miércoles, 12 de marzo de 2014

LUISA ROLDÁN, UNA ESCULTORA EN LA CORTE DE CARLOS II

Antes de presentaros a la protagonista de esta historia permitidme que os haga una pregunta ¿cuántos nombres de mujer os vienen a la mente si os pido que me mencionéis escultoras de cualquier país entre el siglo XVI y hasta el final del siglos XVIII? Os dejo pensar pero ya os adelanto cual fue mi respuesta, ninguna. Cierto es que son tantas las cosas que ignoro que no me extrañó pero leyendo "Las olvidadas" de la escritora y periodista española Ángeles Caso (1959) descubrí que no era tan extraña esa ignorancia porque apenas hay dos nombres de mujeres escultoras mencionados en los libros de historia del arte hasta la entrada del siglo XIX. En el Mentidero ya he escrito sobre algunas de las pocas mujeres que tuvieron acceso al mundo de la creación artística que, al igual que el resto de esferas de la vida social ,estaban restringidas para la mujer Casi todos esos nombres proceden de Italia,, como la veneciana Christine de Pisan (1364-1430), la primera escritora profesional de la que tenemos constancia, la pintora Sofonisba Anguissola (1532-1625), natural de Cremona y que llegaría a convertirse en pintora de cámara del monarca más poderoso de su tiempo, el español Felipe II(1527-1598), o la romana Artemisia Gentileschi (1593-1656), que sería una de las responsables de extender el estilo de Caravaggio (1571-1610) por el sur de Italia. Apenas tres nombres a los que se podrían sumar algunos más pero no demasiados. Cada vez que escribo sobre ello tengo que repetir lo mismo, cuanto talento desperdiciado, cuantos genios del arte habremos perdido debido a la marginación de la mujer de cualquier expresión artística hasta el siglo XIX. Si, habría algunas pintoras más y , sobre todo, escritoras, pero en escultura sólo encontramos dos nombres. 

DOCUMENTAL SOBRE LA VIDA DE LUISA ROLDÁN  "LA ROLDANA"

No puedo adjuntaros este documental del canal español La Dos, pero os dejo el enlace. Es el único que he podido hallar sobre la figura de la primera escultora conocida en España

Mujeres en la Historia: Luisa Ignacia Roldán 
http://www.rtve.es/alacarta/videos/mujeres-en-la-historia/mujeres-historia-luisa-ignacia-roldan/848600/   

Uno de ellos es el de la también italiana Properzia de Rossi (1490-1530), una de las aproximadamente treinta mujeres artistas del Renacimiento italiano  de la que ya os  escribiré en otra ocasión y que no tuvo una vida demasiado feliz, el otro lo encontraremos en la España del siglo XVII, cuando la alegría del Renacimiento ha dejado paso al dramatismo, el realismo y los fuertes contrastes entre luces y sombras característicos del Barroco. Viajamos hasta la próspera ciudad de Sevilla donde desde el siglo XVI  se encontraba la sede de la Casa de Contratación en la que se controlaba todo el comercio con las colonias en el continente americano . El oro , la plata y todo tipo de mercancías fluían desde hacía más de un siglo a la ciudad , aunque Sevilla comenzaba a sentir la crisis que afectaba a todo el reino como consecuencia de las constantes guerras, en 1648 concluía la sangrienta guerra de los Treinta Años en los que España no había salido bien parada teniendo que reconocer la independencia de los Países Bajos, crisis sociales que obligan al rey Felipe IV(1605-1665) a enfrentarse a partir de 1640 a la sublevación de Cataluña, que se prolongará durante doce años, y la secesión de Portugal, unida a España desde 1580 y que ahora se separará de forma definitiva,  y a todo ello hay que sumar una profunda crisis económica causada por los gastos militares y epidemias como la que asoló Sevilla en 1649 que según estimaciones actuales podría haber causado la muerte de unas sesenta mil personas,aunque algunos elevan la cifra hasta las doscientas mil personas, aunque esto parece un número demasiado elevado. En todo caso , España estaba dejando de ser la primera potencia europea y en cuanto a Sevilla tardaría siglos en recuperar la prosperidad y brillo que tuvo hasta la peste de 1649.


File: Altar alcalde 002.jpg
Entierro del Cristo , obra realizada por Pedro Roldán, el padre de nuestra protagonista, en 1670 y que se encuentra en el Hospital de la Caridad de Sevilla  , una obra con el intenso dramatismo característico del barroco, un arte que trataba de conmover y despertar el fervor religioso del espectador. Sus hijos ayudarían todos ellos a realizar estas obras en el taller colaborando por ejemplo en el encarnado de las figuras , es decir , en darles ese color que podéis observar en los rostros y las manos que imitar el color de la piel . Pero Luisa , su tercera hija, pronto mostraría otras inquietudes más ambiciosas (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

¿Y la mujer? Ángeles Caso recoge en su obra estos versos de una contemporánea de nuestra protagonista, la duquesa de Newcastle, Margaret Cavendish (1623-1673), una escritora inglesa que resumía con estas palabras la situación de la mujer en el siglo XVII que no era muy diferente a la de siglos anteriores ni tampoco de siglos posteriores hasta bien mediado el siglo XIX "Las mujeres viven como murciélagos o lechuzas;/ trabajan como bestias;/ y mueren como gusanos" Este era el mundo al que llego en 1652 Luisa Ignacia Roldán Villavicencio, nada menos que la tercera  de  los ocho  del escultor sevillano Pedro Roldán (1624-1699) y su esposa Teresa de Jesús Ortega y Villavicencio. Pedro Roldán tuvo como maestro al escultor granadino Alonso de Mena(1587-1646), del que Teresa era probablemente familia, y Pedro estuvo viviendo gran parte de su juventud en la ciudad granadina hasta que la muerte de Mena en 1646 le hizo tomar la decisión de regresar a Sevilla donde no tardó en convertirse en uno de los escultores más prometedores de la ciudad. Las cosas iban bien para el taller de Pedro Roldán cuando Luisa vino al mundo en en septiembre de 1652 . Pedro recibía muchos pedidos, en particular de imágenes religiosas , y el taller trabajaba a pleno rendimiento. Por eso , en cuanto tenían suficiente edad los hijos e hijas de Pedro Roldán pasaban a ayudar  en el taller a su padre . Las dos hermanas mayores de Luisa, María Roldán, nacida en 1644, y Francisca Roldán, que vino al mundo en 1651, se encargaran de ayudar a su padre dedicándose al dorado de las figuras y también en las labores más delicadas como el encarnado de las mismas. Esta es una operación que consisten  en proporcionar a las partes visibles de la imagen, pies, manos y rostro principalmente, el tono de la piel . 


Iglesia de Santa Marina en Sevilla donde fue bautizada Luisa Roldán el 8 de septiembre de 1652. En 1984 fue hallada su partida de bautismo "En la ciudad de Sevilla , domingo ocho del mes de septiembre del año 1652, yo el licenciado Pedro Ambrosio de Poblete, cura de esta iglesia de la Señora  Santa Marina de Sevilla, bauticé a Luisa, hija de Pedro Roldán y de Dña Teresa de Jesús, su legítima mujer, fue el padrino  Juan Peral Crespo, vecino de la Magdalena; amonestele el parentesco espiritual; firmado ut supra Pedro Ambrosio de Poblete. Cura" (Imagen procedente de http://sevillanadas.blogspot.com.es )

Por supuesto, Luisa también ayudaba en el taller, pero pronto despuntaría por su habilidad y también por su inconformismo. Mientras que sus hermanas  se concentraban en dar color a las imágenes esculpidas en madera por su padre, Luisa  comenzó a tallar sus propias obras. No ha llegado hasta nosotros lo que su padre pensaba sobre aquella hija que comenzaba a despuntar como artista ¿tal vez barruntaba que su hija sería en el futuro una dura competencia para su taller? ¿o tal vez como una digna heredera del taller que él había fundado? Aunque seguro que también era consciente de los muchos obstáculos que tendría que salvar su hija para abrirse camino como escultora en un mundo de hombres donde las mujeres se limitaban a ayudar en silencio en los talleres a sus padres,hermanos o esposos. Pero ya sabemos que Luisa no era conformista y rompía moldes y también lo haría en su matrimonio. La hermana mayor, María, se casó con el también escultor Matías Brunenque, y su otra hermana mayor, Francisca, también contrajo matrimonio con un escultor , José Felipe Duque Cornejo. Ellos también pasarían a trabajar en el taller como era lo habitual , pues era, por así decirlo, el negocio familiar. Al igual que sus hermanas, Luisa se enamoró de un escultor, uno de los ayudantes de su padre llamado Luis Antonio Navarro de los Arcos(1652-1711) .Pero sin que sepamos la razón, Pedro Roldán se opuso al matrimonio y no dio su autorización para el enlace. Para cualquiera de sus hermanas eso habría sido suficiente para anular el compromiso , pero no para Luisa  que a los diecinueve años se casó el día de Navidad de 1671 sin contar entre los presentes en la ceremonia a su padre. Este desafío a la autoridad paterna era algo inaudito y tal vez Luisa se arriesgó a ello porque era su gran oportunidad de independizarse, salir del taller paterno y buscar su propio camino como escultora. 


Las figuras de San Servando y San Germán realizadas en 1687 por Luisa para el Ayuntamiento de Cádiz y que hoy pueden contemplarse en la catedral Nueva de Cádiz. Ya llevaba entonces dieciséis años casada con el mediocre escultor Luis Antonio Navarro de los Arcos . Para casarse con él había  desobedecido a su padre que deseaba para su hija un esposo mejor que aquel, pero Luisa tal vez lo que buscaba era salir del taller de su padre e independizarse y eso se lo daba su matrimonio con Luis Antonio  aunque el tiempo mostraría que él nunca aportó ningún apoyo económico al matrimonio y todo el peso recayó sobre Luisa . Hay que  tener presente  el secundario papel que jugaba la mujer en la sociedad del siglo XVII para darnos cuenta de lo valiente que fue Luisa buscando  la independencia profesional  renunciando a una vida cómoda y asegurada en el taller de su padre Pero si lo hubiera hecho así hoy no conoceríamos su obra  ,habría sido una aprendiz durante toda su vida  (Imagen procedente de http://www.avvlalaguna.com)

Fuera ya del hogar y el taller de su padre, Luisa abre su propio taller en Sevilla donde , otra cosa extraordinaria, su marido trabaja como ayudante de Luisa encargándose del encarnado de las imágenes, la misma labor que ella hacía en el taller de su padre. Durante estos primeros años de actividad consigue pequeños encargos de iglesias sevillanas que le solicitan imágenes religiosas que ella empieza tallando en madera tal y como hacía su padre aunque pronto comenzará a trabajar con barro , un material que no era muy apreciado en la época pero Luisa logrará perfeccionar su técnica logrando llamar la atención por  la calidad de sus obras aunque sin dejar nuca de trabajar con la madera, un vínculo que en cierto modo la mantenía unida a su padre. Crearía probablemente numerosas imágenes de la Virgen para los pasos de Semana Santa de diferentes parroquias, y digo probablemente porque las obras de esta primera etapa no incluían su nombre y hoy sólo se puede sospechar que son suyas pero falta la confirmación de su autoría. En los contratos aparece, el nombre de su esposo, aunque era ella la que se encargaba de la realización de las obras. También parece que después del alejamiento entre padre e hija por el desacuerdo con respecto a la boda las relaciones entre ambos mejoran y Luisa colabora con su padre en la elaboración de algunos de estos pasos de Semana Santa. La fama de Luisa va creciendo y ganándose el respeto primero y la admiración después tanto de sus competidores como de los clientes. Los encargos crecen en número al igual que su familia. Entre obra y obra Luisa tiene tiempo para dar a luz entre 1672 y 1689 a dos hijos y cinco hijas , de los que solo tres superarían la infancia, algo habitual en aquel tiempo. 


El Ecce Homo esculpido por  Luisa Roldán que hoy también se puede contemplar en la catedral de Cádiz, considerada una de sus mejores obras .  Su objetivo era avivar la fe de quién contemplara sus obras a través de la expresividad de sus creaciones aunque en sus obras trata de contener el exagerado dramatismo de otros contemporáneos ,  En Cádiz Luisa y su marido permanecerán durante dos años , entre 1686 y 1688, y entonces se decidió a viajar a Madrid para tratar de triunfar en el lugar más difícil, la corte   (Imagen procedente de http://bloghistoriadelarte.wordpress.com )

Probablemente fue en 1686, cuando Luisa tiene treinta y cuatro años y ya cuenta con un sólido prestigio como artista en Sevilla, cuando recibe un encargo  de la catedral de Cádiz que la lleva a trasladarse a la ciudad gaditana con toda su familia abandonando su Sevilla natal, Empezaba una nueva etapa en su carrera artística más arriesgada, porque abandonaba la ciudad donde ya era conocida por todos y tenía más contactos además de contar con la presencia de su padre , para entrar a competir con otros artistas que la recibirían con recelo por su condición femenina , abriéndose de nuevo camino gracias a su talento, su trabajo y su determinación. Entre las obras de esta época están las imágenes de San Servando y San Germán esculpidas en 1687  para el Ayuntamiento de la ciudad aunque hoy se encuentran en la Catedral Nueva de Cádiz. Otra de las obras de esta época en Cádiz es una imagen de Nuestra Señora de la Soledad que Luisa , que para entonces ya era conocida también como La Roldana, donó al convento de los Padres Mínimos en Puerto Real a cambio de oraciones por las  almas del matrimonio. Realiza también figuras del Niño Jesús como la que se encuentran en la Iglesia de San Pedro en Arcos de La Frontera o la del Convento de Santo Domingo en Jerez de la Frontera. En muchos casos es difícil la atribución de estas obras hasta que aparece algún documento en un archivo que permite conformar su autoría. En algún momento entre finales de 1688 y comienzos de 1689  Luisa toma de la mano a su familia, su esposo y sus dos hijos supervivientes, para intentar el más difícil todavía, triunfar en la corte, en Madrid, allí donde todos querían tener éxito y donde Luisa no conocía a nadie  y sólo podría valerse de su talento. 


"Sagrada Familia con el Niño dando los primeros pasos"  realizada hacia 1693 y que se conserva en la actualidad en el Museo Provincial de Guadalajara. Pertenece ya a su etapa en Madrid , donde se convertiría en escultora de cámara de dos reyes, Carlos II y Felipe V , la única mujer en conseguirlo después de la pintora italiana Sofonisba Anguissola durante el reinado de Felipe II (Imagen procedente de http://bloghistoriadelarte.wordpress.com ) 


No se sabe en que fecha exacta llegó a Madrid pero conociendo que a mediados de 1688 estaba trabajando todavía en Cádiz y que su último hija, María Bernarda , nacía en Madrid el 28 de febrero de 1689, fue en esos meses finales de 1688 o al comienzo de 1689 cuando emprende la aventura. Significaba empezar una vez más de cero, volver a buscar clientes, ganarse el respeto de sus competidores y que su nombre se extendiera entre nobles, eclesiásticos y por la corte del monarca Carlos II (1661-1700), el desdichado hijo de Felipe IV, y digo desdichado porque Carlos era el triste resultado de generaciones de matrimonios endogámicos entre los miembros de la familia Habsburgo. Poco después de su nacimiento el 6 de noviembre de 1661, el embajador francés Rebenac fue a rendirle homenaje como heredero al trono español y su impresión no fue demasiado alentadora "El príncipe parece bastante débil ;muestra signos visibles de degeneración; tiene flemones en las mejillas, la cabeza llena de costras  y el cuello le supura" y unos años más tarde otro embajador francés relata como los malos augurios de su predecesor sobre la salud y el aspecto físico del que  ya es rey tras la muerte de su padre Felipe IV en  1665 se cumplen "Las facciones de Carlos II , aunque algo parecidas a las de su abuelo Felipe III, eran alargadas , estrechas y como abobadas, la frente descubierta y chata, la mirada inexpresiva, la nariz colgante como una glándula carnosa entre la frente y la boca, el labio deforme, cayendo sobre la mandíbula y ésta sobre el pecho" Carlos II, al que el pueblo bautizaría como el Hechizado y al que le dedicaba coplas como esta que dice así "El Príncipe , al parecer,/ por lo endeble y patiblando,/ parece hijo de contrabando,/ pues no se puede tener" , sería el triste epílogo de la dinastía de los Austria en España, pero seguía siendo uno de los monarcas más poderosos de Europa y el gobernante de un vasto Imperio donde nunca se ponía el Sol, y trabajar para él era lo máximo a lo que podía aspirar un artista. 


File:Juan de Miranda Carreno 002.jpg
Retrato de Carlos II  llamado el Hechizado, realizado por su principal retratista, Juan Carreño de Miranda(1614-1685) y donde a pesar de tratarse de retratos oficiales donde se intentaba ofrecer la mejor imagen posible del retratado no puede ocultar el aspecto enfermizo del monarca  afectado de múltiples dolencias . Veamos la descripción que nos dejó del rey cuando tenía 18 años el representante papal Nicolini "El rey es más bien bajo que alto, flaco y feo. Mira con expresión melancólica y un poco asombrada. Si no anda no puede tenerse en pie, como no sea apoyándose contra una pared, una mesa o en alguna persona. Es tan débil de cuerpo  como de espíritu. De vez en cuando no deja de dar muestras  de inteligencia, memoria y cierta agudeza, pero lo corriente no es eso: ordinariamente se muestra abúlico ,apático e insensible , torpe e indolente  y parece que está atontado. Puede hacerse de él lo que se quiera porque carece de voluntad propia" Ese era el gobernante del  que todavía era el Imperio más poderoso y también el patrón de nuestra Luisa Roldán (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

Después de tres años de  lucha en los que se ganó la vida con encargos como "Los desposorios místicos de Santa Catalina" o "El descanso en la huida de Egipto", Luisa se labra también fama en Madrid gracias a sus obras en barro con la que se decoran los oratorios de las iglesias madrileñas y las capillas de los palacios de la aristocracia. Por fin , el 15 de octubre de 1692 Luisa recibe el nombramiento como escultora de cámara del rey. Ninguna mujer había alcanzado tal honor desde que la pintora italiana Sofonisba Anguissola se convirtiera en pintora de cámara de Felipe II más de un siglo antes. Por desgracia la España de Carlos II poco tenía que ver con la de Felipe II, el reino se halla sumido en una profunda crisis económica , el pueblo pasa hambre y en la misma corte la esposa del embajador francés se queja asombrada que no hay casi ni para comer . El pueblo arruinado, la aristocracia arruinada y el rey arruinado, ese era el panorama del reino en la última década del siglo XVII. Y Luisa no iba a tardar en notar los efectos de esa falta de dinero.Recibe encargos  para obras tanto en barro como en madera para las residencias del monarca así como para aquellas iglesias y capillas de las que Carlos II era devoto, pero después de entregar sus trabajos no recibe ni una sola moneda a cambio y lo mismo sucede con los encargos de la aristocracia. En teoría tenía fijado un salario anual fijo, pero no era más que papel mojado y cuando acude al condestable de Castilla, Íñigo Melchor Fernández de Velasco (1629-1696) , que era la máxima autoridad en ausencia del monarca, para pedirle que le adelante su salario  el condestable la responde que estaría encantado de hacerlo tan pronto como el rey le diga de donde sacará el dinero para ello. En 1693 se dirige al propio monarca  para solicitarle que la permita habitar en una vivienda perteneciente al Tesoro porque "No tenía donde vivir ni ella ni sus hijos".


El arcángel San Miguel aplastando al diablo  que se encuentra en el Monasterio  de El Escorial . Se dice que el rostro del ángel es el de la escultora y el del diablo el de su esposo Luis Antonio, lo que demostraría que a esas alturas de su matrimonio las relaciones no debían de ser muy buenas entre ambos. El pintor y tratadista de pintura  Antonio Palomino (1655-1726) que en 1715 publicaría "El Museo Pictórico y Escala Óptica" que en el tercero de sus tres volúmenes recoge biografías de los principales artistas del barroco español, escribe sobre Luisa Roldán que "es una artista de modestia suma, habilidad superior y virtud extremada" (Imagen procedente de http://marivi-hypatia.blogspot.com.es )

La artista reconocida y admirada en Sevilla y Cádiz ,la escultora de cámara de uno de los monarcas más poderosos del planeta, apenas tenía para comer y vivía en la miseria porque no había dinero para pagarla, Desesperada, en 1697 escribe a la segunda esposa del rey, Mariana de Neoburgo (1667-1740) solicitándola "vestuario o una ayuda de costa o lo que fuera de su agrado". Ni siquiera le llegaba el dinero para comprarse algo de ropa y apenas podía alimentar a sus hijos , como admite en otra carta dirigida también a la reina "por estar pobre y tener dos hijos, lo paso con grandes estrecheces pues muchos días falta para lo preciso para el sustento de cada día". En 1698 su marido, Luis Antonio Navarro solicita en la Corte un puesto como criado, pero es rechazado aunque finalmente se lo conceden en junio de ese mismo año. Mientras, a pesar de todo, Luisa sigue trabajando y para el Monasterio de El Escorial realiza un Arcángel San Miguel con el diablo a sus pies, una de sus obras más conocidas y en las que la tradición quiere ver en el rostro del arcángel un autorretrato de Luisa y en la cabeza del diablo de su esposo Luis ¿problemas matrimoniales? No lo podemos saber porque no lo dejó escrito, pero toda la responsabilidad de mantener a la familia recaía sobre ella.  En 1699 fallece en Sevilla su padre Pedro Roldán  en Sevilla nombrando a su hija , la más rebelde de todas sus hijas, como una de sus herederas lo que demuestra que padre e hija hacía tiempo que se habían reconciliado. En Madrid Luisa pasaba hambre y tenía que mendigar que le pagaran algo de su trabajo ¿por qué no regresar a Sevilla? Pero probablemente el orgullo y su deseo de triunfar en la corte se lo impidió, no pensaba dar un paso atrás y regresar, seguiría luchando aunque se enfrentaba a obstáculos contra los que nada podía su talento. 


Virgen de la Leche  de Luisa Roldán. Como escultora de cámara del rey Carlos II  Luisa tenía un sueldo fijo pero el problema es que nunca lo recibía y a lo largo de aquellos años tuvo que escribir en diferentes ocasiones al rey y la reina para solicitarles ayuda con la que mantener a su familia  Tras la muerte de Carlos II en noviembre de 1700  Luisa dejaba de ser escultura de cámara. Tal vez era el momento de regresar a Sevilla, pero ese no era el estilo de nuestra protagonista que decidió quedarse para convencer al nuevo monarca, Felipe V , que ella era la candidata adecuada para ocupar ese cargo (Imagen procedente de http://mujerespintoras.blogspot.com.es )

Los últimos meses del reinado de Carlos II son patéticos, el monarca es sometido a exorcismos porque se cree que los males que padece son consecuencia de algún tipo de hechizo . En 1699 el embajador francés escribe sobre Carlos "Su mal, más que una enfermedad concreta es un agotamiento general y nadie al verlo le echaría menos de ochenta años" aunque Carlos apenas tenía treinta y ocho años. Su estado se agrava a lo largo de 1700  hasta el extremo de que el 3 de octubre redacta su testamento  y el 1 de noviembre de 1700 el monarca fallecía después de siete días de agonía. El embajador francés  escribe  "Pasó la noche del 29 al 30 delirando y en continua inquietud , acentuándose este síntoma hacia las diez la mañana. Estuve en palacio  al mediodía, como de costumbre , y me dijeron que agonizaba. No tenía apenas voz; nadie creía posible que llegase a la noche" El 2 de noviembre la Gaceta de Madrid anunciaba así la noticia a los madrileños "En el día de ayer fue Dios servido, por sus altísimos juicios y merecido castigo de nuestros pecados , que a la hora del mediodía  sobresaltase a su majestad un accidente de fiebres malignas y letargo, con tanto rigor y violencia que le arrebató la vida entre las dos y las tres de la tarde, dejándonos solamente el consuelo de su premeditada y cristiana muerte" Así terminaba la vida del último monarca de la casa de Austria en España y así se quedaba Luisa sin su patrón, aunque nunca la hubiera pagado. El trono de España lo había legado Carlos II al duque de Anjou, Felipe de Borbón (1683-1746), nieto del rey de Francia Luis XIV(1643-1715), aunque este nombramiento no sería aceptado por todos que reconocía como heredero legítimo a otro miembro de la casa de Austria, el archiduque Carlos de Habsburgo(1685-1740). Era el comienzo de la Guerra de Sucesión Española que se prolongaría hasta 1713. 


San Gines de la Jara , otra de las obras realizadas por Luisa Roldán durante su etapa madrileña y que en la actualidad se encuentra en el Getty Center en Los Ángeles, Estados Unidos. Algunos expertos en arte han querido ver  en algunas de sus obras indicios del carácter ciclotímico de Luisa, un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por alternar momentos de euforia con momentos  de depresión, pero con la distancia que nos separa de ella es muy difícil determinar este aspecto. Lo cierto es que Luisa sufrió muchas penalidades durante sus años en Madrid y siempre supo salir adelante con valor y determinación, luchando por lo que amaba, la escultura, su arte, convirtiéndose en la escultora más importante del barroco español, en realidad en la única que logró convertirse en una artista independiente y no una anónima ayudante en un taller. Sobre la fecha de su muerte quiero hacer una aclaración, en la mayoría de biografías e incluso en el documental que incluyo aquí aparece el año 1704, pero parece ser que recientemente se halló su partida de defunción fechada en el 10 de enero de 1706 (Imagen procedente de  http://cerrocofrade.foros.ws )

El 18 de febrero de 1701 el duque de Anjou, ahora ya el rey Felipe V de España, hace su entrada triunfal en Madrid  y unos días después de su coronación Luisa le presenta dos de sus obras, un Nacimiento de Cristo y un Entierro de Cristo  al tiempo que presenta su solicitud para ser nombrada escultora de cámara del nuevo rey. En ella el monarca lee como Luisa le solicita junto con el puesto "casa para vivir y ración para mantenerse ella y sus hijos Pongo en consideración de Vuestra Majestad que lo se lo ejecuto en piedra madera, barro , bronce, plata y en cualquier otra materia"  El monarca tiene otros problemas más urgentes en estos momentos y no la responde por lo que Luisa le enviará al menos otras dos misivas. Por si fueran pocos los obstáculos tampoco tiene buenas críticas de algunos miembros de la corte que desprecian su trabajo por centrarse en el barro, un material considerado innoble por algunos aristócratas. Pero a finales de 1701  el rey la responde concediéndole su puesto como escultora de cámara de Felipe V. Pero el mucho sufrimiento padecido por Luisa en aquellos años en Madrid había minado sus fuerzas y el 10 de enero de 1706,  Luisa Roldán, la primera escultora conocida en España y una de las pocas en el mundo antes del siglo XIX, fallecía en Madrid , envejecida y pobre pero convertida en la escultora de cámara de dos reyes de España, fallecía en Madrid . Una artista que supo defender su independencia y su vocación en un tiempo en que el arte , como la mayoría de las profesiones , era cosa de hombres pero ella se abrió paso a base de su talento, determinación y valor. Dos mil años antes, en una isla griega llamada Lesbos, la poetisa Safo escribía "Os aseguro que alguien se acordará de nosotras en el futuro" Este es mi particular homenaje a Luisa Roldán, un nombre que yo ignoraba y que debería enseñarse en los libros de arte porque es una de las pocas voces femeninas que logró hacerse oír en un mundo de hombres, una muestra del talento perdido por nuestra civilización al  amordazar a la mitad de su población ¿cuantas más Safo, Christine de Pisan, Sofonisba Anguissola, Artemisia Gentilleschi o Luisa Roldán no habrán muerto sin tener la oportunidad de mostrar el talento que sólo estas pocas afortunadas pudieron sacar a la luz?

El Mentidero de Mielost en Facebook :
Famosos