martes, 7 de octubre de 2014

LA INDIFERENCIA NO ES LA RESPUESTA

El  pasado 12 de agosto de este año ,después de conocer la muerte del misionero español  Miguel Pajares de la Orden de San Juan de Dios, un hombre que había dedicado su vida a ayudar a los más desfavorecidos en el continente africano y que  se contagió del virus Ébola mientras trabajaba en el hospital de Saint Joseph en la capital liberiana, Monrovia. escribí, "la extensión del Ébola es un fracaso de todos nosotros  por habernos olvidado una vez más de estos países pobres , pienso que se habrían salvado vidas y se habría limitado su expansión  de haber reaccionado hace tres meses , pero han sido los casos de  los estadounidenses o el misionero español lo que ha traído el tema a las portadas de periódicos y a los titulares de los informativos y al ciudadano a leer las noticias sobre el virus. Ya no tiene remedio y ahora sólo queda esperar que los esfuerzos combinados y los recursos puestos a disposición de la lucha contra la enfermedad contengan lo antes posible el virus no en Occidente, donde el riesgo es pequeño, sino en estos países donde hay centenares de infectados y casi un millar de muertos.  Y ojalá en una próxima ocasión no se pase página como si nada cuando se habla de una enfermedad en algún país pobre de África o Asia. Todos somos humanos, todos vamos ea el mismo barco, y si está en nuestras manos y tenemos los medios para ayudar, hagamoslo, no esperemos a que nos afecte directamente. Y concluía aquel artículo con las palabras de Begoña, prima del misionero español fallecido que se lamentaba "No es justo, aquella gente no puede morir así.¡Qué los saquen de allí cuanto antes! Los que vivimos como ricos, ¿qué somos, animales?" Casi dos meses después de aquello de nuevo vuelvo a escribir sobre el ébola sin que hayamos logrado ningún progreso en lo que a cortar la expansión del virus en África Occidental se refiere. 

Personal sanitario limpiando la vivienda de Thomas Eric Ducan, el primer hombre que ha desarrollado la enfermedad en Estados Unidos aunque se contagió en Liberia . Duncan había viajado desde Liberia el 20 de septiembre para regresar a su casa en Dallas (Texas) Cuatro días después, el 24 de septiembre, tuvo los primeros síntomas de la enfermedad, el 26 fue por primera vez al hospital donde le devolvieron a su casa tras recetarle unos antibióticos y sólo el 28 de septiembre , cuando volvió al hospital , le internaron al descubrir que padecía ébola.¿Qué método se utiliza para detectar un posible caso de contagio o al menos de riesgo? Pues en el aeropuerto entregan a los pasajeros  un impreso con preguntas como si has cuidado o tocado el cuerpo de alguien que hubiera muerto en la zona afectada por la epidemia , si lo has hecho no viajas y quedas bajo observación, pero para ello hay que contar con la sinceridad y la responsabilidad de todo el mundo y Thomas prefirió mentir y respondió que no cuando en realidad si había estado en contacto con enfermos de ébola. Cuando ya estaba en Estados Unidos en el hospital volvió a mentir negando a los médicos que hubiera estado en contacto con el virus. Estos le creyeron y le devolvieron a su casa recetándole unos antibióticos. Ahora él se encuentra en estado crítico, diez personas en cuarentena y un centenar bajo observación . Por eso , cuando se habla de medidas de seguridad hay que recordar que en todo sistema interviene el caos, es decir, lo imprevisible, lo inesperado, y el factor humano , en este caso la mentira de una persona, siempre es un elemento de incertidumbre que hace imposible que ningún sistema de control sea completamente seguro (Imagen procedente de http://www.nydailynews.com


El primero de los artículos sobre el virus lo escribí el 1 de abril , cuando llegaban a Europa las primeras noticias sobre el desarrollo de un brote del ébola que ya las organizaciones médicas advertían que era de una virulencia mayor de lo habitual en este virus detectado por primera vez en 1976. Recogía entonces las palabras de Mariano Lugli, coordinador de los  miembros de Médicos Sin Fronteras que habían viajado a Conakry, la capital de Guinea donde se estaba produciendo entonces un mayor número de casos   ,que advertía  en una entrevista que "Afrontamos una epidemia de una magnitud nunca vista antes en términos de distribución de casos en el país. La vasta propagación del brote es preocupante". Los casos  se contaban todavía por decenas pero lo que inquietaba a las organizaciones sanitarias es que si hasta entonces lo habitual había sido que el virus se concentrara en un solo lugar lo que facilitaba su aislamiento y control , ahora aparecían casos distribuidos en un territorio muy amplio que afectaba a tres naciones de África Occidental Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona. Durante los meses siguientes el numero de afectados fue creciendo pero sólo de vez en cuando se hacía referencia a la epidemia en los medios informativos. Antes de seguir adelante os dejo el enlace de los dos artículos escritos sobre el ébola donde recogía la información médica sobre la historia del virus y su evolución durante la actual epidemia, ya que escribirlo de nuevo no sería más que repetirme y advirtiendo siempre que lo que escribo no puede reemplazar a la información de los profesionales de la sanidad y los científicos que son las voces autorizadas que tenemos siempre que escuchar.
Bombas biológicas: los virus Ébola y Marburgo
Cartas desde Monrovia :Miseria y heroísmo frente al virus Ébola   


El ministro de Salud cubano, Roberto Morales, anunció el envío de 165 trabajadores de salud a África, acompañado de la directora de la OMS (Reuters).
La directora general de la Organización Mundial de la Salud, Margaret Chan,  junto al ministro de Sanidad cubano, Roberto Morales Ojeda . Este país ha enviado  165 médicos a África Occidental para colaborar en la lucha contra el ébola que se unen a los tres millares de médicos militares estadounidenses.  La directora de la OMS en Europa, Zsuzsanna Jakab, al comentar el caso que se acaba de producir en España, ha admitido "Es bastante inevitable  que incidente así sucedan en el futuro por el extenso tráfico de Europa a los países afectados y en sentido contrario"  Aún así hay que tener en cuenta que no se transmite por el aire lo que limita mucho su capacidad de transmisión  por lo que el cumplimiento de los protocolos  de seguridad y las cuarentenas son lo bastante efectivos para limitar el contagio, sobre todo en Europa con un sistema sanitario avanzado,  pero por eso mismo hay que poner esos medios al servicio de los países africanos que  carecen de ellos para detener la expansión del virus. Como dice  el médico español especialista en infecciones de la Clínica Universidad de Navarra, José Luis del Pozo , "Si no se controla en África, la epidemia no se detendrá" El campo de batalla contra el virus se encuentra en África Occidental  y desde hace meses tendrían que haberse establecido allí hospitales de campaña con todos los medios preciosos para atender a los enfermos y probablemente ya estaría la epidemia controlada, sin embargo no ha sido hasta ahora cuando se esta´, y muy despacio, tomando algunas medidas para ayudarles de forma efectiva y no con palabras (Imagen procedente de  http://mexico.cnn.com )
Hubo que esperar al mes de agosto cuando coincidieron los casos del misionero español Miguel Pajares , del doctor estadounidense Kent Brantly y de la enfermera también estadounidense Nancy Writebol, para que Occidente volviera de nuevo su atención sobre África Occidental. El misionero español , de setenta y cinco años de edad , falleció el 12 de agosto, cinco días después de su llegada a España  , mientras que Kent Brantly y Nancy Writebol lograban salvar su vida gracias a la aplicación de una terapia  experimental  que no ha sido empleada hasta ahora con humanos aunque si con macacos con el resultado de que si se les aplicaba esa terapia una hora después de contraer la infección los macacos sobrevivían, si se aplicaba cuarenta y ocho horas después sobrevivían dos tercios de los monos . Llamada ZMapp , no estaba lista todavía para poder emplearse de forma masiva. También fue utilizada con Miguel Pajares pero su avanzada edad y los días que habían transcurrido desde la infección no le permitieron salvarse  En aquel momento la OMS (siglas de Organización Mundial de la Salud) ofrecía ya un balance de 961 victimas . La situación no había hecho más que empeorar desde el mes de abril, seguía faltando lo indispensable para enfrentarse a la enfermedad   y el propio Miguel Pajares lo expresaba en una de sus cartas dirigida a su hermana antes de caer enfermo  " Os parecerá mentira, pero nos falta lo más elemental para prevención: guantes, vestidos aislantes , máscaras desinfectantes etc. El mismo problema lo está sufriendo  otro hospital de Sierra Leona, la campaña es común." A continuación recogí las palabras que el 7 de agosto pronunció  la directora general de la Organización Mundial de la Salud, Margaret Chan,  cuando hacía esta  petición de ayuda "Pedimos a países, ONGs o universidades enviar especialistas y recursos para combatir la epidemia " y señalaba donde había que combatir la enfermedad ,en los países africanos donde se había extendido "Los países afectados -declaraba Margaret Chang- no tienen la capacidad para enfrentarse a un brote de esta complejidad por sí solos. Nuestra seguridad sanitaria colectiva depende de apoyarnos a contenerlo" 

Después de leer aquellas informaciones me pregunté "¿hacía falta llegar a esto  para movilizar los recursos sanitarios a nivel internacional?¿no se pudo hacer ya en abril cuando eran tres los países afectados?¿o en mayo cuando los números de afectados comenzaron a crece? ¿hemos tenido que esperar a los primeros contagios a ciudadanos occidentales para preocuparnos de verdad por lo que estaba pasando allí?¿Por qué se ha dejado pasar abril, mayo, junio y julio sin enviar allí equipos médicos especializados,  con material adecuado para poder contener la epidemia?" Eso fue el 11 de agosto . Hoy es 7 de octubre y ayer España se convirtió en protagonista de los medios de información de gran parte del mundo porque se anunció  el primer caso de ébola cuyo contagio se ha producido fuera del continente africano, el de una auxiliar de enfermería que había estado entre el personal que había atendido a los misioneros Miguel Pajares y al también misionero Manuel García Viejo de setenta años de edad , que al igual que Miguel Pajares había sido trasladado en avión, en su caso desde Sierra Leona, el 22 de septiembre para fallecer tres días después en el hospital Carlos III de Madrid donde fueron atendidos los dos misioneros. Desde el momento en que se ha dado a conocer la noticia se han sucedido los debates en todos los medios de comunicación sobre las causas que han podido provocar este contagio que se consideraba casi imposible por los protocolos de seguridad adoptados para atender a este tipo de enfermos. Ya cuando fueron repatriados los dos misioneros hubo una encendida discusión sobre los riesgos  de estos viajes y sobre si España estaba debidamente preparada para atender a un enfermo de ébola. 

Ébola
Los misioneros españoles Miguel Pajares (derecha) y Manuel García Viejo (izquierda) Ambos fueron repatriados a España ya con la enfermedad en un estado avanzado y nada se pudo hacer una vez aquí para salvarles la vida. Hasta el momento son los dos únicos occidentales que han perdido la vida  durante esta epidemia de ébola, Miguel Pajares en Liberia y Manuel García Viejo en Sierra Leona. Los misioneros como ellos y los miembros de ONGs como Médicos Sin Fronteras son los que han ocupado la primera línea de la lucha contra  el ébola en países que no tienen apenas recursos para hacerlo y además se encuentran con obstáculos como el rechazo en muchas aldeas a sus visitas porque no quieren ser señaladas por el resto de miembros de su pueblo lo que llevaría a su completa marginación e incluso la expulsión de la comunidad,. A todo ello hay que añadir la dificultad de tomar la temperatura a centenares de personas, aislar a los sospechosos de haberse contagiado, averiguar las personas que estuvieron en contacto con ellos y buscarlas para tenerlas controladas . Algo que es fácil si son pocas personas pero casi imposible si no se dispone de la tecnología y , sobre todo, del número de médicos adecuado, cuando  los casos se cuentan por  casi un centenar al día     (Imagen procedente de  http://www.elmundo.es)

Es evidente que hubo un fallo en alguno de los elementos de aislamiento de los fluidos del paciente, ya fuera orina, sangre, sudor o excrementos, pues como explicaba Stephan Monroe, director adjunto del Centro Nacional de Enfermedades Zoonóticas , Emergentes e Infecciosas del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos , "El virus del ébola se propaga a través del contacto directo con la sangre, secreciones u otros fluidos corporales de personas enfermas y del contacto indirecto, por ejemplo con agujas y otras cosas que puedan estar contaminadas con estos fluidos" pero no por la tos o los estornudos por ejemplo, ya que el ébola no es capaz de propagarse por el aire, lo que limita su capacidad de infección. No voy a entrar en lo que ha podido fallar, porque se está investigando y lo que dijera no sería más que una elucubración sin disponer de los datos necesarios para que esa opinión estuviera bien fundamentada, aunque las informaciones que se están difundiendo inducen a pensar que las medidas adoptadas no fueron del todo correctas ni el personal que atendió a los dos misioneros fue preparado adecuadamente, pero habrá que esperar a las informaciones de los próximos días. Pero si quiero referirme a la reacción que se está produciendo por este caso en todos los medios informativos , donde no se deja de hablar de ello , buscando responsabilidades  en comparación con la  casi indiferencia con la que la comunidad internacional ha tratado este tema durante meses  . Cuando escribí mi primer artículo en abril sobre la epidemia de ébola ya vimos que Médicos Sin Fronteras manifestaba su alarma por la extensión de la epidemia, pero apenas tuvo eco más allá de algunas referencias en las noticias. Aquello estaba muy  lejos de nosotros.

En agosto acabamos de  ver que casi había mil fallecidos pero sólo la llegada de los misioneros a España o del doctor y la misionera estadounidense a Estados Unidos enfermos de ébola  trajeron de nuevo al virus  al primer plano de actualidad para quedar luego relegado de nuevo al olvido informativo. El 7 de agosto la OMS declaraba la Emergencia de Salud Pública de Nivel Internacional y  hacía un llamamiento para la ayuda de todos los países para controlar la expansión del virus que en ese momento había causado 961 muertos y un total de 1779 afectados, pero cinco semanas después,  el 14 de septiembre, este número había crecido hasta los 4507 casos , y a día de hoy, 7 de octubre, los casos registrados habían ascendido a 7470 y el número de fallecidos es de 3431 personas. El pasado 4 de octubre se registraron en Sierra Leona la muerte de 121 personas exclusivamente en ese día. Dos semanas antes, en un artículo de la publicación médica  New England Journal of Medicine  de la que se hacía eco la OMS en su página oficial, y en la que habían participado expertos de la propia OMS y del Imperial College de Londres se señalaba que "si las medidas de control del virus del Ébola en África Occidental no se intensifican rápidamente, las cifras seguirán aumentando exponencialmente y a principios de noviembre se habrán infectado más de veinte mil personas" En este estudio se indicaba también que aunque la primera notificación oficial  del virus  a la OMS fue realizada el 23 de marzo de 2014, el brote epidémico se remontaba en realidad a diciembre de 2013 en las zonas boscosas de Guinea Conakry que luego se extendió a Liberia y Sierra Leona. Señala el informe que esa rápida expansión no se debía tanto al virus en sí mismo como a la falta de medios de estas naciones para contenerlo "Deducimos -dice el informe- que la epidemia actual tiene una envergadura excepcional, no principalmente a causa de las características biológicas del virus,  sino a las características de las poblaciones afectadas, el estado de los sistemas de salud y la insuficiencia de las medidas de control para detener la propagación de la infección" 

Aunque ya incluí las causas y síntomas del Ébola en  los dos artículos anteriores, creo que es oportuno recordarlo. Sobre la capacidad de contagio  esta no se produce por el aire sino sólo a través de la sangre y otras secreciones corporales. Al respecto en la página de la OMS se explica que "Los pacientes son contagiosos mientras el virus esté presente en la sangre y las secreciones. El virus del Ébola se ha aislado en el semen hasta 61 días después de la aparición de la enfermedad en un caso de infección contraída en el laboratorio" Uno de los problemas para su detección es que el periodo  de incubación desde el momento en que se produce la infección hasta la manifestación de los síntomas oscila de dos a veintiún días , lo que puede llegar a dificultar la eficacia de los controles a pasajeros. En cuanto al origen del contagio  según la OMS  se  produce por"Contacto estrecho con órganos, sangre, secreciones  y otros líquidos corporales  de animales infectados. En África se han documentado casos de infección asociados a la manipulación de chimpancés, gorilas, murciélagos , monos, antílopes y puercoespines infectados  que se habían encontrado muertos o enfermos en la selva " Veis que en el esquema pone que la muerte se produce en el 90% de los casos pero realmente no es así, dependen de la cepa del virus y la mortalidad puede oscilar  entre un 20% y el 90%     (Imagen procedente de http://mexico.cnn.com )

La conclusión del informe era que de no hacer algo inmediatamente la expansión del virus iba a acelerarse irremediablemente "Las previsiones parecen indicar que, si no se incrementan rápidamente las medidas de control - como la mejora del rastreo de contactos, el aislamiento adecuado de los casos, la mejora de la calidad de la atención y de la capacidad de gestión clínica de los casos, una mayor implicación de las comunidades y la prestación de apoyo por los asociados internacionales - estos tres países pronto notificarán miles de casos y muertes cada semana" La directora general de la OMS, Margaret Chang hacía un llamamiento el doce de septiembre del apoyo internacional con el envío de especialistas "Si vamos a ir a la guerra con el ébola - decía Chang - necesitamos los recursos para pelear . Todavía necesitamos entre 500 y 600 doctores del exterior y al menos mil o más trabajadores sanitarios" y señalaba que había "escasez de casi todo, incluyendo equipos de protección personal, suministros médicos básicos y bolsas para cadáveres" una queja que dos meses antes ya había realizado, como hemos visto, el misionero fallecido español Miguel Pajares. Concluía Chang diciendo que "lo que más necesitamos es gente. La gente adecuada , los especialistas apropiados que además estén entrenados adecuadamente y que sepan como protegerse" También solicitó a los miembros de la Organización Mundial de la Salud la aportación de mil millones de dólares "para ir por delante del virus y no por detrás" Pero como suele suceder no ha habido una  respuesta rápida de la comunidad internacional, ni para reunir el dinero, del que todavía no se dispone, ni el personal necesario y sólo dos naciones, Estados Unidos  que ha enviado tres mil médicos militares, y Cuba, que a su vez ha enviado ciento sesenta y cinco doctores, han respondido a la llamada, como si la amenaza no fuera global y pudiera afectar a todos. Y aunque no fuera así, aunque estuviéramos completamente a salvo ¿que hay de la solidaridad con naciones pobres, con un sistema sanitario casi inexistente y sin recursos para hacer frente a la epidemia?¿Se les dejaría morir? Se que pueden parecer palabras demagógicas pero esa es la impresión que deja la falta de respuesta internacional  durante tantos meses.  

Fotografía de las personas que atendieron en el Hospital Carlos III a los dos misioneros españoles con los trajes de aislamiento para evitar el contagio. El periodista Alberto Rojas publicaba en el periódico español  "El Mundo", un reportaje explicando lo que se siente llevando uno de ellos.Él lo ha hecho en Guinea Conakry con un equipo de la Cruz Roja ya que Médico Sin Fronteras no se lo permitió pues "El riesgo aunque se vaya vestido con el equipo , es muy alto". Según narra Alberto Rojas, el traje costa de doce partes  o piezas y la mayoría de ellas deben ser incineradas después de su uso, excepto guantes y botas que son sumergidas en cloro y después lavadas en profundidad. No es sencillo ponérselo, puede llevar hasta 20 minutos , y aún es más delicado quitárselo, lo que puede suponer otros cuarenta minutos y siempre bajo la mirada de otro miembro del equipo. Es la parte más peligrosa ya que el traje puede estar contaminado  por restos de sangre, vómitos, orina o cualquier otro fluido de la persona enferma . Un erro en esta operación puede significar el contagio del virus, por eso el jefe del equipo en el que estaba Rojas le explicaba "No te pongas nervioso. Relájate. El miedo es tu peor enemigo. No toques nada y todo irá bien" Para quitarse el traje se hace prenda a prenda y después de quitarse cada una de ellas hay que lavarse las manos con cloro. Gracias a este protocolo los miembros de Médicos Sin Fronteras han logrado evitar los contagios masivos que se han producido entre el personal médico de los países afectados, que al no tener medios adecuados de aislamiento, han tenido cifras de contagio muy elevadas. A pesar de ello, tampoco es un método infalible y el riesgo siempre está presente (Imagen procedente de http://www.abc.es ) 

Hace apenas cuatro días cuando escribo esto, el 2 de octubre, el director de la organización Save the Children , Rob MacGillivray, advertía que "el ébola se está expandiendo por Sierra Leona a un ritmo aterrador, y el número de nuevos casos se duplica cada pocas semanas. A este ritmo, 10 personas serán infectadas cada hora en el país antes de finales de octubre" y concluía que "Nos enfrentamos al panorama aterrador de una epidemia que se extiende como la pólvora por Sierra Leona. Los niños, más que nadie , están muriendo en casa de forma dolorosa e indigna" Esto es lo que se está viviendo ahora mismo en África Occidental ante la parálisis de la comunidad internacional que sólo ahora, más de medio año después de las primeras evidencias de una epidemia de ébola , comienza a moverse. ¿Sólo nos da miedo cuando hay un caso en nuestro país, o en el resto de Europa o en Estados Unidos  y no cuando hay miles en África Occidental? Si se hubiera actuado en abril, en mayo o en junio probablemente podría haberse detenido la expansión del virus como ya ha sucedido en otras ocasiones , pero nadie en ese tiempo ha puesto el dinero y los medios necesarios, observándolo con la falsa seguridad que da la distancia sin advertir que los virus no entienden de fronteras. Lo mismo sucede con los muchos problemas en forma de hambrunas, sequías, pobreza y guerra que afectan a tantos millones de personas en el continente africano  que sólo nos inquietan si nos afectan directamente, olvidando que lo que hace fuerte a la humanidad es la solidaridad y , si lo queremos ver de otra forma, también el egoísmo, porque lo que afecta a uno al final puede afectar a todos. 

Imagen del traslado de la auxiliar de enfermería española Teresa Romero al hospital Carlos III de Madrid que ha sido el detonante que ha puesto al ébola en los titulares de todos los medios informativos no sólo de España sino en la comunidad internacional.  Según la página web de la OMS "sólo en la  semana que finalizó el 14 de septiembre se notificaron casi mil casos nuevos.Si la actual tasa de aumento continúa , cada semana se registrarán 2500 casos y 5000 casos dentro de tan sólo cuatro semanas. Los países afectados podrían registrar más de 10.000 casos semanales a mediados de noviembre." Pero también es importante saber que esto no es un escenario inevitable , y vuelvo al texto de la OMS, "si aplicamos sin demora medidas de control de eficacia probada. Si bien el contacto físico con los líquidos corporales  de los pacientes de ébola conlleva un elevado riesgo de infección, el virus no se propaga rápidamente por comunidades enteras. Al igual que en brotes anteriores, en esta epidemia se podría detener con un diagnóstico precoz, el rastreo de contactos, el aislamiento de los pacientes , el control de la infección e inhumaciones seguras" Y pone como ejemplo Nigeria y Senegal  "que aplicaron las medidas indicadas tras informarse de los primeros casos y ahora los dos países han conseguido buenas perspectivas de éxito" Una vez más la clave es dotar a estos países de los medios necesarios para que puedan implementar todo el procedimiento de control, aislamiento y tratamiento. (Imagen procedente de http://qleer.es ) 
En España ahora se piden responsabilidades por el contagio de una persona, pero creo que además de investigar las causas de ese contagio también tenemos que preguntarnos a nosotros mismos la responsabilidad que nos corresponde por el avance descontrolado del virus en Sierra Leona (623 muertos y 2437 casos), Liberia (2069 muertos y 3834 casos) y Guinea Conakry (739 muertos y 1199 casos) , un avance que se ha producido ante la indiferencia general con excepción de los llamamientos de la OMS y el trabajo de algunas organizaciones no gubernamentales como Médicos Sin Fronteras y los misioneros y médicos desplazados allí o que residen en estas naciones y que continúan junto a ellos , ayudando sobre el terreno aún a riesgo de sus propias vidas. Como escribe el periodista español Alberto Rojas en el periódico "El Mundo" ,que ha estado en Guina Conakry y ha visitado la llamada "ciudad del ébola" construida por Médico Sin Fronteras para atender a los enfermos y posibles contagiados del ébola "El tiempo juega a favor del virus . Su avance sólo puede detenerse con una legión de médicos, hospitales de campaña y toneladas de equipos especializados. Sin eso, los doctores locales  sin guantes ni mascarillas , acaban infectados  , como los familiares que cuidan a los enfermos y como el taxista que acepta llevar a un vecino al hospital" 

 Escribe el periodista estadounidense James Carroll (1943) "Nos escondemos en la fría indiferencia del sufrimiento innecesario de otros , incluso cuando nosotros lo causamos" En este caso no lo estamos causando directamente , es la enfermedad la que origina ese sufrimiento, pero si lo provocamos de forma  indirecta durante todos estos meses por la inacción e indiferencia de la comunidad  internacional que sólo ahora parece prestar oídos a las llamadas de auxilio de la OMS, de las ONGs  y de los países afectados. Creo que siempre ha sido en África Occidental donde había que luchar para detener el virus, pero sólo ahora, cuando se ha producido el primer contagio fuera de África, parece que nos damos cuenta de ello. Hay un refrán español que dice "Más vale tarde que nunca" y si de verdad ahora ayudamos a estas naciones a combatir el virus será mejor que no haberlo hecho nunca, pero ya es tarde para las 3431 personas fallecidas. Si tenemos una lección que aprender creo que es esta, la indiferencia nunca es la respuesta. Quiero cerrar este artículo con las palabras de la OMS sobre la epidemia y la enseñanza que nos deja "En estos momentos , los científicos y epidemiólogos saben lo suficiente para poder emitir una advertencia clara. El riesgo de futuros brotes de ébola persistirá  mientras la pobreza generalizada obligue a un elevado numero de personas, que dependen de la carne de caza para su misma supervivencia física y económica, a adentrarse cada vez más para cazar en las selvas degradas y en regresión rápida de la región" Como casi todos los problemas que padece África , una de las claves del éxito del virus está en la pobreza de esas naciones, otro virus contra el que hay que luchar ¿habrá voluntad decidida de hacerlo alguna vez? De momento esperemos que si la haya para luchar contra el ébola , ayudar a estas naciones con hombres, dinero y medios, y evitar los escenarios más pesimistas , logrando  detenerlo como parece haberse logrado en Nigeria y Senegal.

El Mentidero de Mielost en Facebook :
Famosos