jueves, 4 de agosto de 2011

EL RETO DE CREAR UNA NUEVA SOCIEDAD

Empezaré con algo que parece que poco tienen que ver con el objeto de este artículo.  Mario Molina(1943) es un ingeniero químico mexicano que obtuvo el Premio Noble de Química en el año 1995 por su investigación sobre los efectos que los compuestos conocidos como clorofluorocarburos (CFCs) tienen sobre la atmósfera y , en particular, sobre el ozono. Aunque imagino que la mayoría ya lo sabéis, el ozono es un gas compuesto por tres átomos de oxigeno , que se concentra en la estratosfera, situado entre los 15 y los 40 kilómetros de la superficie de la Tierra, formando una  capa u ozonosfera  que tiene la propiedad, muy conveniente para nosotros, de absorber entre el 97 y el 99% de la radicación ultravioleta que procede del Sol. Si no existiera esta capa la vida en la Tierra se haría casi insostenible debido a que las radiaciones nos bombardearian sin ningún escudo protector que las detuviese.  Fue Mario Molina y otros científicos los que en los años 80 del siglo pasado dieron la voz de alarma ante la progresiva destrucción de este escudo y como  comenzaban a abrirse agujeros en las zonas polares, Polo Norte y Antartida.

Después de luchar y tratar de convencer a los diferentes gobiernos de la necesidad de frenar la emisión de los CFCs , gracias a su empeño lograron que se diseñara y  firmara el Protocolo de Montreal en 1987 , el cual entraría en vigor dos años después, dirigido a proteger la capa de ozono mediante la reducción en la producción y el consumo de todas aquellas sustancias que reaccionan con el ozono y provocan su destrucción. En el Protocolo de Montreal hallamos esta declaración de objetivos "Reconociendo que la emisión en todo el mundo de ciertas sustancias puede agotar considerablemente y modificar la capa de ozono en una forma que podría tener repercusiones nocivas sobre la salud y el medio ambiente, ... Decididas a proteger la capa de ozono adoptando medidas preventivas para controlar equitativamente el total de emisiones mundiales de las sustancias que la agotan, con el objetivo final de eliminarlas, sobre la base de los adelantos en los conocimientos científicos, teniendo en cuenta aspectos técnicos y económicos y teniendo presentes las necesidades que en materia de desarrollo tienen los países en desarrollo"

DOCUMENTAL SOBRE LA DESTRUCCCIÓN DE LA CAPA DE OZONO

Es un breve reportaje sobre la historia de la destrucción de la capa de ozono  por los CFCs y que gracias al trabajo de Mario Molina y otros científicos , que encontró la relación entre la emisión de los CFCs y la destrucción del ozono . Y así se pudo alcanzar un acuerdo en el Protocolo de Montreal  para ir eliminando la emisión de los CFCs , salvando así la capa que nos protege de las radiaciones ultravioleta , cuya desaparición habría amenazado la vida  en la superficie de la Tierra.  Pero igual que nos unimos para afrontar este problema todas las naciones, es necesario unirse para afrontar los retos que se nos presentan y la necesidad de construir una nueva organización de nuestras sociedades.




En la actualidad ha sido firmado por 195 de los 196 países que forman parte de la ONU y aunque se ha ido desarrollando con problemas y algunos retrocesos , de seguir al ritmo actual en la reducción de CFCs se cree que para el año 2050 el agujero de la capa de ozono se habrá cerrado. Por una vez y conscientes del peligro que se cernía sobre la Tierra , las diferentes naciones fueron capaces de ponerse de acuerdo para enfrentarse al problema y hallar la solución. Así lo explica el propio Mario Molina "No se trata solamente de decir que va a haber una crisis y que nos van a pasar cosas a todos . Se trata también de diseñar la solución. No es algo que concierne sólo a la ciencia , también concierne a la diplomacia internacional. Pudimos convencer prácticamente a todos los países del planeta , que se pusieron de acuerdo. Así se resolvió el problema"

Pero el propio  Molina nos advierte de las amenazas que se ciernen sobre nuestro futuro ,como el incremento del dióxido de carbono causante del efecto invernadero  y del que ya tenemos más partículas en la atmósfera que en el último medio millón de años, lo que al ritmo actual no tardará en seguir provocando incrementos de temperatura que afectarán gravemente a nuestras vidas , causaran problemas de disponibilidad de agua y de alimentos ,reducción de terrenos cultivables, subida de precios de alimentos, deterioro medioambiental, desaparición de muchas islas y zonas costeras por el aumento del nivel del mar, subidas en los precios de los alimentos por la escasez de cosechas a causa de las sequías, disputas por estos recursos de primera necesidad. Es fácil imaginar que estas disputas podrían derivar  en enfrentamientos armados  A todo ello hay que sumarle que el incremento de población nos llevará de los casi 7000 millones actuales a los 9000 millones en el 2050. Y todo ello no dentro de dos siglos o de 150 años, sino durante nuestras propias vidas y la de nuestros hijos.


ENTREVISTA CON MARIO MOLINA SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO Y LAS CONSECUENCIAS SOBRE NUESTRAS SOCIEDADES

En esta entrevista el Premio Nobel de Química, Mario Molina, habla sobre las consecuencias del Cambio Climático , que todavía es negado por determinados grupos políticos , mientras que otros, demasiado cegados por la crisis económica que nos afecta, han dejado a un lado entre sus preocupaciones. Pero si la crisis económica es grave más lo es la climática ,para la que no estamos haciendo nada para afrontarla


Mario Molina nos dice "El medio ambiente es la fuente de todos los beneficios que tenemos. Para tener un nivel de vida favorable, necesitamos de un medio ambiente sano, y éste es el problema: que tanto desde el punto de vista económico como desde el punto de vista ético , estamos causando daños a la parte de población más pobre, la que no tiene recursos , con inundaciones, sequías, hambrunas. ¿Qué les va a pasar? En siglos anteriores podían emigrar. Pero ya llenamos el planeta, ya no se puede". El consejo que nos da Mario Molina es que "Lo más importante que puede hacer la sociedad a nivel individual es presionar a sus gobiernos. Podemos cambiar. Claro , eso cuesta. Y ese es el problema"  Para el que esté interesado en leer esta entrevista la puede hallar en la revista "Redes" de este mes de agosto , lectura que recomiendo en su totalidad , porque si alguna vez hemos necesitado conocer los avances de la ciencia, los efectos del progreso en nuestro planeta, y las posibles soluciones que podemos desarrollar, sin duda alguna este momento que estamos viviendo es vital.

Si alguno ha tenido la paciencia de leer hasta aquí se preguntará que pretendo con este relato sobre el agujero de la capa de ozono y el Protocolo de Montreal y que relación tiene con los problemas que se nos vienen encima en un futuro inmediato.  Llevamos ya cuatro años dedicados a combatir la crisis económica que afecta a gran parte del mundo y que está golpeando con mayor dureza a los países más ricos como Estados Unidos o Europa Occidental. Y poco a poco nos vamos dando cuenta que el sistema que desde la Segunda Guerra Mundial había constituido las bases de nuestra sociedad está dejando de funcionar.  La crisis de deuda que está azotando a Europa y Estados Unidos principalmente, y en particular, a naciones como Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia y que amenaza con extenderse a otras naciones y pone en peligro la propia  Unión Europea es algo más que una crisis coyuntural que antes o después quedará solucionada.

Gráfico con los porcentajes de Deuda Publica de los países de la Unión Europea previstos para el año 2011. Incluso los estados con mejor situación económica, como Alemania, la que realiza mayores aportaciones económicas en la Unión, tienen un porcentaje de deuda sobre el Producto Interior Bruto muy elevado. La falta de perspectivas de crecimiento y de alternativas para superar los problemas que afectan a nuestras economías incrementan la desconfianza de los inversores que exigen mayores intereses en su compra de deuda . Si el riesgo de impago aumenta los beneficios para que compren los inversores tienen que ser mayor. Hasta que llegue el momento que los intereses no sean asumibles por el país, en cuyo caso entraría en quiebra, sin dinero para financiarse. Es el resultado de una economía que no se basa en la producción , en una economía real , sino en una economía basada en la deuda,.(imagen procedente de http://wwww.invertirenbolsa.es )

Os pongo un ejemplo. Imaginad que somos una familia y no nos llega el dinero a fin de mes para cubrir todos nuestros gastos. Acudimos a un prestamista que después de comprobar que tenemos trabajo y podemos devolverlo nos lo da con un tipo de interés aceptable. Pero llegamos al siguiente final de mes y nos encontramos con el mismo problema, no nos llega para cubrir nuestros gastos y además tenemos también que pagar los intereses del prestamos. No pasa nada, volvemos al prestamista y solicitamos un nuevo prestamos, pero como ya le debemos del anterior nos sube un poco más el interés. Así que ahora tenemos dos prestamos pendientes de devolver y con un tipo de interés más alto. Y continuamos los meses siguientes hasta que llega un día en que el prestamista ya no se fía de nosotros, debemos demasiado dinero y no cree que ni siquiera podamos hacer frente al pago de los intereses , por lo que decide no prestarnos más dinero hasta que no hayamos devuelto lo que debemos.

Pensamos en recortar los gastos para tratar de ahorrar algo y poder devolver los intereses, pero resulta que lo poco que conseguimos ahorrar no nos sirve de nada ya que tenemos dos opciones, o lo usamos para pagar los intereses o lo usamos para cubrir nuestras necesidades más urgentes. En realidad estamos en una trampa de la que no sabemos como salir. Pues esto, a una escala mucho más grande, es lo que está pasando con la mayoría de países de Europa y Estados Unidos, con notables excepciones como Alemania o los Países Escandinavos que son los que tienen unas economías más saneadas.¿Que está pasando? Muy sencillo , nuestra economía ,nuestro Estado de Bienestar con su amplia cobertura de gastos sanitarios, de educación , de ayuda a los más desfavorecidos, no estaba cimentado en los ingresos procedentes de nuestra producción, de los productos que vendemos a otras naciones , de nuestra actividad comercial.

No, el dinero que ha usado el estado para financiarse no procede de la economía real, de la economía de producción y venta, sino de la emisión de deuda pública que vende a otros estados y también a particulares  y con las que puede financiar inversiones a medio y largo plazo y disponer de tesorería, de dinero en efectivo, para el pago de los gastos más inmediatos ofreciendo a los compradores, que se convierten en prestamistas del Estado, su devolución al tipo de interés acordado.  Así nos encontramos en la misma situación que la familia de la que hablaba antes, durante años hemos ido incrementando la cantidad de esa deuda , hasta el extremo de que en Grecia la deuda pública supone en estos momentos el 142,80% de su Producto Interior Bruto, en Irlanda el 96,20 %, en Portugal el 93%, en Italia  el 119%, en la próspera Alemania el 83,20% y en Estados Unidos acaba de alcanzar el 100%

Unos 150 «indignados» cortan durante la tarde calles céntricas de Madrid
Lo que nació a partir del folleto de Stephen Hassel "Indignaos", se convirtió en un movimiento de protesta por la situación económica en España el 15 de mayo de 2011, continuó con acampadas en la plaza más emblemática de la capital española, la Puerta del Sol y protestas contra los políticos y a favor del estado de bienestar, y ha degenerado en protestas violentas que más tienen que ver con el vandalismo que con un movimiento político. Estas manifestaciones no aportan nada y sólo sirven para perjudicar el diálogo necesario para buscar soluciones y facilitar la demagogia a los políticos que se escudan en ellos para   hacer campaña electoral. No es la demagogia, ni cerrar los ojos a la realidad, la falta de dinero que impide  seguir manteniendo nuestra sociedad como hasta ahora  , lo que necesitamos. Es preciso conocer la verdad, organizar un nuevo proyecto de futuro con una nueva forma de organización social, pero no sólo a nivel nacional sino a nivel mundial. Los retos que enfrentamos son demasiado importantes para que haga frente una sola nación (imagen procedente de http://www.larazon.es)

El Producto Interior Bruto es el valor de la producción de bienes y servicios finales de un país durante un período de tiempo , que normalmente se refiere a un año. Lo que esas deudas significan es que en la mayoría de los casos el valor de la deuda es igual al valor de los bienes producidos y de los servicios prestados y vendidos durante ese año y en algunos casos lo supera ampliamente, como en Grecia o Italia. Esa enorme deuda está creciendo mes a mes, cada vez que un estado realiza una nueva emisión de deuda y los inversores , los que compran esa deuda, cada vez desconfían más de la capacidad de los estados de generar la riqueza necesaria para poder abonar los intereses. El riesgo aumenta para el inversor, por lo que le dice al estado "Si quieres que me arriesgue a comprarte la deuda para que tu puedas seguir pagando los servicios que prestas a la población, a pesar de que ya me debes mucho,  voy a tener que exigirte mayores intereses. Si me arriesgo más quiero también un mayor beneficio"

Mientras, al mismo tiempo que al estado le exigen mayores intereses para financiarse, también se lo piden a los bancos nacionales que  emiten su propia deuda para financiarse. Estos, al obtener el dinero más caro también encarecen los créditos a sus clientes. Los clientes no pueden hacer frente a este incremento de los créditos y ya no pueden financiarse. De esta forma , los pequeños empresarios se ven ahogados al cerrarles la posibilidad de acudir a los créditos y muchos se ven obligados a cerrar o a disminuir las plantillas. El desempleo aumenta, con lo que se reducen los ingresos familiares , lo que a su vez obliga a reducir el consumo, lo que a su vez causa perdidas en las empresas que venden sus productos, lo que a su vez provoca nuevas disminuciones de plantilla y se repite todo el proceso .  Como consecuencia de todo ello , el Estado ve incrementado sus gastos al tener que pagar más subsidios de desempleo, indemnizaciones de despido cubiertas por el Estado, ingresar menos en concepto de impuestos al disminuir las compras y por lo tanto la recaudación de IVA y disminución de los afiliados  a la Seguridad Social por lo que esta ve también disminuir sus ingresos.

El peso de los gastos sociales que constituyen la base del Estado de Bienestar no disminuyen y para cubrirlos el estado recurre de nuevo a la venta de deuda pública. Los inversores, que son los que llamamos mercados, cada vez desconfían más de la capacidad de pagar y suben sus exigencias.  Y así llega un momento en que, simplemente, no hay dinero. El Estado retrasa o deja de pagar a las empresas que les prestan los servicios, al igual que hacen los municipios y las Comunidades Autónomas en el caso de España o los estados o provincias en otras naciones . Estas empresas también se hunden al pasar meses sin cobrar y muchas se ven forzadas a cerrar o despedir gente. Al final ya no queda dinero ni para cubrir los servicios básicos del Estado porque sólo hay deuda e intereses a pagar  y en el momento en que financiarse a través de los inversores de deuda publica sea demasiado caro o no quieran adquirir esa deuda publica , el estado quiebra

De izquierda a derecha Sarkozy, presidente de Francia, Zapatero, presidente de España, Papandreu, presidente de Grecia y la canciller alemana Angela Merkel. Esta fotografía es del año pasado, cuando se había decidido rescatar a Grecia y se creía que con eso ya se había resuelto el problema. El rescate no sólo no solucionó el problema de Grecia sino que le siguieron Irlanda, Portugal y ahora se hallan al borde del abismo España e Italia. El problema es la falta de dinero y de perspectivas para crear un escenario donde la economía se pueda recuperar. Lo peor que se puede hacer es seguir ocultando lo evidente a todos, que el sistema ya no funciona, no hay dinero para financiarlo. El primer paso para resolver un problema es reconocerlo y a partir de ahí buscar no un parche, sino una solución a largo plazo. Pero para eso es necesario imaginación, porque ante los cambios sociales que se avecinan ya no sirven las soluciones de hace cincuenta años. La Revolución Industrial fue en el siglo XVIII y el New Deal norteamericano en los años 30 del siglo XX. Entonces no había ordenadores, ni robots, ni internet. Es un mundo diferente que exige soluciones diferentes (imagen procedente de http://www.elpais.com ) 

Este es el panorama actual. Cada país tiene sus propios problemas, sus propias causas de la crisis, pero una cosa es cierta. La sociedad del Estado de Bienestar que hemos conocido desde la Segunda Guerra Mundial llega a su fin . Todas las soluciones que se presentan, desde la compra de deuda pública por el Banco Central Europeo a la reducción de los gastos , a la venta de las propiedades del Estado, son sólo nuevos parches que ponemos a un barco que empieza a hacer agua por todas partes. En Portugal hablan de la chinización del país, y perdón por la palabra. La única forma de poder competir con los productos que vienen de otros países fuera de Europa es más horas de trabajo, bajada de sueldos y aumento de la producción, es decir, ponernos al nivel de un obrero en China , para así bajar los precios de nuestros productos y poder venderlos al exterior, ser competitivos. Además, si el mercado europeo no tiene dinero para consumir, ¿a quién venderemos? Sólo nos quedará China e India, una crisis en estos mercados hundirá a la economía mundial y no hay que descartarlo.

Por supuesto, el Estado no podría mantener los gastos sociales, y tendría que ser el ciudadano el que los financiase. Pero ¿con que dinero? Si le bajan el sueldo pero le incrementan los gastos , el ciudadano se encuentra en la misma situación del estado, no podrá hacer frente a su vida cotidiana, no podrá consumir y por lo tanto tampoco venderán los comercios. La economía se paralizará y permanecerá estancada, incapaz de generar recursos para afrontar las deudas pendientes ni cubrir las necesidades básicas de sus habitantes. Los mal llamados rescates lo único que han conseguido es incrementar las deudas de los países que los han recibido a los que obligaron a hacer recortes sociales que han empobrecido a la población y han hundido la economía. Hace tan sólo unos días Estados Unidos ha aprobado un nuevo plan económico que le ha permitido elevar su techo de deuda, que , por ley , tenia limitado en 14 billones de dólares.

Lo que se ha vendido como un éxito no es más que una nueva acumulación de deuda sin la cual carecían de dinero para pagar sus gastos más inmediatos, lo que significa la quiebra estatal. Y a ello hay que sumarle que dicho plan está diseñado en base a premisas que son más deseos que realidades. El crecimiento económico de Estados Unidos en el segundo trimestre  de este año fue sólo del 0,8%. Pues bien, según el nuevo plan económico, tienen la esperanza que la media del crecimiento desde 2011 a 2016 sea del 3,25%. Si esta cifra no se cumple, y no existe ninguna explicación ni ningún motivo que haga pensar que este crecimiento se va a cumplir, el ahorro que pretende lograr el gobierno norteamericano no se cumplirá ,ya que a menor crecimiento menos ingresos fiscales, más desempleo y más gastos. Y es sólo un ejemplo de la ingeniería económica, que no es otra cosa que falsear datos y realizar previsiones que no se van a cumplir.

La evolución del gráfico de deuda pública de Estados Unidos a lo largo del siglo XX. Había alcanzado su récord en el año 1947, justo después de la Segunda Guerra Mundial , debido a las deudas contraidas durante la guerra, pero desde entonces nunca había llegado al 100% del Producto Interior Bruto como ha sucedido ahora , en este mes de agosto, bajo la presidencia de Barack Obama(1961) y la unica solución ha sido ampliar el techo de deuda, aumentado así la deuda del Estado y preparando un plan económico basado en cifras irreales que sólo agravarán la situación. Se evita el problema, no se afronta la realidad y la situación no hace sino agravarse. Y peor aún es echar la culpa a Europa, como es el caso de Obama, o a los países del sur como hacen los centroeuropeos o a Alemania como hacen desde España. Todos tenemos nuestra parte de responsabilidad , pero ahora lo importante es unirse para buscar soluciones  (imagen procedente de http://globedia.com)    

Y a todo este escenario que se nos presenta desolador, hay que añadir que el progreso de la tecnología, y en particular la introducción en un plazo no demasiado largo de los robots en la vida cotidiana causarán la desaparición de muchos puestos de trabajo , porque las personas ya no serán necesarias. Ya se que pensaréis que estoy exagerando o que parece de ciencia ficción, pero en una década estarán entre nosotros y nos sustituirán en muchos trabajos. Aún no he cumplido los cuarenta años y recuerdo cuando empecé a trabajar en una oficina con máquina de escribir y sin ordenador , los teléfonos móviles eran desconocidos e Internet aún no asomaba en el horizonte. En menos de dos décadas nuestra vida ha cambiado mucho, pero el cambio que provocará la tecnología en los próximos años será aún más traumático , transformando nuestra sociedad.

Como veíamos al inicio de este artículo, no sólo tenemos que enfrentarnos a la crisis económica, porque el cambio del clima no se ha detenido, sigue un proceso que ya parece inevitable y que también afectará a nuestras vidas , a todo el planeta. La escasez de recursos hídricos al desaparecer los glaciares y secarse grandes cursos fluviales, las sequías causadas por el incremento de la temperatura que harán disminuir las cosechas y la producción de alimentos, el ya mencionado crecimiento demográfico que nos llevará a los 9000 millones de seres humanos en menos de cuarenta años, el progresivo declive de los recursos pesqueros  que ya hoy se hace patente y no irá sino aumentando en los próximos años y los conflictos políticos que surgirán , como están surgiendo en nuestros días y donde podemos comprobar como somos incapaces de resolverlos, ya se trate de Libia, de Iraq, de Afganistán o de la hambruna de Somalia .

Y a todos estos problemas tendremos que enfrentarnos con naciones ahogadas en deudas que sólo buscan soluciones a corto plazo, con políticos que prefieren mentir a contar la verdad  de la situación a sus votantes . Volviendo al símil del barco, seguimos poniendo la mano para tapar las nuevas vías de agua, pero si la madera del barco está podrida y no la cambiamos por otra nueva, no pasará mucho tiempo hasta que la madera no soporte la presión del agua y el barco se hunda. Somos testigos de como en muchos países ha surgido un movimiento, como en España,  a los que se ha dado el nombre de indignados y que protestan por la situación. Sin embargo, este movimiento está llamado al fracaso , porque defiende una sociedad que ha muerto, pero aún no se ha enterado.Lo que quieren mantener , lo que defienden, ya no es posible, porque el mundo en el que nació el Estado de Bienestar hace cincuenta años, ha dejado de existir, las condiciones han cambiado.
En Occidente estamos cegados por nuestra crisis económica, mientras los problemas se agravan, en particular el cambio climático que está afectando a las naciones más pobres , como sucede ahora con la grave sequia en Somalia , donde después de tres años sin llover millones de personas se hallan en peligro por falta de agua y alimentos. Pero todas las políticas medioambientales parecen haber sido aparcadas sin darnos cuenta que esta crisis aún es más grave y terminará afectándonos a todos (imagen procedente de http://diarioinmigracion.blogspot.com )

El mundo y la sociedad no es algo estable y permanente, como decía la máxima del filósofo griego Heraclio el Oscuro " Un hombre no puede bañarse dos veces en el mismo río, porque a la segunda vez el río no es el mismo ,como tampoco lo es el hombre". Para los puristas aclaro que lo que dijo realmente fue "En un río entramos y no entramos, pues somos y no somos ", pero adoptaré la versión primera que nos ha dejado Platón que explica bien la situación actual . Si , todo cambia y nosotros tenemos que cambiar para adaptarnos pero no adoptando viejas soluciones, sino creando otras nuevas . Como decía Mario Molina en la entrevista con la que abría este artículo "no se trata solamente de decir que ha a haber una crisis y que nos van a pasar cosas a todos. Se trata también de diseñar la solución" . Se que el panorama que he descrito más arriba puede parecer desolador y casi sin salida, que es fácil despreciarlo por considerarlo apocalíptico. No es esa mi intención, porque no creo que estemos en una situación sin salida., aunque si extremadamente complicada y que requerirá de toda nuestra inteligencia.


Tenemos que usar nuestros conocimientos tecnológicos y científicos para crear una nueva sociedad, una sociedad que no se mueva en base a los principios de la Revolución Industrial del siglo XVIII y que, sin embargo, a grandes rasgos son los que siguen moviendo el mundo hoy. Hablaba antes de la introducción de la robótica en nuestras vidas, y esta puede ser , lejos de una amenaza, un gran paso adelante, liberando al ser humano de muchas tareas tediosas que no le  aportan nada y dedicando tiempo a aquello para lo que sintiera vocación  o para lo que fuera  más beneficiosa su intervención en la sociedad. Una sociedad donde por primera vez desde el Imperio Romano la vida se pudiera organizar no alrededor del trabajo para ganar dinero sino del desarrollo personal de los ciudadanos que podrían ayudar a mejorar el medioambiente, a colaborar en programas de desarrollo para países en peores condiciones.

REPORTAJE SOBRE LA ROBOTICA

Isaac Asimov, el creador de las leyes de la robotica, pensaba que  los robots serán en un futuro cercano  como los esclavos en el Imperio Romano y dejarán al hombre en libertad por primera vez en su historia, lo que exigiráuna nueva organización social que no se base en el trabajo como hasta ahora




¿Utópico? No, no lo creo, pero si lo es si nos negamos a mirar al futuro a largo plazo, si nos limitamos a seguir parcheando este barco que se hunde , si nos negamos a cambiar  . Decía Albert Einstein, en una frase que creo haber empleado ya en otras ocasiones aquí, que "En tiempos de crisis es más efectiva la imaginación que la inteligencia" Yo pienso que debemos unir las dos, y debemos despojarnos de la miopía que nos impide mirar más allá del futuro inmediato. Necesitamos líderes que nos marquen una ruta no para mañana, ni para pasado, sino con un objetivo a largo plazo, una meta por la que valga la pena luchar, un propósito de cambiar esta sociedad por otra nueva. Pero para eso es necesario una unión de intereses, como la que forjó el Protocolo de Montreal sobre la protección de la capa de ozono.  En aquella ocasión se dio un paso decisivo para conservar el escudo protector que nos mantiene con vida  ¿no seremos capaces de repetirlo?

Yo mismo, releyendo lo que he escrito , lo encuentro imposible, ingenuo incluso, pero ¿no merece la pena luchar por ello? ¿no está en nuestras manos forjar este cambio?"Nosotros mismos debemos ser el cambio que deseamos ver en el mundo" nos decía Gandhi. Él fue capaz de conducir a casi mil millones de personas a la independencia sin derramar sangre, algo que parecía imposible. No, no es imposible aunque la situación ahora nos parezca oscura, aunque no veamos la luz entre tantos problemas que nos ahogan, pero depende de nosotros. Lo dice Mario Molina "lo más importante que puede hacer la sociedad a nivel individual es presionar a sus gobiernos. Podemos cambiar"   Estoy de acuerdo con Mario, podemos y debemos, porque esa es nuestra responsabilidad, es el tiempo que nos ha tocado vivir y tenemos que ser capaces de legar a los que vendrán después algo mejor que el desastre en el que nos encontramos ahora. Pero hay que hacerlo con  la inteligencia, con el entusiasmo, con la imaginación, con la esperanza , con el esfuerzo y con la fortaleza necesaria para asumir estos retos que son muy dificiles.  Tenemos la oportunidad de crear algo nuevo, no lo dejemos escapar y a nuestros políticos, dejen de maquillar la realidad, de esconder la verdad, enfrentense a los problemas sin mentiras que sólo contribuyen a agravar la situación.
Famosos