viernes, 22 de junio de 2012

LA CARGA DE LA BRIGADA LIGERA O EL HEROÍSMO INÚTIL(SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de nuestra historia habíamos dejado al ejército franco-británico después de desembarcar en la Península de Crimea con el objetivo de dirigirse hacia la ciudad de Sebastopol, uno de los puertos más importantes y estratégicos del Mar Negro en poder de Rusia. Bajo el mando de James Henry Somerset, primer barón de Raglan(1788-1855), el ejército había derrotado a las tropas rusas en la Batalla del Alma el 20 de septiembre de 1854 y después de una lenta y penosa marcha finalmente acampaban en Balaclava , muy cerca de Sebastopol. Recordemos que dos de los protagonistas más importantes de esta historia eran el comandante de la división de caballería , George Charles Bingham , tercer conde de Lucan (1800-1888), que tenía bajo su mando a la Brigada de Caballería Ligera y a la Brigada de Caballería Pesada que sumaban juntas unos mil seiscientos jinetes, y el cuñado de Lucan, James Thomas Brudenell , séptimo conde de Cardigan (1797-1868), que tenía a su cargo a los 673 hombres que integraban la Brigada de la Caballería Ligera. Recordemos también que Lucan y Cardigan se odiaban mutuamente desde hacía treinta años y que muchos no se explicaban como Raglan los había puesto juntos lo que podía causar problemas. Vimos también ayer como hasta aquel momento y a pesar de la victoria en la Batalla del Alma , toda la operación había sido un desastre organizativo, consecuencia entre otras cosas de la inexperiencia en el mando de Raglan y también a la inoperancia y mediocridad de algunos de sus oficiales que, como Cardigan y Lucan, no habían logrado sus cargos por méritos militares sino por la compra de los destinos. Pero hora es ya de volver al campamento aliado en Balaclava.

William Howard Russell, considerado el padre del periodismo de guerra, que cubriría para el periódico "The Times" la Guerra de Crimea . Aunque en principio iba a permanecer nada más que un breve periodo de tiempo en Crimea termino quedándose durante toda la guerra enviando sus crónicas en las que realizaba criticas sobre el trato que recibían los soldados en el frente, la mala alimentación, la pésima atención sanitaria, la falta de ropa de abrigo para el invierno , condiciones que hacían que en el invierno de 1854 hubiera más hombres enfermos que listos para el combate. Estas ácidas críticas molestaron a la propia reina Victoria I (1819-1901) que se quejó por ellas al periódico "The Times" pero fueron bien recibidas por la sociedad que por primera vez conocían la situación real en el frente. En febrero de 1856 tuvo que abandonar la guerra que estaba ya muy cerca de su final, pues parece que las autoridades militares habían aprendido que no era conveniente dejar a los periodistas que informaran libremente sobre lo que sucedía en combate, una lección que, por desgracia, se ha transmitido a través del tiempo y los gobiernos convirtiendo a la libertad de información y la transparencia en dos de las primeras víctimas de una guerra (imagen procedente de http://atlantic-cable.com )

Lord Raglan dividió a su ejército, enviando una parte a iniciar el asedio de Sebastopol y la otra se quedó en el campamento dispuesta a enfrentarse a los rusos pues se sabía que un importante contingente había abandonado Sebastopol para no quedarse allí encerrados y buscar a los ingleses en campo abierto. Ambos ejércitos entrarían en combate en Balaclava el 25 de octubre de 1854, donde los ingleses habían tomado posiciones para lanzar un ataque final sobre Sebastopol ,pero los rusos se adelantaron al movimiento inglés e iniciaron ellos el combate . Gran parte de lo que sucedió en esta batalla sería conocido por la opinión publica gracias a las crónicas de un periodista del periódico inglés "The Times" llamado William Howard Russell(1820-1907) , que hoy es considerado el primero, o al menos uno de los primeros, corresponsales de guerra de la historia. Hasta aquella guerra las crónicas del frente eran escritas por los propios militares con lo que eso significaba de falta de objetividad e información tendenciosa, primando siempre una visión favorable sobre la forma de actuar del ejército. Pero Russell informaría de hechos que en otro momento habrían quedado ocultos, como la escasa atención médica que recibían los soldados heridos , la pésima alimentación y la desorganización general de las tropas.

Florence Nithingale (1820-1910). Si algo positivo salió de aquella Guerra de Crimea fue la creación del primer cuerpo de enfermeras. Florence había estado en 1836 en Alemania donde se había creado una escuela para aquellas mujeres que quisieran cuidar a enfermos en las casas. Florence quedó impresionada por aquella iniciativa y cuando estalló la Guerra de Crimea se dedicó a preparar a un equipo de 38 enfermeras voluntarias y después de obtener el permiso del ejército, debido en gran parte a las críticas que Russell había publicado en el periódico sobre la situación sanitaria de los soldados, el 21 de octubre de 1854 y se instalaron en un distrito de Estambul llamado Scutari. Gracias a su intervención el índice de mortalidad descendió con rapidez al mejorar la ventilación , las condiciones higiénicas y los tratamientos que recibían los soldados , que hasta ese momento morían más víctimas de enfermedades como el tifus , el cólera y otras infecciones que de las heridas sufridas en el campo de batalla. Los soldados llamaron a Florence la "dama de la lampara" porque se pasaba las noches recorriendo las salas donde estaban los heridos con una linterna en la mano.En un artículo de The Times se publicó estas palabras sobre la actuación de Florence y su grupo de enfermeras "Sin exageración alguna es un «ángel guardián» en estos hospitales, y mientras su grácil figura se desliza silenciosamente por los corredores, la cara del desdichado se suaviza con gratitud a la vista de ella. Cuando todos los oficiales médicos se han retirado ya y el silencio y la oscuridad descienden sobre tantos postrados dolientes, puede observársela sola, con una pequeña lámpara en su mano, efectuando sus solitarias rondas " (imagen procedente de http://bibmed.blogspot.com )

Imagino que os preguntaréis como podía escribir semejantes críticas sin ver censurado su contenido, pero el periodismo de guerra era algo nuevo y las autoridades no pensaban que las crónicas enviadas por el periodista tuvieran tanto impacto entre la sociedad inglesas. Es un error que tanto el gobierno inglés como otros gobiernos del mundo tendrían en cuenta en otros conflictos, donde el trabajo del periodista es limitado y censurado de un modo u otro para que no llegue a la sociedad todos los detalles de la guerra, evitando así que conozcan el horror y el sufrimiento y se produzcan movimientos de protesta. Puede ser un tópico pero es muy cierto que una de las primeras víctimas en toda guerra es la verdad . Pero volviendo a la Batalla de Balaclava, sería Russell quién describiría como en el amanecer de aquel 25 de octubre entre 2500 y 3500  hombres de la caballería rusa se dirigían hacia el confiado campamento británico en Balaclava que , una vez más por imprevisión de Raglan y sus oficiales, no estaban preparados para el combate. Entre la caballería que avanza y el campamento sólo había un obstáculo, el 93ºRegimiento de Highlanders bajo el mando del oficial escoces Colin Campbell, primer barón de Clyde (1792-1863).

Colin Campbell, primer barón de Clyde (1792-1863), tendría bajo sus órdenes al 93º Regimiento Highlander durante la Batalla de Balaclava. Era un hombre con una amplia y distinguida carrera militar , participando con apenas 20 años en la guerra de 1812 entre Estados Unidos e Inglaterra, en la primera guerra entre China e Inglaterra conocida como Primera Guerra del Opio entre 1839 y 1842 y también en la Segunda Guerra Anglo Sij, que enfrentó a Inglaterra y los sijs en la India entre 1848 y 1849. Una demostración de que la pericia ,el valor y la inteligencia en el combate no se pueden comprar con dinero sino con la experiencia en el campo de batalla, algo que Lucan y Cardigan no tenían y Raglan, que si había estado en combate, nunca había dirigido un ejército. La Guerra de Crimea demostraría que un ejército debía gobernarse no por los títulos aristocráticos sino por la valía militar sino se quería resultados desastrosos como en la Guerra de Crimea, a pesar de que la victoria fue para los aliados franco-británicos pero con un coste en vidas tan elevado que como dijera el rey Pirro de Epiro (318-272 a.C) después de una victoria particularmente sangrienta contra Roma " ¡Otra victoria como ésta y estaré vencido!" (imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

Los quinientos hombres que formaban el Regimiento de Highlanders ya habían participado en la Batalla del Alma y en el cerco a Sebastopol, eran hombres curtidos en el combate y , por una vez, dirigidos por un oficial que sabía lo que hacía. Lo normal para hacer frente a la carga de la caballería rusa habría sido disponer los hombres formando cuatro filas de fondo , una detrás de otra disparando alternativamente, o bien en forma de cuadrado como en Waterloo en 1815,   pero Campbell no disponía de hombres suficientes para eso, así que decidió disponerles en sólo dos filas lo que en teoría hacia imposible que pudieran detener el avance ruso, pero no había otro remedio. Campbell arengó a sus hombres , anunciándoles que no había posibilidad de retirada y que tendrían que resistir o morir allí. La caballería se fue aproximando y el 93º regimiento hizo una primera descarga, luego una segunda y una tercera , pero la potencia de fuego no era lo bastante intensa para detener el avance ruso. Sin embargo, sería su escaso número lo que les salvó, pues el oficial ruso que dirigía la carga, extrañado ante el pequeño número de hombres que les disparaba, sospechó que lo ingleses habían urdido una trampa y para evitar una emboscada ordenó la retirada.

Esta obra se titula "La delgada línea roja" del pintor escocés Robert Gibb(1845-1932) donde retrata el momento en que el 93º Regimiento de los Highlanders bajo las órdenes de Colin Campbell detienen la carga de la caballería rusa en el amanecer del 25 de octubre de 1854. De no ser por esta línea defensiva que por el color del uniforme y contar sólo con dos filas de hombre  fue bautizada por el periodista William Russell como "la delgada línea roja" , la caballería rusa habría llegado hasta el campamento británico donde las defensas no estaban preparadas. Durante el ataque Campbell arengó a sus hombres diciéndoles "No hay retirada desde aquí, soldados. Deben morir donde se encuentran" aunque siempre que se citan frases tan heroicas en el campo de batalla no es posible saber si fueron dichas así o el relato fue adornado con posterioridad. Lo que fue un hecho es que resistieron la carga y la caballería rusa retrocedió. En una segunda carga sería la Brigada de la Caballería Pesada la que detuvo la embestida y empujó a la caballería rusa hacia las colinas que flanqueaban el valle, llevándose con ellos unos cañones que Raglan ordenaría recuperar (imagen procedente de http://es.wikipedia.org )  

William Howard Russell, nuestro corresponsal que estaba observando estos movimientos  desde una elevación del terreno próximo al lugar del combate, escribió que los Highlanders parecían "una delgada linea roja bordeada con una línea de acero" , haciendo referencia al rojo de los uniformes y al acero de las bayonetas caladas . Esa frase "delgada línea roja" se quedaría en el lenguaje militar y periodístico para describir defensas valerosas y en inferioridad ante el enemigo y también para referirse al propio ejército británico , los casacas rojas pues ese era el color de su uniforme, y la delgada linea roja sería su defensa de los territorios del extenso Imperio Británico con un número muy reducido de hombres. Pero los acontecimientos del día no terminaban aquí, de momento el campamento británico había sido salvado gracias a la valerosa acción de los Highlanders pero el peligro continuaba. Una nueva carga de la caballería rusa con casi tres mil hombres, sería ahora rechazada por quinientos dragones de la Brigada Pesada dirigida por sir James Yorke Scarlett(1799-1871), otro oficial competente y dotado para el mando como Campbell, que además cabalgaron cuesta arriba frenando la acometida rusa y a pesar de su inferioridad los mantuvieron a raya.

James Yorke Scarlett(1799-1871), responsable de dirigir a la Brigada de Caballería Pesada que también combatió con heroísmo durante la Batalla de Balaclava rechazando con poco más de quinientos hombres a los casi tres mil de la caballería rusa y además partiendo con desventaja en el terreno pues los rusos cargaban cuesta abajo. Aún así detuvieron el ataque y finalmente conseguirían que los rusos retrocedieran . Cuando Cardigan, al frente de la Brigada Ligera, contempló esta acción , sólo se le ocurrió decir "Esos malditos pesados (por la caballería pesada) se van a reír hoy de nosotros", pero al margen de este comentario jocoso no movió ni un solo dedo para ir en ayuda de sus compañeros. En cuanto a Scarlett se convertiría en un héroe en Inglaterra, e incluso muchos niños serían llamados Scarlett en su honor. También el poeta Alfred Tennyson dedicaría un poema a la carga de la Brigada de la Caballería Pesada titulado "La Carga de la Brigada Pesada", aunque no en aquel momento sino años después, en 1882 y sin la misma repercusión que su célebre poema dedicado a la Brigada Ligera (imagen procedente de http://www.ormerod.uk.net )

Todo esto era observado con pasmosa tranquilidad por lord Cardigan, ya sabéis , el general de la Brigada Ligera que era "Inusualmente estúpido" como lo definía el historiador británico Cecil Woodham(1896-1977). A Cardigan en ningún momento se le ocurrió intervenir en ayuda de sus camaradas de la Brigada Pesada por el simple hecho de que , según él explicaría más tarde, nadie le había dicho que lo hiciera. Desde luego a eso se le llama decisión en la batalla e iniciativa propia. Así que ahí tenemos a Cardigan haciendo comentarios sobre el combate igual que el que observa las vicisitudes de un partido de fútbol, mientras desde otra colina el comandante en jefe del ejército británico, lord Raglan , observaba en ese momento como la Brigada Pesada conseguía hacer retroceder a la caballería rusa que finalmente se retiraba al galope del campo de batalla , aunque se llevaba consigo algunos cañones , lo cual le pareció a Raglan una afrenta para el orgullo británico. Ahora tenemos que hacer un esfuerzo de imaginación para situarnos en el campo de batalla .

Aunque está en inglés creo que se entiende con facilidad, señalando en el mapa las fechas de las principales batallas y movimientos de tropas . Vemos en la parte superior el río Alma donde tuvo lugar el 20 de septiembre la batalla del Alma y como las tropas siguieron avanzando hasta rodear la ciudad de Sebastopol. El 25 de septiembre una gran parte del ejército ruso abandonaba la ciudad para no quedar encerrados en ella y al día siguiente las tropas aliadas establecieron su campamento en Balaclava , unas colinas situadas al sur de Sebastopol. Allí se encontraban cuando se produjo el ataque ruso el amanecer del 25 de octubre de 1854 . La campaña seguiría con una importante victoria aliada en la batalla de Inkerman el 5 de noviembre de 1854 , pero el asedio de Sebastopol aún tendría que prolongarse durante casi un año más (imagen procedente de http://senderosdelahistoria.wordpress.com )

Los rusos se encontraban dominando un valle al que llamaban Valle del Norte con una longitud de un kilómetro y medio y una anchura de casi un kilómetro. Al fondo del valle estaba dispuesta la artillería pesada rusa y las tropas de infantería. A ambos lados del valle, flanqueándolo, estaban las restantes  piezas de artillería rusa , mientras que en la entrada del valle se encontraba la Brigada Ligera . La Brigada Pesada al mando de Scarlett había hecho retroceder a la caballería rusa hacia las colinas que se encontraban a la derecha de la entrada del valle. Eran las once de la mañana y los combates habían durado casi cinco horas. La prudencia aconsejaba acabar el combate ahora que los rusos se retiraban y aprovechar para reorganizar las fuerzas , pero Raglan no lo veía así y envió al capitán Louis Edward Nolan (1818-1854) con un mensaje para lord Lucan, ya sabéis, el general de división de la Brigada Ligera y Pesada que se había caracterizado por su pasividad en el combate ganándose a pulso el sobrenombre de "el mirón" entre los soldados.En ese mensaje ordenaba a Lucan que enviara a la Brigada Ligera a las colinas donde la caballería rusa se estaba retirando para recuperar la artilleria

File:Cavalry camp near Balaklava 1855.3a34625r.jpg
Fotografía de uno de los campamentos de las fuerzas aliadas en las cercanías de Balaclava . Entre los errores de organización de Raglan estuvo el no comprar madera al Imperio Otomano para utilizarla como suelo en las tiendas, por lo que durante el invierno los soldados tenían que dormir en un suelo frío y en muchas ocasiones convertido en un lodazal. Tampoco disponían de leña para hacer fuego, por lo que las enfermedades causaban más bajas que los combates. Los soldados pagaban muy caro la inexperiencia de su comandante en jefe, lord Raglan (imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

Pero lord Lucan no veía desde su posición lo que estaba pasando asi que cuando el capitán Louis Edward Nolan llegó a caballo con el mensaje de lord Raglan no entendió lo que le pedía o bien Nolan no supo explicarse con precisión. Lo que Raglan quería es que se dirigiera hacia las colinas simplemente persiguiendo a la caballeria rusa para que abandonaran los cañones , una misión sin demasiado riesgo, pero Lucan no sabía lo que estaba pasando en la colina y cuando Nolan le comunicó que había que atacar a los cañones Lucan preguntó "¿Atacar, señor?¿Atacar qué?¿Qué cañones, señor?" a lo que Nolan, no sabemos el motivo , señaló con un gesto del dedo hacia el fondo del valle o tal vez Lucan interpretó así el gesto , mientras Nolan le decía "Allí, mi señor, está su enemigo, allí están sus cañones". ¿Por qué Nolan señaló el fondo del valle ? Raglan no le había dicho eso y aquel ataque era un suicidio. Pongámonos en la piel de Lucan por un momento cuando entendió que tenía que atacar a la artilleria en el fondo del valle. Primero había que recorrer un kilómetro y medio de terreno, mientras eran bombardeados por los cañones situados en las colinas a la derecha y a la izquierda del valle y a medida que se acercaban se pondrían al alcance de las al menos treinta piezas de artilleria pesada rusa situadas en el fondo , más la infantería y la caballería rusa que se encontraba detrás de los cañones. Un suicidio.

"La muerte del capitán Nolan" obra del pintor inglés Thomas Jones Barker (1815-1882) que recoge el momento en que Nolan es herido mortalmente en el corazón y se cae del caballo. Quedaría enganchado por uno de los estribos y su caballo lo arrastró por el campo de batalla mientras Nolan gritaba en su última agonía y Cardigan, una vez más, tendría un comentario pretendidamente gracioso dedicado al hombre que había llevado las instrucciones de Raglan a Lucan donde se originó la confusión, el malentendido o como queramos denominar aquel desatino que llevaría a casi seiscientos hombres a la muerte. Los que iban en la carga dirían que vieron a Nolan adelantarse a todos , girarse en su montura agitando el sable y señalando una de las colinas. Tal vez sólo entonces se dio cuenta que Lucan no había entendido las instrucciones y que en lugar de dirigirse hacia la colina, que es donde les había ordenado Raglan, se dirigían al fondo del Valle, contra la batería pesada rusa y atravesando el valle flanqueados por más cañones rusos. Nunca sabremos el motivo por el que al principio Nolan señaló el fondo del valle ni la razón por la que Lucan no solicitó una aclaración de las órdenes marchando él mismo a hablar con Raglan (imagen procedente de http://www.silverwhistle.co.uk ) 

Todo era un malentendido pero Lucan estaba dispuesto a obedecer las ordenes que le habían dado y se dirigió hacia la posición donde se encontraba su odiado cuñado lord Cardigan . Seguramente os preguntáis lo mismo que yo ¿por qué Lucan no fue personalmente a hablar con Raglan para que le aclarara las órdenes?¿es razonable realizar un ataque absurdo y suicida sin ni siquiera tener la certeza de que eso era exactamente lo que quería su superior? Pero Lucan se limitó a aceptar resignado la supuesta orden de Raglan y la transmitió a su subordinado, que no era otro que su odiado cuñado lord Cardigan.Escribe Joseph Cummins en su "Grandes Episodios de la Historia" que cuando Lucan comunicó las ordenes a Cardigan este último respondió "Por supuesto , señor, pero permítame señalar que los rusos tienen baterías en el valle delante de nosotros, y baterías y fusileros a ambos lados" a lo que Lucan habría contestado "Lo sé, pero lord Raglan así lo quiere. No tenemos más alternativa que obedecer". Podemos imaginar a lord Cardigan mirando a los 673 hombres que formaban la Brigada Ligera y a continuación dirigiendo la mirada al fondo del valle, convencido de que van a morir todos. Pero tampoco a él se le ocurrió solicitar una confirmación de las órdenes de parte de Raglan o de otros oficiales.  Sitúa a sus hombres en formación , dividiéndolos en tres líneas, se pone delante de ellos , desenvaina la espada , la dirige hacia el fondo del valle, y con voz firme y potente ordena "La brigada va a avanzar.Paso ...Trote...Galope" y acompañados por el toque de corneta la Brigada Ligera inicia la carga cubriendo un frente de trescientos metros de ancho .Cuando apenas llevan recorridos trescientos metros comienzan a recibir el impacto de los proyectiles. El primero en caer es precisamente el capitán Nolan , el mensajero que transmitió las órdenes de Raglan, que se había adelantado al resto de los hombres y parecía señalar una colina, quizás dándose cuenta del error cometido y tratando de que se desviaran, pero era tarde porque fue alcanzado en el corazón y cayó quedando enganchado por el arnés a su caballo que lo arrastró a lo largo del valle mientras el moribundo gritaba. Cardigan diría tiempo después sobre esa escena "Imagina a ese tipo chillando como una mujer cuando le dieron", debe ser que lord Cardigan encontró jocosa aquella escena.


DOCUMENTAL DEL CANAL HISTORIA SOBRE LA CARGA DE LA BRIGADA LIGERA  (Partes 1 y 2)

Este documental nos explica la Batalla de Balaclava como si nosotros tuviéramos que tomar las decisiones al mismo tiempo que hace un análisis detallado del desarrollo de la batalla. Creo que os resultará interesante y además bastante entretenido. Aquí os pongo las dos primeras partes y un poco más adelante el resto, cuando ya hayamos visto el final de la batalla en el texto del artículo  . Seguramente encontraréis algunas diferencias con lo que yo os he escrito, pero es que en algunos detalles las fuentes varían y narran diferentes versiones e interpretaciones. 



  
Lord Cardigan , que quizás no tuviera muchas luces pero si era valiente, iba al frente de sus hombres impertérrito ante la lluvia de proyectiles que diezmaba las filas de la Brigada Ligera. Cuando faltaban doscientos metros para alcanzar las baterías rusas situadas en el fondo del valle, de la primera fila formada por 275 hombres ,apenas quedaban sobre sus monturas cincuenta hombres, en situación parecida se encontraba la segunda y sólo la tercera fila mantenía más efectivos,   pero siguieron avanzando y Cardigan ordena galopar a la carga y finalmente rebasaron la línea de cañones rusos matando a los que allí se encontraban pero pronto la situación se hizo insostenible cuando la infantería y la caballería rusa se dirigieron hacia donde estaban los ingleses combatiendo . Cardigan inició la retirada, pero sin dar la orden al resto de sus hombres, como si les dejara allí abandonados y fue uno de los primeros en recorrer el valle para llegar de nuevo a las lineas británicas. Atravesando el valle de los 673 hombres de la Brigada Ligera, apenas habían sobrevivido ciento noventa y cinco mientras a lo largo del valle quedaban los cadáveres de 478 hombres y 400 caballos. William Howard Russell escribiría en su crónica para el "The Times" que  "A las once y diez nuestra Brigada de Caballería Ligera inició la carga . Avanzaba majestuosamente, brillaban bajo el sol de la mañana con toda la pompa y esplendor de la guerra. A unos mil doscientos metros de distancia, toda la línea enemiga escupió una oleada de fuego y humo por treinta bocas de acero. Se acusó el impacto por los hombres y caballos muertos, por las monturas que huían solas o sin jinete por la llanura". Comenzaba a construirse la leyenda de la Carga de la Brigada Ligera.

Este reportaje de Russell fue leído por el poeta lord Alfred Tennyson (1809 -1892)   que escribió un poema que inmortalizaría en la memoria de todos aquel desatino militar, la Carga de la Brigada Ligera . El poema dice así :
Media legua, media legua,
media legua ante ellos
Por el valle de la Muerte cabalgaron los seiscientos
¡Adelante , Brigada Ligera!
¡Cargad sobre los cañones!, dijo
Por el Valle de la Muerte cabalgaron los seiscientos
¡Adelante, Brigada Ligera!
¿Se descorazonó un solo hombre?
No, aunque los soldados comprendían que era un desatino
No estaban allí para replicar
No estaban allí para razonas
No estaban sino para vencer o morir
Por el valle de la Muerte cabalgaron los seiscientos

File:Lord-tennyson.jpg
Lord Alfred Tennyson , uno de los poetas más importantes de la literatura británica y el hombre que con su poema "La carga de la Brigada Ligera" inmortalizaría para siempre aquel hecho militar, convertido en hazaña . Como dice el poema "No hay ninguna razón, sólo cabalgar o morir". No había ninguna razón que justificara aquella carga suicida, sin embargo, es difícil escapar a la fascinación  del heroísmo de aquellos hombres cabalgando hacia la muerte. Un oficial francés que contemplo la carga diría "Es magnífico, pero no es la guerra" (imagen procedente de http://commons.wikimedia.org)

¿Quién venció en Balaclava? En realidad podríamos decir que la batalla acabó en tablas. Días después las tropas franco-británicas estrechaban el cerco sobre Sebastopol y el 5 de noviembre infligían una grave derrota al ejército ruso en la Batalla de Inkerman donde cinco mil soldados rusos murieron y otros siete mil fueron hechos prisioneros. El 2 de marzo moría el zar Nicolás I y le sucedía en el trono su hijo Alejandro II (1818-1881). El 9 de septiembre de 1855, después de casi un año de asedio , caía Sebastopol en manos de los aliados y Alejandro II se veía forzado a negociar la paz que se firmaría el 30 de marzo de 1856 en París poniendo punto final a la Guerra de Crimea que había costado la muerte de 250.000 soldados y unos 750.000 civiles . En cuanto a los resultados prácticos de la guerra poco más que la promesa rusa de mantener la neutralidad del Mar Negro y la conexión de cierta autonomía para Valaquia y Moldavia, además de una pérdida de influencia de Rusia en Europa. Escaso balance para justificar la muerte de un millón de personas.


DOCUMENTAL DEL CANAL HISTORIA SOBRE LA CARGA DE LA BRIGADA LIGERA (Partes 3 y 4)

Como os indicaba más arriba aquí tenéis el desenlace de la Batalla de Balaclava

  

En cuanto a los responsables de la suicida carga de la Brigada Ligera, se repartieron las responsabilidades entre los implicados, por un lado lord Raglan por no emitir las órdenes con claridad, lord Lucan por no exigir que sus dudas fueran aclaradas antes de lanzar el ataque y Cardigan por no ponerse en contacto con el resto de oficiales al mando. Tiempo después Raglan pronunciaría un discurso en el que trató de justificar los hechos. Así describía el ataque "Avanzamos por una pendiente gradual de más de un kilómetro, las baterías vomitaban sobre nosotros obuses y metralla, con una batería a nuestra izquierda y una a nuestra derecha, y el espacio intermedio erizado de fusiles rusos; así cuando llegamos a 50 metros de la boca de los cañones que habían arrojado la destrucción sobre nosotros, estábamos, de hecho, rodeados por un muro de fuego, además del de los fusiles en nuestro flanco.Mientras ascendíamos la colina, el fuego oblicuo de la artillería caía sobre nuestra retaguardia, de tal modo que recibíamos un nutrido fuego sobre la vanguardia, los flancos y la retaguardia. Entramos en el espacio de la batería, la atravesamos, los dos regimientos en cabeza hiriendo un gran número de artilleros rusos al pasar. En los dos regimientos que tuve el honor de dirigir, cada oficial, con una única excepción, fue o bien herido, o muerto, o vio al caballo que montaba muerto o herido. Estos regimientos pasaron, ascendíamos la colina, el fuego oblicuo de la artillería caía sobre nuestra retaguardia, de tal modo que recibíamos un nutrido fuego sobre la vanguardia, los flancos y la retaguardia. Entramos en el espacio de la batería, la atravesamos, los dos regimientos en cabeza hiriendo un gran número de artilleros rusos al pasar. En los dos regimientos que tuve el honor de dirigir, cada oficial, con una única excepción, fue o bien herido, o muerto, o vio al caballo que montaba muerto o herido. Estos regimientos pasaron, seguidos por la segunda línea, formada por dos regimientos suplementarios, que siguieron con su deber de herir a los artilleros rusos."

A continuación relata el hecho como si se hubiera tratado de un gran éxito militar y no de una acción absurda que causó la muerte de casi quinientos hombres "Después vino la tercera línea, formada por otro Regimiento, que completó la labor asignada a nuestra Brigada. Creo que ello se hizo con verdadero éxito, y el resultado fue que ese cuerpo, formado por tan sólo 670 hombres aproximadamente, logró atravesar la masa de la caballería rusa que —como hemos sabido posteriormente— disponía de 5.240 hombres; y habiendo atravesado esta masa, dan la vuelta, como dice nuestra expresión técnica militar, «al fondo de todo», y se retiraron de la mismo modo, provocando tantos daños como era posible en la caballería enemiga. De regreso a la colina de la que había partido el ataque, tuvimos que sufrir la misma mano de hierro y padecer el mismo riesgo de disparos de los tiradores en nuestro flanco que a la ida. Muchos de nuestros hombres fueron alcanzados, hombres y cabalgaduras resultaron muertos, y muchos de los hombres cuyas monturas murieron fueron masacrados cuando intentaban escapar."

File:Fenton13ltdragoons.jpg
Soldados  británicos supervivientes de la Carga de la Brigada Ligera , aquellos que siempre serían recordados como los Seiscientos ,como en la antigüedad lo fueron los trescientos espartanos dirigidos por su rey  Leónidas en la Batalla de las Termópilas el 480 a.C , aunque si aquella fue una batalla crucial en la historia de Europa, la Batalla de Balaclava fue una batalla más en una guerra que hoy no sería recordada sino fuera por la Delgada Línea Roja de Campbell y sus Highlanders y por la inútil pero heroica Carga de los hombres que vemos en la fotografía (imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )

Uno de los presentes en el discurso preguntó a Cardigan "Pero, mylord, ¿cuál fue el sentimiento de estos valientes que regresaron a su posición, de cada regimiento no retornó sino un pequeño destacamento, dos tercios de los efectivos implicados en la acción se habían perdido?" A lo que este replicó "Creo que cada hombre que participó en este desastroso asunto de Balaklava, y que tuvo la bastante suerte como para seguir con vida, debe notar que fue solamente por un decreto de la Divina Providencia que escapó a la muerte más cierta que era posible concebir" Dos cosas quedaron claras , que los oficiales que dirigían a las tropas británicas eran aristócratas que compraban sus cargos y muchos de ellos sin la menor disposición ni aptitudes para el mando que con su estupidez guiaban a sus hombres al desastre como en Balaclava, y luego que los británicos disponían de soldados valientes que afrontaban la muerte sin titubear. A partir de entonces la prensa tendría un gran peso en las guerras, gracias a los corresponsales de guerra y la sociedad exigiría un mejor trato a sus hombres , tanto sanitaria como en alimentación. Así terminó este episodio de la historia, que una vez más ponía de manifiesto la inutilidad de muchas guerras en las que miles de personas mueren para nada más que satisfacer las ambiciones de unos pocos. Decía el general norteamericano George Catlett Marshall  que "El único medio de vencer en una guerra es evitarla", pero mientras la ambición, la codicia y la estupidez formen parte de la naturaleza humana seguirán muriendo héroes como los jinetes de la Brigada Ligera cabalgando por el Valle de la Muerte.


CARGA DE LA BRIGADA LIGERA , PELÍCULA DE 1936 DIRIGIDA POR MICHAEL CURTIZ

Está en inglés y la calidad de la imagen es mala, por desgracia no he podido encontrar una mejor versión, pero quería cerrar esta historia con la película dirigida en 1936 por Michael Curtiz y protagonizada por Errol Flynn (1909-1959) ,con la escena de la Carga, porque aunque no es muy fiel en cuanto al tratamiento histórico si transmite el heroísmo de lo que allí sucedió

Famosos