martes, 1 de marzo de 2011

ENIGMAS DE LA HISTORIA: JUANA, LA PAPISA¿UNA MUJER EN EL TRONO DE SAN PEDRO?

Para aquellos que me leéis en España avisaros que esperéis a leerlo si preferís disfrutar de la serie que se inicia hoy en la televisión, basada en una novela escrita por Donna W.Cross en 1996 titulada "La Papisa", aunque no voy aquí a seguir el argumento de la, por otra parte, magnífica novela de Donna , sino recoger la  historia asombrosa de Juana donde es difícil determinar donde termina la realidad y donde comienza la leyenda aunque , como veremos, existen indicios que nos llevarán a sospechar que nos encontramos ante una realidad que fue convenientemente ocultada por la Iglesia, donde no podía concebirse mayor escándalo que una mujer ocupando el Trono de San Pedro.

Para conocer su historia tendremos que remontarnos al siglo IX , en plena Edad Media, cuando Europa se halla en una de las épocas más oscuras de su historia, una vez apagadas las débiles luces encendidas por el renacimiento carolingio a la muerte de Carlomagno en 814 y la posterior división del Imperio que había logrado construir en Europa ,en un intento de imitar al antiguo y aún añorado Imperio Romano. Conoceremos las figuras de dos papas y los violentos acontecimientos que rodearon la vida de Juana y el dramático desenlace de su vida, más propio de una gran producción de Hollywood. Una historia de violencia, sexo y brutalidad , adaptada a lo que era la vida en la Europa medieval.

Juana o Jutta habría nacido en el pueblo alemán de Ingelheim hacia el año 814, siendo hija de un canónigo y de una sajona. Muy pronto destacaría por su inteligencia y su padre la envía a Dorstadt para ser educada en la escuela del obispado. En 828, cuando Juana cuenta 14 años, Dorstadt es saqueada por los normandos, el nombre que se daba a los vikingos en el reino Franco y que significaba "Hombres del Norte", y Juana logra huir disfrazándose de hombre. No tardaría en comprobar las ventajas que su nueva condición de hombre la iba a reportar, por lo que para evitar sufrir abusos y violaciones, Juana decide conservar el disfraz y adopta el nombre de Juan Anglico en honor del origen anglosajón de su madre.

Imagen de la Catedral de San Bonifacio en Fulda, donde se hallan los restos del evangelizador de los alemanes, Bonifacio(680-754). En el monasterio de esta ciudad Juana , ya bajo el disfraz de Juan Anglico, llegaría con 14 años.Allí se formaría en la celebre escuela del monasterio bajo la dirección del abad Rabano Mauro, donde adquiría los conocimientos de medicina y teología que luego le serían muy útiles  

Halla refugio en el monasterio de Fulda , el cual había sido fundado por el evangelizador de los alemanes, Bonifacio(680-754) y situado a orillas del río Fulda, en el actual estado alemán de Hesse. Cuando Juana llega a Fulda su abad es Rabano Mauro(776-856).  Rabano Mauro se había convertido en maestro de la escuela del monasterio desde 801, que era considerado uno de los centros intelectuales más importantes de Europa. En 822 es nombrado abad de Fulda , puesto que ocupará hasta el año 847, cuando sería elegido obispo de Maguncia . Me detengo en su figura por la influencia que pudo haber tenido en la educación de la joven Juana, entonces una adolescente de 14 años.

Rabano Mauro había tratado de impulsar la difusión de la cultura y el saber en Alemania gracias, sobre todo, a sus obras de carácter enciclopédico, como su gran obra "De Universo", integrada por 22 libros que son un compendio de todo el conocimiento de su época. y por lo que sería conocido como "primer maestro de Alemania".Su pensamiento se basa en afirmar que toda existencia está dirigida, predestinada, al significado de su nombre y saber el nombre de un ser asegura su existencia. De tal forma, cuanto más simbólico es un ser más útil es su conocimiento.  Juana estuvo educándose en Fulda hasta que en un determinado momento lo abandona, y aquí surge una discrepancia sobre su destino. Según algunos se habría dirigido a Atenas , donde fundaría una Academia filosófica que la hizo célebre, aunque, según otros, después de abandonar el monasterio de Fulda Juana fue a Roma donde comenzó a ejercer  como médico  utilizando los conocimientos adquiridos en la escuela de Fulda, destacando con rapidez por la eficacia de sus tratamientos y fundando una escuela de medicina .

Vamos a seguir a aquellos que suponen que fue a Roma a desempeñar su labor como médico, pues es la explicación más probable para los acontecimientos que se sucedieron en la vida de Juana. A su llegada a Roma la Iglesia es gobernada por el Papa Sergio II. Sergio había alcanzado el papado de forma turbulenta en el año 844 , cuando a la muerte del anterior papa Gregorio V, se había producido una disputa entre el propio Sergio, candidato del clero, y Juan, que contaba con el apoyo del pueblo de Roma, aunque finalmente la intervención del ejército permitió la elección de Sergio como Papa. Cuando Juana llega a Roma, Sergio II tiene que hacer frente a las incursiones de los piratas árabes que tenían su sede en Bari, desde la que saqueaban la costa italiana , llegando hasta Roma y destruyendo algunas de las iglesias más importantes de la ciudad.

León IV, sucesor del papa  Sergio II en 847. Su papado fue importante por la defensa de la ciudad de Roma frente a los piratas musulmanes y por la construcción de la Muralla Leonina para proteger la ciudad. Según la historia sobre Juana, habría confiado en ella hasta el punto de convertirla en nomenclator, su secretaria personal  además de mantenerla como su médico de confianza, lo que ya era bajo el papado de Sergio II

Juana se ganó la confianza de Sergio II , que la nombró su médico personal y, comprobando su inteligencia, también la habría tenido en cuenta como consejera. El papa se caracterizaba por un insaciable apetito y tenía una capacidad prodigiosa para ingerir comida y vino. Se cuenta que , en una ocasión, había consumido de una vez cinco truchas, dos pollos asados, una docena de empanadas de carne y una pata de venado para después oficiar una misa y vomitar la hostia en el altar. Ciertas o no estas historias, lo cierto es que en agosto de 846 una flota musulmana procedente de Túnez se dirigió a Roma con un contingente de unos 5000 hombres que asaltaron las murallas de Roma y, después de derrotar la resistencia de la milicia romana, saquearon la Basílica de San Pedro y robaron la Cruz de Constantino, del emperador romano Constantino I el Grande.

Este saqueo conmocionó a la cristiandad, porque la Basílica de San Pedro era el más antiguo y grande de los templos cristianos y decenas de papas habían sido enterrados allí.  Sergio II moriría el 27 de enero de 847 quizás por la impresión que le había causado el saqueo de la Basílica o por sus extravagantes costumbres alimentarias . El 10 de abril de este mismo año, 847, es elegido como nuevo pontífice León IV, que desde un principio centrará todas sus energías en la defensa de la ciudad contra las incursiones de los piratas musulmanes. León IV debía haber mantenido anteriormente una buena relación con Juana , porque además de mantenerla como médico personal del Papa, es nombrada nomenclator, nombre que se daba al secretario personal del pontífice.

León IV se pone de inmediato a la labor de reconstruir las murallas de Roma destruidas en el anterior ataque, levanta de nuevo tres de las puertas y quince de las torres, además de construir dos nuevas torres en las orillas del Tiber unidas por una cadena de hierro con el  fin de impedir que los barcos sarracenos o vikingos pudiesen remontar las aguas del río y entrar en la ciudad.. Además proyecta una nueva muralla desde el Tiber hasta el Mausoleo de Adriano, el célebre Castillo de Sant´Angelo , que tendría doce metros de alto y tres y medio de grosor con 44 torres. Durante su construcción un incendio destruyó la antigua muralla del emperador Adriano y algunos de los barrios para extranjeros, donde vivía Juana, llegando incluso a amenazar la Basílica de San Pedro.

TRAILER DE LA PELÍCULA "LA PAPISA"



Cuando esta muralla aún no estaba terminada tuvo que hacer frente a una nueva flota sarracena de 120 naves , pero con la ayuda ,de la flota de Nápoles  pudo infligir una dura derrota a la flota musulmana, haciendo más de quinientos prisioneros que serían utilizados para ayudar a terminar la muralla que sería conocida con el nombre de Muralla Leonina. También emprendería  la restauración de la Basílica de San Pedro, dañada por el saqueo de los piratas durante el papado de Sergio II, y el 17 de julio de 855 este activo papa fallece en Roma. Según la historia tradicional de la Iglesia sería sucedido por Benedicto III, pero nosotros vamos a conocer esa otra historia donde juega un papel protagonista Juana.

Gracias a sus conocimientos teológicos y médicos ya hemos visto como Juana se había ganado el respeto y aprecio de los pontífices, siempre representando su papel de hombre bajo el nombre de Juan Anglico. Y por ello habría sido elegida como sucesor de León IV a su muerte, adoptando el nombre de Juan VIII. Juana habría gobernado los destinos de la Iglesia durante dos años, manteniendo oculta su naturaleza femenina hasta que quedó embarazada. El engaño se descubrió cuando, cabalgando en medio de una procesión entre el Coliseo y San Juan de Letrán , Juana fue sorprendida por los dolores del parto y, tras caer del caballo, dio a luz a un niño muerto ante la incredulidad y horror de los que lo presenciaban. No confirman las crónicas si la papisa murió en el momento del parto, linchada por la multitud o fue juzgada y sentenciada a ser arrastrada por los caballos por las calles de Roma. Lo cierto es que Juana murió y sería elegido Benedicto III.

La existencia de Juana fue reconocida hasta mediados del siglo XVII  cuando la Iglesia, que era atacada por los protestantes a causa de esta historia, comenzó a borrar las huellas sobre su historia, destruyendo manuscritos y libros que hacían referencia a la papisa. Precisamente, la falta de documentación sobre ella y la falta de tiempo suficiente para que se desarrollase su papado entre los de León IV y Benedicto III , ya que oficialmente sólo hubo una diferencia de dos meses entre ellos, son los argumentos utilizados para rechazar la historia de Juana.

Representación de Juana en el momento de dar a luz , aunque según la tradición le sucedió cuando iba a caballo por la Via Sacra de Roma. Desde entonces se adoptó la que sería conocida como "Examen de la Silla", que consistía en una silla con un agujero en el centro donde se introducia la mano para comprobar si tenía órganos  genitales masculinos tras lo cual, verificada  su masculinidad se le entregaban las Llaves de San Pedro diciendo "Mas nobis nominus est","Nuestro nominada es hombre"

En cuanto al primero de los argumentos, la falta de referencias documentales, no nos debería extrañar si tenemos en cuenta que, como hemos visto, el siglo IX es una época de analfabetismo generalizado y de los que apenas conservamos documentación de los hechos más relevantes. En cuanto a los años del papado, casi todas las noticias que tenemos sobre ellos proceden del "Liber Pontificalis" que recoge una relación de los papas de la época , aunque su valor histórico es muy discutido. Tampoco debería extrañarnos que cualquier referencia a Juana fuese borrada ya que demostraba el engaño en el que había caído la Iglesia, además de ser una práctica habitual en aquellos años .

Y aún así hay que decir que el historiador alemán Frederick Spanheim(1600-1649) recogía más de quinientos manuscritos medievales que hacían referencia a Juana, entre ellos obras de Francesco Petrarca(1304-1374) y Giovanni Bocaccio(1313-1375) y en la "Crónica" de Martín Polonus, donde hace referencia a la historia de Johannes Anglicus, nombre germánico de Juan Ánglico, e incluso en el último tercio del siglo XIV, Bartolomé Platina (1421-1481) escribió un libro de biografías papales por encargo del papa Sixto IV, incluyendo a Juana en dicha lista. Otra referencia la encontramos en 1276, cuando el papa Juan XX cambia su título por el de Juan XXI  como reconocimiento del papado de Juana, como Papa Juan VIII.

El Liber Pontificalis es una lista de los diferentes Papas desde san Pedro hasta Esteban V (885-891) con una reseña biográfica de todos ellos. Obra de diversos autores se  atribuye al último de estos compiladores, Anastasio, bibliotecario de la Santa Sede y antipapa a finales del siglo IX. En esta lista se detallan los años de pontificado y los hechos más destacados de su pontificado  y en él no figura el papado de Juana como Juan VIII, aunque hay otras pruebas documentales que si apuntan a su existencia

Y no se acaban aquí las referencias sobre Juana, pues en el juicio contra el reformador religioso Jan Hus(1369-1415), éste se defendía de las acusaciones de herejía por afirmar que el papa no era infalible con estas palabras "Muchas veces los papas han caído en pecado y error , por ejemplo cuando fue elegida Juana , que era una mujer". Ninguno de los obispos y cardenales presentes en el tribunal desmintió las palabras de Hus. Otra prueba de la creencia extendida de su existencia fue una estatua de mujer con ropas religiosas y coronada , con un niño a sus pies y la inscripción "P.PAT.PAT.PPP"  que podría traducirse por "Papa , Pater, Patrum , peperit papisssa papellum". Para los que tenéis un poco flojo el latín traduzco "El papa , Padre de los padres, siendo en realidad papisa parió un pequeño Papa". Esta estatua se hallaba situada en el lugar donde la leyenda decía que Juana había dado a luz, pero en el siglo XVI se perdió su rastro después del Sacco di Roma por las tropas del emperador Carlos V.

Para terminar con las referencias físicas y documentales de la existencia de Juana señalar que en la catedral de Siena podía verse el busto de una mujer con la tiara papal en la serie de bustos papales , situado justo entre los de León IV y Benedicto III, y el propio Gian Lorenzo Bernini(1598-1680) esculpió la historia de Juana en el celebre baldaquín que realizó en San Pedro en el siglos XVII. En cuanto al segundo argumento que hace referencia a la falta de tiempo para el papado de Juana entre el de León IV y el de Benedicto III es más solido y difícil de desmentir, pues oficialmente sólo hubo una separación de dos meses entre uno y otro papado, y en el mismo año de la muerte de León IV encontramos monedas acuñadas con la cara del nuevo papa Benedicto III.


Imagen del Baldaquín labrado por Gian  Lorenzo Bernini en el siglo XVII donde el artista esculpió la historia de la Papisa Juana  
 Sin embargo, la fuente de la que obtenemos estos datos,el "Liber Pontificalis",  está lleno de imprecisiones en las fechas, por lo que sería muy posible que la fecha de la muerte de León IV estuviera errada en dos años por lo que habría fallecido en 853 y sucedido por Juana hasta su muerte en 855. Al borrar los datos del papado de Juana , se habría movido la fecha de la muerte de  León hasta el 855. Finalmente, hay otros dos puntos que son dificiles de explicar si no hubiese existido la papisa. Por un lado tenemos la llamada "silla estercórea", que consiste en una silla agujereada por el centro para realizar  el "Examen de la Silla" en el que un diácono examinaba los genitales del nuevo papa para comprobar su condición masculina, tras lo cual proclamaba al pueblo "Mas nobis nominus est" o "Nuestro nominado es hombre·" y sólo después de esta ceremonia se le entregaban las llaves de San Pedro. Esta ceremonia se mantuvo hasta el siglo XVI y fue descrita por el historiador y cronista  galés Adam de Usk (1352-1430) cuando asistió a la coronación del papa Inocencio VII (1336-1406)

La otra referencia que he mencionado es el hecho de que desde el supuesto año de la muerte de Juana, la calle en la que habría dado a luz fue evitada por todos los papas. Hay que señalar que la residencia del papa y la Basílica de San Juan de Letrán se hallaban en el lado opuesto de la basílica de San Pedro ,por lo que las procesiones papales atravesar la ciudad desde San Pedro hasta Letrán a través de la Vía Sacra , pues sería el camino más corto entre ambos puntos y que es donde murió Juana. Tras este hecho, los papas nunca fueron por esta calle aunque para ello tuvieran que dar un mayor rodeo. Esto queda demostrado por las palabras del obispo de Orta, Juan Burcard, quién en 1486 relataba como una procesión papal rompía esta tradición bajo el papado de Inocencio VIII

"Tanto al ir como al volver el papa pasó por el camino próximo al Coliseo y por esa calle recta donde Juan Anglico dio a luz a un niño. Por esta razón los papas , en sus salidas, nunca pasan por esa calle"

Portada de la novela de Donna W.Cross publica en 1996 que ha hecho conocida la historia de la Papisa Juana

Después de todo lo que hemos visto sobre Juana, tanto los puntos a favor como en contra, no me atrevería a afirmar que su existencia fue real pues la historia no se puede escribir con suposiciones o hipótesis, no hay pruebas concluyentes y sin ellas no es posible confirmar su historia. Sin embargo, desde mi punto de vista personal , me parece muy probable que su historia sea verídica , hay demasiados indicios que sin su existencia no tendrían explicación, desde la ceremonia de la silla estercórea, a la estatua que existía en Roma, desde las referencias de escritores tan conocidos como Petrarca o Bocaccio hasta la tradición de no pasar por la calle donde Juana habría dado a luz. Al lector de este artículo del Mentidero dejo que extraiga sus conclusiones.

   

5 comentarios:

Haydée Norma Podestá dijo...

Muy interesante. Saludos

christian mielost dijo...

Muchas gracias Haydée por tu comentario y por la lectura del artículo. Un saludo desde Madrid

Mª Carmen Delia dijo...

Me ha parecido un artículo muy interesante y documentado, te felicito por ello, especialmente por las fuentes escritas que citas y que hacen referencia a Juana.
Por último, agradezco que defiendas su historia, ya que con toda probabilidad existió. Yo también lo pienso así; ya se sabe lo que ocurrió con tantas mujeres que destacaron a lo largo de la Historia...se quiso borrar su memoria de manera permanente.

Un saludo

christian mielost dijo...

Muchas gracias M.Carmen por la lectura del artículo y por tu comentario. Si, yo creo que hay bastantes indicios para pensar que esta historia fue real aunque , como dices, todo lo relacionado con la mujer a lo largo de la historia ha tratado de ocultarse o restarle importancia. Ahora estoy dedicando precisamente artículos al papel de la mujer en la historia , y he escrito de momento sobre Cleopatra, Christine de Pisan y Sofonisba Anguissola . Una vez más muchas gracias por tu comentario. Un salud desde Madrid

Mª Carmen Delia dijo...

Hola,
Me parece estupendo y muy interesante que estés escribiendo sobre mujeres en la Historia; te doy mi enhorabuena por ello. Christine de Pizan es una de mis favoritas!! Precisamente estoy en Oviedo cursando un Máster en Historia de las Mujeres, y, entre otras de las cosas que estamos aprendiendo, sólo conocemos una parte ínfima de todas las mujeres que destacaron a lo largo de la Historia en varias disciplinas, y que se quiso silenciar por todos los medios. Yo estoy preparando (desde Zaragoza) una tesis doctoral sobre inscripciones funerarias femeninas de las épocas romana y paleocristiana, para intentar demostrar que las mujeres tienen mucho que decir y rescatarlas del olvido. También tengo una amiga especialista en la figura de Cleopatra.
Que sigas recuperando a esas mujeres, que tienen aún mucho que enseñarnos.
Un saludo

Famosos