martes, 20 de noviembre de 2012

GEISHAS , EL MUNDO DE LA FLOR Y EL SAUCE

Hetairas, cortesanas, odaliscas, mujeres de compañía , diferentes nombres para una misma profesión que a menudo se engloba incorrectamente bajo una misma denominación, prostitutas.Pero para diferenciarlas recurramos primero al Diccionario de la Lengua Española que define así el termino prostituta "Persona que mantiene relaciones sexuales a cambio de dinero.". ¿Acaso las hetairas de la Grecia clásica en el siglo V a. C , las cortesanas de la Venecia renacentista, las odaliscas de los harenes turcos del Imperio Otomano o las escorts o mujeres de compañía de nuestro tiempo no ofrecen también sexo a cambio de dinero? En algunos casos sí, pero no siempre y no es lo único que proporcionaban, ya que ofrecían compañía, una conversación brillante, seducían con sus habilidades para la música y la danza, recitaban poemas y deleitaban a sus clientes con su cultura , lo que distinguía a la hetaira, a la cortesana , a la mujer de compañía de aquellas mujeres que sólo ofrecían sexo. Estas mujeres necesitaban una preparación especializada, una dedicación plena a su profesión y en las protagonistas del artículo de hoy , las geishas de Japón, son una expresión de su cultura y constituyen su propio mundo, el  karyūkai o "mundo de la flor y el sauce", un poético nombre para unas mujeres a las que en Occidente confundimos con prostitutas pero que descubriremos que nada tienen que ver con el significado que en nuestra lengua tiene esa palabra.

"Los hombres vienen aquí para encontrar un mundo misterioso y fantástico que se crea sólo en la casa de té, con nosotras" dice una maiko, aprendiz de geisha en el dialecto japonés que se habla en Kioto, en un documental que os adjunto en este artículo. Pero ¿quiénes son? Como casi siempre debemos subir a nuestra particular máquina del tiempo para trasladarnos hasta el siglo XVII. Durante siglos, en el Japón medieval, las mujeres habían participado en representaciones artísticas como bailarinas y cantantes, sobre todo a partir del siglo XII cuando tuvieron lugar las llamadas Guerras Genpei que enfrentaron en Japón a dos grandes clanes, el Clan Taira y el Clan Minamoto. Los dos clanes combatieron entre 1180 y 1185 y la victoria correspondió al Clan Minamoto que significó además el fin de una época en la historia de Japón, el Periodo Heian, palabra que en japonés significa "Paz y tranquilidad", que se había iniciado en el siglo VIII y en el que Japón había vivido una época de florecimiento de las artes, la música y la poesía , además de extenderse la influencia de doctrinas religiosas y filosóficas foráneas, como el confucionismo chino. Pero la victoria del Clan Minamoto significó el comienzo de un nuevo régimen militar, el Shogunato, una forma de gobierno que se perpetuaría en el poder hasta el siglo XIX .

No he podido adjuntaros ningún mapa de época de Japón pero aquí podéis ver la situación de las dos principales ciudades japonesas de la época medieval, Kyoto y  Tokyo, que entonces se llamaba Edo. Mientras Kyoto era la residencia imperial, Edo era la ciudad donde residían los Shogun, que podríamos comparar con los dictadores militares de nuestros días y que durante seiscientos años, desde 1185 , cuando terminan las Guerras Genpei, hasta 1868, cuando tiene lugar la conocida Restauración Meiji y los emperadores recuperan el poder en detrimento de los Shogun . Durante esos seis siglos Japón mantendría una estructura feudal donde las jóvenes sacerdotisas de los templos sintoístas bailaban y danzaban para divertir a los samurais, la casta de guerreros de elite de Japón   ( Imagen procedente de http://antonioytrini.wordpress.com )

La máxima autoridad en el Shogunato era el Shogun, que significa "Comandante del ejército", pues eso es lo que era el Shogun, el líder de un ejército cuya elite estaba formada por los samurais , un término que podría traducirse como "aquellos que sirven", pues todos ellos servían a un señor, mientras que la figura del emperador quedaba empequeñecida al lado del Shogun, el verdadero dueño del poder. En este mundo militarizado y masculino, las sacerdotisas deleitaban a los samurais con sus actuaciones, pero para la mujer , ya fuera en Oriente como en  Occidente, la línea que separaba el arte de otras actividades más sombrías era muy fina. La religión propia de Japón era y es en nuestros días el Sintoísmo , que, curiosamente ,es una palabra de origen chino que significa "El camino de los dioses" y en la que se rinde culto a los espíritus de la naturaleza, a los que denominan Kami, y entre los que sobresale Amateratsu, "Diosa gloriosa que brilla en el cielo",  que simboliza al Sol. Esta religión , muy parecida a las religiones animistas africanas donde cada elemento natural, desde un río a una montaña o un árbol, está dotado de su propia alma, tenía sus templos , cada uno dedicado a su propio Kami, al que acudían los fieles y que eran cuidados por las sacerdotisas sintoístas , que ofrecían bailes para los kami y también para deleite de los peregrinos y en particular de los samurais.

Estas sacerdotisas tenían que conservar su virginidad y si la perdían eran expulsadas del templo y con frecuencia terminaban sobreviviendo como meretrices en las casas construidas cercas de los templos para acoger a los peregrinos. La época de los shogunatos se divide en tres grandes períodos, el primero de ellos , el Shogunato Kamakura, comenzó en 1185 después de la victoria del clan Minamoto y se mantuvo hasta 1333, fecha en la que se inicia el segundo período , el shogunato Ashikaga que se prolongará hasta 1573, donde los shogun están más vinculados a la figura del emperador pero el gobierno sigue en manos de los militares. Finalmente, a partir de 1603 , comienza el gobierno o Shogunato Tokugawa , fundado por  Tokugawa Ieyasu (1543-1616), cuando el gobierno se reparte entre dos ciudades, Kioto, que era la capital oficial de Japón y donde residía el emperador, y Edo, nombre que se daba a la actual Tokyo, en la que había establecido su residencia el Shogun, por lo que este período de la historia de Japón que se prolongará hasta 1868 también recibe el nombre de Período Edo. Y es en  el comienzo de esta nueva época, en los primeros años del siglo XVII, cuando aparece la figura de Izumo no Okuni (hacia 1572-fecha desconocida). No conocemos muchos datos de su vida, pero parece que era hija de un herrero que trabajaba para el Santuario de Izumo , uno de los templos sintoístas más antiguos de Japón, que según la mitología japonesa había sido erigido por Amateratsu, el Sol.

Fotografía del Izumo Taisha  o Gran Santuario de Izumo de donde era sacerdotisa Izumo no Okani , la creadora del Teatro Kabuki  e, indirectamente, la que sentó las bases para que muchos años después aparecieran las geishas, aunque estas al principio, como veremos en el artículo, eran hombres. . Este santuario, considerado un Tesoro Nacional del Japón, está dedicado a dedicado a Okuninushi no Mikoto, deidad del matrimonio, y ya se menciona en obras japonesas del siglo VIII, lo que le convierte en uno de los templos más antiguos de Japón. El templo actual es una reconstrucción del año 1744  (Imagen procedente de http://gaijindominicano.blogspot.com )

Izumo era una Miko, nombre que recibían aquellas jóvenes sacerdotisas que cuidaban del mantenimiento de los santuarios , asistían a los monjes y danzaban en las ceremonias , danzas rituales que reciben el nombre de Miko-Mai. En ocasiones , las miko salían del santuario para realizar estas danzas en otros lugares recibiendo a cambio dinero para el mantenimiento del templo  e Izumo no Okuni era una de las más bellas y más diestras bailarinas del santuario de Izumo, por lo que la enviaron a la capital, Kioto, donde tuvo un gran éxito, en particular cuando interpretaba una danza de alto contenido sexual llamada nembutsu odori  en honor de una de las manifestaciones de Buda. Su fama se extendió por la ciudad y cada vez más gente iba a presenciar sus danzas. Cuando el Santuario la pidió que regresara, Izumo rehusó aunque mantuvo su compromiso de seguir enviando puntualmente parte del dinero que obtenía en su espectáculo. Fue entonces cuando comenzó a reunir a mujeres marginadas, pobres y prostitutas para darlas una oportunidad. Las enseñó a cantar, a bailar y actuar  y con ellas formó una compañía que comenzó a ofrecer espectáculos que ,en un  principio, se representaban en el cauce seco del río Kioto, y que no tardaron tiempo en llamar la atención de los ciudadanos. Estaba naciendo una expresión artística que hoy conocemos con el nombre de Kabuki.

El Kabuki, una palabra de etimología controvertida pero que podría significar "estar fuera de lo ordinario", ya que esta combinación de canción, danza y teatro era algo novedoso,  alcanzaría tal popularidad que incluso la compañía de Izumo fue invitada a actuar en la corte del emperador. Y como siempre que algo tiene éxito no tardaron en aparecer los imitadores, sobre todo en los burdeles de la ciudad , donde las mujeres imitaban el espectáculo de Izumo pero con la diferencia de que también estaban disponibles para mantener relaciones con los clientes como prostitutas , lo que hizo  que el Kabuki creado por la compañía de Izumo degenerara en las imitaciones de los burdeles , donde las danzas de alto contenido sexual que interpretaban las prostitutas generaban escándalos , peleas y problemas de seguridad . Izumo ne Okuni se retiró en 1610 y su figura desaparece de la historia, y años después, en 1629 , el shogunato Tokugawa decidió prohibir que las mujeres participaran en las representaciones del Kabuki,en un intento de acabar con los constantes disturbios públicos que causaban sus actuaciones en los barrios bajos de las ciudades japonesas, ya que el Kabuki se había extendido con inusitada rapidez por todo Japón. A partir de entonces las representaciones de Kabuki serían protagonizadas por hombres adolescentes, pero si la intención era evitar escándalos no lo consiguieron, pues también sus actores estuvieron disponibles para prostituirse en relaciones homosexuales, por lo que en 1652 también se prohibió esta modalidad de kabuki y los actores sólo pudieron ser hombres adultos.

Fotografía de una representación de teatro Kabuki  que ,como vemos en el artículo, fue fundado por Izumu ne Okuni en 1603 interpretado casi exclusivamente por mujeres. Pero a partir de 1629 el shogun de la dinastía Tokugawa prohibió que fueran las mujeres las que interpretaran los personajes para evitar disturbios y los papeles fueron entregados a adolescentes, pero de nuevo se produjeron disturbios y finalmente, a partir de 1652 sólo pudieron participar en las representaciones hombres adultos. El maquillaje y el vestuario son fundamentales en el Kabuki, pues con ellos se diferencian los diferentes personajes. Desde el año 2005 es considerado por la UNESCO Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad ( Imagen procedente de http://piedefototemas.blogspot.com )

Pero abandonemos ahora el kabuki para preguntarnos ¿qué fue de las mujeres que hasta 1629 participaban en aquellas representaciones, cantando, bailando y actuando? Había que buscar nuevas formas de ganarse la vida aprovechando los conocimientos adquiridos y una de sus salidas fue convertirse en maestras de los hijos de los samurais ,  enseñando danza y música , aunque muchas otras terminaban en la prostitución en auténticos barrios del placer que estaban naciendo en las ciudades japonesas, que podríamos comparar con los Barrios Rojos de nuestro tiempo, como los celebres de Hamburgo y Amsterdam. Hay que tener en cuenta que la mayoría de los matrimonios en Japón eran concertados , al igual que sucedía entre las familias nobles europeas pero en Japón también entre las clases medias, y en ellos el amor no solía jugar papel alguno. Si a eso unimos que el siglo XVII , bajo el gobierno del shogunato Tokugawa, fue una época de relativa paz militar  y prosperidad económica que elevó el nivel de vida de la población, explica que estos barrios del placer tuvieran un gran éxito tanto entre los señores y samurais, como entre sectores más humildes de la sociedad que ahora disponían del dinero suficiente para pagarse la compañía de una mujer en uno de estos barrios de placer con las que olvidar su frustrante vida conyugal.

File:Hokusai Oiran and Kamuro.jpg
Una Oiran retratada por el pintor Katsushika Hokusai(1760-1849), uno de los artistas japoneses más importantes del siglo XIX cuyas obras fueron admiradas por los pintores impresionistas franceses. Las Oiran, a diferencia de las Geishas, si eran prostitutas o cortesanas de lujo que añadían al sexo otros placeres y entretenimientos como la música ,la conversación o la danza. Había diferentes tipos de Oiran según los clientes a los que se dedicaran, así las más importantes de todas eran las "Tayu", que sólo eran accesibles para los hombres más ricos y poderosos, luego estaban las  "Sancha" que recibían a los samurais  y las "Umechas" a los comerciantes adinerados . Si una Oiran era expulsada por no reunir los requisitos de belleza que se exigían o por alguna otra razón quedaban degradadas a "Hashi", convertidas en prostitutas corrientes. En el cuado podéis ver como la Oiran va acompañada de una niña, es la Kamuro, niñas de unos diez años de edad que eran compradas en los pueblos para ser preparadas y convertirlas en Oiran  (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )

¿Y quienes eran estas prostitutas? En su mayor parte procedían de empobrecidas familias campesinas que no veían otra salida para sus hijas que la de trabajar en los barrios de placer , primero como criadas y con el tiempo la mayoría de ellas como prostitutas. Quizás os pueda parecer censurable que unos padres enviasen a su hija a uno de estos barrios sabiendo el futuro que la esperaba, pero al menos tenía comida y un techo, algo que muchos de ellos no se veían capaces de garantizarlas. Mientras permanecían en los barrios de placer no podían salir de ellos , lo que los convertía en gigantescas prisiones donde centenares o millares de mujeres pasaban su juventud explotadas por sus dueños. Sólo algunas afortunadas, particularmente bellas y diestras en la canción o el baile, eran admitidas entre las compañeras de las grandes cortesanas, llamadas Oiran . Estas no eran simples prostitutas que ofrecían sus servicios sexuales, sino que desde pequeñas eran preparadas con rigor y disciplina en la música, la danza y la canción, igual que las que antes participaban en el Kabuki, y ,además, también recibían una solida formación intelectual que les permitía mantener conversaciones con hombres de elevado rango . De esta forma las Oiran podríamos definirlas como las cortesanas venecianas o hetairas del Japón del siglo XVII aunque tampoco ellas podían abandonar los límites de los barrios del placer.

Para ser Oiran se seleccionaba sólo a las niñas más hermosas y si una vez seleccionada e iniciado el proceso de formación perdía su belleza al hacerse adulta, dejaba de considerarse Oiran para convertirse en Hashi, nombre que recibían las prostitutas vulgares. La edad en la que una niña comenzaba a ser formada como Oiran solía ser los diez años y después se establecía un contrato que marcaba una duración determinada en la que la Oiran debía permanecer en el barrio del placer . Iban vestidas con gran ostentación, cubiertas con el tradicional kimono,  una prenda de vestir introducida desde China y cuyo nombre significa literalmente "llevar cosa", que eran sujetos y ceñidos alrededor de la cintura por aparatosos y ornamentados Obi, que son una faja ancha de tela que va atada y que la Oiran ponía en su parte delantera para facilitar que fuera desatado a la hora de desnudarse para un cliente, un detalle que veremos luego que nos servirá para distinguirlas de las geishas . Como tantas otras cosas de Japón, ponerse un kimono no es un acto simple como entendemos en Europa o América vestirse, sino que requiere todo un ceremonial que incluso hoy es enseñado en Japón en escuelas especializadas en ello. No menos historiados eran los peinados que coronaban las cabezas de las Oiran , siempre recogidos y con gran profusión de adornos, no menos de ocho y en llamativos colores entre los que predominaba el amarillo y el rojo.
Fotografía tomada en 1899 y publica en "La ciudad sin noche" de Joseph Ernst de Becker, que incluye artículos sobre la vida en el Barrio del Placer de Yoshiwara , nombre que significa "El Buen Prado de la Suerte". En la fotografía podemos ver a prostitutas en exposición igual que hoy se pueden ver en los barrios rojos de ciudades como Hamburgo y Amsterdam. Este barrio fue fundado en 1617 en la entonces ciudad de Edo, hoy Tokyo, y donde llegaron a vivir hasta tres mil prostitutas. Hoy la prostitución esta prohibida en Japón, pero existen muchas formas de burlar la prohibición ya que esta no se extiende a lo que denominan "acuerdos privados" entre un hombre y una mujer, lo que deja las puertas abiertas para que siga ejerciéndose abiertamente    (Imagen procedente de http://www.baxleystamps.com )

Todo ello se complementaba con un calzado en forma de enormes plataformas de madera de hasta treinta centímetros de altura llamadas Getas, con las que casi no podían mantener el equilibrio y necesitaban ser acompañadas cuando caminaban para no caer al suelo. Por último, su maquillaje no era menos sofisticado, con todo el rostro maquillado de intenso color blanco, el labio inferior rojo mientras que el superior quedaba sin maquillar y los ojos perfilados con color rojo. Al margen de toda esa sofistificación y refinamiento, la finalidad de la Oiran era ofrecer placer sexual a sus clientes, hombres de elevada posición social que eran los únicos que podían acceder a los servicios de una Oiran, convertidas en auténticas prostitutas de lujo que poco a poco fueron dejando a un lado la danza y la canción para centrarse en la seducción de sus clientes mientras que esas otras actividades que procedían del kabuki, danza, canción y actuación, serán desempeñadas por hombres jóvenes que realizarán la misma labor que años después asumirán las geishas, por lo que en este sentido podemos decir que los hombres fueron las primeras geishas aunque aún no se conocieran con este nombre, y recibieran otros como taikomochi o hokan, que podría traducirse por bufón o pícaro. Mientras esto sucedía en los llamados "barrios del placer", donde se encontraba la prostitución legal que tenía licencia para practicar su profesión, existía otra prostitución ilegal que se ejercía fuera de estos barrios.

Entre los lugares donde se ejercía esta prostitución ilegal estaban los baños públicos y las Chashitsu o Casas de Té donde en un ambiente relajado se celebraba la tradicional Ceremonia del Té , que nada tiene que ver con nuestro concepto de tomar un té que se limita a sentarnos unos minutos a saborear una taza. Sumergirse en esta  ceremonia es hacerlo en la compleja cultura japonesa, la ceremonia puede prolongarse hasta más de cuatro horas que incluía una comida ligera llamada Kaiseki, un té suave que recibe el nombre de Usucha y otro té más espero llamado Koicha, pero lo más importante no es esto sino la simbología que rodea toda la ceremonia, que debe ir acompañada por el dominio de otras artes como la Ikebana , literalmente "flor viva colocada", que a nuestros ojos sería la habilidad de hacer arreglos florales pero al igual que la ceremonia del Té tiene una conexión con el budismo y una dimensión espiritual , que requiere de silencio y tiempo para entrar en contacto con la naturaleza mientras se realiza . Además de la Ikebana, también hay que saber colocar la Suiseki, una piedra que ,sin haber sido labrada ni manipulada de ningún modo, recuerda con su forma a un paisaje o un animal y que acompaña al té en el Tokonoma, que es una pequeña tarima que se eleva sobre la habitación donde se sirve el té. Todo lo que rodea a la ceremonia del Té puede significar una vida entera de estudio y práctica, lo que demuestra la complejidad de la cultura japonesa.

BREVE VÍDEO SOBRE LA CEREMONIA DEL TÉ

Querría haberos adjuntado otro vídeo más técnico y completo sobre la ceremonia del té pero no he encontrado ninguno en castellano que la explicase en profundidad. Espero que al menos este os sirva para tener una pequeña visión de en que consiste la ceremonia del té, teniendo en cuenta que la ceremonia completa puede llegar a durar hasta cuatro horas




Por lo tanto aquellas jóvenes que atendían a los hombres en las Casas de Té fueron formándose , y con el paso del tiempo tanto ellas  como las bailarinas que actuaban en los burdeles  fueron mejorando su formación y así, hacia el año 1750, una mujer llamada Kikuya que trabajaba como prostituta ilegal en la ciudad residencia de los Shogun, Edo, dio el primer paso para abandonar la prostitución y dignificar su trabajo . Utilizó por vez primera la palabra geisha  que significa "persona que domina un arte" para designarse a sí misma y ofreció como servicios la danza y el canto. Su ejemplo sería seguido pronto por otras muchachas que tenían una gran ventaja sobre las Oiran, y era que estas últimas tenían un coste prohibitivo y sólo se hallaban al alcance de los más ricos mientras que las nuevas geishas ofrecían buena compañía , entretenimiento con bailes, canciones y actuaciones y por un precio muy inferior. Ante el riesgo de quedarse sin clientes para las Oiran, se legalizó a las geishas pero estableciendo para ellas estrictas condiciones que incluían llevar el  Obi que sujeta el kimono detrás y no delante como las Oiran, decorar su cabello con no más de tres adornos y no los al menos ocho que llevaba una oiran y la diferencia esencial, no podían mantener relaciones sexuales con los clientes, ni siquiera tocarlos .

La evolución fue muy rápida, y si en barrio de placer de Yoshiwara en la ciudad de Edo,actual Tokyo, había  en 1770 tan sólo 16 geishas mujeres por 31 taikomochis, el nombre que se daba a los hombres que desempeñaban la misma función que las geishas femeninas, para el año 1800 la proporción había cambiado por completo y existían 143 geishas por tan solo 45 taikomochis.  Cada cierto tiempo se realizaban redadas en estos barrios para sacar a la luz la prostitución ilegal, pero las geishas siempre quedaban al margen ya que ellas no ejercían la prostitución sino compañía y entretenimiento, pero sin sexo. A menudo la velada con una geisha se desarrollaba compartiendo una cena o tomando un té en una Casa de Té , entreteniéndose con una conversación culta y disfrutando de danzas y canciones y luego eran las propias geishas las que acompañaban a su cliente a un burdel donde se encontraría con las prostitutas, momento en que la geisha daba por terminado su trabajo y se retiraba. Poco a poco las Oiran fueron arrinconadas mientras las geishas ocupaban su lugar . Mientras, en 1868 termina la época del Shogunado, los samurais pierden el poder y el emperador recupera el gobierno después de seiscientos años, un proceso conocido como Restauración Meiji , en el que Japón inicia una lenta evolución para abandonar las estructuras propias de un estado feudal hacia un estado moderno. También será esta el comienzo de la edad dorada de las geishas, que verán como sus salones se convierte en lugar de reunión de los hombres más poderosos del país.

Las geishas siempre utilizan kimono, cuanto más jovenes son más extravagantes y coloridos, al igual que el obi, la faja que sujeta y ciñe a la cintura el kimono y que tiene que ir atado a la espalda y no por delante, una costumbre antigua para diferenciarlas de las Oiran, las prostitutas de lujo que lo llevaban atado por delante para facilitar al cliente que las desnudase. El calzado de una geisha suelen ser sandalias de suela baja y hechos en madera llamados Zori, mientras que las Maiko utilizan altos zuecos, como el de la imagen, llamados Okobo. El peinado tradicional recogido recibe el nombre de Shimada, que en ocasiones es tan tirante que causa calvas en el cuero cabelludo de las jóvenes . Sus rostros maquillados de color blanco plomo es uno de los signos distintivos de las maikos, ya que las geishas , cuanto más experimentadas menos lo utilizan, dejándolo sólo para acontecimientos especiales. Esto no es más que un esbozo de un mundo muy complejo y lleno de significados y reglas construido a lo largo de cuatrocientos años (Imagen procedente de http://fooyoh.com )

Al final de la década de los años veinte del siglo XX el número de geishas en Japón superaba las ochenta mil , pero la Segunda Guerra Mundial iba a convulsionar toda la sociedad tradicional japonesa y las geishas no serían una excepción. Pero antes de eso creo que es el momento de conocer como era y aún en buena parte lo es hoy, la formación de una geisha. El primer paso que debe dar una joven, más bien una niña aunque hoy no empiezan su educación antes de los quince años , que aspire a ser geisha  ,es solicitar su ingreso en una Okiya , una casa gobernada por una Okaasan, que significa  "madre" y donde viven las Maiko, nombre que reciben las aprendices de geisha. Estas casas se situaban en calles de la ciudad llamadas Hanamachi o "Calle de las flores"  y es en la Okiya donde la joven, ahora ya una Maiko, recibirá su formación y cubren todos sus gastos, incluidos el kimono y los adornos propios de la vestimenta de las geishas.  Esta formación incluirá el aprendizaje del Ikebana del que ya os he hablado, la caligrafía, danza, canto, modales y la compleja ceremonia del té. Durante los primeros meses la joven es una shikomi , mientras recibe las clases que la preparan para superar el examen de danza que la permita convertirse en una Minarai .

Convertida ya en Minarai comienza una nueva etapa en su aprendizaje que consiste en asistir a las fiestas donde van acompañadas por una Maiko que le ha sido asignada y que se convertirá para ella en una hermana mayor, su onee-san , un vínculo que puede llegar a prolongarse durante toda la vida. Después de un par de meses la joven pasará a convertirse en Maiko y poco a poco, a medida que vaya avanzando en su evolución y formación también lo hará su vestimenta, pues cuanto más compleja y llamativa es significa que es más joven y a medida que pasa el tiempo y madura, la maiko va vistiendo de forma más sencilla y lo mismo sucede con el maquillaje, y los característicos rostros maquillados de blanco son propios de las maiko pero no de las geishas,  que sólo lo utilizan en ceremonias especiales. Una vez que es Maiko la okaasan  se encargará de que tenga siempre fiestas a las que asistir y durante los siguientes cuatro o cinco años las ganancias que obtenga la Maiko con sus clientes irán en su mayor parte a manos de la okaasan para devolverle el dinero que la okaasan se ha gastado en su formación. En el documental que os adjunto  se explica que los gastos de formación de una Maiko pueden llegar a superar los tres mil quinientos dólares al mes  (unos 2500 euros) y eso sólo los gastos de las clases, mientras que una vez que ya sea Maiko la okaasan podrá ingresar unos 140 dólares por hora.

DOCUMENTAL "GEISHA GIRL" DE TELEVISIÓN ESPAÑOLA SOBRE EL MUNDO DE LAS GEISHAS EN LA ACTUALIDAD (Partes 1-3)

En este documental dividido en siete partes seguimos la vida de una joven japonesa de quince años, Yukina,  que decide emprender el duro camino de llegar a ser geisha, o geiko como se denominan en Kyoto,  y aprenderemos lo exigente que es su formación y la transformación que exige a las mujeres que quieren seguir el camino que lleva al llamado mundo de la flor y el sauce




Antiguamente las okaasan también obtenían dinero mediante la venta de la virginidad de la Maiko, que era subastada entre los mejores clientes de la Okiya , y este tránsito de la adolescencia a la madurez significaba también un cambio en su forma de vestir y peinarse. Sobre esta ceremonia de la venta de la virginidad, llamada Mizuage, he encontrado diferentes versiones, ya que en algunos sitios desmienten que esta se produjera, pero en el documental que os incluyo y en el que se entrevista a geishas de nuestro tiempo, se afirma que esta ceremonia tuvo lugar hasta mediados del siglo XX. Cuando pasan cuatro o cinco años, la Maiko se transforma ya en Geisha o Geiko, término que se utiliza en Kioto que es el centro principal donde aún hoy se conserva la tradición de las geishas.  Una vez que ya es geisha , antiguamente buscaba la protección de un cliente rico y poderoso, el Danna, que se convierte en su protector, mecenas o amante  que en ocasiones llegaba a comprar un piso para ella , lo que era considerado un signo de prestigio para el danna. Hay que subrayar que una geisha nunca tendrá relaciones sexuales con un hombre si ella no quiere, se paga por su compañía no para tener una relación sexual con ella y si ella decide tenerla será no como geisha sino en su faceta privada.

DOCUMENTAL "GEISHA GIRL" DE TELEVISIÓN ESPAÑOLA SOBRE EL MUNDO DE LAS GEISHAS EN LA ACTUALIDAD (Partes 4-7)



 Pero salir con una geisha es muy costoso para un cliente, puede significar varios miles de euros para una sola noche, por lo que las crisis económicas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, junto con la progresiva occidentalización de la cultura japonesa significaron el comienzo del declive de las geishas y de los ochenta mil que vimos que había a finales de los años veinte del siglo pasado hoy su número no sobrepasa los mil y sólo el turismo parece que puede conservar esta tradición centenaria que exige una dura formación, muchos sacrificios que incluyen la soledad  ya que apenas disponen de tiempo para sus relaciones personales, y que ayuda a conservar artes ceremoniales como la ceremonia del té o la Ikebana. Aquí termina este recorrido por el   karyūkai o "mundo de la flor y el sauce", tan ajeno a nuestra cultura Occidental y por ello tan desconocido, lleno de tópicos y también fascinante y seductor. Espero no haber cometido demasiados errores en esta historia porque son diferentes las versiones  que he encontrado sobre su mundo, pero creo que el documental "Geisha Girl" que podéis ver en este mismo artículo nos acerca mucho al universo de las geishas y las maiko, un mundo donde incluso el dinero tiene un nombre poético, pues los yenes, la moneda japonesa, se llaman hana-dai o "dinero de flores". En la novela de Arthur Golden (1956), "Memorias de una geisha", uno de sus personajes dice "No elegimos ser geishas para perseguir nuestro destino, elegimos ser geishas porque no tenemos elección. " Por fortuna hoy ser geisha es una elección y no una imposición, no se vende la virginidad en el Mizuage, y convertirse en una de ellas da acceso a un mundo vedado a otras personas. La institución de las geishas sobrevivirá mientras haya mujeres dispuestas a seguir el camino que lleva al mundo de la flor y el sauce.

PELÍCULA "MEMORIAS DE UNA GEISHA"  de 2005

Para terminar este artículo he creído que os podía interesar esta película, "Memorias de una Geisha" del año 2005 y dirigida por Rob Marshall(1960),  que, aunque parece que contiene ciertas inexactitudes sobre el mundo de las Geishas, está basada en la obra de Arthur Golden del mismo título y las puso de nuevo de actualidad.

 
Famosos