sábado, 25 de enero de 2014

EL ROMPECABEZAS DE LA REALIDAD

El Diccionario de la Lengua Española define al rompecabezas como "el juego que consiste en componer determinada figura combinando cierto número de pedazos de madera o cartón, en cada uno de los cuales hay una parte de la figura". Piezas que en apariencia no tienen nada en común unas con otras van gradualmente dando forma a un conjunto mayor ,el caos inicial carente de sentido te sorprende componiendo una estructura organizada y compleja hasta que todo cobra significado ,lo que antes permanecía oculto desvela su enigma. No sólo sucede con los rompecabezas, también la realidad diaria nos ofrece las piezas de un rompecabezas que se distribuyen por todo el planeta, pero con el ritmo acelerado de nuestras vidas, las preocupaciones cotidianas , los problemas que exigen respuestas inmediatas, la falta de tiempo para sumergirse en la lectura de un periódico, de un libro o la contemplación de una película, nos impiden darnos cuenta de que esas piezas aparentemente inconexas esconden detrás de ella una imagen de la realidad que se nos escapa. ¿Qué pueden tener en común la lucha de un estado mexicano contra el narcotráfico, la última película de un prestigioso director estadounidense, una frase encontrada en el libro de un filósofo italiano, la revolución callejera en un país europeo, las palabras de un poeta del siglo XIX, las enseñanzas de un filósofo chino que vivió hace dos mil quinientos años, el informe de una organización humanitaria y las protestas indignadas de unos ciudadanos contra un banquero? En un primer momento puede que nos parezca que no hay ningún nexo que las una, tal vez sea así pero quizás podamos encontrarle un vínculo que las conecte. Hoy el Mentidero no hará un viaje por la historia, sino que os propongo montar este rompecabezas y veremos que esconden sus piezas. 

Hace una semana escribía en el Mentidero sobre la lucha que el pueblo del estado mexicano de Michoacán mantenía con el cártel de los Caballeros Templarios, uno de los casi noventa grupos de narcotraficantes, asesinos, torturadores  traficantes de personas , extorsionadores , proxenetas y responsables de casi cualquier delito y crimen que podamos imaginar. Durante años estos grupos han actuado y siguen actuando casi con completa impunidad ,amparados por gobiernos inoperantes o corrompidos, mientras el pueblo sufría las consecuencias del desamparo de quién debería de protegerles . Es la gente del pueblo la que tiene que pagar a estos criminales para que no le destroce sus humildes negocios con los que se gana la vida, son estas familias las que tienen que ver como sus hijos son asesinados y sus hijas secuestradas , violadas o prostituidas, son los ciudadanos los que durante años han asistido impotentes al reinado de los criminales  mientras sus quejas y peticiones de auxilio tropezaban con el silencio, la inacción , la ineptitud o la complicidad de las autoridades que amparan al poderoso, aunque se trate de un delincuente, y abandonan al débil, aquel a quién en las elecciones estrecha su mano en los mercados y las calles de las ciudades y los pueblos , realizando promesas y repartiendo sonrisas para desaparecer durante los siguientes cuatro años hasta que se convoquen nuevas elecciones y vuelvan a repetir ese rito de palabras vanas y discursos huecos ante unos ciudadanos que descorazonados y abandonados tienen que armarse de valor para afrontar la dura realidad del día a día.  Pero un día ese pueblo que durante años ha vivido atemorizado, humillado, maltratado, bajo la ley del terror de unos criminales decide que ya es suficiente, se organiza  en grupos de autodefensa, sale a las calles dispuesto a reconquistar su libertad y expulsar a los criminales, arriesgando su vida en una lucha que no les correspondía a ellos sino al gobierno, pero ante su silencio son ellos los que ahora alzan la voz y recuperan sus vidas, sus calles, su paz, su dignidad.

Fotografía de José Manuel Mireles (en el centro con pantalón vaquero , camisa azul y sombrero ) , del que ya os hablé la semana pasada . Se ha convertido en el líder carismático de las juntas de autodefensa de Michoacán. ste hombre de cincuenta y cinco años y 1,90 de altura declara en una entrevista a un periodista del periódico español El Mundo que "Nos llevó doce años reunir el valor , pero después de pagar todo lo que nos pedían , empezaron a llevarse a nuestras mujeres y a violar a las niñas , devolviéndolas embarazadas. Dimos el paso. Sólo el pueblo podía defender al pueblo" Gracias a estas juntas han logrado liberar una treintena de municipios del control de los Caballeros Templarios , algo que el ejército no había conseguido a pesar de desplazar más de seis mil efectivos a Michoacán . Un ejemplo de como cuando la paciencia de los ciudadanos se ve colmada por la inoperancia o la corrupción de sus representantes puede llegar a tomar decisiones por sí mismas, algo que se olvida con demasiada frecuencia. (Imagen procedente de
http://mx.ibtimes.com )


Mientras el pueblo de Michoacán se halla inmerso en esta cruzada contra el crimen, en las pantallas de cine del planeta se estrenaba la última película del director neoyorquino Martin Scorsese (1942) sobre la vida de otro tipo de delincuentes, de uno de esos lobos de las finanzas , Jordan Belfort(1962), que durante los años ochenta y noventa construyeron en tiempo récord grandes fortunas erigidas sobre la falta de escrúpulos , de ética y de moral, auténticos delincuentes con trajes de Armani que creyeron hallarse por encima de las leyes, que convirtieron al dinero en su única razón de ser creando mundos ficticios donde nadie conocía el valor de nada. Uno de los personajes de la película afirma que "Nadie tiene ni idea si la bolsa va a subir, va a bajar o va ir en círculos. El juego consiste en pasar el dinero de tus clientes a tu bolsillo" y la esencia de ese juego es " Filfa ¿sabes lo que es? Algo falso , una farsa, una filfa, un artificio, pura fantasía" Es el retrato de un tiempo que es el nuestro,  con nombres como Bernard Madoff (1938), responsable de la mayor estafa de la historia, nada menos que cincuenta mil millones de dólares,   por un método tan sencillo como pagar los intereses de unos inversores con el dinero de otros mientras en sus balances figuraban activos que sólo existían en el papel pero que eran en realidad, si, lo habéis adivinado, filfa, un engaño, algo falso, un artificio, pura fantasía .En 1999 un gestor de inversiones, Harry Markopolos (1956), denunciaría ante la SEC ,siglas de la Securities and Exchange Comissión encargada de regular el mercado financiero y el mercado de valores, lo que estaba realizando Madoff pero inexplicablemente la denuncia no sería atendida hasta nueve años después. En ese tiempo fueron víctimas de la estafa de Madoff bancos, aseguradoras, fondos de inversión y también pequeños ahorradores e incluso organizaciones de caridad. 

Cuando el escándalo estalló Madoff terminaría reconociendo la estafa y después de ser juzgado fue condenado a ciento cincuenta años de prisión, mientras que cientos de sus inversores nuca recuperaron el dinero que habían confiado en sus manos. En una entrevista concedida en 2010 a la publicación estadounidense The New York Magazine Madoff respondía a una pregunta del periodista con palabras que mostraban el desprecio que personas como él sienten por los demás, en particular por aquellos a los que han engañado y arruinado "Que se jodan mis víctimas. Eran avaros y estúpidos" y, pro supuesto , no pronunció ninguna palabra de arrepentimiento por el daño que había causado. Madoff ,no es más que la cabeza más visible de una generación de financieros sin escrúpulos , que ignoran todas las leyes y reglas, pero que afectan a la vida no sólo de sus incautos inversores  sino de sociedades enteras sumidas en profundas crisis que se traducen en desempleo, rebajas salariales y eliminación de ayudas sociales aunque estas crisis van mucho más allá de la actuación de hombres sin escrúpulos como Madoff  o Jordan Belfort que no son la enfermedad en sí, sino uno de sus síntomas.  Ahora añadiré una nueva pieza a nuestro rompecabezas con esta frase que he encontrado en el interesante libro de un filósofo  italiano llamado Nuccio Odine (1958) en su obra "La utilidad de lo inútil" donde defiende la importancia de aquello que hoy es considerado inútil y despreciado por la actual escala de valores dominante en nuestras sociedades porque no podemos obtener un beneficio inmediato de ello, como sucede con la literatura, la filosofía , la poesía , con el arte en general siempre que no sea susceptible de ser vendido en una subasta. 

Bernard Madoff aparece en la portada de esta publicación que titula "Confiamos. Lo hicimos. El robó. Aprendamos a  creer en un mundo después de Madoff" El problema es que el sistema basado en la búsqueda del beneficio a toda costa favorece la aparición de personajes como Madoff. Uno de los principales economistas del siglo XX, John Maynard Keynes(1883-1946) ya advirtió que la codicia, la usura , la avaricia serían elementos característicos del sistema económico imperante y lo consideraba un mal necesario "Por lo menos durante otros cien años en los que tendremos que fingir , nosotros mismos y todos los demás, que lo justo es malo, y lo malo es justo, porque lo malo es útil y lo justo no lo es" Sin embargo, pensaba que aceptar esas injusticias del sistema nos llevaría al final a un estado de bienestar donde "Nos veremos libres para volver a algunos de los principios más seguros : que la avaricia es un vicio, que la práctica de la usura es un delito y el amor al dinero detestable. Una vez más debemos valorar los fines por encima de los medios y preferir  lo que es bueno a lo útil" Es decir, Keynes consideraba los males del capitalismo como algo indeseable pero que era una especie de precio a pagar para extender el bienestar a toda la sociedad y una vez que se hubiera extendido   podríamos recuperar los buenos principios morales y éticos que deben regir una sociedad. El problema es que este estado de bienestar está en regresión mientras que los males que anunciaba Keynes, avaricia, usura y codicia, el fin por encima de los medios, sigue plenamente vigente (Imagen procedente de http://www.iliketotellstories.com)

"Si dejamos morir lo gratuito - escribe Nuccio -, si renunciamos a la fuerza generadora de lo inútil, si escuchamos únicamente el mortífero canto de sirenas que nos impele a perseguir el beneficio , sólo seremos capaces de producir una colectividad enferma y sin memoria que , extraviada , acabará por perder el sentido de sí mismo y de la vida" y sobre el sistema económico hegemónico en nuestro tiempo cita al escritor y filósofo francés Georges Bataille (1897-1962) que en su obra "El límite de lo útil " escribe esta reflexión que el tiempo que vivimos parece darle la razón "El capitalismo no tiene nada que ver con el deseo de mejorar la condición humana. Sólo a primera vista parece tener por objeto la mejora del nivel de vida, pero se trata de una perspectiva engañosa. De hecho, la producción industrial moderna eleva el nivel medio sin atenuar la desigualdad  y, en definitiva, sólo palia el malestar social por casualidad" Y aquí podemos encajar la siguiente pieza de nuestro rompecabezas con el informe que este mismo mes de enero de 2014 ha hecho público la organización no gubernamental Intermon Oxfam  titulado "La trampa de la austeridad" donde analiza la creciente desigualdad en la sociedad entre la minoría que acapara más recursos y  una mayoría cada vez más empobrecida. Las medidas adoptadas tanto en España como en el conjunto de la Unión Europea  van acompañadas de palabras como "flexibilización laboral", "mejora de la competitividad" o "racionalización de los costes" que esconden detrás de esas expresiones  despidos , bajada de los salarios y reducción de los gastos sociales en materia de sanidad , educación o ayudas a personas dependientes que sólo  pueden recurrir a la ayuda del Estado para sobrevivir.

En este informe Intermon expone que las  ochenta y cinco personas más ricas del mundo tienen en sus manos la misma riqueza que el 50% de la población más pobre del planeta. En el caso de la primera potencia mundial, Estados Unidos, mientras que el 1% de la población más rica ha acumulado el  95% de la riqueza generada en el país desde el año 2008 cuando se inició la crisis, el 90 % de la población estadounidense lo que ha hecho es empobrecerse cada año un poco más.  Soy consciente que los datos siempre son manipulables y se pueden utilizar de diferentes formar para apoyar nuestras opiniones, pero no es necesario acudir a las grandes cifras para analizar la realidad, basta con vivir día a día en un país sumido en la crisis como es el caso de la nación en la que vivo, España, con una tasa de desempleo que según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa alcanzaba el 26,03% de la población, lo que en números significa 5.896.300 personas sin trabajo , con un 55% de desempleo entre los jóvenes menores de veinticinco años , con tres millones quinientas mil personas que  se encuentran sin trabajo desde hace más de un año y casi setecientos mil hogares que simplemente no tiene ningún ingreso, cifras que aún podrían ser peores si muchos de los inmigrantes que vinieron a España en busca de un futuro mejor no hubieran regresado a su país de origen ante la falta de perspectivas laborales en España, si decenas de miles de españoles no hubieran emigrado buscando oportunidades fuera del país y si otros no hubieran desaparecido de las estadísticas de desempleo al no renovar sus demandas de empleo en las oficinas de empleo, descorazonados ante la dificultad de encontrar un trabajo. Todo ello sumad  ha sacado de las estadísticas a otras 267.900 personas. 

VÍDEO DE PRESENTACIÓN DEL INFORME "LA TRAMPA DE LA AUSTERIDAD" DE INTERMON OXFAM 

No suelo compartir ningún vídeo de campañas de ninguna organización y tampoco puedo confirmaros la exactitud de todas las cifras, porque no tengo medios para averiguarlo, pero si conozco la realidad cotidiana de la sociedad en la que vivo y la creciente desigualdad social entre una minoría de personas con alto poder adquisitivo y el resto de la sociedad  sobre la que advierte este informe es cada día más evidente. Trabajos precarios mal pagados, menos ayudas sociales, recortes en áreas básicas como sanidad y educación están eliminando lo que denominamos clase media, para polarizar la sociedad en una minoría privilegiada y una mayoría que vivirá en condiciones cada vez más precarias y muy cerca del umbral de la pobreza. Puede parecer exagerado, pero creo que es el camino que estamos siguiendo  



Para los afortunados  que tienen empleo la situación no es mucho mejor, los contratos indefinidos han sido reemplazados por contratos temporales, a veces firmados incluso por semanas, días u horas, con salarios que pueden verse reducidos de golpe hasta en un 50%,, con jornadas más largas , creando una nueva clase social a la que se está comenzando a llamar "los trabajadores pobres" , aquellos que tienen un trabajo pero cuyo salario no les sirve para cubrir los gastos del mes. Mientras desde el poder y las grandes empresas se alienta a la sociedad a consumir para remontar la economía o, habría que decir mejor, su economía, en muchas familias se recortan gastos tan imprescindibles como la calefacción en invierno, el agua, la luz e incluso la comida. Y si a esta pintura desoladora de la realidad cotidiana de muchos españoles no fuera suficiente, hay que añadirle el desprestigio y mal ejemplo de sus instituciones, comenzando por la monarquía, siguiendo por el gobierno en el poder, los partidos políticos en general, los sindicatos y los grandes empresarios, salpicados por casos de corrupción, abusos de poder, con actitudes de soberbia y prepotencia hacia unos ciudadanos que asisten entre impotentes e incrédulos al espectáculo diario de denuncias de corrupción, de juicios a empresarios, políticos y miembros de la Familia Real  mientras todas las decisiones que se toman suponen un deterioro de las condiciones de vida de las clases menos favorecidas a las que además se hace responsable de su situación acusándolas de haber vivido por encima de sus posibilidades olvidando que hace apenas cinco años los mismos que ahora dicen eso animaban a la población a endeudarse para toda la vida al comprarse una vivienda. El Informe de Oxfam concluye que "No podemos pretender ganar la lucha contra la pobreza sin abordar la desigualdad. Esta creciente lacra está creando un círculo vicioso en el que la riqueza y el poder están cada vez más concentrados en manos de unos pocos . dejando al resto de la ciudadanía las migajas" 

Y este desprestigio de las personas que ejercen el poder o se encuentran al frente de las instituciones nos lleva a encajar otra de las piezas del rompecabezas, la que tiene por protagonista a un filósofo chino al que hace un par de días dediqué dos artículos del Mentidero, Confucio (551 a.C-479 a.C). Su pensamiento , recogido sobretodo en "Las Analectas" en forma de diálogos entre él y sus discípulos, aunque defendía el culto a los antepasados y el respeto a la tradición, contiene elementos innovadores y que siguen vigentes en nuestros días , impulsando la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos a través de la educación y afirmando que la posición de una persona en la sociedad no debe depender de su alcurnia, de la supuesta nobleza de su sangre, sino del mérito personal y por ello proclama que "Si los hijos de emperadores y príncipes no tienen calidad, deben ser rebajados al rango de gente común. Si los hijos de gente común tienen calidad deben elevarse al rango de gobernantes."  En este sentido es la educación. la cultura, lo que permite a todos poder prosperar en la sociedad pero también algo más importante, le permite ser libre, gozar de independencia de criterio, decidir por sí misma y salvarla de la manipulación de los que controlan el poder   como nos explica con palabras sencillas pero rotundas Confucio "Cuando la gente es educada desaparece la distinción entre las clases". Algo que durante el siglo XX, en particular durante la segunda mitad de ese siglo, fue obvio y los gobiernos occidentales impulsaron la expansión de una educación de calidad a todos los sectores de la población. Sin embargo, a raíz de la crisis económica iniciada en 2008 y los recortes en gastos públicos de áreas hasta ahora intocables como la sanidad y la educación, están abriendo una nueva brecha entre aquellos que pueden pagarse una educación de calidad y los que no tienen medios para ello. 

La misma semana en que escribo este artículo la multinacional estadounidense Coca Cola anunciaba el cierre en España de cuatro de sus fábricas, las que veis señaladas en este mapa.  Coca Cola , probablemente la marca más famosa del mundo , ha justificado esta decisión  que supondrá el despido de setecientos   cincuenta trabajadores es la misma que dan otras empresas que aún obteniendo beneficios reducen  el número de trabajadores o rebajan sus sueldos "para eliminar duplicidades e ineficiencias y unificar criterios en las actividades y prodecimientos". Trabajos que por muchos beneficios que siga obteniendo no volverá a crear. El beneficio se ha convertido en el único y exclusivo objetivo de las empresas sin advertir que estos beneficios serán la ruina del mañana, cuando el nivel económico de la sociedad  haya descendido tanto que no pueda adquirir sus productos ¿qué harán entonces? La política  de reducir costes para maximizar beneficios al final conducirá a un callejón sin salida cuando los mercados a los que se puedan dirigir se hayan agotado .(Imagen procedente de http://www.laopinioncoruna.es
Algo parecido podría suceder dentro de poco con la sanidad, cuando aquellas terapias que sean más costosas dejen de ser cubiertas por la sanidad estatal y los ciudadanos que no puedan permitirse pagar seguros sanitarios que incluyan esos tratamientos no podrán acceder a ellos. Eso significará que  una gran parte de la población se convierta en marginados sanitarios. Hagamos un ejercicio de imaginación, suponed que se desarrolla una terapia que permitiese curar o al menos hacer crónicas la mayoría de dolencias causadas por los tumores cancerígenos. En la situación que estamos viviendo ¿creéis que el estado correría con esos gastos para salvar la vida de millones de personas? Si tenemos en cuenta que vivimos en una sociedad donde el significado del bien común se ha perdido, donde todo se mide en función del beneficio ¿qué beneficio tiene salvar una vida de una persona cuando somos miles  de millones de personas en el planeta, cuando sobra mano de obra y la tendencia es  que gracias a la tecnología cada vez sobrará más gente? Es una pregunta terrible, pero esa es la misma  pregunta que se hacen los gerentes de empresas que tienen beneficios pero quieren aún obtener más., y que se responden prescindiendo de más trabajadores y rebajando el sueldo a los que quedan. Algo muy parecido creo que sucederá con la sanidad  en el futuro si no hacemos algo por cambiar nuestras sociedades, los enfermos no son rentables al no ser que puedan pagarse su tratamiento por lo que aquel que no puede es ineficiente y por lo tanto prescindible. Este es el pensamiento capitalista, aunque eso nunca se haría de un día para otro, sino gradualmente, cobrando primero ciertas prestaciones, algunos medicamentos , las consultas y poco a poco se iría extendiendo a toda la atención sanitaria, algo que ya está sucediendo  en muchos países , entre ellos España y , tal vez, el ejemplo más evidente, en Estados Unidos.

¿Cómo reacciona las sociedades ante estas situaciones? Aquí tengo que echar mano de otras dos piezas de nuestro rompecabezas con dos ejemplos recientes, uno en Ucrania y otro en España. En Ucrania los ciudadanos se han cansado de que su presidente Víktor Yanukóvich(1950) decida en nombre de todos los ucranianos el destino de su nación. Ante el dilema de inclinarse hacia la Unión Europea o conservar su actual proximidad a Rusia, Yanukóvich ha optado por ceder a las presiones  del presidente ruso Vladimir Putin(1952) y estrechar relaciones con Rusia alejándose de la Unión Europea, una decisión que no es compartida por su pueblo que ve como es tratado como un niño cuyos padres deciden llevarle de un sitio a otro sin preguntarle siquiera que es lo que él quiere. El resultado lo tenemos en todos los informativos, los ucranianos han salido a la calle y han defendido su derecho a decidir su destino, recordando a su presidente que el poder que todo gobierno democrático tiene procede de los ciudadanos que eligen una u otra opción en las elecciones confiándole la gestión de ese poder pero es una cesión no un cheque en blanco para que el gobernante actúe al margen de la voluntad de los ciudadanos. El otro ejemplo de como se manifiesta este descontento lo encuentro en España, donde hace apenas un día cuando escribo estas líneas, Miguel Blesa(1947) expresidente de Bankia, una de entidades financieras más importantes de España, responsable de engañar a miles de pequeños ahorradores,  fue insultado y casi agredido por un grupo de ciudadanos cuya paciencia ha sido colmada. 

Fotografía del antiguo presidente de la entidad financiera Bankia, Miguel Blesa (en el centro con gafas de sol y un apósito en uno de sus ojos) rodeado de ciudadanos estafados por su banco  a su salida del juzgado. Personas que durante toda su vida habían ahorrado con esfuerzo un dinero que parecía garantizarles su vejez han visto como ahora lo han perdido todo mientras este hombre se reía de la confianza de los clientes , se iba de caza a África y cobraba un cuarto de millón de euros al mes de sueldo.  El jurista, filósofo y escritor romano Marco Tulio Cicerón (106 a.C-43 a.C) se preguntaba en su obra "La Paradoja de los estoicos" "Si diariamente defraudas, engañas, buscas y haces componendas, robas, arrebatas con violencia, si despojas a tus socios, si saqueas el erario, entonces, dime ¿significa esto que te encuentras en la mayor abundancia de bienes o que careces de ellos" Sin duda hombres como Blesa, Belfort , Madoff  y los que actúan como ellos viven sumidos en una profunda miseria moral, lo malo es que arrastran a sus víctimas a una pobreza no menos dolorosa, la del que se ha quedado sin nada porque ladrones de guante blanco se lo han arrebatado. En un tratado titulado "Sobre lo sublime" escrito hacia el siglo III a. C por un autor desconocido al que se ha dado el nombre de Pseudo Longinos  , advierte hace dos mil años de los peligros de este culto al beneficio por encima de todo "Ese afán insaciable de lucro que a todos nos infecta es lo que nos esclaviza. La avaricia es, ciertamente, un mal que envilece" (Imagen procedente de  http://www.eleconomista.es)

La violencia  nunca se puede justificar, eso es lo que yo siempre defiendo, pero no puedo dejar de comprender a esas personas  a las que este hombre engañó y estafó, personas que le confiaron todos sus ahorros, no grandes inversores sino gente que después de una dura vida de trabajo habían logrado reunir una cierta cantidad de dinero para asegurarse una vejez tranquila y de relativo bienestar, y después de una vida de sacrificios este hombre les ha dejado sin nada arruinándoles la vida. Los gritos e insultos que recibía ayer al entrar y salir del juzgado eran el castigo a la soberbia de hombres como él, como Madoff, como Belfort, que se creen por encima de las leyes, que se burlan de la gente, que se van de caza o a jugar al golf mientras los incautos que confían en ellos son despojados de lo poco que tienen , y que además se creen impunes ante la ley que, de todas formas, nunca logra reparar el daño causado ni impide que otros vuelvan a comportarse de la misma forma ya que el sistema económico imperante incentiva este tipo de comportamientos, se alimenta de la codicia y vive para el beneficio por encima de todo y de todos . Hasta ahora nuestras sociedades se han mostrado tranquilas , tal vez sorprendidas por el alcance de una crisis que no tiene puntos en común con otras vividas a lo largo del siglo XX porque contiene elementos nuevos y tal vez el más importante de todos sea la irrupción de la tecnología en nuestro mundo. Seguimos viviendo de acuerdo con un sistema económico basado en una sociedad del siglo XIX, cuando apenas había máquinas y existía trabajo para todos , pero los problemas para crear empleo cada vez son mayores, la gente comienza a ser prescindible y cuando en el plazo de unos veinte años la robótica irrumpa en nuestras vidas,  no tardaran en sustitur al hombre en la mayoría de trabajos corrientes: la construcción, los servicios, las labores de vigilancia, la atención al público, la industria, en casi cualquier sector que podamos pensar los robots sustituirán al hombre y la razón es evidente: serán más eficientes y más baratos. 

¿Qué sucederá con los millones de personas que serán reemplazadas? Es cierto que  las nuevas tecnologías crearan nuevos puestos de trabajo pero nunca para poder compensar la pérdida de empleos. No hay más que observar las fotografías de una oficina o de una fábrica en los años cincuenta del pasado siglo, se veían decenas, centenares , a veces millares de personas en lugares donde hoy sólo hay máquinas. Es el progreso, eso es imparable y además necesario, pero para afrontarlo con éxito no se pueden mantener viejas estructuras económicas que pertenecen a un mundo que se extingue, que en realidad ya no existe. Pero es mucho más sencillo no afrontar el reto del cambio y sacrificar mientras a millones de personas para mantener el status quo de unos pocos, de ese 1% que tiene en sus manos una riqueza comparable a la del 50% más pobre de la humanidad,  tres mil quinientos millones de seres humanos. Y aquí coloco la última pieza de este rompecabezas, la frase de un poeta español del siglo XIX, Mariano Aguiló (1825-1897), que hablaba sobre los límites de la paciencia y decía "No confundas la paciencia, coraje de la virtud, con la estúpida indolencia del que se da por vencido". La paciencia de las personas  y de las sociedades tienen un límite, pueden ser engañadas con falsas promesas y sofismas durante mucho tiempo , pero ningún gobierno ni grupo de poder debería olvidar que la paciencia no es lo mismo que la indolencia y que hay que ofrecer respuestas  y no simples palabras a los grandes retos a los que nos enfrentaremos en las próximas décadas, o los ciudadanos pueden tomar la palabra  como lo han demostrado los habitantes de Michoacán, los ucranianos en Kiev o los estafados por Bankia. Quiero terminar este rompecabezas donde las piezas nos han llevado hasta aquí, con las palabras leídas en un artículo del catedrático de Física de la Universidad española de Alcalá de Henares , Antonio Ruiz de Elvira que advierte "Hoy se está predicando en muchas partes la doctrina de la aceptación de la pobreza, en forma de aumento de productividad(es decir, trabajar lo mismo o más pero cobrando la mitad), trabajos temporales o por horas y reducción de las prestaciones socailes y las inversiones públicas. Lo que está ocurriendo hoy son los primeros síntomas de la enfermedad, la primera palidez  en la piel que señala la lepra" Lo que os he contado a lo largo de este artículo es una valoración personal que, por lo tanto, no tiene más valor  pero creo que al menos si merece la pena reflexionar sobre todo ello y hacernos algunas preguntas, y tal vez la pregunta clave a la que tenemos que buscar respuesta sea ¿hacia donde vamos?

El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

Famosos