sábado, 11 de mayo de 2013

EL CAMBIO CLIMÁTICO : DISFRUTEN MIENTRAS PUEDAN

James Lovelock(1919) es un científico que lleva décadas anunciando la gravedad de las consecuencias que tendrá el cambio climático para la vida en la Tierra . Fue él quién formuló la hipótesis de Gaia a la que ya me he referido en otras ocasiones en el Mentidero, una hipótesis que considera nuestro planeta como un sistema complejo en el que es la propia vida la que mantiene las condiciones que permiten su existencia, se autorregula y en esta labor de equilibrio estarían implicados los océanos, la biosfera, la atmósfera y la tierra . La bióloga norteamericana Lynn Margulis(1938-2011) , una de las principales defensoras de la hipótesis de Gaia de Lovelock, explica en su obra "Una revolución en la Evolución" que no había que confundir el concepto de Gaia con el de un ser vivo sino con un sistema integrado por diferentes elementos que son los que permiten la vida en la Tierra "Se ha llamado Gaia a la diosa de la Tierra o a la Tierra considerada como un organismo. Estas frases pueden conducir a conclusiones equivocadas -escribía Margulis- Rechazamos la analogía de que Gaia es un organismo individual, principalmente porque no hay ningún organismo que se nutra de sus propios residuos ni que recicle por sí mismo su propio alimento. Es mucho más apropiado decir que Gaia es un sistema interactivo cuyos componentes son seres vivos." Este planteamiento es muy discutido en el mundo científico al igual que otros puntos de vista de Lovelock. Yo tampoco comparto algunas de sus ideas y opiniones pero si estoy de acuerdo con su mensaje principal . En sus entrevistas y conferencias se despide habitualmente con un "Disfruten mientras puedan"  porque Lovelock está convencido que nada se hará por frenar el cambio climático y en unos años nuestro mundo y con el nuestra forma de vivir nada tendrá que ver con lo que conocemos hasta hoy.
 
James Lovelock, que a sus 94 años sigue en activo, tiene algunas afirmaciones polémica en su obra , como sus cifras acerca del número de personas que deberían vivir en el planeta para que fuera sostenible, pero es sin duda uno de los pioneros en advertir de los peligros del cambio climático, advertencias que comenzaron en los años sesenta y setenta del pasado siglo pero que no han logrado grandes cambios debido a los obstáculos que los grandes grupos de presión, los célebres lobbies, ponen ante cualquier intento serio de cambio en los sistemas energéticos de nuestras sociedades  . Escribe Lovelock "Durante demasiado tiempo hemos visto la Tierra como un recurso infinito. Estamos empezando a vislumbrar la posibilidad de que sea finito y pronto esté vacío, pero aun así tratamos de asegurarnos de cubrir nuestras necesidades con los menguantes restos. En realidad la Tierra ni es finita ni infinita, sino que trata de reponerse a sí misma como hizo el bosque en el que vivieron nuestros antepasados. El bosque les proporcionaba alimento y materias primas pero tenían que pagar viviendo en él y con él. Ahora la Tierra es como aquel bosque. Nuestro erro está en tomar más de lo que la Tierra puede renovar" (Imagen procedente de http://downtoearth-danone.tumblr.com )   
 
En uno de sus libros, "La Tierra se agota" , Lovelock escribía "Nuestra vida depende por completo de la Tierra viva. No podríamos sobrevivir ni un instante en un planeta muerto como Marte, y debemos entender la diferencia. Si nos nos tomamos nuestro planeta en serio seremos como niños que dan por descontado su casa y no dudan nunca de que el día comienza con el desayuno" y advertía que si seguíamos sin cambiar  la forma en que organizamos nuestras sociedades, nuestros hábitos de consumo energético, nuestra explotación de los recursos del planeta "la Tierra podría verse obligada a evolucionar hacia una época de calentamiento , en la que puede sobrevivir, aunque en un estado mermado y menos habitable" Observaba Lovelock que nuestras sociedades no parecían ser conscientes de la gravedad de lo que estaba y está sucediendo "No parece que seamos mínimamente conscientes de la gravedad de nuestra situación. Da la impresión de que tanto el mercado como los gobiernos están aceptando sin el menor sentido crítico la creencia de que el cambio climático es rentable y fácilmente reversible". A esta aparente tranquilidad parecía contribuir los informes del Panel Intergubernamental del Cambio Climático(IPCC), un organismo dependiente de la ONU creado en el año 1988 por la Organización Metereológica Mundial y el Programa Ambiental de las Naciones Unidas. Desde el año 1990  ha realizado una evaluación sobre la evolución del cambio climático y  en su último informe del año 2007 afirmaba  "El calentamiento del sistema climático es inequívoco, como evidencian ya los aumentos observados del promedio mundial de la temperatura del aire y del océano, el deshielo generalizado de nieves y hielos, y el aumento del promedio mundial del nivel del mar". Sin embargo Lovelock y otros científicos consideran que el IPCC suaviza siempre sus previsiones reduciendo el alcance de sus efectos.
 
En este gráfico podéis ver la representación de los años más cálidos desde que se registran las temperaturas. Fijaos como la curva ascendente de temperaturas culmina con los diez  años más cálidos de la historia,   todos ellos pertenecientes a la primera década del siglo XXI, y el único que se cuela entre ellos es el año 1998 y si tomamos como referencia los veinte años más cálidos de esta lista de ciento cincuenta años, todos ellos son de la década de los noventa y la primera del siglo XXI excepto el año 1988 que estaría justamente en el puesto veinte. El progresivo aumento de las temperaturas es evidente y aquí habría que añadir el año 2012 cuyos datos se acaban de dar a conocer y que ocuparía el décimo puesto pero que además es el más cálido de todos los años que se han visto afectados por el fenómeno de La Niña que tiene un efecto de enfriamiento del clima cuando se produce (Imagen procedente de http://noticiastudiscovery.com )
 
Sobre todo la principal crítica que hace Lovelock al IPCC es que este organismo internacional considera que el cambio del clima sucede lentamente y que tenemos tiempo para rectificar durante ese proceso para evitar las peores consecuencias. Escribía Lovelock en la obra que he citado antes "El cambio climático no es como la obra de ingeniería de una carretera que asciende ininterrumpidamente por un puerto de montaña.No esperemos que el clima siga el camino suave del aumento lento y tranquilo de las temperaturas pronosticado por el IPCC" Lovelock piensa que  llegado un cierto punto el equilibrio se romperá y los cambios se acelerarán superando las previsiones que hoy se dan por válidas. Y ahora voy con el motivo que me ha llevado a escribir de nuevo sobre el cambio del clima, y es la noticia que el diez de mayo de este año 2013 publicaban los diferentes medios de comunicación recogiendo la información hecha pública por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) en base a sus últimas mediciones de concentración de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero responsable del progresivo calentamiento del planeta, habría alcanzado las 400 partes por millón(ppm como lo escribe a partir de ahora). ¿Qué significa esto? Si miramos a un pasado no tan lejano, al siglo XVIII, cuando aún no había comenzado la Revolución Industrial que iniciaría la emisión de dióxido de carbono en grandes cantidades gracias a la rápida industrialización de muchas naciones, en aquel momento había 280 ppm de dióxido de carbono. En la década de los sesenta del siglo XX había alcanzado los 310 ppm. En unos ciento ochenta años se había elevado en 30 ppm, pero desde entonces hasta ahora, en menos de cincuenta años, se ha triplicado este incremento y hemos alcanzado las 400 ppm detectadas por las estaciones situadas en las laderas del volcán hawaiano Mauna Loa.
 
El científico James Edward Hansen(1941) , que desde 1981 hasta  este mismo año 2013 ha estado al frente del Instituo Goddard para Estudios Espaciales dependiente de la NASA,  y conocido por sus investigaciones por el cambio climático, considera que 350 ppm es un umbral de riesgo que no deberíamos traspasar y superar los 400 ppm durante un período continuado haría que el cambio del clima fuera irreversible y se fuera retroalimentando a sí mismo con independencia de las medidas que fueran tomadas por las naciones del mundo, es decir, se rompería el punto de equilibrio al que hacía referencia Lovelock y los cambios se acelerarían. Los escépticos sobre el cambio del clima cada vez encuentran menos argumentos a los que agarrarse mientras el propio Secretario de  Energía y Cambio Climático del Reino Unido , Edward Davey(1965) declaraba ayer haciendo referencia a la cifra de 400 ppm de dióxido de carbono en nuestra atmósfera que "Estamos no sólo ante una cifra simbólica, sino ante otra clara evidencia científica de los efectos de la actividad humana sobre el planeta". Otro renombrado científico, el norteamericano Michael Mann(1965), que colaboró con el tercer informe del IPCC en el año 2001, y es experto en el estudio del paleoclima, es decir, del clima del pasado, advierte "No hay precedentes en la historia de la Tierra de un incremento así de brusco de las concentraciones de gases de efecto invernadero" y añadía las dificultades de adaptación a los cambios acelerados que puede causar el cada vez más rápido cambio del clima "Aunque los seres vivos pueden adaptarse a los cambios lentos que tuvieron lugar durante decenas de millones de años, no hay ninguna razón para creer que ellos – y nosotros – podamos adaptarnos a cambios que son un millón de años más rápidos que las tasas naturales del cambio"
 

En este gráfico vemos la evolución de las concentraciones de dióxido de carbono desde hace 650.000 años hasta el momento actual, aunque aún no recoge el último incremento que fue comunicado el pasado diez mayo en el que se sobrepasaban las 400ppm. Pone que durante los últimos 650.000 años nunca se había sobrepasado la línea de las 300 ppm y a lo largo de ese largo período de tiempo ha habido subidas y bajadas pero ninguna tan rápida  como la que se ha producido en el último siglo , como podéis ver con esa línea que asciende casi en vertical hasta el nivel actual. (Imagen procedente de http://www.zean.com.ar )

 
Como experto en el clima del pasado, Mann sólo halla una concentración similar de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera terrestre del Mioceno, una era geológica que se prolongó desde hace veintitrés millones de años hasta hace cinco millones de años . Explica Mann que "Tomó cientos de millones de años cambiar las concentraciones de CO2 a través de procesos naturales, como el enterramiento natural de carbono y la desgasificación volcánica" y ahora estaríamos siguiendo el proceso opuesto, el ser humano lleva dos siglos emitiendo ese dióxido de carbono enterrado durante millones de años y liberándolo a la atmósfera en apenas dos siglos "Lo que estamos haciendo es desenterrarlo - explica Mann -. Pero no en más de 100 millones de años. Lo estamos desenterrando y quemando a una escala de tiempo de 100 años, un millón de veces más rápido". Bob Ward , director del Instituto de Investigación Grantham para el Cambio Climático y Medio Ambiente de Londres y que durante años colaboró con la Royal Society, coincide con Mann en la gravedad de estas mediciones "Estamos creando un clima prehistórico donde la sociedades humanas enfrentarán riesgos enormes y potencialmente catastróficos".Ward
consideran que no hay más que una salida para prevenir o reducir el impacto del cambio climático "Sólo reduciendo urgentemente las emisiones mundiales podremos bajar los niveles de dióxido de carbono y evitar todas las consecuencias de la reversión climática". Durante años se ha discutido la existencia del cambio climático, una oposición  apoyada por los lobbies o grupos de presión de las grandes empresas energéticas,pero los síntomas hoy son patentes a cualquier observador imparcial.
 
Nueve de los diez años más cálidos desde que en 1880 se comenzara a tomar registros de temperaturas  los encontramos desde el año 2000 hasta el 2013. El pasado 2 de mayo la Organización Metereológica Mundial(OMM) publicaba el informe donde confirmaba que el año 2012 , a pesar del efecto de enfriamiento causado por el Fenómeno de la Niña, se había situado como el décimo más cálido de la historia y el más cálido de los años en los que se había producido el fenómeno de La Niña . Pero no sólo eso, sino que había sido acompañado por una inusual cantidad de fenómenos climatológicos extremos. El director del OMM, el científico y meteorólogo francés Michel Jerrau(1952) declaraba que "El 2012 fue testigo de muchos otros extremos, como las sequías y los ciclones tropicales. La variabilidad natural del clima siempre da como resultado fenómenos extremos, pero las características de esos eventos meteorológicos son cada vez determinados por el cambio climático" y señalaba otro de los síntomas más espectaculares, el deshielo del Ártico durante el verano que alcanzaba un nuevo máximo en septiembre de 2012 "La extensión de hielo marino en el Ártico alcanzó un nuevo mínimo. La velocidad alarmante a la que se está produciendo el deshielo en esa zona este año ha puesto de relieve los profundos cambios que están teniendo lugar en los océanos y en la biosfera" a lo que se sumaría el no menos espectacular deshielo del 97% de la capa superficial de hielo que cubre Groenlandia y que tuvo lugar en apenas cuatro días en julio de ese mismo de 2012, algo desconocido en los treinta años que lleva observándose con los satélites esta región del planeta.
 
En esta comparación entre dos fotografías del satélite tomadas con apenas cuatro días de diferencia , una el 8 de julio y otra el 12 de julio. En la fotografía de la izquierda vemos en blanco la extensión de la capa superficial de hielo que cubre la isla (no la capa profunda que tiene kilómetros de profundidad) pero apenas cuatro días más tarde esa capa superficial había desaparecido en un 97%. Vemos también como en 1992 esta capa de hielo era mucho más extensa que ahora ocupando la práctica totalidad de la isla. (Imagen procedente de http://www.larepublica.co ) 
 
 
 
A todo ello hay que sumar el progresivo retroceso de los glaciares en las cordilleras montañosas de todo el mundo que pone en peligro la fuente que alimenta a los principales cursos fluviales del planeta, la progresiva acidificación del mar debido a la absorción del dióxido de carbono cada vez más abundante en la tierra y el incremento de la temperatura del agua marina. Sobre ello escribía aquí mismo en verano de 2012 citando al biólogo español Sergio Rossi y su obra "El planeta azul" que "durante el último siglo la temperatura de los estratos superficiales de los océanos ha aumentado unos 0,67ºC ", pero el incremento se ha acentuado en las últimas tres décadas, sobre todo en los mares europeos y del este de Asia. Esos 0,67ºC nos puede parecer una variación poco importante pero es suficiente para, por ejemplo, causar un descenso en la producción de algas microscópicas, el fitoplancton, que se encuentran en la base de la pirámide de alimentación de nuestros mares.Una alteración de la temperatura del mar afecta a las especies que lo habitan, si disminuye el alimento que les permite sobrevivir también se reducirán las especies de las que nosotros nos alimentamos además de otros efectos como el deshielo de los casquetes polares que podría causar cambios en las corrientes marinas que , a su vez, alterarían el clima mundial, y la elevación del nivel del mar. Este es el efecto de retroalimentación al que se refería James Lovelock, todo el planeta está relacionado y lo que afecta a una de sus partes termina afectando al resto.  
 
Un esquema del ciclo del Carbono donde vemos como el dióxido de carbono es absorbido por los océanos y las plantas que realizan la fotosíntesis. El carbono es utilizado por los seres vivos para formar sus tejidos que al morir sus restos orgánicos se descomponen y se acumulan en bolsas interiores con el paso del tiempo forma los combustibles fósiles como el petróleo, el carbón o el gas natural. Cuando el hombre extrae esos combustibles fósiles los libera a la atmósfera en forma de dióxido de carbono . Desde la Revolución Industrial esta liberación de dióxido de carbono ha ido en aumento incrementando el efecto invernadero y también la acidificación del mar provocada por la cantidad extra de dióxido de carbono que está absorbiendo, lo que afecta a la vida marina y muy especialmente a los que dependen del carbono calcáreo para formar sus estructuras , ya sean conchas o corales (imagen procedente de http://www.tecnun.es )
 
En este artículo os incluyo un documental dirigido por el medioambientalista norteamericano Bill McKibben(1960), que aunque en Europa  no es tan conocido en Estados Unidos es célebre por sus denuncias contra los grandes grupos energéticos como British Petroleum , Exxon, Shell, Chevron o Conoco Philips. En ese documental, Mckibben insiste en la necesidad de cambiar nuestro sistema energético, dejar de depender del carbón, el petróleo o el gas que siguen emitiendo toneladas de gases de efecto invernadero a nuestra atmósfera alimentando el cambio climático. Fundó un grupo llamado 350.org , un nombre que se debe precisamente al límite de 350 ppm que ,como os decía al comienzo del artículo, el científico James Edward Hansen considera el umbral de riesgo que no deberíamos traspasar aunque ya sabemos que hemos alcanzado los 400 ppm. No conozco la figura de Mckibben más que a través de este documental, por lo que no puedo deciros mucho más sobre él o su movimiento, pero sus ideas siguen la línea de muchos otros científicos que advierten sobre la necesidad de actuar ya, no ya para evitar el cambio climático que parece imparable,sino para reducir sus consecuencias . Cita como en la fracasada XV Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático en el año 2009 en Copenhague, en lo único que estuvieron de acuerdo todos los participantes fue que había que poner todos los medios para que la temperatura del planeta no se incremente en más de 2ºC ya que pasado ese umbral las consecuencias serían muy graves para todos. Pero el problema es que no se ha dado ningún paso para evitar esto y los números que proporciona Mckibben son más que preocupantes.
 
Rex Tillerson(1952) es el presidente de ExxonMobile Corporation, la principal empresa petrolera estadounidense que sólo en el año 2008 ingresó  589.000 millones de dólares y en el año 2012 era la empresa más lucrativa de Estados Unidos, siendo la primera en una lista de quinientas empresas por su valor bursátil. Su presidente, Rex Tillerson, reconoce la existencia del cambio climático "Es claro que habrá -dice Tillerson - un impacto, así que no estoy discutiendo que el incremento en las emisiones de dióxido de carbono van a tener un impacto. Tendrán un impacto" Sin embargo, aunque lo reconoce ni Exxon ni el resto de sus competidoras hacen nada por modificar el sistema energético del mundo y utilizan su poder de presión para impedir estos cambios. No se trata de demonizar a estas empresas ni a sus clientes, se trata de que todos , empresas, gobiernos y sociedad, tomen conciencia de la gravedad de la situación (Imagen procedente de http:// www.bloomberg.com ) 
 
Para evitar que la temperatura de la Tierra se incremente en más de 2ºC habría que emitir a la atmósfera menos de 565 gigatoneladas de dióxido de carbono en las próximas décadas. Una gigatonelada es equivalente a mil millones de toneladas por lo que la cifra total serían 565.000 millones de toneladas de dióxido de carbono, lo que tanto a vosotros como a mi nos parecerá una cifra imposible de alcanzar. Según Mckibben las reservas declaradas de combustibles fósiles  en términos de dióxido de carbono y que se utilizarán para nuestros automóviles e industrias en los próximos años, es de 2795 gigatoneladas de dióxido de carbono  , es decir que sólo en reservas de estos combustibles tenemos cinco veces más dióxido de carbono listo para ser liberado  de lo que deberíamos emitir a la atmósfera para no aumentar la temperatura en más de esos fatídicos 2ºC. En la actualidad se están emitiendo treinta mil millones de toneladas de dióxido de carbono al año con un incremento estimado del 3% anual. A este ritmo significaría que en menos de veinte años habríamos superado los 565.000 millones de toneladas de dióxido de carbono que es el límite establecido para evitar traspasar el aumento de 2ºC. Y además se sigue invirtiendo millones de euros y dólares en la búsqueda de nuevos yacimientos , utilizando técnicas de un fuerte impacto medioambiental como el fracking , y estos yacimientos incrementarán las reservas de combustibles fósiles que más tarde liberarán al dióxido de carbono a la atmósfera en una espiral en la que nadie parece querer poner límites. Como dice Mckibben "La primera regla es que cuando estas en un hoyo hay que dejar de cavar en él" , pero aquí más bien se procura hacer más profundo ese hoyo. Es evidente que es un problema de difícil solución porque requiere el cambio del funcionamiento de nuestras sociedades y sólo se puede hacer poniendo de acuerdo a todas las partes implicadas.
 
DOCUMENTAL "DO THE MATH" DE BILL MCKIBBEN
 
Este documental acaba de ser producido por Bill Mckibben para informar sobre el cambio climático y las acciones que propone su organización 350.Org que en 2009 organizó a nivel internacional el  "Día Internacional de la Acción Climática". Bill Mckibben dice en una de las conferencias incluidas en el documental "Sólo pedimos que el planeta siga funcionando como en los últimos diez mil años" Entre las propuestas que realiza están las de desinvertir en las compañías petroleras que sigan obstaculizando la búsqueda de soluciones alternativas a los combustibles fósiles y poner tasas a los productores de emisiones de dióxido de carbono. Aclaro que no pertenezco a esta organización, sólo lo incluyo porque me ha parecido interesante el documental.
 
 
 
 
 
El incremento de las temperaturas causará sequías, problemas de abastecimiento de agua, reducción de las cosechas que causarán hambrunas y probablemente serán el origen de conflictos sociales en muchas naciones derivados del aumento del precio de la comida y la energía. Como se insiste siempre, cuando explotas como si fueran ilimitados recursos que son limitados el resultado es la escasez y el agotamiento de esos recursos y la disputa por su posesión. Hoy he querido dedicar este artículo sólo a resaltar esa noticia que ha pasado de puntillas por los medios de comunicación ocupados en otros asuntos más importantes, pero yo me pregunto ¿qué puede ser más importante que nuestro planeta, nuestro único hogar? Tenemos una responsabilidad con las generaciones futuras y también con nosotros mismos, si no hacemos nada y esperamos a que los problemas del clima se soluciones por sí solos no lo harán. Todavía hay quién disputa la existencia del cambio climático , los menos, y también otros que consideran que se están exagerando sus consecuencias. No soy un científico por lo que no tengo autoridad para hacer afirmaciones categóricas, pero creo que sólo con algunos de los datos aportados a lo largo de este artículo es suficiente para hacernos reflexionar y pensar en las palabras del divulgador científico Isaac Asimov "Negar un hecho es lo más fácil del mundo. Mucha gente lo hace, pero el hecho sigue siendo un hecho". La noticia de haber alcanzado las 400 ppm es una nueva advertencia , escuchemosla antes de que sea demasiado tarde para rectificar. Tenemos los conocimientos tecnológicos que nos permitirían cambiar nuestra forma de vivir y hacerla sostenible, sólo es necesaria la voluntad de hacerlo. Quiero terminar este artículo con las palabras de James Lovelock , llamándonos a ser conscientes de lo que nos estamos jugando "No somos propietarios, ni administradores, ni comisarios o encargados de la Tierra. La Tierra no ha evolucionado únicamente para nuestro beneficio y los cambios que hagamos en ella son a nuestra cuenta y riesgo" La Tierra puede seguir existiendo sin nosotros, nosotros la necesitamos a ella para existir y si nos limitamos a dejar pasar el tiempo , sólo nos quedarán las palabras con las que Lovelock suele terminar sus conferencias "Disfruten mientras puedan".
Famosos