miércoles, 26 de marzo de 2014

GRANDES EXPLORADORES: BLAS RUIZ Y LA AVENTURA ESPAÑOLA EN CAMBOYA (SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de esta historia recorrimos el pasado de Camboya desde sus inciertos orígenes como los reinos de Funan y Chenla, entre los siglos I y VIII y de los que apenas tenemos conocimiento más allá de lo que revelan los yacimientos arqueológicos, hasta el inicio del Reino Jemer o Khmer en 802 bajo el gobierno del rey Jayavarman II . Vimos como a partir de entonces y a lo largo de los siglos siguientes el poder de este reino se fortaleció , sobre todo a partir del reinado de Suryavarman II que gobernaría el reino entre 1113 y 1150 , años en los que el culto a la deidad hindú de Visnu se convirtió en la religión oficial y en el que se inició la construcción del gran templo de Angkor Wat, en cuyo recinto se erigiría  el Palacio Real y donde en los siglos posteriores se irían añadiendo nuevas construcciones, creciendo a su alrededor una gran ciudad  que llegaría a estar poblada por más de medio millón de habitantes. Uno de los sucesores de Suryavarman II, Jayavarman VII , que reinaría entre 1181 y 1215, conduciría al reino a convertirse en un Imperio que se extendía por las actuales Camboya, Vietnam, Laos, Thailandia además de zonas de Birmania y Sri Lanka. Pero a la época de máximo esplendor no tardaría en seguirla una prolongada decadencia  después de varios cambios de religión oficial entre el hinduismo y el budismo, y cuyo detonante fue el avance del Imperio Mongol de Kublai Khan (12154-1294). Surgen nuevos y poderosos enemigos , como el reino de Ayutthaya fundado en 1350 en el territorio que hoy ocupa Thailandia . En 1431 uno de los reyes de Ayutthaya entrará en el territorio del debilitado reino jemer y ocupará su capital, Angkor, haciendo cautivos a sus habitantes. La familia real jemer que pudo escapar estableció una nueva capital más al sur, en Phnom Penh, la actual capital camboyana. 

El reino jemer, recordemos que los jemeres constituyen hoy más del 90% de la población de Camboya, no volvería a recuperar su antiguo esplendor pero logró sobrevivir con dificultades durante el siglo XV y XVI. También os hablaba entonces de como en el siglo XVI se había constituido el primer imperio global de la historia, el Imperio Español, sobre todo después de que el rey de España Felipe II (1527-1598), se hiciera coronar también  rey de Portugal en 1580 con lo que las posesiones portuguesas en África , Asía y América se unían a las que España tenía tanto en Europa como en América además de las islas Filipinas incorporadas a partir de 1565 gracias a la expedición dirigida por Miguel López de Legazpi (1502-1572) . España era la primera potencia mundial y mientras que algunas naciones miraban con recelo su creciente poder otras veían en ella una posible aliada frente a sus enemigos. Este era el caso de lo que quedaba del debilitado reino Jemer, que pediría el auxilio de los españoles frente a la amenaza que representaba para su supervivencia el reino de Ayutthaya . Vimos como el primer español en pisar el sudeste asiático, en concreto la Cochinchina en territorio de lo que hoy es Vietnam, fue el misionero jesuita Alonso Sánchez (1547-1593). Mientras, en 1583 Santiago Vera era nombrado primer gobernador y capitán general de las Islas Filipinas lo que afianzaba la presencia española en Asia .  El rey jemer Apram solicita la ayuda de los españoles para hacer frente a los intentos expansionistas de sus enemigos de Ayutthaya y es en este punto de la historia cuando entra en escena nuestro protagonista, Blas  Ruiz de Hernán González, del que os contaba que muy joven había abandonado su pueblo La Calzada, en Ciudad Real, para embarcarse rumbo a América. Después de estar en Nueva España y contraer matrimonio con una mujer adinerada, el inquieto Blas  Ruiz decidió emprender una nueva aventura y embarco para Filipinas y allí, gracias al dinero de su esposa, pudo fletar un barco y contratar una embarcación para viajar hasta el sudeste asiático y alcanzar la corte del rey Apram .





File:Map-of-southeast-asia 1400 CE.png
Aunque este mapa ya os lo incluí ayer  vuelvo a ponerlo para que podamos situar el escenario de los acontecimientos que os relato en esta segunda parte. No aparece señalada la capital donde se encontraba el rey de Camboya cuando llegó Blas Ruiz, la ciudad de Longvek, que era la capital del Reino Jemer  desde 1529. Se encontraba a u nos sesenta kilómetros de Phnom Penh y su emplazamiento se había elegido por una situación que permitía una buena defensa de la ciudad ya que estaba rodeada de un denso bosque de bambú y por grandes lagos, lo que no impediría que en 1593 fuera conquistada por el rey de Ayutthaya Somdet Phra Sanphet II(1555-1605) . En el mapa tenéis en color rojo el Reino Jemer donde gobernaba el rey Apram, en color violeta el reino de Ayutthaya en el que reinaba Somdet Phra Sanphet II, en verde el reino de Laos que se aliará más tarde con el rey Apram como veremos, y en amarillo el reino de Champa 
(Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )



Después de desafiar el peligro de los piratas chinos , de ser retenido en las costas de Vietnam, en tierras del Reino de Champa, y de superar los obstáculos de un territorio selvático y montañoso, en 1592 llegaba a la corte de Apram . Y Blas  Ruiz se encontró con que no era el único europeo en la corte camboyana, pues el rey Apram tenía a su servicio a tres portugueses. El dominico español fray Gabriel Quiroga de San Antonio escribiría en 1604 una obra titulada "Breve y verdadera relación de los sucesos del Reino de Camboya" que a partir de ahora nos va a acompañar en este relato y en la que el fraile nos cuenta que allí se encontraban los portugueses Diego Belloso, natural de Amarante, , Pantaleón Carnero, de Lisboa y Francisco Machado. Blas Ruiz fue muy bien recibido y se estableció en la corte . Nos cuenta fray Gabriel Quiroga en su obra que el monarca camboyano les encomendó que "en nombre suyo y como sus embajadores fuesen a Manila a pedir y traer religiosos para el efecto y soldados si fuesen necesarios, y para obligarlos (en el sentido de animarlos) , les hizo muy grandes mercedes, particularmente a Diego Belloso , al que casó con una prima suya" Pero antes de que esta embajada pudiera llevarse a cabo el reino de Ayutthaya se adelantó y atacó al reino jemer. La capital, fue conquistada por los invasores y los cuatro europeos también fueron hechos cautivos. Diego Belloso permaneció en la corte del rey de Ayutthaya, mientras que Blas Ruiz , Pantaleón Carnero y Francisco Machado  fueron embarcados en un junco para trasladarlos a otra población. Allí les tenemos encadenados en las bodegas del junco con una tripulación china. Según otras versiones Blas y sus compañeros se las ingeniaron para convencer a los chinos  de que les traía mucha más cuenta apoderarse de las abundantes riquezas que transportaba el junco y la tripulación china se rebeló contra los guardias de Ayutthaya a los que pasaron a cuchillo haciéndose dueños del junco. 

A continuación pusieron rumbo al puerto de Malaca, fuera del alcance de Ayutthaya, pero los planes de Ruiz y sus compañeros eran otros diferentes y de alguna forma lograron hacerse con el junco. Fray Gabriel Quiroga no nos dejó el detalle de este hecho y nos cuenta sólo que "Les maltrataban (a los europeos) pero se animaron. Mataron a los Sianos (es decir, a los hombres del reino de Ayutthaya, que también era conocido como Siam y sus habitantes como sianos) y se hicieron con el junco" Así que no sabemos con certeza si primero alentaron a los chinos para que se revelaran contra los guardias de Ayutthaya o fueron ellos mismos los que aprovecharon alguna ocasión para emprender la lucha , pero lo cierto es que se adueñaron del junto y pusieron rumbo a Manila , a territorio español. Las bodegas del junco estaban repletas, como nos cuenta fray Gabriel Quiroga "quinientos arcabuces, cincuenta falcones, dos medias culebrinas, cincuenta tinajas de pólvora, lanzas, catanas" y otras muchas armas  con las que semanas después hicieron su entrada triunfal en Manila. El rey de Ayutthaya temía que el gobernador español de Manila, al enterarse de lo que había sucedido, mandase  "a los castillas" que es como llamaban a los españoles , sobre su reino . Para buscar un acuerdo de paz envió una embajada  en la que figuraba Diego Belloso  acompañado además de  una pequeña embarcación cargada de regalos , entre ellos dos elefantes. Fray Gabriel Quiroga nos cuenta que esta embajada llegó a Manila casi al mismo tiempo que él lo hiciera, en junio de 1595. Mientras,  España había sufrido algún revés  en aquel tiempo . En 1590 el gobernador de Manila, Santiago de Vera, fue reemplazado por Gómez Pérez das Mariñas (1539-1593) , que además de fundar la ciudad filipina de Dasmariñas, organizó en 1593 una expedición que tenía como objetivo de conquistar la fortaleza de Ternate en las islas Molucas, las célebres islas de las Especias, que estaban en manos  de los musulmanes. 




Un mapa actual  donde tenemos el escenario general donde se desarrollan todos los acontecimientos de esta historia. Podéis ver la proximidad de las Flipinas , entonces en poder de los españoles, del sudeste asiático, Camboya, Laos, Vietnam , Thalandia e Indonesia. La ciudad que aparece como Cingapura es Singapur  y en na parte inferior del mapa, a la derecha, tenéis el Mar de Banda donde se encontraban las codiciadas  islas Molucas que entonces eran conocidas como las islas de las Especias . Sería en la expedición española de 1593 para acabar con la presencia musulmana en la zona donde encontraría la muerte el gobernador de Manila Gómez Pérez das Mariñas. Los reinos de la región recelaban de la cercana presencia de los Castilla, como conocían a los soldados españoles (Imagen preferente de http://www.picstopin.com )



Pero la expedición , de la que formaban parte novecientos soldados españoles, fracasó debido a una rebelión de los remeros chinos que acabaron con la vida del gobernador. Le sucedió como nuevo gobernador su hijo Luis Pérez Dasmariñas (fecha desconocida -1603). El nuevo gobernador se reunió con Blas Ruiz y también con Diego Belloso , que para entonces debió haber abandonado su misión como embajador del rey de Ayutthaya para unir fuerzas con Blas Ruiz con quién había trabado amistad, y ambos debieron convencer al gobernador de la necesidad de enviar ayuda al rey camboyano  subrayando la oportunidad que se abría para España de incrementar su influencia en aquella región . Dasmariñas accedió y fray Gabriel nos cuenta como "aprestaron los oficiales reales dos juncos y una fragata y el 19 de enero de 1596 salió de Manila en los navíos referidos el general Juan Suárez Gallinato, con sus capitanes y ciento veinte españoles o Castillas , como comúnmente los llaman en aquellas islas, todos soldados viejos y tan esforzados como mostraron sus obras" Entre ellos iban también Blas Ruiz y Diego Belloso además de fray Gabriel Quiroga y otro religioso , fray Diego Duarte, que también relataría lo que sucedió durante la expedición, ya todo ello habría que añadir un número reducido de japoneses. Aunque la travesía no era demasiado larga una tormenta sorprendió a la expedición separándola . La nave dirigida por Gallinato tuvo que desviarse hasta el puerto de Singapur para ser reparada, en la que viajaba Diego Belloso se perdió en la costa de Camboya y , según cuenta fray Gabriel "llegaron a tanta necesidad que comieron lagartos y monos" mientras que la nave dirigida por Blas Ruiz pudo desembarcar en las costas del reino de Champa. Cuando finalmente Blas Ruiz y Belloso pudieron reunirse  y entrar en Camboya supieron que el rey Apram había buscado refugio en Laos mientras que en el reino camboyano se había quedado al frente un usurpador llamado Huncar Prabantul, primo de Apram pero que se había rebelado contra él. 

En ausencia de Gallinato se decidió que Blas Ruiz estaría al frente de la expedición y pronto tuvo que afrontar un grave problema, pues la colonia china formada por más de tres mil hombres veían en los españoles una amenaza para sus negocios e intereses y comenzaron a hostigarlos sin que el rey hiciera nada para evitarlo pues más bien daba por seguro que la superioridad numérica de los chinos exterminaría a los españoles ahorrándole un problema. Pero fray Gabriel  nos cuenta como "no queriendo ni debiendo sufrir más, los Castillas junto con los veinte japoneses  , encendidos en ira y cólera, con la razón grande que tenían, acometieron a los tres mil chincheos (así se refería fray Gabriel a los chinos) , mataron trescientos de ellos y tomaronles los juncos " La expedición española tenía la intención de ser recibida por el rey Prabantul y entre los presentes que llevaban con ellos el más curioso era un burro , un animal desconocido en aquellas tierras. Pero Prabantul se negó a recibirlos hasta que hubieran satisfecho a los chinos por la pérdida de los juncos y devolvieran las propiedades de las que los españoles se habían apoderado. Blas Ruiz se lo prometió al monarca aunque no tenía intención de cumplir con su promesa y el monarca le llamó entonces a su presencia para que le entregara los presentes que traía de Manila y le explicara sus intenciones . Blas Ruiz se hizo acompañar de treinta y nueve de sus hombres y de fray Diego Duarte pero nos cuenta fray Gabriel que cuando llegaron allí sospecharon que les preparaban una emboscada y tomaron la resolución de adelantarse ellos y de esta forma los españoles se lanzaron al asalto del Palacio Real de Prabantul  durante la noche , incendiándolo  "Llegaron al palacio a las dos de la noche - relata fray Gabriel - y lo acometieron con tanto esfuerzo como si fueran leones. Rompieron muros, derribaron paredes , asaltaron torres , quebraron puertas, mataron hombres y andaban hechos rayos del Cielo" y en cuanto al rey "se fue huyendo con las mujeres. Le alcanzó una bala y le quitó la vida"




Uno de los tradicionales juncos chinos como los que los españoles de Blas Ruiz requisaron a los chinos  además de quedarse con muchas de sus propiedades y que luego estos reclamaron al rey Prabantul . A pesar de su superior preparación militar no deja de impresionar como cuarenta hombres pudieran resistir el ataque de tres millares de chinos causándoles al menos trescientas bajas según contaba  en su obra fray Gabriel Quiroga 
(Imagen procedente de http://omarhavana.files.wordpress.com ) 




Al día siguiente el panorama era desolador "Salió el sol y se vio el daño hecho. Los palacios derribados, la tierra llena de sangre, la sangre corriendo por las calles, las mujeres dando voces, unas por los maridos, otras por los hijos , otras por los hermanos y estaba la ciudad que parecía la Roma incendiada, la acabada Troya  o la destruida Cartago" No estaba mal para cuarenta y un hombres , entre ellos un fraile. Cuando la población conoció la muerte del rey se congregó en una gran multitud rodeando a los españoles "se juntaron que parecían nubes de langosta y cubrían la tierra" explica fray Gabriel. y los españoles se retiraron perseguidos por la población que les rodeaba lanzándols flechas. Los españoles se metieron en el río para cruzarlo pero los camboyanos les rodearon por las dos orillas y tuvieron que seguir por el centro del río hasta buscar un paso desconocido por los camboyanos "muchos de ellos ya heridos, todos calados  y ninguno había comido, ni bebido ni defecado desde el día anterior" Llegaron al paso del río y lograron pasarlo mientras "llovían flechas y saetas sobre los Castillas, que parecían impasibles o inmortales" . Una vez vadeado el río los españoles se dispusieron a hacer frente a los camboyanos "uno peleaba por diez, diez por ciento y los cuarenta como si fueran cuarenta mil " y finalmente hicieron huir a los camboyanos y lograron ponerse a salvo en sus naves "alegres del suceso y tristes de no haber hecho mucho más" Desde luego eran hombres que no se arredraban ante nada. Descendieron por el curso del río  Mekong justo cuando lo remontaba la nave de Juan Suárez Gallinato que volvía desde Singapur para unirse a ellos. Después de que Blas Ruiz y los demás le relataran lo que sucedió  consideró Gallinato que era más prudente no seguir aventurándose en Camboya y regresar por donde habían venido  hasta la desembocadura del Mekong y dirigirse luego por mar hasta la costa al norte del reino de Champa, en el actual Vietnam, para desde allí dirigirse luego a Laos donde se hallaba refugiado el rey camboyano Apram. 

Cuando llegaron a la costa hicieron un descubrimiento, allí, varada, se hallaba la nave en la que había muerto tres años antes el gobernador español de Manila Gómez Pérez das Mariñas cuando dirigía la expedición a las islas Molucas de la que ya os he hablado antes y donde encontró la muerte como consecuencia de la rebelión de la tripulación china que le acompañaba. Gallinato decidió regresar a Manila con la recuperada galera al tiempo que enviaba a Blas Ruiz y Diego Belloso a Laos para que informaran al rey Apram de todo lo que había sucedido en aquel tiempo. Nos cuenta Gabriel que Apram había sido bien recibido en  la corte de Laos e incluso en señal de amistad el hijo mayor de Apram se había casado con la hija  mayor del rey de Laos pero a pesar de ello el monarca camboyano estaba triste  y fray Gabriel escribe una gran verdad que sigue siendo valida en nuestros días "el deseo de reinar en la tierra puede tanto con los hombres que a muchos ha hecho perder la vida" Esa era la situación cuando llegan Blas Ruiz y Diego Belloso "habiendo pasado hartas dificultades" y relatan al rey lo que ha sucedido en Camboya y este recupera sus deseos de recuperar el trono . El rey Apram , con la ayuda del rey de Laos, se aprestó para volver a Camboya. En este punto tengo que decir que he visto en diferentes artículos sobre esta historia que a la llegada de Blas Ruiz y Diego Belloso el rey Apram ya estaba muerto y también sus hijos mayores y sólo quedaba con vida su hijo pequeño Prauncar que habría sido el que les habría acompañado a Camboya para recuperar el trono. Hasta aquí he ido siguiendo el libro de fray Gabriel que , como veis, nos cuenta que el rey estaba vivo y fue con ellos a Camboya. Como no soy historiador no dispongo de más fuentes para confirmarlo pero he prefiero mantenerme fiel al relato de fray Gabriel . 


Portada  de la obra de Fray Gabriel Quiroga de San Antonio publicada en 1604 y dedicada al rey Felipe III(1578-1621) titulada "Breve y verdadera relación de los sucesos del Reino de Camboya" en la que me he basado para escribir este relato ya que Gabriel fue testigo de muchos de los acontecimientos que narro aquí, aunque en otras páginas web, libros  e incluso en la wikipedia he hallado diferencias apreciables con lo que relata fray Gabriel, pero yo he preferido seguir la historia descrita por fray Gabriel. Os dejo el enlace más abajo  donde se puede consultar su texto por si alguno tiene la curiosidad de leerlo por sí mismo .(Imagen procedente de http://lanaova.blogspot.com.es )  

Enlace con el libro "Breve y verdadera relación de los sucesos del Reino de Camboya" 



Mientras, en Camboya , tras la muerte de Prabantul a manos de los españoles , le había sucedido su hijo Chupimanu , pero las tropas de Laos que acompañaban al rey legítimo de Camboya los derrotaron y Apram recuperó el trono . Nos cuenta fray Gabriel que el monarca "a todos hizo grandes mercedes, particularmente a los capitanes Diego Belloso y Blas Ruiz . Al primero dio el reino de Bálano y al segundo el reino de Tran, donde hay muy rica especeria, para que ellos y después de ellos quién ellos quisiesen, los tuviesen y los gozasen perpetuamente" El rey de Camboya envió a continuación una embajada a Manila para informarle sobre las buenas noticias y también darle el permiso para que enviara a misioneros católicos que pudieran evangelizar a su pueblo. El nuevo gobernador de Manila era desde 1596 Francisco Tello de Guzmán (fecha desconocida -1603)  que había reemplazado a Luis Pérez Dasmariñas , el hombre que había organizado la expedición a Camboya y también quién en marzo de 1596 convirtiera a Manila en la capital oficial de Filipinas.  El gobernador Tello de Guzmán accede a la petición del rey camboyano y prepara una expedición al frente de la cual pone a Luis Pérez Dasmariñas "la gente se repartió en tres fragatas (unos doscientos hombres y el religioso fray Alonso Jiménez) y juntas las tres se hicieron a la vela. Fueles el tiempo contrario antes de que saliesen de las Filipinas y tuvieron una tormenta terrible" Una de las fragatas se hundiría y las otras dos naves tampoco llegaron a su destino . Luis Pérez Dasmariñas terminaría en la costa de China. y el gobernador tuvo que enviar una nave en su rescate. Mientras, también organiza una segunda expedición a Camboya con dos naves comandadas por los capitanes  Luis Ortiz del Castillo, que ya había acompañado a Suárez Gallinato en el anterior viaje, y Luis de Villafañé  . Nos relata fray Gabriel "que se hicieron a la vela y con buen tiempo en pocos días hicieron fondo". 





Esta es la fotografía del monumento que  los camboyanos erigieron  en 1940 en memoria de los españoles que bajo el mando de Blas Ruiz lucharon  y murieron en Camboya a finales del siglo XVI. Los Castilla dejaron su huella en la historia del  antiguo reino de los jemeres (Imagen procedente de http://omarhavana.wordpress.com )




Pero no fueron bien recibidos. El gobernador que custodiaba la costa recelaba de los españoles y temía que quisieran adueñarse del reino . y no les dejó seguir a hasta la corte del rey . Cuenta Gabriel que un incidente aparentemente sin importancia causaría el estallido de la violencia.  Una desavenencia entre un español y un laosiano  sobre quién tenía preferencia en un paso desencadeno una disputa que el laosiano exageró ante sus compañeros y juntos lo denunciaron al gobernador malayo  para que castigara a los españoles "El malayo era ambicioso - escribe fray Gabriel - deseaba levantarse contra Camboya y levantarse contra los Castillas. Se puso de acuerdo con los laosianos (Gabriel los llama lapones)  y todos juntos con increíble ejército por mar y tierra acometieron la fragata de los Castilla. Eran pocos y estaban desprevenidos,  los enemigos muchos y prevenidos" La suerte estaba echada ante la superioridad numérica de las fuerzas combinadas de malayos y laosianos "Pelearon como leones y vengaron muy bien sus muertes" Mientras Luis de Villafañé zarpaba para avisar al rey camboyano y a Blas Ruiz que se encontraba con el rey, los demás se quedaron luchando hasta que sucumbieron todos "prendieron fuego los navíos y allí murieron los Castillas y los tres religioso dominicos , abrasado que no vencidos" De poco sirvió el intento de advertir a Blas Ruiz y los pocos españoles que estaban en la capital . Escribe fray Gabriel que el rey camboyano envió a Blas Ruiz y Diego Belloso a enfrentarse al gobernador malayo pero los malayos, los laosianos y los camboyanos que habían apoyado antes al usurpador del trono se aliaron y "todos juntos acometieron a los capitanes Diego Belloso y Blas Ruiz  y a la gente que venía con ellos y a todos los acabaron. El rey se retiró y el malayo quedó señor del mar y de la costa. "  Sólo se sabe de dos españoles que lograron regresar con vida, Juan de Mendoza y el propio fray Gabriel , que lograron hacerse a la vela y regresar a Manila para contar lo sucedido, mientras el antiguo reino Jemer se hundía en el caos que no abandonaría en los siglos posteriores. Y aquí termina la aventura de aquellos españoles que en el siglo XVI no dudaban en viajar miles de kilómetros en busca de aventuras, poder y riqueza en un tiempo en el que nada parecía imposible para los Castillas. Habría que esperar al siglo XIX para que España regresara a la región pero eso es ya otra historia en una época muy diferente. 



Enlace con la primera parte de Blas Ruiz y la aventura española en Camboya 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/03/grandes-exploradores-blas-ruiz-y-la.html




El Mentidero de Mielost en Facebook :
https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos