martes, 21 de enero de 2014

EL LOBO DE WALL STREET: EL REINO DE LA FILFA

"Es doloroso ver triunfar en las televisiones y los medios nuevas representaciones del éxito encarnadas en el empresario que consigue crear un imperio a fuerza de estafas. Es doloroso ver a hombres y mujeres empeñados en una insensata carrera hacia la tierra prometida  del beneficio, en la que todo aquello que los rodea - la naturaleza, los objetos, los demás seres humanos- no despierta ningún interés. La mirada fija en el objetivo a alcanzar no permite ya entender la alegría de los pequeños gestos cotidianos ni descubrir la belleza que palpita en nuestras vidas: en una puesta de sol, un cielo estrellado, la ternura de un beso , la eclosión de una flor, el vuelo de una mariposa , la sonrisa de un niño ". Son palabras del filósofo italiano Nuccio Ordine(1958) que tomo prestadas de un pequeño libro en cuanto a su tamaño pero grande en lo que ser refiere a su contenido titulado "La utilidad de lo inútil. Manifiesto", y son palabras que también definen al protagonista de la última película del genial director del barrio neoyorkino de Queens, Martin Scorsese(1942) , autor de otras joyas del cine como "Taxi Driver", "Toro Salvaje", "Uno de los nuestros" por no citar más que algunas de sus de su deslumbrante filmografía, la que corresponde a uno de los mejores y más inteligentes directores de las últimas décadas. El comienzo de este año 2014 nos ha traído el estreno de "El lobo de Wall Street", el retrato de un hombre y de su tiempo , una época que abarca desde finales de la década de los ochenta hasta finales de la década de los noventa del pasado siglo XX y que, sin embargo, sigue viva , demasiado viva a mi parecer, en nuestros días. 

Basada en la autobiografía del corredor de bolsa  Jordan Belfort(1962) titulada "El lobo de Wall Street: codicia, ambición , sexo y traición en el Nueva York de los 90" Scorsese nos abrumará durante las tres horas que dura "El lobo de Wall Street" que se pasan en un suspiro como sucede con el buen cine, con una sucesión de imágenes donde con grandes dosis de humor nos muestra el auge y caída de uno de esos hombres que , como nos decía Nuccio Ordine  , están " empeñados en una insensata carrera hacia la tierra prometida  del beneficio, en la que todo aquello que los rodea - la naturaleza, los objetos, los demás seres humanos- no despierta ningún interés" Estamos en 1987, Jordan, con una interpretación llena de energía, credibilidad  y talento como nos tiene acostumbrados Leonardo Di Caprio(1974) que ya se configura como uno de los favoritos al oscar a la mejor interpretación masculina ,  es un joven de veintiséis años , nacido en el barrio del Bronx de Nueva York en el seno de una familia judía . Ha intentado estudiar odontología aunque la abandona después de que su profesor les diga que si pensaban enriquecerse con esa profesión estaban equivocados. Desde que es un niño Jordan sueña con amasar una fortuna y no está dispuesto a perder el tiempo. Abandona la carrera de dentista y emprende un negocio de venta de pescado, pero tampoco los ingresos que obtiene cumple con sus expectativas. Así, después de conocer la historia de uno del barrio que se había enriquecido trabajando en Wall Street , vuelve a dar un giro a su vida, abandona el negocio que había montado y llega a Wall Street dispuesto a hacer fortuna como corredor de bolsa.

TRAILER DE "EL LOBO DE WALL STREET" DE 2013



 Entra a trabajar en la prestigiosa firma de la banca de inversión LF Roschild fundada en 1899 y una de las más importantes en la década de los ochenta.  Belfort todavía no tiene la licencia para ser corredor de bolsa por lo que tendrá que pasar unos meses trabajando a destajo hasta ganarse la licencia. Aunque seguro que ya lo sabéis veamos en que consiste ser corredor o agente de Bolsa, o como es más conocido, un broker. Hace de intermediario entre una empresa que vende sus acciones, una parte de su capital, y los compradores de esas acciones cobrando a cambio una comisión por la venta. Un buen corredor de Bolsa sabrá atraer clientes a su empresa asesorándoles sobre las mejores oportunidades de inversión de forma que ambos , el corredor o broker y el cliente, obtenga un beneficio.Bueno, esa es la teoría, pero su primer día de trabajo el joven Belfort tendrá una conversación con su jefe Mark Hanna, encarnado  en un breve pero  brillante  papel por un resucitado como actor Mathew McConaughey(1969), que le abrirá los ojos a él y a todos nosotros, los espectadores, sobre la verdad del funcionamiento de esa máquina de hacer dinero que es Wall Street, en la que es una de las escenas más brillante de toda la película.  Mark le explica a Jordan en que se resume su trabajo, o mejor dicho, el gran juego en el que se sumergen cada día "El juego - dice Mark - consiste en pasar el dinero de tus clientes a tu bolsillo". Jordan, que aún conserva algo de la inocencia del recién llegado que ignora como funciona la realidad , replica "Y si puedes hacer que tu cliente también gane dinero todos salimos beneficiados ¿correcto?" lo que hace reír a Mark  que mirándole como a un niño al que hay que abrirle los ojos a un mundo nuevo , le dice que "Nadie tiene ni idea si la bolsa va a subir, va a bajar o va ir en círculos" , ellos no asesoran a los clientes, los seducen, los engañan, para venderles lo que ellos quieren que compren, aquello que dejará más beneficio a la firma sin que importe mucho lo que el cliente pueda sacar a cambio o que se le venda como sólidas las acciones de una compañía que es descrita como sólida y de futuro  aunque este al borde la quiebra. 

El secreto del gran juego es la palabra filfa y os dejo que Mark, el jefe de Jordan,  os lo cuente "Filfa ¿sabéis lo que es?Algo falso, una farsa, una filfa, un artificio, pura fantasía" como dice nuestro Diccionario de la Lengua Española " Mentira, engaño, noticia falsa". En eso consiste, según Mark, la clave del éxito en Wall Street y Jordan grabará a fuego esta lección . Bueno , en eso y en otros pequeños trucos del oficio, la masturbación , si es posible dos veces al día para aliviar tensiones, buenas dosis de alcohol y también cocaína para mantenerse alerta, despejado y activo con la intensidad que requiere el trabajo. Jordan disfruta en el ambiente eléctrizante que se vive en la empresa, en los gritos al teléfono, los continuos insultos, una especie de histeria colectiva , de locura compartida. Sin embargo  no comienza con buen pie. El mismo día en que Jordan obtiene la licencia como corredor de Bolsa, el 19 de octubre de 1987, Wall Street vive el que sería conocido como Lunes Negro (Black Monday) . Aquel día los mercados de valores de todo el mundo se desplomaron , comenzando con la Bolsa de Hong Kong y luego, como si fueran fichas de dominó que caen unas detrás de otra, fue propagándose en dirección oeste a medida que iban abriendo los diferentes mercados de valores , hasta que llegó a Nueva York . Aquel día el mercado de valores sufrió la máxima caída porcentual de la historia,  incluido el Crack de 1929. LF Roschild se hunde y Jordan se queda sin trabajo aquel mismo día. 

Jordan Belfort no es más que uno de los muchos ejemplos que encontramos en nuestras sociedades de personas que buscan el enriquecimiento rápido sin medir las consecuencias de sus actos sobre los demás y que queda reflejado en la película por la forma en que tratan a unos enanos a los que lanzan contra una diana como si se tratara de un objeto y no un de un ser humano. La película nos muestra como el mundo del mercado de valores está basado en la  mentira y el engaño controlado por hombres que ignoran cualquier código moral y ético , que actúan en muchos casos bajo los efectos de las drogas y el alcohol,  auténticos lobos que ven a sus clientes como corderos.  (Imagen procedente de http://www.psicocine.com )

Obligado a buscar otro trabajo lo encuentra en una pequeña agencia donde en lugar de vender acciones de grandes empresa a adinerados inversores, se dedicará a vender acciones de empresas de pequeño tamaño , con un valor que a veces no supera el centavo y cuyos clientes son inversores pobres pero , sin embargo, mientras en las grandes firmas la comisión es del 5% al 10%, aquí puede alcanzar el 50%. Jordan advierte el potencial que tiene este negocio al que no se saca más rentabilidad porque los agentes de la firma no tiene la habilidad para seducir a los inversores , para vender humo, para practicar la filfa,que tiene Jordan por su aprendizaje en Wall Street. A partir de aquí comenzará una imparable y vertiginosa carrera hacia la cumbre ayudado por una serie de amigos que se le van uniendo en el camino , como Donnie Azoff, interpretado brillantemente por Jonah Hill(1983), que se convertirá en su hombre de confianza y su mejor amigo.  Con él y unos pocos más fundará la compañía Stratton Oakmont que gracias a las técnicas de venta de Belfort amasará una inmensa fortuna en muy poco tiempo. Llegarán a trabajar para él hasta un millar de agentes de Bolsa que movían miles de millones de dólares. El dinero fluía sin cesar, y es aquí donde Martin Scorsese nos conduce a un trepidante tobogán donde se suceden fiestas que serían la envidia de las bacanales del antiguo Imperio Romano. Orquestas de mujeres desnudas tocando por los pasillos de la oficina, hombres y mujeres haciendo el amor sobre las alfombras, prostitutas practicando felaciones en público, la droga y el alcohol corriendo por las mesas  . Como nos cuenta Jordan Belfort, que durante la película hará también de narrador de lo que acontece ante nuestros ojos, "ganábamos tanto dinero que no sabíamos que hacer con él" lo que explica que hicieran pelotitas con billetes de cien dólares para tirarlas a la papelera o que practicasen el sano deporte del lanzamiento de enanos como si fueran dardos contra una diana en cuyo centro se dibuja el gran dios, el símbolo del dólar.

Leonardo DiCaprio en una escena de la película saludando desde el yate que el auténtico Belfort adquirió en sus días de vino y rosas y que había sido propiedad de la diseñadora francesa Coco Chanel. Un yate que acabará en el fondo del mar en las costas italianas después de que Belfort creyera que también es posible comprar el clima  (Imagen procedente de http://www.blogdecine.com )

Stratton Oakmont había nacido, según cuenta Jordan en su libro autobiográfico, con intenciones honestas "Queríamos hacer plata -escribe Jordan -, pero jugando limpio. Pero Wall Street te va deformando y se va perdiendo la sensibilidad. En un abrir y cerrar de ojos, la gente se convirtió en números. Tenía sólo 25 años y perdí el norte"  Marti Scorsese define a Jordan Belfort como "Un tipo habilidoso que utiliza su talento de manera equivocada. Con él no es que hubiera una moral dudosa, sino que simplemente no había moral, no le importaban las consecuencias de sus acciones" y añade que lo que más le asusta de Belfort es que "es real y que, en el fondo, todos tenemos algo de él" En ese tobogán de drogas, alcohol, sexo y dinero  todo parece perder sentido excepto el continuo incremento de los beneficios,  la sed  de riqueza alimentada por la codicia, ese monstruo insaciable que definiera  el escritor español Mateo Alemán (1547-1615) con estas palabras "Nunca el ojo del codicioso dirá, como no lo dicen el mar y el infierno, ya me basta" El mismo dinero deja de tener sentido por sí mismo, ya no significa nada, sólo el hecho de seguir amasando más y más, sin ningún límite , sin ninguna barrera, sin tener en cuenta las consecuencias de los actos cometidos para seguir alimentado la codicia y la tragedia es que nunca será bastante  y ni siquiera es consciente de que ha perdido el control , pues, como nos explica el que fuera presidente de los Estados Unidos, Thomas Woodrow Wilson , "la codicia tiene tal poder cegador , que todos los argumentos del mundo no convencerán a un hombre de que es codicioso".  A lo largo de la película  asistiremos a hilarantes escenas fruto sobre todo de los efectos de la droga sobre nuestros protagonistas , en particular una denominada Quaalude. 

<font> <font> Glamour: Belfort, en la foto de Con do Segunda Esposa Nadine, ja Estado Pasando Tiempo estafa Di Caprio </ font> </ font>
El auténtico Jordan Belfort en una fotografía de sus años de éxito junto a su segunda esposa la modelo Nadine Caridi, que en la película es interpretada por Margot Robbie y tiene el nombre de Naomi Lapaglia. Hoy, al recordar aquel tiempo , Belfort dice que  "Todavía me enojo cuando recuerdo lo bajo que caí. Pero también he entendido que uno no es el pasado sino el presente.  Hoy soy otra persona y trato, todos los días, de ser un mejor ser humano" El problema es que los clientes defraudados por su empresa, a los que fue condenando a pagar ciento diez millones de dólares, siguen esperando su dinero más de una década después del juicio en el que Belfort fue condenado   a menos de dos años de prisión. Por cierto, antes de su boda con Nadine , Jordan organizó una fiesta en Las Vegas para la que contrató un centenar de prostitutas. De él ha dicho Leonardo DiCaprio que Jordan es "Como una versión moderna del emperador Calígula" (Imagen procedente de http://www.dailymail.co.uk )

El Quaalude es una sustancia derivada de la metacualona , un medicamento vendido como sedante sobre todo entre los años sesenta y setenta , que posteriomente fue utilizada como droga de diseño  con el nombre de Quaalude hasta su prohibición. Entre otros efectos, una dosis pequeña causa euforia, somnolencia , incremento del deseo sexual y también una reducción del ritmo cardíaco, pero cuando se toma en dosis mayores, como las que consumía Belfort y sus amigos, llega a provocar intensos dolores de cabeza, trastornos del habla (impagable la escena de Belfort y su amigo Donnie manteniendo conversaciones bajo los efectos del Quaalude), parálisis de los miembros, vómitos, insuficiencia respiratoria y en casos extremos parada cardíaca, entrada en coma y muerte.  Ciertos momentos de la película recuerdan a esa otra gran película que reflejaba el mundo de la mafia del director Brian de Palma(1940), titulada "El precio del poder" de 1983 con un impagable Al Pacino(1940) y una escena imborrable, la de su protagonista hundiendo la cabeza en una montaña de cocaína. La carrera desbocada de Jordan , que era conocido como el Lobo de Wall Street que da título a la película,  sólo encontrará un obstáculo insalvable, la de un honesto agente del FBI , el agente Patrick Denham interpretado por Kyle Chandler(1965) al que seguro que recordáis por la película "Super 8" entre otras, y que será protagonista de una escena casi al final que resume la terrible moraleja sobre esta fábula tristemente real del mundo de las finanzas en las que los lobos se terminan riendo de los corderos. Pero esa escena es mejor que la descubráis , o no, cuando veáis la película. 

BANDA SONORA ORIGINAL DE "EL LOBO DE WALL STREET"

Un elemento importante de la película es la película , y por eso  he querido incluirla  porque creo que es una muy buena banda sonora, con grandes canciones y que he encontrado íntegra en Youtube





Con treinta años Belfort disponía de mansiones, helicópteros,un magnífico yate que había sido propiedad de la diseñadora francesa Coco Chanel (1883-1971), una segunda esposa,Naomi Lapaglia, a la que da vida la bellísima actriz australiana Margot Elise Robbie(1990) , que en la ida real fue la modelo Nadine Caridi con quién Belfort estuvo casado entre 1991 y 1998 y con la que tendría dos hijos. Pero finalmente aquel gigante de pies de barro se desmoronará , arrastrando en su caída los ahorros de centenares de inversores a los que causó perdidas de más de doscientos millones de dólares y a los que todavía hoy Belfort debe ciento diez millones de dólares que, probablemente, nunca serán devueltos pues hasta el momento sólo ha abonado once millones. Hoy Jordan Belfort prospera impartiendo conferencias sobre su experiencia y también enseñando técnicas de venta. Martin Scorses nos cuenta esta historia en una película trepidante, brillante, llena de humor  al mismo tiempo que nos muestra las entrañas patéticas, inmorales , desquiciadas de un grupo de personas que no dejaría de ser algo divertido para el espectador si no supiéramos que esas mismas personas a las que vemos tomando drogas o emborrachándose hasta perder las consciencia son las mismas que manejan miles de millones de euros o dólares en todo el mundo, que pueden arruinar en un día a millones de personas, que pueden hundir a naciones enteras en crisis que a su vez provocarán la pérdida de millones de puestos de trabajo , que destrozarán familias y condenarán a mucha gente a vivir en la pobreza, personas honestas que se levantan cada mañana a trabajar como el agente Patrick Denham  para contemplar impotente como los lobos, gente como Jordan Belfort, como tantos otros nombres de las finanzas, devoran a los corderos sin importarles el daño que causan, riéndose de las leyes, de las normas, de las restricciones, porque se creen  y a menudo es así, por encima de ellas. 

Jordan Belfort: The man behind the movie attends the premiere
Fotografía de Jordan Belfort con su actual y tercera esposa Anne Koppe , de 47 años, con la que se casó después de su divorcio en 2005 de Nadine,. Esta imagen fue tomada durante el estreno de "El Lobo de Wall Street" . Hoy se dedica a dar conferencias en las que enseña técnicas de  venta que inicia con palabras como estas "No hay nada de malo en saber cómo se vende un producto, un servicio o a uno mismo. Sin embargo, yo alguna vez usé este método por las razones equivocas y perdí el camino . Afortunadamente regresé a mis raíces y hoy entiendo que la mejor manera de ser exitoso en este negocio es ser ético. Entre más se es , mejor te va" Una ética que, sin embargo , y como podemos comprobar en l las noticias cotidianas, no es una de las características que definen al mundo de las altas finanzas ni tampoco a la esfera política, donde son constantes las denuncias de corrupción y prácticas inmorales, tal vez no tan llamativas como las de Belfort, sin orgías en Las Vegas , sin yates lujosos hundidos en la costa italiana, pero no menos destructivas (Imagen procedente de http://www.mirror.co.uk )

"El lobo de Wall Street" es una película que os hará reír, que os mantendrá atados a la butaca durante tres horas casi sin aliento y sin parpadear, pero es , sobre todo, una película de miedo, porque nos muestra esa cara de la realidad que sólo en contadas ocasiones se asoma a las noticias  cuando estalla algún escándalo. Es el reino de las mentiras, de la codicia, del engaño, de la amoralidad, el reino de la filfa como bien le explicaba el protector de Belfort, un mundo donde palabras como verdad, ética, honestidad no tienen sentido , un mundo habitado por personas de comportamiento despreciable , patético y que, sin embargo, toman decisiones que nos afectan a todos, síntomas agudos de un sistema enfermo. ¿Cómo se puede poner límites a esta forma de actuar, a esta idea de la existencia? Escribe el filósofo italiano Nuccio Ordine en la obra que os citaba al comienzo de este artículo, "La utilidad de lo inútil" , que esa barrera , ese escudo protector , es el conocimiento, el saber "El saber - escribe -constituye por sí mismo un obstáculo contra el delirio de omnipotencia del dinero y el utilitarismo. Todo puede comprarse, es cierto. Desde los parlamentarios hasta los juicios ,desde el poder hasta el éxito: todo tiene un precio. Pero no el conocimiento; el precio que debe pagarse por conocer es de una naturaleza muy distinta. El más prestigioso título adquirido con dinero  no nos aportará ningún conocimiento verdadero ni propiciará ninguna auténtica metamorfosis del espíritu" Pero ¿consuelan estas palabras a las millones de personas  en todo el mundo , engañadas y arruinadas por hombres como Belfort, y que ahora mismo, mientras escribo estas palabras, están cuando como hizo él en la década de los noventa? Creo que , dentro de la complejidad de nuestro mundo actual , hay muy pocas certezas, pero una de ellas es esta que también tomo prestada a Ordine y con la que quiero cerrar este artículo al tiempo que os recomiendo vivamente ver la magnífica película de Scorsese que creo que será una de las mejores de este año 2014 "Si escuchamos únicamente el mortífero canto de sirenas que nos impele a perseguir el beneficio, sólo seremos capaces de producir una colectividad enferma y sin memoria que, extraviada, acabará por perder el sentido de sí misma y de la vida" Como le sucedió a Belfort. 

El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

2 comentarios:

Mariana Hernández dijo...

Muy buena película de Scorsese, con grandes actores, muchos no hablan de él, pero creo que Thomas Middleditch hizo un pequeño pero gran trabajo en esta película, por eso ahora está en Silicon Valley..

christian mielost dijo...

Muchas gracias Mariana por tu comentario y por la lectura. La verdad es que la actuación de Leonardo DiCaprio y Jonah Hill es tan apabullante que resta protagonismo a los demás pero todo el reparto está muy bien. Un abrazo desde Madrid!!

Famosos