martes, 11 de febrero de 2014

ESPAÑOLAS EN LA CONQUISTA DE AMÉRICA: MENCÍA CALDERÓN Y LA CARAVANA DE MUJERES HACIA ASUNCIÓN (SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de este relato conocimos los primeros intentos españoles para explorar, conquistar y colonizar  un territorio al que denominaron Río de la Plata y Paraguay. Primero el adelantado Pedro de Mendoza y Luján(1487-1537) había fundado en 1536 el primer asentamiento español a orillas del Río de la Plata, Nuestra Señora del Buen Ayre que hoy es la capital de Argentina y a la que conocemos como Buenos Aires. Uno de sus lugartenientes, al que Mendoza había enviado hacia el norte para explorar, Juan de Ayolas (1510-1538) fundaba el Fuerte de La Candelaria  en territorio que en nuestros días pertenece a Brasil , para luego marchar en busca de un paso entre las montañas que le permitiera entrar en un supuesto  reino lleno de plata del que le habían hablado los indígenas. Vimos como no encontró la plata pero si la muerte a manos de los indios en 1538. Mientras, Juan de Salazar y Espinosa (1508-1560),que había sido enviado por Pedro de Mendoza para encontrar a Ayolas y traerlo de regreso  al Río de la Plata donde Mendoza y sus hombres se hallaban rodeados por una coalición de tribus indígenas,  por el camino fundó a orillas del río Paraguay  un nuevo asentamiento , Nuestra Señora de la Asunción. Era el 15 de agosto de 1537  y aquel asentamiento iba a convertirse en la población más importante de los españoles en la región, sobre todo después de que Nuestra Señora del Buen Ayre fuera incendiada, destruida y abandonada . Más tarde vimos como el emperador Carlos V(1500-1558) nombraba como nuevo adelantado del Río de la Plata y Paraguay al veterano explorador Alvar Núñez Cabeza de Vaca (hacia 1490-1560)  que  en su camino a Asunción descubrió las cataratas del Iguazú , a las que el bautizó como Saltos de Santa María. Al llegar a Asunción y poner en práctica una política contraria a la esclavización de los indios se ganó la animadversión de algunos españoles y sobre todo de uno de los hombres de Ayolas, Domingo Martínez de Irala (1509-1556), que había actuado como adelantado interino en ausencia de otro hombre enviado por la corona. Como os contaba ayer estos datos y la mayor parte de los que veremos a lo largo del artículo proceden de la obra de la escritora española Eloísa Gómez-Lucena "Españolas del Nuevo Mundo" 


Monumento a Juan de Salazar y Espinoza en Asunción , la ciudad que él fundó el 15 de agosto de 1537 y que hoy es la capital de Paraguay . Juan de Salazar sería inicialmente el capitán de la expedición de Mencía Calderón y suya era la nave capitana, la San Miguel, aunque tuvo problemas desde el principio de la expedición  y ya en Canarias tendría que enfrentarse a un intento de motín que pudo abortarse gracias a la intervención de Mencía Calderón que a lo largo de los seis años que duró aquella odisea sería fundamental por su capacidad de mantener a todos unidos  (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

En 1544 Cabeza de Vaca fue derrocado, encarcelado y enviado a la Península Ibérica , mientras Irala se hacía de nuevo con el poder. Pero Carlos V no estaba dispuesto a tolerar que alguien a quién  no había designado como Adelantando actuase por cuenta propia y ordenó que se organizara una nueva expedición dirigida por el nuevo adelantado nombrado por el monarca, Juan de Sanabria(hacia 1505- 1549). Pero la fatalidad quiso que la muerte le sorprendiera antes de poder iniciar la expedición y esta responsabilidad  recayó sobre su hijo y heredero, Diego de Sanabria, un joven de apenas dieciocho años, y en su viuda, una mujer que mostraría pronto su carácter y personalidad inasequible al desánimo , Mencía Calderón(hacia 1514-1570). Conocimos las dificultades para cumplir con los requisitos exigidos por la Corona, que entre otras cosas  demandaba que la expedición estuviera integrada por seis naves y trescientas personas entre hombres, mujeres y niños además de soldados, religiosos y marineros más las provisiones , semillas, animales domésticos y reservas de agua necesarias para este viaje , todo lo cual significaba unos gastos enormes  que debían ser asumidos no por la Corona sino por el propio adelantado que se veía obligado a pedir préstamos e hipotecar sus bienes para poder financiar toda la expedición . Como Diego no terminaba de reunir las seis naves, se decidió que Mencía Calderón liderara  como representante de su hijastro, una primera expedición integrada por tres  naves y trescientas personas. Veíamos ayer que allí estaban la nave capitana, un ligero y veloz patache, la "San Miguel", donde viajaban la propia Mencía con sus dos hijas, María y Mencía, y con Juan de Salazar , el fundador de Asunción, como dueño y capitán de la nave, además de la mayoría de las mujeres solteras, y también bastantes matrimonios con sus hijos.



Las expediciones españolas a América sorprenden por el escaso número de personas que la integraban. En este cuadro tenéis las diferentes expediciones que fueron a la región del Río de la Plata y Paraguay , incluida la que nos ocupa, la Expedición de Sanabria (y Mencía Calderón) que en número fue la cuarta más importante. En el conjunto de las colonias americanas, entre 1493 y 1600, según los datos que recupero de "Españolas del Nuevo Mundo" de Eloísa Gómez Lucena , habían emigrado un total de 54.881 españoles de los que 10.118 eran mujeres, lo que suponía un 16,56% de los españoles en América. Como podéis ver en el cuadro sobre estas líneas, en la región del Río de la Plata apenas emigraron 3087 personas para un territorio que se extendía por las actuales Paraguay , Uruguay y Argentina .(Imagen procedente de http://www.portalguarani.com )

En ella también viajaba un amigo de la familia de Mencía y los Sanabria, Hernando Trejo , que sería más adelante protagonista de la expedición , y otro joven llamado Hernando de Salazar que era buscado por la justicia ya que había incumplido una de las normas establecidas por la Casa de Contratación para permitir viajar a América. Hernando de Salazar estaba casado pero carecía del permiso necesario de su esposa para emprender aquel viaje, pero logró esquivar la vigilancia y se unió a la expedición.  Las otras dos naves eran la carabela"Asunción", cuyo propietario  era Francisco Becerra que iba acompañado de su esposa Isabel Contreras y de sus  hijas Elvira Carbajal e Isabel Becerra . Francisco designó como capitán  a uno de los hombres de confianza de Juan de Salazar, Cristóbal de Saavedra. Y el último barco, y también el más grande, lento y pesado era la nao "San Juan" donde viajaban la mayoría de los soldados así como el ganado, bajo el mando del capitán Juan Ovando. Les dejábamos el 10 de abril de 1550  cuando las tres naves , que un día antes habían descendido por el Guadalquivir desde Sevilla, zarpan del puerto de San Lucar de Barrameda  y ponían sus proas hacia la primera parada de su viaje, las islas Canarias. El 20 de abril las tres naves arribaban a la isla de La Palma para aprovisionarse de agua suficiente para hacer frente a la larga travesía que tenían por delante, pero no todos seguirían el viaje. Para la mayoría de aquellos hombres y mujeres aquella era su primera experiencia en el mar y no pudiendo resistir los mareos y el miedo a aquel inmenso territorio acuático, algunos decidieron quedarse en Canarias y embarcarse en la primera nave que tuviera por destino la Península Ibérica. 

Es difícil encontrar un mapa con la ruta de la expedición de Mencía Calderón y este es el único de los que he hallado que refleja el recorrido de la expedición paso a paso. La salida desde el puerto fluvial de Sevilla el 9 de abril de 1550 de las tres naves que integraban la expedición  con trescientas personas a bordo. Al día siguiente se encontraban en el puerto de San Lucar de Barrameda, en la provincia de Cádiz y desde allí comenzaron su viaje de diez días  hasta la isla de Palma, en las Islas Canarias donde quedarían retenidos por la falta de viento durante varias semanas hasta que hacia el solsticio de verano zarparon de nuevo ahora rumbo al Golfo de Guinea (con el número 4 en el mapa). Allí les sorprendería la tempestad que separó a las tres naves. La San Miguel, , la nave capitana donde estaba el capitán de la expedición, Juan de Salazar , y la propia Mencía Calderón con sus hijas . Después de superar el asalto de un pirata normando, harían una escala en la isla de Annobón, en el mismo Golfo de Guinea y luego siguieron hasta la isla de Santa Elena (número 5 en el mapa) donde donde doscientos cincuenta años mas tarde viviría exiliado sus últimos años el emperador Napoleón Bonaparte y desde allí cruzaron el Atlántico hasta llegar a la costa de Brasil y la isla Catalina, donde ocho años antes, en 1542, había desembarcado el segundo Adelantado del Río de la Plata, ,Alvar Núñez Cabeza de Vaca. A partir de ahí comenzaría una larga odisea que no concluiría hasta la primavera de 1556 (Imagen procedente de http://viajesnavales.wordpress.com )  

En Canarias la expedición quedaría retenida hasta el mes de junio debido a la falta de vientos propicios y la intranquilidad  se extendió entre los marineros que amagaron con un motín contra el capitán de la expedición, Juan de Salazar, abortada gracias a las llamadas a la tranquilidad de Mencía Calderón secundada por los jóvenes Hernando Trejo y Hernando de Salazar.  Por fin con la llegada del solsticio de verano, hacia el 21 de junio, la expedición zarpó con destino a la Isla de Santa Catalina, situada  frente a la costa de Brasil y donde en 1542 había desembarcado la expedición que dirigía el adelantado Alvar Núñez Cabeza de Vaca. Para ello navegaron rumbo sur hacia el archipiélago de Cabo Verde , bajo soberanía portuguesa, y desde allí  hacia el Golfo de Guinea para alcanzar la altura en la que con la ayuda del viento podrían poner rumbo al oeste en dirección a Brasil . Y fue en aguas del Golfo de Guinea donde tuvieron el primer contratiempo grave cuando un fuerte temporal separó las tres naves que perdieron el contacto entre si . Nos quedamos a bordo del patache San Miguel  donde además de Mencía y sus hijas  se habían unido también Francisco Becerra , dueño de la carabela "Asunción" y su familia, para hacer el viaje juntos ya que las dos familias eran amigas. Nos cuenta Eloísa Gómez que la San Miguel  estaba muy dañada "había gente herida , los animales de la bodega se ahogaron , perdieron algunos instrumentos de navegación y todo el agua potable y parte de los víveres". Tuvieron que bajar a tierra para hacer reparaciones , aprovisionarse de agua y víveres y esperar por si llegaban allí las otros dos naves de la expedición, pero estas no dieron señales de vida. 

En solitario la San Miguel abandona su refugio y emprende el viaje hacia América, aunque apenas había iniciado la singladura fue interceptada el 25 de julio de 1550 por un barco pirata , una carabela bajo el mando de un pirata normando llamado Escorce. Para evitar males mayores llegaron a un acuerdo con él para que robara una parte de la carga a cambio de que no tocara a las mujeres y les dejara proseguir el viaje . Escribe Eloísa Gómez que Mencía Calderón levantó un acta relatando lo sucedido para que sirviera como prueba de que ninguna de las mujeres había sido mancillada , ya que  si no podrían ser rechazadas por sus futuros pretendientes  en Asunción al sospechar que habrían perdido la honra, es decir, la virginidad, a manos de los piratas. Superado el mal trago del asalto pirata, la San Miguel prosigue su viaje y después de detenerse en la isla de Annobón, que hoy forma parte del territorio de Guinea Ecuatorial,  hicieron una última escala en la isla de Santa Elena, ocupada por los portugueses y donde más de doscientos cincuenta años después viviría sus últimos años el desterrado emperador francés Napoleón Bonaparte (1769-1821). Después de volver a cargar víveres y agua se adentraron en el Atlántico rumbo a la costa del Brasil y una vez allí comenzaron a seguir la costa para llegar a una ensenada junto a la isla de Santa Catalina, que habían señalado como punto de encuentro con las otras naves en caso de quedar separadas. Y en efecto, el 16 de diciembre de 1550 la San Miguel se encontró con la carabela "Asunción", muy dañada y con graves pérdidas de hombres, animales y provisiones ya que fue sacudida por una sucesión de tormentas. En cuanto a la nao  "San Juan" había desaparecido para siempre bajo las aguas del océano. 

Mapa de la isla de Santa Catarina (entonces Sana Catalina)  donde la expedición de Mencía Calderón vivirían durante casi dos años y medio , hasta junio de 1553, aislados después de perder la última de sus naves , el San Miguel , al ser empujado por el viento contra los acantilados de la isla. La isla tiene 523 kilómetros cuadrados y había suficientes alimentos, pero los integrantes de la expedición lo pasarían muy mal  ya que no eran particularmente hábiles para la caza y la pesca.. En 1551 se envió a un pequeño grupo dirigido por Cristóbal de Saavedra  para que fuera a pedir auxilio a Asunción y al no tener noticias de la misma en 1552 una nueva expedición partió de allí al mando de Hernando de Salazar. Ni un ni otro regresarían no porque murieran durante el camino sino porque Domingo Martínez de Irala  encerró a ambos e prisión. No tenía ningún intereses en que aquella expedición llegase a Asunción y pretendieran apartarle del poder por lo que nunca envió una misión de rescate . (Imagen procedente de http://solyarenaenbrasil.blogspot.com.es )

Pero la alegría por este reencuentro duró poco porque cuando las dos naves navegaron alrededor de Santa Catalina  para buscar un lugar donde desembarcar, la dañada "Asunción" no pudo más y se hundió muriendo once hombres en el naufragio, entre ellos su dueño, Francisco Becerra, que había dejado la San Miguel para dirigir la carabela. Escribe Elisa Gómez que "de los trescientos que salieron de Sevilla , tan solo ciento veinte personas celebraron la Navidad de aquel año de 1550" Y pronto se quedarían sin medio de transporte, porque unos meses más tarde un temporal estrelló la San Miguel contra los acantilados de Santa Catalina y aunque no murió nadie se quedaron aislados en la isla teniendo que adaptarse a sobrevivir allí valiéndose sólo de su destreza para conseguir alimentos que, por lo que nos cuenta el cronista Ruy Díaz de Guzmán(1558-1629), nacido en Asunción y el primer escritor natural de la región Río de la Plata y también uno de los primeros  en utilizar el nombre de Argentina  para el gran territorio que se extendía más al sur,  no era mucha y las penurias que pasaron para conseguir alimentarse fueron grandes  "Padecieron muchas necesidades y trabajos - nos cuenta Ruy Díaz - y como toda la gente era de poca experiencia, no se daba maña a proveerse  de lo necesario por aquella tierra, siento tan abundante de caza y pesquería" Imaginad que cualquiera de nosotros se quedara como ellos en una isla sin otra ayuda que nuestra habilidad en la caza y la pesca ¿cuantos de nosotros podríamos sobrevivir? El tiempo pasa y entre penuria y penuria surge el amor entre la hija mayor de Mencía, María de Sanabria,  y el joven amigo de la familia, Hernando Trejo, que contraen matrimonio  en las Navidades de 1551.

La obra "Historia Argentina . El descubrimiento, población y conquista de las Provincias del Río de la Plata"  fue publica por el cronista Ruy Gómez de Guzmán contando gran parte de la historia que estamos viendo en nuestro relato, desde la llegada de Pedro de Mendoza y la fundación de Santa María del Buen Ayre, la posterior llegada de Alvar Núñez Cabeza de Vaca y también la expedición de Mencía Calderón . En algunos lugares he encontrado que se le atribuye ser el primer escritor de la región del Río de la Plata, ya que había nacido en Asunción, y también ser el primero en dejar por escrito el nombre de Argentina, pero parece que diez años se publicó un poema épico escrito por el clérigo español Martín del Barco Centenera (1535-hacia 1605)  y titulado "La Argentina y conquista del Río de la Plata" en la que diez años antes que Ruy Gómez se utilizó el nombre de Argentina para el territorio del Río de la Plata . El éxito de esta obra y de la de Ruy Gómez popularizaría el nombre de Argentina hasta el punto que cuando se independizó se adoptaría el nombre de República de Argentina  . Argentina procede del latín Argentum, que significa Plata y que hacía referencia a la leyenda de una legendaria Sierra de la Plata  llena de este metal precioso, que los españoles buscaron por diferentes puntos de América como también sucedió con El Dorado  (Imagen procedente de http://www.cervantesvirtual.com )

Mientras, los hombres se afanaban en construir un pequeño barco que les permitiera abandonar la isla e ir en busca de ayuda, pero tampoco en esto eran muy duchos y el primero de los barcos construidos se hundió nada más botarlo. También partieron dos destacamentos dirigidos por Cristobal Saavedra en 1551  y Hernando de Salazar  en 1552, pero después de recorrer los más de mil doscientos kilómetros hasta Asunción , Irala los encarceló y no envió ninguna ayuda a Santa Catalina.  Por fin en 1553 los expedicionarios lograron terminar  un segundo barco que al menos se mantenía a flote y se dispusieron a navegar en dirección al norte para  llegar al fuerte portugués de Santos, a unos cuatrocientos cincuenta kilómetros de distancia pero de nuevo la nave naufragaría. Entre los tripulantes del pequeño bergantín iba un soldado y marinero  alemán llamado Hans Staden (1525-1579) que años más tarde relataría sus aventuras en un libro autobiográfico titulado "Verdadera historia y descripción de un país de salvajes desnudos, feroces y caníbales, situado en el Nuevo Mundo, América"  y en ella nos cuenta como "El primer golpe sobre la tierra ya despedazó el navío. Algunos saltaban al mar y nadaban hacia la costa; otros llegaban hasta ella agarrados a pedazos del navío. Así nos ayudó Dios a llegar vivos a tierra, continuando el viento y la lluvia que casi nos congelaban" Gracias a la ayuda de unos portugueses  que vivían cerca del lugar del naufragio pudieron sobrevivir y además les ayudaron a llegar a Santos, en la isla de San Vicente,  para solicitar ayuda. El primer gobernador general del Brasil, que residía en Santos , el portugués Tomé de Sousa(1503-1579), organizará el rescate del resto de los miembros de la expedición  que fueron alojados en Santos. Era junio de 1553, dos años y medio después del naufragio del San Miguel en Santa Catalina . Estando allí tenemos noticias de un nuevo matrimonio entre el capitán de la expedición, Juan de Salazar, y la viuda de Francisco Becerra, Isabel Contreras y parece que poco tiempo después ,por razones que no han llegado hasta nosotros, Juan de Salazar fue destituido y sustituido por Hernando Trejo , el yerno de Mencía Calderón.

El portugués Tomé de Sousa fue nombrado Primer Gobernador General de Brasil en 1549 y permanecería en el cargo hasta el año 1553 cuando fue sustituido por Duarte da Costa. Pero le dio tiempo a recibir y dar cobijo a la expedición de Mencía Calderón en el fuerte de Santos. Parece que la libertad de los españoles quedó limitada después de que fuera interceptada una carta de Mencía dirigida al monarca español denunciando que los portugueses trataban a los indígenas. También traficaban con esclavos negros, pero los españoles no tenían reparos en el comercio de esclavos negros, pero si de los indígenas a los que protegían las Leyes Nuevas  de 1542 (Imagen procedente de http://forum.paradoxplaza.com ) 

Unos meses después el gobernador Tomé de Sousa ordenó llamar a su presencia a Mencía para anunciarle las malas nuevas. Su hijastro,Diego de Sanabria, había conseguido reunir finalmente las otras tres naves que completaban la expedición y zarpó  de Sevilla en el otoño de 1552, pero un error al trazar el rumbo les desvió del rumbo y en lugar de a la costa de Brasil llegaron a las aguas  del Mar Caribe. Comenzaron a navegar rumbo sur  para alcanzar Santa Catalina y reunirse con el resto de la expedición como habían acordado, pero un  huracán les sorprendió a la altura de la isla Margarita , hoy territorio venezolano, y no se volvió a saber de su destino. Hay diferentes versiones sobre lo que les sucedió, incluso algunas que apuntan que Diego y otros hombres habrían sobrevivido  para desaparecer después en la selva mientras remontaban el curso del Orinoco. Fuera como fuese a Diego de Sanabria se le dio por muerto , por lo que ahora era Mencía la auténtica Adelantada del Río de la Plata. En este punto tengo que decir que he encontrado datos contradictorios sobre el tiempo que estuvieron los expedicionarios en  Santos, pero como tengo que ceñirme a uno de ellos seguiré el que nos ha guiado hasta ahora, el de Eloísa Gómez en "Españolas del Nuevo Mundo". Parece que fue a finales de 1554 o  comienzos de 1555 cuando el nuevo gobernador portugués, Duarte da Costa, que había sustituido a Tomé de Sousa,  les permitió abandonar el fuere y aquí se dividieron. Juan de Salazar,  el antiguo capitán de la expedición , ahora destituido y casado con Isabel Contreras , abandonó Santos en febrero de aquel año para dirigirse a Asunción a pie en compañía de su esposa, las hijas de esta , y una veintena de soldados, doce de ellos portugueses además de dos jesuitas que habían sido claves para convencer al gobernador de que dejara marchar a todos los españoles, el portugués  Manuel da Nóbrega(1517-1570) y el canario José de Anchieta(1534-1597).

Busto del jesuita portugués Manuel da Nóbrega  en la ciudad de Sao Paulo, que con su intervención salió de un ataque de los indios al grupo dirigido por Juan de Salazar que se dirigía a Asunción después de haberse separado de la expedición de Mencía tras ser destituido de su puesto de capitán de la expedición desplazado  por Hernando Trejo. Después de formarse en la Universidad de Salamanca, en 1549 había embarcado con Tomé de Sousa del que era amigo . Participó  en 1549 en la fundación de la ciudad de San Salvador de Bahía y  en enero de 1554 fundaría un colegio jesuita junto con el jesuita español José de Anchieta  que fue el origen de la ciudad de Sao Paulo y donde tal vez estuvo presente Mencía Calderón   (Imagen procedente de http://www.mubevirtual.com.br ) 

Precisamente fue la intervención de Nóbrega la que salvó a Salazar y los suyos de un ataque de los indios  que les asaltaron apenas a treinta kilómetros de Santos. Durante ocho meses recorrerían la selva que les separaba de Asunción , cruzando ríos y montañas hasta llegar a la ciudad en octubre de aquel año. ¿Y qué hacían mientras Mencía Calderón y el nuevo capitán de la expedición Hernando Trejo? Una de las cláusulas del contrato con la Corona establecía que tenían que fundar una población en la costa y eso es lo que Mencía estaba dispuesta a hacer.Parece que la expedición de Mencía habría abandonado Santos un poco antes que Salazar, tal vez en los últimos meses de 1554 Después de dirigirse al sur unos cuatrocientos kilómetro desde Santos, la expedición desembarcó  en una bahía donde Hernando Trejo tomó posesión de aquella tierra en nombre del emperador Carlos V fundó una nueva población, San Francisco, la actual San Francisco del Sur, donde además nacería su hijo y de María de Sanabria, Fernando de Trejo y Sanabria (1554-1614) que llegaría a ser obispo  y el fundador de la Universidad de la ciudad argentina de Córdoba.  Allí se encontraban  cuando el fuerte fue asediado  por el pueblo de los carios que durante dos semanas los asediaron para luego desaparecer de forma tan súbita como habían aparecido tras ser rechazados por los pocos hombres que había en el fuerte y contando con la ayuda de las mujeres que lucharon hombro con hombre con las hombres  y también con el auxilio de indios guaraníes. Perdieron dos personas  y tenían muchos heridos y quedarse allí era exponerse a la aniquilación si volvían a atacarles, así que decidieron abandonar San Francisco para llegar al que era el objetivo final de la expedición, Asunción.

Escultura de Fernando Trejo Sanabria en la Universidad de Córdoba en Argentina, una universidad creada por su iniciativa personal .  Era el hijo del que fuera capitán de la expedición de Mencía, Hernando Trejo , y la hija mayor de Mencía, María. (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org ) 

Así, en noviembre de 1555 un grupo de cuarenta y tres personas, lo que quedaba de los trescientos que cinco años antes habían partido de Sevilla, dejaban atrás el fuerte de San Francisco y se internaban en la selva guiados por un mestizo llamado Díaz, hijo de un español y una madre guaraní, que conocía el camino hasta Asunción de la que les separaban más de mil doscientos kilómetros de selva. A orillas del Río Negro la expedición se topó con un grupo de familias indígenas  que Trejo confundió con los carios que le habían atacado y aunque Díaz trató de detenerle para sacarle de su error, Trejo y sus hombres los masacraron aunque en realidad no eran más que pacíficos indios del pueblo tupí. Esta matanza tendría graves consecuencias para Hernando Trejo cuando llegasen a Asunción.Pero había que seguir porque todavía les quedaba mucho por recorrer,un camino en el que contarían siempre con la ayuda de tribus guaraníes amistosas. Los guaraníes se extendían por un territorio que hoy ocupan Paraguay y parte de Argentina y su nombre podría significar "guerreros " en su lengua que todavía hoy es hablada por millones de personas en diferentes territorios localizados en Paraguay, Brasil, Bolivia y Argentina. Nuestros expedicionarios viajaron en canoas, avanzaron a través de la selva, cruzaron montañas, vadearon ríos, siguiendo los pasos que catorce años antes había recorrido Alvar Núñez Cabeza de Vaca. Escribe Eloísa Gómez que  en los primeros meses de mayo "todos padecían alguna dolencia. Doña Mencía tenía un ojo infectado a causa de la picadura de una avispa; otros muchos iban acribillados por los mosquitos, algunos , tullidos; y los más graves, en parihuelas. En mayo de 1556 el grupo llega al gran lago de Ypacarai, una superficie lacustre de noventa kilómetros cuadrados de superficie y situado a tan solo cuarenta y ocho kilómetros de Asunción. 

La actriz española Ingrid Rubio (1975) encarna en la actualidad a Mencía Calderón en la serie "El corazón del Océano" basado en la novela del mismo título de  la escritora española Elvira Menéndez(1949) que narra la aventura  de Mencía Calderón y las mujeres que la acompañaron a Asunción. He tenido que incluir esa fotografía porque no he encontrado ningún retrato de Mencía  y ni siquiera hay un momento dedicado a ella, lo que muestra el  escaso reconocimiento que obtenían las mujeres en aquel tiempo. Según escribe Eloísa Gómez-Lucena  hoy sólo hay una calle en Asunción que recuerda a la Adelantada del Río de la Plata (Imagen procedente de http://auladehistoriamccb.blogspot.com.es )


Hasta allí se acercaron  habitantes de  Asunción interesados por una expedición donde venían tantas mujeres. Aunque les ofrecieron llevarles en esos últimos kilómetros, Mencía Calderón, orgullosa, quiso que todos entraran por su propio pie en la ciudad. Si durante seis años se las habían valido solos, ahora no iban a necesitar el auxilio que nunca recibieron en el pasado. Al final de esta odisea llegaban veintidós hombres y veintiuna mujeres más algunos niños, como  Fernando Trejo, que nacieron en aquellos seis años. Domingo Martínez de Irala,  quién en 1552 Carlos V había confirmado como gobernador del Río de la Plata,  nada más llegar ordenó el encarcelamiento de Hernando Trejo  acusado de la matanza los indios tupís . Después de tantas penurias el desafortunado Trejo moriría en prisión en 1557 antes de que se celebrara el juicio . Las mujeres que acompañaron a Mencía en la entrada de  en Asunción fue el primer gran contingente de mujeres que llegaba a Asunción y al Río de la Plata  y no tardarían en casarse y formar familias . Domingo Martínez de Irala fallecía de fiebres en ese mismo año de 1556 . En cuanto a nuestra heroína, Mencía Calderón, que había asumido en todos esos años la responsabilidad de sustituir primero a su marido fallecido y después a su hijastro, manteniendo unido al grupo y desafiando todos los peligros  y retos que encontró a su paso, fallecería en Asunción hacia 1570. Y aquí concluyo esta historia, una más de las muchas que tuvieron lugar en el siglo XVI, donde hombres y mujeres dejaban atrás el mundo que habían conocido y que nunca volverían a ver, para empezar una nueva vida o encontrar la muerte , historias que merece la pena recordar  porque de ellas surgieron nuevos pueblos y ciudades que siglos después compartimos una misma herencia cultural sin olvidar las sombras de toda conquista, pero también las luces del heroísmo y determinación de mujeres como Mencía Calderón y las mujeres que la acompañaron hasta lo que entonces era lo más parecido al confín del mundo.

El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos