domingo, 20 de abril de 2014

GRANDES COMPOSITORES: BEETHOVEN ,AVENTURAS Y DESVENTURAS DEL SORDO GENIAL (SEGUNDA PARTE)

Me detenía en el año 1795  en la primera parte de este relato sobre la vida de Ludwig van Beethoven(1773-1827), para nosotros y para Fernando Argenta (1945-1913), el periodista, músico y divulgador de la música español cuya obra "Los clásicos también pecan. La vida íntima de los grandes músicos" nos está acompañando en este viaje, el gran Sordo Genial y como ya nos hemos familiarizado con él  y empieza a ser algo más que un busto de mármol de rostro severo para convertirse en nuestro amigo, le seguiré llamando Ludwig. Había publicado sus primeros conciertos de piano y en aquel año de 1795 realizaba su primer concierto en público en Viena y a continuación realizaría una gira que le llevaría por diferentes ciudades europeas, desde Praga a Budapest pasando por las  ciudades alemanas de Dresde, Leipzig y Berlín. . Pronto su nombre comienza a correr de boca en boca entre la nobleza vienesa a lo que ayuda bastante el mecenazgo del príncipe  Karl Lichnowsky (1756-1814) que le protegía casi desde el primer momento de su llegada a Viena, aunque como veíamos ayer su intención de favorecer al compositor a menudo tenía que enfrentarse al carácter irascible y rebelde de nuestro Ludwig. Os decía antes de interrumpir el relato que una nueva mujer entraba en su vida después de aquel primer amor casi adolescente con Leonor von Breuning. Pero antes de seguir adelante conozcamos un poco mejor cual era su relación con el sexo femenino. Sabemos que le gustaban mucho las mujeres , como veíamos en el relato de su amigo Franz Wegeler (1765-1848) que años después escribió una biografía sobre el compositor  en la que nos contaba que "Jamás estaba Beethoven sin un amor, y en general se sentía arrebatado por él. Veía con agrado a las mujeres , en especial las caras jóvenes y hermosas.


File:Beethoven Riedel 1801.jpg
Retrato de Ludwig van Beethoven hacia 1801 realizado por el pintor Carl Traugott Riedel (1769-1832), donde no aparenta ser tan poco agraciado como para rechazarle por su aspecto físico como haría la soprano Magdalena Willman, como veremos un poco más abajo. Pero si la Willman no quiso saber nada de Ludwig otras muchas mujeres, sobre todo las jóvenes aristócratas a las que el compositor dedicaba una particular atención , engrosarían su larga lista de amantes. Por lo que iremos viendo, el carácter de Ludwig no era el más adecuado para  casarse  porque era muy difícil convivir en el día a día con él , pero Ludwig no se podía pasar mucho tiempo sin dirigir su mente hacia una mujer, una necesidad que él mismo mostraba en una carta dirigida a su editor  en la que escribía en tono de broma "Si son mayores vuestras hijas , dadme a una de ellas como esposa , pues si debo vivir en Bonn como célibe , no permaneceré allí mucho tiempo" (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org ) 

Por su parte Fernando Argenta nos dice que "Beethoven tendió a enamorarse o a fijarse en las mujeres con las que lo tenía más difícil o era casi imposible llegar a casarse" , es decir, que la mayor parte de los amores de nuestro protagonista se quedaban en relaciones platónicas que no llegaban a materializarse. Según relata Argenta  a partir de cierto momento de su vida Ludwig  frecuentaría la compañía de meretrices (prostitutas) con las que podía saciar sus deseos sexuales insatisfechos. Él las llamaba sus "fortalezas" y parece que como consecuencia de estas relaciones llegó a contraer una enfermedad venérea , al menos es lo que se deduce de su lectura de un libro titulado "El arte de identificar  y curar todas las enfermedades venéreas" y de su correspondencia con  Andreas Bertolini , doctor y amigo personal de Beethoven que trató al compositor entre 1808 y 1816 y que años después, en 1831, destruiría todas las cartas que le había escrito Ludwig probablemente para que nadie tuviera acceso a esa comprometida información. En cartas escritas  a otro de sus pocos íntimos amigos, el oficial húngaro e interprete aficionado de violonchelo, Nikolaus von Smezkall(1759-1833), se refiere en diferentes ocasiones a "las fortalezas" pues parece que ambos compartían el gusto por frecuentarlas. En una de ellas le advierte "Manténgase apartado de las fortalezas podridas , ya que un ataque  desde ellas es más letal que uno desde las que están bien conservadas", una evidente referencia a las meretrices afectadas de enfermedades de alguna enfermedad venérea. Y en otra carta a Smezkall nos rebela incluso la hora a la que prefería frecuentarlas "Siempre estoy dispuesto a eso. El momento preferible para mí es alrededor de las tres y media o cuatro de la tarde". 

SEPTETO OPUS 20 3ºMovimiento Minueto (SEPTIMINO)

Publicado en 1799 el Septeto , más conocido como Septimino, es una deliciosa obra compuesta para siete instrumentos: clarinete, fagot, trompa, violín, viola, violochelo y contrabajo que Ludwig dedicó a la emperatriz María Teresa de las Dos Sicilias (1772-1807), esposa del emperador Francisco I de Austria (1868-1835)  y que muchos conocimos cuando éramos niños gracias a que fue elegida como sintonía de la serie de dibujos animados de historia "Erase una vez el hombre"









Pero como nos cuenta Argenta, parece que después de acudir a sus servicios en más de una ocasión le remordía la conciencia y sufría ataques de arrepentimiento. Así, en una carta a la escritora , amiga y también enamorada  de Ludwig como veremos después, Bettina Brentano (1785-1859), el compositor escribe "He asistido a una bacanal  y realmente me reí muchísimo. Pero el resultado final  es que hoy he llorado con la misma intensidad" y en otra ocasión escribirá "El placer sensual, sin unión de las almas , es propio de los animales. Después de ello no queda ninguna huella  de nobles sentimientos sino tan sólo remordimientos" lo que no le impedía seguir frecuentando sus servicios y, lo que nos puede sorprender más, que el compositor  "tuviera relaciones sexuales -nos cuenta Fernando Argenta -con mujeres de algunos amigos con el consentimiento de éstos" Eso es llevar la admiración por su música demasiado lejos en mi opinión. Y ahora regresemos a 1795 cuando Beethoven está enamorado de una joven cantante de ópera, Magdalena Willman (1771-1801), que desde 1791 era la primera cantante del Teatro Nacional de Bonn y de cuya familia era amigo Ludwig. Ya en 1791 o 1792 había compuesto para ella un aria de ópera , pero en 1795 hará mucho más, la pedirá en matrimonio , aunque con escaso éxito. Magdalena lo rechaza con contundencia  y más tarde explicaría que su negativa se debía a que Ludwig "No me agrada en absoluto. Es feo, y además esta medio loco" Desde luego el último argumento era un buen motivo para no casarse. y esta referencia a la locura de Beethoven nos da pie para adentrarnos en su carácter y ver si tenía cierta razón Magdalena en su apreciación de ese comportamiento cuando menos  extravagante y desconcertante  de Ludwig. 



Fotografía de la que se considera que es la casa natal de Ludwig van Beethoven en Bonn y donde se conserva el mayor número de documentos sobre la vida del gran compositor alemán. Esta fue la primera casa donde vivió Beethoven, la primera de las más de ochenta viviendas en las que residiría a lo largo de su vida . Fernando Argenta relata en su libro como sólo en la primavera de 1817 llegó a alquilar cuatro casas en tan solo tres meses . (Imagen procedente de http://www.minube.com)

Uno de los rasgos más marcados de su personalidad era la volubilidad de su carácter, donde alternaba momentos de euforia y extremada alegría con otros de ira o depresión , lo que hoy los psicólogos definirían como "trastorno bipolar". Argenta nos da un ejemplo con dos cartas escritas a un mismo amigo con muy poco tiempo de diferencia y un tono muy diferente la una de la otra. En la primera de ellas se dirige a él con estas duras palabras "¡No se acerque a mí nunca más! Es usted un perro falso, y al perro falso  que se lo lleve el perrero" pero no tarda en arrepentirse y vuelve a empuñar la pluma para escribir una nueva carta pidiéndole perdón  con palabras que no pueden ser más tiernas "¡Querido corazoncito! Eres un tipo honrado , y ahora me doy cuenta de que tenías razón . Así que ven a casa por la tarde . Te besa  tu Beethoven, también llamado Albóndiga" Bueno, yo seguiré llamándole Ludwig porque no me veo dirigiéndome al gran genio como "albóndiga". Y si este temperamento cambiante era uno de sus rasgos más característicos otro sería sin duda el desorden y el caos que reinaba en sus muchas viviendas , pues ya veíamos en la primera parte de este relato que Ludwig llegó a vivir en más de ochenta casas diferentes, todo un rey de las mudanzas. Volvamos a una de las cartas de su amiga Bettina Brentano, que el 28 de mayo de 1810 relata al escritor alemán Johann Wolfgang Goethe (1749-1832) el estado de la vivienda de Ludwig "Su casa tiene un aspecto extraño - nos cuenta Bettina - En la primera habitación , dos o quizá tres pianos, sin patas , y tiradas por aquí y por allá , varias maletas que contenían sus cosas y una silla con sólo tres patas. En la segunda habitación se encontraba su cama, consistente tanto en verano como en inverno en un saco de paja y una manta muy fina. También había una palangana  de lavabo colocada sobre una mesita y la ropa de cama por el suelo"

SONATA PARA PIANO Nº8  OPUS 13 2º Movimiento (PATÉTICA)

Compuesta entre 1797 y 1798 y dedicada a su mecenas y protector el príncipe Karl Lichnowsky (1761-1814), es otra de las piezas más conocidas de Ludwig van Beethoven, en particular este segundo movimiento interpretado aquí por el pianista  y director de orquesta argentino Daniel Barenboim (1942), una música llena de ternura y melancolía 





Y no es este el único testimonio que nos ha llegado del desorden que solía rodear a Ludwig. Fernando Argenta recoge esta otra carta  del compositor Carl María von Webber (1786-1826) donde hace una descripción de la vivienda de nuestro sordo genial no mucho más alentadora que la de Bettina " Lo encontramos en una habitación pobre y yerma. El desorden era absoluto. Esparcidos por el suelo había dinero , partituras, prendas de vestir... y un orinal a medio llenar. Sobre una cama sucia  había un montón de ropa . Una gruesa capa de polvo cubría el piano . En la mesa había tazas  y platos descascarillados con resto de comida del día anterior . El propio Beethoven vestía una bata andrajosa, con los codos totalmente rotos" y añade sobre la persona del compositor que es "un sujeto hosco y repelente". Este aspecto descuidado de sus casas y desastrado de su propio persona iría acentuándose con el tiempo  y no era extraño verle por las calles de Viena "con su desordenada melena  - escribe Argenta-, la barba sin afeitar, su ropa raída y vieja"   e incluso en una ocasión en 1822 "la policía lo tomó por un vagabundo  harapiento, se negó a aceptar que fuera el gran maestro Beethoven , y lo arrestó" Otra de las características principales de Ludwig era su rebeldía contra la autoridad y el desprecio que sentía por la aristocracia . Una de sus frases más conocidas se la dirigió a un príncipe al que dijo "Lo que es usted, lo es por casualidad. Lo que yo soy , lo soy por mí mismo. Príncipes ha habido miles y los habrá todavía. Beethoven sólo hay uno" Hoy no recordamos el nombre de aquel príncipe, pero la música de Ludwig van Beethoven es reconocible en cualquier parte del mundo. Argenta nos cuenta otro episodio que revela ese carácter indomable que no se amilanaba ante nadie, aunque su público fuera la más distinguida aristocracia "Un buen día, - relata Argenta - mientras tocaba en un salón aristocrático , una pareja charlaba en voz baja al fondo; Beethoven , indignadísimo, cerró la tapa del piano de un porrazo y gritó "¡Yo no toco para esos cerdos!"


Fotografía del músico austriaco Anton Felix Schindler (1795-1864) que conoció a Beethoven en 1814 y se convirtió en su secretario personal hasta la muerte del compositor y también sería uno de los primeros en escribir una biografía del Sordo Genial.Es Schindler quién nos habla del desorden caótico de las casas en las que vivía Ludwig "Todo está en desorden y esparcido por la casa  A quien le apeteciera llevarse una partitura lo podría hacer tranquilamente" Ludwig tenía costumbres muy extrañas, por utilizar una palabra suave, como esta que nos relata Fernando Argenta "Tenía un espejo lleno de salivajos  producto de su manía de escupir por la ventana . No es que no tuviera puntería sino que , dada su miopía, a veces confundía el espejo con la  ventana" Desde luego sus casas eran todo un espectáculo (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )  

El doctor Karl von Bursy , que conoció a Ludwig en 1816 nos cuenta como el compositor "Todo lo desafía y se siente insatisfecho con todo, y blasfema contra Austria y especialmente contra Viena. Habla rápido y con animación. A veces golpeaba el piano con el puño . Se lamenta de la época actual y ello por muchas razones. " y a continuación nos relata Bursy las palabras literales de Ludwig contra todo y contra todos "Desde arriba hasta abajo todo el mundo es gentuza. No puede uno fiarse de nadie.Quieren que trabajes y pagan como miserables, nunca lo acordado" y al respecto tiene palabras de reproche para el rey de Prusia por lo poco que pagó por una entrada para uno de sus conciertos "El rey de Prusia pagó un precio simbólico de 10 ducados ¡es un granuja!" y tampoco faltan palabras de reproche para el emperador de Austria y para el público en general "La música está en decadencia, al menos aquí. El emperador no hace nada por el arte y el resto del público se contenta con cualquier cosa" El propio Ludwig se daba cuenta que la sociedad vienesa le miraba casi como se mira a un demente y así escribe en 1820 a uno de sus médicos "No se deje engañar por los vieneses , que me creen loco . Si ocurre que formulo una opinión  sincera e independiente , como sucede a menudo, me creen loco"  Pero si ya hemos visto que Beethoven detestaba a los poderosos, lo cierto es que él no se portaba demasiado bien con sus subordinados , en particular con su servicio doméstico  a los que solía acusar de ineptitud o de querer robarle . En una ocasión escribe a su amigo Zmeskall, al que ya hemos conocido  "Querido amigo. Mi casa es exactamente como un naufragio  o , cuando menos, tiende a parecerlo."  Y en una carta a su amiga, la compositora y escritora Nannette Streicher (1769-1833) habla en estos términos de dos de sus criadas 

SONATA PARA PIANO Nº14  OPUS 27 "CLARO DE LUNA"

Compuesta entre 1800 y 1801 y conocida como "Claro de Luna" Ludwig van Beethoven se la dedicó a la condesa Giulietta Guicciardi(1782-1856), una joven de dieciocho  años que era su discípula como estudiante de piano  y de la que Ludwig se enamoraría  en 1801 . Escribía entonces a su amigo Franz Wegeler sobre el aire fresco y la esperanza que la joven Guicciardi había traído al corazón de un Ludwig de treinta y un años de edad que comenzaba a sentir los efectos de la sordera "Este cambio - escribe Beethoven a su amigo - lo ha producido una joven encantadora , que me quiere y a la que quiero . Por fin he vuelto a tener , después de dos años, algunos momentos dichosos , y es la primera vez que siento que el matrimonio pudiera hacerme feliz" El primer movimiento de esta obra, Claro de Luna, son de una belleza , delicadeza y también pasión que parecen transmitirnos el amor que entonces sentía Beethoven en su corazón junto a la melancolía por saber que aquel amor no era posible ya que ella pertenecía a la aristocracia y no la permitirían casarse con él







"La bajeza de ambas me es insoportable  y me maravillaría que una se comportara mejor en ausencia  de la otra. Para ama de llaves es demasiado inculta, demasiado burra. La otra, sin embargo, a juzgar por su cara, es aún peor que los burros" y en otra carta también dirigida a Nannete la cuenta que "Hoy he tenido que soportar mucho a causa de la criada Nany, así que , con mis mejores votos  de Año Nuevo, he tirado contra su cabeza media docena de libros." y no eran menos violentos los conflictos con el resto de su personal doméstico "Ayer por la tarde los sirvientes volvieron a sus diabólicos trucos.Los despaché con prontitud , y a Baber le tiré la pesada silla que está al lado de mi cama"  Y además era extremadamente tacaño con ellos incluso cuando se trataba de darle dinero para comprar comida para el propio compositor. Argenta relata como todos los sábados del año se repetía la siguiente escena. Su ama de llaves se ponía con la ropa de calle delante de la mesa donde trabajaba Beethoven, observándole escribir partituras sin atreverse a interrumpirlo hasta que Ludwig levantaba la cabeza, se quedaba mirándola fijamente y con voz entre hosca y resignada la pregunta "¿Tiene que ser?" a lo que la ama de llaves replicaba "¡Ha de ser!" y a continuación , casi con sufrimiento físico, Ludwig le daba el dinero para hacer la compra semanal en el mercado. Por cierto, ya que os he hablado de la compra en el mercado os diré que al Sordo Genial le encantaba el pescado, era su plato preferido  y si alguien le caía bien más le valía que le gustase el pescado porque si le invitaba a su casa el plato principal sería , sin duda, pescado . También le gustaban mucho los huevos y podía llegar a comer hasta diez huevos junto con un plato de sopa. Nos cuenta Argenta que examinaba los huevos detenidamente y si consideraba que no eran lo bastante frescos "reprendía severamente a su ama de llaves, los estrellaba contra la pared o los lanzaba por la ventana sin importarle que pudieran caer sobre alguien" Todo un carácter.


File:Beethoven18045JosephMähler.jpg
Retrato de Ludwig van Beethoven realizado hacia 1804 por el pintor alemán Joseph Willibrod Mähler(1778-1860) En 1810 su amiga y admiradora  Bettina Brentano escribía en una carta sobre Ludwig " En todo lo relacionado con su arte es tan soberano y verdadero que ningún artista se atreve a acercársele ,pero en todo lo demás es tan ingenuo, que se puede hacer de él lo que se quiera . Su despiste es motivo de bromas y perrerías; se aprovechan de ello y resulta que raramente tiene dinero  para lo más indispensable. Amigos y hermanos viven a costa suya, su ropa está destrozada , su aspecto es muy desastroso y, a pesar de ello , tiene una presencia imponente y señorial " (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org/wiki )

También le encantaban los macarrones que tenían la virtud de ponerle de muy buen humor , y el asado de ternera, y en lo que a la bebida se refiere su favorita era el vino, sobre todo los vinos dulces.  Por cierto , también a la hora de que le sirvieran la comida era muy particular , porque no le gustaba que le interrumpieran mientras comía por lo que exigía que todos los platos fueran servidos a la vez ¿cual era el inconveniente? en efecto , no le daba tiempo a comérselos antes de que se enfriaran y volvía a enfadarse. Era muy difícil contentar al compositor . Como nos cuenta Fernando Argenta "Beethoven padecía una especie de paranoia que le inducía a ver enemigos por todas partes, incluso entre su propia servidumbre. Por esta razón, los maltrataba a menudo y cambiaba de criadas y cocineras constantemente. Llegó a convencerse  incluso de que su cocinera  le engañaba y comenzó a ir él mismo a la compra" y como ya sabemos que era tacaño "compraba sólo aquellos alimentos que veía rebajados. Podemos imaginar en que estado se encontrarían aquellos alimentos" Y antes de dejar este largo rodeo por el carácter y algunas de las costumbres de Ludwig, no me resisto a contaros lo que Argenta nos dice sobre los desayunos del compositor.  "Se levantaba siempre muy temprano, antes de que amaneciera, y se preparaba él mismo el café del desayuno. Para cada taza contaba exactamente sesenta grano de café , uno por uno Solía olfatearlos y manosearlos un poco para comprobar su madurez y grado de torrefacción" Y este ritual se repetía cada mañana, siempre contando sesenta granos de café, ni uno más ni uno menos. Y ahora vamos a regresar a su vida musical y sentimental. 

SONATA PARA VIOLÍN Y PIANO Nº 5 OPUS 24 1ºMovimiento "PRIMAVERA" 

Compuesta entre 1800 y 1801  Ludwig se la dedicó a otro de sus protectores el conde Moritz von Fries (1777-1826)  y aquí tenéis el 1º Movimiento, el más conocido de otra de las muchas obras célebres del Sordo Genial. 





En estos años entre 1795 y 1800 escribe música sin parar , en particular cuartetos de cuerda y entre las obras de estos años sobresale la Opus 20, el Septeto para , como su nombre indica, siete instrumentos, y en particular su "Minuetto" que fue la primera obra que yo escuché de Ludwig van Beethoven porque era la sintonía de una excelente serie de dibujos animados titulada "Erase una vez al hombre" que despertó en muchos niños como lo era yo entonces la pasión por la historia. Su talento es reconocido por la aristocracia que le perdona los excéntricos comportamientos del compositor que ya hemos visto. También compone en 1799 la Sonata para Piano nº8, conocida como la Patética, cuya hermosa música os incluyo en este artículo  En 1800 Ludwig da un concierto en Viena para presentar la que era su Primera Sinfonía  que Ludwig dedicó a uno de sus protectores y mecenas, el barón neerlandés Gottfried van Swieten (1733-1803) que en el pasado ya había apoyado a uno de los maestros de Ludwig, Franz Joseph Haydn (1732-1809) y al propio Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) Pensar que estos grandes genios de la música vivieron al mismo tiempo e incluso llegaron a coincidir te hace sentir envidia de las personas que entonces les conocieron y asistieron a sus conciertos. En 1801 presentará otra de sus obras más conocidas , la Sonata para Piano nº14, que seguro que conocéis mejor con el nombre de Claro de Luna. Este mismo año de 1801 Beethoven deja un tiempo Viena, donde había tenido graves conflictos con los vecinos del último inmueble en el que había vivido y pasó el verano de aquel año  en una localidad a las afueras de la capital austríaca llamada Hendorf. Ya para entonces Beethoven siente como se agravan los  síntomas de una sordera que se habrían comenzado a manifestar desde 1797. 

Fotografía del original del Testamento de Heiligenstadt que fue encontrado después de su muerte junto a una carta dirigida a una misteriosa "Amada Inmortal" de la que os hablaré mañana . Podéis ver junto al sello , a la izquierda en un círculo, la fecha en la que lo escribió, el 6 de octubre de 1802. Además de ser un testamento donde daba instrucciones sobre que hacer con sus posesiones que repartía entre sus dos hermanos, es una explicación dirigida al mundo de las razones que le llevaban a comportarse de una forma tan extraña y a alejarse del mundo, aquella sordera que le atormentaba desde los veintiocho años. Son palabras conmovedoras de un hombre enfrentado al destino más cruel para un músico, verse privado del sentido del oído "Forzado ya a mis 28 años a volverme filósofo, no es fácil, y menos fácil para el artista que para otros. Ser Divino, Tu que miráis dentro de lo profundo del alma, Tu sabes, Tu sabes que el amo al prójimo y el deseo de hacer el bien , habitan allí. Oh, hombres, cuando algún día leáis estas palabras , pensad que habéis sido injustos conmigo, y dejad que se consuele el desventurado al descubrir que hubo alguien semejante a él , que a pesar de todos los obstáculos de la naturaleza, igualmente hizo todo lo que estuvo en sus manos para ser aceptado en la superior categoría de los artistas y los hombres dignos " Ojalá pudiéramos ahora hacerle llegar nuestro agradecimiento por la belleza que nos regaló y que él sólo podía escuchar en su mente pues sus oídos ya no se lo permitían (Imagen procedente de http://talent.paperblog.com )  

Al año siguiente , en 1802 , buscando  la paz y la sensación de libertad que le proporcionaba la naturaleza se traslada a la localidad de Heiligenstadt, a las afueras de Viena,  y aquí sintió como su dolencia se acentuaba y fue consciente que iba a quedarse sordo . Así lo cuenta Fernando  Argenta que empezó su gran drama "Desde las ventanas de su estudio se divisaba  la cercana torre de la iglesia de Heiligenstadt , y fue precisamente al darse cuenta de que cada vez oía menos sus campanadas cuando Beethoven empezó a pensar que se estaba quedando sordo" Fue en octubre de aquel año cuando escribió una extensa carta que luego ocultó en su escritorio y que sería conocida como el "Testamento de Heiligenstadt" donde trataba de explicar a sus hermanos, aunque creo que también se lo dirigía a sí mismo, toda la amargura , la soledad y la sensación de injusticia que sentía por aquella dolencia que privaba del oído a él, aun hombre que vivía por y para la música , un texto que nos explicar muchas de las razones del extraño comportamiento de Beethoven "Desde mi infancia - escribe Beethoven - mi corazón y mi mente estuvieron inclinados hacia el tierno sentimiento de bondad, inclusive me encontré voluntarioso para realizar acciones generosas, pero, reflexionad que hace ya seis años en los que me he visto atacado por una dolencia incurable, agravada por médicos insensatos  " Y las palabras que viene a continuación suenan como un grito de angustia y desesperación "Fui forzado a reconocer la realidad  de mi sordera, y aun entonces era imposible para mi, decirle a los hombres, ¡habla más fuerte!¡grita! porque estoy sordo.¡Ah! Como era posible que yo admitiera tal flaqueza en un sentido que en mi debiera ser más perfecto que en otros" y explica la razón de que cada vez se aparte más de la sociedad "Debo vivir como un exiliado, si me acerco a la gente un ardiente terror se apodera de mi , un miedo de que puedo estar en peligro de que mi condición sea descubierta" y añade que incluso llegó a pensar con quitarse la vida "un poco más  y hubiera puesto fin a mi vida, solo el arte me sostuvo. ¡Ah! parecía imposible dejar el mundo hasta haber producido todo lo que yo sentía que estaba llamado a producir, y entonces soporté esta existencia miserable"


CORO DE MUJERES DE "EL REY ESTEBAN" OPUS 117 

Cronológicamente aquí habría tenido que incluir el movimiento más conocido, la Marcha Fúnebre,  de la Tercera Sinfonía, La Heroica, estrenada, como podéis ver más abajo, en la primavera de 1805 , pero no quería que la última pieza de esta segunda parte de la vida de Ludwig van Beethoven fuera una marcha fúnebre, así que he escogido una obra no tan conocida pero que a mi me gusta mucho, el Coro de  Mujeres que se encuentra al final de la obra "El rey Esteban o el Primer Benefactor de Hungría" estrenada en 1814. Es un coro lleno de armonía y belleza que si no lo conocéis espero que os guste 




¿No entendéis mejor ahora las razones de su comportamiento?¿Qué angustia no tuvo que sentir Ludwig cuando sus oídos se apagaban?Tuvo que ser tan espantoso como cuando un pintor pierde su vista y deja de percibir los colores, la luz , todo lo que daba un sentido a su vida. Y , sin embargo, Ludwig no se rindió, aún tenía que crear aquella música que no procedía del exterior, sino que llevaba en su interior, que formaba parte de él y que dejaría como su legado para toda la humanidad. Es en esta misma época cuando cae enamorado de una de sus estudiantes de piano, la joven  condesa Giulietta Guicciardi(1782-1856),de la que os hablé antes al referirme a su obra "Claro de Luna" que dedicó a la joven. Escribía por entonces a su amigo Franz Wegeler un Ludwig con las esperanzas renacidas "Ahora vuelvo a vivir un poco más agradablemente. Me he acostumbrado a estar más con la gente . No te puedes imaginar que vida más triste e insípida desde hace dos años. Mi débil oído me aparecía por todas partes como un espectro , y yo huía de la gente, tenía que aparentar ser misántropo cuando lo soy tan poco"  pero su amor por Guicciardi le devuelve sus ganas de vivir, su pasión, el deseo de luchar "Aún me quedan a mí muchas vueltas que dar. Quiero agarrar al destino por las fauces , seguro que no podrá doblegarme.¡Oh!¡Es tan hermoso vivir mil veces la vida!" Pero la vida no estaba dispuesta a darle muchas alegrías a Ludwig. Los padres de Giulietta consideraron que un músico, por muy famoso que fuera, no era un partido adecuado para una joven de la nobleza y la prohibieron que siguiera viéndolo. Ella tampoco hizo esfuerzo alguno por luchar por aquella relación y le abandonó.. Escribe Argenta que en 1823 , casi veinte años más tarde, Giulietta le buscó para reconciliarse con él pero ya era demasiado tarde "Llegada a Viena - escribe entonces Ludwig - Giulietta me buscó llorando , pero yo la desprecié. Si hubiera consagrado mi fuerza vital a una vida semejante ¿qué habría quedado para más nobles y elevados fines?"

Retrato que podría tratarse de la condes Giulietta Guicciardi aunque parece que no está del todo confirmado que sea ella.  La joven estudiante de piano devolvió a Ludwig  las ganas de vivir que estaba perdiendo como consecuencia de su sordera, pero luego ella no estuvo dispuesta a luchar por el amor  del compositor desafiando a sus padres que no consideraban adecuado el matrimonio de su aristocrática hija  con un músico y compositor que para ellos era alguien de rango inferior. Años después Guicciardi se arrepentiría , pero ya era demasiado tarde  (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

En 1803 Ludwig estrena en Viena su Segunda Sinfonía , dedicada a su protector, el príncipe Karl Lichnowsky , que había escrito casi en su totalidad durante los meses que había pasado en Heiligenstadt y casi dos años más tarde , en abril de 1805 estrena su Tercera Sinfonía, conocida como La Heroica  , que debió ser compuesta entre 1802 y 1803. Esta obra fue el comienzo de una nueva etapa no sólo en la música de Ludwig sino en la historia de la música, ya que la sinfonía rompía con las formas tradicionales y abría un nuevo camino al que los musicólogos definen como Romanticismo Musical. Hoy la conocemos sobre todo por la Marcha Fúnebre incluida en su segundo movimiento. Ludwig se la había dedicado inicialmente a Napoleón Bonaparte (1769-1821) ya que  Ludwig, como tantos otros jóvenes de aquellos días, admiraba los ideales de libertad e igualdad de la Revolución Francesa y creía que Napoleón representaba mejor que ningún otro gobernante  esos ideales, pero cuando se proclamó emperador el 28 de mayo de 1804  Ludwig ,igual que otros defensores de los principios revolucionarios, se sintió traicionados y decepcionado. Se atribuye a Ludwig, aunque posiblemente sea más una leyenda que una realidad, estas palabras al enterarse de la noticia de la coronación de Napoleón "Ahora sólo va a obedecer a su ambición, elevarse más alto que los demás, convertirse en un tirano!" Así que borró el nombre de Napoleón y se la dedicó a otro se sus mecenas, el príncipe Joseph Franz von Lobkowitz (1772-1816) y en la dedicatoria escribió "Sinfonía heroica , compuesta para festejar el recuerdo de un gran hombre" y desde entonces sería conocida como la Sinfonía Heroica.  En este momento hay una nueva mujer en la vida de Ludwig, nada menos que una prima de su anterior amada, Giulietta Guicciardi.Se llamaba Josephine von Brunswick , pero a ella y el final de la vida de Ludwig van Beethoven, lo conoceremos mañana en la última parte de esta historia de uno de los mayores genios de la música de todos los tiempos, el Sordo Genial.

El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos