jueves, 21 de febrero de 2013

LA CONQUISTA DEL CIELO. LOS PRIMEROS AERONAUTAS (SEGUNDA PARTE)


En la primera parte de esta historia recorríamos ayer un largo camino que iniciábamos recurriendo a la mitología griega y la historia del vuelo de Dédalo y su hijo Ícaro, tal vez el más conocido de la historia aunque sólo existiera en la imaginación de los creadores de mitos. Pero la importancia de los mitos reside en su capacidad de inspirar a otros y llevar a la realidad lo que la imaginación había dado vida en la ficción, y así conocimos al científico musulmán nacido en el Emirato de Córdoba, Abbas ibn Firnas(810-887) que tuvo el talento de crear una especie de planeador con alas de madera y recubierto de seda,  y el valor de arriesgar su vida para probar que era posible y, lo verdaderamente asombroso, con éxito aunque nadie seguiría su ejemplo hasta que dos siglos después un monje inglés, Eilmer de Malmesbury, del que ni siquiera sabemos las fechas en que vivió aunque tuvo que ser a caballo entre los siglos X y XI, realizaba otro vuelo con un artilugio muy parecido al de Abbas ibn Firnas y se arrojaba desde una de las torres de la Abadía de Malmesbury planeando durante doscientos metros antes de estrellarse contra el suelo, romperse las dos piernas y quedar cojo para toda su vida. También conocimos los estudios y diseños de aparatos voladores del monje franciscano inglés Roger Bacon (hacia 1214-hacia 1294) y dos siglos más tarde los del gran genio del Renacimiento, Leonardo da Vinci (1452-1516), aunque aquellos diseños nunca abandonaron el papel para transformarse en realidad . Y en este punto detenía ayer el relato y ahora vamos a dar un nuevo salto de dos siglos , hasta el siglo de la Ilustración y nuestro primer destino será Portugal.

Bartolomeu Lourenço de Gusmao (1685-1724) es un sacerdote jesuita pero también un inventor . Había estudiado en la Universidad de Coimbra destacando por sus conocimientos de matemáticas y física, y ,como suele suceder con los inventores, era un buen observador de la realidad. Leyenda o realidad, se cuenta que un día vio como una pompa de agua se elevaba al pasar sobre la llama de una vela y de ahí deduciría que el aire caliente podría ser capaz de elevar un objeto . Ese fue el punto de partida para el diseño de lo que él llamaba "su instrumento de andar por el aire" . Cuando lo tuvo dispuesto solicitó al monarca portugués Juan V(1689-1759), del que su hermano era embajador, la patente de su invento al tiempo que describía las extraordinarias posibilidades que ofrecía su invento tanto para la guerra, como para el comercio o el transporte . Acordó también con el monarca una demostración pública de su invento pero con una máquina de volar que no fuera tripulada. De esta forma, el 8 de agosto de 1709 en Lisboa tuvo lugar la demostración de aquella máquina, un aerostato, al que Gusmao dio el nombre de "Passarola". Por desgracia no se han conservado los planos originales y hoy no conocemos como eran las características de esta nave , aunque se ha descrito como una especie de barca que tenía un instrumento para calentar el aire lo que permitía hinchar el globo y que así se elevara. Sabemos que funcionó, porque después de un primer intento fracasado , en la segunda ocasión logró elevarse cuatro metros , lo que la convertía en la primera aeronave construida por el hombre que realmente podía volar

Este es un dibujo que trata de retratar como era la Passarola, el nombre que Bartolomeu Lourenço de Gusmao dio a su máquina de volar. Fue perseguido por la Iglesia y  el propio cardenal de Lisboa , que se iba a convertir en el papa Inocencio XIII(1655-1724), encabezó una campaña de desprestigio de su invento advirtiendo que podía provocar incendios y después sería perseguido por la Inquisición. Tal vez por esta persecución se perdieron los planos originales y esta representación que podéis ver en la imagen, una especie de barco con un globo sobre él no es más que la forma con la que se trató de describir el aerostato de Gusmao por alguien que no lo había visto. Probablemente los hermanos Montgolfier se inspiraron en la Passarola para diseñar su aerostato (Imagen procedente de http://letraseideas.blogspot.com


Sin embargo, su invento no fue muy bien recibido por la Iglesia , criticado por el cardenal de Lisboa que alertaba de los peligros de incendio que podía provocar aquel ingenio y no pasó mucho tiempo antes de que empezaran las acusaciones que le calificaban de "socio del diablo", algo muy frecuente en aquel tiempo en cuanto alguien intentaba innovar. Gusmao, que desde el día de la prueba había recibido el sobrenombre de "el padre volador", terminó siendo perseguido por la Inquisición y buscó refugio en España , donde enfermó y murió en Toledo en 1724 , cuando apenas contaba treinta y nueve años de edad. Aún en vida de Gusmao, el teólogo, filósofo y científico sueco Emanuel Swedenborg(1688-1772) publicaba en 1716  su "Esbozo de una máquina para volar por el aire" donde exponía que el gran problema al que se enfrentaban para volar era el  disponer de suficiente  energía  para elevar la máquina creando la sustentación que la mantuviera en el aire, pero estaba seguro que en el futuro podría conseguirse. Escribió "Parece más fácil hablar de una máquina capaz de volar, que de construir una capaz de alzar el vuelo, debido a que esto requiere una mayor cantidad de fuerza de la que el hombre es capaz de generar, y menos peso que el de un cuerpo humano. La ciencia mecánica tal vez podrá ayudar, como una fuerte barra en espiral. Si estos requisitos se cumplen, tal vez un día sabremos mejor como usar este diseño y así realizar las mejoras necesarias para intentar cumplir lo que nosotros actualmente, apenas conseguimos describir. Tenemos pruebas suficientes y ejemplos en la naturaleza que nos dicen que volar sin peligro es posible, aunque cuando se realicen los primeros intentos, posiblemente tendremos que pagar por la falta de experiencia, con un brazo o una pierna (quebrada)."

Pero para el tipo de aparato que imaginaba Swedenborg aun tendrían que transcurrir casi dos siglos, pero no así la idea de Gusmao que sería retomada setenta y cuatro años después. Ahora nos trasladamos a Francia , es el 27 de agosto del  año 1783 y estamos en el Campo de Marte de París, cuando aún no lo presidía la imponente silueta de la Tour Eiffel. Aquí nos encontramos con el inventor , científico y matemático Jacques Alexandre César Charles (1746-1823) que está utilizando un nuevo tipo de producto más ligero que el aire , al que sus descubridores, los químicos ingleses, Henry Cavendish (1731-1810) y Joseph Priestley(1733-1804) habían dado el nombre de "aire inflamable" y que luego el químico francés Antoine de Lavoisier (1743-1794) , tras realizar experimentos más refinados y detallados que sus colegas ingleses, bautizaría con el nombre de hidrógeno. Había comprobado que su peso era trece veces menor que el del aire común y si se sustituía el aire caliente por hidrógeno el impulso que podría experimentar un globo hacia arriba sería mucho mayor, aunque también bastante más peligroso por su carácter inflamable. Este gas fue el utilizado por Alexandre Charles aquel 27 de agosto y contempló como su pequeño globo de 180 centímetros de diámetro se elevaba a toda velocidad y se desplazaba más de ciento veinte kilómetros antes de explotar. Era el primer globo que utilizaba el nuevo gas , el hidrógeno, pero otros dos franceses se habían adelantado a Alexandre Charles, sólo que en lugar de hidrógeno utilizaban aire caliente, como había hecho Gusmao en Portugal en 1709.

Los hermanos Montgolfier fueron los creadores del globo de aire caliente que voló con sus dos primeros aeronautas . El hermano mayor, Joseph Michel Montgolfier, aseguraba que había realizado ensayos con hidrógeno, el gas al que había dado nombre el químico Lavoisier, pero no había logrado resultados positivos, pero un día observó como la camisa de su mujer se inflaba cuando la colgaba para que se secara y fue esa visión la que le inspiró el globo impulsado por aire caliente, aunque lo más probable es que también conociera la Passarola que setenta años antes había construido el portugués Gusmao y que también utilizaba el aire caliente para elevarse al cielo . Su primer ensayo el 5 de junio de 1783 con un globo no tripulado ya causó gran admiración cuando comenzó a elevarse hasta superar los 1800 metros de altura y permanecer unos diez minutos en el aire. A partir de entonces los globos se convertirían en el centro de atención del público, una fascinación que incluso hoy se mantiene, porque es difícil no sentirse atraídos por ellos cuando los ves elevarse hacia el cielo . El éxito de aquella prueba se extendió por toda Francia y desató la fiebre por conocer quienes serían los primeros afortunados en convertirse e los pioneros de la aeronáutica, los primeros hombres en volar en toda la historia de la humanidad (Imagen procedente de http://www.hermanosmasones.info ) 

Eran los hermanos Joseph-Michel Montgolfier (1740-1810) y Jacques-Étienne Montgolfier (1745-1799). El escritor británico Richard Holmes(1945), cuya obra "La edad de los prodigios" me está sirviendo de guía para este relato, nos cuenta de ellos que "eran unos fabricantes de papel . Formaban un gran equipo de negocios. Joseph (el mayor) era el empresario sagaz y Jacques el inventor alocado" Habían seguido los trabajos de Cavendish, Priestley y Lavoisier sobre el hidrógeno pero después de probarlo sin demasiado éxito para tratar de elevar pequeños globos hechos de papel o tela, se decantaron por el aire caliente y el 14 de diciembre de 1782 lograban que uno de ellos alcanzara los 250 metros de altura. Pero aún estaba pendiente una demostración pública y esta la llevarían a la práctica el 5 de junio de 1783 cuando lanzaron un globo que ya tenía considerables dimensiones, nueve metros de alto y treinta y tres de perímetro y que además , para evitar que comenzara a volar antes de tiempo, tenía que ser sujetado por ocho hombres. Solo con aire caliente obtenido de la quema de paja y lana, aquel globo se elevó hasta los 1800 metros de altura permaneciendo en vuelo más de cinco minutos. Después del ensayo del profesor Alexandre en agosto la carrera por ver quién sería el primero en poner un hombre en el cielo estaba abierta y no eran pocos los osados que querían convertirse en el primer aeronauta de la historia.

Entraba en liza otro inventor francés Jean Pierre Blanchard(1753-1809),que anunciaba con confianza "Dentro de pocos días estaré listo para mostrar mi propia máquina aerostática, que subirá y bajará a voluntad en linea recta a una altitud constante. Yo mismo estaré a los mandos y tengo confianza suficiente en mi diseño como para no temer repetir el destino de Ícaro" De nuevo surgía el recuerdo del mito de Ícaro, pero no iba a ser Blanchard el destinado a ser el primer aeuronauta, sino otro francés de nombre  Jean-François Pilâtre de Rozier (1754-1785), un profesor de química y física en Reims, que había experimentado con gases y que en junio de aquel año contempló con asombro el experimento de vuelo de los Montgolfier. A sus veintinueve años Rozier ya había demostrado sus dotes creativas inventando una máscara antigas y un soplete que utilizaba hidrógeno como combustible. Richard Holmes lo describe como "una figura enérgica, pequeña y pulcra dotada de un encanto contagioso , todo un donjuan" aunque también añade que era de carácter "intrépido y de una extraordinaria sangre fría" . Tenía buenos contactos en la corte del rey Luis XVI (1754-1793) y también dentro de los círculos científicos de París  lo que  le sirvió de ayuda para que los Montgolfier le eligieran como uno de los dos miembros del primer globo tripulado , pues iría acompañado por otro voluntario, que además era rico lo que también era importante para la financiación del experimento,  el comandante de la Guardia Real ,  François Laurent LeVieux , marqués d'Arlandes (1742-1809) . Pero antes aún se haría un vuelo de pruebas el 19 de septiembre de 1783 en el que los tripulantes fueron una cabra, un pato y un gallo y el 15 de octubre por primera vez se subió una persona al globo pero este permanecía atado a la tierra.

RECREACIÓN DEL PRIMER  VUELO TRIPULADO DEL GLOBO DE LOS HERMANOS MONTGOLFIER

Es un vídeo de apenas un minuto y quince segundos que pertenece a una película sobre los orígenes de la aeronáutica, pero que os incluyo porque es una forma de revivir lo que sucedió en aquella fecha histórica, el 21 de noviembre de 1783, cuando por primera vez dos hombres se elevaban al cielo sin ninguna sujeción a la tierra




Por fin llegó el día señalado para  el primer vuelo libre tripulado. Era el 21 de noviembre de 1783 cuando Pilâtre de Rozier y el Marqués d´Arlandes se subieron en aquel globo de veintiún metros de altura, pintado de azul y decorado con figuras mitológicas doradas situado frente al Campo de Marte . El globo comenzó a elevarse sobre la multitud hasta los 265 metros de altura para luego seguir el rumbo que le marcaba el viento mientras los dos tripulantes alimentaban  de paja el brasero encargado de calentar el aire que mantenía el globo en el aire. En un determinado momento, relataría el marqués en su crónica del vuelo, Pilâtre de Rozier gritaría a su compañero de vuelo para que no se quedase anonadado mirando la ciudad que  se hallaba a sus pies "¡A trabajar! Si se queda pasmado mirando el Sena, pronto vamos a estar nadando en él!". El vuelo se prolongó durante veintisiete minutos y aterrizaron más por el miedo que le entró al marqués d´Arlandes que por cualquier problema del globo . Como el propio marqués reconocería después, se había pasado buena parte del viaje exclamando "¡Tenemos que tomar tierra ya!". Lo habían conseguido, el mito de Dédalo e Ícaro se había convertido en realidad aunque ahora sus nombres eran  François Pilâtre de Rozier y François Laurent LeVieux , marqués d'Arlandes . Pero apenas unos días después la fiebre de los vuelos en globo que comenzaba a extenderse por Francia continuaba con el primer vuelo de un globo de hidrógeno, en este caso tripulado por Alexandre  Charles, al que ya conocemos.

Fue el 1 de diciembre de 1783 desde los parisinos Jardines de las Tullerías y ante una multitud que superaba las cuatrocientas mil personas, lo que nos demuestra hasta que punto la sociedad se había quedado impactada por el vuelo del globo de los hermanos Montgolfier. Era más pequeño que el de estos, de nueve metros de alto y de color rosa y amarillo . Así describiría Alexandre Charles sus sentimientos en el momento en que el globo comenzaba a surcar los cielos de París y él se convertía en el tercer hombre en volar "Nada podrá igualar aquel momento de hilaridad total que me invadió el cuerpo en el momento de despegar. Me sentí como si estuviera volando lejos de la Tierra y de todos sus problemas para siempre. No fue simple deleite. Fue una especie de éxtasis físico . Mi compañero, el señor Robert, murmuró : "He terminado con la Tierra. Desde ahora , para mí solo existe el cielo. Una calma tan total. Tal inmensidad". El globo se alejó hasta 43 kilómetros de París y después descendió pero Charles estaba dispuesto a seguir la aventura y tras pedir a su compañero que dejara el globo para aligerar el peso volvió a ascender y alcanzó en apenas diez minutos los tres mil metros de altura . Era el primer hombre que volaba en solitario, ya que Pilâtre lo había hecho en compañía del marqués d´Arlandes "Nunca un hombre - escribiría después Charles - se había sentido tan solo, tan sublime y tan absolutamente aterrorizado" y continua describiendo sus sentimientos en aquel momento mágico "Fui el primer hombre en ver la puesta de sol dos veces en el mismo día. El frío era intenso y seco, pero soportable. Sentía un dolor agudo en el oído izquierdo y en la mandíbula . Pero examiné todas mis sensaciones  con tranquilidad. Podía oírme a mí mismo viviendo , por decirlo de algún modo". Todos estos fragmentos del relato de Charles los extraigo de "La edad de los prodigios" de Richard Holmes.

Dibujo que representa el vuelo de Jacques Alexandre César Charles acompañado por su ayudante Ainé Roberts. En el texto podemos leer "Primer vuelo aéreo ejecutado en un aerostato de gas hidrógeno por Charles y Robert, el 1 de diciembre de 1783 . Salida de las Tullerías". Además de las cuatrocientas mil personas que acudieron a contemplar el vuelo, que era casi la mitad de la población de París, el embajador norteamericano en París , el gran científico y político Benjamin Franklin, también estaba observando la escena desde su carruaje con la ayuda de un telescopio. Mas tarde explicaría que en aquel momento alguien le preguntó "¿Para que sirve un globo?" a lo que Franklin replicó "¿Para que sirve un recién nacido?" Aquello era un paso adelante de la humanidad, tal vez en aquel momento no se veía su utilidad, era sólo una curiosidad científica , pero aunque  de forma imperceptible al principio , nada sería igual a partir de entonces (Imagen procedente de http://latierranoesredonda.blogspot.com )   

Alexandre Charles, convertido también en una celebridad, ya no volvería a realizar un nuevo viaje en globo tal vez demasiado impresionado por esta experiencia en solitario. Lo que podríamos llamar "globomanía" se propagó a ambos lados del Canal de la Mancha, porque en Inglaterra no tardaron en extenderse a partir del verano de 1784 los vuelos de pequeños globos , aunque aún no tripulados. Pero no todos recibían con entusiasmo aquella conquista del cielo como lo demuestran estas palabras del político, arquitecto y célebre escritor Horace Walpole (1717-1797) que escribió "¡Bueno!Espero que estos nuevos meteoros mecánicos resulten simples juguetes para propios y ajenos , y que no se  conviertan en nuevas máquinas de destrucción de la raza humana , tal y como sucede a menudo con las mejoras o los descubrimientos de la Ciencia. El magro juicio de del hombre siempre estudia cómo aplicar lo que resulta de su talento para esclavizar , destruir o engañar a sus congéneres" Ya durante la Primera Guerra Mundial , apenas ciento veinte años después de que Walpole escribiera estas palabras, los aviones surcarían los cielos convertidos en armas de guerra, pero también no tardarían en hacerlo transportando a miles de personas de un extremo al otro del globo. Es inevitable que todo lo que hacemos pueda usarse para el bien o para el mal ,depende de nosotros hacia que lado inclinemos la balanza. El propio Benjamin Franklin(1706-1790), uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos, además de un gran inventor y un sagaz diplomático ya veía las posibilidades militares del globo "Cinco mil globos -escribe Benjamin- capaces de elevar a dos hombres cada uno estarían transportando con rapidez una fuerza de diez mil tropas al campo, tras cruzar ríos, colinas, o incluso mares, veloz e impunemente. Diez mil hombres que descendiesen  de las nubes podrían causar en algunos sitios graves daños antes de que se pudiera congregar una fuerza que los repeliera"

Dibujo de Vicent o Vicenzo Lunardi , el joven diplomático italiano que fue el primer hombre en volar en Inglaterra. Aún hoy se conserva el monumento de piedra en el lugar donde aterrizó en su primer vuelo  en la parroquia de Standon. En la placa se puede leer "Hacédselo saber a la posteridad y , cuando lo sepa, se quedará pasmada!Que el decimoquinto día de septiembre de 1784 , Vicente Lunardi , de Lucca, en la Toscana, Primer Viajero Aéreo de Gran Bretaña, tras salir del Campo de la Artillería , en Londres, y tras atravesar las Regiones del Aire durante dos horas y quince minutos , revisitó la Tierra en este lugar. Sobre este tosco monumento para que las épocas futuras recuerden esta prodigiosa empresa , lograda con éxito por el poder de la Química y la fortaleza del Hombre, esa mejora de la Ciencia que el Gran Amor de todo  Conocimiento ha permitido generosamente " (Imagen procedente de http://www.uh.edu )

EL primer vuelo en Inglaterra tripulado sería protagonizado por un joven italiano, Vicent Lunardi(1759-1806), empleado en la legación de Nápoles en Londres , otro hombre encantador como Pilâtre de Rozier , parece que ya entonces nacía el arquetipo del piloto atractivo y seductor, y que nos describe así Richard Holmes "Pequeño, veleidoso y asombrosamente guapo al nuevo estilo , casi femenino, con una cara fresca y el cabello largo y sin empolvar, se movía con ligereza y desbordaba un entusiasmo contagioso" y podemos decir que también un poco pagado de si mismo si tenemos en consideración este brindis que hizo en una ocasión en publico "Por mí, Lunardi, a quien aman todas las mujeres". La humildad no era lo suyo , pero aquí le tenemos , en los Campos de la Artillería de Londres, el 15 de septiembre de 1784  ante una multitud de más de ciento cincuenta mil personas que observan atónitas como su globo se eleva por los aires y se convierte en el primer hombre que voló en Inglaterra, aunque fuera italiano. Según él mismo contaría después , durante el vuelo iba comiendo muslo de pollo acompañados de  champán. El vuelo se prolongó  durante dos horas y media  y finalmente aterrizó en Hertfordshire, un condado al norte de Londres,  aunque necesitaba que le ayudaran a sujetar el globo para aterrizar . Sin embargo ,los pastores que le habían visto descender se asustaron ante aquella visión y huyeron, excepto una joven que sin miedo alguno se acercó a la canasta del globo y la sujetó con todas sus fuerzas mientras  Lunardi saltaba a tierra. Después escribiría Lunardi "Elizabeth Brett, una lechera muy guapa. Así que debí mi liberación a la presencia de ánimo y la generosidad de una joven". Hablaba la voz de un seductor.

"Los tres viajeros favoritos" del pintor John Francis Rigaud(1742-1810) realizado hacia 1785 y conservado en el Museo del Prado . Representa al pionero de los vuelos en globo en Inglaterra, el italino Vincent o Vincenzo Lunardi, junto a la actriz Laetitia Ann Sage, que iba a convertirse en la primera mujer en volar en la historia, y su acompañante George Biggin que realizaron este histórico vuelo en junio de 1785 . Gilber White (1720-1793), considerado uno de los pioneros de la ecología en Inglaterra y un reputado ornitólogo, describía así la impresión que le causaba ver los globos que en 1785 invadían los cielos de Inglaterra "Desde un banco verde situado al suroeste de mi casa , vi una manchita azul oscuro a una altura verdaderamente prodigiosa. La máquina parecía casi totalmente azul , pero a veces reflejaba los rayos del sol y se veía amarillo brillante. Con un telescopio podía discernir la barquilla y las cuerdas que la sujetaban. A simple vista aquel globo no me pareció más grande que una tetera. Me quedé maravillosamente impactado por este fenómeno y sentí un vuelco en el corazón de temor y de alegría al mismo tiempo "Nadie había imaginado que fuera posible volar hasta entonces y ahora, de repente, se hacían cientos de vuelos a lo largo de todo el año en Inglaterra y Francia.  (Imagen procedente de http://www.museodelprado.es )  


Lunardi se convirtió en una celebridad en toda Inglaterra, fue recibido por el rey Jorge III ((1738-1820) y como podéis imaginar, el joven italiano estaba encantado "Soy el ídolo de toda una nación. Todo el país me adora , cada periódico me honra en prosa y verso" Pero otros veían que aquella fiebre de los vuelos en globo no conducía a ningún progreso real si no eran capaces de pilotarlos, y hasta aquel momento nadie había encontrado la forma de hacerlo . Así lo afirmaba uno de los escritores británicos más importantes del siglo XVIII, Samuel Johnson, más conocido como Doctor Johnson(1709-1784) "Me temo que acabará  en pura diversión, porque no encuentro que el recorrido se pueda dirigir para hacer que sirva a ningún propósito comunicativo".  Menos de un año después, en junio de 1785, Lunardi realizaría otro vuelo histórico porque en él iría acompañado por la primera mujer aeronauta, una actriz llamada  Laetitia Ann Sage. La ascensión fue muy accidentada porque además de la señora Sage iban en el globo el propio Lunardi y un acompañante de la dama, George Biggin, y el globo no podía elevarse con tanto peso. Lunardi, sabiendo que la verdadera estrella del vuelo era Sage, no dudó en bajar del globo y dejar que ascendieran Sage y Biggin que acompañaron la ascensión con un poco de pollo y vino italiano, como no podía ser de otro modo siendo un globo de Lunardi. Sage también se convirtió en una celebridad como ella misma reconocía "Cuando salgo me creo que me van a mirar tanto como a una nativa de las Regiones Aéreas que hubiera bajado a hacer una visita terrenal".

Ahora había que afrontar el problema de pilotar los globos y el encargado de afrontar ese problema sería un aeronauta francés , Jean Pierre Blanchard(1759-1809), que en 1784 había realizado su primer viaje en globo y había diseñado un dispositivo que bien podríamos considerar un antecedente de la hélice que además iba acompañado por unas alas móviles y  timones.Con todo ello Blanchard estaba convencido que una vez que hubiera estabilizado la ascensión del globo podría darle una dirección. Pero como en Francia no conseguía financiación no dudó en viajar a Inglaterra para conseguirla y aquí conocería al doctor John Jeffries (1744-1819), un distinguido científico, físico y cirujano estadounidense , con el que no tardó en congeniar y que iba a convertirse en su compañero de vuelo, algo muy importante porque Jeffries se convertía en el primer aeronauta con formación científica, por lo que podría realizar observaciones científicas en sus vuelos que nadie hasta ahora había sido capaz de realizar. Juntos realizaron un primer vuelo en noviembre de 1784, en el que Jeffries describiría el mundo que podía observar bajo la canasta del globo como "un mapa o una alfombra de bellos colores". Sería Jeffries el que financiaría el siguiente vuelo de Blanchard, el más ambicioso hasta entonces de los que se habían realizado en globo porque pretendía cruzar el Canal de La Mancha, aunque no era el único porque también el primer aeronauta, Jean François Pilâtre de Rozin, pretendía hacer lo mismo , aunque mientras Blanchard y Jeffries tenían planeado despegar desde el lado británico del Canal, Dover, Pilâtre lo haría desde el lado francés , en Calais.

"Globo dejando Dover" realizado hacia 1840 por E.W.Cock que representa el momento en que Jean Pierre Blanchard y John Jeffries iniciaba su viaje desde Dover a través del Canal de la Mancha hasta la costa francesa . Aunque Blanchard pretendía demostrar en este viaje que era posible pilotar un globo con los instrumentos que él le había incorporado , en el informe que Jeffries envió a la Royal Society reconocería que sólo la fortuna les había permitido acabar sanos y salvos aquel viaje y el problema de como pilotar un globo seguía sin resolverse . Jean Pierre Blanchard proseguiría su carrera como aeronauta después de este vuelo realizando más de sesenta vuelos y fue el primero en volar en globo en países como Estados Unidos, Bélgica, Alemania y Polonia. También es considerado el pionero del paracaidismo. En cuanto a John Jeffries , dos meses después de aquel extraordinario viaje volvía a visitar el lugar donde había alzado el vuelo el globo y escribía "Por la tarde visité el acantilado y el lugar de salida de nuestro último viaje aéreo a Francia. El recuerdo de este fue terriblemente magnífico y majestuoso y mi corazón se llenó , eso espero, de reconocimiento sincero y agradecido por todas las amables protecciones de aquel día" Jeffries diría de aquel viaje  que había sido "una experiencia casi mística" (Imagen procedente de http://collectionsonline.nmsi.ac.uk )   
El vuelo de Blanchard y Jeffries estuvo a punto de estropearse por las desavenencias entre ambos, porque Blanchard pretendía hacerlo en solitario y trató de convencer a Jeffries para que desistiera de acompañarle , pero este no se dejó convencer y en venganza Blanchard se negó a llevar en el globo los instrumentos científicos de Jeffries. La vanidad en esta ocasión derrotó a la ciencia. Pero por fin el 7 de enero de 1785 el globo de Blanchard y Jeffries alzó el vuelo desde los blancos acantilados de Dover y después de dos horas de viaje, en el que ambos se las apañaron para arrojar por la canastilla la bandera de la nación del otro no sin pedir sentidas disculpas, vieron por fin los acantilados de Calais , pero el globo perdía altura con rapidez y amenazaba con estrellarse contra los acantilados o hundirse en el mar , así que comenzaron lo que Richard Holmes califica como el primer strip-tease aéreo. Así lo relataba Jeffries "Cuando estábamos a dos tercios de la costa francesa, empezamos a caer de nuevo hacia el mar a toda velocidad. Mi noble y pequeño capitán - ¿con ironía?- dio órdenes y, predicando con el ejemplo, comenzó a desvestir nuestro vehículo aéreo" a continuación relata como van tirando todo lo que llevaban en el globo y cuando ya no quedaba nada tuvieron que continuar con la ropa "Mi pequeño héroe se despojó de su abrigo y lo arrojó. Aquí, me vi en la obligación de seguir su ejemplo . Después, el tiró los pantalones . Nos pusimos nuestras chaquetas  de corcho (las habían llevado para flotar a modo de salvavidas si caían en el agua) y estábamos, bien lo sabe Dios, más contentos que unas castañuelas de pensar como íbamos a tener que zambullirnos en el agua"

La situación era tan precaria que incluso orinaron en unas vejigas de piel que había en la canastilla y las arrojaron al exterior para aligerar aún más el peso. Tal vez fue este último gesto lo que terminó de salvarles y finalmente consiguieron aterrizar . Estaban ateridos de frío, vestidos solo con la ropa interior en pleno mes de enero y con sus estrambóticas chaquetas de corcho , pero habían logrado atravesar el Canal de la Mancha. Su rival, Pilâtre de Rozier , no dudó en felicitarles por su logro y ahora era él quién se  disponía a  repetir la hazaña pero en sentido inverso, desde Calais a Dover. Había diseñado un nuevo tipo de aeróstato, como una especie de doble globo ,uno alimentado con aire caliente y el otro con hidrógeno,  con el que Rozier esperaba que el globo fuera más manejable y veloz. Sin embargo, cuando ya lo tuvo diseñado no estaba convencido de que fuera a funcionar y además la mezcla del hidrógeno que utilizaba en el globo superior con la llama que calentaba el aire del globo inferior era una combinación muy peligrosa, porque el mínimo contacto entre la llama y el hidrógeno haría que se inflamara como una bola de fuego. Pero el triunfo de Blanchard le presionaba porque la nación esperaba de él que recuperara la gloria aeronáutica para  Francia y no quiso suspender el vuelo, aunque albergaba temores sobre aquel modelo de aeróstato. Finalmente, el 15 de junio de 1785 el globo de Rozier, acompañado por su copiloto Pierre Romain se dispuso a alzar el vuelo a pesar de que era un día con malas condiciones climatológicas , hasta el punto que la prometida de Rozier, Susan Dyer, trató de convencerle para que aplazara el vuelo ,pero Pilâtre rechazó la idea "Por amor de Dios, ¡no menciones algo así! - la respondió - Ahora es demasiado tarde. Dame ánimos. Me atravesaría el corazón con un cuchillo antes que renunciar a este intento. Incluso si estuviera seguro de ir al encuentro de la muerte".

Jean François Pilâtre Rozier fue el primer aeronauta de la historia y también la primera víctima de un accidente aéreo, en el primer caso en compañía del marqués d´Arlandes y en su último y trágico vuelo por Pierre Romain.La prometida de Rozier, Susan Dyer, moriría muy poco después de la muerte de Rozier, posiblemente embarazada de Jean François. Richard Holmes recoge en su libro estos versos que Erasmus Darwin(1731-1802), abuelo de Charles Darwin, dedicó a Rozier al conocer su muerte "¿Dónde estabas , Sílfide, cuando en el camino etéreo/ el joven Rozier se lanzó y pidió tu ayuda en vano?/Alto y más alto vuela su amplísima Burbuja/ se prende con resplandor súbito y estalla en pleno cielo/Él se precipita raudo por el aire asustado/con los miembros retorcidos y el cabello desaliñado/ da vueltas y vueltas, la muchedumbre se aterra/y la Muerte lo recibe en sus brazos de arena/ Con aflojadas cuerdas y cera derretida/se hunde el infeliz Ícaro con sus alas impías" Una vez más el mito siempre presente con esta poética y trágica imagen de Rozier como un nuevo Ícaro (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )


Y a su encuentro iba . El globo comenzó la ascensión con normalidad alcanzado los mil quinientos metros de altura y tomó rumbo al mar, pero al poco tiempo fue perdiendo altura y las llamas comenzaron a rodear el globo y su caída se aceleró. Cuando se aproximaban a tierra Pilâtre gritó a la gente que miraba atónita desde el suelo que se apartaran e instantes después el globo impactó contra el suelo envuelto en llamas y sólo pudieron rescatarse sus cuerpos destrozados entre los restos del globo. De esta forma Jean-François Pilâtre de Rozier y Pierre Romain se convirtieron en los primeros aeronautas que morían en vuelo. En apenas dos años el hombre había realizado su primer vuelo,  cruzado el Canal de la Mancha, superado los tres mil metros de altura, volado la primera mujer aeronauta y también se había cobrado el primer tributo de sangre. Unos años después, en 1811,  el poeta Percy Bysshe Shelley parecía anunciar con estas palabras el comienzo de una nueva era "El globo no ha adquirido todavía la perfección de la cual es seguramente capaz; el arte de pilotar el aire está en su primera y más desvalida infancia; el marino aéreo todavía nada sobre vejigas y no montando una balsa fuerte. Promete facultades maravillosas  para la locomoción y nos permitirá cubrir vastos trayectos con facilidad y rapidez , y explorar países desconocidos sin dificultad" y soñaba con el momento en que los globos sobrevolarían la misteriosa África y traerían con ellos el final de la esclavitud "La sombra del primer globo, que un sol vertical proyectaría justo por debajo de él, mientras se desliza sobre el país, infeliz hasta la fecha, emancipará casi a cada esclavo y terminaría con la esclavitud para siempre" Shelley tenía razón, solo eran los primeros pasos que menos de dos siglos después llevarían al hombre hasta la Luna, una aventura que empezó con un mito griego y que aún hoy no ha hecho más que empezar. La conquista del cielo sigue desafiándonos, pero ahora entre las estrellas, con todo un Universo por recorrer.
Famosos