jueves, 19 de enero de 2012

CARLOTA Y MAXIMILIANO, LOS DESVENTURADOS EMPERADORES DE MÉXICO (SEGUNDA PARTE)

Habíamos dejado a la pareja protagonista de esta historia, el archiduque Fernando Maximiliano José María de Habsburgo-Lorena (1832), y a la princesa  María Carlota Amalia (1840-1927), en Venecia, después de  casarse en la catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas el 27 de julio de 1857. Él tiene veinticinco años y ella es una joven de diecisiete años y , a pesar de su juventud, la presión que ejerce el padre de Carlota, el rey belga Leopoldo I(1790-1865), sobre el emperador austríaco Francisco José I (1830-1916) que además es hermano de Maximiliano, y  consigue que Francisco José conceda a la pareja el virreinato de Lombardia y Venecia. Ya sabemos que en este matrimonio la enamorada era Carlota, pero ese sentimiento no es compartido por Maximiliano, que al poco de llegar comienza a ausentarse con frecuencia alegando que tiene asuntos de gobierno que atender, aunque, en realidad lo que atiende es a otras mujeres en burdeles. La situación no tarda en ser conocida por Carlota que, sin embargo, como ya había hecho su madre, mantiene la dignidad y no hace mención a las infidelidades de su marido, tratando en todo momento de mantener de cara a la sociedad una imagen de armonía y cariño mutuo.

Surgen rumores de que Maximiliano la ha contagiado una enfermedad venérea, sífilis, y que ello era el motivo por el  habían comenzado a dormir en camas separadas, algo que, por otra parte, era frecuente entre las parejas de la realeza en el siglo XIX . Parece que esta crisis comenzó después de un viaje a la corte vienesa , en la que habría conocido a Victoria de Sajonia-Coburgo-Gotha (1840-1901), hija de la reina Victoria I de Inglaterra (1819-1901) y esposa del príncipe heredero de Prusia y futuro emperador o kaiser de Alemania, Federico III(1831-1888). Maximiliano siente una gran simpatía por Victoria , a la que llama familiarmente Vicky . Durante su estancia en Viena frecuenta su trato  y escribe "Volver a ver a Vicky  fue una enorme alegría, está más encantadora y prudente, además de ser bonita y fresca y tan natural y tan alegre. Su aparición , entre tantos extraños, me hizo un gran bien"

Fotografía de Victoria de Sajonia con su  vestido de boda el día que se casó con el futuro emperador de Alemania Federico III. Era hija de la reina Victoria de Inglaterra, y Maximiliano frecuentó su trato durante una visita a la corte imperial de Viena . En una carta escribe Maximiliano ,después de quejarse del frío ambiente de la corte vienesa, donde su hermano, el emperador Francisco José le miraba con recelo porque era más querido por sus súbditos que él mismo  "Lo único que me alegra es volver a ver a Vicky y quizás también a Alfredo. Menos agradable me parece reunirme allí con gran cantidad de principillos de toda Alemania" La corte entonces se hallaba llena de príncipes y archiduques y además casi todos ellos unidos por lazos familiares. No sabemos si en realidad hubo una relación entre Maximiliano y Victoria de Sajonia, pero lo cierto es que al regreso de este viaje , como escribe el secretario de Maximiliano "Se les veía enamorados y siempre juntos, pero después, en un viaje a Viena pasó algo que vino a echar para siempre por tierra aquella unión conyugal" Otros dicen que la separación fue consecuencia de la enfermedad venera que Maximiliano había contraído durante un viaje a Brasil (imagen procedente de http://casasreales.foroactivo.net )

Los rumores de una relación entre ambos debieron de llegar a oídos de Carlota, pues  Alejandra Vallejo-Nágera en su obra "Locos de la Historia", que sirve de fuente de información para este artículo,   recoge estas palabras del secretario personal de Maximiliano, Basio, que escribió una biografía sobre el esposo de Carlota y en la misma nos relata como se produjo el distanciamiento de la pareja "En un viaje a Viena pasó algo que vino a echar para siempre por tierra aquella unión conyugal. Desde entonces, eran ante el mundo los mismos esposos amantes y cariñosos; pero en la intimidad no existía ya tal cariño ni tal confianza " Sin embargo, este distanciamiento en cuanto a sus relaciones íntimas  no significaba que no existiera amistad entre la pareja y que Carlota le apoye en todo a Maximiliano, siendo su principal consejera en asuntos políticos y la que le ayuda a tomar decisiones. Maximiliano era un hombre indeciso, vacilante y sin unas ideas muy claras sobre como llevar los asuntos públicos y cuando ella no está presente se siente perdido . Así escribe en una carta de 1860 "Siento tal nostalgia por ti, ángel amado, que no puedo describirla, estoy melancólico y triste, quisiera llorar como un niño y me siento inútil, solo y abandonado. Con la esperanza de volar de nuevo a tus brazos lo antes posible, te abrazo en mi pensamiento".

Con el tiempo Carlota se volverá imprescindible para Maximiliano y , en cierta forma, la llegaría a amar, aunque no por eso dejo de seguir con sus infidelidades. En este tiempo, el carácter y la inteligencia de Carlota consigue hacer popular a Maximiliano como virrey de Venecia y Milán entre sus súbditos italianos, lo que despertará los celos del emperador austríaco Francisco José , el hermano de Maximiliano. Tampoco eran buenas las relaciones entre Sissí,la mujer del emperador , y Carlota y quizás estaba pensando en retirarle el cargo de virrey , pero la situación en Italia iba a cambiar con rapidez. Un año antes, en 1858, había tenido lugar una reunión secreta entre el emperador francés Napoleón III(1808-1873)  y representantes del reino italiano del Piamonte, donde acuerdan unirse para expulsar a los austríacos del norte de Italia y un año después , el 23 de abril de 1859,estalla la guerra entre Austria y el Piamonte, al que luego se une Francia. Las tropas austríacas dirigidas por el emperador Francisco José I en persona, serán derrotadas por la coalición franco-sarda en la batalla de Solferino el 24 de junio de 1859, donde mueren más de 22.000 austríacos, perdiendo el control del norte de Italia. Maximiliano y Carlota se ven obligados a huir, después de dos años de gobierno, para refugiarse en el castillo de Miramar, en la ciudad de Trieste.

Retrato de Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu o el emperador Agustín I , de efímero reinado , pues los republicanos no aceptaron su gobierno. Agustín de Iturbide abdicaba el 19 de marzo de 1823 y abandona México para buscar refugio en Europa. Regresaría un año después, sin saber que su presencia en territorio mexicano estaba prohibida y penada con la muerte. Nada más desembarcar fue arrestado y condenado a muerte . Iturbide fue fusilado el 19 de julio de 1824, cinco días después de su desembarco. Sus últimas palabras fueron "Mexicanos!, en el acto mismo de mi muerte, os recomiendo el amor a la patria y observancia de nuestra santa religión; ella es quien os ha de conducir a la gloria. Muero por haber venido a ayudaros, y muero gustoso, porque muero entre vosotros: muero con honor, no como traidor: no quedará a mis hijos y su posteridad esta mancha: no soy traidor, no"  Así concluía el último episodio del Primer Imperio Mexicano (imagen procedente de http://www.casaimperial.net )

Allí vivirán los siguientes cuatro años sin apenas nada que hacer y Carlota se hunde de nuevo en un estado depresivo ante la inactividad. Pero ahora tenemos que abandonar a nuestra pareja en su aburrido retiro en Trieste, para cruzar el Océano y viajar hasta México. Esta nación había vivido entre continuas  convulsiones la primera mitad del siglo XIX  desde que el 16 de septiembre de 1810  se iniciara el movimiento armado para conseguir la independencia de México de España  dirigido por Miguel Hidalgo(1753-1811) que lograría movilizar a una gran parte de la población para luchar contra el dominio español y el fin del virreinato. Esta lucha se prolongaría durante casi once años, hasta la firma del Acta de Independencia de México el 27 de septiembre de 1821 por el último virrey español, Juan José O´donojú (1762-1821) que significaba el reconocimiento de la independencia de la nueva nación mexicana. Un año después, en 1822, el militar Agustín de Iturbide(1783-1824) era elegido como emperador de México, pero estalla la rebelión de los partidarios de la república que le derrocaron y lo envían al exilio. Regresaba un año después  sin saber que el Congreso de México le había declarado "traidor y fuera de la ley en caso de que se presente en el territorio mexicano, declarándolo como enemigo público del Estado , y a todo aquel que le ayude a su regreso". Nada más desembarcar fue  capturado y fusilado en 1824. Era el final de lo que se conoce como Primer Imperio Mexicano.

Mapa de México después de la muerte en 1824 de Agustín de Iturbide. Los territorios de Texas , Nuevo México y la Alta California los perdería en 1848 en virtud del Tratado de Guadalupe-Hidalgo después de que en 1846 fueran invadidos por Estados Unidos , comenzando una guerra a la que ponía punto final este tratado con un resultado desastroso para México y que supondría la salida al exilio del general y presidente Antonio López de Santa Anna, aunque unos años después, como consecuencia de la mala situación de la nación, volvió a ser llamado por el Parlamento. Como vemos, la historia de México durante toda la primera mitad del siglo XIX no conoció ni un instante de tranquilidad, por eso Maximiliano dudaría a la hora de aceptar el ofrecimiento de ser emperador de México, ya que era muy difícil que aceptaran a un extranjero que ni siquiera sabía hablar español ni conocía la realidad mexicana. El tiempo daría la razón a los temores de Maximiliano (imagen procedente de http://independientesss.blogspot.com )

Los liberales proclamaron  una república federal y en los años siguientes se suceden las caídas de los gobiernos y surge con fuerza la figura del político y  general Antonio López de Santa Anna(1794-1876) que dominará la política de este periodo , marcada sobre todo por su enfrentamiento con los colonos de Texas y la guerra que mantendría México con Estados Unidos en 1846. Esta última, que quería expandir sus territorios , invadió Nuevo México y los puertos californianos de San Francisco y Monterrey en 1846 y en 1847 las fuerzas norteamericanas desembarcaban en la ciudad de Veracruz y llegaban hasta la capital. Un año después, en 1848, se firmaba el Tratado de Guadalupe-Hidalgo por el que México se veía obligada a ceder a Estados Unidos la Alta California, Nuevo México y reconocía la separación de Texas que se uniría a Estados Unidos. Santa Anna, después de la derrota, se había exiliado a Colombia pero en 1853, en un clima de pobreza, hambre y descontento general, fue reclamado de nuevo por el Parlamento para que ocupara la presidencia.

Esta nueva etapa del gobierno de Santa Anna empezó bien , se mostró eficiente para afrontar los problemas del país, pero con rapidez fue derivando hacia un gobierno de corte presidencialista y dictatorial , haciéndose incluso  llamar Alteza Serenísima, a la vez que decretaba una ley para nombrarse dictador vitalicio. El descontento con su gobierno fue creciendo hasta que el 1 de marzo de 1854 se pronuncia el llamado Plan de Ayutla donde la oposición a Santa Anna exigía su destitución y el nombramiento de un nuevo presidente interino. El país se divide entre los partidarios de Santa Anna y los del Plan de Ayutla iniciándose una guerra civil , que concluye en 1855 con la destitución y marcha al exilio de Santa Anna que ya no regresará más y el gobierno interino será ocupado por Benito Juárez (1806-1867). En 1857 los liberales dictan las Leyes de Reforma con el objetivo de democratizar el país, pero sus leyes no son aceptadas por los conservadores y estalla una nueva guerra civil que se prolongará hasta 1860 y conocida como Guerra de la Reforma o Guerra de los Tres Años, que terminará con el triunfo de los liberales dirigidos por Benito Juárez. Pero la guerra deja a México arruinada y tiene que suspender pagos.

Benito Pablo Juárez García (1806-1872), también conocido como el Benemérito de las Américas, sería presidente interino de México después de la caída de Santa Anna y su marcha definitiva al exilio y luego lo sería en diferentes ocasiones hasta su muerte en 1872. Representaba a los liberales, enfrentados con las fuerzas conservadoras con las que mantendría una guerra entre 1857 y 1860 que finalmente ganaron los partidarios de Juárez pero al precio de dejar al estado mexicano arruinado. Sería el anuncio del impago de las deudas contraídas con las potencias europeas lo que desencadenaría los acontecimientos que finalmente llevaron a  Maximiliano al poder y a Benito Juárez a abandonar la capital junto con parte de su gobierno e iniciar una guerra de guerrillas a partir de 1864. Mientras las tropas de Napoleón III mantuvieron a Maximiliano este pudo conservar el trono,pero su retirada fue también la sentencia para el Segundo Imperio Mexicano y para el propio Maximiliano  (imagen procedente de http://mexicorifa.com

Los principales acreedores de México, entre ellos Francia, España e Inglaterra envían sus flotas  a México con la intención de ocupar el país para cobrar sus deudas. Aunque el gobierno mexicano logra convencer a España e Inglaterra para que  se retiren,  el emperador francés Napoleón III tenía otras intenciones y mantiene a su ejército que ocupará la capital en junio de 1863 haciendo huir al gobierno de Benito Juárez. El 10 de julio de 1863 la Asamblea de Notables reunida en la ciudad nombra a Maximiliano de Habsburgo como nuevo emperador de México. Y ahora tenemos que regresar con rapidez a Trieste donde Maximiliano recibe estupefacto la noticia a través de una carta de Napoleón III. Su primera respuesta es rechazar el nombramiento, México es un país inestable y él es un extranjero que no iba a ser aceptado de ninguna forma por el pueblo mexicano. Pero los conservadores mexicanos le escriben cartas asegurándole que va a ser bien recibido , cartas como esta en la que le aseguran que "sentimos una inmensa alegría al informarle de que, en relación a su nombramiento como regente del Imperio, el voto inicial de los nobles ahora se ratifica  con la adhesión de una inmensa mayoría de gente en nuestro país"

Napoleón III también le asegura su apoyo "Podéis estar seguro de que no os faltará mi apoyo para el cumplimiento de esta misión que con tanto valor emprendéis". Ante la presión de Carlota, que está entusiasmada por la posibilidad de ser emperatriz y poder gobernar, de Napoleón III y de los nobles mexicanos, Maximiliano, contra su voluntad y deseo, termina cediendo, aunque él mismo nos deja noticia de su escaso entusiasmo "Por mi, si alguien viniese a anunciarme que todo el proyecto se ha desbaratado , me encerraría en mi alcoba para saltar de alegría".  Los nuevos emperadores de México desembarcaban en Veracruz el 28 de mayo de 1864 y en ese tiempo a Carlota ya le ha dado tiempo a aprender español. Sin embargo, nadie viene a recibirles, no hay ninguna muestra del entusiasmo que les habían descrito en las cartas y cuando llegan a la capital sólo encuentran a un grupo de personas que habían sido contratadas para que les aclamaran. El Palacio Nacional , su residencia oficial, está casi en ruinas, y se trasladan al castillo de Chapultepec donde pasan su primera noche durmiendo sobre una mesa de billar.

Fotografía del Castillo de Chapultepec donde tuvieron que pasar la primera noche de su llegada a la capital de México los nuevos emperadores Maximiliano y Carlota, después de que tuvieran que abandonar el Palacio Nacional que esta casi en ruinas. Aún en este tuvieron que improvisar una cama sobre una mesa de billar . Maximiliano le cambiaría el nombre por el del Castillo de Miravalle, lo que fue considerado una afrenta por los mexicanos, ya que Chapultepec era un nombre azteca y con un significado religioso. Poco después organizaron una fiesta el día del 24 cumpleaños de la emperatriz Carlota y lo celebraron en la calle tanto para tratar de acercarse al pueblo como porque no había ningún edificio en condiciones para albergar la fiesta. En la actualidad el Castillo de Chapultepec es el Museo de Historia de México  (imagen procedente de http://www.turiguide.com)

Durante los primeros meses Maximiliano y Carlota van descubriendo como nada de lo que les habían dicho era cierto. Así lo relata la emperatriz en su diario "Apenas en los meses que llevamos aquí hemos vivido un día tranquilo. Nadie está contento con nosotros. Los conservadores , que nos apoyaron antes , encuentran ahora muy liberal a Maximiliano, mientras que los liberales  le llaman tirano, pasándose en masa a las huestes de Juárez. Los franceses promueven  disgustos diarios porque estiman que el Emperador hace una política demasiado nacional y no tiene  en cuenta los intereses de Francia. El nuncio también se ha disgustado con nosotros  y nos amenaza con una ruptura con la Santa Sede  si no damos inmediata satisfacción a las pretensiones del clero mexicano" Los nobles que les animaron a ir ahora también les exigen "Otros muchos , que en Miramar nos ilusionaron con el país, no sólo no nos han acompañado , prefiriendo la vida placentera de Europa a esta barahúnda , sino que, encontrando que es poco para ellos el haberles devuelto las inmensas tierras que la República les confiscó , reclaman ahora cuantiosas indemnizaciones ." Y termina reconociendo que les han engañado llevándoles a un avispero "Nos prometieron que encontraríamos la paz a nuestra llegada, pero nada más lejos de la realidad"

Carlota sigue participando activamente en el gobierno , lo que es rechazado por muchos que no consideran adecuado que una mujer tome decisiones , aunque según otros testimonios de la época, sólo cuando ella toma las riendas las cosas parecen funcionar. Además se gana el cariño del pueblo creando la Junta de Protección y el Colegio Carlota para ayudar a los más pobres y proporcionar estudios superiores a las jóvenes mexicanas.   Mientras, Maximiliano sigue con su ajetreada vida extramatrimonial, y se le conocen al menos dos relaciones con Guadalupe Martínez , a la que habría conocido en un baile, y con Concepción Sedano, esposa de uno de sus jardineros. En cuanto a Benito Juárez, se va trasladando por todo el país  recibiendo el apoyo de Estados Unidos que abastece de armamento a la guerrilla mexicana a partir de 1866 una vez terminada la Guerra de Secesión. Este mismo año Napoleón III , después de que los ejércitos franceses sufrieran varias derrotas, y viendo sus aspiraciones de crear allí un imperio truncadas, ordena a sus tropas que abandonen el país.

Archivo:Charlotte of Belgium, Empress of Mexico,.jpg
Fotografía de Carlota, emperatriz de México. Uno de los emisarios mexicanos que había sido enviado para convencer a Maximiliano de aceptar la corona imperial , Ignacio Aguilar, escribiría sobre ella "La archiduquesa es una de esas personas que no pueden describirse, cuya gracia y simpatía , es decir, cuya parte moral, no es dable al pintor trasladar al lienzo, ni al fotógrafo al papel. Figúrate una joven alta, esbelta, llena de salud y de vida y que respira  contento y bienestar , elegantísima, pero muy sencillamente  vestida;frente pura y despejada; ojos alegres , rasgados y vivos como los de las mexicanas; boca pequeña y graciosa, labios frescos y encarnados , dentadura blanca y menuda, pecho levantado, cuerpo airoso y en el que compiten la soltura y la majestad de movimientos; fisonomía inteligente y espiritual, semblante apacible, bondadoso y risueño, y donde sin embargo, hay algo de grave , decoroso y que infunde respeto. Figúrate esto y mucho más que esto, y se tendrá una idea de la princesa Carlota" Esa impresión era la que provocaba Carlota en los que la conocían

De esta forma abandonarán el territorio mexicano un total de 43.000 hombres, una retirada que debía concluir en diciembre de 1867 pero que se adelantará y será finalizada en el mes de marzo. Desde el momento en que se anuncia la marcha de los franceses los republicanos comienzan a ganar terreno y Maximiliano, viéndose abandonado, quiere abdicar, pero Carlota no se lo permite  y le escribe "Abdicar es precipitar una condena , despachar un certificado de incapacidad; no es admisible más que en el caso de los viejos y los débiles de espíritu, de ningún modo es la forma de actuar de un príncipe de 34 años , pleno de vida y con un porvenir por delante".  A regañadientes, una vez más, Maximiliano actúa contra su voluntad y acepta el consejo de Carlota permaneciendo en el poder. Ese mismo año, 1866, Carlota recibe la noticia de la muerte de su padre, el rey belga Leopoldo I, y comienzan a manifestarse en ella los primeros síntomas de su enfermedad mental. Conserva toda su lucidez,pero se vuelve irritable, adelgaza, apenas duerme y tiene accesos de cólera cada vez más frecuentes.


Fotografía del emperador francés Napoléon III y su esposa, la española Eugenia de Montijo. Las promesas de apoyo de Napoleón III a Maximiliano se convertirían después en silencio cuando más lo necesitaba el emperador mexicano. La situación había cambiado, Francia tenía que hacer frente en Europa al poder creciente de Prusia y no le convenía mantener a su ejército en México. Durante la visita que Carlota hará para tratar de recuperar el apoyo de Francia, escribe a Maximiliano sus impresiones sobre Eugenia de Montijo y sus conocimientos de la situación en México "10 agosto de 1866.Lo que me llamó la atención fue que yo sé más de la China que esta gente de México. Creí ver que la Emperatriz ha perdido mucho de su juventud y su fuerza. El trono de Francia hace envejecer rápidamente a aquellos que lo ocupan" Aún así Eugenia de Montijo viviría hasta los 94 años (imagen procedente de http://blogdeheraldica.blogspot.com )

Decidida a ayudar a su marido, Carlota emprende un viaje a Francia para lograr que Napoleón III les devuelva su apoyo , pero cuando llega a Francia nadie acude a recibirla y cuando pide ser recibida por el emperador francés este no hace más que poner excusas para no verla. Pero eso no detiene a Carlota que decide presentarse sin avisar  e irrumpe en el palacio obligando a Napoleón III y a su esposa, la emperatriz española Eugenia de Montijo (1826-1920). Mantuvieron una reunión de la que no hay testigos pero al final de la misma Carlota escribirá a Maximiliano "He hecho todo lo humanamente posible, he presentado un ultimátum al emperador". Los días siguientes son de angustiosa espera para conocer la respuesta del emperador francés , pero la mente de Carlota cada vez muestra más signos de desequilibrio y escribe refiriéndose a Napoleón III en una carta a su marido "Para mí es el diablo en persona y en nuestra última entrevista de ayer tenía una expresión como para poner los pelos de punta, estaba horroroso y ésta era la expresión de su alma" y concluye "Es un Mefistófeles muy amable". Pero a pesar de hallarse en una situación tan desesperada sigue insistiendo a Maximiliano para que permanezca en el poder "Sería de interés de Francia y de toda Europa crear en México un gran imperio, y eso lo podemos hacer nosotros"  y añade en otra carta "Si la abandonas, la nación mexicana dejará de existir. Nadie excepto tú puede dirigir a los mexicanos"

No he encontrado retratos donde aparezcan los dos juntos , quizás debido a que su gobierno duró poco tiempo y había demasiados problemas que atender. Durante el tiempo que gobernó Maximiliano el verdadero poder en la sombra fue Carlota, tal y como refieren los cronistas de la época en este fragmento que aparece en la obra de Alejandra Vallejo "Locos de la Historia " : "Carlota intervenía en las reuniones del consejo de ministros y, como se quejó el monárquico Francisco de Paula y Arrangoiz, desgraciadamente en todos los negocios públicos. Además, en la ausencia de Maximiliano la resuelta soberana se mostraba bastante autoritaria , porque no sometía los asuntos a discusión, sino que presionaba su aprobación en el consejo de ministros, el cual presidía" Su presencia no era bien aceptada por aquellos hombres que no estaban acostumbrados a recibir ordenes de una mujer (imagen procedente de http://html.rincondelvago.com )

Después de recibir la respuesta de Napoleón III de que Francia no hará nada en México, el estado mental de Carlota comienza a deteriorarse con mayor rapidez. Aún así, saca fuerzas para viajar hasta Roma y tratar de entrevistarse con el papa Pío IX (1792-1878). Allí se encuentra con el Papa el 27 de septiembre de 1866, y así nos describe el encuentro Alejandra Vallejo-Nágera "Su Santidad observa con estupor cómo Carlota se agita de manera convulsa, saliendo de su boca una catarata de palabras en cinco idiomas que se entremezclan. De pronto dicen que tiene miedo, que Napoleón y Eugenia la han envenenado y , sin dilación, se introduce cuatro dedos  en la boca para vomitar el tóxico. Cuando el Papa quiere llamar al séquito de Carlota, ésta le detiene y en voz baja le cuenta que quienes la acompañan  son esbirros del Mefistófeles de París y que han recibido órdenes de matarla en cuanto la ocasión sea propicia." Regresa a su hotel, pero se niega a comer nada pues piensa que la quieren envenenar y al día siguiente regresa al Vaticano y se niega a abandonarlo pues afirma que es el único sitio seguro. Aquella noche la pasa allí, siendo la única mujer que durmió en las estancias vaticanas . Con engaños, al día siguiente consiguen sacarla de allí y llevarla a un convento, pero también tiene que abandonarlo por sus ataques de nervios y ,en el camino de vuelta al hotel , saca la cabeza de su carroza para gritar que la llevan al patíbulo.

Así describe el secretario de Maximiliano, Blasio, el estado de la emperatriz en estos días en el hotel donde estaba alojada en Roma  "La emperatriz recorría la habitación de un lado a otro, en apariencia estaba tranquila. Su cara estaba tirante y delgada, sus pómulos prominentes y rojos; sus pupilas dilatadas y en cuanto a su mirada , era incapaz de posarla en un punto fijo"  La única mujer de la que se fía es de Mathilde Doblinger, su asistenta, a la que obliga a cocinar delante de ella unos pollos vivos que la propia Mathilde tiene que matar para que la emperatriz se convenza de que no están envenenados. En otro rapto de locura, y convencida de que va a morir, escribe a Maximiliano "Tesoro entrañablemente amado. Me despido de ti; Dios me llama. Te doy gracias por la felicidad que siempre me has dado. Que Dios te bendiga y te haga ganar la gloria eterna. Tu fiel Carlota" Por fin llega a Roma su hermano favorito, Luis Felipe(1837-1905), conde de Flandes, que la lleva consigo al palacio de Miramar. Mientras, en México Maximiliano recibe el 18 de octubre un telegrama con este texto "Su Majestad la emperatriz Carlota ha sido golpeada el 4 de octubre, en Roma, por una grave congestión cerebral. La augusta princesa se ha trasladado a Miramar".

Maximiliano de Habsburgo, el emperador de México. Quería abandonar México en el mismo momento en que Napoleón III anunció que las tropas francesas iban a retirarse a Europa, porque era consciente de que no disponía de fuerza ni apoyos suficientes para enfrentarse a los republicanos que , además, estaban recibiendo ayuda de Estados Unidos . Tampoco tenía el apoyo del pueblo , que lo veía como una imposición de las potencias europeas, lo cual era cierto , y sólo podía contar con los conservadores , que al final también le abandonarían. Lo único que detuvo su abdicación fueron las palabras de Carlota , que le escribiría  "La soberanía es el más sagrado deber que existe en el mundo; no se abandona el trono  como se deja un lugar sitiado por la policía. En cuanto uno acepta el destino de una nación, también se aceptan sus riesgos y peligros, y jamás se debe abandonar. Aunque nos esté permitido jugar con personas individuales , de ninguna manera debemos jugar con las naciones , y mucho menos debemos fallarlas, porque, al final, Dios las venga" Toda una lección de responsabilidad política (imagen procedente de http://wilsonrevunplugged.blogspot.com )    


Maximiliano no es capaz de seguir en el trono sin ella y al día siguiente trata  de irse a Veracruz diciendo al Parlamento que tiene que ir a recoger a Carlota, que acaba de llegar, aunque su propósito era escapar del país . Al darse cuenta de las verdaderas intenciones de Maximiliano, abandonar México, pierde el único apoyo que le quedaba, el de los conservadores. Maximiliano se queda solo, Francia no envía hombres para protegerle y cuando pide consejo a su propia madre, la archiduquesa Sofía de Baviera(1805-1872), la que también fuera enemiga de Sissí, esta le cierra la puerta a cualquier intento de salida , le dice que no puede regresar a Europa porque será el ridículo de todas las casas reales y que su propio hermano no le dejará entrar en Austria . Concluye diciéndole que lo mejor que puede hacer es aguantar hasta el final y "dejarse  enterrar bajo las ruinas de México" cono escribe Alejandra Vallejo.Los republicanos continúan ganando terreno y el 15 de mayo de 1867 ocupan Santiago de Querétaro y hacen prisionero a Maximiliano.

 
El 14 de junio se dicta la sentencia de muerte del emperador. La noche antes de su ejecución le dicen, quizás para aumentar su aflicción, que Carlota ha muerto. Maximiliano escribe "Acabo de saber que mi pobre esposa ha sido liberada de su sufrimiento. Esta noticia por mucho que desgarre mi corazón, es para mí, por otro lado, un consuelo indecible. Ya sólo tengo un deseo en la tierra, que mi cadáver sea enterrado al lado de mi pobre esposa , lo que encargo a usted , mi buen barón, como representante de Austria" El 19 de junio de 1867, en el Cerro de las Campanas , Maximiliano de Habsburgo, muere fusilado. Sus últimas palabras antes de morir fueron "No vine a México motivado por la ambición. Vine para cumplir con la promesa de aquellos que deseaban la paz del país. Perdono a todos y ruego también a todos que me perdonen a mí. Ojalá que mi sangre derramada sea en beneficio de este país. Viva México. Viva la independencia" Ejecutado el emperador, Benito Juárez viaja hasta la capital  donde entra victorioso el 15 de julio y en diciembre de 1867 es reelegido como presidente. Así terminaba el Segundo Imperio Mexicano, igual que el primero, con el emperador fusilado.

Cuadro del pintor impresionista francés Édouart Manet titulado "Ejecución del emperador Maximiliano de México". Antes de morir , Maximiliano pronunció las palabras que he recogido más arriba y después de separarse la barba y ponerla sombre los hombres mostró el pecho a los hombres que le iban a disparar. También estaban con él para ser fusilados los generales del partido conservador Miramón y Mejía. Maximiliano no murió en el acto pues después de recibir los impactos de bala aún se le oyó murmurar por dos veces "Hombre, hombre". Uno de los soldados l disparó el golpe de gracia y ahí acabó  la vida de Maximiliano y  la historia del Segundo Imperio de México (imagen procedente de http://impreso.milenio.com )

En cuanto a Carlota no le comunican la muerte de Maximiliano para no agravar su estado . La trasladan de Trieste a la residencia real belga de Lieken donde se encargará de sus cuidados la esposa del hermano de Carlota  y rey de Bélgica, Leopoldo II (1835-1909), María Enriqueta de Austria (1836-1902) que sentirá siempre un gran cariño por ella , de la que escribe en una de sus cartas "Nuestra querida niña , puesto que la considero como mi niña, de momento va, alabado sea Dios, lo mejor que cabe esperar. Las noches transcurren tranquilas, su apetito es bueno y salimos a pasear dos veces al día" Pero esta calma durará poco y se la tienen que llevar de palacio porque la emprende contra su hermano, al que acusa de haber traicionado a Maximiliano.La trasladan al castillo de Tervueren donde la rodean de enfermeras y médicos a los que se disfrazan de personas de la corte para que no note la diferencia. Por fin , el 14 de enero de 1868 le comunican la muerte de Maximiliano, y María Enriqueta de Austria describe la reacción de Carlota "Se lo hemos dicho todo. Ella ha llorado durante largo rato en mis brazos , y sus primeras palabras fueron. "Ah, si yo pudiese hacer las paces con el cielo y confesarme!"¡Pobre niña! En medio de la noche mandó llamarme para decirme que ya no quiere confesarse"

He encontrado una foto de Carlota anciana , cuando acaba de fallecer a los 87 años, pero prefiero cerrar este artículo con esta otra fotografía de ella, antes de que las circunstancias que rodearon su vida quebraran su cordura y perdiera la razón. Cuando la asaltaban las crisis más violentas la forma de tranquilizarla era decirla "Señora, de todas las emperatrices que he conocido, usted es la única que hace esto" Con estas palabras conseguían que se tranquilizara inmediatamente, como si ella fuera consciente aún en su locura de su dignidad de emperatriz. En ocasiones ella misma decía "No se preocupe si se desvaría señor. Sí señor, aquí se está vieja, tonta y loca. La locura permanece viva. Señor, está usted en casa de una loca". Si, su locura sobreviviría a todas las grandes personalidades de su tiempo (imagen procedente de http://lempidka.wordpress.com )

Carlota permanece en Tervueren hasta que el 3 de marzo de 1879 es destruido por un incendio del que las enfermeras salvan a Carlota de morir abrasada a duras penas, pues no quería abandonar su habitación y sufre un ataque tan fuerte que tienen que ponerle una camisa de fuerza . Sólo se calma cuando llega María Enriqueta, la única que tenia el poder de tranquilizarla. Después de la destrucción de Tervueren es trasladada al castillo de Bouchout y allí permanecerá las siguientes décadas. El mundo cambia a su alrededor, sobrevive a todos, desaparece el Imperio Austríaco, muere su hermano Leopoldo II, muere el emperador austríaco Francisco José I, termina la Primera Guerra Mundial  y en ese tiempo la enajenada Carlota , fuera del mundo, sigue peinándose , lavándose y cuidando de su aspecto. Finalmente, una neumonía acabará con su vida el 19 de enero de 1927. En su demencia, ella resumía su vida  así "Señor, ya os habrán dicho que se tuvo esposo, un esposo Emperador o rey. Un gran matrimonio señor, y después la locura.¡La locura se fabrica con acontecimientos!" Fue una mujer inteligente, independiente y fuerte al que los acontecimientos que rodearon su existencia terminaron por quebrar su cordura. Maximiliano y Carlota siguen hoy separados en sus tumbas, como tuvieron separadas sus habitaciones en vida, aunque unidos por el mismo trágico destino

Para  terminar este artículo quiero despedirme con esta imagen de los jóvenes Maximiliano y Carlota poco después de contraer matrimonio, cuando estaban muy lejos de pensar lo que el destino les iba a deparar y las palabras que le escribía en una carta de 1860 Maximiliano a Carlota "Acabo de llegar felizmente, todos duermen aún y utilizo este momento libre para escribirte cuando menos algunas líneas, a ti mi vida y mi única felicidad, para decirte lo difícil que me fue de nuevo el despedirme de ti, aunque, si Dios quiere , será por muy poco tiempo" 

10 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Interesantísmo! Gracias por el esfuerzo!

christian mielost dijo...

Muchas gracias por la lectura del artículo y por tu comentario. Un saludo desde Madrid !!

Juan Gerardo dijo...

Hola, ya que estás interesado en el tema, te recomiendo ampliamente la novela de Fernando del Paso: Noticias del Imperio.

Saludos desde México.

christian mielost dijo...

Muchas gracias Juan Gerardo por la lectura del artículo y por la recomendación
Un abrazo desde Madrid!!

Anónimo dijo...

Hola me podrian comentar algo Que segun escucho q Maximiliano tenia una cueva llena de tesoros en new Mexico en USA? Gracias

christian mielost dijo...

Muchas gracias por tu comentario. Cuando leí la historia de Maximiliano no encontré ninguna referencia a riquezas escondidas. Suelen surgir leyendas de ese tipo alrededor de muchos acontecimientos históricos que además suelen quedarse nada más que en eso, leyedas. Pero en este caso desconozco si existen o si tienen algún fundamento. Un saludo desde Madrid!!

Maira Colín dijo...

Hola, de dónde son las citas de cartas, comentarios, etc. etc. etc. a los que hace referencia el artículo? estoy escribiendo un ensayo y me serían de mucha ayuda

christian mielost dijo...

Hola Maira!!Muchas gracias por tu lectura y comentario. La mayor parte de la información, al margen de la que se encuentra en diferentes enciclopedias procede de dos libros:
"Locos de la historia" de la psicóloga española Alejandra Vallejo-Nágera que yo tengo en una edición de la editorial "La esfera de los libros" y luego algunos datos relacionados con la familia imperial austríaca también los encontré en "Historia de las historias de amor" del escritor español Carlos Fisas editado por Círculo de Lectores. También recogí datos de dos artículos publicados en dos revistas de historia españolas "La aventura de la historia" e "Historia y vida" pero ya no te puedo decir que números porque fue hace más de un año y ya no conservo esas revistas por razones de espacio en casa. Espero que te sirva de alguna ayuda y si te puedo echar una mano en algo más dímelo. Un saludo desde Madrid!!

Anónimo dijo...

hola maximilino se donde esta enterrado pero carlota donde quedo?
gracias

christian mielost dijo...

Hola!!gracias por la lectura y e cuanto a tu pregunta Carlota está enterrada en la cripta de la Iglesia de Laeken, situada en un barrio residencial de la capital de Bélgica, Bruselas

Famosos