.  Parece seguro que él sabía que el cráneo de  Piltdown era falso ¿Sería él quien dejó el bate de cricket tallado para que supieran que todo era falso? Si fue así no sirvió de nada porque Woodward y Dawson lo dieron  por bueno y lo incluyeron entre los más de 40 fósiles hallados en Piltdown. ¿Quién se tomó la molestia de preparar tantos fósiles falsos además de incluir fósiles reales de animales para darles mayor credibilidad? Tal vez necesitaríamos de nuevo a Arthur Conan Doyle para que nos dejara a Sherlock Holmes por un rato (Imagen procedente de  http://home.yowieocalypse.com ) 


No habría salido su nombre a colación si en 1975 no hubiera aparecido en un desván del Museo un baúl que tenía grabadas las iniciales de Hinton . Entre su contenido  había, además de muchos papeles,  una caja que contenía huesos teñidos y cortados para ver hasta donde había penetrado el tinte y además también se hallaron productos químicos  que luego se comprobaría que eran los mismos que fueron empleados para  tintar los del cráneo de Piltdown.  Se conocía también que Hinton, que tenía fama de hombre un tanto excéntrico y que gustaba de las bromas , había manifestado su rechazo de la autenticidad del cráneo de Piltdown e incluso había escrito una carta al zoólogo y botánico  estadounidense Gerrit Smith Miller felicitándole por su estudio en el que llegaba a la conclusión de que Piltdown era falso "Enhorabuena - escribía Hinton- ha destrozado el mito del Hombre de Piltdown" Si tenía cuentas pendientes con Woodward ¿tal vez quiso arruinar su reputación?¿fue un cómplice de Dawson?¿o quizás era todo una gigantesca broma qué nunca se aclaró? Porque en 1915 Woodward y Dawson encontraron un objeto muy extraño y que mirado detenidamente era ni más ni menos  que un tosco bate de cricket, el deporte nacional británico, que había sido tallado con un cuchillo. ¿El hombre de Piltdown jugando al cricket? Muy apropiado, es cierto, para el primer hombre inglés, pero totalmente absurdo. Además ni siquiera estaba enterrado sino que lo hallaron  entre las ramas de un arbusto. ¿Intento así el bromista tratar  de que se dieran cuenta de que era una broma? ¿son dos culpables y no uno sólo? ¿Charles Dawson y Martin Hinton?  Sin duda son los dos principales sospechosos pero al no ser que hoy se encuentre una nota escondida en un cajón confesando la autoría, nunca tendremos la certeza de lo que sucedió y quién fue el responsable o responsables. El cráneo del Hombre de Piltdown sigue riéndose de nosotros, el protagonista del mayor fraude en la historia de la ciencia . Decía el escritor español Santiago Rusiñol (1861-1931) que "Engañar a los hombres de uno en uno es bastante más difícil que engañarlos de mil en mil" EL autor o autores del fraude lograron engañar a millones durante cuatro décadas y se llevaron su secreto a la tumba. 


El Mentidero de Mielost en Facebook :
Famosos