martes, 5 de agosto de 2014

LOS ÁNGELES DE LEAKEY: DIAN FOSSEY Y LOS GORILAS DE MONTAÑA (PRIMERA PARTE)

"Sus ojos empezaron a mirar fieros al fuego mientras nos quedábamos inmóviles , a la defensiva, y la cresta de pelo ralo de su frente empezó a temblar arriba y abajo , mientras nos enseñaba sus potentes mandíbulas y nos lanzaba un rugido atronador. Eso me recordó a una criatura demoníaca, un ser de un orden horrible, mitad hombre, mitad bestia. Cuando comenzó otro de sus rugidos , golpeándose el pecho con furia, disparamos y lo matamos" Paul Belloni du Chaillou (hacia 1835-1903) "El bosque impenetrable de Buindi, en la frontera con Ruanda, Burundi y el Congo, es una mancha verde de vegetación tropical que cubre unos quinientos sesenta kilómetros  cuadrados. En otro tiempo, toda la cintura del continente africano estuvo cubierta de bosques  como éste, pero la acción del hombre ha ido reduciéndola a un limitado espacio que , año tras año, es cada vez menor. Su altura sobrepasa los dos mil metros sobre el nivel del mar, el aire es allí fresco y las noches son frías  bajo el cielo limpio y poblado de estrellas . Son el hábitat de un animal extraordinario: el gorila de alta montaña. Antes de internarnos en la selva, el jefe de los rangers nos dio las oportunas instrucciones para el caso de que lográsemos encontrarnos  con la familia de gorilas. Lo normal era que el gran macho espalda plateada, asomara ante los intrusos para intimidarnos con toda clase de rugidos, puñetazos contra su pecho  y exhibición de sus poderosos colmillos. Lo oportuno , llegado el caso, era agacharse ante él, inclinarse como un siervo, tomar unas hojas y hacer como si las comiésemos, no mirarle nunca a los ojos y no levantarse delante del animal. Al gorila , según parece, le basta con eso, con hacer sentir su poder. En el fondo es un tremendo ingenuo y nadie le ha enseñado que debería matar a los hombres  nada más verlos, para bien de su especie" Javier Reverte (1944)

El explorador Paul Belloni du Chaillou  con  la ropa que utilizaba en sus exploraciones africanas. No se conoce con certeza ni su lugar de nacimiento ni la fecha, aunque se cree que fue en la francesa isla de  Reunión , en el Océano Indico, al este de Madagascar. Vivió la mayor parte de su vida en Estados Unidos y cuando era  todavía un niño acompañaría a su padre a un viaje por la costa occidental de África donde trabajaba como representante comercial de una empresa . Se estableció con su padre en Gabón  estudiando con los misioneros franceses que le enseñaron a amar aquellas tierras, a sus habitantes y a la exuberante naturaleza que les rodeaba. Además de la expedición de 1861 donde tuvo el primer contacto con un gorila,  otra expedición en 1863 le llevaría a confirmar la existencia de los pigmeos. Los libros sobre estas expediciones tuvieron un gran éxito y aún no había terminado sus aventuras porque entre 1871 y 1875 se dedicaría a recorrer el norte de Escandinavia, desde Noruega a Finlandia sobre el que publicaría en 1881 un libro titulado "La tierra del sol de medianoche" (Imagen procedente de http://www.speleo.fr/DuChaillu/article.html )

El primer texto procede del libro "Exploraciones y aventuras en el África Ecuatorial" escrito por el naturalista, antropólogo y explorador franco estadounidense  Paul Belloni du Chaillou. En la segunda mitad de la década de los cincuenta del siglo XIX había sido enviado por la Academia de Ciencias Naturales de Filadelfia a una expedición de exploración en el continente africano. Era la época de los grandes nombres de la exploración, desde el doctor y misionero escocés  David Livingstone (1813-1873), descubridor de las cataratas Victoria y explorador del curso del río Zambeze, hasta Richard Francis Burton (1821-1890) y John Hunning Speak (1827-1864) que buscaban incansables las fuentes del Nilo que finalmente encontraría Speak en las aguas del Lago Victoria. Chaillou centró su exploración en las costas de África Occidental, y en 1861 se convirtió en el primer occidental en confirmar la existencia  de los gorilas y el relato con el que iniciaba este artículo era la descripción del primer encuentro con aquel animal del que antes sólo se tenía constancia por un antiguo relato de un navegante y explorador cartaginés al que tal vez Chaillou seguía los pasos , Hannón el Navegante. Hannón habría vivido hacia el siglo VI a. C , aunque todo lo que se refiere a su vida y las fechas de sus viajes está rodeado por la incertidumbre y el debate de los historiadores . Unos consideran que el viaje habría sido realizado entre el 510 a. C y el 470 a. C  y otros trasladan la fecha hasta mediados del siglo IV a.C   e incluso hay historiadores que ponen en duda que este viaje se realizara  y lo consideran como un relato mítico similar al escrito por Homero en "La Odisea" Sin embargo , hay datos en el "Periplo de Hannón" la crónica que recoge su viaje,  que podría indicar que efectivamente fue llevado a cabo por el cartaginés, y entre esas informaciones destaca una que esta conectada con nuestra historia, la referente a las "mujeres velludas" que bien podría hacer referencia al primer contacto de un ser humano con los Gorilas de las Llanuras. 

Itinerario que habría seguido el cartaginés Hannón el Navegante en su viaje por la costa occidental africana . Aunque los historiadores  siguen debatiendo sobre su existencia y el alcance real de su exploración muchas descripciones del viaje hacen pensar que tuvo lugar y que habría llegado hasta la costa de la actual Guinea Ecuatorial hacia el siglo VI o V a. C y sería allí, al final de su viaje donde contactó con las mujeres velludas que probablemente serían gorilas occidentales de las tierras bajas. Nadie llegaría hasta allí hasta que los navegantes portugueses recorrieron estas aguas  en el siglo XV  (Imagen procedente de  http://anabasis-historica.blogspot.com.es )


Plinio el Viejo (23-79 d.C), uno de los hombres de ciencia más importantes en la historia de la Antigua Roma, consideraba que el relato de Hannón el Navegante era cierto y si así fuera el siguiente texto incluido en el Periplo de Hannón es la crónica de aquel primer encuentro con nuestros protagonistas. Así describía Hannón a lo que él llamaba mujeres velludas  " En su interior había una isla semejante a la primera, tenía un lago y en él había otra isla llena de salvajes. Las hembras, que tenían el cuerpo peluda y a las que los interpretes denominaban gorilas, eran mucho más numerosas. Pues bien, pese a perseguirlos, no conseguimos apresar machos, todos huían aprovechando su facilidad para la escalada y se defendían con lo que tenían a mano; en cambio nos apoderamos de tres hembras , que se dedicaron a morder y arañar a sus captores ya que se resistían a seguirlos; así que las matamos y las desollamos , transportando sus pieles a Cartago. Lo cierto es que ya no seguimos nuestro periplo dado que nos faltaron las provisiones"  De esta forma vemos como los primeros encuentros entre el hombre y los gorilas, si es que las mujeres velludas de Hannón eran gorilas, tuvieron el mismo desenlace, la muerte del gorila , aquel "ser de un orden horrible, mitad hombre, mitad bestia." en palabras de Chaillou. El otro fragmento con el que abría el artículo era del escritor español Javier Reverte  contenido en su libro "El sueño de África" publicado en 1996 y donde apreciamos una mirada completamente diferente sobre el gorila, ya no se trata de "la mujer velluda" de Hannon, ni del ser terrible de Chaillou, sino de "un animal extraordinario" y "un tremendo ingenuo al que nadie le ha enseñado que debería matar  a los hombres nada más verlos, para bien de su especie"

Dibujo que representa aquel primer encuentro entre un gorila y el hombre blanco, el explorador Paul Belloni du Chaillou , que terminaría con la muerte del gorila, un anuncio profético de lo que no tardaría en suceder en África, con su fauna masacrada por los cazadores durante la segunda mitad del siglo XIX y el primer tercio del siglo XX . Belloni vendió los gorilas cazados al Museo de Historia Natural de Londres (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )  

Ciento treinta años separaban los textos de Chaillou y Reverte y en ese casi siglo y medio aquel animal extraordinario estuvo muy cerca de extinguirse y todavía hoy el peligro sigue latente y sólo el esfuerzo que podría calificarse de heroico  de algunas pocas personas han permitido que sigamos disfrutando y asombrándonos  de estos increíbles animales, uno de nuestros parientes más próximos junto con chimpances, bonobos y orangutanes. Entre esas personas  Dian Fossey (1932-1985) es la más conocida pero también se encuentran muchos guardas  nativos de estas tierras que han dado su vida por proteger de la extinción a los gorilas y cuyos nombres no aparecen en los documentales, ni en los artículos de las revistas científicas. Pero antes de seguir vamos a conocer mejor a "las mujeres velludas" de Hannón, primero de los gorilas en general y luego en los que hoy constituyen el tema central de este relato, los gorilas de montaña. Aunque ya hemos visto que , al margen de Hannón,  el primer encuentro actual del hombre con el gorila fue aquel que en 1861 tuvo Paul  Belloni du Chaillou la primera descripción anatómica y su clasificación taxonómica se la debemos al clérigo y misionero protestante estadounidense Thomas Staughton Savage (1804-1880) que en 1836 había viajado de Estados Unidos a Liberia como misionero y fue allí donde adquirió los huesos de un tipo de simio hasta entonces desconocido. De regreso en Estados Unidos en 1847 presentó su descubrimiento  y la descripción de la desconocida especie en la Sociedad de Historia Natural de Boston junto con el naturalista  Jeffries Wyman (1814-1874). Le dieron el nombre científico de Troglodytes Gorilla. La palabra Gorila procedía del griego y fue tomada del relato de Hannón pues ese fue el nombre que empleó para describir los animales que había encontrado en su periplo , "la tribu de mujeres peludas".

Fotografía de un gorila macho Occidental de las Tierras Bajas  que se puede encontrar en Camerún, Congo, Guinea Ecuatorial , Gabón, República Democrática del Congo, República Centroafricana y Angola. . Viven en grupos familiares con un jefe, el macho  de espalda plateada ,  que tiene la responsabilidad de protegerlos de todos los peligros que acechan al grupo . Para mantener su peso de  alrededor de 200 kilos debe consumir hasta 30 kilos diarios de vegetales aunque los gorilas occidentales de las llanuras también se alimentan de termitas  y comen también mucha fruta. Estos grupos familiares suelen estar formados, además de por el macho dominante de espalda plateada, por unas cinco hembras, las crías y algunos machos que todavía no han alcanzado la madurez. Su territorio puede tener una extensión de entre 200 y 5000 hectáreas (una hectárea viene a ser la superficie de un campo de fútbol)  y cuando se encuentra con otras familias no suelen producirse enfrentamientos. Es el tipo de gorila más abundante y tras el descubrimiento de la nueva población en 2008 como explico más abajo su número podría sobrepasar los 200.000 ejemplares. Aún así les rodean muchos peligros, desde las enfermedades y la deforestación a enfermedades como el virus Ébola (Imagen procedente de   http://es.wikipedia.org)  

Hoy el Troglodytes Gorilla es conocido como Gorilla  Gorilla o Gorila Occidental, que a su vez está dividido en dos familias, el Gorila Occidental de las Tierras Bajas y el Gorila del Río Cross, mientras que tenemos una segunda división de esta especie, el Gorila Oriental o Gorila Beringei, que igualmente está dividido en dos familias, el Gorila Oriental de las Tierras Bajas y nuestros protagonistas, el Gorila de Montaña. Hay otras clasificaciones posibles pero esta es la más extendida entre los científicos. Estas cuatro subdivisiones comparten muchos puntos en común. Su alimentación es casi por completo vegetariana y su dieta está compuesta básicamente de frutas, brotes y hojas aunque también incluyen insectos si bien en una cantidad muy pequeña , por eso pasan muchas horas del día comiendo para mantener el peso de sus cuerpos que en el caso de los machos pueden alcanzar los doscientos kilos de peso con una altura de entre 1,75 y 1,80. Como sucede con la mayoría de simios, sus brazos son más largos que sus piernas y las manos las utilizan también como punto de apoyo a la hora de caminar por el suelo a cuatro patas. Su esperanza de vida oscila entre los treinta y los cincuenta años , en el caso de la hembra su madurez sexual la alcanzan a partir de los ocho o  diez años mientras que en el caso de los machos es un poco más tardía y suele comenzar a partir de los quince años. El periodo de gestación es muy parecido al del ser humano, ocho meses y medio , y sus crías permanecen con sus madres hasta que alcanzan los tres o cuatro años. Lo normal es que una hembra tenga una sola cría cada seis u ocho años  y durante los tres años siguientes al parto y en ocasiones hasta cinco años,  dejan de ovular, por lo que es imposible un nuevo embarazo. A lo largo de toda su vida una hembra puede llegar a tener un máximo de seis crías.

DOCUMENTAL NATIONAL GEOGRAPHIC SOBRE LOS GORILAS OCCIDENTALES DE LAS TIERRAS BAJAS 

Reportaje realizado por National Geographic en las selvas del Congo donde fue descubierto en 2007 una población de gorilas Occidentales de las Tierras Bajas  que se estima en unos 125.000 ejemplares de los que hasta ese momento no se tenían noticias por lo impenetrable y recóndito de su hábitat  , entre el Congo y la República Centroafricana. Si lo veis comprobaréis que la aventura todavía es posible 





El más abundante es el Gorila Occidental , el descrito por Savage en 1847  y contactado y dado muerte por Chaillou en 1861 y se encuentra distribuido entre el Congo, Gabón, Guinea Ecuatorial, Camerún y Nigeria . De las dos familias que lo componen , el de mayor número de individuos es el Gorila Occidental de las Tierras Bajas. Debido a la progresiva desaparición de su hábitat, a la acción de los cazadores furtivos y a enfermedades como el virus Ébola se creía que hacia 1990 su número era muy inferior a los 100.000 individuos y que incluso podría bajar hasta los 50.000 , pero en el año 2007  se descubrió una población de unos 125.000 gorilas occidentales de las Tierras Bajas  en las selvas más inexploradas del norte del Congo , lo que elevó su número a  una población de entre 175.000 y 225.000 individuos según el censo realizado por la Sociedad de la Conservación de la Fauna del neoyorkino Zoológico del Bronx.  Según una de las integrantes de aquella investigación , la conservacionista Emma Stokes aquel descubrimiento "fue un momento increíble . No habían sido registrados previamente porque éstas son áreas muy remotas que son inaccesibles y difíciles de inspeccionar" A pesar de ello tanto los Gorilas Occidentales de las Tierras Bajas como las otras tres subespecies de gorilas siguen inscritos por la Unión Mundial para la Conservación  en la lista de especies en grave peligro de extinción  ya que como la propia Emma Stokes advierte "Lejos de estar seguros, los gorilas todavía están bajo amenaza del ébola y de la cacería. No debemos volvernos complacientes con esto. El ébola puede arrasar con miles en un periodo corto de tiempo" Palabras que en el momento en que escribo cobran más actualidad si cabe por el brote epidémico de ébola que desde la primavera de 2014 esta sufriendo parte de África Occidental, Sierra Leona, Guinea Conakry, Liberia y ahora los primeros casos en Nigeria ,aunque ninguno de ellos son zonas donde halla gorilas.

Fotografía de un gorila occidental del Río Cross , un río que se encuentra en la frontera que separa Camerún de Nigeria. Difieren de los gorilas occidentales de las Tierras Bajas por el tamaño de su cráneo y su dentadura, además de ser más asustadizos , huyendo de la presencia de los hombres. Su número no supera los trescientos ejemplares, muchos de ellos en el Parque Nacional del Río Cross en Nigeria con una superficie protegida de cuatro mil kilómetros cuadrados. Sus pocas poblaciones a veces se hallan separadas por campos de cultivo lo que hace más difícil todavía su supervivencia  y por eso esta clasificada como una especie en peligro critico de extinción (Imagen procedente de http://www.ecologiablog.com )

Pero si la situación de los Gorilas Occidentales de las Tierras Bajas mejoró mucho con aquel descubrimiento , el otro componente de los Gorilas Occidentales, el Gorila Occidental del  Río Cross, vive una situación mucho más desesperada , ya que se estima que sólo existen entre doscientos y trescientos individuos en libertad cuyo hábitat se circunscribe a las selvas que sobreviven entre Camerún y Nigeria. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza su estado es crítico y sería la especie más amenazada dentro de los gorilas , afectada por los mismos males que sus  parientes, la desaparición progresiva de su hábitat por el aumento de la población humana , las enfermedades y la caza furtiva.  Ahora que ya conocemos a las dos familias que integran los Gorilas Occidentales, vamos a conocer a las otras dos familias, las de los Gorilas Orientales. Y aquí tenemos al más grande de todos los gorilas y , por lo tanto, el primate de mayor tamaño,el Gorila de las Llanuras Orientales  . Los machos pueden superar el 1,80 y su peso alcanzar los 225 kilos . Su hábitat se halla limitado a las selvas del este de la República Democrática del Congo  donde vive formando familias que pueden ir de los cinco hasta los treinta individuos, con un macho dominante o macho alfa que cuida de su harén y sus crías. Estos machos , a medida que van madurando ,se distinguen porque su espalda adquiere un característico tono plateado, como sucede también con las otras familias de gorilas  . Los machos más jóvenes abandonar el grupo  y suelen ir en compañía de otros machos jóvenes hasta que forman su propio grupo. 

Fotografía de un Gorila de las Llanuras Orientales , el más grande de los primates aunque no se trata de un animal agresivo, sino sociable y generalmente pacífico. Su tórax es más ancho que el de las otras familias de gorilas y sus dientes son también de mayor tamaño y longitud. A pesar de su gran tamaño , que puede llegar a superar los 225 kilos de peso y el 1,83 de altura, su alimentación es la misma que la de otros tipos de gorilas basada en hojas, frutas e insectos. Se estima que su número es de alrededor de cinco mil ejemplares en las selvas del este del Congo  (Imagen procedente de http://www.informador.com.mx )  


Y ahora llegamos a los más conocidos de todos los gorilas , el gorila beringei beringei o Gorila de Montaña. No fueron descubiertos hasta el año 1902  cuando el oficial alemán Friedrich Robert von Beringe(1865-1940) encabezaba una expedición  de una veintena de hombres desde la colonia del África Oriental Alemana, que se extendía por las actuales Tanzania, Burundi y Ruanda, y exploraba las tierras altas de esta última. En octubre se encontraba en las Montañas Virunga , una cordillera montañosa que se extiende desde el Congo hasta  Uganda y en cuyo recorrido se alza la silueta imponente de ocho volcanes , dos de ellos activos, el Monte Nyiragongo de 3470 metros de altura, y el Monte Nyamuragira de 3058 metros cuya última erupción sucedió apenas hace tres años, en 2011. La altura principal de esta cordillera rodeada de selvas , húmeda , fría y envuelta en nieblas , es el Monte Karisimbi de 4507 metros, también un volcán pero en este caso inactivo. El 17 de octubre de 1902 dos gorilas tuvieron la mala fortuna de cruzarse en el camino de Beringe que los disparó dándoles muerte. Enviaría sus cuerpos  para su estudio al Museo de Historia Natural de Berlín donde se encargó de examinarlos el zoólogo Paul Matschie(1861-1926) y a la nueva especie de gorila se le daría , en honor de su descubridor, von Beringe, el nombre de Gorilla Beringei Beringei. Años después, en 1921, el considerado padre de la taxidermia moderna, ademas de biólogo, escultor, fotógrafo de la naturaleza, conservacionista e inventor, el estadounidense Carl Ethan Akeley (1864-1926), encabezó una expedición a Virunga, entonces dentro de la colonia belga del Congo, para aprender más sobre los gorila y determinar si estaría justificado matar ejemplares para exhibirlos en los museos estadounidenses. 

Esta fotografía fue tomada en 1902 en la expedición del oficial alemán  Robert Friedrich von Beringe y en ella podemos ver  a un grupo de sus askaris, palabra swajili que se utilizaba para denominar a los soldados nativos que servían de apoyo a las tropas coloniales europeas, con  el primero de los gorilas  de montaña abatidos por Beringe  (Imagen procedente de http://www.lastrefuge.co.uk )

En aquel viaje Akeley daría muerte a cinco de ellos , pero sus muertes le conmovieron y escribió en su diario "Mientras reposaba en la base del árbol, necesitaba toda la frialdad científica  para evitar sentirme un asesino. Era una criatura esplendida , con el rostros de un gigante afable que no haría daño a nadie excepto, quizás,  en defensa propia o en defensa de sus amigos"  Gracias al deseo de conservar aquel territorio y proteger a los gorilas de montaña de la caza que estaba arrasando con la vida salvaje en toda África, Akeley consiguió convencer al rey de Bélgica Alberto I (1875-1934) para que en 1925 creara el primer parque nacional del continente africano, el Parque Nacional Alberto, hoy conocido como Parque Nacional Virunga, en la actual República Democrática del Congo, uno de los tres lugares donde siguen sobreviviendo los gorilas de montaña junto con el Parque Nacional de los Volcanes en Ruanda , que antes formaba uno solo con el Parque Nacional Virunga ,y el Parque  Nacional del Gorila de Mgahinga y el Bwindi Impenetrable National Park en Uganda. Sería en el Parque Nacional de los Volcanes en Ruanda donde la abanderada de la investigación y la protección de los gorilas de montaña, Dian Fossey, establecería su base. A pesar de la creación de los parques nacionales, la deforestación , enfermedades y la caza furtiva redujo el número de gorilas de montaña hasta que en el año 1960  se estimaba que su población era de apenas 440 ejemplares y para 1967 apenas alcanzaba los 275 ejemplares y es en este año cuando llega a África  para encargarse de su investigación , Dian Fossey. 

Mapa con la distribución de los gorilas de montaña en los cuatro parques nacionales, el de Virunga en el Congo, el de los Volcanes en Ruanda y donde se estableció Dian Fossey, y los de Mgahnga y Bwindi Impenetrable National Park en Uganda. A pesar de seguir en un serio peligro de extinción , desde la muerte de Dian Fossey en 1985 su población se ha incrementado en un 17%  y se estima que su número debe aproximarse a los 700 individuos distribuidos en estos parques nacionales. En la segunda parte veremos los motivos que han permitido su crecimiento en estos años  (Imagen procedente de http://leonoramazza.wordpress.com )

Dian Fossey había nacido en 1932 en San Francisco . Su padre, George E. Fossey, era un agente de seguros y su madre, Kathryn Fossey, una modelo  que tenía cierto renombre en la sociedad. Hija única, la infancia de Dian no fue sencilla a raíz del divorcio de sus padres cuando ella tenía seis años.  Su madre se caso con un rico hombre de negocios llamado Richard Price que no la trataría nunca como si fuera uno de sus hijos, ni siquiera la permitía sentarse a cenar con ellos, mientras que la relación con su padre fue interrumpida por su madre que impidió que siguieran viéndose . El cariño que no encontraba en su familia Dian comenzó a descubrirlo en los animales, por los que fue sintiendo cada vez una mayor atracción. De esta forma, ya con diecinueve años, decide prepararse para ingresar en la carrera de veterinaria contraviniendo los deseos de su padrastro que quería que estudiarse una carrera relacionada con el mundo de la empresa,   pero Dian, que era una buena estudiante,  no logra sin embargo  superar la prueba de ciencias por lo que opta por los estudios para convertirse en  terapeuta ocupacional en la San José State University de California donde logrará graduarse en 1954 . Trabajo en varios hospitales atendiendo a pacientes de tuberculosis y a partir de 1955 se traslada a Kentucky donde comenzó a trabajar en un hospital infantil,  el Kosair Children Hospital en Louiville, capital de Kentucky, un lugar que parecía adecuado para su personalidad, más bien tímida y reservada. Durante los siguientes ocho años Dian permanece trabajando allí aunque mantiene vivo un sueño, viajar a África y por fin aquel sueño pudo hacerse realidad en 1963. 

Fotografía de Dian Fossey trabajando como terapeuta ocupacional en el Kosair Children Hospital  en Louiville, Kentucky, donde estuvo trabajando entre 1955 y 1966 , una labor para la que tenía todas las condiciones, ya que era paciente y tranquila y se adaptaba a su carácter tímido y reservado pero ya entonces albergaba el sueño de viajar a África, un sueño que haría realidad en 1963 y que, sin que ella fuera consciente de ello, le cambiaría su vida para siempre , aunque todavía tendrían que pasar tres años más antes de que su vida diera un giro radical e inesperado (Imagen procedente de http://enroquedeciencia.blogspot.com.es ) 

Ese año Dian había reunido suficiente dinero  para emprender aquel viaje, unos ocho mil dólares que era el equivalente al salario de todo un año, y tenía pensado que su estancia se prolongaría durante  siete semanas. Llegó a Nairobi, capital de Kenya, en septiembre de 1963. Su primer encuentro no pudo ser más sorprendente pues en el mismo hotel donde se encontraba alojada Dian se encontró con el actor William Holden (1918-1981) que a su vez la presentó al cazador y guía John Alexander Hunter (1887-1963) , uno de los mejores amigos de otro célebre cazador , Denys Finch Hatton(1887-1931) al que muchos conoceréis por  ser el apuesto cazador interpretado por Robert Redford(1936) en "Memorias de África" que relataba su romance con la escritora danesa Karen Blixen(1886-1962). Con este guía extraordinario Dian recorrió Kenya, la República Democrática del Congo, Zimbabwe y Tanzania  y en este último país visitó el célebre yacimiento arqueológico de la Garganta de Olduvai, una verdadera mina de fósiles que desde los años cincuenta estaban excavando el matrimonio del arqueólogo y antropólogo británico nacido en Kenya, Louis Leakey (1903-1972) y su esposa, la también antropóloga británica Mary Leakey (1913-1996) buscando fósiles que dieran pistas sobre el origen del hombre . Louis Leakey parece que quedó impresionado por aquella alta pero tímida joven . Más tarde conocería al doctor Walter Baumgartel en Uganda, un convencido defensor de la conservación de los gorilas que le presentó al matrimonio de fotógrafos de la naturaleza Alan Roots (1937)  y su esposa Joan Roots (1936-2006) Los Roots permitieron que Dian y su guía John Alexander los acompañaran a su campamento en las montañas  y por primera vez Dian pudo ver a los gorilas de la montaña. Tiempo después recordaría divertida "La primera vez que  vi gorilas me encontraba a cincuenta metros de distancia", todo un mundo para aquella mujer que terminaría compartiendo el nido de un gorila . Lejos estaba de suponer que iban a convertirse en su destino . 

De izquierda a derecha, Dian Fossey, Jane Goodal y Biruté Galdikas, las mujeres a las que el antropólogo Louis Leakey  encargaría y apoyaría en sus estudios de los gorilas, chimpancés y orangutanes respectivamente. En 1995 Binuté Galdikas escribió un libro sobre sus experiencias en sus estudios con los orangutanes titulado "Reflexiones del Edén"  y donde utilizaba por primera vez la expresión "Los ángeles de Leakey" que hoy se ha popularizado para referirse a estas tres mujeres que , excepto Fossey asesinada en 1985,  hoy siguen luchando por la protección de los grandes primates y sin cuya labor de divulgación es probable que la situación de estas especies , si ya es grave, fuera todavía mucho peor (Imagen procedente de http://endangeredliving.com )   

De regreso a Estados Unidos escribió varios artículos sobre su viaje a África .Louis Leakey ya había encargado en 1958  a una joven británica , Jane Goodall(1934), que viajara a Gombe, en Tanzania, para que se dedicase al estudio  de los chimpances en su medio natural, algo que nadie había hecho hasta entonces. Años más tarde apoyaría a la etóloga canadiense de origen alemán , la etología es la rama de la biología que se encarga del estudio del comportamiento , Biruté Galdikas (1946) para que emprendiera un estudio similar con los orangutanes en las selvas de Borneo, en Indonesia. A Biruté debemos la expresión "los ángeles de Leakey" para denominar a Goodall, Fossey y Biruté, cuyas investigaciones fueron posibles gracias al apoyo de Leakey.   Tres años más tarde, en 1966, Louis Leakey se hallaba de viaje por Estados Unidos y en su itinerario se encontraba Louiville donde seguía trabajando Dian y recordando el entusiasmo que ella había mostrado por la naturaleza y en particular por los gorilas de montaña la hizo una propuesta que a Dian le debió parecer el mayor regalo de su vida a pesar de la dureza y las privaciones que aceptarlo iba a suponer para ella. La propuso seguir los pasos de Goodall con los chimpancés, pero en su caso el objeto de estudio serían los gorilas de montaña.  Dian no tenía conocimientos de primatología, pero tampoco los había tenido Jane Goodall. Lo que Leakey valoraba era el entusiasmo y la determinación a la hora de aceptar el proyecto, pues con ese entusiasmo no dudaba que todas las demás barreras serían vencidas. Dicen que Fossey llegó a falsificar su curriculum para que Leakey la contratara , pero conociendo la forma de actuar del antropólogo creo que ya la había elegido con independencia de sus estudios , lo que buscaba era personalidades fuertes y decididas capaces de soportar la dureza de los estudios de campo en África, y más aún si se trataba de vivir entre los gorilas de montaña a tres mil metros de altura. Durante los siguientes meses Fossey se preparó, aprendió swahili y estudió todo lo que se conocía sobre los gorilas , y con ese curso intensivo en su cabeza  en diciembre e 1966 aterrizaba de nuevo en Nairobi lista para vivir la gran aventura de su vida, una aventura  que conoceremos mañana en la segunda parte de  su historia que es también la historia de los gorilas de montaña. 

El Mentidero de Mielost en Facebook :
https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos